Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 3 – BDS – Primer encuentro, el Clan de los Vampiros

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Primer Encuentro El Clan De Los Vampiros

 

  • Ya estamos cerca, apúrate-.
  • Voy señor, ¿quién es usted?- sorprendido.
  • Soy un Guardián de este bosque protejo una de las entradas, he protegido esta lugar por tanto tiempo y es la primera vez que me topo con alguien que no pertenece adentro, es raro que entraras de mi lado, pero no podemos a quedarnos a descifrar el porqué, está anocheciendo, si eso pasa y estamos adentro estaremos en graves problemas- Preocupado y atento a los alrededores.
  • Guardián, ¿Que hay aquí? Para tener que proteger que nadie entre al bosque- cuestiona intrigado,
  • No que hay aquí, sino más bien, que no debe de salir de este lugar y eso es lo que protejo- Respondió el Guardián con voz energética.

Mientras que cada vez se encuentran más cerca del vehículo los ruidos que en un momento sonaron lejos empiezan a acercarse a máxima velocidad, el aire comienza a soplar más fuerte en las cercanías creando susurros por todas partes que con la poca luz que puede atravesar la espesa corona de los arboles gigantes hace que todo se sienta más tenso, el ritmo cardiaco del adolecente como de señor comienzan a incrementar de velocidad, aun así el señor mantiene el rostro y la mirada serena mientras el adolecente comienza a temblar.

Entre más pasa el tiempo y los rayos del sol se atenúan la temperatura comienza a bajar las yerbas más frágiles comienzan a marchitarse y otras a morir al instante.

De pronto un fuerte ruido se escucha entre la maleza y una figura sale disparada a gran velocidad abriendo la boca y mostrando unos enormes colmillos de 3 cm y unas garras que parecen desgarrar todo lo que tocan, el adolecente queda petrificado del miedo mientras que la criatura se dirige a él, el guardián recita unas palabras en voz baja, y aparece frente a la criatura, con un movimiento de su mano derecha golpea de costado el rostro de él, lanzándolo lejos  entre los arbustos.

Después de recitar el hechizo queda sorprendido por que el joven aún puede estar moviéndose sin que su magia lo afecte, saliendo del aturdimiento encanta un hechizo apuntando a sus dos amigos caninos, cubriéndolos con una fuerte luz azul, que parpadea haciendo que comiencen a erguirse y colocarse en dos pies.

  • ¡Señor!, ellos son iguales a las bestia que encontré a en el bosque-.
  • No, Ellos son rencarnaciones de guerreros que alguna vez existieron-.
  • Como pueden Cobrar su forma anterior-.
  • Solo necesito recitar una magia antigua, y ejercerla sobre cualquier ser vivo y si tuvo una vida anterior, tomara prestado el poder de esa vida anterior para ejercer su poder en este mundo, por un corto tiempo.
  • Entonces cualquiera puede invocar esa magia-.

Observando al adolecente ingenuo pero aun así guardando la compostura mientras que el enemigo se acerca por varias direcciones.

  • Apresúrate muévete de aquí dirígete enfrente corriendo lo más que puedas por este camino y te toparas con una barrera, espérame hay- aun si le cuesta la vida no puede permitir que alguien muera en su zona que protege, por lo tanto comenzara a luchar serio.
  • Si señor- El joven empieza a correr como si no hay mañana los latidos de su corazón se aceleran, el sudor escurre por su rostro mientras que el aire evitase dejarse aspirar, causando que en pocos metros caiga y se desmaye.
  • Esto se está complicando, Alexander, Fangir, es momento de pelear no permitan que nadie se acerque a ese chico.- los dos hombres frente a él, un señor de mediana edad pelo largo, piel blanca como la perla, y un aura que indica respeto, el otro un joven, con piel morena oscura, cabello corto desalineado y lleno de músculos.
  • Les doy, permiso de usar todo su poder, mientras que pueda estar de pie usare mi energía mágica para permitirles moverse a voluntad solo eviten que el enemigo ataquen- Aun si tenía miedo no puede retroceder, cuanto mucho gastara su reserva de magia y en algún tiempo lo recobrara o en el peor de los casos tenga que quemar su energía vital para alargar la batalla.

El hombre de piel blanca se desvanece entre el aire, su cuerpo y aura se mescla con el viento, mientras que el joven se coloca en la parte de enfrente y agita sus manos para llamar su arma, una lanza de 3 metros, que se divide en dos secciones, uniéndola y formándola.

Los gritos de llantos y lamentos en el bosque cada vez son más cerca, la primera criatura que fue golpeada, sale entre los arbusto mira al joven luego al guardia y muestra una sonrisa, antes de hablar.

  • Guardián, Que sorpresa que estés dentro del bosque, vi que andabas siguiendo aun perro sarnoso, esas criaturas me dan asco no deben de existir, han perdido la razón y creen que tienen el control del bosque.
  • Un vampiro, enserio, de todas las cosas en este bosque tenían que ser ustedes, una de las criatura que mi magia no afecta- Mirándolo con desprecio y forzando una sonrisa.
  • Sabes cuánto tiempo he Esperado para Probar sangre fresca, cazar lobos no es muy fácil y beber la sangre de las otras criaturas es asqueroso, solo ustedes humanos, hacen que mi sangre hierba y mi saliva brote locamente.
  • Veo que buscas hacer tiempo mientras los demás de tu clan llegan, verdad- Mientras esas palabras son pronunciadas un golpeteo se escucha en los alrededores, gritos y choques de metal bag bag bag.
  • Creo que ya no es necesario ya todos llegaron-.
  • Señor tome más espacio y recoja a ese chico por lo que siento vienen muchos, puedo sentir su aura negativa- el joven de la lanza interrumpe, con su discurso y forzando al guardián tomar distancia y recoger al extraño joven.

Una energía fuerte comienza a formarse en el adolecente de la lanza sus músculos comienzan a crecer a un más su altura aumenta y la lanza que antes parecía era larga ahora con sus dos metros parece justa a su altura -Vampiro, sabes en mi mundo, cosas como vampiros no existían y si lo hicieron jamás los conocí, pero por los cuentos que decían parece que son muy fuertes espero puedas entretenerme, muchos años sin poder luchar-. Una sonrisa se dibuja en su rostro mientras se desplaza a máxima velocidad.

Corre a toda velocidad levantando en el polvo y generando un sonido de desgarre del aire, con su lanza de frente moviendo con una estocada frontal, la criatura logra reaccionar y sostener la lanza por la punta con una sola mano, deteniendo el impulso del joven y luego mandándolo a volar.

  • Ingenuo, con esa fuerza jamás podrás hacer frente a nosotros, quien crees que eres-.
  • No sé quién era, pero la gente decía que decencia de un dios, algo tonto pero al ver que todavía puedo pelear quizás lo sea-.
  • Un hijo de dioses, que tonto si crees que serias hijo de ellos-.
  • No lo sé si soy tonto o no, pero nadie de ustedes podrá irse de este lugar, aquí se encontrara su descanso eterno- Una energía roja lo envuelve, mientras comienza a reírse en voz alta, atrayendo el aire que susurra fuertemente, y comienza a romper las hojas y los arboles como si fueran de papel. – Mi nombre es Alexander y hoy rompo mis ataduras, que impedían la mitad actuar, juro en nombre de los cielos, que mi poder solo será para destruir el mal y jamás herir a los inocentes, “Despertar de sangre”.

Un rayo del cielo es disparado, sobre la lanza de Alexander, inculcando el poder de los rayos en ella y protegiéndolo de la oscuridad.

  • Mortal, jugando con fuego, terminaras muerto- mirándose fija mente sin que ninguno de los dos se mueva, forzando a un empate sin moverse, solo uno de ellos ganara y el otro morirá, una pelea a un solo movimiento.

Entre la tención formada por los dos un grito fuerte se escucha y sangre se alza por montones en el bosque bañando los arboles por todas partes, Fangir quien había desaparecido comenzó una carnicería, con cada uno de los del clan vampiro, cuerpos por todos lados, brazos, cabezas, piernas, ojos, cualquier parte vital o para moverse fue removido de cada uno de los cuerpos, con precisión casi perfecta. Y en el centro se encuentra mirando hacia el cielo, con una expresión melancólica.

En ese momento de reflexión una luz roja se dirige a donde Fangir está parado, y él logra moverse a tiempo y desvanecerse en el aire de nuevo.

  • Muy bueno, realmente te admiro, estos idiotas no pudieron ni siquiera herirte-.
  • Tú ¿Quién eres?- a unos diez metros de donde estaba parado Fangir vuelve a aparecer.
  • Yo, mmmmm, Digamos que ellos eran mis ciervos, ya sabes criaturas que transforme.
  • ¿Que Buscas en este lugar?-.
  • Venimos por el aroma de un humano, se sentía diferente, más puro, y pues movió mi lado avaricioso y quería tenerlo en vez de dejarlo a los demás.
  • Vete de aquí, ese humano, está siendo protegido por nosotros, no permitiremos que se le acerquen y le hagan daño-.
  • Transformación Vampírica- la luz roja lo cubre y un espeso humo comienza a esparcirse tomando de centro a él, una criatura gigante dentro del humo empieza a moverse abriendo las alas enormes que cubrían 5.3. metros de largo y una altura 2.5 metros de alto.
  • Parece que no lo dejaras fácil- Una ráfaga de viento comienza a soplar y su cuerpo comienza a cambiar entre sólido y gaseoso y se desvanece entre el aire.
  • Eres un guerrero de sombra (Esto se pondrá difícil, no podre dañarlo con ataques físicos)-. Regresando a su forma humanoide de nuevo comienza a mover los labios, causando que el ambiente baje las temperatura, y los gritos de almas se escuchan por todas partes- “Innumerables años pasan y mi alma se corrompe, entre la oscuridad como mi madre y el tiempo como mi amo, no permito que la sangre escape porque es mi alimento, Almas que devoran”- en el cielo se abre una fisura donde innumerables almas comienzan a desbordarse por él.

Mientras que la batalla entre el espeso bosque sigue su curso en el camino hacia la puerta noreste Alexander, emprende una de las batallas más grandes que en sus dos vidas había tenido.

La pelea continua, el vampiro en su capa negra con las garras brillando en rojo, lanza sus feroces ataques al cuerpo de Alexander que  lucha por cubrir las embestidas con su lanza que resplandece como un rayo, durante un largo tiempo ninguno de los dos se tomó ventaja uno defendía y el otro atacaba y luego las cosas se invertían. Bang Bang Bang, tres fuertes sonidos a lo lejos son escuchados y una sombra volando pasa entre los dos estampándose en un árbol gigante, que su tronco media unos 4 metros de diámetro, cayendo en un baño de sangre al suelo.

Alexander mira a la figura a un lado algo preocupado, pero luego ve su sonrisa y decide mejor no preocuparse, Fangir tirado en el suelo lleno de sangre se limpia el rostro, para poder ver y luego arroja una sonrisa siniestra, desvaneciéndose de nuevo entre el aire.

  • Creo que es momento de terminar esto, ya que mi amigo esta en apuros-.
  • Es sorprendente que todavía pueda moverse o más bien que siga vivo- (ese idiota igual vino, por lo visto yo no ganare nada mejor me retiro) pensando un poco decide mejor retirarse.
  • Es Algo tonto y muy melenudo en ocasiones ansioso pero créeme es más fuerte que yo-.
  • Fue un placer luchar contigo, quizás en otra ocasión podremos pelear, ya que más enemigos se acercan te recomiendo que te vayas-.
  • Piensas huir sin haber terminado nuestra pelea-.
  • No me malinterpretes, no estoy huyendo de ti, solo que hay varias facciones en mi clan y no soy el único que sintió su sangre.

Alexander dividiendo su lanza y haciendo que desaparezca en el aire con un – juhm…- antes de terminar fue interrumpido – Alexander, no lo sigas, mi magia de Reversión se está agotando ve a ayudar a Fangir, sin que esté en peligro mi vida no necesitas estar aquí veee, apresúrate- Luego de parecer confundido le responde al hombre de la capucha negra -Esta bien puedes irte-. Luego que el enemigo corriera entre los arbustos hasta un punto donde su presencia no podría ser distinguida, Alexander brillo como un rayo y se dirigió al campo de batalla.

En un baño de sangre muchos cuerpos y Almas con auras negras en todo el campo se encontraban y en su centro Fangir.

En una forma diferente a antes con el cabello revoloteando y su boca llena de sangre y entre sus manos almas que coloca en su boca, como si fueran dulces, mientras que los lamentos de ellas suenan más fuerte antes de desaparecer.

  • Fangir, has hecho un asco todo esto cobra tu sentido amigo, sé que lo que más amas es matar pero estas almas ya están muertas, permite que almenas puedan tener un alma para rencarnar-.
  • Alexander, veo que no te fue tan mal como a mí, estos malditos y ese…. Vampiro y estas….. Ahhhhggggg, como me enojan estas cosas- enojado por tener que haber peleado con tantos enemigos y no poder devorar sus almas lo enferma.
  • Fangir, vamos, que nuestro amo está a punto de perder su fuerzas-.
  • Ok, movámonos de aquí antes que vengan más enemigos-.
  • Por cierto Amigo, y ese vampiro del que hablas, escapo-.
  • Sí, justo cuando estaba a punto de ganar, exploto muchas almas y me mando a volar por todos lados, aprovechando eso logro escapar-.
  • Cómo es posible que pudo hacerte tanto daño-.
  • Sabe lo especial que es mi técnica, incluso la reconoció-.
  • Ya entiendo por eso estas almas-.
  • Así es, aunque lo que no sabía es que puedo tragarlas para mejorar mi fuerza- Una sonrisa sale de él y hace vibrar todo al alrededor.

Corriendo entre el espeso bosque dos figuras de hombres se convierten en dos perros, uno negro y el otro gris

  • Fangir, Alexander, vamos es momento de salir-.

El Guardián y los dos canes junto al adolecente en sus brazos, lo coloca en la parte trasera del transporte y se dirigen hacia el muro frente de ellos y atravesó el muro desvaneciéndose entre el, apareciendo del otro lado fuera del bosque.

  • Por fin estamos fuera del bosque- Lanza un largo suspiro mientras da el paso afuera de la barrera
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario