Capítulo 316 – TCF – Estoy herido (2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“… Sin embargo, yo quiero?”

Cale asintió con la cabeza ante la voz de GPS que había vuelto a su calma normal.

“Si. No me importa si lo tomas todo o lo compartes con otros. Haz lo que quieras.”

Mary miró de un lado a otro entre Cale y los troncos de los árboles. La glotona hablaba en la mente de Cale mientras miraba a Mary.

[Necesita ser purificado. Hay un límite de cuánto tiempo pueden aguantar los árboles.]

El árbol devorador de hombres en el territorio Henituse.

La gente había evitado el área desolada alrededor del árbol, sin embargo, esa área no se había convertido en un área muerta por mana muerto.

Todo se secaría allí.

[Las cosas muertas que no vuelven a la naturaleza y permanecen en el mundo comienzan a causar problemas para otras formas de vida.]

Como el Árbol devorador de hombres.

Podría tener un efecto negativo en el área circundante.

“Hmm? ¿Todos están aquí afuera?”

Cale levantó la cabeza después de escuchar de repente una voz.

Miró por encima del tronco de un árbol negro que había crecido alto. La Elfo Oscuro Tasha estaba mirando hacia abajo desde la parte superior del árbol.
Los Elfos Oscuros estaban ayudando a los guerreros a restaurar la jungla después de la batalla. Fue porque los Elementales con diferentes elementos fueron bastante útiles para los proyectos de restauración.

“Yo……. mm, corrí aquí, así que estoy feliz de verte de inmediato.”

Tasha tenía una expresión incómoda en su rostro cuando saltó del tronco del árbol. Cale miró hacia Tasha en lugar de la tranquila Mary.

No, para ser más específicos, estaba mirando al hombre detrás de Tasha que tenía una expresión extremadamente conmocionada en su rostro.

‘¿Por qué él está aquí?’

Cale tenía una mirada inquisitiva en su rostro mientras Tasha solo podía sonreír disculpándose hacia él.

“Bueno, una vez que informé de la situación……”

“¡Oh! ¡Dios mío! ¡Oh, oh, oh!”

El hombre detrás de Tasha la interrumpió y continuó exclamando con admiración.

‘Aigoo.’

Cale estaba empezando a tener dolor de cabeza. Sin embargo, su cuerpo rápidamente comenzó a moverse. No tenía otra opción.

“¡Este tonto sin valor no se atreve a ver la cara de un ser tan venerado mientras está de pie sobre mis dos piernas!”

“Alcalde-nim!”

“¡Abuelo! ¡Por favor!”

Cale y Tasha rápidamente agarraron a Obante, el alcalde de la Ciudad Subterránea de los Elfos Oscuros, mientras trataba de arrodillarse.

El abuelo de Tasha seguía siendo el mismo.

[¡Este elfo oscuro está actuando así de nuevo!]

Cale no tuvo tiempo de escuchar la voz emocionada de Raon.

“¡Oh Dios mío!”

“¡Abuelo, por favor!”

Tasha intentó detenerlo, pero el alcalde de los Elfos Oscuros quedó completamente asombrado después de ver a la persona parada justo afuera de la tienda de Cale.

Era un hombre con cabello dorado blanco. Era Eruhaben.

La última persona que salió de la tienda de Cale tenía un dispositivo de comunicación de video conectado con el príncipe heredero Alberu en su mano.

Él era el único que recordaba a Alberu cuando todos los demás se habían olvidado de él y salieron corriendo, así como la persona que había estado observando todo en silencio desde un rincón de la tienda.

El actual alcalde de los Elfos Oscuros que había vivido durante más de 500 años no podía pensar en nada después de sentir una presencia fría.

‘¡Este nivel de presencia……!’

Los otros Elfos Oscuros que nunca antes habían conocido a un Dragón y, por lo tanto, no podían detectar con precisión a Eruhaben y la presencia invisible de Raon.

Sin embargo, el alcalde Obante, que había visto un Dragón en el pasado, pudo conocer de inmediato la verdadera identidad de Eruhaben.

También sintió escalofríos al darse cuenta de que no podía sentir la presencia de Raon.

‘… ¡Raon-nim se ha vuelto mucho más fuerte!’

Obante podía decir que Raon se había vuelto mucho más fuerte que él porque, a diferencia de la última vez, no podía sentir la presencia de Raon mientras era invisible.

“Alcalde-nim.”

Obante giro la cabeza después de escuchar una voz baja que lo llamaba. Podía ver a Cale Henituse mirándolo.

‘… Se ha vuelto más fuerte.’

Podía sentir la presencia de la naturaleza saliendo de Cale. Su Elemental estaba dando vueltas alrededor de Cale sin saber qué hacer.

‘… ¿Ha pasado un año ahora?’

Había pasado aproximadamente un año desde que se conocieron.

¿Qué pudo haberle pasado al grupo de Cale durante este tiempo?

‘¿La guerra los hizo mucho más fuertes?’

Eso no tenía sentido. Él creía que había una razón diferente por la que se volvían mucho más fuertes.

Aunque esa razón era importante, no era muy importante para el alcalde Obante.

Su mirada luego rozó a Mary. Ella era como una nieta para él.

Al mismo tiempo, pensó en la Tierra de la Muerte, así como en la Ciudad Subterránea debajo de donde era alcalde.

Pensó en el Círculo del Destino que se había transmitido por generaciones. Ese destino finalmente comenzó a aparecer durante esta generación.

Echó un vistazo hacia el Dragón con el pelo dorado blanco. Los dos hicieron contacto visual.

[Ignórame.]

Podía escuchar la voz del Dragón.

Obante puso fuerza en sus dos piernas y se enderezó.

Cale se estremeció después de ver la forma en que Obante lo miraba. Olvídate apasionado, parecía un poco… enloquecido.

‘¿Qué pasa con este viejo?’

Cale sintió escalofríos en la espalda después de ver a este maníaco Dragón mirándolo con una mirada tan feroz.

Pat.

Obante puso una mano sobre el hombro de Cale y le susurró al oído.

“Pondré todo en juego también.”

‘¿De qué está hablando? ¿Qué tontería está vomitando después de aparecer aquí?’

Cale apartó la mirada de la mirada ardiente del alcalde y miró hacia Tasha.

“¡Ah, en serio! Alcalde-nim, ¿cómo puede decirlo así?”

Tasha miró a Cale con una expresión molesta y comenzó a hablar.

“Informé al alcalde-nim sobre las batallas de los Elfos Oscuros anoche. El alcalde-nim luego dijo que tenía algo que decir sobre Mary y se apresuró. También dijo que tenía algo que darte, joven maestro Cale.”

“…¿Mary?”

La mirada de Cale se giro hacia el alcalde. El alcalde comenzó a hablar en ese momento.

“Mary.”

Gentilmente llamó el nombre de Mary.

“Sí, abuelo.”

Obante miró a Mary, que respondía con calma como de costumbre y recordó cuando tenía diez años.

‘Prefiero el nigromante herido.’

Había elegido convertirse en nigromante cuando se le dio la opción de convertirse en mago oscuro o nigromante.

“¿Qué tipo de nigromante quieres ser?”

Obante hizo una pregunta que no había hecho en aquel entonces. Mary cerró la boca después de escuchar esa pregunta.

La mirada de Obante era demasiado seria para que ella diera una respuesta sin pensarlo.

Aunque podría ser tonto, este era el Elfo Oscuro más sabio del mundo. También era el buen abuelo que había abierto el camino para que ella se convirtiera en nigromante.

Mary miró hacia Cale.

Podía escuchar la voz de Raon.

[¡Buena pequeña Mary! ¡Responde como quieras! ¡Incluso te daré permiso para usar las palabras ‘genial y poderoso’ para describirte a ti misma!]

Mary comenzó a sonreír debajo de la túnica negra.

Había tomado una decisión sobre algo durante la última batalla cuando luchó contra el Maestro de la Torre que controlaba Honte.

Era similar al autor del libro del que ella había estudiado.

<Solo tienes que ser casi inigualable en fuerza. >

<Como yo. El Sabio de la Muerte. >

Mary compartió sus pensamientos con Obante.

“Sin igual.”

Ella estaba hambrienta.

Ella sintió hambre después de ver los árboles que estaban llenos de maná muerto.

Hambrienta era la única forma en que Mary sabía describir este sentimiento.

Fue porque nunca antes había sentido este tipo de codicia o deseo. Era diferente a cuando todo lo que quería hacer era ver el mundo exterior.

Era una avaricia que cavaba tan profundo como un pantano.

Ella quería hacerse más fuerte. Esa era su codicia y deseo.

Tenía hambre porque no había alcanzado el nivel en el que quería estar.

“Quiero ser lo suficientemente fuerte como para no tener rival.”

El alcalde Obante continuó preguntando suavemente.

“¿Como quién?”

Mary no dudó en responder.

“Como el Sabio de la Muerte.”

Ese fue el autor que le había enseñado sobre el camino para convertirse en nigromante.

<Espero que te vuelvas aún más fuerte que yo. Mi discípulo que leerá este libro. >

Ella quería ser como ella.

Skydark: Hasta que al fin describen q fue mujer el Sabio de la Muerte.

Tasha se estremeció después de escuchar la respuesta de Mary.

Había algo que su abuelo Obante le había dicho antes de que ella viniera a la Jungla mientras le decía que protegiera a Mary.

‘Sí, todo esto puede ser la naturaleza siguiendo su curso. Finalmente es hora de que alguien reciba la voluntad del Sabio de la Muerte.’

Ella había cuestionado quién era el Sabio de la Muerte en ese momento. La mirada de Tasha se giró automáticamente hacia Obante.

Sin embargo, Obante estaba mirando a Cale en su lugar.

Él abrió la boca para hablar.

“El Sabio de la Muerte.”

Obante sacó un libro de su ropa.

Era una historia que se había transmitido al alcalde de la Ciudad Subterránea por generaciones tras generaciones.

El Sabio de la Muerte.

“Ella es la muerte misma.”

Ella había abrazado la muerte.

Además.

“Ella fue la única Reina de los seres de la oscuridad.”

Tanto la luz como la oscuridad eran parte de la naturaleza.

Ella había sido la que reunía a los seres que solo podían vivir en la oscuridad.

“La Reina de la Muerte.”

Cale recordó lo que el Maestro de la Torre había dicho durante la batalla una vez que alcalde de los Elfos Oscuros dijo ese título.

‘La Reina de la Muerte estará muy triste. Ella hubiera estado feliz de que hubiera aparecido otro nigromante.’

El Sabio de la Muerte era la Reina de la Muerte.

Sin embargo, Obante no había terminado de hablar.

“Ella fue quien convirtió el desierto del Reino Caro en la Tierra de la Muerte de las Cinco Regiones Prohibidas.”

La Tierra de la Muerte fue la única de las Cinco Regiones Prohibidas donde una persona era el principal punto focal de la leyenda.

Era un desierto que tenía arena roja durante el día y arena negra por la noche. Ella había creado ese desierto.

“Ella fue la nigromante definitiva.”

La sabia, la reina y el ser final.

“La llamaban la ‘Reina de la Muerte’, ya que era la única nigromante que dominaba a los magos oscuros.”

Ella era alguien que había alcanzado el cenit de la oscuridad con un poder abrumador e inigualable.

“Ella también fue la persona que creó un lugar para que vivieran los Elfos Oscuros.”

Un lugar para que vivan los Elfos Oscuros.

Ella había creado esa gran ciudad subterránea que se llamaba la Ciudad de la Muerte o la Ciudad de la Vida.

Skydark: City of Death or City of Life.

Cale recordó algo más que el Maestro de la Torre había dicho.

‘Apenas logré deshacerme de todos. Los Elfos Oscuros también. Pensé que había secado sus semillas.’

El Maestro de la Torre del Campanario de los Alquimistas había pensado que los Elfos Oscuros también habían sido erradicados.

Sin embargo, vivían debajo de la Tierra de la Muerte. Obante comenzó a sonreír.

“Es una larga historia para explicar, pero los magos oscuros también intentaron matar a los Elfos Oscuros.”

“…¡Abuelo! ¿Es eso cierto?”

Tasha preguntó en estado de shock mientras Obante solo sacudía la cabeza mientras decía que era historia antigua.

“Los Elfos Oscuros fueron los responsables de embellecer la Ciudad Subterránea, sin embargo, el Sabio de la Muerte fue el que originalmente nos proporcionó ese lugar.”

Obante cerró los ojos como si estuviera pensando en la historia que solo pasó de alcalde a alcalde. Los Elfos Oscuros no odiaban a los humanos que los despreciaban generación tras generación.

¿Por qué?

Fue porque cada Elfo Oscuro a cargo de la Ciudad Subterránea les había dicho algo desde hace mucho tiempo.

‘Los humanos son similares a nosotros.

No los odien a todos.

Hay humanos que sufren como nosotros.’

No podían odiar a todos los humanos, ya que era un “humano” que había proporcionado a los Elfos Oscuros un lugar para vivir.

Obante miró hacia Cale y continuó hablando.

“Proporcionare toda nuestra fuerza para ayudarlos a todos ustedes y-”

La mano arrugada del anciano subió al hombro de Mary.

“Ayudaremos a Mary.”

Se dijo que el Sabio de la Muerte había dicho algo antes de su muerte.

<El próximo Rey de la Muerte solo puede ser un nigromante. >

El Elfo Oscuro Obante no podía estar en desacuerdo con eso.

¿Por qué?

Fue porque los Elfos Oscuros, los magos oscuros y otros seres de la oscuridad no sabían el dolor que la oscuridad podía traer.

Estaban especialmente desorientados sobre la muerte.

Sin embargo, los nigromantes siempre mantuvieron el dolor y la muerte a su lado.

<La posición de Rey es algo que solo alguien que ha experimentado tocar fondo y el punto más bajo puede lograr. >

Obante pensó en la palabra “destino”.

10 años.

Una niña había escapado de una ciudad humana y corrió por el desierto para sobrevivir.

Esa niña había terminado siendo un nigromante con una apariencia repugnante.

Y luego, la magia oscura reapareció en el mundo una vez que esa niña regresó al mundo diecisiete años tarde.

Muchas cosas que Obante nunca había imaginado que sucederían estaban sucediendo. El cargo de ‘Alcalde de la Ciudad de la Muerte’.

Los Elfos Oscuros nunca tuvieron un Rey a pesar de que la Tribu Ballena, que era menos numerosa, tenía un Rey.

La mayoría de los Elfos Oscuros no sabía la razón detrás de esto, ya que había sido demasiado tiempo, sin embargo, el alcalde sabía la razón.

La posición de Rey ya estaba ocupada.

Obante dio unas palmaditas en el hombro de Mary, que miraba fijamente, antes de entregarle el libro que tenía en la mano a Cale.

“Este es el libro que el Sabio de la Muerte había dejado sobre la magia oscura.”

Le había ofrecido este libro a Mary junto con el libro del nigromante.

“El Sabio dijo que habría diferentes propietarios para este libro y el libro de nigromante.”

Cale recibió el libro que estaba cubierto de negro. No había título en el libro negro.

“El Sabio dijo que el propietario legítimo de este libro sabría que les pertenecía una vez que leyeran la primera página.”

Obante le estaba diciendo a Cale que leyera este libro de forma similar a cómo Mary había elegido el libro de nigromante después de leerlo.

Cale abrió el libro negro con una expresión extraña en su rostro.

Flip. [Hojear/voltear una hoja]

Podía ver lo que estaba escrito en la primera página.

‘Oh, ¿mirarías esto?’

Cale comenzó a sonreír.

Había una frase escrita en el libro negro.

<Encuentra el espejo. >

El espejo.

Pensó en la Condena del Sol. Era un artículo divino.

Cale de repente sintió escalofríos.

Comenzó a preguntarse cuánta historia no había en los primeros cinco volúmenes de ‘The Birth of a Hero.’

¿Cómo estaban conectadas todas las cosas?

Tal vez todo había cambiado como resultado de causa y efecto ahora que este era el “mundo real”. Cale tenía una imagen en su mente después de leer la siguiente frase.

<Saca la espada. >

Comenzaría en el centro del Imperio. La imagen en su mente comenzaría desde el fondo del Campanario de los Alquimistas.

<Y dáselo a tu guerrero. >

La mirada de Cale se giró hacia el Santo Jack.

<Guerrero, avanza sin dudarlo. >

Luego se volteó hacia Mary.

<La Reina de la Muerte creará un camino para ti. >

Los gemelos del Dios del Sol y la Reina de la Muerte.

Cale sintió escalofríos mientras pensaba en la imagen que crearían en el Imperio.

Ese era el buen tipo de escalofríos esta vez.

Podía ver la caída del Campanario de los Alquimistas, la torre más alta del Continente Occidental.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente