Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

WDDG – CAP 371 – Ley

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Aquellos que estaban enojados al principio, después de escuchar las palabras de Lian Yingxiao temblaban un poco por dentro.

“¡Lian Yingxiao, no digas tonterías, las artes marciales y la voluntad de las artes marciales son una mierda! Nunca he creído en esas cosas, trabajé duro para llegar a donde estoy ahora, obtuve mi poder a través de mis propios esfuerzos, ¡cualquiera o cualquier otra cosa no tiene ninguna relación con eso! Es solo que el cielo está celoso de nosotros. ¡Solo cuando nuestro poder alcance un cierto nivel bajará la Tribulación Nirvana! Esto quiere matarnos.” Qin Zejun proclamó en voz alta.

Lian Yingxiao se burló, “Si no me creen, entonces echen un vistazo a los tipos de la Secta del Camino Diablo. Dado que estos tipos habían cometido tantos pecados, ni siquiera una persona entre ellos ha pasado por Seis Tribulaciones.”

Los Decanos de la Secta Diablo temblaron un poco, pero no dijeron nada.

“¿Es cierto? ¿Está la Tribulación Nirvana verdaderamente relacionada con alguna ley de artes marciales?” Chen Xiang le preguntó a Su Meiyao y Bai Youyou.

“Sí, está relacionado, pero con cuánta precisión, no tengo idea. Si en serio va en contra de la ley, entonces, cuando cruce la tribulación, la Tribulación Nirvana se volverá más fuerte. Lo que es la ley exacta, también nos sentimos inseguros. En el mejor de los casos, todo lo que puedo decir es que, desde el punto de vista de las artes marciales, ¡puedes echarle un vistazo a eso!” Su Meiyao explicó.

La voluntad de las artes marciales se usa para limitar a los poderosos artistas marciales. Para que estos poderosos artistas marciales no hagan algo que pueda provocar el odio de los hombres y de Dios. Sin embargo, la mayoría de los humanos, después de adquirir una fuerza poderosa, olvidaron que había algo llamado la voluntad de las artes marciales.

“¡Qué tonterías!” Qin Zejun gritó en voz alta, luego continuó, “Ya que ustedes, del Continente Chenwu son tan fuertes, entonces no necesitan preocuparse por eso, ¡puedes ocuparte de todo!”

“¡Déjame ver cómo vas a convocar la Asamblea de Héroes!” Qin Zejun continuó antes de regresar a su asiento mientras sonreía fríamente y miraba ferozmente a todos.

En este momento, Gu Dongchen habló, “Qin Zejun, hace tiempo que soy consciente de tu ambición, pero no pensé que hubiera tantos idiotas para seguir tus tonterías. Y como el Hermano Lian había dicho, estas perras definitivamente morirán trágicamente bajo la Tribulación Nirvana al final!”

Ellos ya estaban furiosos por las maldiciones de Lian Yingxiao, pero ahora están siendo maldecidos una vez más. Esto hizo que esos artistas marciales del Reino Nirvana miraran furiosos a Gu Dongchen uno por uno.

“¿Por qué? ¿Quieres pelear? ¿Dije algo malo? Eres alguien que ha vivido durante tantos años, pero en realidad estás dispuesto a convertirte en el esclavo de otra persona, ¡has abandonado tu intención original de aprender artes marciales! Confiando en las artes marciales, te has vuelto poderoso, pero ahora usando el mismo poder quieres dañar a la gente común, ¡definitivamente enfrentarás el castigo!”

Gu Dongchen sonaba aburrido, su voz se llenó de ridículo, y cuando miró a estos artistas marciales del Reino Nirvana, la mirada en sus ojos era realmente de lástima.

Nada es más triste que abandonar su cosa más confiable. En lo que respecta a los artistas marciales, creían en la voluntad de las artes marciales. ¡Pero ahora estos artistas marciales del Reino Nirvana, bajo el temor de morir durante la Tribulación Nirvana, habían abandonado la única cosa en la que confiaban cuando pisaron el camino de las artes marciales, la voluntad de las artes marciales!

“¡Humph! Gu Dongchen, además de mover la boca, ¿qué puedes hacer ahora? ¡Si te rindes al Templo de la Luz Sagrada, el Continente Chenwu ciertamente puede sobrevivir! En ese momento, los residentes de tu continente no recibirían un mal trato. ¿No estás también dispuesto a someterte al Templo de la Luz Sagrada solo por el bien de tu poder e influencia?” Qin Zejun se burló.

Lian Yingxiao sonrió y dijo: “Qin Zejun, ¿crees que todos son como tú? Por lo menos, los residentes de mi Isla del Loto están muy contentos, además, no los he esclavizado. Si hacen algún trabajo para mi Isla del Loto, ellos obtendrán una recompensa muy extravagante! Y si no quieren, tampoco los forzaré.”

“¿Qué hay de su Continente de la Luz Sagrada? Jei jei, la última vez que visité ese lugar, era simplemente un mundo de esclavos, ¡su vida era peor que los perros! Sin embargo, ¿se llama Luz Sagrada? ¡Que mierda!”

“Lian …” Qin Zejun estaba furioso. Golpeó vigorosamente su palma en la mesa de piedra, pero todos quedaron asombrados porque no solo no había un solo pedazo de la mesa roto, la mesa ni siquiera tembló un poco.

Gu Dongchen se burló, “Las sectas justas del Continente Chenwu fueron establecidas para promover las artes marciales. Los artistas marciales también fueron personas comunes, han alcanzado su nivel paso a paso. Los humanos son los fundamentos de las artes marciales, son el objeto de nuestra protección. Una vez la catástrofe llegue, y si no estamos dispuestos a atacar, ¿vas a hacer que los civiles se pongan de pie y se resistan a los demonios y diablos? ¿Qué poder tienen para resistir a esos demonios?”

“Tan aburrido, ¿esta incluso llevándose a cabo la Asamblea de Héroes hoy? Esta pequeña señorita se ha tomado un tiempo de su apretada agenda. Pero, ¡quién hubiera pensado que realmente tendríamos que sermonear a un grupo de cerdos aquí! ¡Estoy insultando a los cerdos! Los cerdos son mejores que usted, no harán nada que pueda azotar a los humanos.” Hua Xiangyue, con su tierna mejilla apoyada en una de sus palmas, dijo con una mirada impaciente.

“Tu…” Qin Zejun estaba completamente furioso. Su par de ojos brillaba con un brillo ominoso como si no pudiera esperar para matarlos, pero tenía que soportar todo. Si mataba a los Decanos del Continente Chenwu, los artistas marciales de los mares del oeste, los mares del norte y los mares del sur no dejarían pasar esta oportunidad y borrarían su Templo de la Luz Sagrada del mundo.

Los expertos de los otros tres dominios marinos no fueron estúpidos. Ellos sabían que la existencia del Templo de la Luz Sagrada era una gran amenaza para ellos, ellos también querían dejar que el Templo de la Luz Sagrada colapsara, pero el Templo de la Luz Sagrada siempre había recurrido a formas pacíficas para hacer que otros continentes se sometieran. Si peleaban contra su Templo de la Luz Sagrada, un conflicto tenía que suceder. En ese momento, ambos bandos serían derrotados y heridos.

Aunque el Continente Chenwu era solo un continente, Gu Dongchen y la fuerza de los demás no podían pasarse por alto. Aunque los abrumaron en número, era un continente con una larga línea de historia. Algunos dragones ocultos y expertos tigres en cuclillas estaban destinados a existir; si lucharon aquí, Qin Zejun podría incluso lesionarse.

“No depende de ti hablar sobre cómo vamos a defendernos de los Demonios y los Diablos, todos ustedes pueden irte a la mierda! Eres tan molesto, la amenaza del Dominio Diablo y Demonio es inminente, pero quieres tomar ¡esta oportunidad de amenazarnos y dominar todo el mar del este! ¡Solo en tus sueños!” Liu Menger se puso de pie, la expresión en su cara era fría como la escarcha, sus bonitos ojos brillaban con un brillo furioso.

Qin Zejun ahora se había dado cuenta de que no sería capaz de tragarse el Continente Chenwu. Lo que no podía entender era que es lo que le daba tanto valor a los artistas marciales del Reino Nirvana del Continente Chenwu que hasta se atrevían a resistir solos a los Demonios y Diablos: ¡no era más que un callejón sin salida! Las cosas no iban según sus cálculos.

“¡Tsk, tsk, tsk, la Emperatriz del Arma Divina sigues siendo tan valiente como siempre! ¡Incluso te atreves a hablar así hacia nuestro Papa del Templo de la Luz Sagrada!” Desde muy lejos flotaba una risa traviesa, resultó ser de un anciano.

Al escuchar esta voz, algunos de los artistas marciales del Reino Nirvana de repente se sobresaltaron. Mientras Gu Dongchen por otro lado, inmediatamente se puso de pie, se rió y dijo: “¡Han llegado las personas verdaderas para participar en la Asamblea de Héroes!”

Chen Xiang estaba un poco curioso, preguntó en voz baja, “Elder Wu, ¿quiénes son?”

“¡Ellos son los expertos de los otros tres dominios! Ellos tienen algún conflicto con nuestra Secta Marcial Extrema, originalmente no tenían la intención de participar, pero el Decano de alguna manera los persuadió.” Wu Kaiming respondió en voz baja.

Chen Xiang ahora entendía por qué Gu Dongchen había dicho que los asientos no eran suficientes. Originalmente, era por el número de expertos de los continentes de los otros tres dominios: los mares del sur, los mares del norte y los mares del oeste eran más en comparación con los mares del este. Si todos ellos llegaran, entonces la reunión actual podría compararse con la de hace cien mil años.

“¡Todos ustedes levántense rápidamente, están ocupando el asiento de otros!” Lian Yingxiao se rió.

Chen Xiang reconoció que Lian Yingxiao podría ser un artista marcial del Reino Nirvana de la octava tribulación. De lo contrario, no contradeciría tan valientemente a Qin Zejun. Después de todo, los Decanos de la Secta Marcial Verdad, Secta Proud Sword, la Secta Inmortal Libre y otros permanecieron en silencio mientras observaban tranquilamente el proceso.

En cuanto a Hua Xiangyue, ella misma había sido muy misteriosa. Además, ella era una alquimista de alto rango. Mientras Liu Menger estaba a cargo del Imperio Celestial del Arma Divina y el Valle Icewind, también cultivó el Entrenamiento Divino del Viento de Hielo, aunque solo había cruzado seis tribulaciones, su fuerza era impresionante.

“¡Viejo Hai, tanto tiempo sin verte!” Lian Yingxiao se rió y dijo cuando apareció un anciano de pelo blanco vestido con una túnica azul junto a Qin Zejun.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente