Capítulo 168 – TCF – Quizás (3)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Una casa explotó y una persona salió volando.

 

Sin embargo, todo lo demás todavía parecía tranquilo.

 

Esto definitivamente fue suficiente para que Cale considerara que este lugar era extraño.

 

“Mm”

 

‘Pero lo más importante, se volvió bastante pesado.’

 

Cale bajó la cabeza. Raon rápidamente evitó su mirada.

 

Raon había crecido de lo alrededor de 5 centímetros a 1 metro y 15 centímetros, haciéndose mucho más pesado en el proceso.

 

“¡Achoo!”

 

Podía ver que Raon estaba sonriendo mientras estornudaba y evitaba su mirada. Cale quiso sacudir la cabeza, pero se contuvo y miró una montaña, no, una residencia en la distancia.

 

En ese momento, escuchó la voz de Witira.

 

“El que acaba de volar es una Ballena Azul”.

 

“Oh”.

 

Cale dejó escapar un suspiro de admiración.

 

Una Ballena Azul. Como su nombre lo indica, son la forma de vida con el cuerpo más grande después de los monstruos y dragones

 

Witira sonrió gentilmente ante la respuesta de Cale y comenzó a explicar.

 

“Son los más grandes entre la tribu ballena. También son los más fuertes.”

 

Sus dos miradas se dirigieron hacia donde había volado la ballena azul.

 

“¡Cough Cough!”

 

Podían ver a alguien levantarse mientras tosían. No parecía estar herido en absoluto cuando se levantó y quitó las partículas de hielo de su ropa. La expresión de Cale se volvió extraña.

 

“¡Esa ballena se está riendo!”

 

‘Aparentemente.’

 

Cale desvió su mirada de la risa ballena azul. Witira sonrió una vez que hicieron contacto visual.

 

“Es un poco… especial”.

 

“··· Ya veo”.

 

Cale lo aceptó tal como está y cambió el tema.

 

“Es muy silencioso.”

 

La Aldea Whale estaba muy tranquilo.

 

Aunque las casas de hielo brillaban con el sol, su arquitectura en sí era simple y los tamaños promedio.

 

Cale pudo escuchar la calmada respuesta de Witira.

 

“Sí. Estamos en el océano después de todo.”

 

‘¿Es esa la razón del por qué?’

 

Cale miró a su alrededor.

 

Este glaciar gigante estaba en la cima del vasto océano. Estas casas estaban encima de este bloque gigante de hielo. Cale podía ver ballenas y pingüinos en la distancia.

 

“Witira, ¿hay una tribu de pingüinos también?”

 

Preguntó Cale con curiosidad.

 

“¿Como lo supiste? Son muy talentosos en las finanzas. Hacen de mejores mayordomos. Todos ellos visten atuendos negros y deambulan. ¿Puedo presentarte a ellos si quieres?”

 

Raon, On, y Hong respondieron.

 

“¡Tengo curiosidad por los pingüinos!”

 

“¡Yo también!”

 

“¡Quiero ser sus amigos!”

 

Sin embargo, Cale era severo.

 

“No. No quiero encontrarme con ellos en absoluto.”

 

No quería conocer más animales.

 

Cale mostró severamente su negativa y volvió su mirada hacia el océano.

 

Apenas podía distinguir el Reino Paerun en la distancia.

El Reino Paerun estaba en el extremo norte del Continente Occidental. En la actualidad, estaban incluso más al norte que el Reino Paerun. Los grandes glaciares en esta área eran parte del territorio de la Tribu Ballena.

 

Cale comenzó a hablar.

 

“No veo ningún wyverns?”

 

Había oído que los domadores de wyvern del Reino Paerun habían llegado una o dos veces por semana desde octubre pasado.

 

Esa fue la razón por la que Witira tuvo que mover sigilosamente a la Tribu Ballena en noviembre pasado cuando trataban con la Primera Brigada de Batalla de Arm.

 

Por supuesto, la tribu ballena no tuvo problemas con la vigilancia de los domadores de wyvern. Les estaban dejando hacerlo.

 

Cale pudo ver a Witira sonriendo alegremente ante su pregunta. “No volverán por unos días”.

 

Ella parecía estar segura.

 

“¿Es así?”

 

“Sí. Vi un domador de wyvern antes de dirigirme hacia el territorio Ubarr. Tenía la sensación de que habíamos hecho contacto visual, así que…”

 

“¿Así qué?”

 

“Así que destruí uno de los pequeños glaciares de mi lado.”

 

Witira parecía estar feliz.

 

“Entonces lo vi inmediatamente huir. Creo que no volverá por unos días porque está asustado.”

 

Cale se quedó sin palabras.

 

Destruyó un glaciar.

 

Definitivamente era posible que un pequeño bloque de hielo se rompiera con el látigo de la cola de una ballena jorobada.

 

Sin embargo, Cale no tenía forma de saber a qué se refería con un “pequeño glaciar”. Abrazó a Raon aún más fuerte en sus brazos.

 

“Si no nos hubieras dicho que fuéramos suaves con ellos, el Capitán de Asalto Archie o yo probablemente ya habríamos visitado el Reino Paerun.”

 

Las palabras que Witira dijo sin ninguna reserva hicieron que Cale abrazara a Raon una vez más.

 

‘Estas ballenas viciosas’.

 

Las ballenas realmente tenían autoridad.

 

Aunque las ballenas jorobadas eran conocidas por ser benevolentes, esto se debía a que eran la mayor fuerza en el océano.

 

¿Qué tan gracioso y molesto encontrarían estos gigantescos humanos que usan wyverns y barcos para espiarlos?

 

La Alianza del Norte había estado espiando a la Tribu Ballena desde el año pasado porque Arm estaba tratando de cruzar desde el continente oriental, sin embargo, no tenían ninguna razón para espiarlos antes de eso.

 

Los reinos del norte estaban en alerta contra la tribu ballena desde hace cientos de años. Sin embargo, eso desapareció lentamente con el paso del tiempo.

 

‘Se habían olvidado de la fuerza de la tribu ballena’.

 

La tribu ballena había elegido no mostrar su fuerza a los humanos en el continente durante bastante tiempo. La batalla contra las sirenas fue una de las razones, sin embargo, simplemente no tenían interés en los asuntos del continente.

 

Los humanos que no sabían su razón no continuarían desconfiando de algo que habían escuchado que era poderoso pero que nunca habían visto por sí mismos.

 

Witira también señaló ese hecho.

 

“Creo que hemos estado demasiado callados.”

 

Cale respondió en broma.

 

“¿No te estás quedando en silencio a propósito ahora?”

 

La Tribu Ballena había escuchado que Arm estaba trabajando junto con el Imperio y la Alianza del Norte. La Tribu Ballenas tenía razones para suprimir la Alianza del Norte y quería destruir a Arm.

 

“Tienes razón. Por eso nos quedamos en silencio.”

 

Estaban permitiendo que el Reino Paerun los espiara mientras actuaban normalmente. Al menos eso es lo que dejan ver el Reino Paerun.

 

En realidad, estaban más ocupados que nunca.

 

“Ha pasado un tiempo”.

 

“Es un honor conocer al Rey Ballena una vez más”.

 

Cale estrechó la mano del rey ballena Shickler.

 

No había mucha incomodidad a pesar de que había sido un tiempo.

 

“Estos son los documentos que pediste.”

 

Shickler hizo un gesto y un pingüino se acercó y le entregó un montón de documentos. Cale recibió los documentos y se los entregó a Rosalyn.

 

“Muchas gracias, majestad.”

 

Por supuesto, no se olvidó de darle las gracias.

 

“¿Por qué? No hice mucho.”

 

Cale pudo ver que Shickler estaba sonriendo a pesar de que estaba respondiendo de esa manera.

 

Los documentos que Shickler le había entregado.

 

Estos documentos estaban llenos de información sobre los barcos que la Alianza del Norte había hecho en su costa.

 

La Alianza del Norte desconfiaba de los otros reinos del continente que los espiaban, sin embargo, ni siquiera pensaban en las ballenas que los espiaban.

 

Actualmente estaban en una casa que era muy simple para ser la residencia de un rey. Shickler se recostó en el sofá y comenzó a hablar tranquilamente.

 

“Ha pasado un tiempo desde que peleé una batalla como esta”.

 

“¿Qué quieres decir con ‘una batalla como esta?’”

 

Cale olió el té que tenía un olor a algas cuando le preguntó. Shickler miró a Cale y le respondió.

 

“Un desastre total.”

 

Cale tenía una sonrisa en su rostro cuando dejó la taza de té. Shickler tampoco ocultó su alegría.

 

Esta cadena de eventos había llegado para ellos después de haber suprimido esas molestas sirenas. Sin embargo, este fue bastante entretenido.

 

“Nuestra Tribu Ballena. No, probablemente solo yo. Prefiero pelear sin pensar. Odio tratar de engañarnos mutuamente y todas esas tonterías.”

 

“Ajem, Ajem. Su Majestad.”

 

La Ballena Asesina Archie dejó escapar algunas toses falsas hacia el Rey Ballena, pero Shickler simplemente lo ignoró. Su aura majestuosa no desaparecería debido a esta declaración.

 

Shickler compartió sus sentimientos con Cale.

 

“Pero para mí ser uno el que sorprenda a alguien, esto es bastante entretenido”.

 

Cale agregó.

 

“¿No es porque son ellos los que estaban tratando de hacer lo mismo a usted, su Majestad?”

 

“Jaja! Tienes razón. No puedo perdonar a los que intentaron usar las sirenas para meterse con nosotros.”

 

Por eso Shickler estaba entretenido estos días.

 

“La Alianza del Norte nunca soñaría con el hecho de que nuestra Tribu Ballena se haya aliado con los otros Reinos. Lo más importante es que Arm y la Alianza del Norte no saben que estamos conscientes de lo que están haciendo, así como de su alianza.”

 

“Es por eso que será un desastre total para ellos.”

 

Shickler asintió ante la declaración de Cale.

 

“Creo que será muy entretenido”.

 

Cale no intentó calmar a Shickler ni a las otras ballenas.

 

Las personas más débiles tenían más posibilidades de sobrevivir si los fuertes estaban entusiasmados y se mantenían en la vanguardia.

 

Además, Cale tenía mucho que ganar de estas personas interesadas.

 

“¿Qué tendremos que hacer para la ruta marítima?”

 

Cale había venido aquí por la ruta marítima.

 

“Hemos terminado los preparativos. He seleccionado un grupo de ballenas que lo acompañarán al continente oriental. Paseton está a cargo de ellos.”

 

Paseton, que había estado parado tranquilamente a un lado, levantó levemente la mano.

 

“Sin embargo, tu lado tendrá que preparar los barcos.”

 

Cale asintió con la cabeza y le entregó un documento.

 

“Este es un documento que hemos preparado desde nuestro territorio.”

 

Cale estuvo aquí como administrador del territorio.

 

Fue porque Cale era la persona más adecuada porque esta transacción debía seguir siendo un secreto y porque tenía una buena relación con las ballenas.

 

Shickler miró los detalles del documento antes de firmar en la parte inferior.

 

La ruta marítima comenzaría en el territorio Ubarr y seguiría la escolta de la Tribu Ballena por el norte hasta el continente oriental.

 

Cale tuvo una breve reunión con Shickler para discutir los detalles. Shickler le hizo una pregunta una vez que terminó la reunión.

 

“¿A dónde te diriges ahora?”

 

Había una razón por la que Shickler se había puesto manos a la obra el día en que llegó Cale. Cale había pedido que fuera así. No tenía otra opción ya que su horario estaba lleno. El rey de las ballenas había aceptado después de escuchar lo que Cale tenía que hacer en el norte.

 

Cale le explicó a dónde se dirigiría temprano a la mañana siguiente.

 

“Planeo ir primero al Lago de la Desesperación.”

 

“¿Qué?”

 

Los ojos de Shickler se abrieron de par en par. El secretario pingüino a su lado también parecía sorprendido.

 

El Lago de la Desesperación.

 

Era un lago cubierto de una tormenta de nieve que los ciudadanos del Reino Paerun evitaban. Esto fue porque la tormenta de nieve era venenosa.

 

Shickler preguntó inconscientemente.

 

“¿Planeas prender fuego al lago?”

 

Witira agregó con urgencia también. Paseton también intervino.

 

“¡Joven maestro Cale! ¿No sabes que el Árbol del Mundo está ahí?”

 

“¿Quieres prenderle fuego al Árbol del Mundo? ¿No es eso un problema demasiado grande? ¡Incluso si eres valiente, sería un desastre!”

 

‘¿De qué está hablando?’

 

Cale miró fijamente a los hermanos Whale antes de comenzar a hablar.

 

“No. Planeo incendiar el lago de la capital.”

 

“¿Qué?”

 

Shickler saltó en shock.

 

El lago en la capital del Reino Paerun.

 

Aunque se llamaba lago, este lugar que no tenía una sola gota de agua tenía una leyenda que había pasado a través del tiempo.

 

El lago había sido hecho con las lágrimas de un dios.

 

El dios había dejado el Reino Paerun una vez que las lágrimas se habían secado. Estaban esperando el regreso de las lágrimas del dios en este lago.

 

Cale le explicó a la familia de las ballenas jorobadas que lo estaba mirando con expresiones en blanco.

 

“¿No se sorprenderían si les mostramos la Ira de Dios en lugar de las lágrimas de Dios?”

 

“¡Humano, tienes razón! ¡Estarán en shock!”

 

Raon sollozó y estuvo de acuerdo con Cale. Shickler preguntó en blanco.

 

“… Entonces, ¿por qué te diriges al Lago de la Desesperación?”

 

“Hare un recado para alguien.”

 

El Árbol del Mundo y los Elementales a su lado. Así como el pueblo elfo por allí.

 

“…  quíen?”

 

Shickler preguntaba quién enviaría a Cale como un chico de recados.

 

Cale respondió de nuevo como si no fuera nada.

 

“Es un recado para Eruhaben-nim, un Gold Dragon-nim”.

 

El Rey de las Ballenas miró al Dragón Negro Raon antes de volver a sentarse. Luego comenzó a hablar después de un rato.

 

“…Ho. Bien, supongo que podrías encender el fuego en el lago de la capital.”

 

Un suspiro de aceptación brotó de su boca.

 

Cale limpió los mocos de la nariz de Raon con su pañuelo mientras hacía la pregunta.

 

“¿Cómo son los elfos en el lago de la desesperación?”

 

El rey de las ballenas respondió de inmediato.

 

“Son arrogantes y groseros”.

 

Cale respondió de inmediato también.

 

“Genial.”

 

‘¿Hmm? ¿Genial?’

 

Shickler y el pingüino miraron a Cale con confusión. Por otro lado, el grupo de Cale, así como la Ballena Asesina Archie y los hermanos Whale, parecían normales.

 

Cale acarició la cabeza redonda de Raon cuando comenzó a pensar.

 

‘¿A quién le importa ya que tengo dos Dragones detrás de mí?’

 

A Cale no le importaba si los Elfos eran arrogantes o no.

 

*****

 

Esa fue la razón por la que Cale se relajó una vez que se escabulleron por las costas del norte del Reino Paerun unos días después.

 

Estaban en las orillas más septentrionales del Reino Paerun.

 

No había nadie aquí.

 

La razón de esto fue debido a la tormenta de nieve que estaba dando vueltas cerca.

 

“Está allí.”

 

La Ballena Asesina Archie señaló la tormenta de nieve.

El rey de la ballena Shickler había enviado a Archie junto con Paseton mientras decía que iba a ser entretenido.

 

‘Alguien grosero como Archie es mejor para esos bastardos elfos groseros.’

 

Cale estuvo de acuerdo con esa lógica y no tuvo problemas con Archie viniendo con él. Por supuesto, Archie estaba molesto y no quería estar aquí.

 

“Vamos.”

 

Cale se dirigió hacia el lago más grande del norte que estaba congelado los 365 días del año.

 

Meeeeeow.

 

“¡Que interesante! ¡Me estoy volviendo más fuerte!”

 

On y Hong estaban emocionados mientras estaban sentados en los brazos de Cale. Agitaban la cola mientras pensaban en el veneno blanco que estaba mezclado con la nieve.

 

Los ojos de On brillaban mientras miraba la tormenta de nieve.

 

“¡Creo que sería genial si pudiera hacer que mi niebla se viera así!”

 

Una venenosa tormenta de nieve.

 

La expresión de Cale estaba tan emocionada como el gatito rojo Hong que se especializaba en el veneno.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente