Capítulo 324 – TCF – Caída (3)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Beeeeeeeep- Beeeeeeeep-

Las ventanas comenzaron a abrirse en toda la capital.

“¿Que está pasando?”

Se escucharon los caóticos gritos de los caballeros, sin embargo, nadie les estaba prestando atención.

Los soldados que vigilaban la muralla de la ciudad, encima de la muralla y alrededor de la capital solo podían mirar fijamente al cielo.

[Ahhhhhhhhhhh-] [¡Ahhhhh!]

Los golems negros en la grabación en el cielo comenzaron a desmoronarse. Se oyeron voces chillando junto con el humo oscuro.

“… nuestro Imperio hizo algo así?”

Las manos de uno de los ciudadanos que miraban por la ventana temblaban. Pensó en a quién había visto antes de que aparecieran los golems.

Ese era el Príncipe Imperial Adin quien estaba en una terraza sobre una pila de esqueletos riéndose sobre un recipiente lleno de un líquido negro.

¿Por qué ese montón de esqueletos y los chillidos que venían de estos golems parecían juntarse en su mente?

“Cariño, e….. ese…..”

Las manos del hombre que extendió la mano para agarrar las manos temblorosas de su esposa temblaban aún más.

El discípulo del Maestro de la Torre del Campanario de los Alquimistas. Honte, quien fue el símbolo de pasar de la pobreza a la riqueza.

Estaba explotando.

Estaba explotando como una bomba.

Estaba explotando hacia los soldados, sus conciudadanos del Imperio.

El Príncipe Imperial estaba huyendo solo con sus subordinados cuando eso sucedió. Fueron los enemigos los que salvaron a los soldados restantes.

La cara de la persona que salvaba a los soldados era familiar.

Cale Henituse.

Era el héroe del Reino Roan, conocido en toda la capital del Imperio por recibir la Medalla de Honor.

Alguien de una nación extranjera estaba sangrando para salvar a los soldados del Imperio mientras el Príncipe Imperial, el llamado pilar del Imperio, huía mientras se reía.

“…¿Qué es esto? ¿Es real?”

‘¿Es real ese video?’

Las imágenes habían vuelto a mostrar a Adin sonriendo sobre la pila de esqueletos. El foco del video se alejó lentamente de Adin.
Retrocedió más y más hasta que finalmente se detuvo.

La grabación se había movió hacia afuera del pasadizo secreto y ahora mostraban el Campanario de los Alquimistas.

‘…¿Quizás?’

Los golems que los alquimistas habían invocado, así como Honte, que se había convertido en una bomba y rociaba el líquido negro.
El líquido negro que rodeaba la pila de esqueletos.

“¿Mamá, papá?”

Podían ver a su hijo dormidos caminando hacia ellos mientras se frotaba los ojos. Ellos podían ver a su hija que todavía estaba medio dormida y solo caminaba mientras sostenía la mano de su hermano.

Los ojos de los padres que habían sido caóticos se enfocaron rápidamente. Fue en ese momento.

¡Bang! Bang, bang!

Escucharon a alguien golpeando la puerta.

El hombre cautelosamente caminó hacia la puerta. Escuchó una voz familiar que venía de afuera de la puerta.

“Jefe, soy yo, Sam.”

Abrió la puerta después de darse cuenta de que era Sam de los barrios pobres que trabajaba en su restaurante. Era alguien que siempre trabajó duro.

Screeeech-

La puerta se abrió.

“… Sam.”

Podía ver a Sam con un escudo a su alrededor y una expresión rígida en su rostro. También podía ver lo que pasaba más allá del hombro de Sam.

¡Bang, Bang, Bang!

Podía ver a más personas golpeando las puertas de las demás casas que aún dormían, así como otras casas con las luces encendidas. ¿De dónde podría haber venido esta gente? No había necesidad de hacer tal pregunta.

Podía ver a muchas personas viniendo atravez de la oscuridad de los barrios pobres y se extendían.

“Jefe, tenemos que huir.”

Sam le entregó un orbe de grabación de video al hombre mientras decía eso.

“… Sam, esto es…?”

“Jefe, mi hermana está en ese montón de esqueletos que Adin estaba mirando y riéndose.”

El hombre podía ver los ojos inyectados en sangre de Sam.

También podía escuchar a más personas gritando afuera. Todos corrían por los callejones mientras gritaban.

“¡Necesitas huir!”

“¡Huye a las afueras de la capital!”

“De lo contrario, moriremos como lo hicieron los soldados en las imágenes.”

“¡La verdadera identidad del Campanario de los Alquimistas es la magia negra!”

Los caballeros que estaban patrullando inmediatamente los señalaron y les gritaron a los soldados.

“¡Capturen a esos bastardos que están arrojando tonterías!”

Estos eran los mismos soldados que acababan de ver a sus compañeros casi muertos por la bomba llamada Honte.

Habían participado en la patrulla y la vigilancia, y habían ayudado a ocultar a algunos de los líderes en el Palacio Imperial, ya que sus capitanes les habían ordenado que lo hicieran.

Sin embargo, no sabían que el Príncipe Imperial y los líderes habían escapado mientras dejaban morir a los soldados.

“¡¿No te vas a mover ?!”

Los soldados dudaron y nadie comenzó a moverse. El video continuó reproduciéndose repetidamente en la aeronave durante ese tiempo.

“¡Estúpidos bastardos!”

El caballero no pudo contener más su ira y sacó su espada. Luego giró su espada hacia la persona más cercana diciéndole a los demás que corrieran.

“¿Cómo te atreves a arrojar tonterías?”

Un caballero con el pelo rojo que llevaba una armadura blanca apareció en ese momento y abrió su escudo.

¡Bang!

La espada del caballero y el escudo del caballero con armadura blanca chocaron y crearon una fuerte explosión.

“Rex-!”

El caballero del Imperio vio la cara del caballero con armadura blanca y gritó en estado de shock.

“… Rex!”

El caballero pelirrojo era Rex.

Las miradas de los ciudadanos regulares se trasladaron a Rex después de escuchar ese nombre.

Rex.

Ese nombre era famoso en la capital y en todo el Imperio.

Él era el caballero que había destruido el palacio y trató de matar a la Vice Maestra de la Torre del Campanario de los Alquimistas.

Los rumores sobre Rex se habían extendido como la pólvora una vez que la familia real puso una recompensa sobre su cabeza.

Era un caballero que podría haber vivido una exitosa historia de pobreza a riqueza como Honte, el discípulo del Maestro de la Torre. Sin embargo, ahora era solo un terrorista temible.

Eso era lo que la gente pensaba de Rex en este momento.

Su aparición hizo que los ciudadanos pensaran en el crimen de Rex una vez más.

‘… El que trató de matar a la Vice Maestra de la Torre del Campanario de los Alquimistas…..’

Sin embargo, había gente dando vueltas gritando que el Campanario de los Alquimistas era la fuente de la magia negra.

También habían visto a la Vice Maestra de la Torre dando órdenes a los golems.

Los ciudadanos que estaban juntando todas las piezas del rompecabezas pudieron ver las venas de Rex en su cuello cuando comenzó a gritar.

“¡Por favor, huyan! ¡Huyan a las afuera de la ciudad! ¡La capital será destruida!”

El caballero del Imperio respondió como si estuviera sorprendido.

“¡Tan absurdo! ¡No hay forma de que la capital sea destruida!”

La espada y el escudo seguían golpeándose uno contra el otro. El caballero se burló de Rex y murmuró en voz baja.

“No sé qué demonios estás planeando, pero ¿crees que pueden huir solo porque quieren?” El caballero pudo ver los labios de Rex.

Las comisuras de los labios de Rex empezaban a subir.

“… ¿Estás sonriendo? ¿Te atreves?”

En ese momento.

¡Baaaaaaaaaang! ¡Baaaaang! ¡Baaaaaang!

El caballero casi dejó caer la espada en su mano. El suelo comenzó a temblar.

Giró la cabeza.

‘¿De dónde viene el sonido? ¿En qué dirección debo mirar?’

Sin embargo, no había necesidad de tener tales preocupaciones.
Una luz dorada y una luz roja se dispararon hacia el este, oeste norte y sur.

¿Una pantera? ¿Un tigre? ¿Un lobo?

Hilos de luz en forma de animales salvajes difícil de definir abrieron sus fauces hacia las paredes de la capital.

Luego lo engulló.

¡Baaaaaang! ¡Baaaaaang!

Había tres hilos dorados y un hilo rojo.

Rosalyn estaba parada en el centro del círculo mágico mientras miraba hacia el tigre rojo que estaba destruyendo la pared sur antes de girar la cabeza. Eruhaben estaba convirtiendo los muros del este, oeste y norte en polvo.

Rosalyn hizo contacto visual con el sonriente Dragón.

Miró las pupilas del Dragón y sintió escalofríos en la espalda. Ella podía sentirlo.

‘Tal vez la ira de este Dragón es aún mayor que la mía.’

Había perdido a sus compañeros Dragones y habían destruido su guarida. Incluso habían apuntado a su vida.

Fue asombroso que fuera capaz de aguantar todo este tiempo.

Los animales salvajes hechos del maná dorado blanco del Dragón destruyeron las murallas de la ciudad.

¡Baaaaaang! Baaaaang!

No cayeron escombros de las paredes incluso después de explosiones tan fuertes. Todo se había convertido en polvo.

El Dragón luego comenzó a hablar con Rosalyn.

“Tenemos que terminar el último que queda, ¿verdad?”

Rosalyn levantó ambos brazos hacia el cielo en ese momento.

El maná rojo en el círculo mágico se disparó hacia el cielo. El maná dorado blanco se entrelazó con ese pilar de maná rojo.

El ahora pilar dorado rosa se convirtió en una gran serpiente. El dedo de Eruhaben señaló hacia una dirección.

Era el edificio más alto ubicado en el centro de la capital del Imperio.

Ese era el Campanario de los Alquimistas, el edificio más alto de todo el Continente Occidental que despreciaba todo.

“Ve.”

La serpiente dorada rosa que recibió las órdenes del Dragón antiguo se dirigió hacia el Campanario de los Alquimistas. Estaba hecho de fuego y polvo. La cabeza de esa serpiente se dividió en decenas de cabezas.

Luego se convirtieron en flechas y se dispersaron. Rosalyn gritó en ese momento.

“¡Destruye todas las salidas de emergencia!”

Las flechas dorada rosa que sostenían su voluntad comenzaron a destruir las salidas de emergencia para el Campanario de los Alquimistas que el grupo de Cale había descubierto durante los últimos dos días.

Solo la entrada principal y los cuatro pasadizos secretos fuera de la capital en los que se infiltraron Cale y los Elfos Oscuros quedaron intactos mientras los ataques del Dragón antiguo y la futura Maestra de la Torre Mágica chocaban contra el Campanario de los Alquimistas.

¡Baaaaaang! ¡Bang! ¡Baaaaang!

El Campanario de los Alquimistas comenzó a temblar.

“Ahhh! ¡El Campanario está temblando! ¿Qué está pasando?”

“¡No lo sé! ¡¿De dónde vienen estos ataques de repente?!”

La gente dentro del Campanario estaba llena de caos y confusión. Lo que más les conmovió fue la aeronave que apareció en el aire.

La aeronave hecha por el Campanario de los Alquimistas que se dice que explotó en la Jungla parecía intacta.

No era de extrañar que los alquimistas estuvieran en un estado de caos.

“¡Te…..Tengo que hacerle saber!”

Uno de los alquimistas rápidamente comenzó a correr por el Campanario. No le importaba si se topaba con gente mientras comenzaba a bajar las escaleras.

Abrió la puerta y entró corriendo tan pronto como llegó al área subterránea secreta.

“¡Su Alteza!”

El alquimista corrió hacia la habitación del Príncipe Imperial Adin.

El Vice Maestro de la Torre era actualmente un prisionero de guerra. El Maestro de la Torre no había regresado del Continente Oriental. El Príncipe Imperial era el oficial de más alto rango después de ellos.

Podía ver al Príncipe Imperial sentado en su silla de ruedas con una expresión estoica en su rostro.

“… Nuestra aeronave apareció en la capital?”

El alquimista pudo ver a un caballero que parecía haber llegado hasta aquí antes de asentir vigorosamente con la cabeza.

“¡Ese es el caso, su alteza!”

Boooooooooooom.

Podían sentir el Campanario temblando en ese momento.

“Y-”

El caballero no pudo terminar la oración. El repentino ataque enemigo. Así como el video. Todo había sucedido en un instante.

“Date prisa y dímelo.”

El caballero levantó la vista para ver al Príncipe Imperial Adin sin mostrar absolutamente ninguna emoción.

“Recuerdo que te dije que fueras a ver qué está pasando allí.”

“¡Sí, date prisa e informa a su alteza! ¡¿Que está pasando?!”

Adin y sus subordinados estaban sin información, ya que estaban en esta área subterránea. El caballero no los miró mientras cerraba los ojos y gritaba.

“¡Se está mostrando un video!”

“…¿video?”

El caballero continuó gritando mientras Adin apretaba la copa de vino.

“¡Este subterráneo, su alteza, esta área subterránea ha sido revelada!”

“…¿Qué?”

Clang.

La copa de vino en la mano de Adin se rompió y cayó al suelo.

Su mente era un desastre complicado por todos estos eventos repentinos, sin embargo, podía llegar rápidamente a una conclusión.

La aeronave y esta área subterránea se están revelando. Solo hubo una respuesta.

Todos fueron revelados.

Estaba seguro de que era Cale Henituse.

Si ese fuera el caso, ¿qué haría ese bastardo?

‘Es alguien que es similar a mí, pero diferente a mí. ¡Es alguien que sabe cómo ahogar a alguien hasta la muerte!’

Adin entonces comenzó a hablar.

“¡Inmediatamente bloqueen las cuatro entradas secretas!”

Fue en ese momento en que dio esa orden.

¡Baaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaang! Baaaaang!

Fuera de la terraza. Escucharon un fuerte ruido fuera de la terraza. Adin y sus subordinados miraron por la ventana.

Los cuatro pasadizos secretos eran oscuros. Pero había gente cortando la oscuridad de esos caminos. Vieron a la primera persona que llegó al pasillo subterráneo.

“Jajajaja!”

La Elfo Oscuro, Tasha. Su fuerte risa llenó el pasillo. Sin embargo, sus ojos estaban llenos de ira. Ella se disparó hacia adelante rodeada de flechas de viento hechas con su Elemental.

“¡Bárranlos a todos!”

Todos los Elfos Oscuros comenzaron a atacar después de que Tasha dio la orden.

Sus ataques no estaban dirigidos a la pila de esqueletos, sino a los contenedores llenos de líquido negro.

¡Baaaaang! ¡Baaaaang! ¡Baaaaang!

Esos contenedores comenzaron a explotar. El maná muerto comenzó a derramarse.

Todas las personas dentro de la habitación dentro de la terraza comenzaron a gritar.

“¡N….no!”

“¡Debemos escapar!”

El maná muerto se disparó hacia el cielo. El médico Imperial gritó cuando el líquido negro les impidió ver algo.

“¡Po… Por allá!”

Alguien se acercaba.

Ellos podían ver a alguien cortando el maná muerto y disparándose hacia la terraza como una flecha. El viento giraba alrededor de los pies de Cale.

La mirada de Cale solo se centró en la terraza. Le tomó solo unos segundos llegar frente a Adin.

[¡Humano, lo haré contigo!]

El invisible maná negro de Raon barrió la terraza.

¡Baaaaang!

El cristal que separaba a Adin del pasillo se rompió. El cristal roto salió disparado hacia la terraza.

“¡Aaaaaah!”

“¡Esquiva!”

Había personas acurrucadas para esquivar el cristal mientras otras se movían para proteger al Príncipe Imperial. Sin embargo, sus movimientos fueron lentos por el shock.

“¡No….. no!”

Cale, que era mucho más rápido que ellos, especialmente debido al viento en sus pies, salió disparado hacia la terraza.

Cale, que solo había estado mirando un punto, extendió la mano. Luego comenzó a sonreír.

“¡Ugh!”

‘Te atrapé.’

Miró al fruncido Adin y le susurró al oído.

“No eres un Mago Oscuro normal, ¿verdad?”

Los Magos Oscuros normales se convierten en Magos Oscuros de grado medio en el momento en que absorben maná muerto.

Sin embargo, Raon dijo que Adin estaba en el nivel principiante.

“¡Ugh, tú, ugh!”

Adin trató de decir algo, pero ya era demasiado tarde.

Cale agitó su mano hacia el exterior de la terraza mientras aún sostenía la garganta de Adin. Raon apoyó a Cale con su magia.

“¡Su Alteza!”

Adin fue arrojado por la ventana.

“¡Su….. su alteza!”

‘¡No, atrápalo!’

Adin comenzó a caer.

“¡Cough…. ugh!”

Adin, que estaba tratando de recuperar el aliento, podía sentir su cuerpo caer. Estaba cayendo más y más abajo.

Nada le tocaba la espalda.

Podía ver la terraza mientras miraba hacia arriba mientras caía. Había alguien cayendo de la terraza en ese momento.

Esa persona agarró el cuello de Adin nuevamente.

Esa persona, Cale Henituse, sonreía brillantemente mientras le susurraba al oído de Adin.

“¿Cuánto tiempo pensaste que te sentarías allí y mirarías hacia abajo?”

Cale soltó el cuello de Adin.

Un escudo de plata apareció en su mano en su lugar. Cale recordó lo que dijo Adin la última vez.

‘Dijo que mirar hacia abajo era divertido, ¿verdad? Maldito bastardo. Qué absurdo.’

El escudo plateado se estrelló contra el Adin que caía.

“¡Ugh!”

Cale murmuró para sí mismo cuando Adin dejó escapar un gemido.

“Ah, qué refrescante.”

Adin y Cale.

Los dos estaban cayendo con diferentes expresiones en sus rostros.

Choi Han con su aura negra y Tasha con maná muerto a su alrededor cargaron hacia los dos.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente