Capítulo 4

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“No te ahogarás aunque bajes hasta el fondo, sabes.”

Una agradable voz ondulo en el aire. Su voz sonaba más fuerte de lo normal, quizás debido al hecho de que no se podía encontrar ni un alma cerca.

Poco después, la forma de una persona solitaria salió de la oscuridad y se reveló.

Vestía una blusa blanca pura y nítida, con una chaqueta negra en la parte superior, y la llamada falda gris de línea H que mostraba con orgullo la impresionante figura. Para completar también el aspecto de una mujer de negocios típica, tenía un bolso forrado de cuero.

“Verás, no es tan profundo por aquí, así que a menos que estuvieras planeando jjugar en el agua, entonces …”

Su voz se fue deteniendo a medida que sus palabras se acercaron al final de su oración. Aunque parecía hacerse pasar por una mujer de negocios seria, su forma de hablar era bastante juguetona.

Seol lentamente retiró los pies del agua; al mismo tiempo, la mujer desconocida mostro una leve sonrisa.

“¿Quizás tal vez eres Seol…?”

“¿Quién eres tú?” (Seol)

La mujer decidió no contestar a su pregunta, y en su lugar se acercó a él con un paso tranquilo. Con una mano experta, sacó una tarjeta de negocios y se la entrego.

“Esta soy yo.”

Seol echó un rápido vistazo a la tarjeta.

[Corporación Farmacéutica Sinyoung Directora Kim Hahn-Nah]Cuando Seol no mostró ninguna indicación para aceptar su tarjeta, Kim Hahn-Nah retiró su mano ya que la atmósfera se estaba volviendo un poco incómoda entre ellos. En vez de eso, le entregó un pañuelo.

“Usa esto. Personalmente encontrar a un hombre adulto llorando es demasiado…” (Kim Hahn-Nah)

Una vez más, Seol no aceptó su gesto y optó por limpiarse la cara con sus mangas. Otros podrían haber estado algo molestos por el nivel de alerta de Seol, pero ella parecía estar bastante intrigada por ello.

“Una vez oí que un adicto al juego no se movería ni un centímetro aunque una chica guapa y completamente desnuda se le lanzara hacia él. Supongo que es verdad.”

Seol estudió cuidadosamente el rostro de la belleza inteligente que se esconde detras del par de gafas. Claramente recordaba haberla visto en ese sueño.

Para ser específico, recordó haberla visto durante el comienzo del sueño. Una extraña mujer se acercó a la versión de sus sueños mientras él se sentaba a la orilla del río a beber cerveza; dijo que tenía una gran noticia que compartir con él..

Realmente sonó como una gran noticia. Ella dijo que le permitiría ganar más que suficiente dinero para pagar todas sus deudas y que a pesar de ello aún le quedaría mucho. Y que, si estaba dispuesto a trabajar más duro, también ganaría aún más dinero.

En el momento en que entregó un sobre lleno de dinero, la versión del sueño de Seol quedo completamente fascinado.

Tuvo que firmar el ‘Contrato’ a cambio, pero el Seol de entonces no podría estar más contento. Después de todo, el dinero fácil de repente llego a sus manos. En ese entonces, incluso estaba considerando convertirse en un sujeto de pruebas médicas para ganar dinero rápido y fácil.

Sólo se enteró de que lo jodieron después de firmar sobre la línea de puntos. Lo arrastraron a un lugar del que ni siquiera había oído hablar antes, y resultó que el contrato que firmó era en realidad un contrato de esclavo.

Aunque eso sucedió dentro del sueño, cuando Seol recordó toda la increíble e intolerable crueldad y dificultades que tuvo que soportar, sus dientes comenzaron a rechinar por si solos.

‘No, espera un momento.’ (Seol)

Seol de repente se dio cuenta de algo.

Las cosas que había descartado como un sueño sin sentido estaban sucediendo de verdad delante de sus propios ojos. Cuando llegó a reconocer este hecho crucial, las emociones hirvientes dentro de su corazón se enfriaron rápidamente y su estado de alerta aumentó aún más.

“Estás mucho más tranquilo de lo que esperaba.” (Kim Hahn-Nah)

“?”

“Pensé que podrías mostrar una reacción cuando mencioné las apuestas ahora.” (Kim Hahn-Nah)

Sin duda, desde la perspectiva de Kim Hahn-Nah, su reacción estuvo un poco fuera de sus expectativas. Pero ella no lo sabía – la atención de Seol se centró en otro lugar en ese momento.

“Oh, bueno. Por mí está bien. De esta forma, estoy seguro de que nuestra charla progresará mucho más suavemente” (Kim Hahn-Nah)

“Nuestra charla, ¿verdad?” (Seol)

“Sí. He venido hoy para contarte acerca de una noticia muy importante.” (Kim Hahn-Nah)

A pesar de que ella fue la que dijo esas palabras, Kim Hahn-Nah se estaba riendo con deleite. Mientras tanto, Seol no podía disimular el shock en su cara.

Realmente una gran noticia…

Eran las palabras exactas que escuchó en su sueño. Estaba así de cerca de aceptar ese sueño como la predicción de las cosas que vendrían, en lugar de una tontería al azar ahora.

“Bueno, ahora. ¿Qué tal….?” (Kim Hahn-Nah)

Kim Hahn-Nah bajó lentamente la bolsa de cuero de su brazo derecho al suelo. Cuando la abertura superior se abrió de forma “natural”, el contenido del interior quedó espectacularmente expuesto a la vista de Seol. Los billetes de 50.000 Won estaban perfectamente embalados hasta el borde dentro de la bolsa.

“… ¿Tomaras el dinero? ¿Qué te parece?” (Kim Hahn-Nah)

Ella se puso a trabajar. Lo único que quedaba por hacer era elegir el momento adecuado para lanzar el cebo.

Los adictos a los juegos de azar eran algunos de los tipos más fáciles de atrapar. Sin embargo, siempre ha querido ser lo más perfecta y hermética posible desde el punto de vista humano. Así que eligió esos momentos en los que el objetivo nunca sería capaz de rechazar la oferta.

Y eso fue precisamente hoy.

Kim Hahn-Nah, al ver que Seol parecía encantado con el contenido de la bolsa, se mostró muy confiada en su éxito.

Seol levantó lentamente la cabeza. Las dos manos de Kim Hahn-Nah se juntaron, como para instarlo a apresurarse con su respuesta.

“No me interesa.” (Seol)

“Está bien, y el tipo de juego es … ¿Eh?” (Kim Hahn-Nah)

Kim Hahn-Nah de repente detuvo su oración debido a la estupefacción.

“He dejado de apostar. No me interesa.” (Seol)

Seol puso algo de rigidez detrás de sus palabras, lo que llevó a Kim Hahn-Nah a recuperar la compostura. Ella parpadeó un par de veces, antes de inclinar ligeramente la cabeza.

“¿Aunque pudieras ganar todo este dinero con una sola apuesta?” (Kim Hahn-Nah)

“He dicho que no me interesa.”  (Seol)

“¿Y si te dijera que te daré el dinero, independientemente de los resultados? Si recuerdo correctamente, escuché que la cantidad que debes es bastante ~ demasiado…” (Kim Hahn-Nah)

“Me encargaré de mis propios asuntos, gracias.” (Seol)

“En ese caso, ¿no tienes al menos un poco de curiosidad de por qué actuó de esta manera?” (Kim Hahn-Nah)

“…”

“Te lo contaré todo. Pero a cambio, juega un juego conmigo durante una ronda. Por  supuesto, sin importar el resultado, este dinero seguirá siendo tuyo.” (Kim Hahn-Nah)

Siendo honesto Seol estaba siendo bastante tentado por la oferta.

Incluso a simple vista, pudo ver más de cuarenta paquetes de billetes dentro de la bolsa. Viendo su actitud confiada y franca, parecía digna de confianza, y ciertamente parecía que escucharla al menos una vez no haría daño a nadie.

Pero, justo cuando Seol estaba a punto de asentir con la cabeza, una alarma sonó en su cabeza. Las emociones que aún permanecían en su mente se convirtieron  en un desordenado y desorientador disturbio de rechazo dentro de su mente.

Aun así, no podía negar este extraño sentimiento de atracción, sin embargo, al atravesar esa agitación de emociones confusas y opuestas, Seol sólo podía respirar profundamente varias veces para calmarse.

‘¿Hice casi….? ¿Hice casi algo bastante estúpido ahora mismo?’  (Seol)

No importa lo vívido que fuera un sueño, este se te olvidaría tan pronto despertaras. Sin embargo, si Seol puede recordar a esa mujer incluso ahora, eso solo puede significar que jugó un papel increíblemente importante en alguna parte del sueño. Tenía que ser muy cauteloso ahora.

“Me niego.” (Seol)

¿Oh enserio? Kim Hahn-Nah se susurró a sí misma.

Esa fue sin duda una respuesta inesperada. Ella pensó que él estaría con los dos pies tan pronto como sus ojos se abrieran de par en par al ver el dinero. El Seol del que Kim Hahn-Nah tenía conocimiento era ese tipo de hombre.

Sin embargo, una situación como esa tampoco era algo que no se hubiese dado antes. De vez en cuando, personas como él aparecían, los tontos que se resistían mientras esperaban obtener más beneficios.

Kim Hahn-Nah ajustó su evaluación de Seol en un nivel más alto. A ella no le disgustaba la gente así. Después de todo, tal persona era algo más preferible que aquellos que saltaban de cabeza sin saber lo que estaba pasando primero. Desafortunadamente….

‘Has elegido un oponente equivocado, tonto.’ (Kim Hahn-Nah)

Este no fue su primer encontronazo de ese tipo, por así decirlo. Ella tenía sus propios métodos para tratar con tipos como él.

“Ahora, esto se está volviendo un poco incómodo…” (Kim Hahn-Nah)

Kim Hahn-Nah fingió cruzar sus brazos sobre su pecho mientras presionaba ligeramente el bolsillo interior.

Pronto, se pudo escuchar el sonido de un teléfono vibrando.

“Oh, por favor discúlpame. Necesito responder esto.” (Kim Hahn-Nah)

Sacó su teléfono, y luego, conectó suavemente el auricular.

“Hola, esta es Kim Hahn-Nah. Oh… por supuesto. También estoy negociando con un cliente potencial ahora…. Sí, s´, sí…. Oh, ¿es eso cierto? Supongo que vamos a reclutar a esa persona, ¿entonces?” (Kim Hahn-Nah)

Kim Hahn-Nah miró furtivamente a Seol y luego…

“¡Por supuesto! Está bien. Mi cliente dijo que no está interesado, después de todo. En cualquier caso, lo entiendo. Me retiraré de aquí también.” (Kim Hahn-Nah)

Luego extrajo el auricular y sonrió alegremente.

“Qué casualidad. Escuché que el único espacio restante que quedaba se ocupó justo ahora.” (Kim Hahn-Nah)

Kim Hahn-Nah enfatizó las palabras el único espacio restante.

“Pero, ya que has demostrado tu falta de interés, supongo que no hay nada que podamos hacer ahora. Pido disculpas por quitarle su tiempo. Rezo sinceramente para que logres todo lo que te has propuesto.” (Kim Hahn-Nah)

Kim Hahn-Nah recogió su bolso del suelo y, sin dudarlo, dio media vuelta para alejarse. Sus pasos eran ligeros y aireados.

Ella esperaba que una de las dos cosas sucediera aquí. O bien la detuviera de inmediato o esperara un poco más, antes de correr a toda prisa detrás de ella.

“Espera.” (Seol)

Al escuchar eso, Kim Hahn-Nah sonrió.

“¿Sí? ¿Qué pasa, querido cliente?” (Kim Hahn-Nah)

Giro parcialmente la cabeza, mientras fingía cierta confusión. La expresión facial de “¿Por qué me llamaste?” era simplemente un truco adicional.

“Aunque actuaste un poco fuera de mis cálculos, ¿crees que alguien como tú puede ganar contra mí?” (Kim Hahn-Nah)

Pronto una sonrisa victoriosa se formó dentro de su cabeza…

“Mientras no sea un contrato.” (Seol)

… .Seol abrió lentamente sus labios.

“Mientras no se trate de un contrato, entonces, te escucharé.” (Seol)

Eso fue lo que dijo.

Eso fue todo lo que dijo, pero después de escucharlo, todos los procesos de pensamiento dentro del cerebro de Kim Hahn-Nah se detuvieron. Su boca se abrió y cerró varias veces, mientras ella lo miraba con un par de ojos atónitos.

“… ¿Disculpe?” (Kim Hahn-Nah)

Ella de alguna manera logró procesar una respuesta.

“Me gustaría…” (Seol)

Y su respuesta …

“Me gustaría recibir la Invitación, no el contrato.” (Seol)

…se las arregló para hacer añicos todos los escenarios imaginados en su cabeza.

“… Tú.” (Kim Hahn-Nah)

Su rostro previamente sonriente desapareció de inmediato, como si no fuera nada más que una ilusión. Se quitó lentamente las gafas mientras su expresión se volvía cada vez más fría.

“… ¿Quién demonios eres?” (Kim Hahn-Nah)

La forma en que hablo de nuevo se transformó. Incluso podía sentir una débil hostilidad en su voz.

“Ya sabes quién soy.” (Seol)

Seol también dejó de usar honoríficos, ya que ella también dejo de usarlos. Sus ojos deslumbrantes se volvieron aún más estrechos.

“¿Eres de ese lado de la cerca?” (Kim Hahn-Nah)

“Tu mejor que nadie, sabes que eso no es cierto.” (Seol)

Ella casi terminó reconociendo esa sospecha sin fundamento.

Fue hace aproximadamente medio año, cuando Seol fue elegido como uno de los objetivos potenciales. No había mostrado ningún comportamiento sospechoso durante ese período de tiempo.

Sin embargo, lo más importante es que si hubiese estado del otro lado tan siquiera una vez, entonces el aura inconfundible de la “Marca” debería emanar de él. Sólo eso demostró que Seol no tenía ninguna relación directa con el otro mundo.

Ante una situación que no podía imaginar ni en un millón de años, Kim Hahn-Nah se perdió en cuanto a cómo debía proceder desde ese punto. Ese desarrollo estaba demasiado fuera de sus expectativas.

“¿Esperas que te crea? ¿Cuándo puedes distinguir claramente entre un contrato y una Invitación?” (Kim Hahn-Nah)

“Entonces, ¿qué pasa con eso? ¿Esa “Invitación” es una palabra tabú que no debería haber sido mencionada en primer lugar?” (Seol)

Kim Hahn-Nah solo pudo morderse el labio inferior ante esa descarada respuesta.

“No estoy de humor, ¿de acuerdo? ¿Quién fue? ¿Quién te contactó primero?” (Kim Hahn-Nah)

“Eso realmente no importa, ¿verdad?” (Seol)

Seol cambió deliberadamente el tema.

Las cosas que había hablado hasta ahora eran todas procedentes del sueño, las cosas sobre el contrato y la Invitación, solo las dijo tan pronto como lo recordó. Eso fue todo.

Sin embargo, no había manera de que Kim Hahn-Nah supiera de ese pequeño hecho. Era mejor dejarla que se enfadara por su propio malentendido. Esa era la única arma que Seol poseía y podía ocupar ante esa mujer.

“Lo importante es el hecho de que quiero la invitación, no el contrato.” (Seol)

Kim Hahn-Nah respiró profundamente.

“Maldición. ¿No quieres hablar? Entonces, no lo hagas Tengo curiosidad, pero eso no significa que tenga que escucharlo sin importar lo que cueste.” (Kim Hahn-Nah)

Uno, dos, tres, cuatro….

Kim Hahn-Nah contó internamente, tratando de calmar su mente caótica. Sin embargo, no fue capaz de borrar la sensación de que había sido absorbida por el ritmo de su oponente desde hacía un tiempo.

“Punto y aparte, explícame por qué quieres una invitación.” (Kim Hahn-Nah)

“Obviamente porque no estoy interesado en firmar un contrato y vivir como un esclavo estupido.” (Seol)

La respuesta de Seol fue simple. Las cejas de Kim Hahn-Nah temblaron de ira.

“No, será mejor que me digas por qué debo usar mi preciosa Invitación en un adicto a las apuestas sin valor como tú!” (Kim Hahn-Nah)

Seol dudó un poco.

¿Por qué estaba tratando las cosas que veía en ese estúpido sueño como una realidad? Con ese pensamiento en mente, no pudo evitar preguntarse si insistir en ese asunto era la decisión correcta.

No parecía demasiado tarde ahora; él solo podía decirse así mismo que no le tomara importancia y siguiera fingiendo que nada de eso sucedía. Después de todo, él ya había decidido dejar de apostar. Si consiguiera un trabajo honesto y trabajara duro de ahora en adelante, podría recuperar toda la confianza perdida que la gente tenía en él.

Sin embargo….

Cuando declaró que no estaba interesado en firmar un contrato, la fuerte sensación de “rechazo” que había estado sintiendo hasta ahora desapareció, así tan repente. Sin embargo, la extraña e inexplicable atracción seguía siendo fuerte.

Además, sería una mentira decir que él tampoco tenía curiosidad. También había cosas que tenía y quería confirmar.

Seol recordó la última escena del sueño.

Las emociones de arrepentimiento lo empujaron desde la espalda. Le dijo que fuera a por ello. Solo entonces, Seol podría descubrir por completo de qué se trataba ese sentimiento de rechazo. Para poder ir allí, tenía que rechazar absolutamente la firma de cualquier contrato.

Apretó los dientes y se concentró increíblemente duro para buscar entre sus recuerdos.

“No darme una invitación solo resultaría ser una desventaja para ti.” (Seol)

“¿Qué dijiste?” (Kim Hahn-Nah)

“Usted dijo que su nombre es Kim Hahn-Nah, directora de la Corporación Farmacéutica Shinyoung, ¿verdad?” (Seol)

“¿Y qué?” (Kim Hahn-Nah)

“Esa compañía es demasiado famosa por el desarrollo continuo de nuevos tipos de medicamentos durante los últimos años… Tal vez, ¿tienen algún tipo de conexión sospechosa con ese mundo?” (Seol)

El farol que tiró mientras se sentía medio inseguro aterrizó como una daga. Se dio cuenta, al ver como su expresión se desmoronaba una vez más.

Seol no sabía nada sobre el otro mundo, antes de tener ese sueño. Lo que significaba que la existencia de un mundo separado era un secreto que el público en general no conocía.

Él no sabía si ella se vería obligada a mantener eso en secreto, o aceptaría voluntariamente hacerlo, sin embargo, pensó que era una debilidad que valía la pena explotar. Además, el Seol de ahora era un civil que no estaba sujeto a ningún tipo de obligación contractual, por lo que no tenía que contenerse.

“Sin embargo, no hay necesidad de que camine por ahí gritando a todo pulmón sobre ello. Sabes que el siglo XXI se conoce como la era de la información, ¿verdad?” (Seol)

“¿Me estás amenazando?” (Kim Hahn-Nah)

“¿Y quién estaba tratando de mentir primero, aquí? ¿No estamos en igualdad de condiciones ahora? ”(Seol)

“Qué risible. ¿Crees que alguien te creerá? ¿Creerá las palabras de un adicto a las apuestas?” (Kim Hahn-Nah)

“…Por supuesto, eso podría ser cierto.” (Seol)

Cuando Seol estuvo más o menos de acuerdo con su evaluación sin crear un escándalo, una sensación de inquietud floreció lentamente en su corazón. ¿Por qué estaba tan relajado desde hace un tiempo?

“Pero, ¿pensarán así los de arriba?” (Seol)

De repente, sonidos de dientes rechinando pudieron ser escuchados.

“No puedes ni siquiera hacer que firme un pequeño contrato, y ni siquiera puedes mantener un secreto tan importante… Estoy seguro de que no les gustará mucho.” (Seol)

“¡Hijo de Puta!” (Kim Hahn-Nah)

Finalmente, Kim Hahn-Nah dejó caer su fachada. Seol sabía que estaba jugando con fuego. Bueno, un estafador que se atreve a jugar con fuego, solo puede significar que se encuentra a punto de ondear la bandera blanca, después de todo.

Brevemente pensó en empujarla un poco más, antes de renunciar a la idea. Él la había azotado lo suficiente, así que sería mejor calmarla suavemente ahora. Al final, la decisión final recaía únicamente en ella.

“Por supuesto, yo no quiero hacer nada de eso tampoco. Basta con solo una simple invitación.” (Seol)

Seol retrocedió un paso. Sin embargo, Kim Hahn-Nah todavía seguía rechinando los dientes por la frustación.

“La diferencia entre un Contrato y una Invitación no es motivo de risa, ¿entiendes eso? Puedo completar contratos gracias a mi autoridad, pero una Invitación, no puedo hacerlo.” (Kim Hahn-Nah)

“Entonces, ¿por qué dijiste, tú ‘preciosa invitación’ ahora mismo?” (Seol)

Eres un completo hijo de perra, Kim Hahn-Nah se mordió el labio inferior.

‘Ese… ese maldito dios bastardo. Dijo que llegaría un momento en el que tendría que usarlo. Y entonces, ¿esto es todo?” (Kim Hahn-Nah)

Kim Hahn-Nah procedió a rebajar sin piedad una deidad de otro mundo a nada más que la descendencia de una perra, mientras se rascaba el pelo.

“No te estoy mintiendo. Incluso yo necesito obtener un permiso para una invitación regular.” (Kim Hahn-Nah)

Seol se encogió de hombros. Al encontrarse con su mirada tranquila, su cabeza hirviendo también pareció enfriarse gradualmente. Firmar un contrato era simplemente un negocio. La ‘invitación’ tenía una connotación diferente, pero aún así, se podría decir que también era una extensión de negocios de ese lado de la empresa.

Desde esa perspectiva, Seol logró superar la imaginación de Kim Hahn-Nah. Debería haber sido llamado un verdadero hallazgo en bruto, en lugar de un esclavo desechable. Esa sensación que tenía en ese momento era como si hubiera estado hablando con un veterano que había estado luchado en ese lado durante muchos años.

A pesar de que ella sabía que no podía ser el caso.

Kim Hahn-Nah respiró profundamente varias veces más antes de encender su teléfono. Sin embargo, antes de que su pulgar pudiera presionar el ícono de llamada, una poderosa vacilación logró detenerla.

“Maldita sea, ¿cómo diablos terminé con un * tipo como este*…” (Kim Hahn-Nah)

Cambiar un contrato potencial por una invitación no era una tarea fácil de hacer. No importa cuán astutamente hilara su historia, sería imposible escapar a las preguntas más adelante. Para una mujer centrada en su carrera profesional como Kim Hahn-Nah, no se podía tolerar una irregularidad de este tipo en su historial.

De repente ella le habló, su pulgar todavía se encontraba flotando sobre el ícono de llamada.

“Primero debes aceptar tres condiciones.” (Kim Hahn-Nah)

Pagina Anterior
Pagina Siguiente