Capítulo 129 – TSH

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Capítulo 129: Juramento!

Después de matar a este hombre con su puñetazo, Naito retractó su puño hacia atrás, y luego miró hacia el lado de la Roca.

Varios de ellos estaban muy aterrorizados, y el Shinobi más cercano a él era el más asustado; por lo tanto, no iba a darse por vencido tan fácilmente de su vida, y empezar a hacer sellos de mano para lanzar un clon.

¡Pero esto fue inútil!

Crack!!

Una vez más, debido al poderoso impacto de usar la Soru, el suelo bajo los pies de Naito se rompió, y en un instante, Naito se puso delante de ese Shinobi lanzándole un puñetazo justo un segundo antes de que completara su sello.

¡¡Boom!!

De repente, el cielo se rompió, y el puñetazo parecía una estrella que caía mientras lo presionaba contra el suelo, el impulso rompió el espacio, ¡y el Shinobi no pudo bloquearlo!

El ímpetu empezó a elevarse hasta que destrozó tanto al Shinobi como al suelo.

¡Otro Shinboi muerto!

El siguiente Shinobi que le siguió se horrorizó al ver esta escena, de repente, empezó a hacer sellos con las manos, y luego se sumergió directamente bajo el suelo, escondiéndose de Naito.

Naito le miró con una expresión llena de burla.

¡¡Crack!!

Naito volvió a correr a gran velocidad hacia su última localización, y justo antes de llegar a ella, Naito saltó por encima, y luego golpeó el suelo con mucha fuerza.

¡¡¡¡Crack!!!!

Toda la tierra fue destruida por esa fuerza tremenda.

Los choques se extendieron desde el puño de Naito hacia el suelo, luego se extendió en todas direcciones, esta vez, su ataque sacudió todo el campo de batalla, los ejércitos de ambos bandos no pudieron evitar mirar esta escena.

Incluso los equipos que ya están en lucha entre sí no pudieron evitar echar un vistazo a esta impactante escena.

Bajo el poder de su golpe, todo el lugar se abrió.

En efecto, ¡qué escena tan chocante!

Aunque no tuvo un efecto significativo, todos en el campo de batalla sintieron los efectos de los choques en sus cuerpos.

El Shinobi que estaba bajo tierra planeaba escabullirse detrás de Naito y atacarle, pero antes de que pudiese hacer señales con las manos, los golpes le alcanzaron.

Esta enorme fuerza golpeó todo el suelo, luego aplastó su cuerpo junto con él, incluso las hormigas subterráneas no pudieron sobrevivir a este ataque.

Hasta este momento, Naito logró matar a docenas de personas y tres de ellas eran Jonins, se puede decir que Naito ya ha hecho logros significativos en este campo de batalla!

Sin embargo, esto no fue suficiente para Naito.

Matar a docenas, de miles de Shinobis en el campo de batalla no afectará a la situación general de la guerra.

Naito ya ha hecho un juramento en su corazón de que va a terminar esta guerra con sus manos.

Naito se volvió hacia el ejército de las Rocas, y de repente su expresión cambió revelando un Aura muy aterradora.

De repente, pisó muy fuerte el suelo.

¡¡Boom!!

Y una vez más parpadeó, pero esta vez, los movimientos de Naito no eran horizontales, ¡saltó directamente hacia el cielo!

Naito actualmente no alcanzaba el nivel de Gai, y aún no podía abrir la Octava Puerta, no podía usar escalones lunares y moverse en el cielo, sin embargo, con su Técnica Soru, podía saltar muy alto en el aire.

Todos notaron cómo saltó tan alto en el cielo, y ambos lados mostraron una pizca de sorpresa.

Yuu Naito…. ¡¿Qué estás haciendo?!

En circunstancias normales, nadie se atreve a saltar así en el cielo durante la guerra, porque eso lo convierte en un blanco vivo del Ninjutsu de todos, y los enemigos ya no tendrán miedo de herir accidentalmente a sus compañeros de equipo, lo golpearán directamente con su Ninjutsu más fuerte.

Pero…. ¡Naito no tenía miedo de su débil Ninjutsu!

Mientras no estén combinados, Naito puede destruir todo lo que le arrojen, e incluso si combinan a sus Ninjutsus, Naito golpeará con más fuerza y destruirá todo lo que tenga delante de él.

Por lo tanto, Naito no tenía miedo!

Y cuando se trata de las causas de esta acción, la intención de Naito era sólo una cosa, es decir, ¡atacar!

De repente, bajo el choque de todos, Naito, que estaba en la cima del ejército de la Roca, apretó el puño, y luego golpeó el espacio debajo de él.

¡¡Boom!!

No fue un puñetazo como cualquier otro puñetazo que lanzó en esta guerra, sino que fue un puñetazo serio, un puñetazo con toda la potencia!

La potencia de este puñetazo era tan fuerte, quizás no tan fuerte como sus golpes de Clase S, pero el área que este puñetazo puede cubrir era aún más extensa que cualquiera de sus otros ataques.

Las grietas en el espacio se extienden por todo el ejército de las Rocas.

“¡¿Está loco?!”

“¡¡No hay manera!!!”

“Tan fuerte!!!!”

Los shinobis de la Roca estaban muy sorprendidos por el último movimiento de Natio, pero en el momento en que notaron que estaba apuntando a todo el ejército, se pusieron furiosos, especialmente las élites.

Aunque todos admiten que no pueden ser comparados con Naito apuntar a todo el ejército con un solo ataque, es demasiado arrogante, y eso es lo que les provoca.

Onoki no se enfrentó personalmente al campo de batalla, solo estaba mirando el lado de Sakumo mientras un Anbus de ambos lados estaba a su alrededor.

En ese momento, Onoki notó la Situación en el campo de batalla, y luego miró hacia Sakumo y dijo con un toque de burla: “Tu ninja es poderoso, pero está loco, ¿no?”

“¿Lo es?”

Sakumo miró tranquilamente a Onoki.

Sakumo encontró muy extraño que Naito decidiese atacar a todo el ejército, pero en su opinión, la decisión de Naito también tiene sentido.

Por lo tanto, aunque no creía que Naito pudiera hacerles daño, Sakumo eligió creer en Naito y continuó observando la situación.

Por supuesto, Sakumo no asistía para seguir observando todo el tiempo, estaba dispuesto a enfrentarse al campo de batalla en cualquier momento y matar a docenas de personas.

“¡Oye! ¡Deja de enviar esos instintos asesinos y veamos qué va a hacer tu hijo!”

Onoki roncó, e inmediatamente miró al campo.

En ese momento, Sakumo lentamente se movió hacia delante mirando a Onoki.

La expresión de Onoki cambió de repente y se volvió muy fría: “Mocoso, ¿estás seguro de que quieres jugar conmigo?”

“Nunca sabremos quién va a ganar hasta que lo intentemos.”

La expresión de Sakumo era notablemente tranquila, paso a paso, caminando hacia Onoki, un feroz impulso empezó a elevarse, Sakumo aún no había sacado su espada, pero su Aura ya se sentía como una espada afilada que puede cortarlo todo!

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente