Capítulo 277 – TCF – ¿Quieren vivir? (1)

Night mode
Pagina Anterior

Dentro del Castillo Blang, el lugar más cercano al lado del Reino Breck del Desfiladero de la Muerte.

 

En una  celda de la prisión dentro de ese castillo.

 

Cale caminaba bajo el corredor del pasillo de la prisión del Castillo Blang. Le preguntó a Rosalyn quién estaba parada junto  a él, una pregunta.

 

“¿Están bien los Enanos de la Llama?”

 

Rosalyn se burló por la pregunta casual de  Cale.

 

La Tribu Oso y la Tribu de los Enanos de la Llama habían sido tomadas prisioneros después de su derrota. Fueron trasladados al Castillo Blang, que estaba cerca del Desfiladero de la Muerte, con los Osos colocados en la prisión subterránea  y los Enanos de la Llama en la prisión regular.

 

“Joven maestro Cale, supongo que han estado  bien.”

 

Cale y Rosalyn hicieron contacto visual. Tenía una sonrisa fría mientras seguía hablando.

 

“Han estado temblando de miedo porque no saben cuándo terminaran muriendo.”

 

Rosalyn vio a Choi Han y Mary que habían seguido a Cale aquí estremecerse ante su respuesta, sin embargo, no ella no les prestó mucha  atención.

 

Choi Han había seguido a Cale desde el Continente Oriental, mientras que Cale había llamado a la nigromante  Mary para que viniera aquí.

Rosalyn le hizo  una  pregunta  a Cale.

 

“¿Les darás una forma de vivir?”

 

“No estoy seguro.”

 

Cale se paró frente  a la gran puerta de hierro.

 

Esta era un área pequeña donde todos los criminales estaban reunidos. Aunque  se llamaba pequeño,  cientos de personas aún encajarían dentro.

 

“Comandante-nim,  está aquí.”

 

Solo había una puerta para entrar y salir de esta área. Los caballeros y soldados parados frente a la puerta  saludaron al grupo de Cale con expresiones nerviosas.

 

Rosalyn dio una orden a los caballeros.

 

“Abran la puerta.”

 

Los caballeros se inclinaron y dos soldados abrieron de inmediato la pesada puerta de hierro.

 

Screeeech-

 

La puerta  se abrió lentamente  para revelar el área interior.

 

Los magos, caballeros y soldados del interior fueron los primeros en ser vistos.

 

Estaban estacionados en múltiples lugares en el área, parados allí con expresiones serias y listos para actuar en cualquier momento.

 

Cale apartó la mirada de ellos y bajó la cabeza.

 

[¡Humano!  ¡Hay tantos Enanos!]

 

Los Enanos, una raza más pequeños que los humanos, estaban parados en grupos de diez y miraban a Cale.

 

Raon continuó  hablando en la mente de Cale.

 

[¡Los Enanos parecen estar extremadamente asustados!]

 

No todos ellos eran así, sin embargo, la mayoría de ellos tenían expresiones de miedo en sus rostros.

 

No tenían  más remedio que tener miedo.

 

Todos fueron encadenados y traídos a esta área esta mañana. La alegría  de poder ver a sus amigos y familiares después de estar separados en diferentes celdas en grupos de diez no  duró mucho.

 

Se habían dado cuenta  de que algo estaba pasando.

 

Los guardias de la prisión se habían ido, mientras que los caballeros y magos que formaban parte de los escuadrones de batalla  habían  aparecido y comenzaron  a vigilarlos.

 

Además, los soldados se interponían entre los Enanos de las Llama y creaban una atmósfera viciosa para evitar que  los Enanos tuvieran  ideas tontas.

 

‘Algo va a suceder.’

 

Los Enanos se dieron cuenta  de que algo grande les iba a pasar hoy.

 

Después de preguntarse qué podría ser todo el día, finalmente pudieron ver a los dos comandantes pelirrojos por primera vez en mucho tiempo.

 

Rosalyn y Cale.

 

Ambos eran figuras de resentimiento y miedo para ellos.

 

La batalla en el Desfiladero de la Muerte.

 

La Tribu de los Enanos de la Llama había apostado todo en esa batalla. Por eso habían sacado las alas y los lanzadores  de bombas mágicas mientras conducían  a toda su tribu a la batalla.

 

Los miembros débiles de su tribu se habían quedado atrás mientras mostraban sus talentosas habilidades con sus manos mientras que el resto de los adultos habían  ido a la  batalla.

 

‘Necesitábamos libertad.’

 

Kanelle, el actual jefe de la Tribu de los Enanos de la Llama, se mordió los  labios.

 

Para ser más específicos, querían que Arm aprobara sus habilidades y les diera un  territorio propio. Querían poder convertir incluso un pequeño rincón del norte en el territorio de la Tribu de los Enanos de la Llama.

 

Eran parte de una  tribu estúpida que no  tenía  talento para hacer dispositivos mágicos.

 

Los recuerdos de ser burlado por los otros enanos todavía estaban vivos en sus mentes. Por eso continuaron  trabajando duro y ahora, podían hacer algunos dispositivos mágicos  decentes.

 

Los resultados de eso fueron las alas que habían mostrado durante la última batalla. Sin embargo, esas alas fueron fácilmente destruidas.

 

El Jefe Kanelle sintió como si eso les estuviera diciendo que la Tribu de los Enanos de la Llama nunca volarían.

 

“Parece que todos ustedes están aquí.”

 

La mirada de Kanelle se dirigió hacia uno de los dos comandantes pelirrojos. Era Rosalyn.

 

La mirada de Kanelle estaba llena de ira mientras miraba a Rosalyn. Fue una reacción normal de un líder  que había  llevado a una  tribu a luchar  por el otro lado.

 

Sin embargo, sintió miedo en lugar de ira cuando el otro comandante pelirrojo comenzó a hablar.

 

“Todos ustedes pueden irse.”

 

Cale Henituse.  Se subió a la pequeña plataforma frente  a los Enanos y dio la  orden.

 

Los caballeros, magos y soldados del Reino Breck se estremecieron ante su orden y miraron hacia Rosalyn.  Parecían estar nerviosos.

 

Aunque Cale, al igual que Choi Han y Mary que lo apoyaban, eran fuertes, aun había quinientos enemigos. Podrían causar un  problema si decidieran actuar en función de su ira al perder la  batalla.

 

Los caballeros y magos se habían reunido aquí para mantenerlos bajo control, sin embargo, Cale les estaba diciendo que se fueran.

 

Rosalyn miró hacia Cale mientras pensaba que esto era extraño, sin embargo, pronto asintió con la cabeza hacia el caballero que era el representante  del grupo.

 

Clack. Clack. Clack.

 

Se escucharon pasos rígidos. Todos ellos pronto salieron por la única puerta fuera del área.

 

Screeeech-

 

La puerta de hierro se movió lentamente  antes de cerrarse por  completo.

 

¡Bang!

 

El interior de esta área estaba completamente  separado del exterior.

 

Las miradas de los Enanos se dirigieron lentamente hacia la parte superior de la plataforma. Solo había  un lugar para mirar en esta área que no tenía  más que paredes con baches.

 

Sus miradas se detuvieron en un solo lugar.

 

Era la ubicación de la persona que sostenía  sus vidas en sus manos.

 

Kanelle, el jefe de la Tribu de los Enanos de la Llama, miró a Cale Henituse con miedo.

 

‘… La persona que derroto al Dragon mestizo.’

 

Siendo realistas, fueron Choi Han y las Ballenas quienes derribaron al Dragon mestizo, sin embargo, los Enanos de la Llama vieron como Cale había creado la base para derrotar al Dragon mestizo.

 

Todos los enanos temían el poder de los  Dragones.

 

Cale era el líder de las personas que habían luchado  contra ese Dragon  mestizo.

 

No estarían tan asustados si solo estuviera Rosalyn parada en la plataforma. Ella no podía derrotar  al Dragon mestizo, por lo que era igual que  ellos.

 

Sin embargo, Cale era diferente.

 

El jefe Kanelle, así como los otros Enanos, miraban a  Cale.

 

Era el comandante que había usado el poder del fuego, el agua y la tierra. Había convertido  a la Tribu de los Enanos de la Llama en prisioneros de guerra, pero no les había hecho nada. Ni siquiera había venido a verlos hasta  ahora.

 

Pero esa persona había  aparecido de repente.

 

¿Qué tendría  que decir?

 

¿Tendrían  que volverse  esclavos de nuevo  tal como lo habían  sido después de ser subyugados por la Estrella Blanca y el Dragon Mestizo?

 

¿O ni siquiera tendrían esa oportunidad ya que planeaba matarlos? Cale comenzó  a hablar en ese momento.

 

“¿Quieren vivir?”

 

Las pupilas del jefe Kanelle comenzaron  a temblar.

 

Aunque  nadie había  dicho nada, la ansiedad de los Enanos se podía sentir.

 

Sin embargo, Cale no les dijo nada a los Enanos de las Llama. Cerró los ojos y dejó que el caos continuara  frente  a él. Escuchó  la voz de Raon en ese momento.

 

[¡Humano!  ¡Es la hora!]

 

Cale abrió los ojos en respuesta y miró hacia Rosalyn. Se mordió los labios después de ver la expresión de Cale.

 

‘¿Es enserio? ¿Justo aquí -?!’

 

Sin embargo, ella endureció su expresión y sacó un dispositivo de comunicación por video y lo conectó.

 

Ooooooong-

 

El dispositivo de comunicación por video comenzó a vibrar. La pantalla  apareció en la pared llena  de baches del área.

 

“¡Oh!”

 

“… Ho.”

 

Un buen número  de Enanos se sorprendió. Podían escuchar la voz de alguien a través de la   pantalla.

 

[El nombre del Imperio no es la luz.]

 

Una cara hermosa con una sonrisa amable apareció en la pantalla.

 

“… ¡El Príncipe Imperial!”

 

Era el video del príncipe imperial Adin dando su discurso.

 

El jefe de los Enanos Kanelle inconscientemente  se apartó de la pantalla  y miró hacia Cale.

 

La Alianza Indomable y el Imperio. En el exterior, los dos no tenían relaciones entre sí, sin embargo, Cale Henituse estaba mostrando a los Enanos de la Llama que formaban parte de la Alianza Indomable  un video del Príncipe Imperial  del Imperio.

 

Cale y el jefe de la Tribu de los Enanos de la Llama hicieron contacto  visual.

 

Smirk.

 

Podía ver a Cale sonriendo.

 

‘… ¡Lo descubrió! ¡Lo ha sabido todo este tiempo!’

 

La Alianza Indomable,  Arm y el Imperio.  Estaba seguro de que Cale lo sabía  todo.

 

El sonido de la gente jadeando en estado de shock, el susurro de la gente en movimiento y todos los demás ruidos desaparecieron, haciendo que todos los Enanos cayeran en un estado de  silencio.

 

[El Imperio trabajó duro por la  paz.]

 

Solo la voz del Príncipe Imperial Adin se podía escuchar  a través del  silencio.

 

Cale miró hacia el Príncipe Imperial en la pantalla de video. También pudo ver a numerosos ciudadanos del Imperio mirando a Adin que estaba parado en una  plataforma  en la plaza.

 

Agitaban la bandera del Imperio y no ocultaban sus emociones. El centro del Continente  Occidental.

 

Nuestro  maravilloso Imperio.

 

Sin embargo, parecía que su Imperio estaba perdiendo fuerza  lentamente  en estos días.

 

El problema con la Iglesia del Dios del Sol, el Castillo Maple, el palacio destruido y el intento de asesinato del Vice Maestro de la Torre del Campanario de los  Alquimistas.

 

El Príncipe Imperial continuó hablando con los ciudadanos que observaban el imperio vacilante.

 

El Imperio trabajó duro por la  paz.

 

[Esto se debe a que el Imperio es el centro del Continente  Occidental.]

 

El Príncipe Imperial que era conocido por tener una  sonrisa amable ya  no estaba aquí.

 

Su rostro, que parecía frío sin una sonrisa, tenía una expresión extremadamente seria cuando proclamó a los ciudadanos del Imperio también, como a los que miraban a través de la   pantalla.

 

[Hemos decidido recuperar nuestro  castillo perdido.]

 

Su castillo perdido.

 

El Castillo Maple.

 

El orgullo  del Imperio que había  sido quitado por Toonka y el Reino Whipper.

 

La plaza  del Imperio comenzaba a calentarse en este día  de primavera.

 

Los ciudadanos que aún confiaban en el Imperio y esperaban con ansias el momento en  que restaurarían su orgullo destruido, preparados para compartir sus emociones. El Príncipe Imperial les dijo, no, él habló hacia los  enemigos.

 

[Los fuertes no necesitan esconderse ni usar pequeños trucos. Solo necesitamos métodos justos y justos para mostrar nuestra  fuerza   dominante.]

 

‘Hooo’

 

Cale, quien era un enemigo que el Príncipe Imperial no conocía, comenzó a sonreír.

 

‘Métodos justos,  ¿eh? Tengo que decirle a la Señorita Lina y a la Jungla  que esperen un  poco  más.’

 

Cale lo disfrutó bastante,  ‘métodos justos’ y un ‘espectáculo de dominio.’

 

Adin volvió a su sonrisa singularmente encantadora y confiada y gritó como el heredero del único Imperio en el Continente Occidental.

 

[El Imperio. Podrá sentir el valor de ese nombre con sus cuerpos de aquí en  adelante.]

 

Waaaaaaaaaaaaaaaaaa-

 

Los gritos de los ciudadanos sacudieron la plaza.

 

Gritaban tan fuerte que también sacudió el área donde estaban los Enanos de la Llama. Las miradas de los Enanos seguían  en la pantalla  con la cara del Príncipe Imperial del  Imperio.

 

El Imperio declaraba la guerra contra el Reino Whipper. Ese hecho  quedó grabado en la mente  de los Enanos.

 

Por eso se volvieron lentamente hacia un lado. Podían ver al comandante que estaba de pie casualmente  en la plataforma.

 

Tap. Tap.

 

El Comandante Cale Henituse descendió lentamente de la plataforma y se acercó a los Enanos de fuego.

 

Estaba a su nivel ahora.

 

Sin embargo, la cara del jefe Kanelle se puso pálida.

 

Había un aura familiar pero desconocida proveniente  del comandante que se  acercaba.

 

Era el aura que sentían cuando eran prácticamente esclavos de Arm. Era algo que sus instintos les decían  que temieran.

 

‘… ¡Dragon Fear!’

 

Podían sentir el aura de un Dragon proveniente de Cale cuando descendía de la plataforma. Sin embargo, Kanelle no dijo eso en voz alta.

 

Era diferente a un Dragon.

 

Aunque  era diferente, esta aura era tan fuerte como el aura de un  Dragon.

 

Era algo que nunca antes había sentido en su vida, sin embargo, aún le dificultaba respirar y le hacía sentir que moriría si intentaba atacar a  Cale.

 

El comandante que bajaba de la plataforma dejó de caminar. Se detuvo justo en frente del jefe Kanelle.

 

Kanelle levantó la cabeza para mirar a Cale.

 

‘Esta aura.’

 

Kanelle podía decir cómo Cale había derrotado al Dragon mestizo y a la Alianza Indomable. El comandante comenzó  a hablar.

 

“¿Quieren vivir?”

 

Las palabras que se dijeron con un aura diferente a la anterior pesaban mucho y colocaban el área en un estado de silencio.

 

Cale miró hacia el Enano, de quien se decía que era el jefe. Cale ya había activado un aura dominante de alta intensidad mientras esperaba la respuesta del  enano.

 

El jefe Kanelle pronto respondió.

 

Plop.

 

Se arrodilló.

 

‘¿Que está pasando?’

 

Cale se puso ansioso por la reacción que fue  más extrema  de lo que esperaba.

 

El jefe parecía listo para gritar algo. Le recordaba al loco Caballero Guardián, Clopeh.

 

Cale se alejó urgentemente  del jefe.

 

Sin embargo, otros solo vieron esto como un comandante aterrador ignorando fríamente al jefe arrodillado.

 

Por eso el jefe arrodillado comenzó a hablar.

 

‘Por favor,  déjalos vivir.’

 

Eso era lo que quería  decir.

 

Para un jefe de una tribu que enfrenta a alguien que ya sabía sobre el Imperio, Arm y la relación de la Alianza Indomable,  eso era todo lo que podía  pedir.

 

Si su arrodillamiento pudiera salvar la vida de incluso algunos de los miembros de su Tribu de este humano  que emitía un  aura que estaba al nivel de un  Dragon, sería feliz.

 

Por eso no pudo evitar seguir mirando a Cale.

 

Cale luego se volteó hacia el jefe después de mirar a los otros enanos. El jefe que pensó que había llegado su oportunidad intentó abrir la boca para hablar de nuevo con Cale, pero Cale fue un poco más rápido.

 

 

“Hay algo que todos ustedes pueden hacer.”

 

Los enanos eran conocidos por sus habilidades para hacer cosas.

El jefe Kanelle tragó su miedo de esta aura de Dragon Fear cuando preguntó.

 

“¿Qué es lo que necesita que hagamos?”

 

‘¿Son los Enanos de la Llama solo criaturas tristes que necesitan hacer cosas y que nos las   quiten? ¿No estamos destinados a tener libertad?’

 

Fue el momento  en que  la desesperación pasó por los ojos de Kanelle.

 

El comandante Cale miró a Kanelle y a los enanos mientras seguía hablando.

 

“Haz algunas alas.”

 

Alas.

 

Esa palabra hizo que los enanos se estremecieran.

 

Habían hecho alas durante su intento de ganar la batalla en el Desfiladero de la Muerte. Sin embargo, esas alas terminaron siendo destrozadas y habían  fallado.

 

“¿La..Las mismas alas?”

 

Preguntó el jefe con voz temblorosa y Cale pensó en alguien mientras miraba al enano jefe.

 

Icarus.

 

Era un  personaje de la mitología griega. Había usado sus alas para volar hacia el cielo antes   de caer muerto.

 

Sin embargo, Cale no quería  otro Icarus.

 

Llamó a alguien más en lugar de responder al Enano que estaba esperando desesperadamente una respuesta.

 

“Mary.”

 

“Sí, Cale-nim.”

 

La nigromante, Mary. La mujer que todavía llevaba una  túnica negra que cubría  todas las partes de su cuerpo se acercó a Cale.

 

Mary le preguntó  a Cale quién la había llamado.

 

“¿Qué es lo que necesita que haga, joven maestro-nim?”

 

Cale escuchó su pregunta y miró a su alrededor.

 

Podía ver a los Enanos de las Llama y a Mary, así como el área cerrada en la que   se encontraban.

 

Sin embargo, Cale estaba pensando en el cielo mientras respondía a su pregunta. Necesitaba que la Tribu de los Enanos de la Llama y Mary hicieran algo  juntos.

 

“Un Pájaro de fuego.”

 

La ubicación de la primera batalla con el Imperio.

 

El cielo.

 

Necesitaba un poder abrumador que pudiera dominar el cielo.

 

Ese poder abrumador sería creado por estos Enanos de la Llama derrotados y la nigromante que el Dios del Sol detesta.

 

Cale prefirió mostrar dominio con una  fuerza  abrumadora, similar al Príncipe Imperial del Imperio.

Pagina Anterior