Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 2 – ZL – El Legendario Dios de la conduccion

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

En fuerte lluvia, la ventana del Ferrari descendió revelando a un joven con el cabello teñido, con ojos llenos de arrogancia. “Hey, veo trajiste un perdedor también hoy.”

34D sonríe, diciendo: “Sí…”

Mi confianza en sí mismo fue atacada y apreté el puño firmemente con ira. Tenía muchas ganas de correr por ahí y destrozar sus Ferraris, pero después de romperlos, no tendría suficiente para pagar por los daños y perjuicios. Olvídalo, me resisto a la tentación.

“Empecemos!”

34D a mi lado empujó la palanca de cambios y encendió el motor. El Ferrari de al lado también comenzó a moverse.

zoom

El chasis del coche se precipitó hacia adelante con inercia extremadamente aterradora.

Los tres coches se precipitaron juntos y corrían por la carretera montañosa bajo una la cortina de lluvia.

Adelante una curva cerrada me hizo sujetarme del reposabrazos con fuerza. A esta velocidad, si el coche no se derrapa, sería arrojado al barranco.

whish

La belleza a mi lado giró violentamente el volante al mismo tiempo tirando de la palanca de cambios. Un derrape perfecto!

Como era de esperar, los neumáticos del coche patinaron en el suelo, creando un bonito arco de la deriva. Completando esta curva, 34D logró salir por delante de los otros coches.

Los labios de 34D se curvaron en una sonrisa, riendo dulcemente. Se dio la vuelta para mirarme, a la que me volví con una mirada en blanco. Esto la decepcionó un poco. Probablemente quería asustarme para que me arrodillara sobre el asiento y suplicara “Por favor, perdóname y déjame salir de este coche”.

Por detrás, el rugido de un motor se escuchaba. El Ferrari derrapo rebasando al TTcon un excelente derrape. El TT realmente no se podía comparar con un coche de carreras.

La Diosa firmemente agarro el volante, con los ojos pegados al frente. Ella continuó acelerando.

34D intentó adelantar al Ferrari pero fue en vano. Ella estaba un poco irritada y casi rayo el auto contra las vallas de contención de la carretera.

Whish

Lluvia salpicó el parabrisas cuando el Ferrari giro bruscamente, perpendicular al TT. 34D no tuvo más remedio que pisar de golpe los frenos, lo que la hizo visiblemente molesta.

Golpeando el volante, 34D apretó los dientes.

El hombre del Ferrari riendo dijo: “¿Qué pasa? ¿Esta es toda tu habilidad? ¿Dónde está la actitud altanera con la que desafió a mi hermano menor la semana pasada? Jajaja! “

Salí del coche a toda prisa, caminando hacia el asiento del conductor y llamé a la ventana. “Pase a el asiento del pasajero, déjeme intentarlo!”, Le dije.

34D se sorprendió: “¿Tú? ¿Usted tiene una licencia de conducir? “

Yo esboce una sonrisa y respondí: “No, pero usted no tiene de que preocuparse…”

“¿Quiere que me relaje cuando ni siquiera tiene una licencia de conducir?”

“Ya perdió todos modos, y como quiere morir conmigo, no importaría mucho dejarme conducir!”

“Está bien, entonces…”

34D decidió, pasándose al asiento del pasajero. Un par de piernas blancas como la nieve aparecieron frente de mí, lo que me hizo agua la boca. Si ella no me odia, eso sería genial. ¡Qué bella dama, blanca como la nieve …

Sentado en el asiento del conductor, empuje la palanca de cambios, asomando la cabeza por la ventana grite. “Hey, todavía no hemos terminado. El primero que llegue a la montaña gana, se animan? “

El rostro del hombre de Ferrari se contorsionó con desdén, diciendo: “¡Tch, un guardia de seguridad … competiré contra usted entonces”

El Ferrari voló en acción, seguido de cerca por el Camaro, y yo al final. Ni rápido ni despacio, me aproxime a la segunda curva y presione el pedal del acelerador, tirando hacia arriba de la palanca de cambios. Skshhhh Los sonidos de los neumáticos chirriando al pasar rozando cerca del Camaro. Eso fue un rebase hermoso si se me permite decirlo. Con las defensas de los autos casi tocándose, el tipo Camaro tuvo miedo y no tuvo más remedio que reducir la velocidad. ¿Quién se atrevería a seguirme que de cerca?

En la quinta curva, hice parecer que no tenía intención de acelerar en absoluto, pero cuando llegué a la curva acelera de repente. El TT estaba ahora lado a lado con el Ferrari, completando un movimiento de alto riesgo, agua fangosa salpicó en el Ferrari cuando completé la maniobra.

Al oír el grito enojado del hombre de Ferrari, 34D no pudo contener su risa.

Unos minutos más tarde, el Ferrari supera al otro coche. Esta vez sujete suavemente el volante,  inclinando la parte trasera del coche. Esto asustó al hombre del Ferrari y lo hizo girar, causando la parte trasera del TT rayara el número de placa del Ferrari.

“…”

A medida que el TT se detuvo, el Ferrari se detuvo también. El hombre enojado abrió la puerta y dijo enojado: “Lin Wan Er, esta vez tuviste mucha suerte. Nos veremos otra vez. Maldita sea! “

El Ferrari y Camaro aceleraron en la lluvia como los perdedores de la carrera, escapando rápidamente avergonzados.

Me recosté en el asiento, volteando hacia la ventana. La lluvia se detuvo lentamente.

34D se sentó allí en silencio un rato, después dijo: “Sus técnicas de conducción no están nada mal, ¿dónde práctico?”

Me reí, “Estuve por un tiempo en el departamento de transito de la policía. Yo era conocido como el Dios las carreras”.

“…”

Viendo el ambiente pesado, me decidí preguntar: “Este es un clima horrible para tener una carrera, ¿acaso no atesora su vida?”

Con los ojos un poco rojos, ella mira por la ventana. “Alguien como tú no puede entender las penas de mi pasado.”

Me río un poco. “Penas? Mírame, yo ni siquiera tengo dinero para mi próxima comida, y mi alquiler no se han pagado en los últimos dos días. Mírese usted, usted conduce un Audi TT y todavía lo llama una pena?”

34D me mira con los ojos lastimosamente apologéticos. Empuja la puerta y dice “Salte…”

Por supuesto, me salí.

Zoom.

El motor del Audi rugió y velozmente se perdió en la distancia.

De pie en la lluvia, me quedé atónito por un tiempo antes de darme cuenta: “Maldita sea, me dejo varado en la cima de la montaña! Genial, sí que me la hizo buena, brutalmente buena! “

Limpiándome la lluvia de la cara, sonreí. Metí la mano en el bolsillo, me encontré menos de 10 centavos de dólar. No hay manera de que pueda tomar el transporte público de regreso. Lo triste del asunto es que creo que no me podría ir peor.

Poniéndome en marcha, corrí los 20 kilómetros de regreso a la compañía.

Después de un poco más de una hora, llegué a la entrada de la empresa, me faltaba el aliento y estaba jadeando.

Naturalmente!

Logre llegar a la empresa a las 5 pm, lo que me preocupaba mucho. Yo no tenía ninguna cena preparada, pero ya que es la hora punta ahora, no podía ir a la cafetería de la empresa a comer algo.

Quitándome mi uniforme de guardia, me fui del edificio de la empresa.

Al caer la noche, las luces de la ciudad brillaban, como si una mujer agraciada acabara de ponerse un velo. Qué lástima, esta visión sólo podía ser disfrutado por la gente rica y en cuanto a la gente como yo… Yo pertenecía al grupo conocido como ‘la basura de la ciudad’.

Bueno, ahora es hora de ganar dinero.

Clang clang clang

El sonido de la chuan golpeando contra el wok (olla/sartén chino) resonaba en la noche. Este era un puesto que sólo abría de noche. Arroz frito, fideos fritos, verduras fritas, platillos pequeños se preparaban aquí, había muchos clientes.

Después de cocinar aproximadamente 20 platos de arroz frito, el jefe me dio unas palmaditas en el hombro y me dijo: “Bien hecho, Xiao Li, haz trabajado muy duro hoy. Aquí tienes tu salario de hoy…”

Muy contento tome los 5 billetes de 5 yuan y me puse en camino para mi siguiente destino.

Al lado de la gran carretera, había un club en la zona roja llamado Bi Hai Lan Tian. Este es el lugar donde los ricos se reúnen y malgastan el dinero. Me acerqué lentamente a la entrada, el portero me reconoció inmediatamente.

Después de entrar, un gordo me miró y sonrió de buena gana, diciendo: “¡Ah, por fin has llegado, Li Xiao Yao”

Asentí con la cabeza, preguntando: “¿Cuantas canciones serán hoy”

“3 canciones, 10 yuanes cada una!”

“Está bien, gracias Hermano Biao!”

“Espera, ponte tu traje primero!”

Un saco de estilo occidental me fue lanzado y rápidamente me lo puse. Caminando hacia el interior del club, me acerqué al escenario y me senté frente a un gran piano. Poniendo mis dedos trabajar, toque tres canciones en total – la primera Tian Kong Zhi Cheng, la siguiente fue Xiao Yuan Wu Gou Qu, y la última de ellas Yu De Yin Ji. Después de terminar la última canción, el club estalló en aplausos.

Rápidamente me salí al escenario, sonriendo para la audiencia disponiéndome a salir. Justo cuando estaba a punto de salir, un brazo tierno me agarró la mano. Era el brazo de una bella dama extranjera, que se apresuró a poner un pedazo de papel en el bolsillo delantero. En él estaba su número telefónico. Ella sonrió seductoramente y dijo: “Hola, llámame”

Sonreí ligeramente y salí por la entrada principal, me quite el saco prestado y tomando los tres billetes de 10 yuanes que me dio el gordo, me aleje.

Mirándome ir, Hermano Biao deja escapar un profundo suspiro

“Dios mío, ¡qué talento!”

Gaste 5 yuanes en un plato de omelette de arroz, supongo que me las arregle para sobrevivir por otro día. Caminando lentamente por la avenida, una enorme pantalla LED muestra un anuncio de “Destiny”. Este juego era el gran avance que muchos adictos a los videojuegos habían estado esperando. Yo también, soy un adicto a los videojuegos y yo realmente quería sumergirse en el mundo de “Destiny”. Sin embargo, yo no tenía suficiente dinero a la mano. Lo que es más, sólo había 1 millón de cascos vendidos en todo el mundo, y el mercado negro la venta estaba por los 10,000RMB (7) un solo casco. No hay manera de que yo pueda ser capaz de jugar. Olvídalo, yo debería de ahorrar lentamente y olvidarme de eso por el momento.

Es una pena, el día después de mañana será el lanzamiento de “Destiny”. Si me olvido de empezar en el día de apertura del juego, voy a quedarme detrás del resto de jugadores!

Volví a mi alojamiento, Long Hua Xiao Qu(8). Era un piso de dos habitaciones que consiste solamente en un dormitorio y salón, con una renta de 800 yuanes. Sin embargo, no he pagado la renta por dos días, y la casera es una vieja sarcástica cuyo corazón es frío no me dejara quedarme por mucho tiempo. No había otra manera de lidiar con este tipo de mujer excepto aguantarse.

Al llegar a la primera planta del edificio, use mis llaves y trate de abrir la puerta. Hmm? No abre!

Qué está pasando?

Mirando de cerca, me di cuenta de la cerradura había sido cambiada. También había una nota que decía: ‘Li Xiao Yao, ya que no ha pagado el alquiler en dos días, hay gente que vendrá mañana para ver quieren rentar el piso. No hay otra opción, te estoy desalojando. Sus cosas están al lado de la cocina! “

Me di la vuelta para encontrar una manta y algunos artículos en el suelo, todo recogido en un solo lugar.

Devanándome los sesos para entender lo que está pasando, finalmente entendí.

Maldita sea, me han desalojado!

Levantando mi cabeza, veo incontables estrellas brillantes en el cielo nocturno. Esto es genial para la inspiración poética…

Hmm, hoy es un fin de semana, habrá innumerables parejas en el parque. Definitivamente no puedo dormir allí. Supongo que no hay elección, voy a tener que dormir en el césped fuera de Long Hua Xiao Qu. Es verano de todos modos así que aparte de las picaduras de mosquitos, no habrá mucho que me moleste. Soy un hombre fuerte, y sé que las artes marciales, así que no tengo miedo de los ladrones.

Alrededor de 11:00, la noche estaba enfriando y me acurruque en la manta. En la esquina del césped, mi conciencia lentamente se alejó.

Bzzzzzz

Los mosquitos zumbaban incesantemente alrededor de mi cabeza. Esta fue una tarea difícil de soportar, pero yo no dejaría que me afectara. Puse una mosquitera sobre mi cabeza que cubría mi cara y me protegió de los mosquitos sin obstruir mi respiración.

Paso la noche y en la madrugada, el gallo hizo su trabajo.

Abrí los ojos y vi el cielo de la mañana, lo que me recordó un poema: Me despierto de mis sueños, los sauces ondulantes en la muerte de la luz de luna.

Antes de que me las arreglara para terminar de recitar el poema, un brazo toca de repente mi hombro. “Hermano Xiao Yao, ¿qué haces durmiendo afuera?”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente