Historia Secundaria – 39 – Comandante del Cuarto Ejército de Parásitos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Campamento de parásitos.

El corazón del Imperio se llenó de un inexplicable aire de tensión.

En el gran salón, seis comandantes del ejército estaban reunidos, esperando. Incluso la Reina Parásita, sentada en el Trono Corrupto, miraba emocionada de un lado a otro entre el techo y la pared detrás de ella.

¡Guoooooooo!

Una energía poderosa e ilimitada giraba y latía más allá de la pared. Las pupilas de la Reina Parásita se llenaron de esperanza mientras miraba en esa dirección.

Todavía no podía olvidar lo que pasó hace unos días.

[¡Gula y la humanidad me han traicionado!]

Una estrella lesionada llegó al territorio de los parásitos de la nada y expresó su deseo de desertar. El incidente, que cambiaría para siempre la marea del Paraíso, llegó de repente.

La Reina Parásita lo aceptó con todo tipo de trato preferencial, pero aún le costaba creer que sucediera algo así.

Los comandantes del ejército expresaron sus opiniones, sugiriendo que necesitaban capturarlo o matarlo aprovechando esta oportunidad.

Después de mucha deliberación, la Reina Parásita estableció algunas condiciones. La estrella los aceptó a todos sin la menor vacilación.

Eso convenció a la Reina Parásita. ¡La ira de la estrella era real!

Por otro lado, miró hacia el campamento opuesto. Una estrella tan poderosa que decidió desertar no fue un asunto simple. No se podría explicar simplemente llamando afortunados a los parásitos .

Aunque la Reina movió algunos hilos en las sombras, nunca en su imaginación más salvaje pensó que sus planes serían tan efectivos.

En cualquier caso, lo importante era que los parásitos ahora tenían la mejor carta de triunfo que podía moldear el futuro a su gusto. De hecho, ¡la carta de triunfo había caído en su regazo por sí sola!

Con esto, la victoria de los parásitos estaba casi garantizada.

El gran salón estaba en silencio. La Reina Parásita volvió a inclinar la cabeza hacia arriba. Las nubes oscuras se arremolinaban sobre el cielo del Imperio a un ritmo aterrador. Pronto, cuando su velocidad estaba alcanzando la cúspide…

[Es el momento]

La Reina Parásita habló en voz baja. Su voz temblaba. No se pudo evitar. La Reina Parásita le había otorgado al desertor la divinidad de la Templanza. No solo eso, sino que también hizo un esfuerzo considerable para convertirlo personalmente en un parásito.

El resultado estaba ahora a su alcance. El asiento que faltaba del Comandante del Cuarto Ejército estaría ocupado.

Fue cuando. Las nubes arremolinadas, que parecían listas para devastar el cielo, se detuvieron abruptamente. Al mismo tiempo, se disiparon en todas direcciones como para alertar el nacimiento de un nuevo ser.

El gran salón ya estaba en silencio, pero ahora descendió un silencio aún más pesado. Mientras el silencio continuó durante un tiempo espantosamente largo…

¡KWANG!

Con un sonido explosivo, una pared del gran salón se derrumbó. Los seis comandantes del ejército fruncieron el ceño y levantaron la guardia. La energía que emanaba del otro lado de la pared era suficiente para hacer temblar sus cuerpos.

“No, no hay manera…!”

Castidad Vulgar exclamó asustada.

“Esto es… sorprendente”.

Bondad Torcida enarcó una ceja y miró fijamente.

“Sabía que lo digeriría todo”.

Sung Shihyun se rió y asintió con aprobación. Él continuó.

“Él es igual que yo, después de todo”.

Pronto, la conmoción se calmó. Un hombre salió tambaleándose del humo creado por la explosión. El hombre, levantando lentamente la cabeza, no era otro que Seol Jihu.

Correcto, fue el héroe de guerra quien exterminó a Diligencia Eterna, llevó la guerra de la Fortaleza Tigol a la victoria y detuvo el movimiento ganador de los Parásitos varias veces.

Ese fue el hombre que desertó al campamento de los parásitos.

[Realmente increíble]

Sintiendo que la energía circundante disminuía lentamente, la Reina Parásita exclamó sorprendida.

[No solo absorbiste completamente la Divinidad de Temperancia, sino que ya puedes controlarla hasta este punto…. ¡Ni siquiera Bondad Torcida y Sung Shihyun lograron esto!] [¡Estoy realmente orgulloso, Oh Comandante del Cuarto Ejército, que heredó la voluntad de Temperancia!]

Así, Seol Jihu cruzó el Rubicón. Sabiendo esto muy bien, la Reina Parásita no podría estar más feliz.

[¿Entonces, cómo te sientes? Lo que sea esta bien. Simplemente dé su opinión honesta]

La Reina Parásita instó a Seol Jihu a hablar. Sin embargo, Seol Jihu no dijo nada. Tenía una expresión aturdida como si él mismo no pudiera creer que las cosas fueran así. Por la forma en que miraba a los seis comandantes del ejército con los ojos medio cerrados, también parecía estar medio dormido.

[Habla]

¿Algo salió mal en el proceso de absorber la divinidad? Preocupada, la Reina Parásita instó de nuevo.

“¡Impertinente!”

Paciencia Explosiva lo señaló.

“Su Majestad te ha ordenado personalmente que hables, ¿¡pero te atreves a desobedecerla!? ¡Habla bien en este instante!”

Como Paciencia Explosiva normalmente detestaba a los humanos y llegó a odiarlos aún más debido a Sung Shihyun, no veía favorablemente al tranquilo Seol Jihu.

“….”

Seol Jihu miró a Paciencia Explosiva antes de girarse hacia un lado. Mostró sus ojos después de ver una existencia mirándolo con curiosidad.

“… ¿Hmm?”

Sintiendo su mirada, Bondad Torcida inclinó la cabeza. Fue cuando. ¡Whish! Seol Jihu de repente se disparó hacia adelante como un rayo.

Para cuando procesó lo que estaba sucediendo, ya era demasiado tarde. Quizás porque había absorbido una divinidad, su velocidad era incomparable a la de antes. El descuido momentáneo de Bondad Torcida le costaría.

‘¿¡Era esto a lo que estaba apuntando…!?’

Justo como ella pensaba… ¡Puk! Sintió algo aplastando su pecho. No era una hoja que la apuñalaba o se hundía en su divinidad.

Bondad Torcida, quien instintivamente levantó su brazo, bajó la mirada. Vio los brazos y piernas de Seol Jihu enrollados alrededor de su cuerpo, y su rostro enterrado profundamente entre sus pechos. Se preguntó si estaba planeando autodestruirse, pero él solo se frotó la cara sin preocuparse por nada más.

Nerviosa, Bondad Torcida bajó lentamente la mano.

“¿Qué estás haciendo de repente?”

“Confortable”.

“¿Qué estás haciendo? ¿Qué es lo que quieres?”

“Blando”.

Cuando preguntó, todo lo que recibió fueron respuestas incomprensibles.

“Que celos”.

Solo Sung Shihyun asintió con la cabeza en comprensión, mirando a Seol Jihu con celos.

“Me asustaste. No sé por qué estás haciendo esto, pero me gustaría que me dejaras de lado, soy delicada en esa parte”.

“Calentito”.

Seol Jihu permaneció inmóvil incluso ante la solicitud razonable de Bondad Torcida.

“Mocoso, ¿no te dije que tenía cosquillas?”

Al final, Bondad Torcida recurrió a la fuerza. Agarró a Seol Jihu por el cuello y lo arrojó a un lado. Seol Jihu rodó por el suelo antes de dispararse y luego volver a caer.

[¿Algo salió mal en el proceso de absorber la divinidad?]

La Reina Parásita preguntó preocupada. Seol Jihu levantó la cabeza y luego la sacudió.

“No, en absoluto… solo tengo un poco de sueño”.

Parpadeó un par de veces y bostezó. Realmente parecía que tenía sueño.

La Reina Parásita dudaba de sus oídos. Ella esperaba que Seol Jihu tuviera sentimientos complicados por desertar y convertirse en un parásito, pero ¿qué? ¿Tenía sueño?

“Me siento somnoliento por alguna razón… necesito dormir…”

“Hmph, te convertiste en un parásito e incluso recibiste una divinidad, pero no puedes vencer un miserable deseo fisiológico…. Este es el problema con las criaturas humildes…”

Paciencia Explosiva criticó duramente, pero Seol Jihu no prestó atención a lo que dijo. Miró a su alrededor con ojos somnolientos antes de fijar su mirada en la Reina Parásita.

[¿Qué pasa? ¿Hay algo que necesites decirme…?]

La Reina Parásita parpadeó. Seol Jihu comenzó a acercarse a su presa.

“¡Su Majestad! ¡Por favor tenga cuidado!”

Con Seol Jihu caminando cerca del Trono Corrupto, Paciencia Explosiva levantó la voz. Sin embargo, Seol Jihu tampoco hizo mucho esta vez. Solo se detuvo frente al trono y tocó la pierna de la Reina Parásita.

La Reina Parásita levantó tranquilamente su pierna izquierda mientras pensaba: ‘¿Qué quiere él?’

Sin embargo, Seol Jihu le dio una palmada en la pierna como si eso no fuera lo que quería. Parecía un poco enojado.

“¡¡E-E-E-Ese impertinente mestizo!!”

Mientras Paciencia Explosiva se quedó sin palabras, Seol Jihu agarró las piernas estiradas de la Reina Parásita y se arrastró.

“Mm…”

Golpeó y frotó un par de veces. Luego, asintió con la cabeza como si estuviera satisfecho. Luego bostezó ampliamente y lentamente se situó allí.

Para repetir, se sentó en el regazo de la Reina Parásita. Parecía estar diciendo: ‘Este es mi lugar a partir de ahora’.

[….]

La Reina Parásita se quedó sin habla ante su audaz acción.

“….”

Y también el resto de los comandantes del ejército.

Miraron a Seol Jihu mientras crujía cómodamente en su regazo.

[¡T-T-Te atreves! ¡Su Majestad, ejecutaremos a este impertinente tonto de inmediato…!] [No, estoy bien]

Paciencia Explosiva saltó furiosamente, pero la Reina Parásita levantó tranquilamente la mano. Acarició a Seol Jihu suavemente como si fuera un tesoro precioso e irremplazable que cayó en su regazo.

[No sé qué pasó exactamente, pero algo debe haber salido mal]

“Bueno… absorber una divinidad es un proceso insoportable. Existe la posibilidad de que su cerebro haya pasado por una regresión temporal…”

Caridad Aborrecible chasqueó los labios. Aunque esto no parecía probable, quería considerar todas las posibilidades.

[Muy bien, todos pueden volver ahora. Yo personalmente cuidaré a este niño por un tiempo]

La Reina Parásita ordenó a los comandantes que se fueran.

Paciencia Explosiva se fue con una mirada insatisfecha mientras el resto se volvía, inclinando la cabeza.

“Maldita sea, qué sabor tan interesante”.

Solo Sung Shihyun no escatimó elogios al salir del gran salón.

 

*

 

Los seis comandantes del ejército no se dispersaron de inmediato. Mantuvieron una reunión entre ellos.

Por supuesto, como parásitos, tenían una conexión constante con su anfitriona, la Reina Parásita. Además, actuar en secreto era imposible ya que estaban en el territorio de la Reina Parásita.

No tenían la intención de mantener esta reunión en secreto, pero todavía estaban lidiando con el héroe de la Federación y la humanidad. Dada la gravedad del asunto, sintieron la necesidad de compartir las opiniones de los demás.

Al ver que la Reina Parásita no les transmitía mensajes mentales, tampoco pareció importarle la reunión.

“¡No puedo creerlo, no importa cuántas veces lo piense!”

Paciencia Explosiva gritó mientras golpeaba la mesa con el puño.

“¿¡Dónde cree que está para actuar con tanta impertinencia !? ¡Es por eso que las criaturas humildes son …!”

“Detente, la razón por la que participé en esta reunión fue para discutir el significado de sus acciones. No hay nada más insignificante que perder el tiempo siendo celoso o envidioso”.

Bondad Torcida cambió el tema al ver la ceja de Sung Shihyun temblar ante el comentario de Paciencia Explosiva.

Después de un momento de silencio, un comandante del ejército tosió.

“Entiendo lo que estás diciendo, pero tampoco puedo creerlo. Por supuesto, estoy seguro de que Su Majestad tiene sus razones para permitir tales acciones y también ha tomado las precauciones necesarias para cualquier cosa que pueda hacer… pero aún es demasiado repentino”.

Castidad Vulgar expresó su opinión con dudas.

Después de todo, ¿quién era Seol Jihu? Él fue quien hizo retroceder a tres comandantes del ejército, incluido Diligencia Eterna. No solo eso, en la Fortaleza de Tigol, salvó el Reino de los Espíritus, unificó todas las razas del Paraíso y entregó una pérdida inolvidable a los Parásitos.

La Reina Parásita lo llamó personalmente la Estrella Más Brillante. Sabiendo cuánto deseaba capturarlo, pero falló repetidamente, Castidad Vulgar encontró la situación actual difícil de creer.

“No es del todo sin razón. Los humanos marcados con el estigma de Jörmungandr podrían haberlo influenciado. La ilimitación del egoísmo humano es sorprendente, después de todo”.

“Eso es en el pasado. La humanidad no está en un mal lugar en este momento. Entonces por qué….”

Humildad Desagradable dio una teoría plausible, pero Castidad Vulgar refutó.

“¿Y por qué está actuando como un hijo varón estúpido de repente? Si me preguntas, creo que lo está haciendo a propósito”.

Castidad Vulgar estaba completamente justificado al pensar así. Los seis comandantes del ejército solo habían visto a Seol Jihu en los campos de batalla. No había forma de que supieran cómo se comportaba normalmente.

“Bueno, algo podría haber pasado, como dijo Su Majestad. Ella dijo que lo cuidaría personalmente, así que…. Ah, estoy de acuerdo, sin embargo, que no deberíamos bajar la guardia. Su objetivo podría haber sido la divinidad después de todo”.

Caridad Aborrecible estuvo de acuerdo con una parte de lo que dijo Castidad Vulgar .

“En efecto. La naturaleza impredecible de ese hombre está fuera de mi comprensión, así como de la Reina. No debería haber nada malo en tener cuidado”.

Cuando incluso Bondad Torcida estuvo de acuerdo, el foco de la reunión pareció caer en una dirección.

“Esperen, ¿no están hablando demasiado en serio? Tal vez solo tenga un gusto amplio cuando se trata de lo que está dispuesto a golpear”.

Sung Shihyun ofreció su opinión desde una perspectiva completamente diferente, pero nadie le prestó atención.

“Si nuestras expectativas son correctas, definitivamente mostrará actividad sospechosa”.

“La suerte está echada. Dado que absorbió completamente su divinidad e incluso puede controlarla completamente, no debemos menospreciarlo”.

“Pretendamos aceptarlo en el grupo, pero vigilémoslo de cerca”.

“Bien entonces….”

Los comandantes del ejército estuvieron de acuerdo en algo por primera vez. Se negaron a bajar la guardia. Seol Jihu ya se había aprovechado de ellos varias veces por eso.

Con la amenaza de que los parásitos fueran desmantelados desde el interior asomándose sobre sus cabezas, abrieron mucho los ojos y decidieron vigilar a Seol Jihu.

Sin embargo, sin sorpresa, las acciones de Seol Jihu fueron en contra de las expectativas de todos.

La situación comenzó a tomar una dirección que nadie esperaba tomar.

Como siempre, sufrían los Parásitos.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »