Capítulo 21 – ¡Eviten el matrimonio de Rose Oriana!

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Finalmente había llegado a la capital del reino de Oriana, el país del arte.

La ciudad era muy bien conocida por su paisaje urbano, con sus casas de bloque blanco y techos rojos. Pero, como todavía era invierno por aquí, todo el paisaje estaba lleno de color blanco.

Aunque la capital de Oriana era muy popular, ahora mismo no había ni un solo turista. Era obvio, nadie quería estar en un país que podía sumirse en la guerra en cualquier momento.

El ambiente entre las personas de la ciudad también era tenso.

Según los rumores, Doem planeaba conseguir el derecho al trono por medio del matrimonio con Rose-senpai.

Pero eso para mí era imperdonable.

Tenía que persuadirla de alguna forma.

En todo caso, decidí pasar por la puerta principal de la ciudad que estaba vigilada por todos lados.

“Oh pequeños guardias, admiren mis movimientos a la velocidad del sonido…”

Hoy era un día soleado, había muchos transeúntes y los guardias estaban distraídos.

¡Es hora de que mi movimiento rápido brille!

“Sha… Cid-san, cuanto tiempo sin verlo”.

Pero antes de poder hacerlo, escuché una voz familiar llamándome.

“Oh, Epsilon. Qué coincidencia”.

Me detuve rápidamente y me di la vuelta. Allí estaba Epsilon, una hermosa elfa de cabello y ojos azules claros.

Ahora que recuerdo, había dicho que fue invitada al reino de Oriana a actuar como pianista.

“Es un placer verlo por aquí. Cid-san, ¿usted también está aquí por ese asunto?” Dijo Epsilon mirando hacia el castillo real.

Supongo que actuará como la pianista de la ceremonia de bodas. Aunque decir “ese asunto” lo hace sonar más genial.

“Sí, vine por ese asunto”.

Intenté hacer una cara seria y responderle eso.

Aunque era verdad que también había venido por el asunto de la boda.

“Ya veo, así que era por eso… si gusta, ¿quiere que vayamos juntos?”

“¿Contigo?”

“Si digo que usted es mi discípulo lo dejarán entrar sin ningún problema”.

“Oh hoh”.

Suena divertido, y si sucede algo, puedo escaparme de camino al castillo.

“Bien, vayamos juntos”.

Así fue como decidí entrar al castillo como el discípulo de la pianista Silon.

 

******

 

Luego de entrar al castillo sin ningún tipo de revisión gracias a Epsilon, me quedé anonadado por toda la decoración artística que había en este lugar.

“No esperaba menos del país del arte”.

“Este castillo es famoso por ser el más hermoso del mundo”.

Mientras caminábamos por el largo pasillo con techos altos, las personas que pasaban al lado de nosotros nos saludaban de forma cordial.

“En este país lo que más importa es el arte. Mientras tu arte sea reconocido, te respetarán sin importar el estatus o raza”.

“Fumu, fumu”.

“Es gracias a usted que yo también soy respetada, después de todo, usted es mi maestro”. Dijo Epsilon, acercándose hacia mí con un susurro y luego tomándome del brazo.

Al hacerlo, de forma automática comencé a hacer mis cálculos. Su busto todavía era 99% Slime.

Parece que no ha cambiado nada.

El traje de Slime de Epsilon es modificado casi todos los días.

Ella agrega slimes a su busto y caderas, haciendo que apretasen su cintura e incluso usa botas especiales para aumentar su estatura, de cierta forma, rara por supuesto, su cuerpo era perfecto, aunque con los slimes.

“Fufufu, ¿sucede algo?” Dijo Epsilon, mirándome sonriente.

“No es nada, solo pensaba que no has cambiado”.

Sé de todo el poder mágico que necesita y la precisión a la hora de controlar que requiere hacer lo que hace ella.

“Oh, fufu”. Dijo Epsilon, tomándome más fuerte del brazo con una reacción contenta.

“Actualmente estábamos vigilando al objetivo”.

“… Um”.

¿El objetivo? ¿Quién?

“Todavía no ha notado que estamos aquí. Además, la hora—”

De repente, un grupo de personas comenzaron a hablarnos.

“Oh, pero si es la maestra Silon. ¿Hoy va a tocar en el almuerzo?”

“Así es, duque Doem. Hoy comenzaré con una nueva canción”. Respondió Epsilon ya bastante acostumbrada a este tipo de saludos. Detrás de Doem, había muchos acompañantes.

Él era el odiado prometido de Rose-senpai.

“Estaré ansioso de escucharla. Sus canciones son después de todo, hermosas e innovadoras”.

Me imagino que sí, después de todo son obras creadas por compositores de otro mundo.

“Me encantaría que Rose-sama también la escuchara. ¿Hoy faltará al almuerzo?”

“Así es, parece que no se siente muy bien. Como la ceremonia es pronto, ella prefiere descansar. Por cierto, ¿y ese joven?”

Doem me miró.

“Él es mi discípulo”.

“No sabía que usted tenía discípulo. Lamento mi pregunta, pero ¿obtuvo una autorización para entrar al castillo?”

“No creí que mi discípulo necesitara una autorización para entrar conmigo”.

“Las reglas por aquí han cambiado un poco últimamente. Ya sabe, debido a la situación que estamos viviendo hemos reforzado un poco más la seguridad. Hay rumores de que incluso hay personas inadecuadas infiltradas en el castillo”.

“En ese caso iremos primero por esa autorización y volveremos después”. Dijo Epsilon, con un ‘lo lamento’ en su mirada.

Yo respondí de la misma forma con un, “estas cosas pasan”.

“Eso no será necesario. Eso sí, todos queremos saber qué tan bueno es su discípulo, así que si no es molestia nos encantaría escuchar una canción de él”.

Se formó un evento del que no podía escapar.

Pero no hay problema. Me volveré un mob que puede tocar un poco el piano.

 

******

 

Al escuchar que repentinamente había aparecido un discípulo de Silon la sala se comenzó a llenar de gente rápidamente.

Silon era una gran maestra pianista conocida en casi todo el mundo, especialmente en el reino de Oriana.

Hace unos años atrás, el mundo de la música fue impresionado por sus obras cuando aún ella era desconocida. Con sus innovadoras piezas, gran talento artístico y sofisticación a la hora de tocar, ella dominó el mundo de la música.

Ahora mismo, se decía que las personas que tenían más influencia en el mundo de la música y de la literatura era Silon y Natsume respectivamente.

Por eso, era obvio que todo el mundo sintiera curiosidad si esa Silon conseguía un discípulo.

En el reino de Oriana, los músicos eran sumamente valorados. Aun si todavía no subían al escenario, los nobles ya estaban a la expectativa de convertirse en sus patrocinadores.

Después de todo, para los nobles del reino de Oriana era un gran honor y estatus el poseer a un gran artista y músico.

Por eso mismo, todos estaban a la expectativa del chico de cabello y ojos negros parado en el escenario.

Nadie lo conocía, lo cual era raro porque si era el discípulo de Silon, debería haber rumores sobre su talento.

“Hace rato los vi tomados de los brazos… qué tipo tan suertudo al disfrutar de esos pechos…”

“Qué envi—digo, qué descaro… no puedo creer que Silon-sama esté con un hombre tan desconocido y común…”

“No es sorpresa, ella todavía es joven. Por eso somos nosotros los adultos quienes debemos guiarla si se equivoca de camino…”

Claro que, también había muchos otros nobles que engañaban a los artistas con otras intenciones entre manos.

Por eso mismo, el discípulo de Silon ya estaba recibiendo muchas miradas de hostilidad.

Así, en medio de un extraño ambiente, los dedos del chico comenzaron a tocar las notas.

“¿Moonlight…?”

Pero, ¿por qué había elegido esta canción?

Ella había recibido muchas otras canciones más aclamadas que Moonlight.

Pero, aun así…

“Pero qué hermosa melodía…”

Todos murmuraron lo mismo.

Era un sonido agudo, como si estuviera tocando notas que no tenían mucho que ver con la pieza. Era como si en su canción solo permitía que existieran las notas que él quería que existieran.

El público cerró los ojos, como si fueran absorbidos por la actuación del chico.

Y así, la Moonlight, la luz de luna se extendió por toda la sala.

 

******

 

Luego de levantarme del asiento, comenzaron a llover los aplausos.

Jajaja, ¿sorprendidos?

Esta es la habilidad del compositor de “Moonlight”, incluso pude dominar “Moonlight” al aire usando solo mi imaginación para practicar.

Luego de una pequeña reverencia, los aplausos siguieron sonando fuerte y claro, mientras regresaba hacia donde estaba Epsilon.

“¡Uhh…! ¡Mis lágrimas no dejan de salir de la emoción! ¡Este momento, en el que el mundo ha sido fascinado por la verdadera esencia de Moonlight será algo que jamás olvidaré en mi vida!”

Sí, es la misma Epsilon de siempre.

A ella sí que se le da bien emocionarse y soltar este tipo de reacciones.

“Fue una maravillosa actuación, sentí como si estuviéramos justo debajo de la luz de una gran luna. Lamento mucho haber dudado de ti, joven y talentoso artista. ¿Me puedes decir tu nombre?” Dijo Doem.

“Él todavía sigue en entrenamiento así que lo sabrá cuando él decida salir a la luz pública”.

“Pero todos aquí queremos saber al menos su nombre”.

Ahora que lo recuerdo, en el reino de Oriana era muy común que los nobles fueran “patrocinadores”.

“Lo lamento mucho, todavía sigue en entrenamiento…”

“¿Lo ve? Él mismo lo está diciendo”.

“Qué lástima. Aun así, fue una actuación esplendida”.

Doem nuevamente hizo una reverencia.

De repente, me dio curiosidad cierta cosa que tenía Doem en su bolsillo, así que se lo robé a una súper velocidad para que no se diera cuenta.

Era una pequeña caja.

Al abrirla… Oh hoh, pero qué buen anillo señor Doem.

Este de seguro era su anillo de bodas.

Igual ni lo va a necesitar así que mejor lo venderé a una casa de empeño y usaré le dinero que me den de forma efectiva.

Luego de eso, tomé el anillo que había escondido en medio de los pechos de Slime de Epsilon y, sintiendo algo de pena por Doem al menos le devolví la caja.

 

*******

 

Luego de un par de inconvenientes, finalmente me reconocieron como discípulo de Epsilon y ahora mismo me encontraba en la sala de música del castillo.

“¿Quiere un poco de té?”

“Más tarde”.

Estaba tratando de buscar una oportunidad para salir de este lugar mientras fingía ayudar a Epsilon en su práctica, pero las sirvientas preguntando ese tipo de cosas a cada rato no me quitaban la vista de encima.

Incluso si me voy a máxima velocidad crearía sospecha al desaparecer…

“Silon-sama, quisiera ir a explorar un poco el castillo, aprovechando la ocasión”.

“Ahora que recuerdo es tu primera vez aquí. Sí, es buena idea”.

De esta forma, y gracias a una actuación de tercera, logré crear una excusa para salir junto con Epsilon, pero…

“En ese caso déjenme que yo los guie”.

… Pero no funcionó con una de las sirvientas.

“Emm, creo que estaré bien solo”.

“No sería apropiado dejar solo al discípulo de Silon-sama”.

Dijo la sirvienta de cabello rojizo con una gran sonrisa.

“Yo lo guiaré”.

“Margaret lleva mucho tiempo trabajando aquí, incluso es la encargada a veces de la habitación de Rose-sama”.

Al parecer, el nombre de la sirviente de cabello rojizo es Margaret.

“Mucho gusto”. Dijo Margaret poniéndose a mi lado.

Bueno, solo tengo que perderla de vista luego. Además, podría preguntarle sobre Rose-senpai.

“… Mucho gusto”.

“Ve con cuidado”.

Sentí una hostilidad desde atrás, y cuando me giré, ahí estaba Epsilon mirando fijamente a Margaret-san con una sonrisa.

 

******

 

“Este es el gran jardín de flores del castillo de Oriana”.

Primero me llevó a un hermoso jardín de flores.

Aunque todavía era invierno, las flores estaban floreciendo con hermosos colores.

“La temperatura se mantiene de acorde a la necesidad de las flores gracias a ítems mágicos en el suelo”.

“Ohh”.

El contraste formado por el blanco de la nieve que caía sobre el castillo y las flores dentro de este jardín me pareció hermoso, y eso que a mí no me importaban mucho las flores.

“¡P-Por cierto, su actuación de hace un momento fue maravillosa!” Dijo Margaret-san, dándosela la vuelta y viéndome a los ojos.

“No, no, qué va”.

“¡Estoy segura que muy pronto será un reconocido pianista! ¡Después de todo, su interpretación de Moonlight fue la mejor que se haya escuchado hasta ahora!”

“Jajaja, solo fue coincidencia”.

“¡Eso no es verdad! ¡Silon-sama está siendo demasiada estricta con usted!”

“¿Tú crees~?”

“¡Por supuesto! ¡No hay duda que usted tiene un gran potencial”.

“Ahh, tal vez”.

“Esto fue algo que escuché a escondidas, pero parece que el conde Paroton está interesado en su talento. Si trabaja con el conde, ¡recibiría 100 millones de Zenis al año!”

“¿Eh? ¡¿100 millones?! ¿Al año?”

Margaret-san asintió con una gran sonrisa.

“También el marqués Marikin lo estaba aclamando. Aunque él le pagaría unos 70 millones al año, a diferencia del conde Paroton, muchos músicos famosos asisten a los conciertos organizados por el marqués Marikin, así que él es la opción perfecta si quiere conseguir fama rápidamente”.

“Fumu, fumu, así que 100 millones de Zenis…”

Estoy pensando seriamente en seguir el camino de la música.

Tal vez pueda funcionar. Musico de día y una eminencia de las sombras en las noches.

Aunque tendría que practicar más obras y no solo Moonlight.

“¡T-También puedo recomendarlo con mis padres!”

“¿Tus padres?”

“¡Sí! ¡El salario sería de 50 millones, pero podría convencer a mi padre para que lo aumente en 70!”

“¿Lo harás?”

“¡Sí, lo haré! También puedo ayudarle a organizar sus conciertos y muchas otras cosas más, ¿qué dice?”

“¿Um?”

Margaret-san de repente tomó mi mano y me llevó a un lugar donde nadie podría vernos.

Luego en voz baja me susurró.

“A decir verdad, me llevo bastante bien con el conde Paroton y el marqués Marikin, además, mi familia confía mucho en mí. Si acepta mi ayuda todo saldrá bien”.

“¿Umm?”

Margaret-san abrazó con fuerza mi brazo.

Uso de Slime: 0%.

“Entonces, ¿qué me dice? Por supuesto recomiendo a mi familia, de esa forma podré ayudarlo en cualquier momento”. Dijo Margaret-san viéndome fijamente.

“Aaah, pero Silon-sama…”

“Silon-sama solo quiere monopolizar a su lindo discípulo. ¿No vio cómo me estuvo mirando hace rato? Dio bastaaaante miedo”.

“Umm”.

“No se preocupe por nada y solo cuente conmigo, haré todo lo que esté en mi alcance para ayudarlo. ¿Qué me dice?”

Ya veo, así que este es el estilo en que hacen las cosas en el reino de Oriana.

“Ahora que recuerdo. Margaret-san, eres la sirvienta de la princesa Rose, ¿verdad?” Dije al mismo tiempo que me liberaba de los brazos de Margaret-san.

Lastimosamente todavía no he decidido entrar a la ruta de la música.

“¿Eh? ¿Ah? ¡¿C-Cómo lo hizo…?!”

“¿Dónde está la princesa Rose ahora mismo?”

“¿Le interesa saber sobre Rose-sama?” Dijo Margaret con un puchero.

“Bueno, es el centro de atención”.

“Yo odio a Rose-sama”.

“Ah, ya veo”.

“Yo era la sirvienta personal de Rose-sama hasta antes de que se fuera a estudiar a la academia de Midgar. Ella era gentil, fuerte, inteligente, aunque un poco rara. A pesar de eso todos la amábamos. Por eso el sentimiento de ser traicionados es más grande”.

“¿Traicionados?”

“Por culpa de ella el reino de Oriana es un desastre… dudo mucho que todavía alguien la considere una princesa”.

“Ya veo”.

“Mantenga esto en secreto”. Dijo Margaret con una sonrisa.

“Volviendo a la pregunta, quiere saber en qué habitación está ella, ¿no?”

“Sí”.

“Bueno… eso también es secreto”.

“Me lo imaginaba”.

Obviamente no esperaba que me lo dijera así sin más.

“No hay forma en que pueda decir ese tipo de información. Pero… pero creo que haré una excepción especial… solo por usted…” Dijo Margaret-san, tomando mi mano y viéndome a los ojos.

Luego, ella poco a poco fue acercando su rostro al mío, y, a una distancia en que podíamos sentir la respiración del otro, me susurró.

“La habitación de Rose-sama está en el último piso de la torre más alta. ¿Este es nuestro secreto, bien?”

Y me lo dijo así sin más.

Compartir información era una de las técnicas de estafa más conocidas. Se usaba por lo general cuando querías conseguir la confianza de otra persona de forma rápida y efectiva.

“Gracias~”

“No se lo digas a nadie, ¿bien? Solo te lo dije porque eres especial…”

A eso le agregas hacer pensarle a la otra persona que es especial, y perfecto.

“P-Pero quisiera que a cambio visitara mi hogar una vez”.

“Lo pensaré seriamente”.

“¡Oye tú, ¿qué haces ahí?!”

Me di la vuelta luego de escuchar ese grito de enojo, y del otro lado, había un guardia gruñón.

Probablemente ahora mismo nosotros, que estábamos tomados de la mano y mirándonos el uno al otro, debemos parecer sospechosos.

“¡Tú, el hombre sospechoso ven aquí!”

“É-Él es el discípulo de Silon-sama—”

“¡¡A ti no te pregunté!! ¡Oye, ven aquí de una vez!”

El soldado estaba tan enojado que tenía su cara roja.

“Parece que me llaman, ya regreso”.

“Lo siento. Si sucede algo definitivamente lo ayudaré. Odio a esa persona”.

“Ya veo”.

“Es desagradable, siempre se la pasa viéndome desde lejos”.

Margaret-san vio al soldado con una mirada de desagrado y rechazo.

“¡¡¿Que no me escuchaste?!!”

“Ya voy~”

Troté un poco y llegué hasta el soldado.

“Por aquí”.

“Sí, sí”.

El soldado me llevó hasta la parte trasera de uno de los edificios.

“¿No sabes quién soy? Soy Kevin, uno de los guardias de este lugar”.

Él me tomó del cuello de mi camisa al mismo tiempo que se presentó.

“Mucho gusto Kevin-san”.

“¿Me estás tomando el pelo? Escuché que eres musico, de seguro eres de buena procedencia”.

“Lo siento”.

Kevin-san por alguna razón parecía bastante enojado.

“Nosotros protegemos a este país. Aun si nos llaman espadachines mágicos salvajes o bárbaros, damos la vida por este país mientras inútiles como tú se la pasan seduciendo mujeres”.

“Lo siento”.

Un respondón, ya veo. En estos casos era mejor disculparse mientras piensas en otras cosas.

“Vamos, ven a mí musico. ¡Trata de derrotar a un espadachín mágico con tu música!”

“Lo siento”.

Ahora que ya sé en donde está quisiera ir a ver rápido a Rose-senpai.

“¡Ja, qué renacuajo! ¡¿Ahora lo entiendes?! ¡El arte es una mierda, la música jamás podrá derrotar a un espadachín mágico!”

“Lo siento”.

Ahora que perdí de vista a Margaret-san es el momento perfecto para escapar.

“¡¡Si lo entiendes entonces no vuelvas a acercarte a Margaret-chan!! ¡Ella y yo nos amamos!”

“Lo sien… ¿umm?”

“¿Qué? ¡¿Algún problema?!”

“¿Se… aman?”

“¡Así es! ¡Ella y yo nos juramos amor eterno!”

“Pero ella dijo que siempre la ves de lejos…”

“¡Nosotros siempre transmitimos nuestro amor en este jardín de flores todos los días! Lo hacemos con nuestras miradas. ¡Siempre que la miro, Margaret-chan desvía la mirada avergonzada! ¡Pero como es curiosa siente curiosidad siempre termina viéndome de   reojo!¡Margaret-chan es tan… es tan linda…!”

“¿Y solo se miran?”

“¡El verdadero amor no necesita de palabras para expresarse!”

“¿Y has hablado con ella?”

“¡¿Que no me escuchaste?! Lo hice por primera vez hace un rato. ¡De seguro quedó encantada con mi masculina voz!”

“Umm…”

“¿Qué? ¿Algún problema con eso?”

“No es nada, pensé que el amor de ambos, desligado de todo sentido común, es esplendido. Este sí es el verdadero amor”.

“Parece que ya lo entendiste. ¡En ese caso no te vuelvas a acercar a ella! Ahora vete, le diré que te escapaste de mí”.

Gracias Kevin, ahora sí podré moverme libremente por este lugar.

“H-Hii, que sea felices juntos~”

Comencé a correr mientras gritaba como un mob, y luego fui a ver a Rose-senpai.

 

******

 

Rose estaba viendo al cielo con melancolía a través de la ventana de su habitación. El cielo de invierno era gris, al igual que su corazón ahora mismo.

Rose había prometido casarse con Doem a cambio de que mantuviera a salvo a su madre. Ella había podido proteger a su madre, pero ¿esta decisión fue la mejor para el reino de Oriana?

También era muy seguro que Shadow Garden fuera a actuar. Sin importar la razón, Rose ahora mismo era considerada una traidora por desobedecer a un superior.

El culto de Diabolos también se movería, ellos siempre estaban tramando algo.

Ahora mismo, el reino de Oriana se había convertido en un escenario donde dos grandes organizaciones iban a colisionar.

Pero para su desgracia, Rose ahora mismo no era más que un ave enjaulada. Lo único que podía hacer era ver al cielo con lamento.

“Cid-kun…”

Cada vez que ella estaba a punto de darse por vencida, recordaba el rostro de esa persona.

De repente… toc.

Alguien golpeó la ventana.

Rose miró hacia el otro lado, y…

“¿Eh…? ¿Cid-kun…?”

Allí afuera estaba el chico en el que ella siempre pensaba.

Rose miró sonrojada al chico de cabello y ojos negros.

Era como si estuviera soñando, pues ella pensó que nunca más lo volvería a ver.

“Rose-senpai…”

Ella sentía una ferviente mirada de su parte, una mirada que transmitía pasión hacia ella.

De seguro ahora mismo, justo ahora, ambos estaban sintiendo lo mismo.

Sus latidos comenzaban a hacerse más rápidos, sintiendo incluso ganas de simplemente abrazarlo y huir juntos.

Pero no podía hacerlo.

“… Entra por favor, no quiero que nadie te vea hablando conmigo”. Dijo Rose de forma racional y fría.

“Por qué… ¿por qué haces algo tan peligroso como esto?”

“Quería hablar contigo a como diera lugar, Rose-senpai. Por eso me infiltré en el castillo como discípulo de una pianista”.

“¿Todo por mí…?”

Ella quería llorar.

Él había cruzado un largo camino desde su país, se convirtió en el discípulo de una famosa pianista y se infiltró en el castillo solo para poder ver a Rose.

Él de seguro tuvo que recorrer un camino inimaginablemente difícil.

Después de todo, no era fácil convertirse en el discípulo de una pianista y menos infiltrarse en el castillo.

“Quiero hablar sobre tu boda”.

“N-No hay nada de qué hablar…”

Precisamente porque ella lo ama, es que debe alejarlo.

Ella sabía que nunca iban a poder estar juntos, y por eso, no iba a dejar que se involucrara en el peligro que ella estaba viviendo.

“Dime que lo de tu boda es una broma”.

Su corazón entendía aquella mirada, él quería que Rose negará eso.

Quería que negará que se iba a casar con Doem, pues él quería casarse con ella.

“E-Es verdad… me voy a casar con el duque Doem por mi propia voluntad…”

Su voz tembló, y las lágrimas finalmente salieron de sus ojos.

Sin embargo, Rose se cubrió el rostro para que él no pudiera ver esas lágrimas.

“¡No puede ser…!” Dijo él, con una expresión de haber recibido la peor noticia de su vida.

Rose gritó de pena en su corazón.

Para ella, era duro tener que herir los sentimientos de la persona que amaba.

“Entonces por qué ese día…”

Ese día ambos juraron su amor, pero ahora Rose lo estaba traicionando.

“Por favor… ya olvídate de mí…”

Las lágrimas siguieron cayendo sin cesar.

Ella ya no quería herirlo más.

“No… no lo aceptaré”.

“Cid-kun…”

“¡Vuelve a ser como eras antes! ¿Recuerdas? Te convertiste en espadachina mágica aun cuando este país los menosprecia. Debió ser duro ser rechazada, y vivir en soledad y aun así elegiste seguir el camino que habías elegido, al igual que yo lo hice un día…”

“¿Al igual que tú…?”

“Soy el que mejor te entiende, porque yo también tuve un sueño incomprendido por todos”.

Rose sabía cuál era ese sueño, no había necesidad de que lo dijera con palabras, ella lo sabía.

Eso era porque ambos tenían el mismo sueño. El sueño de Cid era el de Rose y el sueño de Rose era el de Cid.

Ese sueño era, vivir juntos por siempre.

Casarse y vivir junto a la princesa del reino de Oriana era algo ridículo de decir para un noble de clase baja.

Pero Rose nunca negó los sentimientos de ese chico.

Esa era la prueba de que ambos se amaban.

“¡Entiendo tu sueño Cid-kun! ¡Aunque el resto del mundo no lo entienda, solo yo lo entiendo!!”

“Pero la sociedad no lo entiende… me trataron de idiota, de loco, aunque esa era la reacción más natural”.

“¡No importa lo que diga el resto, yo sé que tu sueño es el más esplendido de todos…!”

“Senpai…”

Rose aceptó aquella ardiente mirada.

Ellos no necesitaban palabras, pues el amor se transmitía con sus miradas.

“Nosotros elegimos nuestro propio camino, vivimos en él sin importar las dificultades y el rechazo de las demás personas. Pero senpai, ¡ahora tú estás tratando de salirte de ese camino!”

“No-No es verdad, yo solo…”

La voz de Rose denotaba dudas.

“Apuñalaste a tu prometido y mataste a tu padre. No sé las razones detrás de todo eso, pero siempre creí que ese fue el camino que elegiste con tu propia voluntad”.

“Cid-kun…”

“Pero… ¿por qué ahora tratas de salirte de ese camino?”

“¡Eso fue por qué…!”

“¡Casarse con un prometido que rechazaste una vez hasta el punto de apuñalarlo es lo mismo que desviarte de tu camino! ¿Acaso no seguiste caminando por tu propio camino todo este tiempo? ¡Entonces, ¿por qué… por qué ahora te das por vencida?!”

“¡…!”

Rose apretó sus labios con fuerza, sin poder responder con ni una sola palabra.

Ella sabía muy bien, mejor que nadie, que esta no era la vida que ella quería.

Pero para poder proteger las cosas y a las personas que le importaban, debía hacer un sacrificio…

“¡Por favor ya olvídate de mí…! ¡¡Solo quiero que seas feliz, no pido más que eso!!”

“No lo aceptaré. Aunque el mundo esté en mi contra, jamás lo aceptaré…”

“Ya no tengo nada más que hablar contigo. Vete, por favor…”

Rose echó a Cid con un fuerte rechazo. Luego le dio la espalda y se echó a llorar en el piso.

¿Por qué tenía que alejarlo si tanto lo amaba? ¿Por qué no podía unirse, ser uno con él y vivir juntos hasta el final?

Rose se quejó con la cruel realidad y este despiadado destino sobre ella.

Luego de un rato, alguien tocó la puerta.

“Adelante”.

Rose limpió sus lágrimas y luego la puerta se abrió.

“Me dijeron que estabas hablando con alguien”.

La persona que entró fue el duque Doem.

“C-Como ves, no hay nadie más aquí”.

“… Ja”.

Doem empujó a Rose y luego revisó la habitación.

Él vio debajo de la cama, en el closet y afuera de la ventana.

“Es verdad, no veo a nadie”.

Rose suspiró en silencio.

“Es lo que te dije”.

“Pero parece que estabas llorando, eso sí parece ser real”. Dijo Doem, tocando con su dedo la parte inferior de los ojos de Rose que estaban rojos por las lágrimas.

“¡…! ¡No me toques!”

Rose rechazó la mano de Doem.

“No deberías portarte así con tu futuro esposo”.

“Solo aparentaré ser tu esposa”.

“Será mejor que reconozcas tu posición”. Dijo Doem, golpeando la mejilla de Rose.

“¡…!”

Rose miró a Doem con enojó.

“No olvides que la vida de la reina depende totalmente de las acciones que tomes”.

“… Sí”.

Rose asintió cabizbaja.

“Así me gusta. Si te casas conmigo tal y como prometiste, no le haré nada a la reina”.

Doem puso una mano sobre el hombro de Rose y luego tocó su mejilla.

“Parece que el vestido de novia ya está listo. A que te alegra saberlo, ¿no? Veamos cómo te queda”.

“… Sí”.

Rose asintió a regañadientes y salió de la habitación junto a Doem.

Luego…

“… Ya veo, así que fue por eso”.

De la nada, un chico común y corriente de cabello y ojos negros apareció en el centro de la habitación vacía.

Él uso el juego de té que había en la habitación para servirse uno y luego se sentó en el sofá.

“Así que está usando a su madre como rehén”.

Luego se cruzó de piernas y tomó los dulces que había en la mesa.

“En ese caso lo que tengo que hacer es sencillo. Oh, este artículo es de lujo. Santo dios, ¿y para esto usan los impuestos y la sangre del pueblo? Qué descaro”.

Luego de mascar y tragar los dulces, él terminó su fugaz fiesta de té.

“Ja, tranquilos pueblo de Oriana, he tomado sus impuestos por ustedes”.

Y luego de decir cosas sin sentido alguno, él se marchó.

Luego de eso, Kevin, un guardia que no tenía nada que ver con esto, fue acusado de robar comida y despedido.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente