Capítulo 22 – ¡Poniendo en marcha el plan para detener la boda!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¿No es esta la primera vez que fallas en una misión?” Dijo Epsilon, mientras ponía sus hermosos labios en una copa de vino y miraba el paisaje nocturno en la capital del reino de Oriana.

“Lo lamento mucho”.

Detrás de ella, estaba Número 559, Victoria.

Ellas estaban en la suite más lujosa del hotel Mitsugoshi ubicado justo al lado de la tienda que manejaban en el reino de Oriana.

El interior estaba decorado con los artículos más lujosos que Mitsugoshi tenía, y por la ventana, se podía ver un hermoso paisaje de la ciudad.

Aunque la habitación tenía un precio de un millón de Zenis por noche, algo que solo los nobles podían pagar, las reservaciones estaban llenas hasta por un año.

“Escuché el informe sobre Número 666”.

“Creo que deberíamos ejecutarla lo más pronto posible”.

“Admito que sus acciones no fueron las más correctas, pero tampoco creo que debamos tomarlo como una traición, al menos no ahora”.

“Pero…”

“Tu lealtad es esplendida, pero por eso mismo hay veces que haces más de la cuenta. Recuerda que en un futuro estarás en una posición muy cercana a las 7 sombras, no me decepciones”.

“… Sí”.

Número 559 apretó sus puños con fuerza.

“La culpa de lo que pasó no es solo tuya, yo también soy responsable por no informarle a Número 666 sobre su madre”.

“Pero…”

“No pensé que la reina estuviera en la fortaleza Saisho. Fue un error dejar que esas dos se encontraran”.

“No creo que…”

“No planeaba mentirle, solo quería acabar con esto antes de que ella lo supiera”.

Epsilon tomó un poco de vino.

“Pero parece que Shadow-sama está siguiendo de cerca este caso…”

“Sí. Lo escuché decir que no lo aceptaría, con mucho enojo por cierto”.

“Ya veo… Shadow-sama ya debió ponerse en contacto con Número 666”.

“Eso fue rápido”.

“Sí, aunque no la castigo ni la ejecutó”.

“Debe haber alguna razón. Tal vez lo está posponiendo, o hay una razón más profunda detrás de todo esto…”

“Yo no lo sé. Hay cosas que solo Shadow-sama es capaz de ver…” Dijo Epsilon en un tono algo distante.

“Aunque eso… me parece un poco solitario”.

“Sí… el más solitario de todos y a la vez quien pelea con más orgullo, es Shadow-sama”.

“Shadow-sama…”

Victoria frunció el ceño con pesar y pena.

“Dejemos el juicio de Número 666 en manos de Shadow-sama. El problema ahora es el anillo de las ruinas”.

“Es mi culpa por no recuperarlo cuando pude”. Dijo Número 559 con frustración.

“Al menos tu decisión de recuperarlo fue correcta. Ese anillo es una ‘llave’”.

“Sí”.

“Hay que recuperarlo cuanto antes”.

“Es peligroso. Si los arrinconamos puede que decidan usa la ‘llave’. Según la leyenda si alguien usa la llave el reino de Oriana será…”

“¿La Rosa Negra es realmente tan peligrosa?”

“Según la leyenda, cuando el reino de Oriana estaba cerca de la aniquilación, gracias a eso aniquilaron a los 100 mil soldados de Begalta que estaban reunidos alrededor de toda la ciudad”.

“¿La Rosa Negra es así de poderosa…?”

“Ya le informé sobre esto a Alfa-sama, ahora mismo debería estar reuniendo a todo el personal necesario. Cuando estemos listas—” Dijo ella, pero…

De repente la puerta se abrió y de allí salió Cid vistiendo una bata de baño.

“Aaah~ Qué rico baño. Los baños al aire libre son esplendidos y más si son privados”. Dijo él, sentándose felizmente en un sofá.

“Hablaremos de esto más tarde”. Dijo Epsilon en voz baja y luego se sentó al lado de Cid.

“¿Desea beber algo?”

“Un café con leche estaría bien”.

Epsilon de inmediato sacó una botella del refrigerador mágico.

“¿Desea comer algo? Puedo llamar al servicio a la habitación”.

“Algo ligero estaría bien. Ah, el Rosbif que cené estaba delicioso”.

“La carne de res de 5 estrellas de Mitsugoshi, entendido. Es delicioso cuando se lo prepara en un sándwich”.

“Ah, entonces un sandiwch y otro rosbif aparte. También un poco de fruta”.

“Haré que lo preparen de inmediato”.

Número 559 hizo sonar una pequeña campana y de inmediato entró el personal.

“Puahh, el café con chocolate sabe mejor luego de un buen baño”. Dijo Cid luego de recibir la botella por parte de Epsilon.

“Masajearé sus hombros”.

“Qué nostalgia. Recuerdo cuando estábamos todavía en mi casa y me servías el té y solías masajear mis hombros”.

“Por esos tiempos estábamos juntos casi todos los días”.

“Es el paraíso~” Dijo Cid, cerrando los ojos mientras disfrutaba de la atención que le daban.

“Pero ¿en serio será gratis?”

“Por supuesto”.

“¿Y el servicio a la habitación también?”

“Por supuesto, eso también es gratis”.

“Gracias, en serio me alegro que estés aquí Epsilon”.

“C-Cómo cree… me halagan sus palabras”. Dijo Epsilon con su cara roja hasta las orejas.

“… Yo masajearé sus pies”.

Número 559 también se unió a los masajes.

Cid se veía realmente satisfecho, con su cara derretida de placer. Por supuesto, Número 559 sabía que esta no era su verdadera faceta.

Él solo actuaba como un chico común y corriente, pero en realidad era el magnífico Shadow, el gran líder de Shadow Garden.

Normalmente, él actuaba como un chico común y corriente para poder moverse libremente sin que nadie sospechara de él.

Pero por eso mismo, casi no tenía tiempo para relajarse.

Por eso, pensando en hacer que se releja al menos por una corta cantidad de tiempo, Epsilon trató de servirle.

“Sobre lo que hablamos antes—”

Pero al contrario de las intenciones de Epsilon, Cid comenzó a hablar de trabajo. Por eso Epsilon, algo triste, empujo sus Slimes contra su cabeza.

“Parece que todo se resolverá más rápido de lo que pensaba”.

“Oh, y eso que solo ha pasado un día”.

“La infiltración e investigación fue fácil. Lo único que queda es eliminar la causa del problema y misión completa”.

“En ese caso, podemos decir que este caso está resuelto”.

“Sí, no fue nada para mí”.

Epsilon se sonrojó un poco al escuchar aquellas palabras llenas de confianza.

“Esplendido Shadow-sama. No solo encontró la causa del problema, sino que también tiene una solución en un solo día…”

“Por supuesto. Esto es algo que solo yo podía hacer, una hazaña que incluso desafía a dios”.

“¡¿D-Desafiar a dios?! ¡Su Epsilon está asombrada, siempre pensé que un día llegaría a ese terreno!”

“Ja, podría hacer caer a dios con un solo dedo”.

“¡¿C-Con un solo dedo?! ¡¡Pero qué magnificencia!!”

“Jajaja… si se da la oportunidad, te lo mostraré”.

¡Proclamar una acción que nadie normalmente podría hacer o incluso lograr, este era Shadow-sama!

Epsilon y Número 559 pensaron en eso con una mirada llena de emoción.

 

******

 

Caminé hacia el castillo real disfrutando de una refrescante mañana.

La noche anterior pude quedarme en una suite y de manera gratuita.

El desayuno me dejó bastante satisfecho, era al estilo buffet. El baño era esplendido, con un sauna, e incluso recibí más masajes.

Como siempre, me alegra tener buenas amistades, aunque escuché que Mitsugoshi pensaba abrir un salón de belleza para gente adinerada, así que supongo que yo fui como un conejillo de indias.

De seguro, sacaron la idea del tratamiento de la belleza y las cirugías estafeticas de las que les hablé hace mucho tiempo.

“Bueno no importa, hay cosas que me hacen más feliz que el dinero”.

Por eso, no sentía nada al respecto.

Bien, al parecer el trabajo de Epsilon de hoy empieza por la tarde.

Ayer escuché que habían tomado como rehén a la reina, madre de Rose-senpai. Eso quería decir que, si la liberaba, Rose-senpai despertaría su verdadero yo nuevamente, mataría a Doem y se convertiría en la gobernante de este lugar.

Todos los preparativos estaban listos, aunque en si era una misión bastante simple.

“Primero debo encontrar a la reina…”

Comencé a pensar en una de las mejores formas de aparecer. Después de todo, ahora la eminencia en las sombras estaba a punto de levantar a un legendario gobernante para sus planes.

“Ufufufu…”

Luego de entrar al castillo sin necesidad de un permiso gracias a ser discípulo de Epsilon, me dirigí a la sala de música mientras saludaba a las personas que pasaban por el pasillo. La excusa que puse hoy para venir aquí, era la de practicar mis habilidades con el piano.

Aunque como me esperaba del país del arte, me están dando demasiada atención aun si siendo un mero discípulo.

“¡Señor discípulo…!”

Frente a la sala de muisca estaba Margaret-san. Ella me vio y con un pequeño trote corrió hacia mí.

“¡¿No le pasó nada malo ayer?!”

“No, estoy bien”.

“No pude dormir de la preocupación. ¡Pero todo es culpa de ese guardia…!”

“Ahh, jajaja”.

“¿No le hizo nada malo? ¿No le lastimo sus dedos? Si le hizo algo, podemos hacer que ese guardia duerma para siempre…”

“Tranquila, estoy bien”.

“Me alegro. Sus dedos ahora mismo son más importantes que la vida de un mero guardia”.

“No es para tanto”.

“Pero no hay de qué preocuparse, ese desagradable guardia ya no está más aquí”.

“¿Umm?”

“¡Lo despidieron por robar comida, yo lo acuse!” Dijo Margaret-san con una sonrisita.

“¿Robó comida? Qué tipo tan malvado”.

“Esa desagradable mirada de seguro estaba buscando una oportunidad para hacerlo. Por eso le dije a todos que él era el culpable”.

“¿Umm? ¿No lo viste hacerlo?”

“No lo vi…. Pero no cabe duda de que fue él. Por eso le pedí a mis compañeras que testificaran en su contra”.

“Oh, ya veo”.

“Es un criminal que robó el té y los dulces de la habitación de Rose-sama”.

“Qué malvado”.

¿Hmm? Ahora que recuerdo, creo que algo como eso pasó ayer… nah, me lo debo estar imaginando.

“Exacto. Hice todo lo posible por usted, después de todo es mi deber protegerlo en este lugar”.

“Gracias”.

“Por cierto… ¿hoy no viene junto con Silon-sama?” Dijo Margaret-san mientras abría la puerta de la sala de música.

“Sí, vengo solo”.

“En ese caso, ¿qué le parece si le presento al conde Paroton?”

Luego poco a poco, Margaret-san iba entrando en el tema que ella quería.

“No lo sé”.

Mientras tanto yo traté de alejarme de ella poco a poco con unos esplendidos movimientos de pie.

“¡¿Eh?! ¡¿Por qué no puedo acortar la distancia?! ¡E-Entonces, ¿qué le parece una reunión con el marqués Marikin?!”

“Ahh, es que todavía estoy en entrenamiento”.

“¡E-Eso no es verdad! Kuhh, qué rápido. ¡No solo es rápido, sus movimientos son muy sofisticados!”

“Oh no me halagues tanto”.

“¡Silon-sama lo está tratando de forma muy injusta! A este paso hará que su talento se aleje de usted. Kuuh, no puedo acercarme… pero aun así, ¡como sirvienta tengo mi propio orgullo!”

Margaret-san no se daba por vencida ni, aunque estaba cansada.

“… ¿Quién hará que el talento de quién se aleje?”

De repente, Epsilon apareció frente a la puerta abierta de la sala de música.

Margaret-san puso una sonrisa incómoda por un instante, pero rápidamente se recuperó y la saludo.

“Oh, pero si es Silon-sama. Tenía entendido que hoy vendría por la tarde, ¿acaso me equivoqué?”

“Sí, es por la tarde. Pero decidí venir a cuidar a mi lindo discípulo para que nadie lo interrumpiera”.

“No creo que deba de preocuparse por eso”.

“No, hice bien en preocuparme por eso”.

Ambas se cruzaron de brazos al mismo tiempo, y de repente, un misterioso silencio reinó en la sala de música.

“¿Podrías dejarnos solos? Quiero preparar todo junto a mi discípulo”.

“En ese caso les serviré algo de té”.

“Parece que a las chicas con una flor en vez de cerebro en la cabeza hay que decirles las cosas claras para que entiendan”.

“Si desea ver flores, puedo llevarla al jardín”.

“Te lo diré de una vez para que entiendas. Estorbas, vete de aquí”.

“Aaah, qué miedo. ¡Sálveme por favor, señor discípulo!”

Margaret-san se puso rápidamente detrás de mí y me susurró.

“¿Lo ve? Esa es la verdadera personalidad de Silon-sama”. Dijo ella en mi oído.

“Te estoy escuchando”.

“No olvide que yo siempre seré su aliada. Si me disculpa, me retiro por hoy”.

Así, Margaret-san se dio cuenta de la desventaja que tenía y decidió retirarse.

“Dios, no puedo creer lo tranquilos que están con un guerra iniciando frente a sus ojos”. Dijo Epsilon con un suspiro.

“Sí, parece que no están para nada nerviosos”.

“Los nobles odian las peleas y aman el arte, esa es la historia del reino de Oriana. Todo por culpa de la Rosa Negra…”

“Rosa negra… me encantaría verla con mis propios ojos”.

Yo no vi ninguna rosa negra en el jardín.

“¡¿…?! ¡¿A-Acaso piensa ver la Rosa Negra?!”

“Por supuesto”.

Aprovechando que vine de tan lejos, si existe una rara rosa negra aquí, quisiera verla antes de marcharme.

“Pero si eso sucede… una destrucción completa… es peligroso… aunque si esa es la decisión de Shadow-sama…”

De repente Epsilon comenzó a murmurar cosas que no entendí.

“Epsilon, ¿qué sucede?”

“No, no es nada. Si esa es la decisión que usted tomó…”

“Por supuesto. Ver la rosa negra es mi decisión”.

“¡…! ¡Como usted guste!”

Epsilon dijo eso mientras se arrodillaba.

No esperaba menos de Epsilon. Ella puede exagerar hasta este punto con solo decirle que quiero ver una rosa negra.

“Por cierto, ¿sabes en qué habitación está la reina?”

“¿La habitación de la reina? Aaah, ya veo, conque de eso se trata”.

Por alguna razón ella sonrió.

“Sí, sí, es eso”.

“La habitación de la reina está—”

Luego de que me dijera dónde estaba la reina, salí de la sala de música. Era hora de hacerle una visita, y de paso buscar esa rosa negra.

 

******

No pude encontrar la rosa negra, pero al menos pude encontrar rápidamente la habitación de la reina.

Para mi sorpresa, no había ningún guardia resguardando la habitación. Al espiar por la ventana vi a la reina y al duque Doem.

“¿Hmm…?”

Parecían estar hablando, pero era raro.

“Doem… ¿todavía no reconocerás nuestro amor?”

“Solo espérame un poco más mi amada. Cuando la ceremonia termine ya no necesitaré más de Rose”.

“De seguro solo quieres casarte con ella”.

“Sabes que tú eres la única a la que realmente amo”.

“Prométeme que matarás a Rose y luego te casarás conmigo”.

“Por supuesto, te lo prometo mi amada”.

Luego, el duque Doem y la reina se dieron un candente beso.

Oh my god.

“Mi amor, ya es hora de irme, tengo cosas por hacer”.

“Siempre es lo mismo contigo. De seguro irás a verla, ¿no? Pero está bien, soportaré este dolor un poco más. Esta noche también vendrás a mi habitación, ¿no?”

“Por supuesto. Nos vemos esta noche”.

Doem salió de la habitación mientras que la reina lo vio con pesar.

Me alejé un poco de la ventana y murmuré.

“… Diablos”.

No solo Doem, sino que hasta la reina era culpable.

En otras palabras, aunque la rescate, no servirá de nada.

Qué hago ahora… ah, ¡lo tengo!

“¡Solo tengo que contárselo a Rose-senpai y listo!”

Sí, de seguro si se entera de que la han estado engañando todo este tiempo, su irá arderá y la instará a actuar.

Este será el plan.

Esta noche iré a ver a Rose-senpai con mi atuendo de Shadow, la sacaré de su habitación y haré que presencie lo que esos dos harán esta noche.

“… Te abriré los ojos, sí, esa será mi frase de hoy”.

Hoy soy una eminencia en las sombras que sabe toda la verdad.

Luego, Rose-senpai finalmente se convertirá en la gobernante de estas tierras, dejándose llevar por la ira de ser traicionada por su propia madre.

“Abre los ojos – Gobernante del Fin. Sí, le diré eso, ufufufu… es un plan perfecto”.

Bien ahora solo tenía que retirarme y esperar a la noche.

“Oh, esa es Epsilon”.

Mientras paseaba por el castillo en busca de la rosa negra para matar el tiempo, me encontré con Epsilon.

Estaba haciendo algo en secreto, incluso había borrado su presencia.

Yo también borré mi presencia y me acerqué por detrás de ella y luego toqué su hombro.

“… Lo abrí”.

“Alto ahí”.

En cuanto Epsilon abrió algo le hablé por detrás.

Epsilon rápidamente entró en una posición de batalla, pero al ver mi rostro se tranquilizó y suspiró.

“E-Esplendido Shadow-sama, no sentí su presencia ni por un segundo. Su habilidad de hacerse con el ambiente, como si fuera la manifestación de la existencia misma nunca deja de sorprenderme”.

Síp, es la misma Epsilon de siempre.

“¿Y qué estás haciendo por aquí?”

“Bueno…”

Ella estaba incómoda. De seguro iba a robar algo de dinero.

“Estaba buscando la ‘llave’ de la que hablamos. Sé que la tiene el duque Doem, pero parece que la caja que él carga es una falsificación…”

Como no pudo encontrar la ‘llave’ trató de hacerlo de la manera ilegal.

Qué lógica tan irrazonable.

“Será difícil lidiar con este problema si no sabemos al menos en dónde está ese objeto”.

“Ya no necesitas buscar la llave”.

“¡…! ¡¿A-Acaso usted ya…?!” Dijo Epsilon mirándome con gran asombro.

“… Por supuesto”.

¿Ya abrió la puerta de forma ilegal así que para qué necesitaba de la llave ahora?

“Esplendido Shadow-sama, y pensar que ya había llegado tan lejos… sus ojos ven un futuro mucho más preciso que cualquiera otra persona pudiera ver… sí, sus ojos son los ojos de un dios… no, ¡mucho más que eso! ¡Estoy tan orgullosa de poder servirle, Shadow-sama!”

No esperaba que pudiera reaccionar de manera tan exagerada ante una respuesta de lo más normal del mundo.

“En ese caso, ya todo los preparativos están listos”.

“¿Preparativos? … Ah sí, los preparativos. Todo está listo”.

Los preparativos para esta noche estaban listos, era momento de decirle a Rose-senpai la verdad.

“Si me disculpa, regresaré a mis deberes”.

“Buena suerte”.

Luego de eso me despedí de Epsilon, salí del castillo y fui al hotel a esperar pacientemente a que llegara la noche.

 

******

 

Rose suspiró, esperando con nerviosismo a su sirvienta de cabello rojizo que estaba sirviendo el té.

Ella tomó un sorbo y disfrutó del refrescante aroma del té.

“… Está delicioso. Gracias, Margaret”.

“…”

Margaret no respondió.

Ella ignoró los comentarios de Rose y solo siguió haciendo su trabajo.

Mientras tanto, Rose la miraba con tristeza.

“Margaret…”

“Si no desea nada más, ¿puedo retirarme?”

“Eh… ah”.

Rose trató de decir algo, pero Margaret le dio la espalda y salió de la habitación.

El sonido de la puerta cerrándose resonó en la habitación y Rose suspiró una vez más.

Rose y Margaret se habían criado juntas desde muy pequeñas. Rose amaba la alegre sonrisa que siempre ponía Margaret.

Sin embargo, Rose ya no había vuelto a ver esa sonrisa.

Pero no hay problema.

Después de todo, ella decidió soportar esto por su padre, y para salvar a su madre.

Un frío viento nocturno entró a la h habitación donde solo estaba ella.

“Qué raro, pensé que había cerrado la ventana…”

Tal vez él había venido a verla otra vez.

Los latidos de Rose se dispararon. Ella sabía que no debía verlo más, pero no podía evitar esperar por él.

“¿Cid-kun…?”

Ella se detuvo frente a la ventana y lo llamó por su nombre.

De repente, las velas se apagaron, y un ambiente punzante advertía de la extraña presencia muy cerca de ella.

Este no era él, no era su presencia.

Iluminado por la luz de la luna, ella vio la figura de un hombre con un abrigo largo color negro.

“Shadow…sama”. Murmuró Rose con confusión.

La persona ahí era aquel que estaba en la cúspide de Shadow Garden. Su nerviosismo llegó al punto máximo y no pudo evitar sudar.

“¿Vino a matarme…?”

Ejecución por traición.

Aunque ella no esperaba que fuera él quien viniera a hacerlo.

“Lo lamento…”

Rose estaba realmente agradecida con Shadow. Él la había salvado de un gran peligro y luego de eso le había dado su apoyo.

Por eso, se sentía triste de no ser capaz de devolverle ese favor.

Sin embargo, la respuesta de Shadow fue una que ella nunca esperó escuchar.

“… Te abriré los ojos”. Dijo él con una voz profunda, extendiéndole su mano a Rose.

“¿Abrirme los ojos…?”

“… Toma mi mano”. Dijo él, viendo fijamente a Rose con esos ojos rojos brillantes detrás de su máscara.

Ella no pudo negarse.

 

******

 

Rose tomó la mano de Shadow y ambos bajaron por el balcón del castillo. El viento frío tocaba sus mejillas.

“Este lugar…”

Era la habitación de su madre, la reina.

“… Aquí yace la verdad”.

“¿La verdad…?”

Ella no sabía a qué se refería.

Por eso mismo, Rose observó lo que sucedía dentro de la habitación con una mirada de nerviosismo y ansiedad.

“¡¿Eh…?!”

Lo que ella vio ahí fue algo impactante.

En la habitación que era iluminada débilmente por la luz de una vela, estaban su madre y el duque Doem abrazándose.

Rose se quedó parada sin reaccionar por unos momentos.

“¿Por… qué…?”

La reina no estaba asqueada ni mucho menos, es más, estaba aceptando el abrazo de Doem con mucha felicidad.

La conversación de ambos llegó hasta afuera de la ventana.

“Pronto el reino de Oriana será solo de nosotros”.

“Amor, todo es gracias a ti”.

“Al final, fue buena idea darle esa droga a mi estúpido esposo. Hizo bien su trabajo como marioneta”.

“Sí, aunque me hubiera gustado usarlo un poco más antes de que lo mataran…”

“Por eso te dije que debías matar primero a Rose. Todo se hizo más complicado ahora que ella es la heredera…”

Ella ya no quería escuchar más.

Rose se alejó de la ventana, pero todavía podía ver la figura de ambos al otro lado de las cortinas.

“No…”

Su cuerpo tembló, su mirada se distorsionaba, y sentía que el mundo estaba derrumbándose.

“… Esta es la verdad”.

“No… esto no puede… mi madre no puede…”.

Ella caminó débilmente hacia el balcón, apoyando sus manos en este.

“… Acepta la verdad”.

Ella escuchó como la voz de Shadow iba haciéndose más lejana.

“N-No…”

“El momento ha llegado—”

Luego, su conciencia comenzó a desvanecerse.

“Qué fue lo que tus ojos vieron… lo que tus manos trataron de sostener—”

“¡Aah…!”

“Es tu momento, libera la espada de la rebelión que—”

En medio de su conciencia desvaneciéndose, ella finalmente entendió todo. Ella comprendió qué hacía su madre con el grupo del culto aquella noche y por qué Número 559 trató de matarla.

Y, cuando ella entendió todo eso, su conciencia se cortó como un hilo.

Su cabello color miel quedó tendido en el suelo del balcón mientras Shadow la miró con duda.

“¿Eh…? ¿Se desmayó? ¿Justo ahora que venía lo bueno?”

Rose no reaccionaba.

“¿Qué sucede? ¿Estás bien?”

Él trató de mover sus hombros, pero ella no respondía.

“Los traidores están justo frente a tus ojos, ¿no lo ves? ¿Es tu oportunidad para vengarte, no lo ves? Yo te ayudo si quieres, ¿sabes?”

El frío viento solo pasaba con silencio.

Shadow inclinó su cabeza, luego miró hacia arriba y suspiró.

“Haah… mi hermoso plan…”

Él tomó a Rose entre sus brazos y luego saltó del balcón.

 

******

 

¿En qué punto se equivocó?

O tal vez, siempre estuvo equivocada desde el principio.

El rostro de su padre al morir, y el rostro de los cientos de soldados muertos inundaban la mente de Rose.

¿Por qué razón ella estaba peleando?

¿Por qué razón ellos habían muerto?

Por qué su padre…

Cuando vio a su madre, besándose con Doem, Rose sintió como si todo le fuese negado.

Luego, antes de darse cuenta, ella estaba mirando el techo de su habitación acostada en su cama. Nuevas lágrimas rodaron por las mejillas donde ya antes habían pasado otras lágrimas.

“Quiero volver…” Dijo ella, recordando los días que pasó en la academia de Midgar.

Ella quería volver a aquellos días de ignorancia donde no sabía nada, a esos días donde era feliz con él—

“Cid-kun…”

¿Qué es lo que quería hacer?

¿Para qué se estaba esforzando tanto?

Ella sintió cómo su camino tomaba un desvió desde aquel día que mató a su padre.

Ella peleó por el reino, por su padre, por su madre y por ella misma. Todo eso para ella era verdad, y a la vez mentira.

Ella no sabía dónde yacía la verdad, ella no comprendía nada. Tan solo, quería ponerle un fin a todo esto.

Cuando pensó en eso…

De repente, se escuchó una hermosa melodía de piano.

“Moonlight…”

Ella no había olvidado esa melodía. La pieza que Shadow estaba tocando aquella vez en el subterráneo de Midgar.

Pero, quien estaba tocando esa pieza junto a la ventana no era él. Sino un chico común y corriente de cabello negro.

“¿Cid-kun…?”

¿Acaso todavía estaba soñando?

Rose caminó débilmente, tambaleándose, tratando de tocarlo.

La mano de Rose tocó su mejilla y luego la melodía se detuvo.

No era ningún sueño o ilusión, él realmente estaba aquí.

“Cid-kun… ¿quieres huir conmigo?”

De seguro, él podía sacarla de aquí. Él podía llevarla lejos, a un mundo desconocida para ella y allí, finalmente ser uno y formar una familia.

Rose había matado a su padre, había sido traicionada por su madre, ella había traicionado a Shadow Garden y el pueblo la había abandonado.

Pero él todavía estaba a su lado. Él era el único que siempre se iba a mantener a su lado… o eso pensó.

Por eso, ella solo quería estar con él, ella no deseaba nada más.

“Cid-kun…”

Los dedos de Rose tocaron sus labios y vio fijamente a esos ojos negros.

Sus ojos eran tan oscuros como la noche.

“Me gusta mucho esta pieza. Siento que me deja ver el mundo de una manera mucho más sencilla”. Dijo él, comenzando a hablar debajo de la luz de la luna.

“¿Ver de forma más sencilla el mundo…?” Ella no entendió lo que él quería decir.

“Suelo dividir este mundo en 2 cosas. Las cosas que me importan, y las cosas que no me importan”.

“… ¿Por qué?”

“Porque mi sueño no me permitía vivir de otra forma. El tiempo para nosotros es finito, nuestra fuerza también es finita. Por eso decidí dedicarle todo mi tiempo y fuerza a lo que me importa y desechar lo que no me importa”.

Rose de inmediato lo entendió.

Él había desechado todo para poder estar con ella.

Él dejó su país atrás y pasó por un riguroso entrenamiento en el piano para infiltrarse en el castillo y así poder verla.

Él demostraba sus sentimientos con acciones, pero jamás los pone en palabras.

Eso era porque él no quería ser otra carga más para Rose.

Rose respondió con lágrimas ante ese verdadero amor.

“Pero hacer eso no es sencillo. El ruido es demasiado grande, y es ese ruido el que enturbia el mundo y esconde las cosas que me importan. De esta forma, las personas pierden de vista y son incapaces de encontrar aquello que es realmente importante para ellos”. Dijo él, su mirada era tan profunda que parecía que la estuviera absorbiendo.

“A veces pienso que el mundo es demasiado deslumbrante. Es ese brillo el que nos muestra varias cosas, pero prestamos tanta atención a esas cosas nuevas, que perdemos de vista lo que es realmente importante… Sí, justo como lo estás haciendo ahora tú”.

“Yo…”

Rose mató a su preciado padre, y su preciada madre los traicionó.

¿Qué era lo importante para ella ahora mismo?

Rose no encontró una respuesta.

“Nosotros los humanos somos seres sorpresivamente simples, pero por eso mismo olvidamos el por qué y para qué vivimos…”

Luego, él alzó la mirada hacia el cielo nocturno.

“Lo único que necesitamos es la luz que ilumina este mundo. Después de todo, esa luz es suficiente para alumbrarnos y que no perdamos de vista lo que es realmente importante para nosotros. Por eso, solo tenemos que ver lo que realmente nos importa debajo de la luz de la luna”.

Luego, sus dedos comenzaron a tocar Moonlight.

Una tenue luz de luna comenzó a cubrir el mundo al mismo tiempo que una hermosa melodía entraba por sus oídos.

Poco a poco, hasta entrar por su cuerpo y llenar su corazón.

“¿Qué es lo que ves, en este mundo iluminado por la luna?”

Dejando esas palabras atrás, él desapareció.

Frente al piano ya no había nadie, era como si todo hubiera sido una ilusión reflejada por la luz de la luna.

“¿Cid…kun…?”

Pero ella sabía que eso no había sido una ilusión.

Después de todo, en el asiento del piano iluminado por la luz brillaba un anillo.

… Un anillo de bodas.

“¡¡Cid-kun…!!”

Rose tomó el anillo y lo apretó fuertemente contra su pecho.

Era un artefacto mágico con un extraño patrón antiguo grabado en él. Ella ni siquiera podía imaginar lo caro que debía ser, pero lo que sí comprendía era lo serio que había sido ese chico al elegirlo.

Él trato de expresarle con todas su fuerzas aquel verdadero amor irremplazable…

“Yo…”

Rose miró a la luna.

“Lo que yo veo…”

Su luz, era completamente hermosa y gentil.

 

******

 

“¡Se me cayó el anillo…!” Dije con pena dentro de la tina del baño.

Impactado.

Se me había olvidado que lo traía en el bolsillo y cuando lo recordé, lo había perdido. Debí venderlo el mismo día que lo robé… me pregunto cuánto me hubieran dado.

“Haah… bueno, ya pasó”.

Igual era un artículo robado.

Luego de pensar en otra cosa, miré hacia el cielo nocturno y a la nieve que caía de ahí.

“Fuuuaai, qué buen baño”.

Creo que logré persuadir a Rose-senpai.

Sin importar qué dijeran los demás, yo decidí convertirme en una eminencia en las sombras, de la misma forma si dentro del corazón de Rose-senpai duerme un león, entonces seguro de que ella se alzará y dará la señal de la rebelión.

Le dejaré el resto a ella.

Aunque, si no se levanta…

“Supongo que tendré que detener la boda”.

Sí, eso era la mejor opción.

Una eminencia en las sombras interviniendo en una boda, y raptando a la princesa mientras dice palabras profundas…

“¿Qué le parece el ‘baño del cielo’ del hotel de lujo Mitsugoshi?”

Entró Epsilon. Como era obvio, este lugar ya había sido reservado.

“La nieve cae con elegancia”.

La verdad ni sabía por qué había dicho eso, pero solo quise decirlo.

“¿Quiere que lave su espalda?”

“Ya me lavé, no hay problema”.

“Uhh… qué lástima”.

Luego ella se sumergió a mi lado.

Al ver su piel blanca me quedé anonadado.

“Dios… santo…”

Su cuerpo de Slime estaba tan pegado a su cuerpo que ni siquiera podía diferenciarlo de su piel natural.

Sin pensarlo me la quedé viendo.

“Fufufu… esto es algo vergonzoso”.

“Disculpa”.

Pero como alguien que busca el mismo control sobre la magia, esto era algo que debía observa y alabar.

¡Su control de la magia era esplendido, y no solo eso, sino que su habilidad para modificar la forma, la textura… me sorprende que haya llegado hasta este nivel…!

“Gran trabajo, Epsilon”.

“¿Eh?”

Eso era lo menos que podía decirle.

Hay cosas en este mundo que pueden expresarse sin decir una sola palabra.

“La nieve es hermosa, ¿no cree?”

“Sí”.

Ella siguió disfrutando el paisaje sentada a mi lado.

“Hoy ocurrió algo inesperado”.

Decidí hablarle de lo que había pasado hoy, o al menos de lo que me acordaba.

“Vaya… ¿y no resultó herido?”

“No, estoy bien”.

“Ya veo. Mi pregunta fue tonta, en este mundo no existe nadie capaz de hacerle ni un solo rasguño, Shadow-sama”.

“Pero, si ella consigue el poder para ponerse de pie, estoy seguro de que levantará la bandera de la rebelión”.

“¡¿Ya planeó todo eso…?!”

“… Todo se decidirá en la ceremonia de bodas”. Dije, mientras imitaba un corte hacia la luna con una pequeña cuchilla creada con mi poder mágico.

El impacto del corte, hizo que el agua salpicara en el aire, reflejando hermosamente la luz de la luna.

“Muy pronto… el león despertará”.

Luego, puse una sonrisa profunda. Estoy seguro que ella despertará y luego matará a Doem.

Fufufu, ya quiero ver el rostro de sorpresa de todos los presentes.

“Ya veo, entonces todo se decidirá en la ceremonia de bodas. ¡Empezaré a hacer los preparativos!” Dijo Epsilon saliendo a toda prisa del baño.

¿Preparativos? ¿Será algún juego o algo?

“Ya va siendo hora de salir”.

Y así, el día de la boda llegó—

Pagina Anterior
Pagina Siguiente