Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 13 – TSLDB – La Tierra Sagrada de Karin

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

El cielo estaba azul y claro y una brisa ligera soplaba.

El cielo azul era como la superficie perfecta de un espejo y la luz del Sol se colaba por el dosel forestal, creando zonas iluminadas.

A una distancia de más de 10 Km de donde Xiaya y Xiling aparecieron, al otro lado de una cordillera blanca de nieve, había un pequeño pueblo habitado por humanos.

En este pueblo, aparte de los cazadores, sus habitantes raramente cruzaban las montañas, pasando sus vidas en paz y tranquilidad.

La cálida luz del Sol lo bañaba todo y el hielo y la nieve se derretían gradualmente. En ese momento, dos líneas de luz rectas cruzaron el cielo sobre las montañas nevadas. Xiaya y Xiling entraron al pueblo en el que los humanos se movían de aquí a allá.

Aterrizando en la tierra y mirando hacia el frente, vieron la escena de un tractor de granja sonando *kaka*. Un granjero cargando una azada sobre el hombro trabajaba ocupadamente en la granja. Viendo esta escena familiar, Xiaya recordó por un momento su vida anterior y emociones surgieron en su interior.

“Incluso en un mundo diferente, los humanos son los mismos. Levantándose a trabajar al amanecer y descansando al anochecer. Pero es una vida que ya no tiene que ver conmigo.” Xiaya sonrió ligeramente mientras miraba al granjero, meneo la cabeza y dijo: “¡Esta no es la vida que busco!”

Después de vivir una vida sintiéndose pequeño e insignificante, los sentimientos de Xiaya están fijados en perseguir su propio destino y no solo desaparecer en el flujo del mundo. El camino del fuerte nos es uno fácil pero Xiaya tiene la seguridad de que persistirá.

Xiaya miró a la distancia con una mirada brillante, pensando firmemente que su camino lo llevará a alturas infinitas.

“No me esperaba que los humanos lucieran así, Si tuvieran cola se verían como saiyajin.” Xiling estaba un tanto sorprendida, el universo es vasto y está lleno de cosas extraordinarias. En este cielo del sur tan lejano de casa, inesperadamente hay una raza que es muy similar a los saiyajin.

Xiling activó su detector de energía para revisar a los humanos a la distancia y frunció el ceño al ver números de un solo dígito.

Lo intentó de nuevo pero no consiguió un resultado distinto, el poder de batalla más alto de los alrededores era de 7.

Apagando su detector, Xiling dijo con desprecio: “Qué poder de batalla tan bajo. Son basura, parecen imponentes pero no tienen valor en absoluto. Hermano Xiaya, empiezo a dudar que este sea el planeta que buscamos.”

“Jeje, no tienes que ver su poder de batalla. Los humanos son una raza brillante, algunos de sus artistas marciales han descubierto las técnicas místicas que necesitamos. Vamos, primero cambiemos nuestras ropas.”

Xiaya revisó su traje de batalla desgastado y dijo esto sonriendo ligeramente.

Incluso cuando su traje de batalla fue hecho usando la tecnología del sistema Dada y es indudablemente adaptable al crecimiento del cuerpo pero ya estaba en un estado que no era apropiado para vestir.

Después de hablar entraron al pueblo.

Incluso si el pequeño pueblo estaba ubicado en un área un tanto remota de la metrópolis, sus tiendas a ambos lados de la calle estaban repletas de productos exquisitamente ordenados y en una gran variedad. Xiling nunca antes había visto tal clase de productos y quedó ensimismada por un momento. Se movió de un lado para otro como si fuera una campesina entrando a un centro comercial por primera vez; viendo cosas novedosas por doquier que le llamaban la atención.

Cuando Xiling se preparaba para tomar cosas por la fuerza, Xiaya alzó su mano para detenerla.

“¿Por qué me detienes?” Xiling mostraba una expresión molesta.

Xiaya bajó el brazo alzado de Xiling y dijo: “Si quieres algo, entonces necesitas dinero para comprarlo, no intentes saquearlos.”

“¡Pero no tengo este ‘dinero’!”

“No hay problema, yo te lo daré. Pero tendrás que aprender a integrarte a la sociedad civilizada.” Xiaya la miró mientras lo decía.

Como raza guerrera, los saiyajin seguían la ley de la jungla; violencia y crueldad son sus instintos naturales lo cual no puede ser cambiado. Sin embargo, Xiaya no quiere que Xiling sea infectada por un comportamiento malvado como el de Freezer; matando sin razón y saqueando lo que quiere. No era algo necesario ni era la única forma de vivir en el mundo.

Como Xiling lo ha seguido a todas partes, es su responsabilidad educarla.

Xiaya entonces usó “Movimiento Instantáneo” para entrar al bosque virgen y matar algunas bestias exóticas cuyo pelaje luego vendió a cambio de dinero terrestre y usó este dinero para comprar lo que necesitaban.

Como en este tiempo la Corporación Cápsula todavía no se ha expandido, la capacidad de equipar todo en una cápsula era imposible así que no compraron demasiado y solo cambiaron sus ropas, y se limpiaron el cabello.

Después de haberse arreglado, los dos parecían niños de primaria comunes, de no ser por la cola marrón a sus espaldas.

Xiaya vestía una camisa de manga corta blanca, una chamarra negra y unos pantalones casuales. Xiling vestía una playera lisa, un abrigo gris y unos jeans. Su hermoso cabello negro colgaba en una cola de caballo, añadiendo encanto femenino a la joven niña.

“Tan problemático, pudimos simplemente haberles quitado todo de las manos y aun así terminamos haciendo tantas cosas molestas.” Xiling hizo pucheros por la impaciencia.

Mientras jugaba con sus mangas añadió: “¿Por qué tenemos que vestir esto? ¡Estas ropas no son resistentes y se arruinarán fácilmente en una pelea!”

Xiaya sonrió al ver la expresión de Xiling. Solo él sabía que ella estaba de hecho complacida en el interior pero ella se negaría a admitirlo hasta la muerte.

Xiaya miró al cielo y dijo: “Ok, ya no te quejes, ahora iremos al lugar que vio nacer las artes marciales, la Tierra Sagrada de Karin, donde se encuentra la Torre Karin y nuestro destino es la cima de la torre.”

“¡Ok!”

Y así, los dos niños volaron por el cielo y *shiu” se convirtieron en dos haces de luz brillantes, volando en dirección a la torre Karin.

La intención de Xiaya al viajar a la Tierra Sagrada de Karin, aparte de entrenar en la manipulación del ki, era obtener la medicina sagrada de la Tierra; las semillas Senzu.

Las semillas Senzu en los inicios de Dragon Ball no tienen mucho valor, siendo su único uso el ser una comida conveniente pero en etapas posteriores, se convierten en una herramienta mágica que salva vidas. No solo podían recuperar rápidamente la fuerza física también podían curar cualquier herida instantáneamente.

Desafortunadamente, en las últimas etapas de la historia de Dragon Ball, la producción de las semillas Senzu era muy baja, y sus reservas casi inexistentes. Son Goku y sus amigos llegaron al punto en que tenían que partir las semillas para que dos personas pudieran compartir una semilla.

Y actualmente las semillas Senzu todavía no han sido desperdiciadas por Yajirobe.



Tierra sagrada, Karin.

La Tierra Sagrada de Karin está localizada en un extremo de las Grandes Planicies. Siendo su tierra sagrada, la Torre Karin ha sido protegida por la tribu Karinga desde hace mucho tiempo.

En tiempos ancestrales, la Tierra Sagrada de Karin fue el lugar de nacimiento de las artes marciales, desde entonces incontables personas  han viajado a la Tierra Sagrada de Karin para recibir entrenamiento en la Torre Karin. Aunque en siglos recientes las artes marciales en la Tierra han estado en decadencia, trescientos años después de haber sobrevivido una calamidad. Aun así la motivación de los maestros en las artes marciales no se ha detenido. Cada pocos años todavía aparece alguien para intentar las pruebas de la Torre Karin.

Hoy la Tierra Sagrada de Karin recibió dos “invitados”.

Después de un escenario borroso, una línea de horizonte apareció en su campo de visión.

Xiaya y Xiling volaron a la cima de la Tierra Sagrada de Karin y observaron desde lejos la alta y delgada torre creciendo de la tierra y alzándose en el cielo hasta confundirse con las nubes.

“Así que esta es la Torre Karin, es bastante alta.” Xiling estaba asombrada.

Xiaya también estaba sorprendido de ver la leyenda en persona. Viendo la torre alzándose en el horizonte y desapareciendo en el cielo, solo pudo admirar a los terrícolas ancestrales. Tal vez solo un “dios” pudo ser capaz de construir tal estructura.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente