Capítulo 329 – TCF – Brillante (4)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Nadie se atrevió a abrir la boca. Solo podían mirarse el uno al otro con los ojos bien abiertos.

 

‘¿Qué acabo de escuchar? No, ¿qué demonios está pasando?’

 

Las miradas que miraban a su alrededor volvieron al frente. Podían ver a Sir Bernard comenzar a hablar.

 

“Santo-nim, ha pasado un tiempo desde la última vez que nos vimos, pero no sé a qué se refiere.”

 

No parecía nervioso.

 

Tenía una expresión rígida como si no pudiera entender lo que Jack estaba diciendo.

 

“¿Crees que yo soy el Maestro de la Torre? Eso no tiene sentido. Solo soy un caballero que desea la paz del Imperio.”

 

Bernard sacudió la cabeza hacia Santo Jack, que todavía tenía la mano extendida.

 

“Y le hemos estado esperando, Santo-nim. Usted y la Santa Doncella-nim…’

 

El dedo de sir Bernard señaló hacia la oscuridad.

 

“-Causaron eso.”

 

Había sido el lugar donde se decía que brillaba más.

 

La Iglesia del Dios del Sol más antigua del Continente Occidental.

 

Esa Iglesia se había vuelto desolada y solo se podía ver débilmente en la oscuridad.

 

La persona que llevaba la túnica del Maestro de la Torre dio un paso adelante en ese momento.

 

“Santo-nim, puedes estrecharme la mano.”

 

Era el supuesto Maestro de la Torre quien tenía una cara obstinada. Suspiró antes de mirar al Santo Jack con frustración.

 

El Caballero Gato Sir Rex se movió lentamente y se paró detrás de Jack después de ver la supuesta reacción del Maestro de la Torre.

 

Sir Bernard, el Maestro de la Torre, el Santo Jack y Sir Rex. Los cuatro se enfrentaban uno contra el otro.

 

[¡Humano! ¿Está bien dejarlo así?]

 

Cale, que había estado observando esto desde lo alto del Campanario, escuchó la voz de Raon en su mente.

 

[¡Humano! ¡El Santo podría estar en peligro! ¡El Santo es una buena persona, pero es una especie de tonto! Tú también sabes esto. ¿Por qué no envías a la loca maestra de la espada?]

 

Raon que había estado gritando tuvo que detenerse.

 

“¿Quién es un tonto?”

 

[… Hmm?]

 

“¿Quién es un tonto?”

 

[… Umm, ¡el Santo es un tonto! ¿Me equivoco?]

 

Cale comenzó a sonreír.

 

“Cale-nim.”

 

Choi Han se le acercó con preocupación. La Elfo Oscuro Tasha estaba detrás de él. Cale no los miró a los dos cuando comenzó a hablar.

 

“Este es su hogar.”

 

[¿Hmm?]

 

“¿Disculpe?”

 

Jack y Hannah, los gemelos del Dios del Sol.

 

Los dos parecían ser completamente opuestos el uno del otro.

 

El inocente Jack con sus habilidades curativas.

 

La violenta Hannah con sus habilidades de lucha.

 

Sin embargo.

 

“¿Cuántas ceremonias crees que tuvo la Iglesia del Dios del Sol del Imperio hasta el incidente hace dos años?”

 

“Cale-nim, qué est-”

 

Cale ni siquiera miró a Choi Han mientras continuaba hablando.

 

“Estoy seguro de que tuvieron un montón.”

 

La Iglesia del Dios del Sol del Imperio Mogoru era la más grande del Continente Occidental.

 

El Papa, el Santo y la Santa Doncella deben haber participado en una gran cantidad de rituales y ceremonias.

 

“Probablemente tuvo que hacer frente a las personas más veces que incluso el Emperador o el Príncipe Imperial.”

 

Se habría acercado a la gente más veces que al Emperador, quien solo mostró su rostro en ocasiones especiales.

 

“Jack es fuerte dentro del Imperio.”

 

‘¿Creen que es un tonto?’

 

Podría parecer así.

 

“El Santo Jack es una buena persona y es puro.”

 

Había crecido como una buena persona incluso cuando el Papa lo había reprimido y maltratado desde que era joven.

 

¿Eso fue porque no sabía nada? Absolutamente no.

 

“Él no es una persona promedio.”

 

Podía escuchar la voz de la Elfo Oscuro Tasha.

 

“Hannah no tiene poderes divinos, sin embargo, el Santo Jack tiene poderes divinos incluso si él es solo un medio santo.”

 

Choi Han volteo su mirada de Cale a Tasha.

 

Tasha tenía los brazos cruzados mientras miraba hacia el Santo Jack. Había una expresión extraña en su rostro.

 

“Una persona con el poder del Dios del Sol debe destruir cualquier raza o gente con el atributo de la oscuridad.”

 

“Mm.”

 

Choi Han dejó escapar un gemido. Sin embargo, Tasha estaba sonriendo.

 

“Él no podría sobrevivir si no los mata.”

 

La sonrisa luego desapareció de su rostro.

 

“Eso es porque son las órdenes de su dios. Es casi como un instinto.”

 

¿Por qué el príncipe heredero Alberu le pidió a Cale que fuera a la ciudad de los Elfos Oscuros y obtuviera el brazalete para protegerlo en su viaje al Imperio?

 

Era para poder evitar al Santo y la Santa Doncella, pero para ser más precisos, era para evitar el peligro de ver al Santo Jack.

La expresión de Choi Han se volvió extraña. Fue porque se dio cuenta de algo.

 

¿Habría intentado alguna vez el Santo Jack dañar a Mary o los Elfos Oscuros desde que llegó a la Villa Super Rock?

 

Nunca.

 

Al menos Choi Han nunca había sentido nada. No había señales de ello en absoluto.

 

¿Fue fácil para él hacerlo?

 

La comprensión de Choi Han salió de la boca de Cale.

 

“Los instintos del Santo Jack, las órdenes de su dios, probablemente se disparan en su mente cientos de miles de veces.”

 

Deshazte de ese Elfo Oscuro.

 

Purifica a Mary.

 

Mata a tu hermana menor.

 

“Sin embargo, no mató a nadie y solo usó sus poderes para curar a los heridos.”

 

‘Es alguien que reprime sus instintos. ¿Un tonto? Ser bueno es diferente a ser un tonto. Ser inocente es diferente de ser indeciso.’

 

“Aunque puede carecer de fuerza física, su fuerza mental es probablemente más fuerte que la de cualquier otra persona.”

 

Cale miró al Santo Jack, que estaba mirando a Sir Bernard y a la persona que llevaba la túnica del Maestro de la Torre, antes de continuar.

 

“Choi Han, Raon. El Santo Jack también estuvo con nosotros a lo largo de esta batalla.”

 

Las miradas de Raon y Choi Han siguieron las miradas de Cale y Tasha. Podían ver al Santo Jack cerrar los ojos. Cale dio una orden en ese momento.

 

“Diríjanse abajo.”

 

Tasha y Choi Han desaparecieron rápidamente del Campanario.

 

Cale levantó la cabeza y miró el cielo nocturno. Podía ver la aeronave y el cielo oscuro. El Santo Jack también se enfrentaba a una oscuridad en este momento.

 

“¿Santo-nim?”

 

Podía oír la voz de Sir Bernard.

 

Sin embargo, el Santo Jack todavía tenía los ojos cerrados. Las imágenes pasaron por su mente.

 

Los árboles de la Sección 7 de la Jungla que se habían vuelto negros. Le temblaban las manos cuando vio que esas cosas cubrían el suelo. Por eso había juntado las manos.

 

Sus instintos le habían estado diciendo algo.

 

Purifícalo.

 

Deshazte de eso.

 

Destrúyelo.

 

Sus instintos le ordenaban, al débil con nada más que poderes curativos, que usara su cuerpo para estrellarse contra los árboles y deshacerse de ellos.

 

‘… Eso era similar a-

 

Era similar a cuando su hermana menor, Hannah, había sido curada por la nigromante Mary. Sus instintos, la voluntad del Dios del Sol, querían que se deshiciera de ellos.

 

Pero Jack lo había visto.

 

Había visto a los árboles ponerse blancos, así como a Mary, los Elfos Oscuros, y la luz del sol brillando sobre ellos a través de los árboles.

 

Esa fue la primera vez que escuchó una voz. No era la voz del Dios del Sol.

 

Era su propia voz.

 

‘Eso es lo que se supone que es la luz.’

 

Había pensado que las acciones de Cale eran buenas muchas veces. También había visto bondad en los demás, haciéndolo darse cuenta.

 

Sin embargo, el significado en sus propias palabras era diferente de esa realización.

 

“Yo puedo hacerlo.”

 

Él podría hacer ese tipo de luz también.

 

“Santo-nim, ¿de qué está hablando? ¿Qué hace en medio de nuestra conversac…?”

 

Podía oír la voz de Sir Bernard.

 

El Santo Jack abrió lentamente los ojos.

 

Recordó lo que el Dragón antiguo Eruhaben le dijo.

 

‘Si realmente es un Lich, habría sido difícil para ti descubrirlo. Puedes pensar que soy grosero por decir esto, pero tus habilidades no están en el nivel en el que puedas descubrir su identidad simplemente estando cerca de él.’

 

Sir Bernard.

 

El Santo Jack no tenía muchas razones para reunirse con los alquimistas del Campanario cuando había estado en la capital. Solo los líderes del Imperio podían reunirse con el Santo.

 

Sin embargo, había conocido a Sir Bernard antes. Fue porque siempre estuvo con el Emperador.

 

‘Pero hay una manera de revelar su identidad.’

 

Eruhaben le había dicho que había una manera de averiguarlo. En ese caso, solo necesitaba revelar la verdad.

 

Solo necesitaba iluminar esto.

 

Solo tenía que mostrar la luz.

 

‘Eso es algo que puedo hacer.

 

“Santo-nim.”

 

Jack dio un paso adelante una vez que abrió los ojos y vio la cara de Sir Bernard.

 

‘Jack, tus poderes curativos provienen del Dios del Sol.

 

‘Soy débil. Pero tampoco no tan débil.’

 

Recordó la voz del Dragón antiguo una vez más.

 

‘Tócalo.

 

Dio un paso más hacia adelante. Jack estaba corriendo hacia adelante sin parar.

 

‘Toca al Lich.

 

La gente comenzó a gritar cuando Jack comenzó a correr.

 

“¡Saint-nim!”

 

“¿Qué estás haciendo de repente?”

 

Sir Rex rápidamente extendió su mano hacia Jack.

 

Sin embargo, Rex llegó un poco tarde ya que se había sorprendido.

 

¡Bang!

 

El Santo Jack se había estrellado contra Sir Bernard.

 

Podía sentir la fuerte armadura debajo de la túnica de Bernard. Esto duele.

 

“…Santo-”

 

Bernard comenzó a fruncir el ceño e intentó alejar a Jack, haciendo que Jack comenzara a sonreír. El Jack original no habría podido cargar contra Bernard así.

 

Era un Santo que tenía que mantener siempre su elegancia y santidad.

 

Sin embargo, ya había aprendido muchas cosas de sus amigos. Hubo momentos en el que tenía que cargar.

 

Abrió la boca y gritó a todo pulmón.

 

“¡Abre las puertas!”

 

La gente vio una luz dorada mientras gritaba.

 

Escucharon un ruido diferente al mismo tiempo.

 

Screeeech-

 

Screeeech-

 

Era el sonido de una puerta abriéndose.

 

Sin embargo, lo único que la gente podía ver era un repentino estallido de luz. Una ola de luz envolvió a la gente de afuera.

 

“Ah ah-”

 

Alguien se arrodilló.

 

El Santo Jack

 

Había una luz brillante llena de poderes curativos que fluía de Jack. No era solo una luz ligeramente brillante, sino que era tan brillante como si el sol hubiera aparecido frente a él.

 

Aunque solo podría ser un medio santo, sus poderes curativos no tenían comparación. Eruhaben le había dicho lo siguiente a Jack.

 

Tenía que ver con una vez que tocó el Lich.

 

‘Usa tus poderes curativos. Tiene el poder del sol en él.’

 

El sol era el atributo más destructivo hacia el atributo de oscuridad.

 

Jack vio una mano que se acercaba a él.

 

“¡Ugh!”

 

Él dejó escapar un gemido.

 

Podía ver una mano alrededor de su cuello.

 

“¡Di….. Dios mío!”

 

“¡¿Cómo es eso posible?!”

 

La luz dorada desapareció lentamente y la gente pudo volver a ver. Vieron que el Santo Jack flotaba en el aire.

 

Alguien lo estaba agarrando por el cuello.

 

“¿Po…..por qué sir Bernard?”

 

“¡Mira eso! ¡Mira la mano de Sir Bernard!”

 

La mano de Sir Bernard comenzó a ponerse negra. Jack agarró la mano de Bernard que le estaba ahogando el cuello.

 

Se escuchó un sonido chisporroteante cuando las manos de Jack que estaban cubiertas por la luz dorada tocaron con fuerza las de Bernard.

 

Siiiiiiizle-

 

La piel de Bernard comenzó a arder. Luego se volvió negro.

 

El Santo pudo ver el ceño fruncido en la cara de Sir Bernard.

 

“…Bastardo-”

 

El Santo sonrió después de escuchar esta mald*/ición que solo era lo suficientemente fuerte como para que él lo oyera.

 

Nunca antes había escuchado a nadie decirle algo así, sin embargo, al ver la expresión tranquila en el rostro de la Espada Guardian cambiando a un ceño fruncido mientras sus ojos se volvían oscuros lentamente, Jack continuó riendo.

 

“… ¡Un medio- mie*/rda como se atreve!”

 

La mano ardiente de Bernard volvió a la normalidad. El efecto que los poderes curativos de Jack estaban teniendo en Sir Bernard fue disminuyendo.

 

Jack continuó riéndose mientras decía algo en ese momento.

 

“Date prisa.”

 

“¿Qué?”

 

Las puertas se abrieron por completo cuando Bernard volvió a preguntar.

 

Las puertas se habían abierto por orden del Santo.

 

Screeeech-

 

Screeeech-

 

Las personas en el área giraron sus miradas hacia dos puntos. Algunos miraban al cielo mientras que otros miraban al suelo.

 

La puerta de la aeronave en el cielo se había abierto.

 

Aves hechas de huesos blancos aparecieron desde el interior de la puerta.

 

Decenas de estas grandes aves comenzaron a batir sus alas mientras se extendían por el cielo sobre la capital. Los ciudadanos señalaron al cielo.

 

“… ¡Esas son las aves del video!”

 

“¡Los Caballeros Sagrados! ¡Son los Caballeros Sagrados!”

 

Los caballeros con armadura blanca estaban parados sobre los esqueletos blancos y apuntando sus espadas hacia el cielo.

 

Luego se reunieron lentamente en la parte superior del Campanario de los Alquimistas.

 

En cuanto al suelo…

 

Screeech- Bang!

 

La gente giró la cabeza.

 

La puerta principal del Campanario de los Alquimistas que se había cerrado se había abierto. Podían ver la oscuridad proveniente del interior del Campanario.

 

Sin embargo, había alguien cargando desde esa oscuridad.

 

“Esa… esa persona es…!”

 

Hubo muchos que no reconocieron a la persona, sin embargo, algunos de los ojos de la gente se abrieron cuando se dieron cuenta de quién era.

 

Sir Bernard pudo ver a Jack comenzar a sonreír.

 

“Está aquí.”

 

Sir Bernard tuvo que soltar al Santo Jack. No tenía otra opción.

 

“¡Maldi*/ción!”

 

Un aura que era una mezcla dorado y oscuro cargada hacia Sir Bernard.

 

La maestra de la espada Hannah.

 

La mujer cuyo rostro estaba cubierto de venas negras sonrió brillantemente.

 

“Hola-ya. No sabes cuánto tiempo he esperado por esto.”

 

Los dos gemelos del Dios del Sol se habían mostrado en el Imperio.

 

El aura que era una mezcla de dorado y oscuro se redujo en ese momento.

 

¡Baaaaaaaaaang!

 

La espada de Hannah se redujo en el centro del lugar que había estado lleno de poderes curativos cuando un fuerte golpe llenó la plaza.

 

Ese lugar fue destruido.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente