Capítulo 278 – TCF – ¿Quieren vivir? (2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cale hizo contacto visual con la persona que había estado mirando el suelo.

 

“¿Puedes hacerlo?”

 

Kanelle, el jefe de la Tribu Enano de la Llamas. El Enano que había estado arrodillado podía ver al comandante sonriente.

 

Mirada.

 

Los otros Enanos estaban mirando la pared en blanco donde había estado la cara del Príncipe Imperial.

 

‘Aunque  sé que el Príncipe Imperial  está trabajando junto  con Arm…’

 

Por eso había tenido miedo del Príncipe Imperial Adin que había estado trabajando con Arm y la Alianza Indomable,  sin embargo, esto ya  no era el caso.

 

El Enano Kanelle volvió su mirada a su lugar original y lentamente  bajó la  cabeza.

 

¡Boom!

 

Su frente golpeó el frío suelo de piedra. El jefe respondió con confianza.

 

“Definitivamente lo haremos.”

 

Ellos podrían hacerlo. Ellos lo  harán.

 

No podía dar respuestas tan suaves si quería vivir. Necesitaba decir algo que pusiera más certeza que eso.

 

Cale comenzó a fruncir el ceño mientras miraba al desesperado jefe Enano antes de que su rostro volviera  rápidamente a la normalidad.

 

‘¿Por qué está exagerando así?’

 

Podría haber dicho simplemente ‘sí’, entonces ¿por qué estaba golpeando su frente contra el suelo con una  desesperación como esta?

 

Cale sintió que algo andaba mal, pero decidió que debía ser el estilo personal del jefe Enano y simplemente puso su mano sobre el hombro del  jefe.

 

Pat.

 

Al jefe Kanelle se le puso la piel de gallina cuando sintió que se colocó la mano sobre su hombro. Una  voz indiferente  llegó a su oído antes de que esos escalofríos  pudieran desaparecer.

 

“Siento tu deseo de vivir. Trabaja duro.”

 

El enano  se mordió los labios.

 

‘Como se esperaba, ¿Con tan solo mi voluntad no es suficiente?’

 

Firebird. [Ave de Fuego]

 

Aunque no sabía exactamente qué estaba pidiendo el comandante, sentía que necesitaban hacerlo para sobrevivir.

 

‘Necesito salvar a mi Tribu, incluso si terminamos siendo esclavos de nuevo.’

 

La voz del comandante  se escuchó nuevamente  en ese momento.

 

“Aunque eran nuestros enemigos, las alas hechas por la Tribu Enano de las Llamas eran increíbles.”

 

‘¿Increíble? ¿Las alas que hicimos?’

 

El jefe se encogió y lentamente levantó la cabeza. Hizo contacto visual con Cale.

 

“Dominaremos el cielo en el campo de batalla.”

 

Todos los demás guardaron silencio en la zona. La voz de Cale comenzó a asentarse dentro de los Enanos de las Llamas.

 

“Espero con ansias que la Tribu de los Enanos de la Llama haga alas con sus manos esta vez.”

 

El jefe sintió que la mano dejaba su hombro junto  con esa declaración.

 

El comandante no le dijo a la Tribu Enanos de la Llama que se convirtieran en esclavos ni hablo acerca de nada relacionado con el futuro.

 

Todo lo que hizo fue preguntarles si querían  vivir tan bien todo lo que necesitaban hacer de ahora en adelante era eso.

 

¿Eso era todo? Estos problemas llenaron la mente del jefe Kanelle como si fuera marcado con un hierro de marcar. El jefe no necesitaba mirar a los otros Enanos para saber qué pasaba por sus mentes.  Por eso miró a la parte de atrás del comandante  que se alejaba y preguntó.

 

“¿Solo necesitamos hacerlos?”

 

Eso era algo que los Enanos de las llamas habían hecho toda   su vida.

Lo habían hecho mientras eran oprimidos por el Dragon mestizo y Arm e ignorados por las otras Tribus Enanos.

 

¿Solo necesitaban hacer eso para sobrevivir?

 

Todos los Enanos estaban mirando la espalda del comandante. El comandante respondió mientras continuaba  caminando hacia la puerta.

 

“Los Enanos  son mejores que otras razas para hacer cosas.”

 

El comandante no prometió nada como ‘les dejaré vivir si lo hacen’. Sin embargo, el jefe Kanelle apretó los puños ante el siguiente comentario de  Cale.

 

“Deseo ver la fuerza de los expertos.”

 

Expertos.

 

Alguien que había  alcanzado la cima de una  sola especialidad.

 

Alguien que sabía cómo dedicar su vida a una sola causa. Ese era el tipo de personas al que se llamaban expertos.

 

‘… No esclavos, sino  expertos.’

 

El jefe Enano de las Llamas se levantó lentamente de su posición de rodillas.

 

Screeeech-

 

La única puerta al área se abrió una  vez más.

 

Cale salió por la puerta que Choi Han había abierto. Rosalyn y Mary le siguieron. Los soldados, caballeros y magos que habían estado parados afuera regresaron una vez que se fueron y la puerta se cerró lentamente.

 

Screeech- Bang!

 

Los Enanos de las Llamas continuaron mirando la espalda de Cale que desaparecía hasta que la puerta se cerró por completo.

 

Por otro lado, Cale no tuvo tiempo de mirar a alguien.

 

“Señorita Rosalyn.”

 

“Huuuuu,  ¿sí?”

 

Rosalyn suspiró antes de mirar hacia Cale. Su mirada parecía preguntarle cómo podía hacer algo así sin decirles nada por adelantado.

 

Cale soltó una tos después de ver su expresión antes de sacar un documento de su bolsillo y explicarle a Rosalyn  y Mary.

 

“Esto describe la información sobre Firebird. Simplemente puse en palabras lo que tenía en mente, así que les dejo esta tarea a ustedes dos.”

 

‘Hooo.’

 

Rosalyn contuvo  un jadeo y miró hacia Choi Han.

 

‘Esto no es como algo que él preparo de antemano.’

 

Choi Han le devolvió la sonrisa a Rosalyn, pero no respondió. Rosalyn lo tomó como algo debe haber cambiado y se encogió de hombros antes de hablar con  Cale.

 

“Me pondré en camino ahora. Tengo muchas cosas que hacer. También tengo cosas que terminar con la Señorita Witira.”

 

Mary se movió lentamente  al lado de Rosalyn y agregó.

 

“Cale-nim, yo también saldré. Estaré ocupada tratando de crear este Firebird.”

 

Cale las abandonó con indiferencia ya que ya no las necesitaba y rápidamente comenzó  a  caminar.

 

Mientras las dos salían de la prisión, Cale se dirigió en la dirección opuesta, adentrándose en la prisión.

 

Se dirigía hacia la ubicación de los peores criminales de la prisión del Castillo Blang. Era la prisión subterránea.

 

Pasó el pasillo con varias celdas alineadas. Las barras de hierro eran claramente visibles.

 

También podía ver a los individuos encadenados al otro lado de la celda. El gran piso de la prisión subterránea  estaba lleno.

 

Grrrrr, grr-

 

Hubo  sonidos que se parecían a los gritos de los animales.

 

Cale esbozó una sonrisa torcida después de mirar a los individuos que lo miraban en la oscuridad mientras la luz  de la antorcha  no los alcanzaba.

 

Sin embargo, esas miradas no pudieron detener a Cale.

 

Cale llegó al último cuarto al final de la prisión subterránea. Estaba ubicado en el otro extremo del corredor.

 

Cale levantó  la pierna en cuanto se acercó a la puerta.

 

¡Bang!

 

Su pie pateó despiadadamente las barras de hierro. Aunque esto parecía las acciones de un matón, solo los prisioneros, Choi Han,  el invisible Raon y Cale estaban presentes.

 

Los guardias y los soldados esperaban fuera de la prisión subterránea.

 

“…¿Qué demonios?”

 

Se podía escuchar la voz del individuo que estaba encadenado a la pared en esta última celda. Era una  voz agrietada y seca.

 

Cale pudo ver al líder Oso mirándolo desde la oscuridad.

 

El Reino Breck y el Reino Roan no torturaron a sus prisioneros. Sin embargo, habían encadenado al líder  enemigo de esta manera para que le fuera difícil pensar en escapar.

 

‘¿Ellos dijeron que era un administrador de nivel medio?’

 

Él había oído que el Oso que lideraba a la Tribu  Oso en el Desfiladero de la Muerte era un administrador de nivel medio. Cale recordó lo que Rosalyn  le dijo.

 

Ella había  compartido la información que había escuchado de los reinos del norte a  Cale.

 

‘La Tribu Osos supuestamente tiene un rey que gobierna sobre ellos. Los reinos del norte no han visto al rey, sin embargo, hay rangos para los administradores que dirigen a la Tribu Oso bajo el  rey.’

 

Grrrrr, grr.

 

Cale suspiró ante los gruñidos que escuchó provenientes de muchas de las celdas. Eran todos los Osos encarcelados los que estaban haciendo estos ruidos de  animales.

 

Gruñían como para amenazar a Cale y hacerle saber que todavía eran fuertes. Si gruñían.

 

Cale podía escuchar los gruñidos de los animales asustados. Por eso comenzó a hablar con el administrador de nivel medio que era el líder de los Osos en esta prisión.

 

“¿Creías que los bastardos astutos se verían como guerreros porque pretendieron ser guerreros?” El gruñido cesó de inmediato.

 

Una  Tribu astuta.

 

Esta era la forma en que otras personas Bestia se referían  a la Tribu Osos.

 

Cale miró al administrador antes de dirigirse a todos los Osos de la prisión subterránea.

 

“Le pregunté al Jefe Kanelle si quería vivir y se arrodilló frente a mí y se golpeó la frente en el suelo.”

 

Las pupilas  del administrador comenzaron a temblar.

 

Jefe Kanelle. Ese era el nombre del jefe de la Tribu de los Enanos de la Llama que los Osos habían despreciado. Ese jefe supuestamente  se había  arrodillado frente  a Cale.

 

Probablemente estaba rogando por su vida.

 

“Le di algo para que hiciera a la Tribu de los Enanos de la Llamas.”

 

El ambiente alrededor de los Osos cambió. Empezaron a pensar.

 

‘Los Enanos de la Llama se ganaron una  oportunidad.’

 

Se habían  ganado la oportunidad de sobrevivir.

 

Era natural para ellos pensar de esa manera. Sin embargo, Cale nunca les había prometido nada a los Enanos y solo les había  dado una  orden.

 

Cale notó el cambio en la atmósfera y continuó hablando con confianza.

 

“Aunque parece que su rey ha elegido desecharlos.”

 

Los Osos no parecieron reaccionar a esa declaración. Esto fue especialmente cierto para el administrador.

 

‘Sería una  pérdida.’

 

Los Osos llegaron a ser más fuertes de lo normal debido a sus altos números. El rey que el administrador conocía no vendría al Desfiladero de la Muerte para rescatarlos mientras enfrentaba una pérdida.

 

Lo único que le importaba era una tierra para que vivieran los Osos y un reino para que él gobernara.

 

Por eso los astutos Osos no esperaban ninguna ayuda de sus parientes. Cale también sabía sobre esto.

 

“Pero tú veras…”

 

El hecho de que no esperaran ser rescatados no significaba que quisieran morir. Estos astutos  bastardos sabían mejor que nadie.

 

Sabían que morirían por nada si morían así. Los Osos sabían mejor que nadie que no podían morir así.

 

Por eso Cale les hizo  una pregunta.

 

“¿Desde cuándo Osos han sido fiel? ¿Desde cuándo los Osos han sido leal?”

 

Tap. Tap.

 

Cale se acercó a las barras de hierro. Acercó la cabeza a los barrotes y observó al administrador Oso encadenado adentro.

 

“No lo son la Tribu Lobo o la Tribu León.”

 

Ellos no eran los Lobos los que se sacrificarían por su manada y su familia, ni eran la Tribu León, orgullosa y apegada a su orgullo.

 

El administrador Oso que estaba en la oscuridad podía ver claramente a Cale, que estaba parado debajo de una  antorcha.  También podía ver al maestro de la espada detrás de Cale.

 

“Eres de la Tribu Oso.”

 

El administrador comenzó  a sonreír.

 

No eran los Lobos ni los Leones, ellos eran los Osos. Eran la Tribu con la población más alta porque eran fuertes  y astutos.

 

“Actúa según tus  instintos.”

 

Cale les decía que siguieran sus instintos como  Osos.

 

La voz seca del administrador hizo  eco dentro de la prisión subterránea.

 

“¿Qué encontraremos si seguimos nuestros instintos?”

 

“Supongo que lo descubrirás pronto.”

 

El Oso soltó una carcajada. Luego murmuró para sí mismo.

 

“Pronto, ¿eh?”

 

Cale había dicho que lo descubrirían pronto. Eso significaba que los Osos pronto tendrían una oportunidad  de sobrevivir.

 

‘No, no es realmente una oportunidad para sobrevivir. Este humano no nos dejaría vivir tan fácilmente.’

 

Los pensamientos del administrador Oso fueron acertados. Cale no planeaba dejarlos vivir tan fácilmente.  Sin embargo, el hecho  de que las cosas cambiarían era la verdad.

 

El Oso comenzó a hablar con Cale, quien se alejó de los barrotes y se dio la vuelta como si fuera a irse.

 

“Le estaré esperando, sir. Seguiré mis instintos hasta entonces.”

 

Él estaba siendo respetuoso.

 

Cale le sonrió al administrador antes de salir de la prisión subterránea.  No escuchó ningún  ruido  de animales como lo había  escuchado cuando  entró.

 

Sin embargo, podía ver claramente los ojos de los Osos que claramente estaban pensando mucho en cómo podrían sobrevivir.

 

Cale planeó usarlos.

 

Choi Han, que había estado callado todo el tiempo, le hizo una pregunta  a Cale una  vez que salieron de la prisión subterránea.

 

“Cale-nim, ¿los Osos terminarán siendo el cebo?”

 

Cale dijo algo más en lugar de responder la pregunta de Choi Han.

 

“Eres bastante inteligente.”

 

Choi Han y Cale estaban pensando en lo mismo.

 

[¡Humano!  ¡Son demasiado grandes para ser cebo! ¡Los Osos son enormes!]

 

Cale sacudió la cabeza ante el comentario de  Raon.

 

Ellos iban a ser cebos porque eran enormes.

 

Ellos serían un tipo de cebo que sería fácilmente visible debido a su tamaño. Eran suficiente cebo para ser visto por el rey Oso.

 

“Cale-nim, ¿a dónde nos dirigimos ahora?”

 

Cale no respondió a la pregunta de Choi Han nuevamente y en su lugar comenzó a hablar con Raon.

 

“Raon, tinte mágico.”

 

Raon le gritó a esa declaración.

 

[¿Vamos a ir a ver al estúpido Toonka ahora?]

 

Ya  era hora de ir a ver a Toonka y el Reino Whipper.

 

*****

 

“…Estás aquí.”

 

Cale se puso ansioso después de escuchar el tono de  Toonka.

 

Cale acababa de llegar al palacio del Reino Whipper donde se encontraba  Toonka.

 

Cale se quitó la capucha de la túnica que llevaba puesta para esconder el atuendo de sacerdote solo para ver que Toonka se había  vuelto  aún más musculoso.

 

Sin embargo, la expresión en el rostro de Toonka era extraña.

 

[¡Humano!  ¡Toonka parece estar tocado!]

 

‘Exactamente.’

 

Cale no pudo evitar ponerse ansioso después de ver a Toonka parado allí con una expresión emocional a las afueras del círculo mágico de teletransportación. Era asqueroso ver a alguien del tamaño  de una  casa con esa expresión.

 

Además, estaba sorprendido de que Toonka pareciera mucho más ordenado, vestido para parecerse más a un comandante,  y emitía un comportamiento más refinado.

 

Sin embargo, Toonka dejó atrás a sus subordinados y se acercó a Cale cuando comenzó a hablar.

 

“… Realmente  viniste por ti mismo.”

 

‘¿Pero, no estoy sólo?’

 

Choi Han estaba detrás de él y un Dragon invisible estaba con él.

 

‘¿También viene más gente?’

 

Cale estaba desconcertado porque Toonka estaba diciendo algo que no era cierto. Sin embargo, Toonka simplemente continuó  hablando.

 

“Fuiste el primero en precipitarte tan pronto como ese bastardo del Príncipe Imperial y el Imperio nos declararon la guerra.”

 

‘La Jungla estaba planeando invadir el Imperio de inmediato, pero les dije que se  detuvieran.’

 

Cale miró a Toonka que tenía una expresión de descontento en su rostro y se dio cuenta de que la personalidad original de Toonka todavía estaba allí después de escucharlo llamar a Adin, ‘el Príncipe Imperial bastardo.’

 

Sin embargo, esa expresión de descontento  pronto desapareció.

 

Toonka comenzó a sonreír tan brillantemente que parecía un idiota. Sonrió como el personaje principal de una  caricatura mientras felizmente  gritaba.

 

“¡Gracias! ¡Como se esperaba de mi amigo cercano!”

 

‘¿Qué diablos está pasando?’

 

Cale de forma sincera compartió sus pensamientos.

 

“… Parece que estás equivocado acerca de algo.”

 

“Psh.”

 

Toonka sonrió y respondió con una  mirada emocional.

 

“No hay necesidad de avergonzarse.”

 

‘No, no  creo que sea eso. No estoy avergonzado en absoluto.’

 

Cale estaba estupefacto.

 

[¡Humano! ¡Toonka parece haberse convertido en una mejor persona! ¡Puede darse cuenta de que eres una  buena  persona y que te avergüenzas  con bastante frecuencia!]

 

Cale estaba completamente atónito.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente