Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 9 – BDS – Propia Elección

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El sueño de cada mujer es encontrar algún hombre que las haga sentir especial o que les permita olvidar la realidad, así es como empieza la historia de una chica que su amor por alguien y la ruptura de su corazón la guio a la aventura más grande de su vida, en un mundo donde día a día las personas se enfrentan a una realidad llena de movimiento, problemas económicos y contaminación, un mundo cruel el cual no nos da lo que queremos, pero nos quita lo que en ocasiones apreciamos, cada día los humanos se esfuerzan por sobre salir en este complejo sistema de vida.

Año 2014 en algún punto del espacio tiempo, se encuentra Helen la chica más hermosa que jamás puedas imaginar, una piel tan blanca como la misma nieve, labios rojos como la sangre, una pupilas azules que parecen reflejar los mares, y una cabellera tan amarilla como el oro, una joven que no solo su cuerpo enamora sino que también por esa sonrisa sincera y Mirada Compasiva, esa chica tímida que solo le sonríe a alguien que le importa, ahora imagínate enamorarse de una persona perfecta y cuando todo parece salir como esas historias de cuentos de hadas la vida demuestra que las cosas buenas pueden incluso solo durar un suspiro.

Para festejar su aniversario como parejas Helen y su novio se dirigen a un pueblo rodeado por un rio hermoso, que en invierno se congela para dar a conocer una increíble área de hielo que refleja la luna y las estrellas, el ultimo día del año sobre ese lago congelado Helen juega con su novio, atrapándose uno a otros junto a la familia de los dos, en un instante cuando todo parecía ir bien el prometido de Helen sufre un accidente, tropezando con el hielo y golpeándolo fuertemente.

Siendo frágil el Hielo, el arroyo lo embulle, sin siquiera darle la oportunidad de emerger, el agujero se sella  y desaparece debajo de la capa de hielo siendo jalado por la corriente hasta que su cuerpo se congela y es jalado al fondo.

Helen desesperada golpea con sus manos la superficie del hielo sin poder hacer nada, las lágrimas caen a través de su bello rostro, sus gritos se escucha por todas partes, llamando la atención de todos los que se encontraban jugando cerca, la familia de ella se acerca para preguntar lo que paso.

Ella entre tartamudez y llantos , les dice que él se ha ido, “callo debajo del hielo” las lágrimas cubren su rostro mientras que todos a su alrededor  reaccionan intentando ver si pueden localizar a donde lo jalo la corriente, pero en cuestión de unos segundos ya no había rastro de él ni de la parte rota, tardo un tiempo antes de darse cuenta que no lo volvería a ver, ha sí que decide hacer lo que cualquier persona enamorada haría, irse con la persona que realmente la apreciaba.

Comienza a correr hacia el puente al llegar se dirige al centro, mientras todos ven lo que ella hace sin entender, hasta que alguien de ellos grita, “Agárrenla se va a lanzar” cuando salen esas palabras y despierta a todos del aturdimiento, Helena se coloca en el barandal del puente, voltea mientras sonríe y solo se podría ver felicidad en su rostro antes de lanzarse.

(Suspira) “Vivir sin ti, es como no existir, vivir en un lugar donde ya no estas es un lugar al que no quiero ver, si existe una vida más allá de las estrellas, espero encontrarte otra vez.”

Se lanza del puente con las manos abierta esperando el impacto, pero de pronto una luz la envuelve y alguien le toca el hombro “Si volvieras y pudieras salvarlo lo harías” esas palabras aparecieron en su cabeza, “si” ella solo respondió antes de golpear el hielo, pero para sorpresa de todos, que esperaban que el hielo se rompiera, lo único que vieron fue un destello y nada más golpeo el hielo.

Mientras que la luz se llevó a Helen una voz se escuchó en la basta oscuridad, “La oportunidad de salvarlo hay estará, solo falta que tengas el coraje de luchar” la voz se desvaneció en la nada dejando solo el silencio mientras, que Helen se desplaza a gran velocidad entre las estrellas.

Mike que apenas acaba de llegar al bosque se da cuenta que no es nada de lo que antes había visto los arboles enormes y las yerbas altas, como los sonidos de las aves y de algunas criaturas que no podía reconocer.

En algún lugar del espeso campo de yerbas una niña de ojos brillantes y azules con unas orejas puntiagudas que sobre salen de su cabello largo, miraba con curiosidad a esa criatura parecida a ella, pero no tenía las orejas puntiagudas y su ropa era diferente a ella.

Entre los arbustos se escuchan gritos de criaturas y la niña reacciona asustada mientras comienza a correr lejos de Mike, entre los ruidos y las ramas que se rompen al pisar, Mike se da cuenta de una niña que corre entre los árboles, y atrás de ella unos monstruos humanoides, que llevaban hachas, martillos y arcos, estaban cazando a la niña.

Mike sin darse el lujo de dudar comenzó a correr detrás de los perseguidores de la niña, usando todas sus fuerzas para alcanzarlos, 200m, 150m 100m, 50m, 10m al llegar a los 10m Mike intenta sacar su espada de la funda que se encuentra amarrada en su cintura con un cintillo, tirando de ella cae el amarre y saca la espada

Comenzando a correr a su máxima velocidad, llega al primero de los 5 perseguidores cortando la mitad de su cuerpo en un solo ataque, antes que se dieran cuenta de lo que está pasando Mike hace un corte en diagonal ascendente, cortándole el brazo y la cabeza al arquero, luego antes que los de enfrente reaccionen una estocada al centro del pecho y deslizándolo rápidamente hacia abajo, para causar un sangrado rápido.

Luego de matar a todos los perseguidores de la niña, Mike se acerca a ella y se da cuenta de sus orejas puntiagudas, la niña se de cuenta de su mira y ella cobre sus orejas con su largo cabello, “niña no te preocupes no te are daño” la niña se le queda mirando antes de responder “No soy una niña, pudiera ser mucho más grande que tu”, Mike con una sonrisa acaricia la cabeza de la niña mientras dice “Si si si, te entiendo no eres una niña”, la niña con cara de querer llorar le grita “Piérdete”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario