Capítulo 72 – TSH – El Kyuubi

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Después de entregar la espada al departamento de aduana, Naito volvió al suelo.

Cansado de ser atacado todo el tiempo últimamente, Naito no quería elegir más misiones, era demasiado perezoso, así que se dirigió de vuelta a casa.

El lugar en el que vivía no era ese lugar oxidado de antes, se mudó a un lugar mejor cerca del centro de la aldea.

Después de todo, Naito es ahora miembro de Anbu.

Algunos de los Anbu ni siquiera tienen una casa propia, sólo viven en el departamento de Anbu.

De vuelta en casa, Naito pensó durante mucho tiempo, y estaba listo para seguir practicando.

Hasta ahora, Naito tenía que pasar por muchas batallas, así que sólo practicaba Ninjutsus y movimientos, pero ahora tiene que concentrarse en entrenar su cuerpo.

El cielo empezo a oscurecerse, obviamente no había ninguna posibilidad de entrenar hoy, así que necesitaba prepararse para empezar a entrenar de nuevo mañana.

De hecho, pensó en hacer otras misiones con Dai, pero Naito decidió concentrarse en su entrenamiento.

Debido a que esto puede interceptar su plano de enfoque en el fortalecimiento de su cuerpo, necesitará aprender más movimientos de cómo puede ocultar y rastrear el Chakra del enemigo.

“Vamos a descansar hoy.”

Sí, todo lo que necesita ahora mismo es relajar su cuerpo, Naito salió de la habitación y saltó directamente al techo, siempre admiró la vista en Konoha.

Cuando el último amanecer se ponía en la Roca Hokage, la sombra caía sobre las cabezas de los tres Hokage.

Qué vista tan fabulosa, hizo que Naito se despejara por un momento.

Pero el sol no se detuvo allí, y la oscuridad comienzo a controlar el lugar.

En ese momento, Naito movió los ojos hacia la parte inferior del techo, y de repente se sorprendió con la figura de alguien.

Sus ojos se fijaron en la figura de una jovencita, pero cuando lo pensó no le pareció tan sorprendente verla.

…….

En la casa de Naito.

Kushina solía visitar a Naito todos los días.

Pero Naito salió en una misión con Dai y él no lo dijo aquí, ella se preocupó por él, y quería saber qué pasó con él, pero no pudo encontrar ninguna información.

Ella venía todos los días, pero la casa estaba vacía.

Mientras esperaba cualquier información sobre Naito, se preocupó inesperadamente.

“Este tipo siempre hace cosas sin decírmelo, y cuando sale de la aldea ni siquiera se preocupa por su seguridad”.

Esta preocupación continua se vuelve cada vez más molesta.

Kushina miró a la puerta de la casa y movió la boca.

“¡Cuando vuelva a casa me aseguraré de regañarlo mucho!”

Cuando Naito escuchó esta frase casi se cae del techo.

Esta frase le asustaba más que luchar contra Tsuki, pero sentía pena por ella, se fue de la aldea sin decírselo, no es una sorpresa que esté enfadada, la preocupó mucho.

“Oh… Espera, ya se está yendo.”

Kushina estaba lista para dejar el lugar desesperada, así que planeaba sorprenderla.

En el momento en que salió del lugar, Naito la miró.

“Tos”.

Esta vez Naito ya no se escondía en el techo, estaba justo detrás de ella.

“Buenas noches”, dijo Naito con un tono cálido.

“…”

Kushina se giró para ver a Naito frente a ella.

Entonces ella corrió hacia él y lo abrazó.

“¡Idiota!”

“Ejem…”

Bueno, sabía que se lo merecía, irse sin decirle a ella fue un poco duro.

Estaba listo para la regañina de la que ella hablaba, pero no esperaba que le dieran un cálido abrazo.

Cuando ella intentó abrazarle, Kushina perdió todas sus fuerzas, así que cayó en los brazos de Naito, por lo que él la abrazó muy fuerte.

“La próxima vez asegúrate de decírmelo antes de irte… Aunque no te preocupes por ti mismo… Preocúpate por los demás…”

Naito sintió que algo anda mal.

Algo está mal.

Con una cara de preocupación, Naito tocó suavemente su cabeza y preguntó: “¿Qué pasó?”

“No, nada.”

Kushina soltó a Naito, sin hacer ningún contacto visual.

Esto hizo que Naito sospechara más, ¡debe haber algo!

Naito sintió un rastro de miedo en sus ojos.

¿De qué tiene miedo?

Naito no podía pensar en nada.

Al momento siguiente, Kushina, con un poco de vacilación, le miró mientras su cuerpo temblaba.

“Yuu Naito… si yo dijera… Si yo fuera un monstruo, ¿qué pensarías de mí?”

El corazón de Kushina dio un vuelco cuando dijo esta frase.

En ese momento, no parecía un habanero de Sangre Roja, era sólo una niña con un corazón lleno de miedo.

Si fuera cualquier otra persona, definitivamente no entendería lo que ella quería decir.

Pero Naito era un caso diferente.

¡El Kyuubi!

¿Es este el momento en que Kushina se convierte en la Jinchuriki de los Kyuubi?

Sin embargo, no hubo noticias de la muerte de la anterior Jinchuriki.

Incluso si este asunto se oculta, debería haber habido tratamientos especiales que hacer.

¿Se está debilitando el sello?

No, esta no es la razón.

No tenía ni idea de esta situación, ni siquiera en la historia original había detalles sobre este evento, Naito no sabía nada de esta situación.

Pero hasta ahora, el curso del futuro no ha cambiado.

Pensando en esto, Naito agitó un poco la cabeza.

De hecho, estas cosas no son importantes, independientemente de si esto está sucediendo ahora o en un futuro próximo, el hecho de que Kushina sea la Jinchuriki es difícil de cambiar.

Naito no puede ayudarla a deshacerse de su futuro.

Sin embargo, Naito es capaz de cambiar su destino.

Esto no es imposible.

“No importa, mientras sigas siendo tú, nunca cambiaré mis pensamientos sobre ti.”

Naito extendió la mano y se puso suavemente sobre su bello rostro, lo miró a los ojos con sus ojos brillantes.

Lo que dijo fue en serio.

Naito sabía que este zorro de Nueve colas que todos tienen miedo, no es más que un zorro amable.

En algún momento, Naito confió en que tendrá el poder de hacerlo entrar en razón.

Si un puñetazo no hizo el trabajo, simplemente enviará una descarga de puñetazos hacia él.

Escuchar esas amables palabras de Naito, la desesperación y el miedo que Kushina tenía en su corazón se convirtió en felicidad y alegría.

“¿De verdad?”

“De verdad.”

“¡Es una promesa!”

“Sí.”

Pagina Anterior
Pagina Siguiente