Capítulo 323 – TCF – Caída (2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El segundo mercado más grande de la capital ubicado justo al lado del Campanario de los Alquimistas.

“¿Que está pasando?”

Un comerciante que había abierto su tienda más tarde de lo habitual y que actualmente estaba preparando sus frutas miró hacia su vecino comerciante y preguntó.

“Realmente tampoco lo sé.”

El comerciante que respondía sacudió la cabeza. Su mirada se dirigió hacia la entrada más ocupada de lo habitual del Campanario de los Alquimistas.

Alguien intervino en su conversación en ese momento.

“Ya….. ya sabes, se trata de una cosa.”

“¿Esa única cosa?”

“¡Sí, esa cosa!”

El inocente joven de cuerpo musculoso comenzó a hablar.

“El Campanario de los Alquimistas tomo a los niños de los barrios pobres hace quince años mientras decía que les darían trabajo y los convertirían en alquimistas.”

“Ah ah. Ya recuerdo.”

El comerciante recordó algo de hace mucho tiempo.

Quince años.

Fue hace mucho tiempo.

Al menos así se sentía para las personas que se encontraban actualmente fuera del Campanario.

“Los familiares de esos niños parecen estar pidiendo a los guardias que les dejen ver a esos niños.”

“Ah, ¿es así? ¿No han podido verlos en todo este tiempo?”

Los ojos del comerciante se abrieron de par en par cuando respondió sobre este hecho del que no sabía.

El joven, el vice capitán Hilsman, se lamió los labios antes de continuar hablando de una manera amigable que lo convirtió en una mariposa social.

“Sí señor, ese parece ser el caso. Sabe sobre Honte-nim, ¿verdad? ¡El discípulo del Maestro de la Torre!”

“Por supuesto que lo sé. ¿Quién no? Honte-nim es de los barrios pobres. El Campanario de los Alquimistas es asombroso y Honte-nim también lo es. Ese fue un caso de grandes resultados que surgieron de maravillosas intenciones.”

“Ese es el caso.”

El vicecapitán Hilsman comenzó lentamente a ponerse a trabajar.

“Pero usted vera…”

El hecho de que la expresión del joven se volviera seria hizo que tanto el comerciante como las personas que pasaban por allí comenzaran a prestarle más atención.

“Incluso la Familia de Honte-nim solo podía verlo desde lejos y nunca se les permitió reunirse con él.”

“… ¿Es enserio? ¿Por qué lo harían ellos?”

Las expresiones de los dos comerciantes se volvieron extrañas.

“… No sabía sobre eso. No sabía que ese fuera el caso.”

Hilsman asintió exageradamente con la cabeza ante el comentario del comerciante.

“¡Yo tampoco! ¡Yo tampoco sabía eso! De todos modos, aparentemente hay una razón por la que todas esas personas fueron al Campanario de los Alquimistas para buscar a sus familiares en este momento.”

“¿Cuál es la razón?”

Hilsman agitó los brazos mientras exageraba.

“¿Sabe cómo muchos alquimistas fueron al Campo de batalla para luchar contra el Reino Whipper? Estaban preocupados por los miembros de su familia, así que fueron a querer verlos a ellos.”

“Ah.”

El comerciante asintió con la cabeza.

Se había preguntado por qué estaban todos aquí, pero esa era una razón comprensible.

“Tiene sentido preocuparse después de enviar a los miembros de tu familia al campo de batalla. Estoy seguro de que les ha sido difícil dormir por la noche .”

‘Oops.’

El comerciante que había dicho eso sin pensarlo se encogió y volteó la cabeza. El comerciante que estaba sacando sus frutos no tenía una buena expresión en su rostro.

Su hermano menor estaba participando en la guerra del Reino Whipper como soldado.

“Ajem, ajem. ¡Pero probablemente no tengamos que preocuparnos mucho por eso! ¡Nuestro Imperio ganará!”

El comerciante miró a su amigo y agregó rápidamente, dando la oportunidad a Hilsman que había estado esperando una apertura para atacar.

“Por supuesto. ¿Permitiría el Príncipe Imperial que los ciudadanos del Imperio mueran terriblemente?”

“¡Por supuesto no! ¡Eso nunca sucedería!”

Hilsman apartó su mirada del comerciante que estaba tocando involuntariamente y miró a su alrededor.

Él no era el único que actuaba así en este momento.

La gente de Cale y Rex estaban teniendo discusiones similares en toda la capital y observando lo que estaba sucediendo.

‘Puedo ver preocupación e incertidumbre.’

Los soldados que el Príncipe Imperial se llevó con él.

Los ciudadanos de la capital constituían la mayoría de esos soldados.

El Imperio todavía estaba en guerra, no importa cuán pacífico fuera en la capital en este momento.

El vice capitán Hilsman miró a su alrededor a la atmósfera ahora caótica y desapareció sigilosamente.

Los otros estaban haciendo lo mismo.

Todos los que habían recibido las mismas órdenes que Hilsman se movían por la capital mientras evitaban las miradas de los soldados. Las palabras de Cale corrían por sus mentes.

‘Planeo distribuir dos filmaciones a la capital.’

Tap. Tap.

Se escucharon los pasos apresurados de un gato rojo saltando a través de los techos.

‘El primer video será sobre los actos malvados del Campanario de los Alquimistas a partir de hace quince años.’

La mayoría de las personas se asombrarían y lo condenarían, mientras que la gente de los barrios pobres y los familiares de los esclavos de otras naciones se enfurecerían.

‘Segundo.’

Sir Rex fulminó con la mirada al Campanario de los Alquimistas.

‘La segunda filmación será la filmación del Príncipe Imperial y el Campanario de los Alquimistas usando la bomba “Honte” para tratar de matar a su propia gente.’

Todos los ciudadanos del Imperio se enfurecerían una vez que vieran esas imágenes.

‘Sir Rex, quiero que tú y la gente de los barrios pobres ayuden a los ciudadanos a evacuar al exterior de la capital en ese momento. Esta vez protegerás y resguardaras a la gente.’

La voz de Cale resonó en los oídos de Rex.

Sus ojos inyectados en sangre miraban cada rincón y camino dentro de la capital.

‘Definitivamente voy a evacuar a todos.’

Él había tomado una decisión.

*****

“¿Algunas personas de los barrios pobres se presentaron hoy más temprano?”

El alquimista extremadamente nervioso informó los acontecimientos de hoy a Adin.

“Si, su Alteza. ¿No participaron muchos alquimistas en la batalla del Reino Whipper esta vez? Parecían estar preocupados porque los miembros de su familia también terminaron allí, por lo que estaban pidiendo información sobre ellos o pidiendo verlos si estaban en el Campanario de los Alquimistas.”

“¿Por qué tan de repente?”

El alquimista sacudió la cabeza.

“No es repentino. Hemos tenido personas que aparecen de vez en cuando. Lo único diferente fue que apareció el hermano menor de Honte, que creo que es el que hizo que otros los siguieran. Sin embargo, aun solo había unas diez personas.”

“Ya veo. Vigila también los barrios pobres.”

El alquimista se inclinó rápidamente después de escuchar las órdenes de Adin.

“Necesitamos deshacernos de todas y cada una de las variables en este momento.” Eso fue porque la voz del Príncipe Imperial era bastante fría.

“Entiendo, su alteza. Fortaleceremos la patrulla alrededor de la capital tres veces más de lo que es actualmente.”

Estaban usando estas patrullas como un frente para vigilar las cosas.

Adin asintió con la cabeza y el alquimista salió rápidamente de la terraza en la que estaba Adin.

“Su alteza, ¿cree que algo va a pasar en los barrios pobres?”

Adin sacudió la cabeza ante la pregunta del médico Imperial.

“Incluso si algo sucede, ¿qué podrían hacer? Hoy es igual que hace quince años. Simplemente no podemos dejar que se extiendan rumores falsos por toda la capital.”

Adin pensaba que necesitaba fortalecer su control sobre la capital un poco más. Tomó un sorbo de maná muerto.

“Aun es tan insípido.”

Era extremadamente insípido en comparación con el líquido negro con la desesperación de otras personas.

Adin pensó en ese delicioso sabor mientras tomaba otro sorbo de maná muerto.

Al mismo tiempo, Cale estaba en un pequeño bosque un poco al sur de la capital del Imperio.

“¿La vigilancia de los barrios pobres ha aumentado?”

“Sí, joven maestro nim. Lo escuché de mis subordinados.”

Cale asintió con la cabeza ante la respuesta de Freesia. Tocó el objeto en su mano mientras preguntaba.

“¿Están completos todos los preparativos?”

Su mirada se dirigió a la oscuridad dentro del bosque. Dos personas caminaron hacia él desde la oscuridad.

Los gemelos del Dios del Sol.

El Santo Jack y la maestra de la espada Hannah.

“He estado listo para pelear desde hace mucho tiempo.”

Hannah se quejó al tocar la cara de su espada. Sus ojos brillaban con la idea de matar a sus enemigos.

“Solo necesito luchar con la espada que me de oppa, ¿verdad?”

El texto que había sido escrito dentro del libro de la magia negra. Los gemelos ya habían escuchado de Cale.

La mirada de Cale se giró hacia el Santo Jack. “Santo-nim, ¿estás listo?”

El Santo Jack estaba tocando un pequeño orbe con una expresión rígida en su rostro. Este fue uno de los orbes de grabación de video que se lanzaría en toda la capital mañana.

El Santo Jack levantó la cabeza y miró alrededor del bosque oscuro.

Podía ver a Cage, la sacerdotisa del Dios de la Muerte, la nigromante Mary y la Elfa Oscura Tasha.

‘Seré……¿realmente podré usar el objeto divino y sacar una espada? ¿Tengo los requisitos para hacer esto?’

Pensó en los árboles que se volvieron blancos en la Sección 7 de la Jungla. Esa vista era realmente una vista de ‘luz’.

El Santo Jack extendió la mano.

“Joven maestro-nim, por favor démelo.”

Cale comenzó a sonreír ante la voz severa de Jack.

“He estado esperando que dijeras esas palabras.”

El pequeño espejo compacto viejo en la mano de Cale fue entregado a Jack.

Jack lo recibió con manos temblorosas y lo abrió. Podía ver el espejo adentro.

Condena.

Esa palabra todavía estaba escrita en ella.

Sin embargo, Jack acaba de cerrar el espejo nuevamente por ahora. La Condena del Sol.

El elemento divino que se decía que volvía blanca la noche.

Jack sostuvo el objeto divino en su mano mientras comenzaba a hablar con Cale.

“Definitivamente voy a crear una noche blanca.”

Cale estaba a punto de responder a esto cuando levantó la cabeza.

Swooooooosh-

El viento estaba soplando.

Solo podía ver un cielo nocturno normal. Sin embargo, él podría decirlo.

Había algo invisible en el cielo.

[¡Humano! Rosalyn está aquí!]

La aeronave que los dos dragones habían vuelto invisibles flotaba justo sobre el bosque. Cale pudo ver puntos negros cayendo repentinamente del cielo.

¡Tap! ¡Tap! ¡Boom!

Los seres de negro que aterrizaron en el suelo con diferentes ruidos lentamente se pusieron de pie. Estos eran los guerreros Elfos Oscuros que habían luchado en la jungla.

Se inclinaron ante Cale con sus Elementales a su alrededor. Cale comenzó a hablar.

“Un día.”

Solo quedaba un día.

Al amanecer de la mañana siguiente.

Adin recibió un informe de que los barrios pobres estaba calmado como de costumbre, así como el hecho de que no mucha gente se movía y que los soldados también habían escuchado las conversaciones de la gente.

“No había mucho, su alteza.”

Sin embargo, no se dieron cuenta de que la gente simplemente estaba esperando en silencio que pasara el día.

*****

“¿Cerraste la ventana?”

“¡Un momento!”

El niño rápidamente se acercó a la ventana ante la pregunta de su madre. Podía ver a los soldados y caballeros patrullando afuera.

‘Están trabajando duro incluso por la noche para protegernos a causa de la guerra.’

El niño recordó las palabras de su madre y observó en silencio a los soldados y caballeros afuera.

“¡Entra aire frío!”

“¡Ah, estoy en eso!”

El niño cerró rápidamente la ventana después de escuchar la voz de su madre una vez más.

Screeeech.

La vieja ventana se cerró lentamente.

Era tarde en la noche.

El sol se había puesto hace mucho tiempo y solo el cielo nocturno era visible.

Clank.

La mano del niño que intentaba cerrar la ventana se estremeció.

“Ma….. mamá!”

El niño llamó a su madre, pero su voz no se escuchó.

Beeeeeeeep- Beeeeeeeep-

Se escuchó un fuerte ruido cortando la noche en toda la capital.
La madre sostuvo al niño sorprendido en sus brazos cuando terminó de cerrar la ventana. Sus pupilas estaban temblando.

‘¿Los enemigos nos invadieron? ¿Necesitamos correr? ¿Qué es este ruido?’

Estaba llena de incertidumbre, ya que actualmente estaban en medio de una guerra. Todos sus sentidos se pusieron alertas mientras intentaba descubrir qué estaba pasando.

Fue en ese momento.

[Mirar esto es realmente entretenido.]

Se escuchó una voz familiar fuera de la ventana.

[¡Es su alteza! ¡Mamá, su alteza!]

El niño tenía razón.

Era la voz del Príncipe Imperial Adin.

Screeeech.

La ventana se abrió de nuevo.

Ella miró hacia el cielo.

Un gran objeto volador estaba en el aire.

Se estaba reproduciendo una imagen en esa aeronave.

“¿Huh? ¡Mamá, es la cara de su alteza!”

Ella podía ver un área con esqueletos apilados como una montaña. El Príncipe Imperial estaba en la terraza superior bebiendo un líquido negro.

Las primeras imágenes cubrieron el cielo de la capital.

Sir Rex, que había regresado a su forma humana, tenía un dispositivo de comunicación de video en la mano en ese momento.

[Comienza.]

Era la voz de Cale.

Sir Rex miró hacia adelante. Muchas personas en los barrios pobres sostenían orbes, escudos y otros artículos mientras lo miraban.

Abrió la boca para hablar.

“Dispérsense. Compartamos con todos esto.”

Ese fue el comienzo.

La gente comenzó a moverse a través de la oscuridad en los barrios pobres.

En ese momento.

[Comiencen.]

Rosalyn giro la cabeza.

También podía ver un círculo mágico brillando en el centro de la aeronave, como el Dragón antiguo que flotaba en el aire.

Ella dijo. “¡Activen el círculo mágico para destruir las paredes!”

Su voz resonó en el cielo nocturno cuando toda la aeronave comenzó a temblar por el rugido de maná.

Y finalmente.

“Vamos.”

Cale entró en el pasadizo secreto del norte en el Campanario de los Alquimistas donde estaría Adin. Raon y Choi Han lo siguieron.

Cale escuchó la voz de una persona a través del dispositivo de comunicación de video.

[Comenzaremos la infiltración de los pasadizos secretos Este, Oeste, Norte y Sur.]

Esa era la voz de Tasha.

Este, Oeste, Norte y Sur. Los pasadizos secretos del Campanario de los Alquimistas.

Los guerreros Elfos Oscuros se estaban infiltrando en estos pasadizos secretos con Tasha liderando el camino.

Era hora.

Esto fue solo el comienzo.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente