Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

WDDG – CAP 265 – Refíname

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

————

Chen Xiang vio una espada y un sable erguidos en la entrada de la ciudad, lo que le hizo emitir un clamor de sorpresa. Tanto la espada y el sable eran bastante grandes; eran incluso más altos que las murallas de la ciudad, y parecía que estaban forjados de hierro.

Después de entrar en la ciudad, una escena bastante bulliciosa de la ciudad entró en la vista de Chen Xiang. La mayoría de las tiendas en el interior vendían armas y armaduras, además, también podía escuchar muchos sonidos de martilleo de hierro. Debido a que el refinado de los equipos requería llamas, había un piso de refinación en cada una de las tiendas. Esto condujo al aumento de la temperatura de la ciudad entera.

Los ciudadanos aquí eran muy fuertes, todos eran altos, fuertes y muy cálidos. Pero, por supuesto, no pocas personas también vinieron de otras provincias. La mayoría de ellos vinieron aquí para comprar el arma apropiada, o vinieron a comprar los productos para venderlos en otras provincias.

Al este de la ciudad se encontraba el Palacio del Arma Divina, que estaba rodeado por altos muros rojos. Esto era igual a la Secta Marcial Extrema y tenía muchos patios de varios tamaños. En el pasado, solía ser la Secta del Arma Divina, la principal organización del Imperio Celestial del Arma Divina. En el interior no solo había discípulos, también había algunos oficiales que eran responsables de tratar varias cosas para el Imperio Celestial del Arma Divina.

Justo cuando Chen Xiang llegó a la entrada del Palacio del Arma Divina, se detuvo y sacó la ficha que le había dado Liu Menger.

“Quiero ver a su Emperatriz.” Chen Xiang dijo despectivamente. Había llegado fácilmente aquí ya que no había encontrado ningún tipo de ataque en el camino. Usando un sombrero de paja, con una gran barba en su cara y un parche en su ojo lo que lo cubría para que otros no lo reconocieran.

Esos guardias en la entrada principal, después de ver la ficha, no se atrevieron a mostrar el más mínimo descuido, y tenían a alguien dispuesto a ir con Chen Xiang. Por lo que saben, no muchos podrían tener esa ficha. Si es necesario, la ficha podría usarse para movilizar al ejército del Imperio Celestial del Arma Divina. Tener esto muestra también que era la prueba de una buena relación con Liu Menger, y también era un signo de su confianza.

Estos guardias sabían que Xue Xianxian también tenía uno.

Si Chen Xiang estuviera familiarizado con el Palacio del Arma Divina, también podría caminar con esa ficha, pero actualmente, ni siquiera estaba al tanto del significado de la ficha.

Chen Xiang siguió a ese guardia a través de patios uno tras otro, y finalmente llegó a un lugar muy remoto.

“A delante está la residencia de su majestad. No puedo ir allí, no me atrevo a acercarme más.” Después de decir estas palabras, el guardia se fue apresuradamente.

En frente, había un patio muy grande, y Chen Xiang incluso podía ver una pequeña montaña adentro. Al mismo tiempo, también podía oler la fragancia de las flores flotando desde adentro hacia afuera. De hecho, era la residencia de una mujer.

Nadie estaba alrededor del gran patio. Era bastante tranquilo aquí, y uno podía escuchar los gritos de los pájaros que venían del patio de vez en cuando.

Chen Xiang se acercó. Originalmente, había planeado pasar directamente la pared a la habitación y darle a Liu Menger una agradable sorpresa, sin embargo, no esperaba que una fuerza poderosa lo enviara a retirarse. Una formación muy poderosa estaba realmente protegiendo el patio.

“¿Quién es?” Desde el interior del patio, salió un grito noble pero frío y hermoso.

“¡Soy yo [tu papi]!” Chen Xiang respondió sin entusiasmo.

La puerta se abrió automáticamente. Con una sonrisa traviesa, Chen Xiang inmediatamente entró. Justo cuando entró, la puerta se cerró automáticamente, lo que le dejo sorprendido en secreto. Era que Liu Menger era realmente floja.

Después de entrar, una hermosa mujer que llevaba un longuette [más latino un vestido más debajo de la rodilla] blanco, sentada tranquilamente en el suave césped, apareció en su vista. Sus cejas se movían nerviosamente mientras observaba una imagen de patrón espiritual en un papel. Por el momento, sus bonitos ojos brillaban extrañamente.

Este lugar rebosaba de la fragancia de las flores, así como de una fragancia corporal embriagadora de mujer. Al ver el elegante, refinado y noble porte de Liu Menger al frente, el corazón de Chen Xiang se agitó. No pudo evitar pensar en varias cosas ambiguas que había experimentado con ella en su mente. Esto hizo que su abdomen inferior repentinamente se calentara.

“¡Humph!” Liu Menger, a pesar de que todavía no había visto a Chen Xiang, todavía sentía la extraña temperatura cambiante en el cuerpo de Chen Xiang, lo que provocó que escupiera. En cuanto a Chen Xiang, este pequeño bribón, ella ya estaba acostumbrada a su comportamiento.

Liu Menger se puso de pie y caminó hacia Chen Xiang. Sintiendo que soplaba el viento fragante, Chen Xiang, que estaba aturdido, repentinamente recuperó sus sentidos mientras se reía maliciosamente y decía: “Hermana Menger, ¡vine a verte! Bien, ¿dónde está Xianxian? ¿No está ella junta a ti?”

“La he enviado al Valle Icewind. Tanto Xianxian como Youlan tienen la misma constitución, ir para ella es muy bueno.” Liu Menger miró a Chen Xiang con resentimiento. Con los brazos en jarras, dejó escapar un bufido tierno antes de preguntar: “¿Qué es? ¡Habla rápido!”

Mirando esa cara que era tan incomparable y bella como el jade, Chen Xiang se rió maliciosamente, “Hermana Menger, realmente vine a verte a ti y a Xianxian, y convenientemente también requiero de tu ayuda.”

“Humph.” Por lo general, Liu Menger tendría una actitud fría, orgullosa y noble, pero después de encontrarse con Chen Xiang, ella estaba en su ingenio, y su verdadero personaje quedó expuesto.

Chen Xiang se rascó la cabeza y se rió tontamente: “Hermana Menger, ¿no vas a pedirme que me siente, y luego darme un té o algo así?”

“Pooh, tienes algo de negocios conmigo, ¿por qué debería servirte?” Liu Menger concluyó que Chen Xiang vino por algo. Aunque ella y Xue Xianxian a menudo le decían a Chen Xiang que viniera, conocían el personaje de Chen Xiang; si realmente quería venir, entonces ya habría llegado.

Liu Menger se sentó directamente en el césped y dijo: “Siéntate, no tienes nada por lo que apurarte, pero estoy muy ocupada.”

Chen Xiang estaba sentado con las piernas cruzadas en el suelo. Mirando a Liu Menger, se rió y dijo: “Hermana Menger, ¿está enojada conmigo?”

Liu Menger resopló con ternura y dijo: “¿Quién se atreve a enojarse contigo? Nos hiciste a nosotros, los viejos magnates, sangrar tanto. Por el contrario, Hua Xiangyue, esa seductora, solo te dio unos pocos dans que no celebró valor.”

Chen Xiang se sorprendió por un momento. De repente sintió que Liu Menger parecía celosa y también interesado en él. Esto hizo que su corazón palpitara repentinamente al sentir una especie de excitación inexplicable.

“Hermana Menger, eres realmente estúpida. ¡Cómo pudiste enviar a Youlan y Xianxian a la Wasteland del Sur, eso era demasiado peligroso!” Chen Xiang dijo con culpa.

Cuando Chen Xiang planteó este asunto. Liu Menger de repente se enojó. Con su dedo tierno, ella implacablemente golpeó la frente de Chen Xiang cuando dos tiernos sonrojos no pudieron evitar aparecer en su hermoso rostro.

“¡Todo es por ti! No las habría dejado ir, pero Youlan, esa chica realmente dijo grandes conejos… Como no la solté, ella siguió diciendo… Humph, humph, finalmente también no tenía otras opciones ya que solo podía hacer que Xianxian la siguiera, para que no pasara nada con esa chica de piel gruesa.” La voz de Liu Menger estaba llena de quejas. Todo era culpa de Chen Xiang, y era él quien le había enseñado todo a Leng Youlan.

Chen Xiang comenzó a reír avergonzado, “Cough, Cough, hermana Menger, tengo veinte Dans Building Foundation, ¿lo quiere tú Imperio Celestial del Arma Divina? Si los deseas, puedo vendértelos.”

Liu Menger se sorprendió primero, antes de responder precipitadamente: “¡Lo quiero! ¡Di tu precio!”

Una sonrisa malvada apareció en la cara de Chen Xiang, “Bésame y te las daré.”

Liu Menger escupió tiernamente en respuesta y dijo: “No bromees, di el precio rápidamente.”

De repente, la sonrisa en la cara de Chen Xiang desapareció, él solemnemente dijo: “No quiero dinero, solo quiero que la hermana Menger me ayude con algo.”

Liu Menger frunció el ceño y preguntó: “¿Qué es? Habla lo que necesitas.”

“Hermana Menger, ¿tiene un gran horno?”

Liu Menger asintió con la cabeza, “Sí tengo. Suelo usar el gran horno para refinar una gran cantidad de materiales para refinar equipos. ¿Quieres que te ayude a refinar algo? ¿Has venido a mí por algo tan trivial?”

Chen Xiang negó con la cabeza y dijo con una sonrisa irónica: “No quiero que refines algo para mí, sino que quiero que me refines.”

“¿Qué?” Liu Menger sospechaba que había escuchado mal. ¿Refinarte? ¿No es esto un acto suicida?

Pagina Anterior
Pagina Siguiente