Capítulo 489 – TSCOG – Epílogo

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Pasaron varios meses desde que se firmó el tratado.

 

Paradise disfrutaba de una paz merecida. La Federación y la humanidad se dirigían hacia un futuro mejor sin grandes incidentes o disputas.

 

Bueno, hubo un incidente. Fue uno bastante grande que generó bastante conmoción en Paradise. Era Seol Jihu que se retiraba de Valhalla.

 

No se retiró de Paradise. No mucho después de la firma del Tratado de Medio Siglo, Seol Jihu renunció como representante de Valhalla y dejó la organización.

 

Representante de Valhalla. En Paradise, era una posición que tenía más poder que los seis reinos y ejercía más influencia que los Siete Pecados.

 

Desde que renunció a ese puesto por su cuenta, era natural que se difundieran todo tipo de rumores.

 

Algunos dijeron que Seol Jihu estaba cansado de Paradise y se retiraría. Otros sugirieron que Seol Jihu fundaría una nueva organización para liderar la unificación de Paradise.

 

Sin embargo, la realidad fue diferente a las expectativas de todos.

 

Seol Jihu hizo un hogar en la esquina de los callejones de Eva. De una forma que nadie esperaba.

 

 

 

*****

 

 

 

Un flujo constante de razas extranjeras visitó Eva como siempre. A medida que la ciudad servía de puente que conectaba a la Federación y la humanidad, florecía y prosperaba día a día.

 

“Eva se siente un poco diferente a Haramark.”

 

Un hombre miró alrededor de las calles mientras caminaba. Era un hombre alto y negro que fácilmente podría estar jugando para la NBA.

 

“Es de esperar.”

 

Un anciano que caminaba junto a él respondió. Era delgado y bajo, lo que contrastaba con el primer hombre.

 

“Eva es la única ciudad que salió ilesa de la destrucción de la guerra final.”

 

El anciano habló mientras acariciaba su larga y blanca barba.

 

“También es la ciudad que primero aceptó la Federación, y toda la ciudad fue bendecida con la fortificación. No sería exagerado decir que la capital de la humanidad ya no es Scheherazade, sino Eva.”

 

“Hmm…. No es como si no hubiera escuchado esto antes, pero tengo que admitirlo. Se siente bastante extraño.”

 

“Jaja, no estoy diferente. ¡Pero así es como funciona el mundo! Puede que te vayas a dormir una noche y te despiertes en un mundo completamente diferente. Estoy seguro de que no somos los únicos que nos sentimos así.”

 

El anciano se rió.

 

En verdad, los dos hombres no eran otros que Edward Dylan e Ian Denzel.

 

Habían revivido gracias a Seol Jihu, recuperaron sus recuerdos y ahora participaban activamente en la revitalización de Paradise.

 

Habían venido a Eva hoy para visitar a cierta persona.

 

“Está bien, está bien, ¡ya es suficiente charla! ¡Démonos prisa! ¿No vinimos a ver la especialidad de Eva?”

 

“¿Eh? No, nosotros…”

 

“Es un día frío, ¡apurémonos! Si llegamos tarde un minuto, ¡tendremos que esperar 20 minutos más!”

 

Ian apresuró sus pasos, empujado hacia adelante por el viento frío que soplaba. Dylan ladeó la cabeza mientras seguía la ondeante toga de Ian.

 

“Este es el lugar.”

 

Pronto, Ian se detuvo.

 

“Tenemos que ponernos detrás de ellos. Esta debe ser la línea.”

 

Dylan parpadeó. Una larga fila de personas se extendía desde un callejón hasta la calle principal.

 

No fue nada como ver una parada de autobús en hora punta. Una multitud masiva de personas se alineó como la multitud que se reunía en el aeropuerto durante la temporada navideña.

 

“Sé lo que quieres preguntar.”

 

Ian dijo en voz baja.

 

“¿Quieres preguntar si la especialidad de Eva es tan buena que vale la pena esperar en filas tan largas?”

 

Dylan asintió inconscientemente con la cabeza.

 

“Entonces, responderé sin un momento de vacilación.”

 

Ian sonrió.

 

“Si.”

 

“… Aún así, esta línea es demasiado larga.”

 

“No se puede evitar. Así de popular es este lugar. Educación, amistad y consanguinidad. El administrador real de Eva, a quien no le importa ninguno de estos, anunció personalmente este lugar como el producto especial de Eva. Debe haber una razón por la que se le dio ese título.”

 

“Bueno, si espero en el frío durante varias horas, estoy seguro de que puedo comer cualquier cosa como si fuera la mejor comida del mundo.”

 

“Jaja, pero las cosas no están tan mal ahora. Antes, no podías comer incluso después de esperar en la fila durante cuatro horas.”

 

“¿Era tan malo?”

 

“La gente se negó a levantarse una vez que se sentó. Así que ahora hay un límite de dos tazones por persona, y tienen que irse a los 45 minutos de haberse sentado.”

 

“45 minutos. Eso es bastante estrecho.”

 

Dylan negó con la cabeza.

 

“Bueno, cambiarás de opinión una vez que comas un bocado.”

 

En ese momento, Dylan vio a una pareja salir del restaurante.

 

“Vaya, eso fue increíble.”

 

“¿Ves? Al principio, pensé que era famoso solo por el nombre del maestro, pero…”

 

Al ver a la pareja charlando alegremente, Dylan puso una expresión nerviosa. Recordó haber hecho fila no hace mucho, pero ya había docenas de personas haciendo fila detrás de él. La pareja que acababa de salir del restaurante también volvió a la fila. Todos esperaban ansiosos su turno.

 

“Supongo que no tengo nada que perder si lo intento.”

 

Dylan se encogió de hombros.

 

Como dijo Ian, la línea se movió rápidamente. Aun así, tuvo que esperar dos horas hasta que pudieran entrar. Cuando entró al callejón después de doblar la esquina, se abrió un nuevo infierno. Fue tan malo que se sintió liberado cuando entró en el pequeño y destartalado restaurante con solo siete mesas adentro.

 

“Vaya, finalmente. ¿Cuál era el nombre de este lugar de nuevo? Vi el letrero, pero no tuve la oportunidad de leerlo.”

 

Dylan preguntó mientras se frotaba las palmas enrojecidas.

 

“¿Es Ramen Seol Jihu? Con el signo de interrogación incluido. Aparentemente, en coreano, ‘-ramen?’ es una forma abreviada de decir: ‘¿Y si fuera…?’ Así que el nombre es un juego con la palabra real, ramen y esa pregunta abreviada.”

 

Ian se rió, comentando la ingeniosidad del nombre.

 

“… Uh, está bien.”

 

Dylan respondió con torpeza. Después de esperar un poco más, un grupo que estaba sentado en la mesa frente a la cocina se puso de pie.

 

“Hay una mesa libre.”

 

Justo cuando Dylan comenzó a caminar hacia adelante para sentarse…

 

“¡Estamos aquí!”

 

Un grupo de tres personas, encabezado por una mujer pelirroja, apareció frente a ellos. Dylan estaba a punto de presentar una queja antes de ver un rostro familiar y reprimirse.

 

“Papi ~”

 

Eun Yuri miro a su papi en el momento en que entró.

 

“¡Oye! ¡Estamos aquí! ¿No vas a decir hola?”

 

Chohong habló con audacia mientras se reía. A juzgar por la airada protesta de fondo, parecían haber ignorado la línea y entraron.

 

“Ah, bienvenidas.”

 

Una mujer vestida de camarera se acercó con cuidado. El trío cerró la boca después de echar un vistazo a la mujer de cabello dorado rosa que se acercaba mientras se daba palmaditas en el estómago. El problema era que su estómago sobresalía.

 

“¿Q-Qué?”

 

Chohong parpadeó rápidamente.

 

“Ah…. Daré a luz pronto.”

 

Teresa se sonrojó tímidamente.

 

“Espera un momento. Limpiaré la mesa por ustedes. Mi amor me dijo que descansara, pero yo quería moverme…”

 

Ella sonrió y luego limpió la mesa con un paño.

 

Eun Yuri la miró fijamente antes de volar hacia adelante. Luego, presionó el estómago de Teresa.

 

“¡Ah-!”

 

Una almohada grande se colocó en la parte superior de Teresa.

 

Un silencio llenó la atmósfera por un momento.

 

“…¡Chet!”

 

Teresa chasqueó la lengua como si fuera una vergüenza antes de limpiar rápidamente la mesa y desaparecer.

 

“Esa mujer está empezando a perder la cabeza.”

 

Chohong habló estupefacta antes de caminar hacia la silla.

 

“¡De todos modos, nos sentaremos aquí! Lo siento, Dylan y Anciano… ¿eh?”

 

Sin embargo, se detuvo antes de sentarse. Fue porque un dedo señaló a los tres y luego a la puerta.

 

“A la línea.”

 

Salió una voz clara.

 

“Ah, oye, la línea es demasiado larga…”

 

“No, tienes que hacer fila como todos los demás.”

 

La protesta de Chohong no hizo nada.

 

“¿No estás siendo demasiado duro, querido? ¿No somos todos camaradas?”

 

Antiguos camaradas. ¿Sigo siendo representante de Valhalla?”

 

La protesta de Phi Sora tampoco funcionó.

 

“Papi….”

 

“¿Por qué soy tu papi, señorita Eun Yuri?”

 

El intento de Eun Yuri de ganarse la simpatía también fue inútil.

 

“Todos los clientes son iguales. Ni siquiera los Siete Pecados son una excepción.”

 

Salió una respuesta resuelta.

 

“¿E-entonces qué hay de ellos?”

 

Phi Sora señaló la esquina del restaurante. Dos mujeres estaban ocupadas comiendo ramen en una mesa. Debe haber un límite de dos tazones por persona, pero se apilaron más de diez tazones uno encima del otro en su mesa.

 

“Lo sabrás si miras la pared.”

 

Tal como dijo el jefe de cocina, había una hoja de papel colgada en la pared.

 

El aviso decía lo siguiente:

 

Yo, Seol Jihu, por cometer un pecado grave a Claire Agnes frente a todos, permitiré que Claire Agnes y una acompañante de su elección entren al restaurante sin esperar, y hasta que yo sea perdonado, Claire Agnes y su acompañante de elección obtendrán comidas ilimitadas en el restaurante.

 

“La señorita Agnes es una excepción debido a mis malas acciones, eso lo dijo Seol Jihu.”

 

Phi Sora cerró la boca. Lo que hizo Seol Jihu ese día estuvo realmente fuera de lugar. Escuchó que incluso Hoshino Urara, que estaba allí en ese momento, se rió y lo llamó loco.

 

“Ustedes están retrasando la línea.”

 

Tap, tap, tap, tap. El jefe de cocina colocó la Lanza of Purity, con la que cortaba cebollas verdes, en su hombro.

 

“¿Quieren irse tranquilamente y esperar? ¿O prefieren que les guíe a la fuerza?”

 

Aunque Seol Jihu renunció a su puesto anterior, sus habilidades no fueron a ninguna parte. Cuando una energía formidable comenzó a fluir, el trío bajó la cola.

 

“Esta bien….”

 

Phi Sora, Chohong y Eun Yuri se dieron la vuelta abatidas.

 

“Agnes, ¿quieres saber algo?”

 

Al ver al trío alejarse, Cinzia tenía una expresión orgullosa.

 

“Últimamente, he estado muy orgullosa de tenerte como mi subordinada.”

 

“Si es por este restaurante, entonces tendré que estar de acuerdo.”

 

Agnes también respondió con orgullo.

 

“No lo perdones, nunca.”

 

“Por supuesto.”

 

El dúo se rió entre ellas antes de cavar en otro cuenco. Una vez que el trío que corto la cola se fue, Dylan finalmente pudo ver la cara del jefe de cocina.

 

“¡Bienvenidos! ¡Tomen asiento aquí!”

 

Seol Jihu los saludó con una sonrisa brillante, vistiendo un uniforme de chef blanco y un pañuelo blanco.

 

Él tampoco estaba solo. Junto a él había dos mujeres con el mismo atuendo.

 

Eran Baek Haeju y Seo Yuhui.

 

“Lo siento por la larga espera. Venid a calentaros un poco.”

 

Teresa volvió a salir vestida con uniforme de camarera y dejó dos tazas de té sobre la mesa.

 

“¡Bien, bien! ¡Iré con el Seol Jihu Ramen!”

 

“¿Solo el ramen? ¿O quieres el especial?”

 

“¿Incluso necesitas preguntar? ¡Por supuesto, quiero el especial!”

 

“Mm… tomaré lo mismo.”

 

Dylan levantó la mano dócilmente.

 

Seol Jihu sonrió.

 

“¡Dos especiales de Seol Jihu Ramen!”

 

Luego, las dos mujeres junto a él tararearon: “Dos especiales de Seol Jihu Ramen ~”

 

“Cuánto tiempo sin vernos, ustedes dos. Esta es la primera vez que vienen a mi restaurante, ¿verdad, Dylan?”

 

“El Anciano sigue hablando acerca de este lugar. La espera fue matadora.”

 

Dylan respondió casualmente, haciendo un sutil golpe a Ian.

 

“Fufu, no pude esperar a ver tu cara de sorpresa.”

 

Ian respondió y luego sacó un libro grueso.

 

“¿Cómo está Haramark?”

 

Preguntó Seol Jihu mientras vertía agua en una olla.

 

“No muy diferente. Bueno, es mucho más relajado que antes.”

 

“Hubiera sido bueno si Dylan se uniera a Valhalla también.”

 

“El nuevo representante vino a verme algunas veces.”

 

“¿Kim Hannah lo hizo?”

 

“Sí. Estaría mintiendo si dijera que no lo consideré. Pero me gusta cómo están las cosas ahora.”

 

“No hay problema. Hacer lo que quieres es lo mejor.”

 

Seol Jihu se movió afanosamente mientras charlaba con Dylan.

 

Entonces, la conversación se detuvo. Solo se escuchó el sonido de Ian moviendo su bolígrafo.

 

Veía a Seol Jihu, que se movía y hacía ramen con gran fluidez…

 

“Seol.”

 

Dylan dijo de repente.

 

“Recientemente descubrí una ruina.”

 

Seol Jihu miró a Dylan.

 

“El Maestro Ian también confirmó su existencia. Dado que se encuentra en un territorio desconocido, será divertido explorarlo.”

 

Dylan continuó.

 

“Vine a preguntarte si estabas interesado…”

 

Dylan se cruzó de brazos.

 

“Pero parece que ya te estás divirtiendo.”

 

Una sonrisa apareció en el rostro de Seol Jihu.

 

“Después de que maté a la Reina Parásito… me sentí un poco vacío.”

 

Seol Jihu dijo.

 

“No sabía qué hacer porque ya no tenía un objetivo. Fue como si me hubiera consumido.”

 

Mirando un cronómetro, puso los fideos tan pronto como sonó la alarma.

 

“De hecho, pensé en retirarme, pero…”

 

Abriendo un huevo, continuó.

 

“Cuando lo pensé más, me di cuenta de que todavía quedaba mucho por hacer.”

 

Ian levantó la cabeza y miró a Seol Jihu.

 

“No cosas que tengo que hacer, sino cosas que quiero hacer.”

 

Cosas que quiero hacer. Ian murmuró para sí mismo antes de volver a mover la pluma.

 

“Dylan.”

 

Seol Jihu miró hacia arriba y miró a Dylan.

 

“Así es como vivo hoy en día.”

 

“….”

 

“Es divertido. Lo disfruto y estoy feliz.”

 

Seo Yuhui se volteó hacia un lado y sonrió tímidamente mientras miraba a Seol Jihu.

 

Baek Haeju también reveló una leve sonrisa mientras preparaba los ingredientes.

 

“…Sí, puedo decirlo.”

 

Dylan también sonrió.

 

“Entonces parece que tu historia termina aquí.”

 

Tak. Ian puso un punto y habló alegremente.

 

“¿Sigues escribiendo esa novela?”

 

“¡Por supuesto! De hecho, pensé que hoy sería el último capítulo. Parece que tenía razón.”

 

Ian cerró el libro.

 

“Estoy pensando en terminar la historia principal aquí y pasar a las historias secundarias.”

 

“¡Oh, eso suena bien!”

 

Seol Jihu se rió y sacó una bandeja con ambas manos.

 

“¡Aquí está tu pedido!”

 

“Oooooh, ¿tienes idea de cuánto tiempo he esperado este momento?”

 

Ian frotó sus palillos con alegría.

 

Y después de oler el aroma picante que flotaba con el vapor ascendente, las fosas nasales de Dylan también se ensancharon.

 

*Sorber*

 

Luego, en el momento en que le dio un bocado…

 

“!”

 

Él se sobresaltó.

 

Lo que sucedió después fue lo mismo para Ian y Dylan.

 

El dúo sorbió los fideos en un abrir y cerrar de ojos, comiendo kimchi con la mano izquierda, lamiendo sus dedos y comiendo arroz con la sopa sobrante.

 

¡Gulp, gulp!

 

Finalmente, tragaron la sopa restante del cuenco.

 

“¡Puhaaa!”

 

“¡Kuhaaa!”

 

¡Tang!!! Dylan e Ian soltaron un grito ahogado después de dejar sus cuencos. Entonces, gritaron simultáneamente.

 

“¡Otro especial de Seol Jihu Ramen, por favor!”

 

“¡Sí, señor ~! ¡Dos especiales de Seol Jihu Ramen viniendo….!”

 

Seol Jihu respondió alegremente.

 

“¡Dos especiales de Seol Jihu Ramen viniendo ~!”

 

Baek Haeju y Seo Yuhui también gritaron con expresiones alegres.

 

 

 

*****

 

 

 

El tiempo pasó volando y llegó la tarde.

 

¿Seol Jihu Ramen? cerrado cuando se pone el sol. A excepción de los clientes que ya estaban comiendo, otros clientes fueron devueltos con una disculpa. Sólo entonces el restaurante se quedó en silencio.

 

“¡Udadada ~! ¡Terminamos con otro día fructífero!”

 

Seol Jihu se estiró. Entonces, sintió que alguien lo empujaba en el costado.

 

“¿Qué sucede?”

 

Seo Yuhui lo hizo callar con un dedo en sus labios. Luego, señaló una mesa en la esquina del restaurante. Allí, una persona encapuchada estaba comiendo su ramen.

 

Haa, haa. Echándose hacia atrás el largo cabello que asomaba por la capucha, la cliente comió afanosamente con labios delicados. Aunque una túnica holgada cubría su cuerpo, sus pechos abultados y sus dedos delicados dejaban en claro que era una mujer.

 

Por supuesto, Seol Jihu sintió que sabía quién era ella. Aunque nunca la había visto antes, podía sentir una fuerte aura de lujuria viniendo de ella.

 

“Haa ~”

 

El gemido de satisfacción que escapó de su boca después de terminar la sopa también fue excepcionalmente sensual.

 

Seol Jihu sonrió y miró a la mujer.

 

¿Ella sintió su mirada? La mujer lo miró dos veces, buscó a tientas un poco y luego se puso de pie.

 

“Gracias por la comida. Dejaré el dinero aquí.”

 

“Noona.”

 

Al escuchar la llamada de Seol Jihu, la mujer que se marchaba apresuradamente se detuvo.

 

“Ven más a menudo.”

 

“….”

 

“Y luego, podemos volver al zoológico juntos.”

 

La mujer se volteó lentamente. Como si la hubieran sorprendido con las manos en la masa, una sonrisa avergonzada apareció en sus labios.

 

“¿Me estás invitando a una cita…? Ah, no, está bien. Nos vemos la próxima vez.”

 

La mujer de repente saltó asustada y luego salió corriendo.

 

Seol Jihu inclinó la cabeza y miró hacia atrás. Baek Haeju estaba moliendo con su cuchillo de cocina, y Seo Yuhui se tronaba el cuello con las manos juntas.

 

“Ustedes dos….”

 

“Oh, así es.”

 

Baek Haeju lo interrumpió con una sonrisa brillante.

 

“No olvidaste tu cita para cenar con la familia, ¿verdad?”

 

“Por supuesto que no.”

 

Parecía que estaba tratando de cambiar de tema, pero Seol Jihu asintió con la cabeza.

 

Después de limpiar el restaurante y cerrar la puerta, los tres caminaron hacia el portal uno al lado del otro. Antes de ingresar al portal, Seo Yuhui miró a Seol Jihu y le guiñó un ojo.

 

Seol Jihu también le guiñó un ojo a cambio.

 

 

 

*****

 

 

 

La Tierra también estaba pasando el invierno. Seol Jihu se puso ropa de abrigo y salió de la habitación de su apartamento para dirigirse a casa.

 

En el pasado, se sentía nervioso y ansioso cuando pensaba en regresar. Incluso después de entrar, se mantendría tímido y caminaría sobre cáscaras de huevo con su familia.

 

Pero ese ya no era el caso. Al visitarlos y llamarlos con frecuencia, su relación con su familia estaba volviendo lentamente a la forma en que era en el pasado.

 

Subiendo a la camioneta que le regaló Kim Hannah, tarareó de alegría mientras arrancaba el motor.

 

El hogar era tan cálido como siempre. Seol Jihu entró con las manos ocupadas y se sentó alrededor de la mesa con todos para unirse a una comida abundante.

 

“….”

 

El padre de Seol Jihu apenas tocó la comida.

 

Sentado en silencio en su asiento…

 

“Iya…”

 

Estaba asombrado por el regalo que trajo Seol Jihu.

 

“Es la primera vez que veo esta marca.”

 

“Debería ser así. No se vende en Corea, por lo que solo se puede conseguir en Europa o en otros países extranjeros.”

 

Lo que trajo Seol Jihu fue coñac. Era el regalo perfecto para su padre, que tenía la afición de coleccionar licor extranjero.

 

“¿Con qué dinero?”

 

“Lo conseguí cuando estaba en mi reciente viaje de negocios al extranjero. No era tan caro porque lo conseguí en una tienda libre de impuestos.”

 

“Oho.”

 

Su padre asintió con la cabeza. A juzgar por la forma en que la comisura de sus labios estaba curvada, debe estar satisfecho sin lugar a dudas.

 

“De todos modos, me alegro de que hayas encontrado un nuevo lugar de trabajo.”

 

Seol Wooseok intervino mientras masticaba comida.

 

“Parecía un lugar increíble para trabajar. ¿Cómo llegaste a una empresa así?”

 

“No fue una coincidencia. Solo conexiones. Un ex empleado de Sinyoung fundó la empresa y me contactó.”

 

Seol Jihu sonrió vagamente. De hecho, la empresa ofrecía increíbles beneficios y condiciones. Eso era natural desde que Kim Hannah fundó la empresa por separado de Valhalla.

 

Puso a Jang Maldong como presidente para que pareciera más legítimo, y a Seol Jihu también se le dio un papel creíble.

 

“Yo sospecho…”

 

Seol Jinhee observó a Seol Jihu mientras jugueteaba con sus palillos.

 

“¿Cómo podemos saber que no estás mintiendo? ¿Por qué esta persona trataría tan bien a Oppa?”

 

“Le gustó mucho al presidente.”

 

Aunque eso no empezó a describirlo. Seol Jihu se rió entre dientes.

 

“No estoy mintiendo. Puedes venir a verme al trabajo si quieres. Trae a tus amigos también.”

 

Con Seol Jihu yendo tan lejos, Seol Jinhee no tuvo más remedio que echarse atrás.

 

“¡Gracias por la comida!”

 

Terminó su plato de arroz y ella se disparó. Su madre frunció el ceño al ver a Seol Jinhee subir corriendo las escaleras.

 

“¡Jinhee!”

 

“¡Ah! ¡Te dije que tengo que estar en algún lugar hoy! ¡Voy a llegar tarde al cine! ¡Ya retrasé dos horas la hora de la reunión!”

 

La puerta se cerró, seguida de un grito enojado.

 

“Sabes que los SAT terminaron ayer, ¿verdad?”

 

Seol Wooseok susurró desde un lado.

 

“Su novio tomó el SAT ayer, veras.”

 

“¿Eh? ¿Está saliendo con un estudiante de preparatoria?”

 

Seol Jihu se sorprendió.

 

“No, creo que él se tomó un año sabático. No estoy seguro de los detalles, pero rompió con su ex hace aproximadamente un mes y ahora tiene un nuevo novio.”

 

“Vaya, ella es popular, eh…”

 

“Deben haberse llevado bien en su primera cita. De todos modos, intente comprender. Parece que han estado planeando esta cita por un tiempo.”

 

Seol Jihu se encogió de hombros.

 

Después de terminar la comida y tener una charla ligera, Seol Jihu subió las escaleras.

 

Toc, toc. Después de tocar la puerta y abrirla, pudo ver a Seol Jinhee, vestida bonita y maquillándose.

 

“¿Qué?”

 

Seol Jinhee preguntó secamente después de mirar de reojo.

 

“¿Tienes tiempo?”

 

“Hazlo rápido. Tengo que ir a ver a mi novio.”

 

“Tengo un regalo para ti.”

 

“¿Un regalo? No es como si fuera mi cumpleaños ni nada.”

 

A pesar de decir esto, los ojos de Seol Jinhee ya estaban fijos en la bolsa de compras que trajo Seol Jihu.

 

“… Puedes dejarlo ahí.”

 

“También.”

 

Seol Jihu también dejó un sobre blanco.

 

“Aquí tienes una mesada. Escuché que tu novio tomó el SAT ayer. Dile ‘buen trabajo’ y regálale una buena comida.”

 

Seol Jihu agitó la mano y se volteó. Después de fingir que bajaba, volvió a subir en silencio y se asomó a la habitación de Seol Jinhee.

 

Seol Jinhee estaba ocupada maquillándose con una mano y abriendo el regalo con la otra.

 

‘Siento que sería una perfecta igual con Kim Hannah…’

 

Seol Jihu no pudo ocultar su sorpresa por su destreza, que se acercó al nivel de un dios.

 

“Veamos. 300.000 won, es una buena cantidad. La cartera es linda…. Jo*der, ¿un cond*n? Él es un virgen que acaba de reunir el coraje para sostener mi mano.”

 

Seonhwa Unni es el problema. Seol Jinhee negó con la cabeza antes de gritar abruptamente.

 

“¡Ah! ¡Una caja de música! ¡Solo venden esto en Japón!”

 

Seol Jihu apretó el puño. Había planeado el regalo sabiendo que a Seol Jinhee le gustaba el anime y el manga.

 

‘Jeje, sabía que estaba bien.’

 

Se frotó la nariz y se volvió.

 

“Esto es perfecto. Él estaba deprimido porque no creía que le fuera tan bien en los SAT. Quizás esto lo ilumine un poco.”

 

Seol Jihu se tambaleó en su camino hacia abajo.

 

‘Bueno, supongo que está bien si ella es feliz.’

 

Caminó hacia la sala de estar con una sonrisa amarga.

 

“Entonces me iré.”

 

“¿Eh? ¿Ya te vas?”

 

“Yo también tengo un lugar adonde ir.”

 

“¿Dónde?”

 

Seol Wooseok se volteó y miró a Yoo Seonhwa.

 

“Como un niño perdido ~”

 

Yoo Seonhwa de repente había comenzado a cantar.

 

Seol Jihu tosió con dureza.

 

“Uh… está bien. Toma esto.”

 

Seol Wooseok le dio un frasco de pastillas.

 

“Son pastillas para ayudarte a recuperar la sobriedad.”

 

“¿Por qué, piensan?”

 

“Tu madre consultó a una famosa adivina sobre ti. Dijo que debes tener cuidado al beber durante los próximos tres años y que, si no lo haces, tendrías un problema con las mujeres. Ten esto contigo por si acaso.”

 

“Estoy bien…. ¿Es este el producto de su empresa?”

 

“El presidente de nuestra empresa lo desarrolló él mismo. Al parecer, tiene efectos inmediatos. Traje algunas como muestras.”

 

“Oh, ¿el tipo con el apellido de dos sílabas?”

 

Seol Jihu tomó la botella.

 

“Incluso si lloro y te suplico que no vayas ~”

 

Mientras tanto, el canto de Yoo Seonhwa continuó.

 

“Unni, ¿por qué estás cantando de repente?”

 

“¿Hmm? No tengo razón alguna.”

 

Como para huir, Seol Jihu dejó atrás a la risueña Yoo Seonhwa y se fue.

 

 

 

*****

 

 

 

Las calles nocturnas estaban heladas.

 

“Brrrr”.

 

Seol Jihu encorvó los hombros y caminó rápidamente.

 

Varios colores pasaron junto a él.

 

Verde, verde, azul, verde, amarillo, naranja, amarillo, amarillo….

 

Seol Jihu, que estaba esperando a que cambiaran los semáforos, de repente entrecerró los ojos.

 

‘¿Rojo?’

 

Rápidamente escaneó su entorno. Pronto, vio a un conductor dormitando en un automóvil estacionado a medio camino entre el paso de peatones.

 

Seol Jihu se acercó rápidamente.

 

¡Tang, tang! Cuando golpeó las ventanillas con fuerza, el conductor dio un salto. La ventana bajó y salió un fuerte olor a alcohol.

 

“No deberías estar bebiendo y conduciendo.”

 

“¿Hm? Ah, yo…”

 

El conductor parecía más que un poco nervioso. Debe haber confundido a Seol Jihu con un oficial fuera de servicio.

 

¿Qué tengo que hacer? Seol Jihu reflexionó por un momento antes de sacar una botella de su bolsillo. Era el frasco de pastillas que le dio Seol Wooseok antes de salir de la casa de sus padres.

 

“Toma esto. Te ayuda a recuperar la sobriedad.”

 

Cuando abrió el frasco y sacó una pastilla, el conductor la tomó y se la tiró a la boca. Sus ojos desenfocados se aclararon en un segundo.

 

“… ¿Eh?”

 

“Estacione su auto a un lado de la carretera y tome un poco de aire fresco. Llame a un servicio de chófer si es posible.”

 

Seol Jihu se dio la vuelta solo después de confirmar que el conductor estaba estacionando su auto y saliendo.

 

El semáforo cambió y Seol Jihu cruzó la calle.

 

Justo ahora, había cambiado otro futuro. Quizás hubiera sido el futuro de decenas.

 

Así eran los futuros.

 

La misma persona puede caminar por el mismo camino y terminar en un lugar completamente diferente. Una elección insignificante podría ser el factor determinante de su destino.

 

Por ejemplo, Seol Jihu y Seol Jinhee aún tenían que reconciliarse por completo. Pero Seol Jihu ya no se preocupaba por el asunto. Fue porque se dio cuenta de que las cosas iban a mejorar con el tiempo.

 

‘Mandamiento de oro.’

 

Trata a los demás como te gustaría que te traten a ti.

 

Mientras actuara correctamente con la idea de arrepentirse, creía que eventualmente llegaría al futuro que deseaba.

 

Black Seol Jihu también lo dijo. Que no tenía un sueño ni la voluntad de lograrlo. Que fue arrastrado por el destino sin ver lo que le deparaba el futuro. Que esta fue la razón por la que falló.

 

Seol Jihu ahora entendió lo que quería decir.

 

Y ahora, Seol Jihu creyó.

 

Que todos los futuros estaban abiertos para aquellos que tenían sueños y la voluntad de lograrlos.

 

 

 

*****

 

 

 

Apartamento SY. Se trataba de un rascacielos de usos múltiples que se decía que se encontraba entre los apartamentos más caros de Corea.

 

Seol Jihu se paró en la entrada y se sopló las manos mientras esperaba a la persona que se suponía con la que debía encontrarse.

 

¿Cuánto tiempo pasó? De repente, sintió un toque frío en el dorso de su mano.

 

Mirando hacia abajo, vio un diminuto cristal blanco.

 

‘…¿Nieve?’

 

Mirando aturdido, el cristal rápidamente se licuó y desapareció. Seol Jihu inclinó la cabeza hacia arriba y miró al cielo.

 

Empezó a nevar.

 

Seol Jihu exhaló un suspiro hacia la nieve que caía. Podía ver su aliento dispersarse como una bocanada de humo.

 

“Disculpe.”

 

Fue cuando.

 

“Mis disculpas, pero está prohibido fumar aquí.”

 

Una voz tranquila pero cálida le habló.

 

“Hay una zona de fumadores un poco lejos de aquí.”

 

Seol Jihu volteó lentamente la cabeza.

 

“Si gustas, puedes entrar.”

 

Ella estaba parada ahí.

 

Una mujer como la nieve, vestida con una túnica blanca y una bufanda blanca.

 

Sus ojos se encontraron. Por un momento, solo se miraron el uno al otro.

 

“Esto es….”

 

Seol Jihu dijo en voz baja.

 

“Esta es la primera vez que nos vemos en la Tierra, ¿verdad?”

 

Seo Yuhui sonrió.

 

“…No.”

 

Ella sacudió su cabeza.

 

“Es… la segunda vez para mí.”

 

Sus ojos se oscurecieron un poco como si estuviera recordando el pasado. Después de un breve silencio, Seo Yuhui agarró las manos de Seol Jihu. Sus ojos brillaban con una expectativa desconocida, preguntó.

 

“¿Cuál es tu nombre?”

 

Nombre.

 

Nombre….

 

Seol Jihu bajó un poco la cabeza y enterró la boca en su bufanda. No quería que ella lo viera reír. Por alguna razón, las sonrisas se negaron a abandonar su rostro.

 

La nieve caía rápidamente antes de que se diera cuenta.

 

Seol Jihu dio un paso adelante. También Seo Yuhui.

 

Dentro del mundo de nieve que caía, Seol Jihu miró a Seo Yuhui, caminando hacia él paso a paso.

 

“Mi nombre es….”

 

Entonces, como los enormes copos de nieve deseando la felicidad al mundo…

 

“… Jihu.”

 

Él sonrió alegre y felizmente.

 

“Seol Jihu.”


<<FIN>>

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »