Capítulo 1 – TSH – La fruta que no debería haber aparecido.

Night mode
Pagina Siguiente

En el mundo de Naruto, en la aldea escondida entre las hojas.

La clase había terminado, pero todavía había un estudiante en la escuela ninja.

“Kage Bunshin no Jutsu.”

¡Puchi!

Un gran humo blanco apareció, pero el clon no lo hizo.

“Y falle de nuevo…”

Haneyoru tenía una pequeña sonrisa en su cara.

Había venido a este mundo hace unos años.

Este es el mundo de los ninjas, soñaba ser un genio.

Pero le resultó extremadamente difícil usar maná, y mucho menos practicar ninjutsu.

Aunque el chakra de su cuerpo era el mismo que el de los chicos normales de su edad, no podía usar ningún tipo de Ninjutsu, sin importar cuánto esfuerzo pusiera en él.

“Aunque no puedo practicar ninjutsu, todavía existe el Taijutsu. El Hachimon, pero no quiero que mi poder dure por un momento, quiero ser poderoso constantemente.

¿Está el cielo bromeando conmigo?

“Suspiro, Todavía faltan dos años para que comience la segunda guerra mundial Shinobi, sin mencionar luchar en ella, incluso intentar sobrevivir será difícil con mi fuerza actual.”

Haneyoru suspiró, tenía que venir cuando la segunda guerra estaba a punto de empezar, esta era su mala suerte.

Ahora sólo tiene ocho años.

Pero su tiempo se estaba acabando.

Si dentro de dos años no desarrollaba una forma de protegerse, en la guerra su destino sería el de ser carne de cañón.

Honeyoru no quería ser carne de cañón.

“Bueno, no pensaré en ello e iré a la montaña y practicare allí. Aunque sea difícil practicar ninjutsu, no puedo rendirme”.

Agitó la cabeza tratando de descartar la idea de la guerra, se levantó y se dirigió hacia la montaña.

Mientras caminaba por el camino, algunos estudiantes lo miraban con ojos extraños.

“He oído que no puede usar el ninjutsu en absoluto.”

“Creo que ni siquiera podrá aprobar el examen de graduación.”

“Eso es seguro, ese tipo es un forastero, no ha nacido en la aldea, así que ¿cómo puede ser comparado con los genios de nuestra aldea?”

Los estudiantes continuaron hablando de él, una mirada de desprecio apareció en sus caras.

Honeyoru fingió no haber escuchado nada.

Un grupo de grandes pedos, después de la guerra que iniciara en dos años, sabrán lo que es llorar.

Pero no es bueno para él decir que su suerte fue mala.

Al llegar a este mundo, quería convertirse en un ninja en Konoha.

Y aunque no fuera uno de los Senju o de los Uchiha… Incluso un hogar normal es bueno.

Pero la verdad es que no tiene casa.

Honeyoru no nació en Konoha, era de una pequeña aldea.

Esa aldea fue exterminada por la aldea Suna y fue el único sobreviviente. Así que fue encontrado por un ninja de Konoha que lo trajo aquí.

Aunque era sólo un niño, donde quiera que lo vean, sólo lo miran con ojos fríos.

Honeyoru ya estaba acostumbrado a esto.

Se fue a la montaña detrás de la escuela.

Se dirigió hacia una pequeña columna de madera.

Había una abolladura sobre esa pequeña columna. Fue causado por las innumerables patadas y puñetazos de Honeyoru.

Miró los vendajes de sus piernas y puños, y de repente dio una patada al pequeño pilar.

Incluso si no puede practicar ninjutsu, no planeaba rendirse.

“Uno, dos, tres… treinta y cinco, treinta y seis…”

Su cuerpo estaba empapado de sudor como si estuviera lloviendo sobre su cabeza.

Pronto, su cuerpo comenzó a cansarse cada vez más, especialmente en la parte de los tobillos, se estaban adormeciendo.

Aun así, Honeyoru no se detuvo, aprieto los dientes y continuó.

No puede practicar ninjutsu, así que sólo puede practicar taijutsu. Pero esto necesita a alguien que pueda soportar una gran cantidad de dolor y tanto esfuerzo que los niños de su edad no podrán hacerlo.

¡Huff! ¡Huff!

Poco a poco, Honeyoru empezó a respirar fuertemente, el sudor empapó su ropa y goteaba en el suelo.

Finalmente, cuando sus piernas estaban demasiado entumecidas para que pudiera ponerse de pie, se detuvo.

“Me tomaré un descanso, luego daré 500 puñetazos, luego 200 lagartijas…”

Honeyoru se puso a mirar el horizonte que todavía tenía un rastro de luz solar, lo que le hizo relajarse un poco.

Si pudiera seguir disfrutando de esta escena todos los días, estaría bien.

Pero desafortunadamente la segunda gran guerra está a punto de comenzar, luego la tercera y la cuarta… todavía hay muchas crisis ocultas por delante, no será fácil sobrevivir con su poder actual.

Cuando terminó su descanso, se puso de pie para reanudar su práctica, pero de repente emitió un sonido de sorpresa.

Porque se dio cuenta de que una extraña luz venía del cielo.

¿Qué fue eso?

Su cara mostraba curiosidad.

Esa luz era una fruta. Y no era una fruta del árbol en la montaña.

Honeyoru empezó a caminar hacia donde cayó esa fruta.

El cielo se oscureció gradualmente, pero Honeyoru aún podía encontrar su camino.

Después de un tiempo, encontró el lugar de esa fruta que aún tenía algo de luz y la recogió. Pero debido a su cansancio, se le cayó.

La Luz se fue de repente, y la oscuridad cayó.

“Esto… ¿Esto es…?”

Honeyoru se agachó, la tocó unas cuantas veces, y luego la volvió a recoger.

Todavía se sentía perezoso, pero esta vez se aferró a él con firmeza.

Esta fruta es extraña.

Si alguien más en este mundo lo encontró, entonces nadie sabrá lo que realmente es. Tal vez piensen que se trata de una fruta tóxica y la tiren directamente.

Pero Honeyoru es diferente.

Era un fan de muchos Animes y le es casi imposible no reconocer esta fruta.

Es una fruta del Diablo.

“¡¿Cómo pudo aparecer esto en el mundo de Naruto?!”

Mirando la delicada fruta en su mano, pensó que era falsa.

¿Era realmente una fruta tóxica y resultaba ser como la verdadera fruta del diablo?

Esta idea le vino a la mente.

Pero negó con la cabeza.

No, se parece tanto a una que es imposible que sea falso.

PD: Hachimon Tonkō à  Liberación de las Ocho Puertas

Pagina Siguiente