Capítulo 264 – TCF – Rásgalo (5)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Cale bajó del cielo y aterrizó en el suelo.

 

La mañana  había llegado y se había ido, y ahora era mediodía.

 

Waaaaaaaaaaaaaaaaaah-

 

Woooooooooooooooo-

 

Los vítores  llenaron las orejas de Cale.

 

Habían pasado solo unas  pocas horas desde el comienzo de la  batalla.

 

Sin embargo, muchas cosas habían  sucedido en esas pocas horas.

 

Cale aterrizó en el centro de la formación del Reino Breck y se reunió con alguien.

 

“Comandante  Cale Henituse.”

 

Fue el príncipe  heredero Alberu.

 

Alberu podía escuchar la voz de Rosalyn mientras se acercaba a Cale.

 

“¡Atad a los enemigos derrotados!”

 

Derrotados.

 

Los enemigos fueron derrotados mientras habían logrado la  victoria.

 

No importa cuán fuerte y numerosa fuera la Tribu Oso, todavía no podían manejar a los miles de soldados en el Desfiladero de la Muerte.

 

Fue lo mismo para la Tribu de los Enanos de la Llama.

 

Decenas de miles de soldados, cientos de caballeros y numerosos individuos fuertes los rodearon a todos.

 

El único resultado plausible fue una victoria.

 

Alberu se paró frente a Cale.

 

Fue una victoria fácil.

 

Sin embargo, todavía quería disfrutar un poco de esta victoria. Por eso fue a ver a la persona que más trabajó durante  la guerra.

 

“¿Estas bien?”

 

El príncipe heredero miró hacia Cale y le preguntó cómo se sentía.

 

Woooooooooooooooo-

 

Boom- boom-

 

El área estaba llena de vítores y pisadas fuertes. Alberu tenía curiosidad por saber cómo se sentía Cale ahora.

 

Quería  conocer las emociones detrás de esa misma expresión estoica que Cale siempre tuvo.

 

“Su alteza.”

 

“Sí.”

 

Comentó Cale con esa expresión estoica en su rostro.

 

“Tengo hambre después de estar en un lugar tan frío.”

 

“Tú, bastardo sin emocion… Haaaa.”

 

Alberu apenas se contuvo  y suspiró.

 

Alberu Crossman, que pronto será el rey del Reino Roan, y el comandante Cale Henituse, el jugador principal en esta guerra.

 

Los soldados no pudieron acercarse mientras los dos conversaban. Sin embargo, estaban mirando hacia los dos con anticipación.

 

Un poco lejos de ellos, el campo de batalla estaba lleno  de vítores.

 

Sin embargo, el cuartel general aliado tampoco tuvo tales aplausos. Esto se debió a que los jugadores centrales en el centro estaban  callados.

 

Alberu sabía que este también era el caso. Él puso una  sonrisa brillante  en su rostro.

 

‘Muy  bien, sal de ahí y haz lo que tienes que  hacer.’

 

Eso era lo que decía la mirada de Alberu y Cale lo entendió de inmediato.

 

“Su alteza, salimos victoriosos.”

 

El comandante informó a Alberu con una voz baja pero alegre. El príncipe  heredero se acercó a Cale y lo abrazó con alegría.

 

El príncipe heredero y el  comandante.

 

La vista de los dos abrazándose hizo que los soldados se pusieran emocionados. Ver a sus líderes generalmente  fríos  haciendo esto realmente  les hizo sentir  que realmente  estaba sucediendo.

 

‘Ganamos. Finalmente  ha terminado.’

 

Los soldados se miraron y se relajaron.

 

Clang. Clang.

 

Algunas de sus armas comenzaron a caer al suelo. Otros levantaron sus armas en el aire.

 

Entonces comenzaron  a gritar.

 

“Woooooooooooooooo-!”

 

Los gritos de alegría se escucharon en toda la base. Incluso más personas comenzaron a unirse a medida que la sensación de felicidad llenaba el área.

 

Alberu recordó el incidente Terrorista en la Plaza en el pasado. Había hecho algo así con Cale en ese entonces también, pero no era que lo que hicieron fuera tan impactante   como ahora.

 

Solo sonrieron brillantemente  y murmuraron  en voz baja el uno  al otro.

 

“No quieres una medalla, ¿verdad? ¿Debería darte dinero?”

 

“Sí, por favor, dame otra placa de oro.”

 

“¿Para qué?”

 

“Para tirarlo, quiero decir, necesito algo de dinero para algo.”

 

Luego escuchó la honesta solicitud de  Cale.

 

“Su alteza, tengo hambre.”

 

“Haaaa”.

 

Alberu podía sentirse molesto. Vio a la persona que cayó al suelo con Cale en ese momento. Clopeh Sekka. Alberu había  pensado primero que este bastardo era un caballero guardián distante y tranquilo.

 

Pero este bastardo estaba al lado de Alberu y Cale, mientras que los otros soldados y caballeros dudaban acercarse a ellos.

 

Alberu podía escuchar  lo que Clopeh Sekka tenía  que decir.

 

“Cale-nim, realmente eres un héroe que merece toda esta ovación.”

 

Alberu escuchó la voz de Cale.

 

“Para ser honesto  su alteza, él tiene algunos  tornillos flojos.”

 

‘Lo sé.’

 

Alberu contuvo el suspiro y volvió a sonreír  mientras soltaba a Cale. Cale también tenía  su confiable y fría  sonrisa de comandante en su rostro.

 

[¡El humano débil y el príncipe heredero están sonriendo así de nuevo! ¿Están tratando de estafar a alguien?]

 

Cale ignoró la pregunta de Raon sobre estafar a alguien que no había escuchado por un tiempo antes de mirar a su alrededor.

 

Su gente regresaba a la base del campo de batalla uno por uno. Cale oyó la voz de Raon.

 

[¿Vamos a nuestra casa?]

 

Cale no ignoró a Raon esta vez.

 

“No, vamos a la Villa de la  capital.”

 

Cale susurró la respuesta antes de voltearse hacia el príncipe heredero Alberu y comenzar a hablar.

 

“¿Volvemos, alteza?”

 

Alberu asintió con la cabeza.

 

“Por supuesto.”

 

Primero tenían  que ir a la capital del Reino Roan.

 

*******

 

“…¿Por qué hice eso?”

 

Cale comenzó  a cuestionarse a sí mismo.

 

¿Por qué aceptó ir primero a la capital?

 

Debería haberse dado cuenta de que algo estaba pasando cuando el príncipe heredero accedió de inmediato cuando mencionó regresar. No había forma de que esa persona asintiera fácilmente con la cabeza de esa manera.

 

‘Sabía que algo era sospechoso.’

 

Cale estaba frunciendo  el ceño en este momento.

 

Se colocó un trozo de pai de manzana en su boca y Cale comenzó a masticar mientras se asomaba por la ventana  del carruaje.

 

Podía verlos.

 

Podía ver los escudos plateados.

 

Cale no estaba en un desfile en este momento.

 

También estaba en un carruaje de aspecto desvencijado que no tenía la cresta de la tortuga  dorada de la familia Henituse.

 

Sin embargo, todavía podía ver a los niños caminando con escudos plateados. También había niños vestidos con túnicas negras, niños caminando con paños negros en la cabeza, mientras que algunos niños incluso se habían  atado cuerdas negras al cabello y caminaban con  espadas.

 

También pudo ver la calle lujosamente   decorada.

 

Se podía ver una capital extremadamente feliz fuera de la pequeña ventana.

 

‘Maldic*/ión.’

 

“¡Humano! ¡Es bueno venir aquí después de tanto tiempo! ¡No es tan bonito como nuestra casa, pero es mejor que la tienda de campaña!”

 

El Dragon Negro Raon se sentó en el lujoso sofá y puso otro pedazo de pai de manzana en la boca de Cale.

 

Raon estaba feliz de regresar a una de las primeras residencias en las que se había quedado después de comenzar  a seguir a Cale.

 

La residencia Henituse  en la capital.

 

Raon estaba sonriendo y agitando sus alas después de regresar del Desfiladero de la Muerte y quedarse aquí por una  noche. Luego empujó un trozo de pai de manzana  hacia  Mary.

 

“¡Pequeña Mary!  ¡También deberías comer un poco!”

 

“Muchas  gracias, Raon-nim.”

 

Su voz mecánica habitual respondió de nuevo.

 

Fue el momento en que Cale se volteó hacia la túnica negra de Mary. Mary comenzó a hablar tranquilamente  sin contenerse.

 

“Ayer pude escuchar a los ciudadanos vitoreándole, joven maestro. Supuestamente, algunos de los ciudadanos también cantaban sobre usted con alegría. Aparentemente, la canción trataba sobre el escudo plateado, la columna  de fuego y la pared de agua.”

 

‘… Noooooooooo.’

 

Cale continuó masticando el pai de manzana con una mirada abatida en su rostro. Entonces se dio cuenta  de Choi Han.

 

Cale, Mary, Choi Han, Raon y Lock estaban todos en este carruaje. El vicecapitán Hilsman estaba encima del carruaje  con el conductor.

 

Rosalyn no estaba aquí porque todavía estaba ocupada cuidando cosas en el Reino Breck. Cale había pedido su ayuda con respecto a la tribu de los osos y la tribu de los enanos de la Llama, por lo que tanto Witira como Rosalyn estarían  extremadamente  ocupadas en este momento.

 

‘Supongo que tengo que ir a reunirme con los Osos y los Enanos de la Llama   más tarde.’

 

Cale pensó en el sótano de la residencia Henituse en la  capital.

 

El campo de entrenamiento en el sótano. Archie la Ballena Asesina y Paseton actualmente vigilaban al Dragon mestizo en el mismo lugar donde Lock tuvo  su primera transformación berserk.

 

La semana que Cale le había  dado al Dragon mestizo estaba casi terminada.

 

Esta noche.  Cale necesitaba ir a preguntarle  al Dragon mestizo por su decisión esta noche.

 

Todo tipo de problemas complicados comenzaron a llenar su mente. Por eso Cale hizo una pregunta sin rodeos después de mirar fijamente  a Choi Han por un momento.

 

“¿Vas a una guerra a algún lugar otra vez?”

 

“… Yo?”

 

Cal asintió con la cabeza hacia Choi Han, quien tenía una sonrisa pura en su rostro.

 

“Sí, tu. ¿Por qué sigues apretando tu vaina?”

 

“Creo que es porque estoy temblando mientras pienso en ir al palacio.”

 

‘¿De Verdad?’

 

Cale descubrió que el estado actual de Choi Han era extraño, pero estaba a punto de dejarlo ir. Raon gritó en ese momento.

 

“¡Humano, Choi Han es cada vez más fuerte!”

 

“… Justo aquí?”

 

“Sí!”

 

“En el interior del carro?”

 

“¡Sí!”

 

“¿Mientras que come pai de manzana?”

 

“Sí! ¡No necesitas saberlo!”

 

‘¿Qué demonios?’

 

Cale miró a Raon con una expresión confusa, pero Raon cerró la boca y evitó su mirada. Por eso se volteó hacia Choi Han,  quien respondió con calma.

 

“Solo estoy tratando de hacer mi parte para pagarme mis comidas.”

 

‘¿Ya  estás haciendo mucho?’

 

Cale lo encontró extraño, pero decidió dejarlo ir ya que Choi Han no estaba levantando su espada contra él. Cale comenzó a fruncir el ceño mientras miraba por la ventana mientras Choi Han observaba a Cale.

 

Recordó la conversación que tuvo  con Ron.

 

Fue mientras Cale estaba sufriendo, no, cuando Cale estaba a punto  de morir.  Ron le había dicho algo a Choi Han cuando esa conversación estaba  terminando.

 

‘Tanto tú como yo lo hemos experimentado una vez. Por eso no podemos dejar que vuelva a suceder. Este es nuestro último hogar. Lo sabes bien, ¿verdad?’

 

Por supuesto que lo sabía.

 

Choi Han lo sabía muy bien.

 

Ron tuvo su experiencia de tener que abandonar el Continente  Oriental, mientras que Choi Han tuvo  el incidente en el Pueblo Harris. Ambos querían  llamar a la Casa Henituse  su última  casa.

 

Sin embargo, Choi Han no lo había  experimentado solo una  vez.

 

Había perdido su hogar una vez cuando fue transportado solo a este mundo, mientras que el Pueblo Harris había  sido el segundo hogar que había  perdido.

 

Este sería el tercero.

 

Realmente  tenía  que ser la última casa.

 

Choi Han era plenamente consciente de sus límites actuales. Una  oscuridad incompleta.

 

Su aura negra todavía no podía llenarse de completa oscuridad. Tanto Raon como Cale le dijeron que estaba bien no estar completo, sin embargo, Choi Han tenía  que prepararse para el futuro.

 

Estaba acariciando su espada mientras entrenaba en este momento. No, actualmente  estaba pensando.

 

‘¿Cómo puedo completar esta oscuridad? ¿Necesito volver a cómo era en el pasado cuando la soledad y la desesperación llenaron mi corazón?’

 

Todo tipo de pensamientos estaban chocando en la cabeza de Choi Han en este momento. Sabía que solo había un muro más en su  camino.

 

Solo necesitaba algo para apoyarlo más allá del muro. Eso era todo lo que necesitaba.

 

Sin embargo, había algo de lo que estaba preocupado.

 

Necesitaba un trampolín si no podía sostenerse sobre el muro. Necesitaba que alguien se acercara.

 

Sin embargo, Choi Han no quería hacer eso. Quería trepar la pared con sus dos pies, tal como habían hecho Raon y  Lock.

 

“Ah, Choi Han.”

 

“Sí, Cale-nim.”

 

“No destruyas  un palacio como la última vez.”

 

Cale se sintió dudoso mientras miraba a Choi Han, quien sonrió inocentemente en lugar de responder antes de mirar por la ventanilla  del carruaje y arreglarse las  mangas.

 

El carruaje pasaba por la puerta principal del Palacio  Roan.

 

Las noticias sobre el fin de la guerra se habían difundido poco a poco de boca en boca. Se suponía  que la proclamación oficial ocurriría hoy.

 

*****

 

El príncipe heredero Alberu subió los escalones a la plataforma uno  por  uno.

 

Actualmente se encontraba en el palacio central que fue el primer palacio visible cuando entraste por la puerta principal al Palacio Roan.

 

Se dirigía al lugar más alto de ese palacio  central.

 

Se detuvo  en la terraza por un momento antes de subir a la plataforma aún más   alta.

 

Ni el rey ni nadie más de la familia real estaba allí excepto Alberu. Así lo habían discutido.

 

Waaaaaaaaaaaaaaaaaa-

 

Alberu pudo ver a los ciudadanos reunidos en una plaza lejana fuera de la puerta en el momento en que subió a la plataforma.

 

Todos esperaban a Alberu.

 

Un mago activó el dispositivo de comunicación por video frente a Alberu tan pronto como se paró en el centro  de la plataforma…

 

Ooooooooong-

 

El dispositivo de comunicación por video se iluminó cuando se activó. Alberu se dio la vuelta durante el leve  momento que tuvo.  Luego hizo  un gesto a alguien que estaba dentro de la  terraza.

 

Sin embargo, la persona que estaba en el extremo receptor de ese movimiento sacudió la cabeza en estado de shock.

 

Fue Cale.

 

Su cabello ahora bastante largo se sacudió cuando Cale sacudió la cabeza con una expresión de disgusto.

 

Alberu se rió por la respuesta de Cale.

 

‘¿Cree que los ciudadanos no sabrán sobre tus logros si haces eso? Qué bastardo extrañamente  inteligente pero estúpido.’

 

Nunca había visto a alguien estar al frente de todas las cosas difíciles, sino esconderse en la parte de atrás cuando llegaba el momento de recibir la recompensa por sus   acciones.

 

Este bastardo era alguien a quien no le importaba el poder ni la fama, sino que era extremadamente codicioso por el dinero.

 

‘¿Por qué de repente necesitas 5 billones de gallons?’

 

No podía entender  a este bastardo en absoluto.

 

“Su alteza, se ha conectado.”

 

Alberu se puso de pie frente al dispositivo de comunicación por video después del informe del mago.

 

Woooooooooooooooo-

 

Se pudo escuchar una  ovación aún más fuerte.

 

Su rostro probablemente  se hizo  visible para aquellos en la plaza central.

 

Alberu no podía estar en la plaza con los ciudadanos, sin embargo, sonrió brillantemente como si estuvieran frente  a él antes de comenzar  a hablar.

 

La plaza se volvió completamente silenciosa en el momento en que abrió la boca. La declaración del príncipe heredero cortó ese silencio.

 

 

Su voz tranquila llegó a todos los rincones del Reino Roan. La declaración en sí fue corta.

 

“La guerra se acabado.”

 

Los ciudadanos en silencio apretaron los puños con alegría.

 

Esta fue una noticia emocionante sin importar cuántas veces la escucharon, y escuchar la proclamación oficial llenó  sus corazones de alegría.

 

“El Reino Roan se protegió y ayudó a salvar este Continente.”

 

Las palabras del príncipe heredero pasaron por sus oídos y entraron en sus corazones. El Reino Roan fue  el primero en chocar contra la Alianza Indomable.

 

Todos creían que no podrían  defenderse.

 

Tal Reino había luchado primero contra la Alianza Indomable y ganó antes de ayudar a otros reinos  en todo el Continente  y lograr la victoria.

 

“¿Recuerdan lo que dije?”

 

El Reino Roan fue el último en hablar cuando la Alianza Indomable había enviado su aviso de guerra.

 

Había algo que Alberu había dicho como representante  del Reino  Roan.

 

“El Reino Roan es el reino con la historia más larga del Continente Occidental.”

 

Los ciudadanos recordaron esa declaración.

 

Luego recordaron lo que había dicho después de eso.

 

‘Les mostraremos la fuerza  de los sobrevivientes.’

 

Eso fue  lo que Alberu había  dicho esa vez.

 

Sin embargo, el príncipe heredero tenía algo más que decir esta vez.

 

“Sobrevivimos y les mostramos la fuerza  de los sobrevivientes.”

 

El Reino Roan había mostrado al Continente Occidental su historia y fortaleza al lograr estos resultados.

 

La brillante sonrisa del príncipe heredero quedó grabada en las mentes de los ciudadanos. Su suave voz se sentía  como el cálido sol que señalaba el comienzo de la  primavera.

 

“Ahora solo tenemos que saludar a la primavera con corazones felices.”

 

Saludar a la primavera.

 

Saludar a la primavera con corazones  felices y sin preocupaciones.

 

El príncipe heredero miró al mago después de decir eso y el mago rápidamente terminó la llamada. Al mismo tiempo, se escucharon vítores  que parecían llegar al  cielo.

 

Woooooooooooooooo-

 

Esta alegría probablemente cubriría la capital y todo el reino durante aproximadamente una semana. Alberu bajó de la plataforma con la misma sonrisa en su rostro.

 

Tap. Tap.

 

Luego se dirigió hacia la terraza y entró en el palacio. Podía ver al comandante Cale Henituse y otras cuatro personas.

 

Los que habían logrado méritos durante la guerra estaban en otra parte, así que solo había llamado  a Cale y a estas cuatro personas aquí por separado.

 

El Marqués Stan de la región noroeste.

 

El Marqués Ailan de la región sureste.

 

El Duque Orsena de la región central.

 

El Duque Gyerre  de la región suroeste.

 

Los líderes de cada región estaban parados frente al príncipe heredero.

 

Los nobles tenían expresiones rígidas en sus rostros, contrario a la brillante  sonrisa de  Alberu.

 

Alberu miró hacia Cale, que también estaba sonriendo, y levantó  la mano.

 

Tap.

 

Chhhhhhhh-

 

La puerta de la terraza se cerró y las cortinas se cerraron en el momento en que levantó la mano.  El paisaje fuera  de la terraza ya  no estaba.

 

El sol brillante y los vítores de los ciudadanos. Ninguna de esas cosas se podía ver ni escuchar.  El príncipe heredero Alberu comenzó  a hablar.

 

“Comandante Cale Henituse.”

 

“Sí, su alteza.”

 

Solo el frío invernal enfrió la habitación una vez que desapareció la luz del sol. Alberu miró las rígidas expresiones de los cuatro  nobles antes de hacerle una  pregunta  a Cale.

 

“¿Qué tenemos que hacer  ahora?”

 

Una respuesta tranquila llegó rápidamente a su pregunta relajada.

 

“Tenemos que ir a rasgar la bandera  del Imperio.”

 

El príncipe heredero Alberu pudo ver la apariencia de  Cale.

 

Aunque había señalado el final de la guerra, Cale todavía llevaba puesto el uniforme negro de comandante  de la región noreste.

 

En este momento era el final del invierno. El Reino Roan extendía sus alas, de forma similar que los animales que se estiraban cuando salían de hibernación para saludar a la  primavera.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente