Capítulo 488 – TSCOG – Después

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Ambos bandos habían apostado todo en esta guerra final.

 

Fue una guerra feroz, que resultó en numerosas bajas. La sangre derramada fue suficiente para formar un lago, pero al final, la lanza de Seol Jihu prevaleció y atravesó a la Reina Parásito. Y la Federación y la humanidad triunfaron sobre los Parásitos.

 

La amenaza de los Parásitos, que duró más de dos décadas, un período lo suficientemente largo para que un bebé recién nacido se convirtiera en adulto, finalmente se había ido para siempre.

 

Aquellos liberados de años de intimidación y miedo disfrutaron de su libertad recién recuperada. La fiesta, que tuvo lugar después de la resurrección de los difuntos, duró más de 14 días.

 

Pero ahora esa emoción comenzaba a desvanecerse. Hacer estallar champagnes fue divertido, pero todavía les quedaba mucho por hacer.

 

La larga guerra dejó profundas cicatrices tanto en la Federación como en la humanidad.

 

Además de curar a los heridos, era hora de que todas las razas se reunieran para discutir cómo se desarrollarían las cosas a partir de ahora. También tenían que decidir qué hacer con el vasto territorio imperial que acababa de perder a su dueño.

 

Su agenda también incluyó discusiones sobre lo que les pasaría a los Terrícolas en el futuro.

 

Hay un dicho que dice que el enemigo de mi enemigo es mi amigo.

 

Pero ese enemigo mutuo ahora se había ido.

 

Todos trabajaron juntos durante la guerra, pero era simplemente una tontería esperar que mantuvieran la misma relación amistosa para siempre. El futuro no solo era un territorio desconocido, sino que también algunas razas nunca habían estado en buenos términos desde el principio.

 

Un ejemplo de tal caso fueron las Hadas del Cielo y las Hadas de la Cueva, que solo se unieron porque no tenían otra opción.

 

Afortunadamente, en este punto, a nadie le quedaban recursos suficientes para emprender otra guerra. Cuando se celebró el histórico primer encuentro, los líderes de todas las razas coincidieron en que su primer y principal objetivo debería ser ayudarse mutuamente a recuperarse de las heridas de la guerra.

 

Pero esto no significaba que el resto fuera viento en popa. Debido a que cada raza ansiaba algo diferente, a menudo enfrentaban conflictos de intereses. La situación se puso especialmente tensa cuando las Hadas del Cielo afirmaron que las Hadas de la Cueva deberían devolver sus espíritus como prometieron, ahora que la guerra había terminado.

 

Pronto, se hizo evidente que se necesitaba un mediador para ayudar a dos partes opuestas a llegar a una resolución negociada.

 

Este mediador tendría que cumplir dos condiciones. Primero, tenía que ser lo suficientemente fuerte para controlar numerosos grupos, y segundo, tenían que estar calificados para actuar como mediador.

 

Solo había una persona en todo Paradise que cumplía con ambas condiciones.

 

Unió a la humanidad, buscó la paz con la Federación y desempeñó el papel más importante en la derrota de los Parásitos.

 

En resumen, Seol Jihu.

 

Su influencia en Paradise fue mayor ahora que nunca e incluso superó la de los Siete Pecados.

 

No era nada de lo que sorprenderse. Muchos lo habían visto como el representante de la humanidad incluso antes de la guerra. Su mayor logro en la guerra, el exterminio de la Reina Parásito, solo sirvió para fortalecer los cimientos que ya se habían colocado.

 

Seol Jihu emergió rápidamente como la persona más influyente en Paradise.

 

Y cuando se difundió la noticia de que entregó la Divinidad de la Deidad Principal para resucitar a las víctimas de la guerra, muchos comenzaron a elogiarlo no solo como un héroe de guerra sino también como un santo benévolo.

 

Como prueba de su popularidad, recibió una lluvia de obsequios de varias organizaciones, aunque Kim Hannah los vio simplemente como actos de adulación.

 

De todos modos, cuando Seol Jihu se ofreció como voluntario para convertirse en mediador, algunos de los miembros de Valhalla no pudieron ocultar su preocupación. Sabían que, a pesar de los títulos elegantes, Seol Jihu era un bromista al que le encantaba engañar a la gente.

 

Pero pronto se descubrió que sus temores eran innecesarios.

 

Seol Jihu se destacó como mediador, tal como lo hizo en el pasado cuando regresó del Camino del Alma.

 

Presentó dos reglas en relación con la mediación:

 

Primero — devolvería todo, ya sea tierra o derechos, a sus legítimos propietarios.

 

Segundo — daría prioridad a restaurar los daños de guerra según lo acordado.

 

Su opinión era que las ciudades dañadas deberían restaurarse primero antes de cultivar el territorio recién adquirido.

 

Todos estuvieron de acuerdo. Aunque el área central ya había sido purificada, la bendición del Árbol del Mundo tardaría algún tiempo en llegar a los rincones más remotos del Imperio.

 

Por supuesto, no todos los problemas se podían resolver a través de sus reglas. En esos casos, Seol Jihu les dio a las partes involucradas la oportunidad de tomar la decisión final.

 

Por ejemplo, con respecto al problema entre las Hadas del Cielo y Cueva, Seol Jihu les dijo: “Yo, personalmente, me gustaría darles a las Hadas de la Cueva otra oportunidad. Si ambas están de acuerdo, me complacerá hablar con los dos Lords Espirituales.”

 

Las Hadas de la Cueva estaban contentas de que Seol Jihu se hubiera puesto del lado de ellas, y las Hadas del Cielo estaban contentas de que el mediador no les forzó con sus ideas y respetó los procedimientos formales.

 

Siguieron muchos días agitados.

 

Durante este período, Seol Jihu estaba tan ocupado que se encontró deseando un clon. Sin embargo, se acordó de recompensar a quienes lo ayudaron incondicionalmente durante los momentos difíciles.

 

Las Tríadas se convirtieron en una organización representativa de una ciudad, como esperaba Hao Win. Aunque Nur había sido completamente devastada por el ataque de los Parásitos, Seol Jihu le prometió a Hao Win una rápida restauración.

 

Seol Jihu también recordó recompensar a los hermanos Yi.

 

Desafortunadamente, no quedaban más Elixeers en el Reino Espíritu, según las Hadas del Cielo.

 

Pero esto no fue un problema. Seol Jihu llevó a los hermanos al templo e hizo un Deseo. Luego gastó puntos de contribución para traer el Elixeer a la Tierra y se lo entregó a los hermanos.

 

Una sonrisa de satisfacción se extendió por el rostro de Seol Jihu mientras observaba a los hermanos derramar lágrimas de alegría en los brazos de su madre ahora sana, aunque lo tomó por sorpresa cuando ella le preguntó si él era el novio de Yi Seol-Ah.

 

Hubo más.

 

Los Siete Pecados resucitaron solo a aquellos que habían fallecido durante la guerra final, pero la mano amiga de Seol Jihu llegó aún más lejos.

 

Resucitó a Dylan e Ian, luego fue con Jang Maldong a visitarlos en Hawai y les entregó las invitaciones.

 

También ayudó a Marika Larisa, la prometida de Marcel Ghionea, y a Ayase Yui, la hermana pequeña de Kazuki.

 

Cuando Kim Hannah le dijo a Seol Jihu que estaba siendo demasiado generoso, respondió: “No sé qué va a pasar en el futuro, pero por ahora, creo que esto será lo último que haga por ellos.”

 

Todo estaba llegando a su fin. Esta sería la última vez que trabajaría para Paradise.

 

Pasó el tiempo y, finalmente, él fue recompensado con una pequeña compensación.

 

 

 

*****

 

 

 

Seol Jihu se sentó en su silla en su oficina y tomó un papel de su escritorio.

 

Este fue el fruto de todo su arduo trabajo. Un tratado de paz firmado por las cabezas de todas las razas que prometen cooperar durante los próximos 50 años para restaurar y revitalizar Paradise.

 

Seol Jihu lo llamó convenientemente el Tratado de Medio Siglo. Otros prácticamente le rogaron que eligiera un nombre diferente, pero Seol Jihu se negó. Creía que ningún otro nombre sería más apropiado.

 

“Bueno, me gusta que la Federación no se disuelva de inmediato.”

 

Kim Hannah asintió con la cabeza hacia el periódico antes de soltar una risita.

 

“Lo que dijiste al final fue especialmente notable.”

 

“¿Qué dije?”

 

“¿No te acuerdas?”

 

Kim Hannah se aclaró la garganta.

 

“Trataré a cualquiera que viole los términos establecidos en este tratado durante los próximos 50 años como los próximos Parásitos, sin importar quiénes sean o cuáles puedan ser sus razones.”

 

Kim Hannah hizo su mejor impresión de Seol Jihu, tratando de sonar seria.

 

Seol Jihu sonrió amargamente.

 

“Felicidades. Te encargaste de todo lo que hay que cuidar.”

 

“Sabes… siento que las últimas semanas pueden haber sido más intensas que la guerra en sí.”

 

Seol Jihu volvió a colocar el tratado sobre el escritorio y estiró los hombros. Un gemido escapó de su boca.

 

“Lo hiciste bien. De aquí en adelante….”

 

Los ojos de Kim Hannah brillaron de esperanza mientras miraba a Seol Jihu.

 

Podía ver el futuro, el futuro de un joven que, como el héroe más grande de la historia de Paradise, disfrutaría de autoridad, libertad y fama absolutas e intocables.

 

Fue entonces cuando habló Seol Jihu.

 

“Regresaré a la Tierra mañana, temprano por la mañana.”

 

Los ojos de Kim Hannah se agrandaron.

 

“Eso depende de ti, pero… ¿por qué tan de repente?”

 

“Recibí una llamada del templo. Pensé que también podría ir a casa, ya que de todos modos tengo algunos asuntos de los que ocuparme en la Tierra.”

 

Seol Jihu no dio más detalles sobre cuál era el ‘asunto’.

 

“… Kim Hannah.”

 

De repente, bajó la voz.

 

“¿Esto cuenta como mantener mi promesa?”

 

“?”

 

“Ya sabes, la promesa que te hice en la posada, donde dormimos en la misma cama.”

 

Los ojos de Kim Hannah se entrecerraron rápidamente.

 

“¿Pararas de expresarlo de manera extraña?”

 

Ella puso los ojos en blanco hacia Seol Jihu antes de asentir.

 

“Bien…. Si.”

 

Seol Jihu cumplió su promesa. Le dio una autoridad considerable sobre Valhalla, se convirtió en un gran árbol que fácilmente miraba hacia abajo a Sinyoung, y nunca la traicionó.

 

“Parece como si fuera ayer…”

 

Kim Hannah sonrió, recordando el momento en que Seol Jihu le anunció de repente que crearía una organización.

 

Seol Jihu también sonrió suavemente.

 

“Oye.”

 

Sin embargo, la solemnidad pronto reemplazó a su sonrisa.

 

“Quiero que reúnas a todos antes de que me vaya mañana. No se permiten ausencias. Todos tienen que estar ahí.”

 

“¿Qué? ¿Quieres decir, como una reunión?”

 

“Una reunión suena demasiado formal. Solo… tengo algo que quiero decirles a todos.”

 

Seol Jihu volvió a sonreír.

 

Una mirada de sospecha cruzó el rostro de Kim Hannah.

 

Ella podía decir que estaba minimizando la situación. Fuera lo que fuese lo que iba a decir, mañana sería un gran anuncio para todos.

 

‘Te conozco demasiado bien para caer en ese tono.’

 

Pero al mismo tiempo, no pudo evitar dudar si se trataba de otra de sus famosas bromas pesadas. Simplemente ha habido demasiados precedentes.

 

“Estoy un poco cansado, así que me voy a la cama ahora. Te veré mañana.”

 

Seol Jihu se levantó de su silla y se dirigió a la puerta.

 

“Representante….”

 

Kim Hannah estiró su brazo para agarrarlo.

 

Pero cuando vio a Seol Jihu caminar por el pasillo, bajó el brazo a su lado.

 

Por alguna razón, sintió que no debería detenerlo.

 

Kim Hannah se quedó aturdida por un momento antes de girar la cabeza.

 

‘¿Podría ser?’

 

“…”

 

Miró la silla vacía de Seol Jihu en silencio.

 

Mientras tanto, Seol Jihu infló las mejillas y luego dejó escapar un largo suspiro mientras bajaba las escaleras.

 

‘Por fin es mañana.’

 

Mañana era el día que había estado esperando. Se sintió aliviado y triste al mismo tiempo.

 

Con el corazón lleno de sentimientos encontrados, Seol Jihu comenzó a hacer preparativos para irse a la cama.

 

Los pasos eran realmente sencillos. Primero, deambuló por el edificio hasta que encontró a Seo Yuhui, quien acababa de terminar de bañarse en las aguas termales. Luego se abalanzó sobre ella con todas sus fuerzas.

 

“¿H-Huh?”

 

Seo Yuhui se estremeció de sorpresa, pero su reacción no hizo nada para disuadir a Seol Jihu de levantarla y llevarla a su habitación.

 

Dejó a Seo Yuhui en su cama y luego se sentó junto a ella. Su rostro se acurrucó contra el de la derecha y su mano encontró el camino hacia la izquierda. Finalmente, colocó una pierna en diagonal sobre el área entre su pelvis y su muslo.

 

Ahora estaba listo para dormir.

 

“¿De nuevo?”

 

Seo Yuhui sonrió desconcertada y pellizcó ligeramente la mejilla de Seol Jihu.

 

“…Yuhui.”

 

Seol Jihu, que había estado frotando su rostro contra su piel, de repente levantó la cabeza.

 

“¿Sí?”

 

“Tengo algo que quiero decirte.”

 

Sintiendo la gravedad en su tono, Seo Yuhui levantó un poco la cabeza y acercó su rostro al de él.

 

“¿Qué es?”

 

“La verdad es….”

 

 

 

******

 

 

 

Al día siguiente, Seol Jihu partió temprano en la mañana como estaba planeado.

 

Mientras salía del edificio de Valhalla, los recuerdos de los tiempos que había pasado aquí comenzaron a correr por su mente.

 

Ese primer día que llevó a todos a la casa de subastas.

 

La primera vez que conoció a Charlotte Aria.

 

Cuando Little Chick salió del cascarón de su huevo, cuando todos se sentaron en círculo para discutir cuál debería ser su nombre, cuando se emborracharon y festejaron toda la noche….

 

Los recuerdos continuaron inundando.

 

Si Haramark fue donde Seol Jihu comenzó su vida en Paradise, Eva fue donde la terminó.

 

Dejando todo atrás, Seol Jihu se dirigió al templo con un paso despreocupado y una sonrisa.

 

La razón por la que Gula lo llamó fue para dar un aviso.

 

[Finalmente llegamos a una conclusión.]

 

[Decidimos reencarnar en lugar de resucitar a la Deidad Principal.]

 

[Empezaremos de nuevo desde el principio.]

 

[Sin embargo, para que podamos hacerlo, las Siete Virtudes deberán resucitar primero.]

 

La conclusión era que resucitarían las Siete Virtudes como eran, pero resucitarían a la Deidad Principal desde su nacimiento.

 

[Estoy segura de que comprendes por qué llegamos a esta conclusión.]

 

Gula leyó la mente de Seol Jihu y continuó.

 

[Siempre supimos que algún día la Diosa del Parasitismo invadiría este planeta.]

 

[Lo sabíamos, así que la Deidad Principal seguramente también debió haberlo sabido.]

 

[Nos aseguró que no había nada que temer.]

 

[Pero al final, no pudimos evitar el futuro que siempre terminamos.]

 

Porque la Deidad Principal no pudo vencer la tentación de la Reina Parásito.

 

[Cegado por la codicia del ascenso, la Deidad Principal ayudó a restaurar el poder de la Reina Parásito.]

 

[Cuando lo confrontamos sobre este asunto, solo nos dijo: ‘Esto está bien’.]

 

[No mucho después de eso, notamos que la cantidad de Parásitos aumentaba rápidamente.]

 

Fue un error por parte de la Deidad Principal. Su exceso de confianza le impidió darse cuenta de la gran diferencia que era un rango. O tal vez lo sabía, pero decidió ignorarlo por codicia.

 

[Por supuesto, también vimos ese futuro.]

 

[Todo lo que pudimos hacer entonces fue prepararnos para lo que podría suceder a espaldas de la Deidad Principal.]

 

La atmósfera era grave, pero Seol Jihu escuchó con ligereza en su corazón. Esta era solo una historia del pasado y no tenía nada que ver con el futuro.

 

“¿Qué va a pasar con los Terrícolas ahora?”

 

[Lo que a todos les preocupa no sucederá.]

 

Gula respondió simplemente.

 

[Hemos decidido mantener el status quo por el momento.]

 

[Porque otra tragedia puede sobrevenirnos en el futuro. Además, creemos que los Terrícolas son vitales para la reconstrucción y prosperidad de Paradise.]

 

[Al igual que el mundo necesita no solo los Siete Pecados sino también las Siete Virtudes.]

 

Esto era todo lo que necesitaba escuchar.

 

“¿Habrá Zonas Neutrales en el futuro?”

 

[Podemos decidir abrir uno de vez en cuando, pero no, no habrá eventos regulares.]

 

Seol Jihu asintió.

 

“Entiendo.”

 

[¿Está bien?]

 

Preguntó Gula.

 

[Quiero decir, ¿te arrepientes de tu decisión?]

 

“No.”

 

Seol Jihu respondió sin dudarlo.

 

“La verdad es que estoy un poco cansado.”

 

Continuó con una pequeña sonrisa.

 

“Así que he decidido que a partir de ahora voy a disfrutar de mi vida para mí.”

 

[No es una mala idea, pero…]

 

Continuó Gula.

 

[Lo que quise decir fue, ¿no quieres convertirte en un nivel 10?]

 

Los ojos de Seol Jihu se agrandaron.

 

Pronto, una de sus cejas se levantó levemente.

 

“Creo que será mejor que no.”

 

[¿Cómo? ¿Seguir siendo humano?]

 

“Sí, y también… estoy un poco nervioso.”

 

Seol Jihu se lamió los labios.

 

“Si me convierto en un nivel 10, ¿cuál será el nombre de mi clase?”

 

[Bueno—.]

 

“No me digas que va a ser algo como ‘Dios del Mana’.”

 

[….]

 

Gula guardó silencio.

 

“Me detendré aquí, en el Nivel 9 como Lanza Divina.”

 

Seol Jihu chasqueó la lengua como si hubiera esperado la respuesta de la diosa.

 

“Si realmente termino convirtiéndome en ‘Dios del Mana’, podría irme para el lado oscuro y convertirme en la próxima Reina Parásito, así que por favor comprenda.”

 

Él estaba estresado.

 

[…Esta Bien….]

 

Gula, que de hecho estaba pensando en ‘Dios del Mana Dorado’, murmuró con voz abatida.

 

[De todos modos, sobre lo que les dijiste a los demás hoy.]

 

Rápidamente cambió de tema, elevando un poco la voz.

 

[Tú….]

 

Gula leyó la mente de Seol Jihu.

 

[… Tengo muy pocas intenciones de volver.]

 

Parecía decepcionada.

 

“Poco no significa cero.”

 

Seol Jihu no lo negó.

 

“Pero estás en lo correcto. Probablemente no sucederá.”

 

Ya había allanado el camino para que varias razas en Paradise cooperaran entre sí. De ahora en adelante, no habría ninguna razón para que Seol Jihu interfiriera con los asuntos de Paradise a menos que ocurriera otra calamidad, a menos que, por ejemplo, otra especie alienígena intentara invadir Paradise.

 

“Bueno, entonces debería irme ahora.”

 

Seol Jihu se inclinó ante Gula.

 

Pero justo cuando estaba a punto de poner un pie en el camino que conducía al portal….

 

‘Prepárate con antelación…’

 

Seol Jihu se detuvo, recordando lo que Gula había dicho en su cabeza.

 

“Gula-nim.”

 

Se volteó y miró a Gula.

 

“¿Puedo hacerle dos… no, tres preguntas?”

 

[Puedes.]

 

“Dijiste que comenzaste a prepararte para el futuro antes. ¿Eso fue antes de que llegáramos a Paradise o después?”

 

[Antes.]

 

Antes. Seol Jihu repitió dentro de su cabeza y continuó.

 

“¿Pueden tú y los otros Siete Pecados visitar la Tierra?”

 

[Sí, siempre que recibamos permiso.]

 

“Entonces.”

 

Seol Jihu miró rápidamente la estatua de Gula.

 

“¿Has estado alguna vez en la Tierra?”

 

[No, nunca.]

 

“Mm…”

 

Aunque inicialmente confundido, Seol Jihu recuperó rápidamente la compostura.

 

Tiene sentido. Gula no tenía motivos para mentirle, y él mismo no creía que Gula fuera la mujer en su memoria.

 

Recordó que la mujer que conoció en el zoológico cuando era pequeño era… suave.

 

Pero Gula… cuando se convirtió en el Apóstol de Gula, y ella lo abrazó….

 

‘Ella era cálida pero algo plana…’

 

[¿Qué dijiste?]

 

De repente, la voz enfurecida de Gula resonó dentro de la cabeza de Seol Jihu.

 

[¡Qué insolente!]

 

“Pero es verdad.”

 

[¡Tú!]

 

¡FLASH!

 

Un rayo blanco cayó del techo.

 

Pero Seol Jihu lo esquivó con facilidad.

 

“Vamos, no te enojes.”

 

[¡Tú! ¡Tú!]

 

Seol Jihu saltó como un conejo para esquivar el rayo y, a veces, convocó un rayo propio para protegerse mientras corría hacia el portal.

 

“¡Gracias por la diversión!”

 

De espaldas a la diosa, Seol Jihu agitó la mano y saltó al portal.

 

“¡Nos vemos!”

 

[¡Vuelve aquí ahora mismo!]

 

La voz de Gula le llegó demasiado tarde.

 

[¡Tú! ¡Te castigaré en el segundo en que regreses…!]

 

La diosa apretó los dientes y se tragó su ira.

 

Luxuria, que los había estado observando en secreto, se rió en silencio para sí misma.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente
Translate »