Capítulo 85 – El Avispado y a la Vez  Corto Protagonista Donkan

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

1ª Parte (POV – Rudeus)

 

Ya estamos en invierno y la capital de la magia, Sharnia, se encuentra completamente cubierta por la nieve. Y es que seguramente, todo el reino  de Ranoa se encuentre en este  estado.

El blanco recubre por completo toda la extensión del campus, pero igualmente, la limpieza y orden en la universidad de magia están completamente asegurada, y los caminos entre edificios estén claramente despejados. Por ejemplo, si quisiera ir a zonas menos transitadas como la parte trasera de algún edificio, tendría que limpiar el trayecto yo   mismo.

Pero bueno, así es el invierno aquí.

Por este entonces, recibí una carta enviada por Soldat Heckler, un aventurero de rango S líder del grupo de aventureros conocido como Step to Leader. Grupo al que me uní de vez en cuando en mi época como aventurero, y puedo asegurar que como líder, pocos están a su  nivel.

Abro la carta y le echo un vistazo al contenido. “Hmm.”

Según lo que viene escrito, tanto Soldat como su grupo van a pasar por esta ciudad para celebrar por lo visto una reunión de clan. Ya que ThunderBolt, el clan al que pertenece Step To Leader, se reúne en esta ciudad cada cierto tiempo con la intención de organizar las acciones a seguir por todos los grupos que lo componen. Y de paso aprovechan 2 -3 meses del invierno para decidir cuidadosamente el futuro del  mismo.

No sé exactamente cuantos grupos compondrán el clan, pero seguramente sea grande si necesita organizar estas  reuniones.

Como el grupo de Soldat es de rango S, es uno de los miembros principales de esta reunión, por lo que no puede permitirse faltar y está obligado a desplazarse hasta una ciudad tan lejana como  Ranoa.

Continúo leyendo la carta.

Mi relación con el líder del clan es bastante mala, y por eso no quería venir, porque será una verdadera pérdida de tiempo. Y entonces me acordé que tú te encontrabas en esa ciudad, Quagmire, y pensé que al menos podía aprovechar la oportunidad.

Según comenta, quiere usar la reunión para que quedáramos tras tanto tiempo y comiéramos juntos, y por eso me envió la  carta.

No puedo negar que mi relación con Soldat es buena, pero no tanto como para querer volver a verse conmigo para comer algo juntos tras tanto tiempo a menos que fuera de  casualidad.

Con él y su grupo, siempre intenté ser amistoso y  agradable, pero no soy de esa clase de personas con las que te gusta quedar por voluntad   propia.

Lo más probable es que su verdadera meta sea Elinalise-san… Bueno, supongo que tendré que llevarla conmigo… y aprovechar para enseñarle  lo encariñada que está con Cliff y lo inseparables que se han vuelto. Seguro que se quedará atónito al verles…

Con esto en mente, avisé a Nanahoshi que me tomaría de descanso un día del mes entrante. También, aproveché para invitar a Fitts-senpai, pero me dijo con algo de tristeza que en ese día no estaba  libre.

“Es que… en ese día tengo que… acompañar a Ariel-sama como su escolta.”

Es el problema de ser el escolta de alguien importante… aunque para el resto del mundo se un día festivo, él no puede tomárselo de esa forma; y  por si fuera poco, mientras los demás se relajan, él tiene que echar horas extras, como si fuera un becario o un esclavo corporativo… aunque bueno, llamar a Fitts-senpai un esclavo corporativo me parece una falta de respeto, mejor lo dejo en que es muy  trabajador.

Pero en definitiva, no ha habido suerte, otra vez  será.

 

2ª Parte

Llegado el día, nos dirigimos al gremio de aventureros Elinalise, Cliff y yo.

Aunque estaban quitando la nieve de los caminos, montones de nieve se amontonaban en los bordes de las calles y en los techos de la casa, pintando toda la ciudad de un precioso blanco. Tampoco importa cuantas veces limpien las calles, ya que la nieve cae con fuerza por las noches y nuevamente se vuelven a llenar.

Hmmm…. crear un sistema de drenaje por el subsuelo con el que eliminar la nieve utilizando la ingeniería de mi anterior mundo podría ser un buen negocio en ciudades como esta…

“Eh, Rudeus, ¿me estás escuchando?”

“Sí, sí… te escucho.”

Cliff me ha estado hablando muy orgulloso sobre su actual proyecto durante un tiempo.

Por lo visto, ha comenzado a investigar maldiciones con la intención de eliminar o bloquear la que sufre  Elinalise.

Debido a que las maldiciones existen en este mundo desde hace milenios, existe una gran cantidad de estudios que se prolongan desde la antigüedad, pero no es algo que tenga fácil solución. Y por lo que me cuenta, diría que no ha conseguido apenas resultados en estos últimos 6  meses.

“¿Entonces de verdad no has obtenido aún ningún  resultado?”

“¡Así es! ¡Pero como soy un genio, tarde o temprano conseguiré encontrar la solución!”

La autoestima de Cliff emanaba conforme lanzaba estas  declaraciones.

Qué tipo tan increíble… cuando sé que hay pocas posibilidades de conseguir algo por mucho que me esfuerce, soy incapaz de esforzarme al máximo. La capacidad para lanzarte de cabeza en un campo en el que es difícil pensar que saldrás victorioso es la clara marca identificativa de un genio…

Es un talento que yo no  poseo…

“Eh, Rudeus, ¿conoces algo sobre maldiciones que pudieras  contarme?”

“Hmmm…”

Al escuchar su pregunta, me puse a pensar sobre el  tema.

Maldiciones…

Mientras venía del continente demoniaco, fue un tema que surgió en varias ocasiones.

“A ver…”

Jum… ¿dónde y sobre qué fueron esas conversaciones? Maldiciones… maldiciones…¡!

Pensar sobre maldiciones hizo que me quedara bloqueado, seguramente porque me recordaron a Orsted, con todas las maldiciones sobre las que me habló Hitogami.

Aunque ahora que lo pienso, recuerdo haber escuchado que Laplace sufría una maldición, y que se la transfirió a unas lanzas malditas que llevaron a la discriminación y persecución de los  Supard.

“Creo que Laplace en su día pasó su propia maldición a una herramienta para transferírsela a otra raza.”

“¿Una herramienta?”

“Sí, las lanzas que usaron los Supard durante la campaña de Laplace. Debido a esas lanzas, los guerreros Supard acabaron enloqueciendo y causando los problemas por los que se le persigue hoy  día.”

Cuando mencioné esto, Cliff me miró con los ojos totalmente abiertos.

“¡¿Los Supard?! ¡¿Estás seguro de ello?!”

“No del todo, porque yo solo escuché la historia de otra persona, así que   no puedo asegurar que sea cierto.”

¿Quién fue exactamente el que me dijo esto? ¿Hitogami también?… Supongo que puedo confiar al menos en ese detalle, porque no veo razón alguna para que me engañara en ese  tema.

“Ya veo… Así que las maldiciones fueron transmitidas a  utensilios…”

Tras escuchar mis palabras, Cliff se agarró la barbilla perdido en sus pensamientos.

“Puede, aunque no tengo ni idea de cómo lo  hizo.”

“No importa, solo saber que se hizo en algún momento de la historia es un enorme avance.”

¿Habrá probado alguien más a transmitir maldiciones como Laplace? Aunque claro… teniendo en cuenta que es el Dios Demonio, lo más probable es que sus actos fueran considerados malignos, ¿quizás hasta calificados como tabú…?

Ahora que lo pienso, las habilidades de los Mikos o Niños Benditos también son como maldiciones… si pudieran transferirse esos poderes a utensilios para que otros los utilizaran sería increíblemente útil… ¿por qué nadie lo habrá probado hasta ahora?

“Me pregunto por qué nadie ha pensado intentar transferir a utensilios habilidades de los Mikos…”

“¿Hm? ¿Qué tienen que ver los  Mikos?”

Cliff se mostró confundido por mi  comentario.

¿Eh? ¿Acaso he dicho algo  raro?

“Esto… me refiero a que, ¿no son lo mismo? Ambos poseen un flujo extraño de maná desde su nacimiento llevándoles a habilidades únicas. La única diferencia es si la habilidad es positiva o negativa,  ¿no?”

“…. Es la primera vez que escucho algo  así.”

Elinalise también me mira sorprendida, indicando que seguramente ella también tampoco lo había escuchado nunca.

Que raro.. ¿no lo sabían? Pero si alguien me lo contó como si fuera obvio… Oh… también fue Hitogami. Todo sobre las maldiciones me lo contó él… Ese capullo… mira que contarme cosas que nadie sabe como si fueran sentido común.

“Pero claro… tiene sentido…. con una herramienta… el maná seguro…. Quizás si…”

Tras escuchar mis palabras, Cliff se puso a murmurar para sí como si hubiera obtenido alguna pista importante.

No creo que haya ningún problema por mi pequeño desliz, así que mejor   lo  dejo estar.  Pero  me  pregunto si  esos Niños Malditos tendrán   alguna relación con los Dioses de este mundo… Dios Humano, Dios Dragón, Dios Demonio, y los Mikos, Niños Benditos…. Hijos de  Dios……….

Es posible que exista relación entre ellos, aunque también es posible que no.

“Te doy las gracias, Rudeus-kun, gracias a ti, siento que he conseguido descubrir algo importante.”

Con una expresión radiante, Cliff agradeció mi participación,  aunque…

Ya que te pones… podrías intentar solucionar la enfermedad que es más una maldición mía de una vez….

 

3ª Parte

En cuanto me vieron llegar, tanto Soldat como el resto de su grupo me miraron sonriendo, dándome una bienvenida más calurosa de la que me esperaba.

¿Y si me invitaron porque quisieron, y no para que trajera a   Elinalise…?

Nos dirigimos a un bar cercano y nos pusimos a charlar en una mesa mientras comíamos.

Cuando se enteraron de que Elinalise y Cliff estaban saliendo formalmente se sorprendieron muchísimo, hasta el punto de que hicieron bromas algo duras diciendo cosas como  ¿Cómo va una devora-hombres a  casarse?    o ¿Acaso te estás quedando conmigo?, que hicieron enfadar a Cliff en cuanto las oyó.

Cuando encima se rieron un poco del enfado de Cliff, casi se pone echo  una furia hasta el punto de intentar llegar a las  manos.

No creo que se vaya a calmar en un buen  rato…

O eso pensé, pero Elinalise consiguió calmarle sin dificultad con sus palabras y desvió el tema de  conversación.

Guau… aunque bueno, era de esperar en Elinalise; controlar el  Aggro  es su especialidad, aunque no sabía que se le diera tan bien fuera del combate.

Pensándolo fríamente, jamás he visto a Elinalise agitarse o venirse abajo en ninguna situación, y aunque a menudo la he visto molesta, jamás la he visto realmente enfadada. Es más, la única cosa que parece y dice odiar es a Paul… ¿Qué mierda le habrá echo ese tío para molestar a alguien tan agradable como Elinalise?

El tema de conversación al que habíamos llegado era mi atuendo, ya que hoy venía vestido con el uniforme de la  universidad.

“Ey, Quagmire, si te vistes así, la gente se va a pensar que eres un novato más que viene a curiosear al gremio, lo sabes,  ¿no?”

Parece ser que varios estudiantes de la Universidad de Magia se acercan al gremio con el uniforme puesto para convertirse en aventureros. Esos estudiantes por lo general no pasan del rango F o el E y evitan acercarse al grupo de Soldat, aunque de vez en cuando aparece alguno que pide unirse    a ThunderBolt.

“En ese caso, ¿qué te parece si me hago pasar por un novato y vuelvo a cargar con el equipaje?”

“¿Para que tengas que volver a salvarnos el culo otra vez? Paso   paso…”

La conversación me hizo recordar como conocí por primera vez a Soldat y sus compañeros115, y como me invitaron riéndose MUCHO de mí para que cargara con sus cosas.

Qué recuerdos…

Tras eso, el tópico volvió a saltar a rememorar historias de sus vidas como aventureros, y aunque Cliff todavía seguía molesto, escuchar estas aventuras hizo que poco a poco, sus ojos se pusieran a brillar y   relajarse.

Ahora que caigo.. Cliff me dijo una vez que le encantaban los aventureros y sus historias. Ju, con lo pesado que puede ser a veces, casi me sorprende que al menos en ese aspecto sea como un chico normal de su   edad.

Terminamos de comer y nos pusimos a comentar sobre cómo continuar la fiesta, hasta que un mensajero del clan se acercó a  Soldat.

“Soldat-san, he venido a avisarte de que va a tener lugar otra   reunión.”

“¡Dejadme ya! ¡Pero si esta misma mañana hemos tenido ya una reunión!”

“Es normal, este año el líder del clan tiene muchos temas a   tratar.”

El mensajero estaba haciendo llamar a todos los jefes de   grupo.

“Quagmire, lo siento, pensé que tendría el día libre para charlar más tiempo contigo, pero me llaman… Tenemos que quedar otro día, ¿de  acuerdo?”

“Claro, cuando quieras.”

Soldat se despidió de mí asintiendo de forma un tanto  excesiva.

Bueno… ¿y ahora qué?

Como el alma de la fiesta se había ido, parecía que los asistentes se iban a  ir desbandando en grupos más pequeños, pero como tan solo son las 2 de   la tarde, aunque me vuelva a la universidad no tendré nada qué hacer   hoy.

“¿Se os ocurre algo qué hacer?”

“Pues… se me había ocurrido que podría enseñarle a Cliff los fundamentos para ser un buen aventurero.”

“Comprendo.”

Tras nuestra conversación de antes, parece que a Elinalise le apetece mostrarle a Cliff sus dotes de aventurera que parecen atraerle  tanto.

“¡Oh! Eso de instruir a un novato suena genial.”

“¿Te importa si nosotros también vamos?”

El resto de miembros de Step to Leader se mostraron interesados con la idea, y parece que todos van a participar en esta clase práctica de Aventurero 101

El plan es ir al gremio por una misión de Supresión de rango A para ayudar a Cliff a ganar experiencia.

El hecho de que le vieran como un novato estaba molestando a Cliff, pero por su expresión, diría que está más entusiasmado que  molesto.

“¿Qué harás tú, Rudeus?”

“Yo……….. me abstendré en esta ocasión, lo  siento.”

Me gustaría enseñarle a Cliff lo que implica ir en un grupo de aventureros con varios magos, pero estoy seguro de que le molestará que alguien más joven que él le dé órdenes. No me cabe duda de que será más obediente si los que le dicen qué hacer son claramente mayores que  él.

Además… tampoco voy a irme a hacer una misión que dure varios días, seguro que si hago algo así de largo y sin avisar, Nanahoshi se enfadará mucho conmigo.

Puede que esté viviendo como una Hikikomori, pero da la impresión de que disfruta de la compañía de más personas, es posible que hasta su humor empeore si me ausento… Personalmente creo que para ser un Hikikomori de verdad es necesario poder sentirse orgulloso y estar cómodo con la soledad.

Aunque bueno… con lo mucho que echa de menos Japón, puedo comprender lo mucho que la anima poder hablar con alguien en japonés. Aunque como persona que disfruta su vida en este mundo, me gustaría que saliera y fuera algo más activa.

“Entiendo, pero bueno, en ese caso, avisa al resto de que no vamos a estar durante un tiempo.”

“Lo haré, y ve con cuidado Elinalise-san, llevas a un novato contigo, así que evita ir a lugares demasiado  peligrosos.”

“No soy como tú, no voy por ahí buscando problemas con Dragones o Reyes Demonio.

No es que vaya por ahí buscando problemas… Pero dejémoslo ahí, porque no puedo negar que le pedí a Kishirika que se acostara conmigo, aun cuando me dijo que era la prometida de  Badi…

 

4ª Parte

Me despedí del grupo y me dirigí a mi  dormitorio.

Salí del Distrito de Aventureros y me acerqué a la plaza que había en el centro de Sharnia. En cuanto llegué, me envolvió un sabroso aroma a  carne a la parrilla, y buscando la fuente, pude ver a un grupo de mercaderes que habían montado sus puestos aun con toda la nieve que cubría las   calles.

Debe ser complicado trabajar con este frío… Aunque bueno, al final no tengo nada que hacer, y aunque vaya al dormitorio lo único que puedo hacer es estudiar, entrenar o hacer  figuras…

Quizás debía haberme ido con ellos a hacer  misiones.

“Pero bueno, como están las cosas, aprovecharé para dar una vuelta por la ciudad.”

Me dije a mí mismo esas palabras y me dirigí al Distrito Comercial de la ciudad. No era mi intención comprar nada específico, pero no descartaba  la posibilidad de encontrar algo interesante.

Sumado a que tras mi discusión con Cliff, sentí cierta curiosidad por las herramientas y equipos mágicos, debido a que, seguramente, las  Lanzas del Diablo que hizo Laplace fueran alguna clase de objeto  mágico.

Hasta ahora, todo los objetos mágicos que he visto eran demasiado caros   y tampoco vi necesidad de comprarlos, pero viendo los objetos mágicos que tiene Fitts-senpai, como esas botas, y los anillos tan útiles de Nanahoshi…

Quizás aprovechando que la base de operaciones del Gremio de Magia se encuentra en esta ciudad, sea más fácil encontrar alguno interesante para mí. No creo que compre nada, pero al menos me gustaría echarle un vistazo a las vitrinas.

Hablando de objetos mágicos, la primera vez que oí hablar sobre ellos me quedé bastante confundido. Y es que parece ser que se diferencian en 2 clases muy distintas, las herramientas mágicas y  luego el equipo  mágico.

Las herramientas mágicas son objetos que poseen un círculo mágico grabado en su interior que cuando el portador lo carga con su propio maná mientras conjura el hechizo que almacena, este activa el efecto mágico; y siempre que el usuario todavía conserve maná, puede repetir su uso. Además, son hechos de manera artificial.

El equipo mágico, que es lo que comúnmente se conoce como  objeto mágico, son objetos que han absorbido maná en su interior tras estar expuestos a este de forma continuada y han obtenido habilidades especiales. Para que aplique el efecto hay que realizar una acción específica; aunque solo puede usarse X veces al día, ya que el maná del objeto se recupera por sí solo.

En resumen, las herramientas mágicas se pueden usar de forma continuada pero consumen maná del usuario; mientras que el equipo mágico se puede usar X veces al día, o con efectos permanentes, pero que no consumen maná. Esa sería la principal diferencia.

Por lo general, el equipo mágico es considerado como más  útil debido a que aunque posee un número limitado de usos, no consumen maná ni es necesario recitar ningún hechizo para activarlo. Aunque el mayor problema es que se encuentran y acumulan principalmente en Laberintos y sus  efectos tienden a ser bastante aleatorios. Esto lleva a que el equipo mágico con efectos útiles sean extremadamente caros.

Las botas que Fitts-senpai llevaba puestas seguramente cuesten más que toda mi fortuna actual junta.

Por cierto, he visto espadas encantadas que aunque sean hechas artesanalmente muestran efectos similares a este equipo  mágico.

Aunque bueno, en mi caso, con todo el maná que poseo, no tengo problema con usar herramientas mágicas; hasta el punto que seguramente no tenga problema en usar incluso las que consuman demasiado maná para que sean consideradas útiles.

Debido a que estamos en Sharnia, la capital de la magia y sede del Gremio de Magia, varios de estos objetos aparentemente defectuosos deberían estar a la venta.

“¿Hn?”

De improviso, pude ver un par de caras familiares. Se trataba de Luke y Fitts-senpai, que andaban charlando plácidamente frente a una tienda de ropa.

Me llamó la atención que Fitts-senpai mirara alegremente los artículos de muestra de la tienda, mientras que Luke por su parte sonreía algo forzadamente mientras sujetaba una enorme bolsa.

Es como si estuvieran en una cita… Pero bueno, ya me avisó que iba a  estar  ocupado,  aunque,  ¿no  pasa  nada  paseando  los  2  solos?  ¿No se suponía que tenía que proteger a la princesa…? Bueno, supongo que al menos debería saludar.

“¡Buenas tardes! Menuda coincidencia encontraros a ustedes 2 en un lugar como este.”

“¡¿Tú…?!”

Al escuchar mi voz, la cara de Luke se endureció, demostrando su usual desagrado hacia mí.

No entiendo por qué me odia, si hasta intenté no molestar a su grupo en la medida de lo posible… pero bueno, imagino que últimamente me he vuelto un poco más famoso de la cuenta y eso le puede estar afectando de alguna forma.

Bah, mientras pueda seguir llevándome bien con Fitts-senpai no me importa mucho lo que piense Luke.

“¿Oh…?”

El aura que emana hoy de Fitts-senpai es diferente al de  costumbre.

Qué raro…quizás se deba a que va vestido diferente a como siempre. Aunque… es casi como si fuera otra  persona.

“Buenas tardes, Fitts-senpai, te noto algo diferente hoy.” Al oírme decir esto, Fitts-senpai me observó  impactado.

¿Hmm? Aunque sigo sin saber bien en qué está distinto… ¿quizás en su forma de moverse o actuar?

Mirándole fijamente, Fitts-senpai apartó su mirada, llegando incluso a girar su cara; al mismo tiempo, Luke se colocó entre  nosotros.

“Rudeus, ¿qué tal? ¿Qué te trae hoy por  aquí?”

Se ha posicionado como si intentara ocultar a Fitts-senpai a su espalda, y aunque su tono de voz es calmado, su mirada es penetrante, casi como si me mirara enfadado, hecho que, por extraño que parezca, no se nota en su voz.

¿Quizás les esté causando problemas el que los haya visto…? ¿No será que están realmente en una cita…? Si esas palabras dulces de Luke funcionan hasta en los hombres, no me extrañaría que intentara aprovecharse del inocente Fitts-senpai.

Quizás, al ser los escoltas de la princesa, quedaría mal que sus tendencias homosexuales se hicieran públicas y quedan en  secreto.

Aun estando de broma, pensar en ello me causó un enorme impacto, sin comprender bien el motivo del mismo.

“Pues en realidad, nada en especial, es solo que os vi por aquí y pensé en saludaros….. ¿Fitts-senpai…?”

Desde que he llegado, Fitts-senpai evita mirarme  directamente.

….¿Eh? ¿Acaso me está ignorando? ¿Por qué lo hace? ¿Acaso he dicho algo que le haya molestado?

“Gracias por el gesto, aunque espero que comprenda que Fitts no habla mientras se encuentra custodiando a la  princesa.”

Aunque lo haya dicho calmadamente, está claro que Luke estaba haciendo cuanto podía por hacer que me  marchara.

…. Supongo que aparecí en mal momento, ¿pero que ni siquiera me diga hola? Algo huele mal…

“…”

Fitts-senpai no ha mirado hacia mí en ningún momento. Bueno, me mira, pero cuando lo hace, es de reojo y con el ceño fruncido como si viera algo que le molestase.

Casi puedo sentir como si sus ojos dijeran ¿Por qué sigue  aquí?

Su actitud es demasiado obvia, hasta el punto de que incluso yo me he dado cuenta de que no me quiere  cerca.

“¿Ocurre algo?”

“No, no es nada. Perdonad si os he  molestado.”

Me voy de allí intentando aparentar estar tranquilo, pero por dentro estoy inquieto e impactado hasta el punto de dejar mi mente en  blanco.

Se me quitan las ganas de ir de compras y me dirijo al dormitorio recorriendo las nevadas calles que me llevan hasta  él.

Y mientras comienzo el trayecto, se puso a nevar y puedo notar el frío calarme los huesos.

 

5ª Parte

Regresé a la Universidad de  Magia.

¿Por qué estaba Fitts-senpai ignorándome…? No tengo ni idea, y tampoco se me ocurre nada; no le he hecho nada como para que se haya molestado conmigo. Quizás sea buena ir a hablar de esto con alguien para explicar cómo me siento… aunque realmente, lo que quiero es  desahogarme.

Si no me equivoco, Zanoba se encuentra en el Gremio de Magia informándose sobre los Mikos y Julie seguramente esté con él. Rinia y Pursena… no son del tipo que me escucharía con atención y seguramente solo se rían de mí. Hace un rato me despedí de Elinalise; y BadiGadi no parece que se encuentre hoy en la universidad. Nanahoshi… estará muy ocupada y dudo que quiera escuchar mis  problemas.

No se me ocurre nadie más, ya que no tengo demasiados  amigos…

Debido a esto, decido dirigirme a la biblioteca, ya que lo mejor que se me ocurre es pasar el rato leyendo algo tranquilamente con el primer libro que encuentre.

Me pregunto si habrá algún libro interesante… Quizás una épica o una historia heroica; puede que incluso haya algún libro sobre BadiGadi o Kishirika. Si es de alguno de esos 2, seguro que al menos me animaré un poco.

Con eso en mente, entré en la biblioteca, saludé al conserje con la mirada; ya que aunque nunca hemos hablado, ya recuerda mi cara de todas las veces que he venido.

Antes de entrar con la nieve que me había caído encima, la derrito y seco  mi ropa conjurando en silencio y me dirijo a mi habitual  asiento.

Como de costumbre, la biblioteca está completamente vacía… supongo que apenas habrá estudiantes que pasen sus días libres leyendo en ella, sobretodo porque el porcentaje de gente que sabe leer en este mundo no es demasiado alto.

“… ¿Huh?”

En la biblioteca encontré a Fitts-senpai, leyendo un libro en su asiento de siempre, aunque parecía bastante aburrido.

“Oh, Rudeus-kun.”

Cuando me vio, saludó como de costumbre con una sonrisilla  tímida.

“Buenas tardes, has vuelto antes de lo que esperaba. ¿Viste a tus amigos?”

“S-Sí.”

Me senté frente a él y observándole  detenidamente.

Está como siempre… vestido como siempre y actuando como siempre ha hecho…….. Pero hay algo que no encaja. He venido en dirección a la biblioteca en línea recta desde nos cruzamos… es imposible que él haya llegado antes que yo… Hay algo extraño en todo  esto…

“¿O-Ocurre algo? ¿Tengo algo en la  cara?”

Fitts-senpai al decir esto, se lleva la mano a la cara para ver si encontraba  lo que estaba llamando la atención.

La situación… supongo que es porque me sentí rechazado antes, pero me extraña muchísimo la diferencia de trato de antes a ahora. Antes estaba a la defensiva y hasta evitándome, y ahora está tan amistoso como de costumbre…

“¿Por qué me ignoraste antes?”

Al escuchar mi pregunta, se quedó petrificado, hasta el punto de que puso la expresión más seria que recuerdo.

“Eso es porque mientras custodio a Ariel-sama no pronuncio palabra. Como me conocen como Fitts el Silencioso; debido a que mi voz es algo infantil, no suelen tomarme en serio, por eso por lo general… y más aún si estoy protegiendo a Ariel-sama, en esos casos me quedo en completo  silencio.”

“Comprendo, aunque no vi a la princesa Ariel por ninguna  parte.”

“Se encontraba en una tienda cercana con la que tenemos confianza; ya que no somos los únicos que la custodian, sino que hay más guardias que la protegen desde cierta distancia. Aunque por favor, no le digas esto a nadie.”

Fitts-senpai me suelta la explicación sin atrancarse en ninguna parte, como si lo tuviera preparado de antemano…

Estoy seguro de que realmente tenía el discurso  preparado.

“Ahora lo comprendo, siento mucho haberte hablado en esa situación.”

“No importa, yo también me disculpo por no poder  responderte.”

Creo… creo que ya sé lo qué está pasando… aunque no tengo   pruebas.

Lo más probable es que Ariel-sama esté utilizando algo para disfrazarse   de Fitts-senpai, lo más probable es que sea un objeto mágico de algún tipo. El hecho de que hagan pasar a Fitts por Silencioso es porque ese método no permite cambiar la voz, y seguramente tampoco el color de los   ojos…

Por esto, seguramente es por lo que Fitts-senpai siempre lleve los ojos cubiertos con esas gafas, y apenas hablando, para que menos gente sea capaz de darse cuenta de que en realidad es la princesa   disfrazada…

Viéndolo de esa forma, comprendo que tiene demasiado sentido para no ser cierto, aunque haya detalles en los que pueda estar parcialmente equivocado.

El motivo por el que me evitaron antes es porque entrar en contacto conmigo sin ningún tipo de preparación rompería su coartada, y no haya sido porque Fitts-senpai me odie. Si, estoy seguro de que es más o menos eso; porque no recuerdo haber hecho nada para que me  odie.

Bueno, mejor seguirle la corriente en este  asunto.

“Oh, bueno, al menos ahora lo sé, en ese momento pensé que estabas enfadado conmigo, Fitts-senpai, y me preocupé  bastante.”

“Jajaja…. ¿Cómo podría odiarte, Rudeus-kun…?”

Fitts-senpai se llevó la mano tras la oreja y se rascó tímidamente122; es algo propio de él, aunque últimamente cuando le veo hacerlo, por algún motivo mi corazón se acelera un poco.

¿Por qué tenía que ser un chico tan adorable?………. ¿De verdad es un chico?

No puedo dejar de pensar en él… No me quito a Fitts-senpai de la   cabeza.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente