Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 5 – KX – Reiki

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Al siguiente día, Kei se levanta. Mientras se estira suelta un bostezo y luego sale caminando de su habitación.

En la cocina, prepara jugo de melón, pan tostado y se sienta a desayunar mientras mira la tele.

Televisión:—…300 adolescentes fueron encontradas en un pozo a las afueras de Sapporo, todas muestran signos de violación y de que fueron brutalmente asesinadas, la policía hará lo posible por encontrar al culpable—informa la periodista del noticiero.

—Y una cosa más, Kuromi, estos cadáveres no son del todo nuevos, por lo menos llevan tres semanas en este lugar—informa el otro periodista.

—¿Qué viene ahora?, papá, perdón pero tu intento de que el mundo esté en paz no tuvo todo su efecto—

Suena el timbre.

— ¡Ya voy!—chita Kei como respuesta.

Abre la puerta. Yui es la que está esperando.

— ¿Escuchaste eso de las noticias? Tengo miedo, ¿Qué pasará si me ocurre eso?—dice Yui atemorizándose por lo escuchado mientras entra al departamento de Kei.

—No te preocupes, estoy aquí para protegerte, Yui—dice Kei sonriendo.

— ¿Pero cómo? Si te iras muy lejos unos meses, yo estaré sola—contesta Yui.

—Si quieres puedes venir conmigo—dice Kei invitándola.

—No, eso no es lo mío… Pero prométeme que volverás lo antes posible, ¿Si?—dice Yui.

—No te preocupes, cuando me convierta en Guardián estaré protegiéndote todo momento—dice Kei mientras asiente con la cabeza.

Van a la cocina, Yui dirige la mirada a los platos de Kei, que están amontonados y sucios.

—Kei ¿Cuándo vas a lavar los platos? No puedes estar siempre así–dice Yui mientras va a lavarlos.

—Eso es aburrido…–dice Kei sinceramente.

Ambos miran el concierto de una idol nipona de ambos, en la tele. Yui prepara , mientras tanto, la comida para Kei se la lleve a su maestro, puesto que Kei, no es muy buen cocinero.

— ¡Hikari!—exclama Kei el nombre de su idol.

—Kei, sé que feliz te sientes pero ayúdame con esto, ¿Si?—dice Yui.

—Claro, me hubieses dicho antes—contesta Kei mientras va a ayudarla.

—Te estás contradiciendo—le dice Yui.

Pasa la mañana y el mediodía, Kei junta sus cosas en una mochila y su bolso y se prepara para marcharse. Bajan y salen a la vereda del edificio para el saludo

—Bueno, Yui, acá es nuestra despedida—sonríe Kei.

La chica comienza a soltar sus lágrimas, diciendo:

—N-no Kei… no puedo— lo abraza.

—Yui… sé que es difícil, pero volveré, no te preocupes…—dice Kei consolándola.

—Pero, no… .—dice Yui mientras, abrazada, con sus manos en sus espalda.

—Yui…— dice Kei.

—Yui, tranquilízate… un día iba a llegar este momento, déjalo ir…—habla la abuela de Yui mientras se arrima caminando.

La madre de Yui falleció cuando ella nació, su padre la abandonó y se fue, quién sabe a dónde, y sus abuelos maternos la adoptaron.

—Abuela…—dice Yui mientras lo suelta.

— ¡Buen día Abuela!—dice Kei.

—Kei, cuídate mucho ¿Si?, Yui te tiene mucho cariño y se pondrá como loca si te pasa algo—dice la abuela.

—Estaré bien, no importa que me cruce en mi camino, llegaré a casa sano y salvo—dice Kei mientras muestra una gran sonrisa de confianza.

Yui mira a un lado inflando sus cachetes y la abuela suelta una risa amistosa. Kei se va caminando por la vereda mientras se va perdiendo en el horizonte.

—Me debes una, abuela—dice Yui enojada.

—Él se iría de todos modos, deberías agradecérmelo. Sabes cómo es. Ni tú ni yo podemos controlarlo—dice la abuela mientras se ríe amistosamente.

—Gracias…—agradece Yui.

En ese momento se le ocurre algo mientras Kei se aleja.

—¡¡Keeeeeeeeeeeei!!—grita Yui, llamándolo.

Kei pega media vuelta con una mirada de intriga.

— ¡Cuídate mucho! ¡Te iré a visitar en navidad!—

— ¡Gracias! ¡Te estaré esperando!—

Yui sonríe cerrando los ojos con alegría.

—Por cierto, ¡Yui!—dice Kei.

— ¡¿Si?!—contesta Yui.

— ¡Te quiero!—dice Kei.

Cuando dijo eso un balde golpea a Kei en la cabeza.

—Cállense ¿No saben que mi bebé está durmiendo?—dice una de las vecinas refunfuñando.

Yui al escuchar eso de Kei se sonroja y luego del golpe, se tapa la boca con la mano y comienza a reírse.

#

Ya bastante lejos, mientras cae el atardecer, Kei camina hasta el templo, y al anochecer, llega a la entrada.

—Hola Kei, pensé que no vendrías—dice Mokuro posando una sonrisa.

— ¿Que me crees?—contesta el muchacho.

— ¡Adelante!—gritan ambos.

#

Una vez arriba, observan que Tomoyo está a fuera barriendo las hojas y los recibe.

—El maestro, Yamato y Akina están en las aguas termales, ¿Quieren ir?—

—Claro, ando con ganas de relajarme un poco—dice Mokuro con una sonrisa.

Le brindan media vuelta al templo y al fondo otra construcción, Tomoyo abre la puerta. Hacia la izquierda está la ropa de Seiryu y Yamato y a la derecha la de Akina.

—Es la primera vez que vengo a unas aguas termales—dice Kei.

—En serio, no sabes qué es la vida Kei. Pues es hora de que veas un nuevo mundo—contesta Mokuro.

El yukata de Tomoyo cae al piso. Ambos se sonrojan mucho al verla y Kei se tapa la cara con una mano.

—Tomoyo, ¿Por qué te sacas la ropa aquí?—dice Kei mientras abre un poco los dedos. ¿Mokuro?–lo mira a su amigo.–

Él está tirado en el piso, tal vez ya no este consiente.

— ¿Que sucede?–dice Tomoyo.— ¿Mokuro está bien?—

Tomoyo se acerca a Mokuro, se agacha y lo comienza a picar en su mejilla.

—Ooooy, ooooy—expresa la señorita.

Kei voltea rápidamente porque se abre la puerta del lado de las mujeres. Akina sale aunque lleva puesta una toalla.

—…. ¿Qué hacen, malditos?—interpela la muchacha mientras levanta su puño y lo cierra con fuerza.

—Nada, nada, nada, Tomoyo fue la que se desvistió, ¡Nosotros no tuvimos que ver!—se defiende Kei.

Akina sea acerca y lo golpea en el estómago con su puño. Kei cae al piso y Akina se lleva a Tomoyo. Mokuro se levanta al instante en ese momento.

—Pensé que estaba en el paraíso, ¿Que sucedió?—pregunta Mokuro.— ¿Kei?—

Kei tirado en el piso casi inconsciente, pero Mokuro lo ayuda, se levantan y van a las aguas termales.

#

—Cuanto vapor…—comenta Kei.

Seiryu, quien está en el agua, gira su cabeza para verlos.

— ¿Que esperan? Vengan—

Mokuro salta al agua quitándose su toalla. Las gotas salpican para todas partes. Kei se mete lentamente en el agua.

— ¡jajaja! Me encanta esto—dice Mokuro.

—Que relajante…—comenta Kei. —Maestro Seiryu, ¿Es normal que Tomoyo se desvista en frente de nosotros?—

— ¡¿QUÉ?! Malditos ¿Cómo lo lograron?—dice Seiryu.

—N-no hicimos nada… solo—intentando hablar Kei.

—Silencio. Tengo que meditar, debo tranquilizarme—dice Seiryu mientras cierra los ojos.

Mokuro y Yamato comienzan a reírse.

—Tranquilo Kei, él tiene sus momentos de perversión como ustedes—comenta Yamato.

—Entonces no hice nada malo—dice Kei mientras se relaja.

Una vez salieron de las aguas, se vistieron y fueron al templo, Mokuro le pago a Seiryu y Kei puso la comida sobre la mesa.

—Muy bien, a ver como sabe esto—dice Seiryu muy ansioso.

Todos observan mientras Seiryu come, y Kei siente bastante nervioso.

— ¡Ham!, no está mal… aunque falto un poco de sal, estas aprobado chico—

— ¡Sí!—festeja Kei sin más palabras que decir porque no hay emoción que quepa en él ahora mismo.

Mokuro lo acompaña mientras Kei sale a fuera del templo.

— ¡Papá, allá voy!—grita Kei mirando al cielo.

“Es muy fácil convencerlo… No entiendo eso de uno cada mil”, piensa Mokuro.

Tomoyo junta las cosas de le mesa, Akina y Yamato sonríen mientras ven a ambos.

—Y ¿Qué te parecen?—pregunta Yamato.

—Aspiran a llegar muy lejos, puede que tengamos tres nuevos guardianes este año, je–je–je—dice Seiryu mientras ríe amistosamente.

—Así también les espera algo difícil para el momento que eligieron—dice Yamato.

—Exactamente, estos días no están fáciles para los novatos—dice Seiryu.

#

Posteriormente todos se fueron a dormir para el día siguiente que comienza el entrenamiento.

—Muy bien, de ahora en más… quiero que sean fuertes mentalmente, cualquier comportamiento caprichoso por no hacer lo que les pido significa la expulsión inmediata, ustedes se convertirán en seres fuertes, y si un día fallezco tienen que llegar a ser mucho más fuerte que yo—dice Seiryu.

—Sí, Maestro—contestan Kei y Mokuro.

Seiryu habla con ambos, mientras Yamato hace abdominales colgando sus pies en el arco Torii, Akina practica golpeando a un saco de boxeo colgado en uno de los árboles.

— ¿Saben que es el Reiki?—pregunta Seiryu.

—Sí—afirman ambos.

—Si lo hacen a ojo ¿A cuántos centímetros se encuentras mi aura de mi cuerpo?—pregunta Seiryu a ambos.

—… a 2 centímetros más o menos—dice Kei.

—… a 1 centímetro—dice Mokuro.

Seiryu es capaz de controlar el radio exacto que se encuentra su aura distanciada de su

cuerpo.

—Exactamente se encuentra a 1,7 centímetros, pero no es lo importante, ya que con que sepan ver el aura ya me es suficiente—dice Seiryu. —Siéntense en el suelo, es hora de que aprendan las distintas capacidades de manejar el reiki.

Ambos se sientan cruzando las piernas en el suelo, para escuchar lo que dice su maestro, Seiryu tan solo flexiona sus piernas y solo apoyado sobre su metatarso.

—El reiki es la energía natural–biológica. Así mismo, también existen dos tipos de energía, la espiritual–vital, “Seis–reiki”, y la natural–biológica, tan solo “reiki”.

— ¿Cuál es la diferencia entra las dos?—pregunta Kei.

Mokuro apoya su codo sobre el muslo de su pierna y su mano en su cachete mientras escucha a Seiryu.

—La diferencia es que la espiritual, es la energía que te permite vivir, utilizarla es arriesgado porque te cuesta años de vida, y si se gasta simplemente te morís, además es innecesaria, ya que uno puede aumentar su límite de reiki en cada uno. Por si no se entiende, cada uno tiene una cierta cantidad de reiki por sujeto—

—Entiendo—dice Kei.

—Primero, les quiero aclarar una cosa. Manejar reiki implica que están en paso a convertirse en guardianes, yo no soy ni un monje ni un sacerdote, soy un entrenador de guardianes, y en parte un asesino, si tengo que matar a alguien por misión, lo hago, ese es nuestro trabajo. Ahora si me entero que ustedes, mis alumnos, utilizan mis conocimientos para mal, no duden en que iré a buscarlos—

—No se preocupe maestro—dice Kei.

—No se haga problema, es lo que menos nos interesa—dice Mokuro.

—Me agrada esa actitud, ¿Se conocen desde hace mucho?—pregunta Seiryu.

—Desde que éramos niños—dice Kei sonríe.

—Me gusta que se lleven bien mis alumnos. Akina, ven, siéntate, así tienes un repaso—dice Seiryu.

—Sí, viejo—responde Akina mientras viene y se sienta a lado de Kei.

—Muy bien, comenzare a explicar. El reiki recorre todo su cuerpo, dividiéndose en seis sectores. Los brazos, las piernas, la cabeza y el torso. Si pierden algún miembro, pierden tanto Seis–Reiki como Reiki. Eso implicaría que no solo su físico se encuentra en peligro—explica Seiryu.

—Entonces, ¿Debemos hacer todo lo posible por no perder partes del cuerpo?—pregunta Mokuro.

—Claro, ahora tienen más condiciones por lo cual no lo deben hacer. En estos meses deben tanto aprender a pelear, como tácticas de supervivencia para aprobar el examen, por lo cual necesitan de manejar la energía para poder lograrlo más rápido, créanme—explica Seiryu.

—No comprendo por qué es así—dice Kei.

— Muy bien, entender esto es bastante complejo. El reiki puede ser usado tanto defensivamente, ofensivamente o defensiva–ofensiva mente. Dependiendo la cantidad de energía que concentres en cualquier parte de tu cuerpo. EL reiki puede ser utilizado de diversas maneras, hasta incluso se le puede dar forma al aura. Por si no me explique, el aura es el reiki visible, expresado externamente al cuerpo pero que no se separa de él. Nosotros lo usamos para el combate en nuestro caso—explica Seiryu.

— ¿Y cómo es para aprender a controlarlo?—pregunta Kei.

—No te apresures chico, todo a su paso—contesta Seiryu mientras sonríe.

—Creo que te sientes igual que yo Kei—dice Mokuro.—Esto me está interesando demasiado—

—El reiki fluye a través de sus arterias, existen puntos que se los llaman puertas, que permanecen cerradas para cualquier persona que no sabe controlarlo pero al abrirlas el usuario lo maneja a su propia voluntad, si tiene experiencia—explica Seiryu.

— ¿Puertas? Entonces nos dedicaremos a eso ahora—dice Mokuro.

—La cosa es simple, si logran abrir las puertas es que están capacitados para usarlo a esta edad, sino es que tienen que esperar, aquí su compañera ya lo logro, espero no se queden atrás—dice Seiryu.

—Eso nunca, nunca detrás de una mujer—contesta Mokuro. —Kei te reto, el que abre primero las puertas le debe 3000 yenes al otro—

—Claro, porque no maldito—responde Kei.

Ambos se miran fijamente mientras Seiryu se ríe de los dos.

—Muy bien, las puertas en abrir son seis, uno ubicado en la frente, otro en el centro del pecho, dos en las manos y dos en los pies. El primero, el de su frente, es el más fácil de liberar, y es uno de los más útiles, pero ustedes necesitan todos, ahora proseguiremos con los siguientes.—dice Seiryu.

Kei y Mokuro asienten con la cabeza.

—Siéntense en la posición que les parezca más cómoda ya que no cambiarán de posición por un leve tiempo. Ahora, apoyen sus puños sobre sus piernas—solicita Seiryu.

Mokuro y Kei realizan lo que les pide su maestro.

—Ahora tensen todo su cuerpo, utilicen su fuerza para endurecerlo lo más que puedan—ordena Seiryu.

Mokuro y Kei comienzan a tensar su cuerpo mientras cierran sus ojos.

—Respiren y exhalen, ahora piensen en el reiki, tienen que creer en el para poder dejarlo fluir. Tampoco deben engañarse, no piensen que lo están sintiendo—

Mokuro y Kei comienzan a sentir su desgaste físico. Mientras tanto Akina estaba cruzada de piernas, meditando.

—Manténganse concentrados y no dejen de tensar su cuerpo—

Kei a los cinco minutos apoya sus brazos atrás de él, dirige la mirada al cielo y da un suspiro por el cansancio.

—Kei, comienza de vuelta, aquí se pone en juego tu voluntad, por algo es el nombre del templo, si no, allá tienes la escalera—

—Sí, ¡perdón maestro!—dice Kei mientras vuelve a hacer todo.

Tras poco tiempo Mokuro abre los ojos, se comienza a relajar, mientras Seiryu lo observa, su aura bástate transparente, pero visible, comienza a fluir por su cuerpo. Y se extiende.

—Lo logré, ¡lo logré!—festeja Mokuro.

—Tranquilo Mokuro, no estás solo, ahora deja que tu compañero lo intente, te felicito—dice Seiryu.

—S–sí, perdón—contesta Mokuro.

Kei se dejó llevar por su orgullo al escuchar los festejos de Mokuro y perdió la concentración. Seiryu noto al instante este cambio de Kei.

—Kei—dice Seiryu.—Párate—

Kei se paró sin entender porque se lo pedía Seiryu. Seiryu cierra su puño derecho lo golpea levemente en el estómago, Kei no logra ni siquiera gritar y escupe saliva mientras vuela 10 metros, desplomándose cerca de un árbol. Kei se revuelca en el suelo de dolor y porque no puede respirar.

— ¡Kei!—corre Mokuro a ayudarlo.

Akina abre su ojo izquierdo y dirige la mirada a Kei. Yamato aun colgado del arco detiene su ejercicio y también lo hace.

—Detente, Mokuro, es una lección y para ti también ira la próxima. Kei, aquí el respeto es muy importante, pueden comportarse de cualquier manera, pero respeten, obedezcan, no se dejen llevar por su orgullo, si pierdes la concentración en un ejercicio por tu ego es una falta de respeto para mí. Lo mismo para ti Mokuro—

—S–Si maestro…—contesta Mokuro.

Kei comienza a recuperar el aire y se vuelve a levantar lentamente.

—Fue mi error… discúlpeme maestro—dice Kei mientras camina lentamente a su lugar.

Seiryu mira a Kei. Kei camina y se sienta en su lugar y vuelve a iniciar el ejercicio.

El anciano ve algo en especial en él, un golpe que hace que una persona normal decida rendirse, retirarse, o por lo menos buscar descansar para recuperarse, el tan solo se levantó de nuevo y se sentó a continuar. Seiryu sonríe al ver esto. Yamato también.

Pasa el rato. Mokuro mira como su compañero intenta liberar las puertas, al mismo tiempo, Seiryu está parado sobre el dedo menique de su mano izquierda, cerrando los ojos, parece concentrado. En ese momento el aura de Kei comienza a fluir, Mokuro puede verla, gran cantidad de energía que sale del chico. Seiryu se invierte y se para sobre sus pies. Kei abre los ojos lentamente y con una actitud seria.

—Muy Bien chico, así me gusta. Solo intenta que no ocurra algo como lo anterior—le dice Seiryu felicitándolo.

Kei comienza sonreír y festeja.

—Sí, sí, al fin, ¡pensé que nunca lo lograría!—

—Bien Kei, ahora si pasaremos a la siguiente fase—

“Es increíble, Yamato tardo 3 semanas en liberarlas, y estos tres chicos lo hicieron en tan solo un día”, piensa Seiryu.

—Muy bien, por hoy terminamos—

— ¿Qué, es todo?—cuestionan ambos.

—Sí, deben descansar, su cuerpo lo necesita, sino se sobre exigirán—

— ¡Hi!—exclaman ambos mientras se inclinan con respeto ante Seiryu.

El resto del día lo pasaron libre, charlando entre ellos, recorriendo el monte, los bosques y se fueron a dormir.

#

Al amanecer se levantaron temprano, aun así todavía eran los últimos.

—No puedo creerlo, pensé que estaríamos primero—dice Mokuro mientras observa como

Akina ataca con varios golpes a Yamato y el los bloquea.

Seiryu sentado en un sillón de madera mira a los chicos recién levantados.

—je je je, lávense la cara en la fuente y vengan que continuaremos con el entrenamiento—les dice Seiryu.

Mokuro y Kei se van a lavarse la cara, en esa fuente conformada por tres, una más chica que la otra, el agua sele desde la fuente más pequeña, una vez que se llena, pasa a la mediana y lo mismo con la más grande, pero esta última posee un desaguadero. Kei y Mokuro, se secan con una toalla que les entrega Tomoyo y se acercan dónde está el viejo.

—Je Je Je, bien chicos, tengo que darles una mala noticia y es que aún les falta una puerta más—

—¡¿Qué?!—exclaman ambos.

—Solo liberaron cinco de las seis que les faltaban, la última es básicamente lo mismo, pero deben centrar su atención en su plexo solar ¿Listos?—

Ambos se posicionaron y se centraron en su trabajo mientras Seiryu acostado mira el cielo, y bebe un vaso de agua. El tiempo transcurre.

— ¡Aahh!—gritan ambos al mismo tiempo liberándose.

El aura fluye alrededor de ambos, esta tiene un tono blanco pero sigue siendo transparente. Kei y Mokuro se desploman contra el suelo de espaldas.

—Que cansadooo—dice Kei.

—No puedo más—dice Mokuro coincidiendo con Kei.

—je je je, dieron un gran paso, ese es el color del aura, realmente los felicito. Ahora relájense y dejen que desaparezca—solicita Seiryu.

Mokuro y Kei cierran los ojos y el aura se desvanece de a poco, luego los abre y observan al viejo.

—Siéntense, ahora viene la segunda y última parte de la explicación—

Los muchachos se sientan en el suelo y escuchan a Seiryu quien se recuesta sobre su sillón.

—Como decía, el reiki les sirve para tanto ofensiva como defensivamente, el reiki funciona en la combinación con la mente, a través de eso uno puede desarrollar artefactos y habilidades—

Mokuro y Kei sonríen de lo adrenalínicos que se sienten al escuchar eso.

—Ahora ustedes se basaran en controlar su aura a voluntad, eso quiere decir que ya pueden usar el reiki para distintos usos. Existen usos generales que se les puede dar al reiki. Para esto se desarrollan habilidades, que están en dos conjuntos: las propias y las generales. Las habilidades generales son las que manejan todos en común, como “materializar”, el aura toma forma de un objeto y se convierte en materia, formando el objeto que nosotros deseamos. Otro es el “rastreo”, es la extensión de tu aura en un radio para sentir otros individuos cercanos a tí, es una de las cosas más útiles, pero su desventaja es que si el otro ser es posee un aura mayor a la tuya, y si no te encuentras preparado mentalmente, te desmayas de forma automática. “Explosión”, es otro uso, se basa en generar ataques de pura energía con poder destructivo—explica Seiryu mientras apunta con su palma a una piedra en el suelo. —Este es un ejemplo—

— ¿Eh?—expresa Kei.

Una pequeña cantidad de energía se dispara desde la palma de Seiryu contra la roca, destruyendola.

— ¡Woooow!—expresan ambos.

La cara de asombrados de ambos no tiene descripción, pero se les nota las ganas de que quieren el poder de lograr hacer lo mismo.

—La debilidad de la explosión es la cantidad de energía que gasta, por ultimo esta la “escritura”, se emplea el reiki de tal manera que uno puede escribir un mensaje sobre una base sólida, y es imborrable a excepción de que se rompa esa base—explica Seiryu.

—Maestro y ¿Cómo es el tema de las habilidades propias?—pregunta Mokuro.

—Je je je, siempre se apresuran bastante, los chicos de hoy en día no tienen un gramo de paciencia. Las habilidades individuales tienen que ver con las emociones y la capacidad del usuario. Según lo que quieran lograr es la habilidad que desarrollarán, los objetivos que posee el usuario, para que quiera emplear ese poder. Les tomará tiempo eso pero ahora nos basaremos en las habilidades generales y en el control de su aura ¿Si, muchachos?—

— ¡HI!—responden ambos.

—Primero les enseñare movimientos básicos de combate y a mejorar su estado físico. Suelten su reiki—solicita Seiryu.

Kei y Mokuro liberan su energía como si nada.

—Es increíble el rápido control que adquirieron, se parecen mucho a aquella chiquilla—dice

Seiryu refiriéndose a Akina.

—Así que ella tiene de lo suyo—comenta Mokuro.

—La primera vez que la vi me parecía alguien sorprendente, ahora lo es más—comenta Kei.

—Lo que notaran ahora, es que sus capacidades físicas aumentaron al doble. Tanto fuerza, velocidad, como resistencia. Así mismo el reiki le permite al cuerpo una mayor rapidez de aprendizaje ayudándolo a memorizar más rápido sus nuevas capacidades—explica Seiryu.

Ambos lanzan golpes al aire y ven notan su cambio a diferencia de los golpes que lanzaron mientras pelearon contra Akina.

—Comprendo—contesta Kei.

—Es bastante fácil de entender—contesta Mokuro mientras sigue lanzando golpes al aire.

—Eso es lo que los ayudara a cambiar tan rápido en estos dos meses—dice Seiryu.

Desde este momento, las actividades de todos los días de Kei, Mokuro y Akina fue levantarse a la mañana y practicar una serie de golpes que les entrego Seiryu como conocimientos básicos de combate.

—Deben repetir 10000 veces cada movimiento para poder dominarlo—dice Seiryu.

Practicaban la materialización, la escritura y el rastreo. La explosión fue prohibida por Seiryu hasta que por lo menos tengan un año como usuarios de reiki. Y por último al atardecer, realizaban ejercicios físicos, como correr las escaleras de arriba abajo del monte 20 veces, flexiones de brazo que con el pasar del tiempo Seiryu les enseño a mantener mejor su equilibrio y se convirtieron en flexiones de brazo en vertical, es decir parados sobre sus dos brazos. Sentadillas, abdominales, mientras otro lo golpeaba en el abdomen y entre otras cosas más.

Para la primera semana del mes de diciembre, Mokuro logró aprender, la materialización, la escritura y el rastreo, pero por parte de Kei solo la escritura y el rastreo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente