Historia Secundaria – 41 – Somos amigos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Bondad Torcida se dirigió al palacio imperial cuando la Reina Parásita la había convocado.

Cuando llegó al gran salón, vio a la Reina Parásita sentada cómodamente en el trono. Seol Jihu, que había construido un nido en su regazo, no estaba a la vista.

…No, ella sintió su energía.

[Estás aquí]

«Sí, respondiendo a la convocatoria de Su Majestad. De todas modos…»

Bondad Torcida levantó un poco la cabeza antes de inclinarla hacia un lado.

«Puedo sentir la energía de Temperancia desde la espalda de Su Majestad. ¿Paso algo? ¿Y por qué tiene las alas plegadas de esa manera?»

Como ella dijo, las alas de hueso de la Reina Parásita se cruzaron como dedos entrelazados.

[No es nada]

La Reina Parásita habló con calma y levantó un ala. Desde la pequeña brecha que se abrió, Bondad Torcida pudo ver a Seol Jihu pegado a la espalda de la Reina como un koala. Estaba profundamente dormido, incluso babeando sobre la Reina Parásita.

[Se quedó dormido como un bebé cuando bloqueé la luz. Parecía un poco incómodo cuando estaba en mi regazo, así que está bien]

«Me siento como si estuviera mirando a un animalito».

Bondad Torcida frunció el ceño. Parecía que no podía entender por qué Seol Jihu estaba actuando de esta manera.

[Aún no he descubierto el motivo]

La Reina Parásita chasqueó los labios.

[Sin embargo, no es como si no tuviera una suposición]

«¿Puedo preguntar qué es?»

[Mm, creo que este niño me ve como su madre]

«…¿Perdón?»

[Usar mi tejido para convertirlo en un parásito parecía haberlo influenciado]

«Es cierto que todos los parásitos piensan en ti como su madre…. ¿Pero no hiciste lo mismo con el Comandante del Primer Ejército?»

[Esa es la única parte que no puedo explicar. El apego de este niño a mí es demasiado extremo]

La Reina Parásita levantó la cabeza y miró a Seol Jihu.

[Pero aún….]

Una leve sonrisa colgaba de sus labios. Aunque Seol Jihu era una molestia la mayor parte del tiempo, era como un ángel cuando dormía.

[No creo que sea algo malo. Puedo sentir que el afecto de este niño hacia mí es cada día más profundo]

«Eso de hecho no suena mal, pero…»

Preguntó Bondad Torcida, aparentemente perdida.

«¿Vas a mimarlo así para siempre? No creo que sea apropiado».

[Lo sé. No hace mucho le dije que saliera a jugar un poco, y realmente salió a jugar un rato]

«….»

[Por eso te llamé]

La Reina Parásita enderezó su postura.

[Cuida de este niño un poco]

«?»

[Hay un asunto que debo atender. Estaré fuera por un corto tiempo]

«¿Qué asunto requiere que deje el trono para… ah».

Bondad Torcida se dio cuenta en medio de su oración.

«¿Va al sótano?»

[Parece que debo hacerlo. Me ocupé de ello recientemente, pero parece que se ha abierto una grieta de nuevo.]

«Veo que el tiempo entre cada apertura es cada vez más corto».

[No será un gran motivo de preocupación mientras sigamos gestionándolo]

La Reina Parásita extendió sus alas lentamente. Luego colocó cuidadosamente a Seol Jihu frente a Bondad Torcida mientras él abría los ojos con sueño.

[De todos modos, cuídalo bien. No creo que pueda dejarlo solo. Me sentiré aliviado si está contigo]

La Reina Parásita se levantó del Trono Corrupto y desapareció.

Solo Bondad Torcida y Seol Jihu permanecieron en el gran salón. Un silencio incómodo fluyó en el aire.

Seol Jihu se despertó por completo y giró la cabeza de izquierda a derecha en busca de la Reina Parásita, y Bondad Torcida se quedó en silencio con los brazos cruzados.

El silencio no duró mucho. Seol Jihu rápidamente mostró interés en Bondad Torcida. Para ser más precisos, mostró interés en la cola de lagarto que estaba sentada en el suelo.

Bondad Torcida miró a Seol Jihu. Ella se preguntaba qué estaba mirando y notó que estaba tratando de agarrar su cola.

¡Uy!

La cola se movió rápidamente hacia un lado. La mano de Seol Jihu agarró el aire vacío. Aunque se estremeció momentáneamente, no se detuvo. Apretó los dientes y lo alcanzó de nuevo.

Bondad Torcida no se rindió fácilmente. ¡Whoosh, whoosh, whoosh! Su cola voló en el aire de izquierda a derecha. Finalmente, Seol Jihu se arrojó a la cola con frustración.

«Mocoso».

Bondad Torcida rápidamente lo esquivó y habló.

«¿Qué estás haciendo?»

Seol Jihu ni siquiera parpadeó cuando se lanzó hacia adelante nuevamente.

«Mocoso, ¿de verdad quieres intentarlo?»

Bondad Torcida giró, sus ojos temblaron mientras regañaba.

«¿Una batalla?»

Seol Jihu inclinó la cabeza. Los ojos de Bondad Torcida se iluminaron.

«Oho. Eso no suena mal. Me preguntaba qué tan fuerte te has vuelto».

Bondad Torcida aceptó el desafío con confianza. Seol Jihu pensó por un momento antes de negar con la cabeza.

«No, Su Majestad dijo que no debería pelear con ustedes».

«¿No está bien mientras no me mates?»

«Hmm. En lugar de luchar con espadas y lanzas…. podemos determinar al ganador de otra manera».

«¿Por ejemplo?»

«Táctica».

Bondad Torcida inclinó la cabeza.

«¿Táctica? No es mala idea… pero no me interesa tanto».

«No se preocupe. Podemos arriesgar algo que nos haga darlo todo».

«Oho, ¿quieres hacer una apuesta?»

«Sí. Si ganas, tendré una batalla adecuada contigo».

«¡Hoh!»

Bondad Torcida exclamó. Luchando con un oponente que podía controlar completamente toda su divinidad desde el nacimiento. Como alguien que tenía un espíritu ferozmente competitivo, no había nada más que Bondad Torcida quisiera más.

«Bueno. ¿Y si ganas?»

«Entonces tendrás que darme el derecho de tocar a ese interesante Squirmy como yo quiera».

«Mi cola no es un juguete… pero está bien. Ese es un riesgo que estoy dispuesto a correr».

Bondad Torcida se sentó frente a Seol Jihu.

«Acepto. ¿En qué batalla de tácticas estás pensando?»

«¿Puedo elegir?»

«Ya que te arriesgaste a un peligro mayor, es justo que te dé la opción».

«Mm, en ese caso…»

Seol Jihu reflexionó por un momento antes de infundir maná en su dedo. Dibujó una cuadrícula de 10 por 10 antes de preguntar.

«¿Has oído hablar de Omok?»

«¿Omok?»

«Sí. Cada jugador se turna para colocar su pieza en este tablero, y la primera persona en hacer cinco seguidos gana».

«Eso suena bastante simple».

«Puede parecer simple, pero pronto se dará cuenta de que no lo es».

«Bien. No suena tan difícil, y parece que podemos determinar al ganador rápidamente. Empecemos de inmediato».

Bondad Torcida se encogió de hombros como si el juego no importara.

«Espera. Antes de comenzar, tenemos que elegir quién juega con negras y quién juega con blancas».

«¿Cual es la diferencia?»

«El negro es el retador y el blanco es el que está siendo desafiado, o en otras palabras, el campeón. Es por eso que el negro siempre va primero».

«Ajá, entonces el experto permite que el retador dé el primer paso. Entonces debería ser el blanco».

Seol Jihu miró fijamente a Bondad Torcida. La esquina de sus labios se curvó levemente, pero solo duró una fracción de segundo. Puso una expresión de disgusto inmediatamente después.

«¿Qué pasa?»

«¿Por qué juegas con blancas? Obviamente debería jugar con blancas».

«De ninguna manera. Soy el Comandante del Ejército más fuerte de los Parásitos. Obviamente, debería ser blanco».

«No, no, escúchame. Aún no he explicado todas las reglas».

Seol Jihu se aclaró la garganta.

«Como dije antes, el negro es el retador. Entonces, las negras pueden hacer los dos primeros movimientos cuando comienza el juego. ¡Dos! Esa es una gran ventaja. Además, esta es la primera vez que juegas a este juego».

«¿Ah, entonces es así?»

A Bondad Torcida no pareció importarle.

«Entiendo lo que estás diciendo, pero está bien. He jugado juegos similares y nunca he perdido. No necesitas preocuparte».

Incluso agregó que era normal que un experto recibiera una penalización cuando se enfrentaba a un enemigo más débil. Parecía bastante confiada.

«Si lo desea, puede luchar para determinar quién es el Comandante del eEército más fuerte primero».

«Entonces no habría razón para jugar a este juego».

Dado que Bondad Torcida iba tan lejos, Seol Jihu retrocedió como si no pudiera evitarse.

«Bien vale. Seré negro».

«Fufu, eso es obvio».

Bondad Torcida sonrió con satisfacción. Ella tomó jugar con las blancas como una victoria.

«Será mejor que no te quejes más tarde. Esto es parte de la regla, así que no llores por eso más tarde y trata de cancelarlo».

«¿Quién te crees que soy? No te preocupes por eso y empieza».

Así comenzó el juego de Omok. No hace falta decir que Seol Jihu ganó. No había forma de que Bondad Torcida pudiera ganar, ya que podía hacer un segundo movimiento al principio además de ser el primero en hacerlo.

Bondad Torcida puso cara de asombro después de mirar cinco círculos bellamente dibujados en diagonal.

«Mira, sabía que esto pasaría».

Seol Jihu se jactó.

«Bien, digamos que fue un juego de práctica. Cambiemos de color. Juegas negro. De esa forma, será…»

«¡De ninguna manera!»

Bondad Torcida protestó de inmediato.

«Admito que el juego fue más complicado de lo que imaginaba. También aceptaré su generosidad al hacer del juego anterior un juego de práctica. ¡Pero absolutamente no renunciaré al blanco!»

Seol Jihu sonrió para sus adentros. Sintió lo mismo en el Reino de los Espíritus, pero Bondad Torcida parecía estar muy, muy orgullosa. Quizás fue porque ella era un Dragón.

«Está bien, entonces no iré dos veces seguidas al principio. Eso debería estar bien, ¿verdad?»

Cuando arrojó la sugerencia…

«Me niego. No hay razón para cambiar las reglas. ¿Me estás compadeciendo?»

Bondad Torcida se enojó.

«Bien, entonces comencemos. No voy a ser fácil, solo para que lo sepas».

«Eso es exactamente lo que quiero. ¿Y quién va a ser fácil con quién? Eres el retador. No lo olvides».

El juego comenzó de nuevo. Seol Jihu jugó el juego más en serio esta vez y aplastó completamente a Bondad Torcida usando su ventaja inicial. Como resultado, Bondad Torcida volvió a perder.

«De ninguna manera….»

«Dame tu cola».

«¡Keuk! ¡Otra vez!»

Bondad Torcida lo desafió. Por supuesto, el resultado fue obvio. Fue porque Seol Jihu usó una táctica solapada como el tres por tres.

«De ninguna manera…. ¡No lo creo…!»

«Ni siquiera tengo cuatro seguidos, entonces, ¿por qué bloqueaste el otro lado? Deberías haber colocado esa pieza en otro lugar».

«¡Pero entonces el otro lado estaría abierto!»

«Entonces no deberías haberme dejado llegar a este punto en primer lugar».

Seol Jihu se rió mientras acariciaba la cola caída de Bondad Torcida.

«¡Keuk!»

Bondad Torcida tembló.

«¡O-otra vez!»

«No me importa, pero voy a tomar tu trasero la próxima vez».

Nadie con cerebro perdería si iban dos veces seguidas al principio. Como resultado, Bondad Torcida tuvo que sufrir la vergüenza de perder 15 veces seguidas.

Seol Jihu sintió pena en el medio y se rindió dos veces seguidas para comenzar, pero Bondad Torcida aún se perdió. Incluso tiró su orgullo y se fue con el negro, ¡pero todavía estaba perdida!

Aunque jugaron más de una docena de veces, Seol Jihu ganó cada vez. Para el registro, Seol Jihu nunca había perdido un juego de Omok desde que lo aprendió a la edad de seis años.

En cualquier caso, después de sufrir una derrota tan aplastante, ni siquiera Bondad Torcida tuvo nada que decir.

«Uf».

Seol Jihu se secó el sudor de la frente y dijo que ganó por poco.

Bondad Torcida estaba en estado de shock. Mientras estaba desesperada, Seol Jihu disfrutó plenamente del derecho del vencedor.

«Oho, es más masticable de lo que pensaba».

Mordisqueó la cola un par de veces…

«Ajá, así que está conectado así».

Examinó cómo la cola estaba conectada al coxis…

«¡Vamos! ¡Agumon! ¡Evoluciona ~!»

Incluso saltó sobre su espalda, agarró sus cuernos gemelos y controló su cabeza de izquierda a derecha. La cara de Bondad Torcida se puso roja de vergüenza. Incluso mientras temblaba, continuó revisando los juegos que jugaba y buscó formas en las que podría haber ganado.

«Ah, eso fue divertido».

Finalmente, Seol Jihu se cansó de Bondad Torcida. Él saltó de su espalda y se fue a otra parte.

«¡Espera! ¿¡A dónde vas!?»

«Ya no eres divertida».

«Yo…!»

«¿Qué? Perdiste 15 veces. ¿Tienes algo que decir?»

Bondad Torcida cerró la boca.

«Puedes volver a desafiarme cuando encuentres una manera de ganar».

Seol Jihu dejó esas palabras atrás y desapareció.

‘¿Con quién debería jugar ahora?’

Seol Jihu salió del gran salón con ojos brillantes.

Dejada sola, Bondad Torcida lloró en total humillación.

Y cuando la Reina Parásita regresó después de terminar su negocio…

[¿Qué… pasó…?]

Se quedó sin habla después de ver un montón de garabatos que incluso llegaron al Trono Corrupto.

 

*

 

«¿Dónde está este tipo?»

Castidad Vulgar, que abandonó el gran salón, voló alrededor del palacio mientras miraba a su alrededor. Ella acababa de recibir una orden especial de la Reina Parásita.

«Su Majestad dijo que se fue no hace mucho…. Argh, ¿por qué está ocultando su energía?»

Después de volar por un tiempo, Castidad Vulgar finalmente encontró su objetivo.

Como decía el refrán, era difícil ver debajo de las narices. El objetivo de Castidad Vulgar fue encontrado en medio de su ejército.

El problema era la impactante escena que se desarrollaba debajo de ella.

«Cariño ~ ¡Por aquí ~ Por aquí ~!»

«Estoy aquí ~»

Docenas de Súcubos estaban corriendo, aplaudiendo. En el centro del grupo estaba un Seol Jihu con los ojos vendados, caminando lentamente con los brazos extendidos hacia adelante.

«¡No puedo verlos, chicas! ¿Dónde están?»

«¡Mentiras! ¡Sé que puedes ver muy bien!»

«Ah, ¿lo sabías?»

«¡Jeje, voy a ser capturado antes de que puedas atraparme!»

Una Súcubo corrió a sus brazos sola. Otras Súcubos arrojaron sus cuerpos como para competir entre sí, y Seol Jihu retrocedió, fingiendo perder ante su fuerza combinada.

¡Kyahahaha! ¡Hohohoho!

Castidad Vulgar soltó una risita vacía cuando vio a la Súcubo divirtiéndose jugando con Seol Jihu. Ella miró a la tripulación que se reía alegremente antes de descender a la velocidad del rayo.

Sorprendido, el grupo de Súcubos se dispersó en todas direcciones. Seol Jihu, que disfrutaba de un momento feliz, inclinó la cabeza confundido.

«…¿Quieres unirte?»

Se bajó la venda de los ojos y le preguntó a Castidad Vulgar.

«Déjate de tonterías».

Castidad Vulgar se negó rotundamente antes de ponerse las manos en las caderas y suspirar.

«¿Qué diablos estás haciendo?»

«?»

«Eres un Comandante del Ejército. Comandante del Cuarto Ejército de los Parásitos. ¿Eres consciente de eso?»

Castidad Vulgar miró a Seol Jihu con el ceño fruncido. La Súcubo que miraba desde la banda se estremeció antes de volar lentamente hacia atrás.

«Eso no es todo. ¿Qué hiciste para hacer llorar a Bondad Torcida? ¡Nunca he visto llorar al Comandante del Séptimo Ejército!»

«¿Oh enserio? Pero solo tuvimos un partido justo y cuadrado».

«Justo y cuadrado o no, mantén las cosas con moderación. Ahora levántate. Su Majestad me ordenó que te llevara, para que no hagas nada estúpido».

«¿Yo? ¿A dónde voy?»

«¡Donde quiera!»

Castidad Vulgar gritó. Obviamente, no estaba contenta con el papel que le habían asignado, que no era diferente a ser niñera.

«Donde quieras. Hm…»

Seol Jihu golpeó el suelo con el dedo antes de preguntar.

«Ahora que lo pienso, ¿adónde fue Su Majestad hace un momento?»

«¿Hmm?»

«Dijo que iba al sótano para ocuparse de un negocio importante».

Castidad Vulgar, que estaba poniendo los ojos en blanco, lo miró dos veces.

«Oh, ese lugar…. Bueno, supongo que no estaría mal que echaras un vistazo. Eres un Comandante del Ejército, por lo que tienes la calificación. Su Majestad también lo permitió…. ¿Quieres intentar ir allí?»

Preguntó Castidad Vulgar.

‘¿Qué es este lugar?’

Seol Jihu asintió.

Pronto, los dos llegaron al sótano del palacio imperial. Castidad Vulgar operó un mecanismo secreto que abrió el muro y una complicada red de encrucijadas se desplegó más allá.

Después de atravesar la estructura en forma de laberinto, se toparon con un agujero conectado a un nivel aún más profundo del sótano. El agujero también era pequeño, de modo que solo cabía un hombre adulto que se arrastraba.

«Sígueme. Y asegúrese de no tocar nada aquí. Tampoco puedes liberar tu energía».

«… ¿Realmente tenemos que ir así?»

Seol Jihu habló mientras miraba a Vulgar Chastity, que lideraba el camino a cuatro patas.

«¿No podemos simplemente derribar la pared?»

«¡Ni siquiera lo pienses! Incluso Su Majestad no te dejará estar después de eso».

«Entonces, ¿no podemos teletransportarnos allí…?»

«Te lo dije, no puedes usar tu energía de manera imprudente».

«¿Por qué?»

«Lo sabrás una vez que llegues allí».

Seol Jihu no tuvo otra opción. Obedientemente, se puso a cuatro patas y se arrastró por el agujero.

¿Cuánto tiempo pasó?

‘Mm… De hecho…’

No se vislumbraba un final a pesar de que sentía que se arrastraba bastante profundo. Algo desagradable y pegajoso se le adhirió al cuerpo, y la atmósfera pareció humedecerse. A menos que estuviera escuchando cosas, los gritos parecían resonar en el vacío del espacio exterior. Era como si estuviera siendo absorbido por un agujero negro sin fin….

«El lugar al que vamos es donde la humanidad preparó su contraataque final».

Castidad Vulgar, que estaba liderando el camino, habló. Tampoco encontró agradable el lugar.

«¿Contraataque final? ¿No fue ese el Juramento Imperial?»

«Eso es lo que prepararon ustedes, los Terrícolas. Esto es incluso antes de que ustedes vinieran a este mundo».

Castidad Vulgar lo reprendió.

«¿Qué es?»

«Yo tampoco conozco los detalles. Todo lo que sé es que los Sabios del Imperio se reunieron en este lugar para preparar un contraataque final. Afortunadamente, Su Majestad lo notó a tiempo y detuvo su plan».

«Entonces, lucharon al menos un poco».

«Una lucha sería una sobreestimación. Su Majestad dijo que era una tontería. Lo que se les ocurrió fue nada más que la autodestrucción».

«¿Autodestrucción?»

«Espera».

Castidad Vulgar se detuvo abruptamente.

«¡Eup!»

Por eso, la cara de Seol Jihu se hundió en su trasero. Se apresuró a regresar. Castidad Vulgar se dio la vuelta y lo miró con dureza.

«E-es porque te detuviste tan abruptamente».

«…Mantente alejado de mí la próxima vez».

Castidad Vulgar volvió a arrastrarse hacia abajo, con la cara roja.

Sintiéndose avergonzado, Seol Jihu entabló una conversación.

«Tengo una pregunta.»

«No preguntes».

«¿Qué pasa con tu atuendo?»

«Soy libre de usar lo que quiera».

«¿No te avergüenzas? ¿No hace frío?»

«…Oye».

Salió un profundo suspiro.

«¿Por qué eres tan entrometido? ¿Estas interesado en mi?»

«¿Hmm?»

«Lo siento, pero no te veo de esa manera».

«No.»

«Permítame aprovechar esta oportunidad para ser claro. Soy una Súcubo, pero también soy una Reina. Te equivocas si crees que todas las Súcubos se arrojarán sobre los hombres».

«Escúchame-»

«Además, detesto a los humanos, especialmente a los hombres. No eres una excepción ya que eres un humano en el fondo. Todavía no te he aceptado como uno de nosotros».

«Eso no es lo que quise decir.»

«Tranquilo. Todo lo que digo es que debes rendirte si planeas hacer algo conmigo. Si quieres, puedo enviarte algunas Súcubos. Parecía que también te estabas divirtiendo con ellos».

Castidad Vulgar lo atacó. Los ojos de Seol Jihu se estrecharon. Castidad Vulgar estaba divagando sobre decir una cosa tras otra sin darle la oportunidad de hablar. Quizás estaba actuando así por el trauma que desarrolló mientras era tratada como la escolta de lujo del Imperio, pero como alguien que no tenía conocimiento de esto, Seol Jihu no tuvo más remedio que quedarse desconcertado.

«Creo que eres demasiado cohibida».

«Hmph, no actúes como si no fuera verdad solo porque te rechacé».

Castidad Vulgar se rió.

«Hombres. Están demasiado orgullosos».

Ella chasqueó la lengua y negó con la cabeza.

‘¿Oh?’

Seol Jihu, que estaba apretando los dientes, de repente mostró sus ojos. No era el tipo de persona que recibe un golpe sentado. Cargó hacia el trasero de Castidad Vulgar y golpeó su cabeza contra su trasero. Por el movimiento repentino que venía hacia su nariz, pudo sentir a Castidad Vulgar saltando de sorpresa.

«¿Q-qué estás haciendo? ¡Quítame la cara de encima!»

Seol Jihu ignoró su protesta enojada. Como un cochero que controla su caballo, Seol Jihu movió la cara continuamente y abofeteó el trasero de Castidad Vulgar repetidamente.

Una bofetada con la mejilla izquierda, una bofetada con la mejilla derecha, luego otra bofetada con la mejilla izquierda. Finalmente, Castidad Vulgar dejó de moverse.

«Oye, hijo de p*ta».

Echó la cabeza hacia atrás y maldijo.

«¿Qué demonios estás haciendo? ¿Eres un pervertido?»

«Uf, huele».

Seol Jihu se pellizcó la nariz mientras se reía.

«¿No cag*ste hoy?»

«¿Qué?»

«¿O te tiraste un pedo? ¿Cómo puedes hacer eso cuando hay alguien detrás de ti?»

«Tú…!»

«Ugh, no puedo. A partir de este momento, eres Castidad que huele a mie*da. ¿O te gusta más Farting Chastity (Castidad Pedorra)?»

Al ver la desvergüenza de Seol Jihu, Castidad Vulgar se dio la vuelta de inmediato.

«¡Está bien, ya es suficiente! Joder, estás muerto una vez que te atrape!»

Por supuesto, Seol Jihu ya estaba subiendo a una velocidad rápida.

«¡Detente! ¡Alto ahí!»

«Atrápame si puedes ~»

Castidad Vulgar persiguió a Seol Jihu como si su vida dependiera de ello. No tenía idea de que en este momento no se veía diferente de la Súcubo que jugaba a la mancha con Seol Jihu antes.

«¡Detente! ¡¡Detente!!»

Por supuesto, la distancia entre ellos no disminuyó. De hecho, creció rápidamente. Seol Jihu se arrastró tan rápido que Castidad Vulgar pensó que estaba enfrentando una cucaracha.

«¡Estás tan muerto!»

El grito de Castidad Vulgar resonó en el túnel.

 

*

 

Seol Jihu rebotó tan pronto como salió del agujero.

«Uf, eso fue divertido».

No quería seguir bajando de todos modos por lo desagradable que se sentía. Simplemente siguió adelante, elogiándose a sí mismo por la excelente broma.

‘¿Con quién debería jugar ahora?’

Fue cuando…

«Oi, tú».

Seol Jihu se detuvo al oír que alguien lo llamaba. Cuando se dio la vuelta, vio a un joven parado contra la pared con los brazos cruzados.

Fue Sung Shihyun. Parecía que estaba esperando a que saliera.

«¿Qué?»

«¿Qué quieres decir’?»

Sung Shihyun sonrió con picardía y luego de repente puso una cara seria.

«Vine a desafiarte».

«¿Desafíame?»

«Sí. Acepta mi desafío».

«No. Ya conoces a Omok y todo».

«No, no, no estoy tratando de desafiarte en algo tan aburrido».

«¿Y que?»

«En lo que quiero desafiarte es en…»

Cuando Seol Jihu comenzó a caminar con una mirada aburrida, los ojos de Sung Shihyun brillaron bruscamente.

«Bromas».

Seol Jihu se detuvo.

«… ¿Bromass, dices?»

«Sí. He estado viendo tus bromas. Eran decentes, pero…»

Sung Shihyun sonrió.

«Yo mismo soy un bromista».

«…Ohh».

Seol Jihu miró a Sung Shihyun con arrogancia. Esta declaración no era una que pudiera ignorar.

«¿Te atreves a desafiar al rey bromista, en una broma?»

«Je, te mostraré lo que son las verdaderas bromas».

Sung Shihyun habló con confianza antes de tirar de Seol Jihu por el brazo.

«Sígueme. Y cállate. Suprime tu energía también».

Pronto, los dos bromistas descubrieron su objetivo y se escondieron cerca.

«Mi objetivo es ella».

Un Comandante del Ejército estaba parado donde Sung Shihyun apuntaba. Por lo que parece, parecía dirigirse al gran salón. Parecía una mujer noble elegante desde el exterior, pero emitía un aura espeluznante debido a la prenda de los muertos que llevaba.

Era el Comandante del Quinto Ejército y la Reina de las Banshees.

«¿Paciencia Explosiva?»

«Sí. ¿No es algo molesta? »

Sung Shihyun le dio un codazo a Seol Jihu y le pidió su afirmación.

«Ella siempre habla de cómo los humanos somos criaturas humildes y nos trata como insectos. Has visto cómo actúa a nuestro alrededor, ¿verdad?»

«Bueno, tampoco me gustaba mucho eso, pero…»

«Por eso debemos aprovechar esta oportunidad para darle una lección. Una lección bien merecida».

«¿Cómo?»

«Quería hacerle una pregunta. Solo mira y sigue el juego».

Sung Shihyun se frotó la nariz y caminó hacia adelante con una sonrisa. Por alguna razón, parecía estar pasando el mejor momento de su vida, como salir con un amigo cercano.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »