Capítulo 942 – TCF – Hae-il (1)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cale extendió su mano y se quitó la corona de su cabeza.

Por casualidad hizo contacto visual con Raon.

“¡Huuuuuuu, huuuuuuuuu!”

Raon estaba respirando profundamente.

“¿Qué estás haciendo?”

“¡No es nada! Humano, por un momento parecías tan grande como el abuelo Goldie, ¡pero creo que me equivoqué!”

Ese comentario hizo que los ojos de Choi Han y Choi Jung Soo se nublaran.

Choi Han miró su palma.

Le había preguntado a Cale qué había obtenido y esperaba que Cale dijera que obtuvo lo que quería.

‘Está completamente cubierto de sudor.’

En el momento en que vio el rostro estoico de Cale con la corona… el rostro de Choi Han se había puesto rígido en ese momento.

‘Jung Soo no parece haberse dado cuenta todavía.’

Choi Han, que se había acercado a Cale con Raon, había visto la expresión del rostro de Choi Jung Soo mientras Choi Jung Soo estaba un poco más lejos.

‘Parecía asustado.’

Estaba seguro de que Choi Jung Soo le había tenido miedo a Cale.

Parecía como si se hubiera acobardado para no acercarse más.

Por supuesto, parecía que Choi Jung Soo nunca admitiría eso.

“Cale-nim.”

Esta fue la primera vez que Choi Han sintió curiosidad por un poder que había obtenido Cale.

Nunca había experimentado algo como esto.

“¿Qué sucede?”

‘¿Cuál es el poder que ganaste esta vez?’

Ésa era la pregunta que quería hacer.

Sin embargo, en ese momento…

Tatatap. ¡Tatatap!

Escuchó unos pasos urgentes.

El Jefe Eunuco Wi, que pasó corriendo junto al Rey del Puño en las escaleras, miró a Cale.

“¡Joven maestro Kim-nim!”

La mirada fría en su rostro mientras se hacía cargo temporalmente de la residencia del Lord del Castillo de Sichuan había desaparecido y su rostro estaba lleno de desesperación.

“¡El Culto de la Sangre ha liberado a los jiangshis!”

Choi Han se apartó del Jefe Eunuco Wi para mirar a Cale. Cale estaba mirando al techo. Cerró lentamente los ojos antes de volver a abrirlos.

Cale luego miró hacia abajo e hizo contacto visual con Choi Han.

“¿Qué estabas tratando de decir?”

“No es nada, Cale-nim. Te lo preguntaré más tarde.”

“Bueno.”

Cale asintió con la cabeza antes de guardar la corona en su bolso de bolsillo espacial.

Escuchó la imponente voz del Aura Dominante en su mente.

[No creo que pierdas ante el Dios de la Muerte que vimos la última vez, al menos en lo que respecta a tu aura.]

Cale ignoró la voz extremadamente emocionada.

Se acercó al Jefe Eunuco Wi.

“¿Dónde han aparecido los jiangshis?”

“Hemos recibido informes de que han comenzado a aparecer por todas partes de las Planicies Centrales.”

Cale comenzó a subir las escaleras. El Jefe Eunuco Wi se quedó justo a su lado.

“Por favor, continúa con tu explicación.”

El Jefe Eunuco Wi abrió la boca para volver a hablar.

Cale pasó junto al Rey del Puño en ese momento. Ni el Jefe Eunuco Wi ni Cale tuvieron tiempo de prestarle atención al Rey del Puño.

“Ho. Hoho…”

El Rey del Puño miró fijamente a Cale, que pasó junto a él. No tuvo más remedio que mirar a Cale mientras subía las escaleras.

Sin embargo, ¿no era normal que mirara a Cale ahora?

Ese pensamiento repentinamente pasó por la mente del Rey del Puño. En el pasado habría pensado que era una tontería, pero el Rey del Puño actualmente no tenía el coraje ni las agallas para decir que esos pensamientos estaban mal.

Sólo podía respirar profundamente y calmarse.

Cale, que se acercó sin tener ninguna idea al respecto, miró el mapa que estaba abierto en el estudio del Lord del Castillo de Sichuan y los numerosos informes.

Era raro verlo tan serio.

“… ¿También aparecieron en el Palacio Imperial?”

“Sí, joven maestro-nim. Los jiangshis aparecieron por primera vez en la capital y en el Palacio Imperial antes de que comenzaran a aparecer también en otras áreas.”

“Mmm.”

Cale gimió. El Jefe Eunuco Wi se mordió el labio.

‘Estoy seguro de que le pesa mucho.’

El joven maestro Kim había purificado a los jiangshis vivos y había pasado por todo tipo de sufrimiento hasta ahora.

Pero ver a los jiangshis aparecer de repente así… ¿Qué tan difícil debe ser para él manejar esto?

El Jefe Eunuco Wi no pudo soportar mirar más a los ojos de Cale y se volvió para mirar el mapa.

En cuanto a Cale, estaba sumido en sus pensamientos.

‘¿Se volvieron locos los bastardos del Culto de la Sangre?’

¿La aparición de los jiangshis?

Eso era comprensible.

Supuso que lucharían contra los jiangshis cada vez que irrumpieran en el Culto de la Sangre.

Pero nunca había esperado que el Culto de la Sangre liberara a los jiangshis por todas las Planicies Centrales de esta manera.

‘¿Dieron el primer paso porque decidieron que no podían permitir que las cosas siguieran así?’

En este punto, tenía sentido para ellos darse cuenta de que había un problema con los jiangshis vivos que plantaron en el Triunvirato. En base a eso, podrían tomar un camino diferente.

‘Pero aun así, ¿enviar jiangshis al Palacio Imperial?

Deben estar locos.

¿Quieren meterse con el Emperador ahora mismo y terminar con las cosas?’

Cale escuchó a Lee Soo Hyuk murmurar en ese momento.

“¿Se volvieron locos esos bastardos del Culto de la Sangre? ¿Quieren morir?”

‘Ah.’

Cale jadeó.

Todos se centraron en él.

Las comisuras de los labios de Cale se torcieron.

“¿Supongo que los chicos del Culto de la Sangre aún no lo saben?”

“¿Mmm?”

Los ojos del confundido Lee Soo Hyuk se nublaron por un momento.

Su voz se volvió relajada.

“Así es. Supongo que todavía no lo sabrían.”

“En efecto.”

Tap. Tap.

Cale tocó en la capital con el dedo antes de comentar con indiferencia.

“El Triunvirato… Y el Palacio Imperial… El hecho de que todas estas fuerzas se han reunido. El Culto de la Sangre no debería haberse dado cuenta de eso todavía.”

El Culto de la Sangre probablemente descubrió dos cosas.

‘El joven maestro Kim Hae-il, que es miembro de la familia imperial… Ese individuo sospechoso está husmeando en el mundo de las artes marciales.’

‘Además, los jiangshis vivos plantados en el Triunvirato han sido purificados.’

Había un límite a las conclusiones a las que podían llegar con esa información como trasfondo.

‘Me moví sigilosamente entre ubicaciones.’

Durante el incidente en el Culto Demonio, habían matado a los espías y las puertas del Culto Demonio se habían cerrado, por lo que ninguna información podía salir.

Además, ir a la Coalición Divergente y purificar a los jiangshis vivos se hizo básicamente en secreto.

Además, todo no había sucedido en cuestión de meses, fue en cuestión de días.

‘La familia imperial, el joven maestro Kim, la facción ortodoxa, la facción no ortodoxa y el culto demonio.’

El Culto de la Sangre debería haberse dado cuenta de que estos grupos estaban tratando de crear algún tipo de cambio.

‘Pero nunca esperarían que el Triunvirato y la familia imperial pudieran llegar a un acuerdo en unos días.’

Simplemente pensarían que las cosas serían como siempre, que los diferentes grupos intercambiarían opiniones y tratarían de cooperar mientras desconfiaran unos de otros.

El Triunvirato nunca antes había llegado a un acuerdo sobre nada.

“El Culto de la Sangre pensaría que incluso si las cosas hubieran progresado tanto como fuera posible, sólo sería al nivel en el que el gobierno y el Triunvirato intercambian opiniones entre sí. A lo largo de la historia de las Planicies Centrales, este tipo de discusiones han llevado períodos de tiempo extremadamente largos.”

La cautela que cada grupo tenía hacia los demás era extremadamente alta.

El Rey del Puño y el Jefe Eunuco Wi no estuvieron en desacuerdo con Cale.

“Es por eso que el Culto de la Sangre liberó a los jiangshis. También por qué los dirigieron al Palacio Imperial.”

Cale miró hacia el Jefe Eunuco Wi.

“En ese caso, el Palacio Imperial no tendría más remedio que husmear en el mundo de las artes marciales.”

Incluso si saben que los jiangshis son del Culto de la Sangre…

“El Palacio Imperial no tendría más remedio que husmear en el mundo de las artes marciales si no pueden localizar al Culto de la Sangre.”

¿Estaría dispuesto el mundo de las artes marciales a abrir sus puertas al Palacio Imperial durante tal situación?

‘Absolutamente no.’

En tal situación, el gobierno y el mundo de las artes marciales no podrían llegar a un acuerdo.

“Al final, ambas partes se distraerían con los jiangshis, lo que dificultaría la cooperación. Incluso si terminaran llegando a un acuerdo, eso sucedería mucho más tarde.”

Si ese fuera el caso…

“Eso sería extremadamente beneficioso para el Culto de la Sangre.”

Podrían usar esas aberturas para causar caos una vez más.

Por ejemplo, en lugar de la Gran Guerra del Triunvirato, podrían convertirla en una lucha entre el gobierno y el mundo de las Artes Marciales.

Esos bastardos harían algo así sin dudarlo.

La sonrisa de Cale se hizo aún más grande.

“Son bastante inteligentes hasta el final.”

El Culto de la Sangre.

Estos bastardos no sólo eran fuertes, sino que también eran verdaderos Cazadores.

Se suponía que los cazadores eran geniales con las trampas.

“Pero oh no.”

Desafortunadamente, las acciones del Culto de la Sangre fueron en vano.

“Será difícil que las cosas salgan como quiere el Culto de la Sangre.”

El líder del equipo, Sui Khan, comentó con indiferencia como si estuviera de acuerdo.

“Todos, excepto el Culto de la Sangre, ya se han unido.”

El Rey del Puño volvió a sus sentidos y añadió.

“Así es. Ya hemos llegado todos a un acuerdo.”

Todos estaban centrados en el joven maestro Kim.

Se guardó esa parte para sí mismo.

Kim Hae-il.

Esta persona era alguien que estaba mucho más allá de cualquier cosa que el Culto de la Sangre pudiera haber imaginado.

Él fue la razón por la que el gobierno y el mundo de las artes marciales pudieron llegar a un acuerdo tan rápido. Esta fue la primera vez que sucedió algo así en la historia de las Planicies Centrales.

“Entonces-”

Cale miró hacia el Jefe Eunuco Wi.

“Entonces, ¿cuál es el plan del Palacio Imperial?”

El terrible rostro del Jefe Eunuco Wi ahora parecía tranquilo.

“Su Majestad ha dicho que debe continuar con lo que sea que esté haciendo, joven maestro-nim.”

‘Como yo esperaba.’

Cale asintió con la cabeza.

“El gobierno reprimirá a los jiangshis. Su Majestad dijo que no necesita preocuparse por ellos.”

Al principio, el Jefe Eunuco Wi no había entendido el decreto del Emperador.

Pensó que sería mejor conseguir la ayuda del joven maestro Kim para resolver rápidamente este problema.

Sin embargo, el Emperador había determinado con precisión el orden de importancia.

‘La destrucción del Culto de la Sangre.’

Sí, ese violento Emperador no estaría satisfecho con simplemente acabar con algunos jiangshis.

El Jefe Eunuco Wi miró a Cale.

“Supongo que, en cierto modo, esto podría ser bueno.”

Se le estaba secando la boca mientras miraba al sonriente joven maestro Kim.

El joven maestro Kim habló de manera relajada.

“Ahora que los jiangshis están fuera, debería ser mucho más fácil atacar al Culto de la Sangre. ¿No lo crees?”

Este hombre sonriente daba mucho miedo.

Fue en ese momento.

“¡Mayor!”

“¿Qué está pasando?”

El rostro del Jefe Eunuco Wi se puso rígido instantáneamente.

La persona que lo llamó Mayor y se acercó…

Esta persona era un miembro de Eastern Depot disfrazado de miembro del personal de la propiedad del Lord del Castillo de Sichuan.

“Esto-”

El mensaje que entregó con urgencia sin siquiera mostrar sus respetos…

El Jefe Eunuco Wi lo abrió con urgencia antes de entregarle inmediatamente el mensaje a Cale.

“¡Joven maestro-nim! ¡Aparentemente el Lord del Castillo de Yunnan está muerto!”

Cale abrió el mensaje.

“¡Y fueron tomados por jiangshis, lo que hace que actualmente sea imposible infiltrarse en el Castillo de Yunnan!”

<Muerte del Lord del Castillo de Yunnan. >

<Mínimo de 1.000 jiangshis. >

<El castillo de Yunnan ha sido tomado. >

Llegarían a Yunnan una vez que pasaran por Sichuan.

Esa zona estaba al lado de Nanman, una de las Tierras Lejanas.

Nanman era donde sospechaban que se encontraba una rama o el núcleo del Culto de la Sangre.

<No se puede entrar desde afuera, escapar desde adentro. >

<Los residentes de Yunnan están actualmente bajo vigilancia y retenidos como rehenes. >

< No se puede seguir contactando. >

Cale miró hacia el Jefe Eunuco Wi.

“¿Cómo llegó esta información?”

“Vino a través de un halcón, joven maestro-nim. Probablemente enviaron este último mensaje antes de que todo se cerrara.”

El Jefe Eunuco Wi miró hacia el miembro de Eastern Depot.

“No hemos recibido ningún otro mensaje. Además, las personas que se acercaron al castillo de Yunnan descubrieron numerosos halcones muertos. También hemos perdido contacto con algunos de los miembros de Eastern Depot.”

El Culto de la Sangre parecía haber hecho su movimiento mientras todo era caótico debido a los jiangshis.

“Si no supiéramos que el Culto de la Sangre estaba en Nanman, pensaríamos que lo que sucedió en Yunnan fue como los incidentes en otras áreas.”

Yunnan estaba en las afueras y no era un lugar muy importante. De hecho, Yunnan era uno de esos lugares que quedarían en un segundo plano después de considerar lugares como la capital y otros lugares importantes.

La mirada de Cale se dirigió hacia el final del mensaje.

Sangre secada…

El mensaje estaba escrito con sangre.

Debieron tener prisa porque la escritura también era extremadamente difícil de entender.

Además, la sangre estaba salpicada en muchas áreas.

Sin embargo, Cale pudo ver claramente la última frase.

< Rescate solicitado. >

Dobló el mensaje y se lo entregó al Jefe Eunuco Wi.

Luego hizo un comentario con indiferencia.

“Nos dirigimos al Castillo de Yunnan de inmediato.”

Preguntó con cautela el Jefe Eunuco Wi.

“… ¿Va a purificar a todos estos jiangshis, joven maestro-nim?”

Había al menos 1.000 jiangshis allí.

¿Cuántos soldados y artistas marciales necesitarían para luchar contra todos ellos?

No tenían voluntad propia.

Lucharían hasta el final y apuntarían a matar a sus oponentes.

‘Horrible-’

Sí, sería una lucha espantosa para cualquiera de los bandos.

‘¿Mmm?’

El Jefe Eunuco Wi se estremeció.

Cale negó con la cabeza sin dudarlo.

“No.”

‘¿Él no los va a purificar?

¿Entonces va a luchar contra todos ellos?’

Además, el enemigo estaba defendiendo el castillo.

Ahora que los enemigos tenían el Castillo de Yunnan, que tenía muros extremadamente fuertes porque limitaban con Nanman y las Tierras Lejanas…

Cale y sus aliados tendrían que trabajar mucho más duro para tomar el control y atravesar los muros.

Por eso había diferentes métodos para luchar dependiendo de si se trataba de una pelea entre artistas marciales y sectas o para apoderarse de un castillo.

Esta fue también una de las razones por las que el mundo de las artes marciales no pudo derrotar al gobierno.

‘Tomará un poco de tiempo.’

Sería difícil recuperar rápidamente el castillo de Yunnan.

Si bien el Jefe Eunuco Wi tuvo ese pensamiento, aun así, lo entendió.

‘Sí, sería imposible para el joven maestro-nim purificar más de mil jiangshis a la vez. Y aunque fuera posible, no debería hacerlo.’

Pondría en peligro la vida del joven maestro Kim-nim.

No quería que eso sucediera en absoluto.

El Jefe Eunuco Wi escuchó la voz de Cale en ese momento.

“¿Son fuertes las paredes allí?”

“¿Disculpe?”

El Jefe Eunuco Wi se preguntó qué acababa de escuchar y le preguntó. Cale no tuvo problemas para volver a preguntar.

“¿Qué tan fuerte sería necesario un ataque para destruir la muralla del castillo de inmediato? ¿No tienes los planos?”

‘… ¿Un poder lo suficientemente fuerte como para destruir la muralla del castillo en un solo ataque…?’

Mientras el Jefe Eunuco Wi cuestionaba lo que había oído…

[Cale. No, Kim Hae Il.]

Preguntó Sky Eating Water en voz baja.

[¿Es hora de reunirse con ellos?]

‘¿Dónde aprendió a hablar así?’

Cale dejó escapar un suspiro.

[¡Humano! ¿Por qué sonríes mientras suspiras?]

‘¿Ya lo se no crees?

¿Por qué estoy sonriendo?’

Respondió primero a Sky Eating Water.

No sabía si sería un tsunami o algo más, pero…

Por ahora…

“Es hora de reunirnos con ellos.”

Por supuesto, no con el aumento total del 300 por ciento.

Tal vez-

[250%?]

‘Mm.’

[¿200%?]

Dijo.

‘Eso es perfecto.

¿Probablemente no toseré tanta sangre?’

 

* * * * *

Paaaat-!

Mientras el sol se ponía…

Una luz brillante brilló y un par de personas aparecieron en la cima de una montaña.

Por supuesto, un joven Dragón estaba con ellos.

“¡Humano, humano! ¡Ese debe ser el castillo!”

Cale miró hacia abajo.

Podía ver el castillo de Yunnan, de aspecto extremadamente robusto.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente