Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

WDDG – CAP 280 – Dan Hundred Beasts

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

————

El Dan Hundred Beasts es un poco difícil de refinar, para ser precisos, la dificultad radica en la fusión de la gran cantidad de la esencia de vida del núcleo del monstruo con las hierbas. Esto también era la primera vez que Chen Xiang estaba usando tantos núcleos de bestias espirituales para la alquimia.

El Fruto Elemental de la Bestia, la Hierba de la Bestia Espiritual, La Planta del Origen de las Tres Hojas y la Flor del Demonio, estas cuatro hierbas eran bastante caras, pero no se contaban como algo demasiado precioso.

Tales como la Fruto Elemental de la Bestia, la Hierba de la Bestia Espiritual, la Flor del Demonio, se podían encontrar en lugares donde había  muchas bestias espirituales. Sin embargo, ellos estaban custodiados por poderosas bestias espirituales, por lo que solo los artistas marciales más fuertes podían alcanzarlos. Este tipo de hierbas espirituales tenía energía, pero todas ellas era muy ventajosas para las bestias espirituales, debido a su constitución especial. Para los humanos, aunque todavía eran algo útiles, su uso todavía era muy mínimo.

La Planta del Origen de las Tres Hojas eran las raíces de un árbol muy peculiar. En este árbol, tres formas diferentes de hojas crecían, e incluso cada uno de sus colores era bastante diferente. Su raíz también podría volver a crecer, dando a luz una energía especial, que era muy útil para las bestias espirituales y podría mejorar la constitución de las bestias espirituales.

El núcleo de la bestia espiritual tenía una gran cantidad de esencia de vida y energía de bestias espirituales acumuladas en ella. Era equivalente al Qi Verdad de un humano, y también tenía una energía incomparablemente pura. En este momento, Chen Xiang controlaba una cantidad significativamente grande de esencia de bestia y la fusionaba con diversos polvos herbales de diferentes características. El objetivo de hacer esto era coagularlo en un Dan.

La última vez cuando refinó el Dan Espiritual Elemental, el alma divina de Chen Xiang era solo un infante, pero ahora este tenía diez años. Su actual sentido divino era un mundo diferente en comparación con el pasado, el cual le permitía refinar dans con el doble de trabajo y con la mitad del esfuerzo, dándole un control aún más sutil sobre el horno.

Con el feroz balanceo del Horno Dragón de la Flama Brillante, Chen Xiang dejó escapar un grito ahogado, antes de que el horno se estabilizara. Cuando Chen Xiang abrió los ojos, una leve sonrisa apareció en su rostro, “¡Después de fallar veinticinco veces, finalmente he tenido éxito!”

Solo había pasado un día y el resultado había dejado a Su Meiyao y Bai Youyou muy satisfechas. Cuanto más rápido era el progreso de Chen Xiang, más rápido podían restaurar su fuerza.

“¡Ocho dans!” Chen Xiang abrió la tapa, solo para ver ocho dans brillando con un aura azur, acompañado por el ascenso del Qi Elemental del núcleo del monstruo. Recogió un dan y se lo arrojó a Long Xueyi mientras se reía y decía: “¡Pequeña dragón, pruébalo!”

Long Xueyi, aunque todavía lo atrapó, tuvo una mirada triste mientras solemnemente decía: “Soy un dragón, no esas bestias espirituales de bajo rango. Este tipo de dans son lo mismo para mí que para los humanos, ¡completamente inútiles!”

Aunque ella lo dijo, al ver un dan tan hermoso que incluso exudaba un aliento tan tentador, la obligó a tragar saliva ferozmente, ya que también hizo que se lamiera los labios.

En los ojos de Long Xueyi, este Dan Hundred Beasts era mucho mejor que el Dan Building Foundation. Especialmente ese tipo de fragancia de hierba, la hizo completamente incapaz de resistir, causando que casi se caiga, sin mencionar la rica energía presente dentro del dan.

Este Dan Hundred Beasts, en sus ojos, era lo mismo como una fiesta suntuosa.

Su aspecto actual hizo que Chen Xiang y las dos bellezas estallaran en carcajadas en su corazón. Hace solo unos momentos, ella dijo firmemente que este Dan Hundred Beasts no era lo suficientemente bueno para su linaje dragón, sin embargo, su expresión actual de “querer comer pero no poder comer” hizo que los espectadores quisieran reírse.

La pequeña dragona codiciosa era, después de todo, una pequeña dragona codiciosa. Ella siempre había comido flagrantemente muchos dans, y ya había dejado de preocuparse por eso y simplemente había dejado a un lado su dignidad de dragón [Jajaja]. Ella puso el Dan Hundred Beasts en su boca y cuidadosamente la masticó en finos pedazos. Era la primera vez que Chen Xiang la veía tener tanto cuidado mientras comía un dan. En el pasado, cada vez que comía un Dan, era como si estuviera comiendo arroz, metiéndose un montón en la boca.

“Sabe bien, ¿verdad?” Chen Xiang se rió y dijo.

“¡Ujum!” Long Xueyi asintió con la cabeza, su par de ojos acuosos estaban mirando el horno de Chen Xiang, “Los dragones son el emperador de todas las bestias. Aunque el Dan Hundred Beasts es un poco crudo, es apenas lo suficientemente bueno para un dragón. Dame enseguida más, este tipo de dans son innecesarios para ustedes los humanos.”

Chen Xiang y Su Meiyao de repente comenzaron a reír. Antes, ella había dicho que era inútil para ella, pero ahora ella los estaba tratando como un tesoro.

Bai Youyou, incluso con su tez helada, tenía una astilla de sonrisa colgando de su rostro. Después de que Chen Xiang vio esto, lo elogió sin cesar en su corazón; esta mujer fría comenzó a reírse, como dentro de una tierra de nieve, había una cálida y orgullosa ciruela roja floreciendo.

Chen Xiang le dio a Long Xueyi algunos dans; de hecho, eran bastante inútiles para él.

Refinar el Dan Hundred Beasts era muy sencillo, Chen Xiang, en una hora, fue capaz de refinarlo dos veces, con diez dans cada vez. Ahora todavía le quedaban algunas hierbas, y aprovechando su estado de ánimo entusiasta, refinó el resto de las hierbas en un solo aliento, refinando con éxito el Dan Hundred Beasts veinte veces, aunque falló un par de veces. En este momento, ya tenía doscientos dans.

Pasaron dos días, pero aún no había señales de Liu Menger. Estos últimos dos días, Su Meiyao y Bai Youyou estaban dentro de su habitación, divirtiéndose con Long Xueyi. Chen Xiang, con el fin de dejarlas jugar, no se fue y las protegió. Las tres chicas no podían caminar por los alrededores, y él sabía que esta era una oportunidad única. Chen Xiang, por supuesto, iba a dejar que ellas se divirtieran al contenido de su corazón.

“No te preocupes por nosotras. Si necesitas hacer algo, entonces está bien que vayas.” Bai Youyou caminó al lado de Chen Xiang. Aunque su voz era fría como el hielo, había un rastro de dulzura inexplicable en ella.

“Pequeño bribón, ¿vas a buscar a esa seductora, Hua Xiangyue?” Su Meiyao preguntó con una sonrisa.

“Ujum, quiero que me lleve a atrapar una bestia espiritual.” Chen Xiang asintió con la cabeza. Originalmente, quería que Liu Menger lo sacara, pero Liu Menger no estaba allí.

Bai Youyou dijo: “Tienes que comprar una bolsa de bestia profunda, sin embargo es muy costosa.”

La bolsa de bestia profunda estaba especializada para almacenar bestias demoníacas y bestias espirituales. Solo era adecuado para usar en las bestias, y si los humanos estuvieran almacenados dentro, rápidamente llegaría su fin. También era muy costoso, y en general, solo los artistas marciales que podían reprimir formidables bestias espirituales o bestias profundas lo comprarían.

“¿Pídele a tú hermana Menger que refine uno para ti? Eso solo le llevará uno o dos días, además, ahora tiene un espíritu de fuego. Su velocidad será más rápida.” Su Meiyao habló mientras se reía. Ella llegó al lado de Chen Xiang y jugó con su cabello.

Con el Dan Hundred Beasts, las bestias espirituales podrían ser atraídas, lo que facilitaría su captura. Además, si también se puede adquirir el reconocimiento de una bestia espiritual, y siempre que se establezca un contrato, la bestia espiritual será retenida.

Pasaron tres días, pero Liu Menger aún no había regresado. Chen Xiang no podía esperar más, así que dejó la Tienda del Arma Divina y llegó a la Torre Danxiang. Una vez que ingresó a la Torre Danxiang, Hua Xiangyue vino inmediatamente, y él también pudo sentir a Hua Xiangyue.

“Pequeño bribón, ¡solo viniste buscando por tu hermana después de tanto tiempo! ¿Te está yendo bien ahora?” Hua Xiangyue se rió maliciosamente y dijo. Hoy, vestía un vestido y medias muy comunes, pero junto con su cola de caballo, se veía muy hermosa y tentadora.

Chen Xiang se rió y dijo: “Estoy mucho mejor. Quiero atrapar a una bestia espiritual, pero me preocupa encontrarme con una bestia espiritual bastante poderosa, por eso me gustaría pedir ayuda a la hermana Xiangyue.”

“¿Oh? ¿Significa que ya puedes refinar un Dan Hundred Beasts? ¡Han pasado solo unos pocos días!” Hua Xiangyue se sorprendió, sus encantadoras cejas se juntaron. Extendió su mano y dijo: “Déjame echarle un vistazo a tus Dan Hundred Beasts.”

Chen Xiang sacó unos cuantos dans y se los entregó, “¡Esto es lo que he refinado después de usar todas las hierbas!”

Hua Xiangyue, después de ver los dans azur, estaba aturdida, “Imposible. Tus fallas no excedieron cincuenta veces, y solo en unos pocos días, tuviste realmente éxito. No lo has refinado antes, ¿verdad?”

“No. ¿Qué tiene de difícil esto?” Chen Xiang frunció los labios y dijo: él tuvo éxito en solo un día.

Entonces, Hua Xiangyue agarró a Chen Xiang, saltó de la alta Torre Danxiang y, en un abrir y cerrar de ojos, se encontraban fuera de la Ciudad Fragancia. El cuerpo de Chen Xiang era casi incapaz de soportar este tipo de velocidad aterradora.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Deja un comentario