Capítulo 214 – TCF – ¿Ahora lo entienden? (5)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Le había  preguntado a Mary antes de venir  a esta reunión.

 

‘Mary, un sacerdote del Dios Sol estará allí. ¿Aun quieres ir? Creo que está bien si descansas aquí con Raon.’

 

‘No necesito esconderme. Soy fuerte. El vice capitán Hilsman-nim me dijo que las palabras de los sacerdotes son una mie*/rda. También deseo ser como Choi Han-nim y estar detrás de usted, pase lo que pase.’

 

‘Si esa es tu voluntad, entonces vayamos juntos.’

 

Raon también había  dicho algo.

 

‘Débil humano,  no te preocupes. ¡Protegeré a la buena Mary!’

 

A Raon le gustaba mucho Mary. Cale pensó que podría ser porque sus vidas tenían muchas similitudes.

 

Cale dejó de pensar en Raon y Mary mientras miraba a la persona que explicaba el plan. Necesitaba concentrarse  en la reunión.

 

“La batalla tendrá lugar en el Castillo Leona del Reino Caro.”

 

El dedo del líder señaló un  mapa del Reino Caro.

 

“Al sur del Reino Caro se encuentra la Tierra de la Muerte, una de las Cinco Regiones Prohibidas. Es por eso que no hay  posibilidad de que la Alianza Indomable  venga por  allí.”

 

Dibujó una X con su dedo sobre la Tierra de la Muerte. Luego movió su dedo hacia el centro del Reino Caro.

 

“Según su ruta actual, hay una buena posibilidad de que aterricen en las costas centrales. Las costas centrales son el punto  más cercano a la capital del Reino Caro.”

 

El Reino Caro había  renunciado a una  batalla naval.

 

Su armada era débil y era difícil sacar refuerzos  en las aguas.

 

Por lo tanto,  eligieron apuntar a una  batalla en las costas centrales  en su lugar.

 

Ese lugar estaba menos desarrollado y no tenía mucha gente. Además, había dos grandes montañas  junto  a la orilla.

 

No sabían qué estaba haciendo que la Alianza Indomable tuviera tanta confianza para llegar al área central en lugar del área norte del Reino Caro, pero era una buena oportunidad para el Reino Caro.

 

“Es por eso que hemos trasladado los alimentos almacenados a los almacenes y a los ciudadanos que viven en la región de las costas centrales y también hemos trasladado todas nuestras fuerzas cerca del Castillo Leona.”

 

Su dedo señaló el gran castillo junto a las costas centrales.

 

El Castillo Leona.

 

Según el mapa, parecía ser más grande que los otros castillos del Reino Caro.

 

“El Castillo Leona se encuentra entre las dos montañas junto a las costas centrales. Puedes pensar que  no hay camino a la capital sin pasar por el Castillo Leona.”

 

Aunque el enemigo podía caminar a través de las dos montañas, las posibilidades de eso eran escasas.

 

No fue  tan fácil escalar esas montañas a pie.

 

“¿Cuál es el número de barcos en la flota de la Alianza Indomable?”

 

El Duque Huten  del Imperio Mogoru hizo  la pregunta.

 

El Duque  parecía extremadamente  natural  al pretender no  saber, a pesar de que ya lo sabía.

 

“Aproximadamente 500 a 600 barcos, Duque-nim. Hay muchos grandes buques dentro del grupo. Se espera que un número  significativo de soldados estén dentro de estos barcos.”

 

El problema era la calidad de esos soldados.

 

“Ejem.”

 

El líder dejó escapar una  tos falsa antes de mirar hacia Cale y comenzar a hablar.

 

“Sus habilidades en el territorio Henituse del Reino Roan fueron significativas. Por eso creemos que debemos poner mucha atención a la defensa del castillo.”

 

Cale solo escuchó en silencio.

 

Probablemente habría pensado en una forma de detenerlos antes de que la flota llegara a la costa,  sin embargo, también entendió por qué el Reino Caro elegiría renunciar a la guerra naval y en lugar hacer un plan para luchar  en las costas.

 

El Reino Caro necesitaba protegerse de la Alianza Indomable. Sin embargo, había más.

 

Necesitaba protegerse del Imperio y el Reino Roan.

 

Probablemente por eso querían proceder a algún lugar donde pudieran sacar el máximo provecho de su fuerza. Cale estaba sentado quieto ya que no deseaba involucrarse profundamente en los  problemas de otro reino.

 

El líder  continuó  hablando.

 

“Como el Castillo Leona es un castillo que protege las costas centrales, es bastante grande. Puedes pensar que es una forma triangular con tres torres en el centro. Cada torre es aproximadamente del tamaño  de un pequeño  castillo decente.”

 

El príncipe  heredero Valentino comenzó  a hablar.

 

“Creo que cada uno  de nosotros puede defender una torre.”

 

Él sonrió y miró a Cale y al Duque Huten, quienes entendieron sus intenciones. El jefe continuó hablando.

 

“Si su Alteza. Dado que el Castillo Leona está construido al norte de las costas, la torre central estará a cargo de nuestro Reino Caro y la torre norte del Imperio Mogoru. En cuanto a la torre sur, mm.”

 

El líder dudó por un momento antes de mirar hacia  Cale.

 

Originalmente planeaban abandonar la torre sur hacia el Reino Roan. Esto fue porque habían prometido una  gran cantidad de refuerzos.

 

Sin embargo, el número  real que apareció fue… lamentable.

 

Aunque  la calidad puede ser mejor que la de cualquier otra persona, había  menos de 100  personas.

 

¿Podrían dejar la torre sur a este pequeño  número?

 

“Eso, calculamos incorrectamente cuando planeamos y estábamos pensando en dejar la torre sur hacia el Reino Roan.”

 

El jefe usó un lenguaje florido ya que no se atrevió a decirle a las personas que vinieron a ayudarlos que había  un error porque traían  a muy poca gente.

 

El Duque Huten,  que se dio cuenta de la incomodidad, comenzó a  hablar.

 

“Comandante Cale, ¿no tiene muy poco número para defender toda la torre sur? ¿Qué tal si comparto algunos  caballeros y arqueros con usted? ¿Qué piensa?”

 

Estaba siendo decentemente respetuoso con Cale, quien era un comandante. El príncipe  heredero Valentino  y el comandante  del Reino Caro añadieron.

 

“No, puede tener más sentido que enviemos más de nuestras fuerzas centrales. ¿Qué le parece, comandante?”

 

“Creo que eso también es mejor. Dado que las fuerzas del Reino Roan son extremadamente hábiles, deberíamos ser capaces de manejar el resto si el Reino Roan puede ocuparse de las fuerzas  centrales del enemigo.”

 

La conversación  fue  bastante tranquila.

 

Nadie levantaba la voz mientras cada lado intentaba ayudar a los demás a levantarse. Las acciones de cada lado hicieron que el líder se sintiera bien.

 

El líder sonrió cuando  comenzó  a hablar.

 

“Sí, y a cada torre se le asignarán curanderos de la Iglesia del Dios Sol y otras iglesias de afinidad con la luz,  por lo que no debe preocuparse por ningún curandero.  ¿No es así, obispo -nim?”

 

El líder miró hacia el obispo que venía como representante de las iglesias y gentilmente preguntó. El Reino Caro había prometido una cantidad significativa de donaciones para traerlos aquí. Las iglesias naturalmente  estuvieron de acuerdo después de escuchar la gran  suma.

 

“Por supuesto, no necesitas preocuparte.” El obispo sonrió mientras continuaba.

 

“Al menos el Reino Caro y el Imperio Mogoru no tendrán que preocuparse.” La sonrisa del líder desapareció.

 

La alianza de la iglesia, y la Iglesia del Dios Sol, que estaba en el centro de esa alianza, estaba dispuesta a sanar a los soldados del Imperio Mogoru a pesar de que había cierta fricción entre los dos grupos.

 

Sin embargo, no estaban dispuestos a un solo grupo.

 

“Sin embargo, eso será imposible para el Reino Roan.”

 

“¡Que ton…!”

 

El príncipe heredero Valentino frunció el ceño y miró hacia el obispo. Esto fue diferente a su acuerdo original.

 

“No puedo hacer nada al respecto, su alteza.”

 

El obispo sonrió y señaló hacia el Reino Roan.

 

“Esa persona morirá si se usa el poder divino sobre ella.”

 

El obispo señalaba  la túnica negra.

 

“Ella es una  nigromante  que se alimenta del mana muerto  para sobrevivir.”

 

La iglesia necesitaba tener una relación positiva con el Imperio para futuros beneficios. Sin embargo, las acciones del Reino Roan de apoyar a un nigromante fue algo que los hizo perder la cara.

 

La iglesia estaba en algún lugar donde la cara y el orgullo eran más importantes que cualquier otra cosa.

 

El Duque Huten del Imperio dejó escapar un gemido y se recostó en su silla. Era su forma de decir que no se iba a involucrar.

 

“… Obispo, ¿sabes lo que significa actuar de esta manera frente a las personas que han venido a ayudarnos?”

 

La expresión rígida del príncipe heredero Valentino se volvió hacia el obispo, sin embargo, el obispo mantuvo la boca cerrada. Todavía no habían recibido el dinero prometido y sería la pérdida del Reino Caro si se retiraran.

 

Solo tenían que decirles a sus creyentes que no podían ayudar al Reino Caro porque decidió ponerse del lado de una  existencia maldita.

 

“Nuestra decisión es firme.”

 

El príncipe heredero Valentino no podía creerlo. Era diferente de lo que habían discutido. De hecho,  el obispo puso una  expresión como si dijera que él fue el agraviado.

 

“No puedo hacer nada al respecto. Originalmente tratamos de ayudar a la gente del Reino Roan también, sin embargo, el Comandante Cale y la realeza Roan se negaron a entregar a la nigromante.”

 

“… ¿Es así? ¿Planeas hacer el tonto con la vida de las personas así?”

 

La expresión del príncipe heredero Valentino cambió. El obispo se estremeció ante la fría mirada, pero no cambió de opinión.

 

“¿Hacer el tonto? Solo digo que hay alguien que no puede ser curado, así como personas que no tienen las calificaciones para ser curadas.”

 

Fue en ese momento.

 

“Wow, increíble.”

 

El príncipe heredero Valentino volteó la cabeza. Podía ver a Cale sonriendo. Sin embargo, había  un aura cruel en él.

 

“No sabía que hablarías tanta mier*/da en un lugar como este.”

 

Cale realmente  no sabía que lo dirían sin rodeos  así.

 

Sus palabras seguras cambiaron la atmósfera alrededor de la mesa una vez más. Valentino miró hacia Cale con una expresión extraña. Sus ojos estaban llenos de curiosidad después de ver a Cale pronunciar palabras tan ásperas.

 

Sin embargo, el obispo no pudo soportarlo.

 

¿Mier*/da?

 

Se levantó  de un salto y comenzó  a gritar.

 

“¿Qué acabas de…”

 

“No los necesito.”

 

“… ¿Qué?”

 

Cale estaba extremadamente molesto.

 

Decidió renunciar  a cualquier  respeto y volver  a ser la basura de nuevo después de mucho tiempo.

 

“No necesito ningún  curandero bastardo como tú.”

 

“¡Q… qué es este lenguaje grosero! ¡Para mostrarnos esa actitud a nos…!”

 

La basura Cale ignoró y comenzó a hablar.

 

“Mary.”

 

Cale miró hacia Mary. Le hizo escuchar a una basura inútil. Estaba más molesto consigo mismo en este momento.

 

Le preocupaba que Mary pensara que el Reino Roan no podía ser tratado por los sacerdotes por su culpa y que ella misma era alguien que no  podía ser curada.

 

Por eso Cale comenzó a hablar.

 

Iba a decirle que no tuviera tales pensamientos sin sentido. Al menos, ese era su plan.

 

Sin embargo, Mary comenzó a hablar primero.

 

“No hay razón para que me esconda.”

 

Cale se detuvo de hablar.

 

“Yo soy grande.”

 

La voz mecánica pero inocente que no tenía ninguna sensación de vacilación. Cale comenzó  a sonreír.

 

[Voy a matar a ese bastardo.]

 

Skydark: La pupila de Raon… XD

 

Cale no estuvo de acuerdo con las palabras de Raon cuando comenzó a hablar. Eso no fue suficiente.

 

La acción deseada de Raon no fue  suficiente para satisfacer a la basura.

 

“Su alteza.”

 

“¡T… te atreves a ignorarme, te atreves a ignorar a la iglesia!”

 

Cale pudo ver el ceño fruncido  en la cara del obispo.

 

“La verdadera maldición caerá sobre ti y la iglesia.”

 

“¿Qu… qué?”

 

Cale cambió sus planes.

 

Como basura, ¿no podría cambiar sus planes en función  de cómo se  sentía?

 

¿No fue eso lo que hizo a alguien que es basura?

 

Originalmente, su plan era atraer a la Iglesia del Dios Sol del Reino Caro para atacar al Imperio Mogoru.

 

Sin embargo, ahora había  un cambio de planes.

 

El imperio y la iglesia del dios sol.

 

Estos bastardos son un  conjunto  de ahora en adelante.

 

¿Quiénes son ellos para decidir quién está calificado para ser sanado?

 

La Condena del sol debe caer sobre las cabezas de estos bastardos.

 

“Su alteza.”

 

Cale dejó en claro sus intenciones.

 

“Somos suficientes para la torre sur.”

 

“Comandante Cale, entiendo cómo se puede sentir, pero debemos asegurarnos de que nadie salga herido. Me ocuparé adecuadamente  de los problemas de hoy…”

 

“No habrá heridos.”

 

La boca de Valentino se cerró al instante.

 

Podía ver que Cale estaba seguro sin una  pizca de vacilación.

 

No saldrán heridos.

 

¿Por qué?

 

“El Reino Roan trajo héroes con nosotros.”

 

La mirada de Cale se dirigió hacia el obispo que aún estaba de pie.

 

“¿Alguna vez has sentido tanto dolor que querías   morir?”

 

“¡Qué demo*/nios!”

 

“Llamamos a las personas que superaron ese dolor,  ‘héroes’.”

 

Tanto dolor que querías  morir.

 

Mary recordó su pasado. Recordó los días de tener que sobrevivir a través de ser envenenada por mana muerto.  Choi Han también pensó en sus días de sobrevivir en el Bosque de la Oscuridad.

 

“Las personas detrás de mí son personas que superaron ese dolor.”

 

Cale comenzó  a hablar con más certeza que nunca.

 

“Son personas en las que puedo confiarle mi espalda.”

 

Las dos personas detrás de Cale, especialmente Mary vestida de negro, abrieron sus hombros. No había razón para que ella se encogiera o se  escondiera.

 

“¿Cualificaciones para ser curados? No necesito de esa mie*/rda.”

 

Como mencionó Cale, no necesitaban nada de eso. Ya  eran perfectos como lo eran.

 

Cale se levantó  de su asiento.

 

“¿Terminaron con la sesión informativa?”

 

“¿Disculpe? Ah, sí.”

 

El líder respondió honestamente  a la pregunta inesperada.

 

“Los detalles menores probablemente se entregarán a cada facción.”

 

“Sí, señor. Está en lo correcto.”

 

Cale se inclinó ligeramente hacia el príncipe heredero Valentino.

 

“Entonces saldré primero.”

 

“… Vendré a buscarte más tarde.”

 

Cale no estaba enojado con el Reino Caro. Habían hecho todo lo que pudieron. Era solo que la alianza  de la iglesia era ciega.

 

“Comandante, ¿qué crees que estás haciendo? ¡Pide disculpas por tus ridículas declaraciones sobre la iglesia!”

 

El obispo resopló mientras miraba a Cale.

 

Cale caminó hacia la puerta de la habitación. Miró a su alrededor las miradas enfocadas en él antes de finalmente  mirar al obispo.

 

Pasó junto  a él y le susurró  en voz baja.

 

“Perdiste tu oportunidad.”

 

‘¿Oportunidad?’

 

El obispo miró a Cale preguntándose qué tonterías estaba escupiendo ahora, sin embargo, Cale abrió la puerta de un puntapié y se fue sin dudarlo. El obispo que estaba observando las duras acciones de Cale de repente sintió que se enfriaba y volteó  la mirada antes de  congelarse.

 

Choi Han y Hilsman.

 

Los dos le observaron en silencio hasta que Mary se fue, antes de seguir a Cale y Mary como si los estuvieran vigilando a ambos.

 

El grupo de Cale pudo escuchar los murmullos de Cale una vez que llegaron a su habitación.

 

“La Iglesia  del Dios Sol ha perdido su oportunidad de sobrevivir.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente