Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 78 – VPA – Mala suerte apunto de ocurrir a Yang Shuguang

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Un amigo mío fue arrestado por ustedes, ¿estaría bien si no vengo?” Me burlé.

“¿Es eso así? Solo espera, ¡inmediatamente bajaré!” Jiang Yongfu colgó el teléfono. Estaba maldiciendo en su corazón, que idiota molesto a esta persona importante otra vez, ahora vino personalmente a preguntar por la persona.

Inmediatamente después de marcar el número de teléfono, la policía que está de servicio a lado del de la actitud giró ciento ochenta grados, y con respeto nos condujo al sofá en la sala de tareas, y nos sirvió té y agua. Por lo que parece, una persona que puede lograr que el jefe responda una llamada definitivamente no sería normal, si él lo enojaba, entonces el jefe no lo dejaría.

Por otro lado, Chen Weier y su madre que estaban a mi lado me miraban increíblemente, era como si todo esto fuera imposible.

En poco tiempo, Jiang Yongfu salió corriendo con la cara llena de sudor. Después de ver dónde estaba, se apresuró a acercarse y estrecharme la mano, “Hermano Liu, lo siento mucho; lo verificaré de inmediato, ¿cuál es el nombre de su hermano?”

“Chen Yong”, respondí.

“Xiao Wu, ¿quién lo trajo de regreso ahora?”, dijo Jiang Yongfu al policía de turno.

“El equipo de Defensa, el Capitán Yang, acaba de traer a alguien, no sé de quién es esta persona… que Ge está hablando”, respondió el policía. Originalmente vio que la persona frente a él era incluso más joven que él, pero el jefe ya lo llamaba Hermano Liu, por lo que dirigirse a él como Liu-ge definitivamente no estaría mal.

“¡¿Dónde lo trajeron?!” Al escuchar que fue Yang Shuguang quien lo arrestó, ¡sintió que sus pulmones estaban a punto de explotar! La última vez que enojó a alguien fue por este Yang Shuguang, él no pensó que no mucho después, este tipo hiciera otro hoyo por el.

“La sala de interrogatorios en el tercer piso”, dijo el policía.

“Hermano Liu, espere un momento, iré arriba y echaré un vistazo”, dijo Jiang Yongfu.

“No importa eso, jefe Jiang, iré arriba con usted, he probado el trabajo de uno con el apellido Jiang. ¡No dejes que mi amigo sea electrocutado hasta la muerte!” dije sin rodeos. Al escuchar eso, la cara de Jiang Yongfu palideció, probablemente ya tenía la intención de asesinar a Yang Shuguang.

En ese momento, Chen Weier y su madre me miraban con asombro. Debes saber que estaba hablando con el jefe de la policía, y por el tono que estoy usando, no le voy a dejar ninguna cara al Jefe Jiang. Incluso Chen Weier no podía creer que este compañero de escuela que era más joven que ella por dos años fuera alguien que se sumergiera tanto en blanco como negro. Ayer no se distinguía entre usted y yo con un jefe del submundo, hoy se llamaba hermano con el jefe de la policía. Chen Weier no pudo evitar sentir curiosidad por la persona que tenía delante.

Subí las escaleras con Jiang Yongfu al primer piso, y llegué a la puerta de la familiar sala de interrogación.

“Kuangdang”, la puerta de la sala de interrogatorios fue abierta por Jiang Yongfu. Corrí hacia adelante, y vi que la mano izquierda de Chen Yong estaba esposada en el baño de agua como se esperaba, un policía empujaba el bastón electrónico hacia el agua. Yang Shuguang fumaba como un jefe a lado.

“¡Diablos!” Al ver esta escena, Jiang Yongfu envió el bastón electrónico en las manos de la policía volando con una patada, y luego miró a Yang Shuguang solemnemente, “¿Realmente no puedes recordar cosas? ¿Quién te autorizó a arrestar personas? “En el momento en que ingresaron a la sala de interrogatorios, Jiang Yonfu ya decidió sacrificar a este bastardo, Yang Shuguang, que solo le causó problemas.

“¡Jefe Jiang, esta persona golpeó a mi hijo en el hospital!”, explicó Yang SHuguang.

“¿Golpear a tu hijo? ¿Por qué no golpeo al mío, por qué tuvo que golpear al tuyo?”, replicó Jiang Yongfu. Él sabía claramente que el hijo de Yang Shuguang, Yang Kaiyuan, hacía prácticamente todo tipo de cosas malas, desde engañar hasta mentir, desde cenar y correr hasta contratar prostitutas, hasta apostar, si no estaba Yang Shuguang cuidándolo , este mocoso habría estado en la cárcel quién sabe cuántas veces.

“Sobre esto …” Yang Shuguang todavía quería explicar, pero viendo la expresión furiosa en el rostro de Jiang Yongfu, y yo en el costado, las palabras no saldrían de su boca.

“Quítate el uniforme, entrega la placa y bastón del equipo de defensa, y luego escribe un informe para mí cuando vuelvas, ¡estás suspendido temporalmente!”, dijo Jiang Yongfu con expresión disgustada.

“Jefe Jiang, mira… yo…” Los ojos de Yang Shuguang estaban muy abiertos, y miró al viejo jefe frente a él con incredulidad. ¿Estaba a punto de ser suspendido por haber arrestado a alguien?

“¡No hay necesidad de decir nada!” espetó Jiang Yongfu. Luego se dio la vuelta y me dijo con tono tranquilo: “Hermano Liu, me pregunto si está satisfecho con este resultado”.

Yang Shuguang estaba bastante confundido cuando me vio antes, ahora lo entendía, el que quería tratar con él era yo. Y este Chen Yong debe ser mío. Al ver la actitud educada que incluso Jiang Yongfu tenía hacia mí, era natural que le sucedieran cosas malas.

Yang Shuguang entendió claramente el problema entre él y yo, y sabía que no lo dejaría salir fácilmente. Por lo tanto, preguntó desanimado: “Jefe Jiang, si me va a sentenciar a muerte, al menos déjeme morir comprensivamente, ¿cuál es exactamente la identidad de esta persona?”

“¿Identidad? Nada especial realmente, él es solo el yerno del CEO de Shuguang Corporation, que también es el yerno del élder Zhao. Por supuesto, nuestra estación de policía también es un lugar justo, incluso si es una persona normal, ¡trataría las cosas según el libro! “Jiang Yongfu dijo con justicia.

Yang Shuguang finalmente entendió por qué Liu Ran cayó tan fácilmente, fue porque los funcionarios provinciales respaldaron la situación.

Las esposas de Chen Yong fueron quitadas por la policía con una gran visión hace siglos, Chen Weier se apresuró ansiosamente y lo ayudó a levantarse, “Ge, ¿estás bien?”

Chen Yong negó con la cabeza, “Estoy bien, el cuerpo de tu hermano mayor es fuerte. ¡Este tipo de castigo pequeño no es gran cosa!

Solo entonces, Chen Weier volvió en sí misma y me miró con incredulidad. Ella no pensó que un primer año que parecía ser un poco arrogante realmente resolvió el problema, y ​​que el Jefe Jiang también parecía temerle un poco. ¿Qué tipo de persona es él exactamente? ¡Oh sí, el Jefe Jiang acaba de decir que es el yerno del CEO de Shuguang Corporation! Pero ¿¡cuántos años tiene él, cómo puede ser el yerno de alguien, ella debe haberlo oído mal!? Chen Weier inconscientemente se consoló a sí misma, pero ¿por qué pensaba así, ella tampoco lo sabía?

Después de decir adiós a la familia de Chen Weier frente a la estación de policía, Jiang Yongfu quería enviar un vehículo policial para enviarme de vuelta. Debido a que el cuerpo de Chen Yong fue electrocutado, por lo que todavía está un poco débil, conseguí que él les enviara a Chen Weier y a ellos de nuevo.

La madre de Chen Weier continuamente me dio las gracias, después de que Chen Yong descubriera que lo salvé, su agradecimiento hacia mí aumentó masivamente, es solo que Chen Weier y su madre todavía estaban a un lado, por lo que no dijo nada.

La más feliz aquí fue Chen Weier, dos veces había estado en problemas, y mi repentina aparición la había salvado ambas veces.

Después de despedirse de las tres personas, Chen Weier y ellos se subieron al automóvil de la policía que llamó Jiang Yongfu.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente