Capítulo 12- El problema del seguimiento

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Tian Qi descubre que, aunque Sun Da Li ya no busca más problemas con ella, sin querer ha ofendido a Shu Fei.

Shu Fei es uno de los Feis dentro del palacio, ella siempre ha sido dominante y protectora de naturaleza. El maestro de Sun Da Li retorció todo mientras se quejaba con ella. En este momento, Tian Qi es un eunuco en la primera línea imperial, aparte del emperador, nadie le buscará ningún problema. Sin embargo, si es expulsada del Palacio Gan Qing, es más que fácil para Shu Fei hacer lo que le plazca.

Entonces, Tian Qi debe hacer cualquier cosa para abrazar con fuerza la pierna del emperador, ella quiere trabajar en el Palacio Gan Qing. Incluso si ella muere, quiere ser conocida como un cadáver del Palacio Gan Qing.

Ahora que hemos llegado a esta parte, es hora de introducir la sinergia en el harén.

Hay cuatro Feis en el harén, De Fei, Shu Fei, Xun Fei y Kang Fei . El centro del harén está vacío, junto con la posición de Guifei y Huang Guifei. Honestamente, la posición de Huang Guifei de estar vacía no es realmente sorprendente. Los Guifeis generalmente solo llegan a ser Huang Guifei una vez que mueren y se les recompensa póstumamente ese título.

(TN: El centro del harén se refiere a la emperatriz. Se le llama así porque dirige el harén y su palacio está en el centro del palacio trasero, generalmente justo al lado del palacio del emperador. Guifei es un muy alto rango de posición. Están un nivel por encima de Fei, un nivel por debajo de Huang Guifei. Son bastante raros. Huang Guifei es un nivel más alto que un Guifei y un poco más bajo que la emperatriz. Son aún más raros que Guifei.

Así que básicamente:

  1. Emperatriz
  2. Huang Guifei
  3. Guifei
  4. Fei
  5. Hay más a continuación, como Zhaoyi / Pin, etc., pero no se explican en este capítulo

Esta nota aclaratoria no es mía es de traductor original del idioma inglés, me pareció importante dejarla para aclarar).

En cuanto a la posición de los Guifei, solo hay un requisito, uno puede ser Guifei una vez que dan a luz a un niño. Como ninguno de los Feis tiene hijos por ahora, solo pueden quedar atrapados como Feis.

En otras palabras, si uno quiere convertirse en Guifei, tendrá que tener hijos. Una vez que lo hacen, incluso el asiento de la emperatriz no es imposible.

Como estamos sin una emperatriz, el harén es administrado por la emperatriz viuda. Ella es ayudada por De Fei y Xun Fei. La emperatriz viuda es una persona muy sensata, ya que es vieja, no cree que sea sensato entrometerse demasiado en los asuntos del harén. Además de cosas realmente grandes, ella deja el harén al cuidado de De Fei y Xun Fei. De Fei es una persona de alta moral, tiene muy buena reputación. Xun Fei, por otro lado, es muy trabajadora. Ella es cautelosa en todo lo que dice y es muy apreciada por el emperador por eso.

Shu Fei es la más joven y bella de las cuatro Feis, es la que más sirve al emperador. Debido a eso, ella es la más probable del lote que lleve la semilla del dragón. Esa es su ventaja.

En cuanto a Kang Fei, aunque parece ser la que tiene menos presencia, tiene una formación muy sólida. Ella es la sobrina de la emperatriz viuda. Su madre es la hermana pequeña biológica de la emperatriz viuda. La relación entre las hermanas es realmente buena.

Con todo, los cuatro Feis tienen sus propias fortalezas y debilidades. Se puede decir que están igualados. El ganador no se puede ver por ahora.

En opinión de Tian Qi, el emperador también es maravilloso a su manera. Ha pasado mucho tiempo desde la muerte de la difunta emperatriz y todavía se niega a instalar una nueva. Muchos funcionarios tratan de dar una idea al respecto, pero el emperador permanece imperturbable.

Honestamente, todo esto no tiene nada que ver con Tian Qi. No importa cuán poderosos sean los consortes, el emperador sigue siendo el más poderoso de todos. Mientras ella le sirva bien al emperador y gane dinero adicional en su tiempo libre, una vida cómoda la espera en el futuro.

Hoy, el emperador está muy feliz porque el rey de Sumatra ha enviado una enorme tortuga divina como ofrenda.

Llaman a este tipo de tortugas ‘tortuga de estanque’ porque viven en estanques y lagos.

Sumatra es un reino azotado por la pobreza que depende principalmente de sus recursos marítimos. Su principal fuente de ingresos es el impuesto que impusieron a los buques que pasaban.

El Gran Qi es un reino próspero. Sumatra tiene que presentar homenajes todos los años. No pueden permitirse enviar tesoros preciosos y nuestro emperador tampoco los carece, por lo que generalmente envía criaturas raras como pájaros exóticos y demás.

Descubrieron esta tortuga durante el sueño de hibernación. Su enorme tamaño provocó la difusión de noticias y, al final, las noticias llegaron a su rey. Cuando el rey vio lo grande que era, supo que el tributo para este año estaba establecido.

Él sabe que la gente en la llanura central considera a las tortugas como portadoras de buena suerte, por lo que atiende felizmente el deseo de otro e inmediatamente aborda un barco con esa tortuga dormida hacia el Gran Qi.

Él personalmente aparece y dice que protege a la tortuga, aunque la verdadera razón de su visita es probablemente la carga libre.

Aunque la primavera es después del invierno, ya que se dirigen hacia el norte, el clima no se vuelve más cálido. La tortuga continúa hibernando desde Sumatra hasta el Gran Qi.

Cuando abre los ojos, descubre que su nido ya no está allí. En cambio, está en una tierra peculiar. El agua del lago está fría, hay sauces que bordean la orilla del río y hay lotos sobre el lago. Incluso hay un pabellón en el medio del lago.

Todo debe ser realmente aterrador para la tortuga. ¡Hay tanta gente mirándolo con interés!

El emperador invita a su madre, consorte e hijo a observar a la tortuga en el lago Tai Ye.

Tian Qi está detrás de Ji Heng, por lo que tiene la suerte de ver a la tortuga desde muy cerca.

Las cabezas de las tortugas de estanque son originalmente más grandes que las tortugas, sin embargo, la cabeza de este es anormalmente grande, lo que impacta incluso a las personas que están acostumbradas a manipular tortugas.

Su caparazón es enorme, alrededor de medio zhang, brillante y suave. Parece una gran roca. Su cuello es enorme ya que mira sin pestañear a las personas en el banco.

Tian Qi está asombrada.

En ese momento, un par de eunucos traen unas canastas de pescado. Están a punto de arrojar a los peces para alimentar a la tortuga. Ji Heng se da vuelta y ve a Tian Qi doblando su cuello para mirar a la tortuga, sus ojos brillan.

La esquina de sus labios se curva hacia arriba mientras habla con Tian Qi: “Tú. Ve y alimenta a esa tortuga”

Los ojos de Tian Qi brillan ante este honor, ella corre hacia las canastas de pescado y recoge un pez grande. Lo pesa en la mano antes de tirarlo a la tortuga.

Los ojos de todos siguen la trayectoria de ese pez. El pez golpea a la tortuga en la cabeza con un ruido sordo.

La multitud que anticipa: …

El movimiento de la tortuga es realmente lento, es imposible que reaccione a tiempo. Afortunadamente, aunque la tortuga reacciona lentamente, su piel es gruesa y dura, por lo que está relativamente intacta. Inclina la cabeza hacia el agua y se come el pescado que le han arrojado.

Debido a su gran cabeza, el tamaño del pez no importa en absoluto. De hecho, tiene mucha hambre, ya que solo se ha despertado de un sueño prolongado.

Se come muy rápido. Con solo tres mordiscos, el pez ya no está a la vista. La tortuga vuelve a su posición anterior, observando a la gente que la observa.

Tian Qi elige otro. Esta vez, ella es un poco más cuidadosa en la forma en que la tira. Ella no desea golpear a la tortuga nuevamente.

El pez cae al lado de la tortuga. Esta vez, reacciona un poco más rápido. Antes de que el pez se hunda, ya lo atrapo.

La multitud está mirando esa escena con gusto. Tian Qi quiere aprovechar esta oportunidad para dejar una impresión en los consortes del palacio.

Ruyi, el pequeño, está realmente interesado en esto. Él salta hacia Tian Qi y abraza su pierna, “¡Yo también quiero jugar!”

Los niños pequeños son inteligentes a su manera. Aunque le está diciendo eso a Tian Qi, mira en secreto a Ji Heng para pedirle permiso. Él sabe quién está a cargo.

Ji Heng no tiene objeciones.

Tian Qi saca un pequeño pez de la canasta y se lo entrega a Ruyi. Sostiene el pez con las dos manos mientras Tian Qi lo rodea con el brazo, temeroso de que se caiga al agua junto con el pez.

Ruyi arroja el pez hacia la tortuga. Como su fuerza es demasiado pequeña, el pez termina cayendo bastante lejos de la tortuga. La tortuga lo ignora por completo. Sin embargo, al darse cuenta de que ningún otro pez está siendo arrojado hacia él, la tortuga cede y va por el pez pequeño.

La multitud aplaude para alentarlo. Tian Qi y Ruyi continúan alimentando a la tortuga.

Ji Heng es un idiota ocioso. Le ordenó a la gente que observara cómo la tortuga come y una vez que la tortuga come lo suficiente, se aleja nadando sin echarles otra mirada.

Muchos otros idiotas ociosos sienten que no han visto lo suficiente y quieren ver más.

Alguien le da a Ruyi un poco de agua para lavarse las manos. Agarra las manos de Tian Qi y lava sus manos junto con las suyas. Después de eso, se aferra a la túnica de Tian Qi y se niega a soltar, “Ven y juega conmigo”.

Esta es una orden de un príncipe, Tian Qi no se atreve a aceptar, pero tampoco se atreve a declinar. Ella duda por un momento.

Ruyi agarra sus manos lindamente y la llama, “Mamá”

 

Tian Qi se arrodilla rápidamente, su rostro cambia por miedo. Está bien que otros niños simplemente llamen a otras mamá, pero este es un príncipe, y su papá está justo allí.

Ji Heng sabe que su hijo se ha aficionado a llamar a las mujeres hermosas ‘mamá’, y Tian Qi parece bastante andrógino y femenino, por lo que no presta mucha atención a eso. Simplemente dice: “Tian Qi, ve y juega con él”.

Ji Heng siempre sintió pena por su hijo por haber crecido sin una madre. Mientras no esté pidiendo algo que cruce la línea, está dispuesto a consentirlo. El niño todavía es pequeño de todos modos, Ji Heng se volverá un poco más estricto una vez que el niño crezca un poco más.

Justo así, Ruyi arrastra a Tian Qi, los dos caminando de la mano a lo largo de las orillas del lago Tai Ye. Tian Qi le pregunta: “Su Alteza, ¿qué quiere jugar?”

Ruyi no sabe qué jugar.

Ji Heng ordena que todos se dispersen. Él mismo no se va. Se dirige hacia el pabellón del lago y se sienta allí mientras bebe té, observándolos ocasionalmente a ambos desde la distancia.

Al ver que Ruyi no tiene idea de qué jugar, Tian Qi toma la iniciativa y juega el juego de ‘soplar la hoja de sauce’. Ella no es muy buena en este juego, pero aún puede crear algo de sonido. Eso es naturalmente más que suficiente para Ruyi ya que ni siquiera es capaz de crear un sonido.

Sigue la forma en que Tian Qi sostiene la hoja.

Después de un momento, se puede escuchar un sonido chirriante alrededor del lago. Ese sonido estridente es muy molesto ya que viaja desde las orillas del lago hasta el pabellón.

Ji Heng frunce el ceño cuando el ruido llega a sus oídos, De repente siente la necesidad de taparse los oídos. Este Tian Qi, aparte de su cara bonita, no puede hacer nada bien.

Ese sonido está afectando las vistas, y lo más importante de todo, Ji Heng teme que el comportamiento excepcional de Ruyi se vea comprometido. Él habla: “¡Diles que dejen de hacer ese ruido!”

Cuando un eunuco transmite su orden, los dos se detienen inmediatamente.

Dado que no se les permite hacer ruido, Tian Qi rompe una rama de un sauce y la teje en pequeñas cosas. Teje un conejito, un ratoncito e incluso una canasta de flores. Ella pone el conejo y el ratón en esa canasta.

Ruyi abraza la canasta, luciendo extremadamente feliz, “¡Mamá, eres tan increíble!”

Tian Qi es demasiado vago para corregirlo, corregirlo es inútil de todos modos. Luego, trenza dos sombreritos verdes. Se lo pone en la cabeza, como pequeñas ollas.

Ji Heng se ha sentado lo suficiente y sale del pabellón. Puede ver a Ruyi corriendo hacia él desde muy lejos, aparentemente abrazando algo.

Cuando Ruyi se ha acercado lo suficiente como para mirarlo bien, la cara de Ji Heng se oscurece.

Su hijo y su eunuco llevan sombreros hechos de hojas y ramas de sauce. Ese no es el punto más importante, el punto más importante es el color de sus sombreros.

“Quítenselo”

Las dos personas son muy obedientes y se quitan el sombrero.

Es casi mediodía. El emperador y el príncipe deberían ir a almorzar pronto, y el turno de Tian Qi está a punto de terminar. Después de prometerse que volverán a jugar mañana, Ruyi finalmente suelta a Tian Qi.

Ver a los dos tan poco dispuestos a separarse hace que uno se sienta como si fueran la verdadera pareja padre-hijo. Ji Heng endurece su corazón con frialdad. Este pequeño pervertido va a corromper a su hijo.

Todavía recompensa a Tian Qi, al final. Engañar a un niño no es un negocio fácil.

Al ver a Tian Qi sonriendo de oreja a oreja después de recibir dinero, la esquina de sus labios se curva.

Cuando sale del trabajo, Tian Qi toca su bolsa de dinero. Ella siente que su fortuna finalmente está cambiando. La forma en que analiza su fortuna es viendo cuánto dinero tiene. Ella gana mucho en los últimos días, tal vez finalmente tenga suerte.

Entonces, alguien recibe una paliza en la cabeza por alguien, literalmente.

El turno de Tian Qi comienza a las 3 am. El cielo aún está oscuro. Para ir al Palacio Gan Qing desde Shi San Suo, necesita pasar por la puerta Xuan Wu y el jardín imperial.

Cuando pasa por una falsa rocalla en el jardín imperial, puede sentir una ráfaga de brisa que le atraviesa los oídos. Antes de que ella pueda reaccionar, un estallido de dolor la golpea en la cabeza y luego se desmaya.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente