TSCOG 351 – Reforma (1)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

 

Seol Jihu miró fijamente a Baek Haeju con una cara de perplejidad.

 

¡Slurp! ¡Slurrrrrp!

 

Le había ofrecido tomar un poco, pero se quedó sin palabras al observar su cara prácticamente enterrada en el tazón de ramen. Sus palillos tenían un montón de fideos en ellos también.

 

“Um, uh… ¿Puedes dejarme un poco para mí…?”

 

Trató de detenerla, pero Baek Haeju no respondió. Ignorando todo lo que él decía, ella terminaba los fideos y hasta la sopa.

 

“Aheuuu…”

 

Baek Haeju entonces emitió un sonido de satisfacción antes de mirar a Seol Jihu. Lamiendo sus labios empapados de sopa de ramen, lo miró fijamente.

 

“……”

 

Seol Jihu no estaba muy contento con la situación.

 

‘Le dije que tomara un poco y se comió todo el tazón. Me hizo bajar la guardia pareciendo indiferente. ¡Es peor que la gente que intenta tomar un bocado de la comida de sus amigos! ¡Una bruja de dos caras!’

 

Gritando todo tipo de críticas en su interior, sacó otra bolsa de ramen de su cinturón. Pero cuando terminó de hacer otro tazón, Baek Haeju lo tomó sin una palabra de agradecimiento y enterró su cara una vez más en él.

 

Quería decir algo pero se contuvo. Ella le ha ayudado mucho en esta guerra, después de todo.

 

‘Cierto, podría tratarla bien esta vez y dejar una buena impresión. De esa manera, estará más dispuesta a ayudar la próxima vez.’

 

Tratar de formar una buena relación con la Sagrada Emperatriz con sólo ramen puede ser un poco ambicioso, pero Seol Jihu confiaba en sus habilidades para hacer ramen.

 

“Um, ¿Necesitas esto…?”

 

Entonces, sacó el arroz instantáneo y kimchi frito de su cinturón. Baek Haeju los miró e inmediatamente se los arrebató de la mano.

 

Ella había dejado la cantidad perfecta de fideos y sopa, vertió el kimchi frito y el arroz. Luego, tomó una gran cucharada.

 

Viéndola comer de forma agitada mientras sudaba, la ira de Seol Jihu se calmó un poco.

 

‘Ella sabe cómo comer’.

 

Asintiendo con la cabeza en aprobación, él sacó otra bolsa de ramen.

 

Sin embargo, suspiró al momento siguiente cuando nuevos invitados inesperados aparecieron uno por uno.

 

“Ah, el olor del ramen…”

 

De alguna manera, habiendo percibido el olor del ramen, Phi Sora asomaba la cabeza fuera de la tienda. No era la única.

 

“Argh, estaba durmiendo tan bien. Me dio hambre…”

 

Chung Chohong se despertó.

 

“¡Bastardo! ¿Cómo te atreves a esparcir un olor tan nefasto en nuestro campamento sagrado? ¡Intenta hacer otra! ¡Lo haré desaparecer en un parpadeo para que lo pienses dos veces antes de hacerlo de nuevo!”

 

Y también apareció la gritona de Hoshino Urara.

 

Tres hambrientas merodeadoras borrachas de sueño se arrastraron una por una.

 

“¡Ramen! ¡Ramen! ¡Ramen!”

 

El trío frotó sus palillos y babeó mientras Seol Jihu servía el ramen que había hervido a un tazón.

 

“… ¿Eh?”

 

Seol Jihu parpadeó rápidamente.

 

Una delicada mano se movió sigilosamente y arrebató el tazón de ramen tan pronto como Seol Jihu lo soltó. Fue un movimiento muy fluido.

 

“¿Qué?”

 

“¿Se ha desvanecido?”

 

Las mandíbulas de Chohong y Hoshino Urara cayeron.

 

Fue lo mismo con Phi Sora. Sus ojos ensanchados se dirigieron lentamente a Baek Haeju mientras su expresión se retorcía.

 

“¿Qué fue eso?”

 

¡Slurrrrrrrrrp!

 

La respuesta de Baek Haeju llegó en forma de un sorbo increíble.

 

“¿Hola? ¡Ya has tomado un poco! ¿Por qué tomaste ese?”

 

¡Slurp, slurp!

 

“¡Oh Dios! Mira a esta persona. ¡Está comiendo mientras ignora todo lo demás! ¿Dónde está tu conciencia?”

 

¡Gulp, gulp!

 

“¿Oh? ¿Ooooh?”

 

Phi Sora se acercó rápidamente con una cara de aturdimiento.

 

Baek Haeju se dio la vuelta y comenzó a comer aún más rápido.

 

“Argh, ¿Realmente estás haciendo esto?”

 

Phi Sora trató de tomar el tazón de ramen por la fuerza, pero de repente gritó y dio un paso atrás cuando un aura aterradora se desprendió del cuerpo de Baek Haeju. Ella incluso la miró con desagrado.

 

Como dice el dicho, la persona que se tira el pedo se enfada. Phi Sora protestó por sentirse ofendida.

 

“¿Estás loca?”

 

“Callate.”

 

“¿Qué?”

 

“He dicho que te calles. ¿Te das cuenta de cuánto tiempo yo… hua, huaaa…”

 

Phi Sora no tuvo más remedio que retroceder cuando Baek Haeju la atacó.

 

Mientras tanto, Baek Haeju continuó bebiendo la sopa de ramen, como si no dejara que una sola gota se desperdiciara.

 

Sin confianza para superar la diferencia de tres niveles completos, Phi Sora sólo podía estar parada con la boca abierta.

 

“Hiiing…”

 

Se resopló ligeramente cuando sus ojos se enrojecieron. Al final, buscó a Seol Jihu con gotas de lágrimas que brillaban alrededor de sus ojos.

 

“Querido… esta persona…”

 

Seol Jihu sacudió su cabeza y hirvió más agua.

 

 

‘¿Quién hubiera pensado que llegaría un día en que Phi Sora acudiera a mí llorando? ¿Es mi ramen tan bueno?’

 

Luego se prometió algo a sí mismo.

 

‘El final podría no estar muy lejos. Si los problemas de Paraíso se resuelven, abriré un restaurante de ramen’.

 

Un pequeño y destartalado restaurante en un callejón.

 

*

 

Tiempo de la Tierra, el año 2018.

 

En el Paraíso, la fuerza aliada de la Federación y la humanidad derrotó a los Parásitos que iniciaron una guerra total en la Fortaleza Tigol.

 

Obligaron a cuatro de los cinco Comandantes del Ejército a liberar su divinidad, la mitad de los Nidos fueron destruidos, y la Reina Parásito que apareció en los momentos finales de la guerra recibió una herida grave, por lo que fue obligada a regresar al Imperio.

 

Además, la Comandante del Séptimo Ejército se vio obligada a retirarse del Reino de los Espíritus, y el Comandante del Cuarto Ejército pereció.

 

No se necesitaron ni dos días para que esta noticia se extendiera a todos los rincones del territorio de la humanidad.

 

Tal vez por esto, una gran multitud se reunió para cuando regresaron a Eva.

 

No fueron sólo los residentes de Eva. Muchos Terrícolas también podían observarse entre la multitud.

 

Habían venido a ver a Seol Jihu por lo absurdo que resultaba este evento.

 

En el momento en que Seol Jihu atravesó la puerta de la ciudad, una gran ovación estalló. Fue tan fuerte que Seol Jihu hizo un gesto involuntario por reflejo.

 

‘Maldita sea, no debería haber liderado el camino’.

 

Seol Jihu se quejó interiormente al recordar que le dijeron que se subiera a un Horus y entrara primero.

 

 

“¿Cómo te sientes?”

 

Teresa se rió mientras lo seguía en su propio Horus.

 

“Por fin has vuelto a Eva. ¿Por qué no dices algo para la multitud?”

 

‘¿A la multitud?’

 

Seol Jihu inclinó su cabeza hacia atrás y miró al cielo. Luego, habló en voz baja.

 

“… Siento que voy a explotar.”

 

“¿Explotar? ¿Con emoción?”

 

“No, no exactamente…”

 

Seol Jihu dijo con una cara seria.

 

“Quiero hacer una broma.”

 

“… ¿Perdón?”

 

Teresa parpadeó.

 

“¿Quieres decir que tu travesura va a explotar?”

 

“Sí. No he hecho ninguna travesura en mucho tiempo porque estaba demasiado ocupado con la guerra… Ahora me pica todo…”

 

¿Qué significa esto?

 

¿Qué intenta decir este hombre en una procesión triunfal?

 

¿Es una broma?

 

No, no parece que esté bromeando por la expresión de su cara.

 

Teresa se puso nerviosa antes de fingir una sonrisa.

 

Un triunfo no es algo que viniera a menudo, y había algo que ella realmente quería hacer.

 

“Erm, ¿Por qué no les saludas con la mano?”

 

“Es vergonzoso.”

 

“¿Qué tiene de vergonzoso eso? Mira a toda la gente reunida aquí. ¡Están aquí para mirar la cara del héroe!”

 

“¿Héroe? No es como si lo hubiera hecho solo.”

 

“Hey, no te menosprecies. Mira, todos los demás están agitando sus manos.”

 

Como dijo Teresa, los miembros de Valhalla que le seguían marchaban de forma majestuosa y triunfal. Disfrutaban plenamente de la procesión mientras caminaban por el sendero florido trazado por muchachas jóvenes con vestidos ceremoniales blancos.

 

“Vamos. Te esforzaste por esta victoria. Estás más que cualificado para recibir este trato.”

 

Seol Jihu miró a su alrededor mientras Teresa lo presionaba.

 

‘Aunque preferiría algo más tranquilo…’

 

Seol Jihu se rió amargamente. No es que odiara esto, sólo que se avergonzaba de ello. No le gustaban las grandes aglomeraciones de este tipo.

 

Mientras se movía sus labios con vacilación, de repente vio a un niño.

 

Estaba agarrado al dobladillo de la ropa de su madre con una mano y con una flor en la otra mientras lo miraba fijamente.

 

Una sonrisa floreció en la cara de Seol Jihu cuando observó que el niño estaba de puntillas para ver mejor.

 

Los ojos del chico se ensancharon cuando Seol Jihu lo miró de frente y levantó ligeramente la mano. Parecía estar incrédulo, como si no pudiera creer que Seol Jihu lo estuviera mirando.

 

En el momento en que Seol Jihu levantó su mano para saludar…

 

¡Whaaaaaaaaah!

 

Los estruendosos vítores se hicieron aún más fuertes, pasando del nivel de perforación de los oídos al nivel de estallido de los tímpanos.

 

‘¡Bien!’

 

Teresa sonrió con satisfacción. Llevando furtivamente a su Horus a la izquierda de Seol Jihu, ella sonrió tiernamente y también agitó su mano.

 

De esta manera, parecía que el rey y la reina estaban parados lado a lado, siendo recibidos por su gente.

 

“¡Larga vida al Representante Seol!”

 

“¡Larga vida a la Familia Real de Haramark!”

 

“Jejeje, Jejejejeje.”

 

Al escuchar el canto que ella estaba esperando, los labios de Teresa se movieron de arriba.

 

Sin embargo, esto duró muy poco.

 

“¡Ohoh~!”

 

Viendo a Teresa cubrirse la boca con una mano y reírse, Charlotte Aria condujo su Horus hasta la derecha de Seol Jihu.

 

El canto cambió instantáneamente.

 

“¡Larga vida al Representante Seol!”

 

“¡Larga vida a Su Majestad la Reina! ¡Hurra! ¡Hurra!”

 

La cara de Teresa se volvió rígida.

 

Frunció el ceño a la chica rubia de doble cola, que estaba reaccionando a los vítores mientras agarraba suavemente el dobladillo de la ropa de Seol Jihu.

 

Pero eso sólo duró un momento. Ella volvió a poner su cara sonriente y agitó su mano con más entusiasmo.

 

Entonces, bajó la voz y murmuró.

 

“Maldita chica, ¿Por qué no captas una indirecta?”

 

“Yo lo hice. Por eso estoy aquí.”

 

“Jejeje, ¿Así que quieres intentarlo? ¿Una llorona como tú?”

 

“Aplaudo tu valentía, pero no olvides que esta es Eva.”

 

Las palabras salvajes iban y venían mientras las dos sonrientes damas continuaban agitando sus manos.

 

Por supuesto, su conversación de tono agudo quedó encubierta por los estruendosos vítores.

 

*

 

No se veía el final de la multitud de bienvenida.

 

No sólo se extendieron a lo largo del camino desde la puerta de la ciudad, sino que también acamparon frente al edificio de Valhalla. Por eso, no fue hasta que Seol Jihu llegó al palacio que pudo tomar un respiro.

 

Por supuesto, llegar al palacio no fue el final de las celebraciones.

 

Después de recibir las felicitaciones formales de Charlotte Aria y el agradecimiento a los miembros del equipo de la expedición que regresaban a casa, hubo un festival en toda la ciudad organizado por Sorg Kühne.

 

Fue entonces cuando guió a los miembros de Valhalla y se escabulló del palacio. Aunque le gustaban los festivales, ya le parecía demasiado.

 

En este punto, quería dejarlo todo y simplemente descansar. La fatiga que se había acumulado desde que llegó a la ciudad finalmente había explotado.

 

Así que casi lloraba cuando volvió al edificio del Valhalla.

 

“Ha pasado un tiempo.”

 

Kim Hannah se reunió con ellos en la entrada. Sonreía con una chaqueta de traje colgada del brazo.

 

“Buen trabajo, todos. Bienvenido ba…”

 

“Escucha, muévete, por favor. Queremos entrar.”

 

“Eh, por fin hemos vuelto. Olvídate de la guerra, pensé que iba a morir allí.”

 

 

“Háblame de ello. ¿Qué clase de celebración dura tanto tiempo? Ni siquiera pude ver un final.”

 

Tap, tap. Todo el mundo pasaba por Kim Hannah, apenas recibiendo su saludo.

 

La mayoría se dirigió directamente a su habitación mientras que algunos bajaron a las aguas termales.

 

Kim Hannah parpadeó rápidamente y luego se rió de las horribles condiciones en las que se encontraban.

 

Le sonrió a Seol Jihu, que estaba parado como un monje que había llegado al Nirvana.

 

“Cielos~ De alguna manera te las arreglaste para volver con vida esta vez también.”

 

“Lo dices como si no quisieras que volviera con vida.”

 

“Por supuesto que no. Recé por tu regreso seguro día tras día desde que te fuiste.”

 

“Guaoo… Gracias, mamá de Jinah.”

 

“¿Mamá de Jinah?”

 

“Ese es el nombre de la hija que tendremos en el futuro, usando el ‘Ji’ de Seol Jihu y el ‘Nah’ de Kim Hannah… Oh, oh, oh. Lo siento, lo siento, no me pegues.”

 

Seol Jihu inmediatamente dio un paso atrás y se disculpó.

 

“¿Acabas de volver y lo primero que haces es bromear?”

 

Kim Hannah bajó el pie que había levantado y continuó hablando.

 

“Siento molestarte cuando acabas de volver, pero hay algunas cosas de las que necesito informarte. Bueno, deberías descansar por hoy. Puedo notar el agotamiento en tu cara, parece como si fueras a colapsar en cualquier momento.”

 

No se equivocó, pero Seol Jihu sacudió la cabeza.

 

“¿Tienes alguna noticia de Yuhui Noona?”

 

“La Señorita Seo Yuhui es…”

 

La cara de Kim Hannah se oscureció levemente.

 

“Estoy segura de que ya lo has escuchado, pero ella regresó a la Tierra unos días después de llegar a Eva. No había nada que el templo pudiera hacer por ella en este momento.”

 

Devolver a los heridos a la Tierra. Es algo que sólo se usaba como último recurso, y en casos especiales.

 

La razón era simple. Para usar este método, los heridos tenían que estar vivos y despiertos cuando usaban su portal.

 

Además, la causa inmediata del colapso de Seo Yuhui había sido el excesivo uso de poder sagrado. Dado que el juramento de los dioses hacía que las habilidades de uno desaparecieran cuando regresaba a la Tierra, el poder sagrado que se desbordaba evidentemente también desaparecería.

 

Al desaparecer la causa inmediata, el cuerpo también se recuperaría con el tiempo.

 

Aunque, por supuesto, todo volvería en el momento en que regresara al Paraíso.

 

“Escuché que iría al hospital para ser tratada, pero…”

 

Kim Hannah observó a Seol Jihu mientras hablaba. Dada su personalidad, debería estar inquieto como un perro que necesita cagar. Pero la forma en que asentía con la cabeza y escuchaba atentamente, parecía más tranquilo de lo que ella esperaba.

 

Pero en realidad, Seol Jihu estaba tranquilamente devanándose los sesos.

 

‘El hecho de que Noona regresara a la Tierra sin quedarse en el Paraíso debe significar que este asunto no puede ser atendido en un corto período de tiempo’.

 

Probablemente estaba tratando de ponerle un cebo al pez gordo mientras se tomaba su tiempo.

 

“¿Qué pasa? Pensé que te volverías loco”.

 

“… Porque ya me enteré hace dos días. No es que haya algo que pueda hacer para ayudarla inmediatamente. Mejor me quedo tranquilo y hago lo que puedo.”

 

“Con eso, ¿Te refieres a la recolección de ofrendas?”

 

“Eso, y otras cosas…”

 

Seol Jihu habló vagamente y evadió dar una respuesta clara.

 

Ya que incluso la Señorita Zorra ignoraba su verdadera condición, Seo Yuhui debe estar implementando su plan en absoluto secreto. No sería demasiado tarde decirle a Kim Hannah una vez que Seo Yuhui regresara.

 

“Oh bien, ¿Dónde está la señorita Eun Yuri?”

 

“Durmiendo. Aparentemente, ella se detuvo bastante cerca. También me dijeron que estaría mucho más fuerte que antes cuando se recuperara. Al menos, eso es lo que dijo el Mago llamado Roselle.”

 

“Podemos confiar en la Dama Roselle. Es bueno escucharlo.”

 

Seol Jihu dio un suspiro de alivio.

 

“Discutamos el resto mañana. Estoy a punto de desmayarme…”

 

Él se movió quejándose.

 

‘Se ve bien’.

 

Kim Hannah sonrió mientras veía a Seol Jihu cojeando hacia las escaleras. Escuchó que la batalla fue brutal y sangrienta más allá de todo precedente, incluso la Reina Parásito hizo su aparición. Pero sin signos de trauma, Seol Jihu se veía y actuaba como si viniera de un bar local. Como siempre.

 

“Representante.”

 

Kim Hannah lo detuvo justo cuando estaba a punto de pasar junto a ella.

 

Haciendo una reverencia respetuosa, continuó diciendo lo que no pudo terminar antes.

 

“Bienvenido de vuelta.”

 

Seol Jihu se estremeció.

 

“… Sí.”

 

Giró su cabeza un poco y dobló la comisura de su boca hacia arriba.

 

“He vuelto.”

 

Acariciando el brazo de Kim Hannah con vergüenza, Seol Jihu atravesó el vestíbulo del primer piso.

 

Kim Hannah continuó mirando fijamente a Seol Jihu mientras subía las escaleras antes de dar un ligero suspiro.

 

“Me alegro.”

 

Aunque dos miembros sufrieron heridas graves, todos habían regresado con vida.

 

Con esto, el edificio que había sido tan silencioso como un templo budista debería regresar a su habitual alboroto.

 

Kim Hannah se rió.

 

“De todos modos, ¿La mamá de Jinah? Que gracioso.”

 

‘Él no ha cambiado nada, incluso después de una guerra tan grande’.

 

Sacudiendo la cabeza mientras intentaba ponerse la chaqueta, se detuvo de repente.

“… ¿Eh?”

 

‘¿No estaba en mi brazo?’

 

La chaqueta de traje había desaparecido antes de que se diera cuenta.

 

Kim Hannah frunció el ceño, mirando hacia su brazo izquierdo con perplejidad. De repente recordó a Seol Jihu, que subió las escaleras con las manos delante de él.

 

Él también la había tocado antes de irse.

 

“… Este tipo.”

 

Kim Hannah subió las escaleras y abrió la puerta.

 

“¡Hey!”

 

Sin embargo, nadie estaba dentro de la habitación del representante.

 

De repente, ella tuvo un pensamiento y se dirigió a su propia habitación. Entonces, se encontró a Seol Jihu enterrado en su cama, durmiendo.

 

Por supuesto, estaba usando su chaqueta como manta.

 

“……”

 

Kim Hannah miró atónita antes de cruzar los brazos y burlarse.

 

“… Hola, ¿Señor Pervertido?”

 

“¿……?”

 

“No me mires de esa forma. Sabes lo que estás haciendo. Cielos, justo cuando pensé que te habías recuperado, ¿Fuiste a la guerra y hiciste travesuras las 24 horas del día? ¿Molestaste a la Reina Parásito de esta manera también?”

 

“Dama, dama.”

 

“Dama, mi trasero. ¡Levántate!”

 

“¿Así es como deberías hablarle a tu esposo que acaba de regresar de un duro día de trabajo?”

 

“¿Estás dr#gado?”

 

Kim Hannah entró en la habitación.

 

Abriendo la palma de su mano, gruñó.

 

“¡Bastardo!”

 

¡Chak, chak!

 

Cuando ella le dio sin piedad palmadas en la espalda y en las nalgas, Seol Jihu gritó y se dio la vuelta sobre su espalda.

 

“¿Fuiste a la guerra y esto es lo que aprendiste? ¿Estás loco? ¿Eh?”

 

“¡Detente!”

 

“¿Héroe? ¿Este es el gran héroe que salvó el Reino de los Espíritus y derrotó a la Reina Parásito? ¿No tienes vergüenza? ¡Levántate!”

 

“¡Argh! ¡Duele!”

 

Seol Jihu se retorcía violentamente y se puso la chaqueta de Kim Hannah en la cabeza.

 

*

 

Seol Jihu se despertó a la mañana siguiente.

 

Por supuesto, no en su habitación, sino en la de Kim Hannah.

 

Tuvo que escuchar todo tipo de abusos, desde ‘levanta el trasero’ hasta ‘lárgate’, pero se las arregló para aguantar hasta que ella se rindió.

 

La habitación de Kim Hannah estaba llena de plantas que desprendían un aroma refrescante.

 

Seol Jihu sonrió mirando las macetas junto a la cama.

 

A pesar del regaño, Kim Hannah debe haberlas preparado para poder dormir bien.

 

Seol Jihu saltó de la cama, colocó la chaqueta de Kim Hannah sobre sus hombros y salió a la terraza.

 

La sensación de fumar mientras se relaja bajo la luz del sol de la mañana no podría describirse con palabras.

 

“Tan pacífico…”

 

Se alegró de haber decidido participar en la guerra. De lo contrario, la Fortaleza Tigol habría caído, y la humanidad ya habría estado con sus casas en llamas.

 

La paz que estaba disfrutando ahora es algo que se había ganado al tomar las decisiones correctas en el momento adecuado.

 

“……”

 

Para ser honesto, todavía estaba incrédulo.

 

Pero a pesar de todo, había superado un gran obstáculo.

Y cuanto más difícil sea el obstáculo a superar, mejor será la recompensa por hacerlo.

 

Ahora había llegado el momento de disfrutar de los frutos de su trabajo.

 

Pero como siempre, comer es lo primero.

Seol Jihu arrastró su estómago hambriento hasta la cafetería. Quería llenar su estómago antes de hacer cualquier otra cosa.

 

Había un alguien en la cafetería.

 

Phi Sora estaba sentada en su silla, frotando su redondo estómago como si acabara de tener un maravilloso festín.

 

“¿Qué estás haciendo?”

 

Cuando gritó, Phi Sora levantó la cabeza ligeramente antes de volver a bajarla.

 

“Simplemente sentada en este lugar. Ya sabes, disfrutando de la vida.”

 

“¿Cuándo te volviste tan filosófica?”

 

“¿Cómo podría no hacerlo? Luché hasta que se me rompió la espalda. No, eso ni siquiera fue una pelea. Me golpearon una y otra vez. De todas formas, también deberías tomarte un momento y pensar en lo precioso de la vida.”

 

“De hecho, lo estaba haciendo. La desesperación del pasado es lo que hace que la paz del presente sea más valiosa, ¿No es así?”

 

Phi Sora se estremeció. Levantó la cabeza de nuevo y miró a Seol Jihu de forma renovada.

 

“No esperaba que algo como eso saliera de tu boca. Parece que puedes decir cosas bonitas de vez en cuando.”

 

“¿Cómo que de vez en cuando?”

 

“¿Realmente necesitas preguntar? Pasas tu tiempo libre burlándote y haciendo bromas a la gente, persigues los pechos de las mujeres como un bebé, y de repente te conviertes en una persona diferente cuando sucede algo que te hace enojar. Es como si tuvieras un terrible caso de desorden bipolar. Ah, sin embargo, haces un ramen muy bueno.”

 

“… Que grosera.”

 

Seol Jihu había sido golpeado por los duros hechos.

 

“No me burlo tanto de la gente.”

 

“Cierra la boca. Todavía recuerdo a Phi-diota. Ah, me estoy enojando sólo de pensarlo.”

 

Phi Sora se quejó antes decir “¡Ah!”

 

Seol Jihu, que estaba sentado frente a ella, la miró con curiosidad.

 

“Por cierto, ¿Cuándo vamos a hacer esa cosa?”

 

“¿Qué cosa? ¿Ir al templo?”

 

“Hey~ Ya sabes lo que quiero decir.”

 

Phi Sora se levantó y dio vueltas alrededor de la mesa con entusiasmo. Dejándose caer junto a Seol Jihu, se apoyó en su hombro y acercó su cara.

 

“Podemos ir al templo a su debido tiempo. Estoy hablando de eso. Debes haber obtenido muchas cosas buenas del Reino de los Espíritus y de la Fortaleza Tigol.”

 

Phi Sora golpeó suavemente el costado de Seol Jihu con su codo mientras movía las cejas.

 

“No te lo vas a llevar todo, ¿Verdad?”

 

En ese momento, los ojos de Seol Jihu brillaron.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente