Capítulo 263 – TCF – Rásgalo (4)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Boom- boom-

 

El ruido de los tambores continuó, sin embargo, el impacto visual fue tanto que los soldados no pudieron escucharlo  en absoluto.

 

El Caballero Guardian Clopeh Sekka.

 

Los soldados y caballeros de la Alianza Indomable que lo miraban no pudieron ocultar su sorpresa.

 

“… Caballero Guardian-nim  esta…..”

 

Uno  de los soldados de Norland apretó su lanza  mientras miraba a Clopeh.

 

Clopeh Sekka.

 

¿Qué tipo de persona era él?

 

Cale podría responder fácilmente a esa pregunta.

 

‘Él es el Caballero Guardián.’

 

Él era el Guardián conocido no solo en el Reino Paerun, sino en todo el norte. También era un maestro de la espada, la persona que creó la Alianza Indomable y alguien que emitió un aura arrogante.

 

En otras palabras, él era un ‘héroe’ o un ‘futuro héroe’.

 

Habían escuchado que tal persona fue derrotada en la batalla en el territorio Henituse y había caído.

 

Pero esa persona había regresado.

 

‘Y regresó de una manera impactante y fría.’

 

Cale sonrió ante la robustez bajo sus  pies.

 

[¡Humano!  ¡Me he vuelto  aún más grande y poderoso!]

 

Podía escuchar la voz de Raon en su cabeza. Aunque parecía que habían venido aquí con los cuervos,  Raon era responsable de que Cale y Clopeh flotaran  en el aire.

 

‘Y es gracias a Mary que este bastardo loco está de pie.’

 

Clopeh sostenía un bastón, sin embargo, estaba parado sobre sus propios pies. Su ropa fresca y la capa blanca que revoloteaba detrás de su armadura parecían estar gritando que este Caballero Guardián seguía  siendo la misma persona que en el pasado.

 

Sin embargo, sus piernas se derrumbarían  si Cale solo lo golpeara.

 

Aunque podía usar aura, el hecho de que sus brazos y piernas fueran un desastre significaba que todo lo que podía hacer era ponerse de  pie.

 

Sin embargo, estaba causando suficiente caos en la Alianza Indomable con solo estar de pie.

 

‘¡Mier*/da!’

 

El representante  de los Oso miró a su alrededor como si hubiera olvidado algo.

 

Clopeh Sekka. Esta persona había reaparecido luciendo bien. No parecía alguien que hubiera perdido una batalla.

 

El Oso miró hacia la persona que estaba parada al lado de Clopeh Sekka.

 

Cale Henituse.

 

El nombre de esta persona se podía escuchar durante esta guerra sin importar a dónde fueran. La persona que era el centro de sus fuerzas enemigas. El caballero más grande del Norte estaba de pie junto  a esa persona.

 

Boom- boom-

 

El representante de los Oso finalmente descubrió por qué el Reino Paerun estaba a la vanguardia de las fuerzas enemigas.

 

¿Cómo podían quedarse atrás cuando su Caballero Guardián estaba delante de ellos? El peso de ese título era demasiado pesado para reducirlo fácilmente al de un traidor en la mente de los soldados.

 

La gente ya estaba susurrándose  el uno  al otro.

 

Los soldados que se habían estado moviendo rápidamente se sentían caóticos.

 

“¡No puedo dejar que continúe  así!”

 

El Oso hizo un gesto a un mago que se le acercó y luego usó rápidamente la magia de amplificación para el Oso. El Oso miró hacia el cielo y comenzó a gritar.

 

“¡Traidor! ¡Cómo te atreves a mostrarte!”

 

Su voz enojada hizo  eco en todo el Desfiladero de la Muerte.

 

El Oso pretendía estar enojado a propósito mientras caminaba hacia adelante sin ninguna duda. El Oso guerrero, así como los representantes de Norland y Askosan y sus subordinados, lo siguieron detrás del administrador de los Oso.

 

El administrador de los Oso atravesó a los soldados y se dirigió hacia el acantilado.

 

“¡Bajamos a través de este viento vicioso para reclamar las tierras no  congeladas!”

 

El Oso dejó de caminar. Podía ver el borde del acantilado.

 

También podía ver el Reino Paerun, el Reino Roan y los soldados del Reino Breck al otro lado.

 

Además, también podía ver el puente  entre los dos lados.

 

El puente  era estrecho.

 

El área para la lucha  de los soldados era extremadamente pequeña.

 

Planeaba defenderse de los hechizos mágicos del enemigo usando a sus soldados mientras usaba a los soldados de Norland y Askosan para luchar  contra los caballeros y soldados del Reino  Paerun.

 

Por eso el administrador de los Oso gritó como si fuera el comandante.

 

“¡Nuestro objetivo para venir al sur no será derrotado por la traición y las tácticas sospechosas!”

 

El oso levantó  la vista al cielo y gritó.

 

“¡Tenemos una  mentalidad de victoria que los traidores como ellos nunca   entenderán!”

 

El Oso hizo  contacto  visual con alguien.

 

El caballero de pelo blanco, Clopeh Sekka, lo miraba.

 

Clopeh lentamente  comenzó a hablar. Su voz ya  estaba amplificada gracias a la magia de Raon.

 

“¿Cómo conocería la Tribu Oso el dolor de las personas que nacieron en las regiones más frías  del Continente Occidental?”

 

Su voz confiada llenó  el área.

 

“El frío helado era la norma y siempre teníamos que hacer todo lo posible para cultivar en estas tierras desoladas. Incluso era difícil encontrar agua en invierno porque el océano y los lagos se congelarían.”

 

Las expresiones en los rostros de los guerreros de la Alianza Indomable cambiaron lentamente. Ahora que se estaban recuperando lentamente de su sorpresa, podían escuchar claramente la voz confiada de Clopeh.

 

“¿Cómo conocería un oso la mentalidad de nosotros los norteños que persistimos en esas condiciones?”

 

El Oso no contuvo  su burla.

 

“¡Ha! Clopeh Sekka, ¿crees que estás calificado para decir estas cosas?”

 

La alegría pasó brevemente por los ojos de Clopeh. Recordó la conversación que tuvo  con Clopeh.

 

‘¿Todavía sueñas con convertirte en una leyenda?’

 

‘Cale-nim.’

 

‘Te daré esa oportunidad.’

 

Anoche. Cale hizo contacto visual con Clopeh, que estaba en su silla de ruedas, y comenzó a hablar suavemente.  Sin embargo, Clopeh sabía que Cale era el más frío  cuando hablaba suavemente.

 

Sin embargo, Cale le dijo a Clopeh lo que Clopeh quería escuchar.

 

‘Levántate.’

 

Mary controló el mana muerto en ese momento para cambiar los brazos y las piernas de Clopeh. Clopeh se levantó lentamente de la silla de ruedas. Se balanceó un poco, sin embargo, podía pararse derecho una  vez que se aferró al bastón que Cale le  entregó.

 

Cale habló como si fuera el sacerdote canoso de antes.

 

‘Te convertirás en la leyenda del Norte a partir de este momento.’

 

Leyenda.

 

Esa palabra había hecho que Clopeh comenzara a sonreír. Su corazón latía  rápido.

 

Por supuesto,  Cale fríamente  continuó  hablando con él.

 

‘Sin embargo, no olvides que tu vida todavía está en mi mano.’

 

‘Definitivamente  lo tendré en cuenta, Cale-nim.’

 

Había estado en lo correcto.

 

Seguir a una verdadera leyenda le daría una oportunidad de sobrevivir el tiempo que le daría la oportunidad de dejar su nombre también.

 

Clopeh comenzó  a hablarle al Oso que le estaba pidiendo sus calificaciones.

 

No podía usar ningún aura con sus extremidades y tampoco podía usar ninguna fuerza, sin embargo…

 

Era alguien que había trabajado muy duro para convertirse  en un maestro de la   espada.

 

Esa experiencia y presencia majestuosa no desaparecerían.

 

De hecho, el hecho de que creía más en algo hizo que su aura fuera aún más fuerte y llena de certeza.

 

Una  voz tan fría  como los vientos del norte resonó por todo el cielo.

 

¿Tenía  las calificaciones?

 

La respuesta a esa pregunta fue simple.

 

“La tengo.”

 

Los soldados y caballeros del Reino Paerun, así como los soldados y caballeros de Norland y Askosan, miraron al hombre que solía ser su modelo a seguir.

 

Esa persona miró hacia abajo mientras continuaba  hablando.

 

“Soy el Caballero Guardián del Reino Paerun, así como el Caballero Guardián del Norte.”

 

El peso de ese título  era pesado.

 

Cale sonrió por un momento antes de regresar a una expresión estoica y recordar la conversación que tuvo  con el príncipe  heredero Alberu.

 

‘Cale.’

 

‘Si su Alteza.’

 

‘¿Va a utilizar Clopeh?’

 

‘Por supuesto. ¿No sería más fácil para nosotros si alguien que podemos controlar se convierte en la figura central  del Norte?’

 

‘Supongo que será fácil controlarlo  ya que su vida está en tus  manos.’

 

No había razón para que el Reino Roan ni el Reino Breck invadieran los tres reinos del norte. No habría  muchos beneficios, incluso si su territorio se hiciera más grande.

 

No había  casi nada que sacar de esas tierras.

 

Sin embargo, ese era el hogar de la gente del norte.  No podían despreciar el valor de su  hogar.

 

El Reino Roan había ofrecido intercambiar alimentos con las personas que estaban devastadas por la necesidad de regresar a esas tierras desoladas después de la guerra.

 

El Reino Roan les estaba dando una forma de vivir incluso sin tomar tierras no congeladas. Además, también habían hecho  algo más en este momento.

 

Se refería al orgullo del norte.

 

Si, orgullo.

 

Aunque  esa tierra podría estar desolada, todavía  tenían orgullo  de que fuera su  hogar.

 

Esa fue la razón por la que Cale puso a trabajar a esta persona cuya vida estaba en sus manos. Clopeh Sekka comenzó  a hablar.

 

“Soy el Caballero Guardián del Norte. Nunca  arrojaré ese título.”

 

Estaba haciendo esto, no para presionar al liderazgo de los tres reinos del norte, sino para inculcar orgullo  en los soldados y caballeros que estaban aquí.

 

Los soldados y caballeros miraban a Clopeh con diferentes expresiones.

 

Sin embargo, toda la gente del norte  lo miraba.

 

El Caballero Guardián continuó hablando con confianza mientras observaban.

 

“El Norte es donde siempre existiré, no  la Alianza Indomable.”

 

El Oso sintió que su espalda se enfriaba mientras miraba la fría  mirada de Clopeh.

 

Había una razón por la cual Cale estaba inculcando esta sensación de orgullo en los corazones de las personas.

 

Fue para que la gente del norte no envidiara las tierras del sur ni odiara a la gente del sur. También estaba tratando de crear un enemigo común entre los  dos.

 

El Caballero Guardián nombró a este nuevo  enemigo común.

 

“La Tribu Oso, la Tribu de los Enanos de la Llama y Arm. No puedo dejar que todos tomen mi existencia, no, no puedo dejar que todos nos quiten nuestro   Norte.”

 

Las expresiones de los soldados y caballeros cambiaron.

 

El Oso comenzó a fruncir el ceño. Aunque era una situación caótica, podía sentir que las cosas empezaban a cambiar para peor.

 

Clopeh estaba a punto de decir las últimas cosas que necesitaba decir.

 

“Esa es la razón por la que regresé.”

 

Clopeh luego se volteó hacia Cale, quien hizo un breve asentimiento para que otros no lo notaran. Luego gritó la orden de Cale.

 

“¡Rasguen la bandera!”

 

La voz enérgica se podía escuchar en todo el campo de batalla.

 

Boom- boom-

 

El sonido del tambor comenzó  a sonar de nuevo también.

 

El Oso tenía  un sentimiento ominoso.

 

El discurso absurdo de Clopeh, la atmósfera cambiada e incluso el orden repentino y los tambores. No podía entender  lo que estaba pasando.

 

‘¿Rasgar? ¿Es esa otra señal para atacar?’

 

Recordó cómo el enemigo había  atacado la última vez.

 

‘¿Es otro ataque mágico?’

 

Los hechizos  que la Comandante Rosalyn  había  lanzado  eran asombrosos.

 

‘¿O son las ballenas? ¿Quizás los tigres?’

 

El enemigo tenía  demasiados individuos fuertes. El representante de los Oso se decidió de inmediato.

 

Los Osos estarán en la parte trasera.

 

Se volteó  hacia los representantes  de Askosan y Norland  para darles una orden.

 

“El enemigo parece estar comenzando su ataque, así que preparémonos también. Solo necesitamos golpearlos con números abrumadores.”

 

El representante de Norland comenzó a hablar cuando el representante de los Oso lo miró.

 

“¿Te acuerdas?”

 

“… ¿Qué estás tratando de decir en tiempos tan  urgentes?”

 

El Oso estaba enojado y se preguntó por qué el representante de Norland estaba tan tranquilo, sin embargo, se calmó y esperó una  respuesta.

 

El representante  y comandante  de Norland  continuó rápidamente.

 

“‘Usted dijo:’ Debemos hacer que suceda, independientemente de cómo lo hagamos. Eso determina la victoria o la derrota en la guerra.”

 

“Por supuesto,  lo recuerdo. Dije algo similar.”

 

‘Supongo que él necesitaba un recordatorio. O eso o las palabras de Clopeh lo pusieron  nervioso.’

 

El Oso sonrió y puso su mano sobre el hombro del representante de Norland. Como estaba en su estado berserk, fue  fácil colocar su mano allí dada su altura.

 

“No te preocupes por eso. Ganaremos. No hay razón para escuchar a ese traidor. La tribu Bear y todos ustedes son parte de la Alianza Indomable.”

 

“Tienes razón.  Nosotros ganaremos.”

 

El representante de Norland finalmente sonrió y asintió con la cabeza. Luego continuó  hablando  con una  mirada fría.

 

“Decidimos no preocuparnos por los medios o métodos.”

 

Fue en ese momento.

 

Clank-

 

El Oso se estremeció ante el sonido de una espada e inmediatamente movió la mano que estaba sobre el hombro del representante  de Norland.

 

¡Bang!

 

Se produjo un fuerte  ruido cuando  la espada y el puño chocaron.

 

Era la espada del comandante Askosan. La espada se rompió después de golpear contra el puño del Oso.

 

El Oso escuchó la voz del representante de Norland en ese momento.

 

“¡Rasgad la bandera!”

 

‘¿Qué?’

 

Luego escuchó la voz del representante de Askosan también.

 

“¡Rasgad la bandera!”

 

Riiiiiiip-

 

Riiiip- riiip.

 

El oso levantó la cabeza.

 

Se rasgaron banderas.

 

Las banderas de la Alianza Indomable que estaban ubicadas entre grupos de caballeros y soldados estaban siendo rasgadas.

 

Los que rasgaron estas banderas no fueron más que los soldados de Norland y Askosan.

 

“¡Levantad la bandera!”

 

Esta voz vino del suelo y no del  cielo.

 

Rosalyn fue quien inició el canto, sin embargo, muchas otras personas que gritaban para izar la bandera pronto aparecieron.

 

Finalmente,  el Oso vio las banderas que se alzaban  frente a él.

 

El Reino Paerun, el Reino Norland y el Reino Askosan.

 

El Reino Breck también.

 

Las banderas de los cuatro reinos se alzaban al cielo.

 

“…Que dem….”

 

Skydark: Has flipauu eeh….jajaja

 

Los dos reinos del norte que habían rasgado la bandera de la alianza levantaron sus respectivas banderas de reino.

 

Los ojos del Oso comenzaron a llenarse  de ira.

 

‘Decidimos no preocuparnos por los medios o métodos.’

 

Finalmente entendió lo que quería decir el comandante Norland. La Tribu Oso no era parte de su “nosotros”.

 

El representante  de los Oso recordó lo que había  dicho el representante  de Norland.

 

‘Un vencedor que no tiene nada que mostrar. Tengo miedo de convertirme en alguien así.’

 

Finalmente  entendió el significado detrás de eso también.

 

Los dos reinos cambiaron de bando para no terminar vencedores vacíos.  Eligieron quedarse con los verdaderos vencedores para poder obtener incluso  los más pequeños  beneficios.

 

La Tribu Oso fue traicionada.

 

La Tribu Oso y Arm fueron traicionados antes de que tuvieran la oportunidad de hacerlo ellos mismos.

 

“¡Tú, tú-!”

 

El enojado cuerpo del Oso berserk comenzó a temblar. El representante de los Oso subconscientemente  levantó  el puño. Necesitaba  dejar salir esta ira de alguna manera.

 

Su cuerpo estaba a punto de moverse. Sin embargo, en ese momento.

 

Clang-

 

Escuchó el sonido de una  espada siendo desenvainada.

 

Al mismo tiempo, aparecieron los soldados que habían estado vigilando las tiendas  centrales.

 

‘…Muy molesto. Nunca hay posibilidad de que se apaguen las luces.’

 

‘Tranquilo.  Centrémonos  en nuestro trabajo.’

 

Estos dos soldados habían  estado conversando  mientras esperaban que llegara la mañana.

 

Uno de los soldados se quitó el casco mientras que el otro se quitó la tela que le cubría la cabeza.

 

“…Que car…”

 

El puño enojado del Oso instantáneamente perdió toda su fuerza.

 

Clang.

 

La punta de una espada se detuvo justo en frente de su cuello. Al mismo tiempo, un puño se detuvo justo antes de golpear su espalda.

 

El representante de los Oso pudo escuchar la voz del individuo cuyo puño estaba justo a su espalda.

 

“Fue muy fácil infiltrarse  en su base.”

 

El Archie la Ballena Asesina estaba sonriendo mientras hacía ese comentario. El soldado que se quitó la tela que cubría  su cabeza no era otro que Choi Han, cuya  espada todavía  apuntaba  al cuello  del Oso.

 

“Será difícil para ti escapar esta vez.”

 

El representante  de los Oso y un administrador de nivel medio.

 

Había escapado de Choi Han en el aire la última vez. Sin embargo, no había ningún lugar para correr ahora. Delante de él, detrás de él y por encima de él. Todas las direcciones fueron  bloqueadas.

 

Fue el momento en que el Oso comenzó a fruncir el ceño. Cale comenzó  a hablar.

 

“Capturad a los enemigos.”

 

El oso cerró los ojos.

 

Las decenas de miles de soldados que habían  sido sus aliados no hace mucho  tiempo apuntaban a la Tribu Oso y a la Tribu de los Enanos  de la Llama.

 

El Oso volvió a abrir los ojos y miró al cielo. El hombre pelirrojo estaba riendo sin prisa.

 

Una  persona que no se preocupa por los medios o métodos.

 

El Oso se dio cuenta de que la persona que realmente hizo eso fue el comandante en el cielo y no él mismo.

 

Cale vio como salía el sol y comenzó a sonreír. Su boca se abrió lentamente de nuevo.

 

“Parece que este es el final.”

 

La primera guerra ya había  terminado.

 

El nombre de la Alianza Indomable había desaparecido y las banderas de los reinos que habían durado mucho  tiempo en el Continente  Occidental ondeaban en el aire.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente