Capítulo 3

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“¡¡GASP!!”

Lo primero que observo fue una tenue luz.

Intentó enfocar su mirada borrosa tres o cuatro veces y solo entonces, fue que finalmente pudo figurar la bombilla sobre el techo que dejo encendida en su regreso un poco más temprano ese día.

Seol jadeo y se levantó sin poder controlar adecuadamente su cuerpo, antes de abrazar con fuerza sus rodillas, mientras una sensación de frió se apoderaba de él. Al mismo tiempo, sudor frío lo empapó hasta sus huesos.

“Que era eso…..”

A duras penas se las arregló para limpiarse el sudor de entre sus cejas, sin embargo, no pudo detener el constante entumecimiento y nerviosismo de su cuerpo. Sin embargo, a pesar de eso, su mente era, comparativamente hablando, bastante clara. Era solo que las emociones abrumadoras que latían en su corazón hicieron que le fuera difícil respirar en ese momento.

Forzó a su cuerpo a apoyarse contra la pared en lugar de recostarse de espaldas. Tan pronto como lo hizo, el jadeo reprimido finalmente escapó de sus labios.

“Oh Dios….”

Seol cerró los ojos.

Un sueño.

Tuvo un sueño, un sueño un poco diferente de los que solía tener normalmente. No, hacia eso ‘mucho’.

Se sentía como si hubiera experimentado personalmente todo lo que sucedió dentro de ese sueño. Incluso llegó a sentir las emociones más íntimas durante esos momentos, también.

Mirándolo lógicamente, nada de eso tenía sentido. El sueño mismo contenía cosas que estaban tan alejadas de la vida cotidiana como podía imaginar; el escaso paisaje que presenció intermitentemente era completamente diferente al del mundo moderno que conocía. Incluso llegó a luchar contra criaturas que claramente no eran de origen humano. Con toda probabilidad, ese sueño podría haber sido nada más que un completo disparate.

Pero, ¿qué era eso …? ¿esa ‘sensación’?

La escena que más se quedó adjunta en su cabeza, fue la última parte del sueño. El hombre moribundo… ese hombre lleno de arrepentimiento.

Arrepentimiento, remordimiento, lamento, uff… todas esas emociones desesperadas y lamentables que sintió hasta el último suspiro, no quisieron disiparse, y el corazón de Seol casi se rompió.

Seol abrió los ojos y observo su habitación.

Había mantas descuidadamente arrojadas alrededor; ropa sucia envuelta en cajas de ramen; botellas vacías de licor rodando por el suelo, y paquetes de cigarrillos desechados alrededor.

Toda esa vista le resultaba extraña.

Pronto una migraña ataco su cabeza de repente y casi por reflejo, se levantó y se dirigió al baño con pasos inestables. Llenó la cubeta con agua fría y hundió su cabeza en ella. Casi de inmediato, se sintió mareado.

Cuando ya no pudo contener la respiración, saco la cabeza del agua.

La cara que miraba al espejo le parecía extraña. Sus ojos estaban hundidos, y su tez estaba pálida, parecía un hombre que padecía una enfermedad mortal.

‘Este soy…. ¿realmente yo?’

Lentamente palpo su rostro, mientras la luz regresaba a sus ojos.

Su viejo rostro no estaba por ninguna parta, parecía haber sido reemplazado por uno perteneciente a un adicto que se revolcaba en los fosos del juego y el alcohol. Era como mirar la cara de un hombre moribundo.

Ni siquiera intentó secarse el agua de su cara al salir del baño. Se puso la chaqueta y abrió la puerta principal furioso. Sus entrañas le dolían amargamente, pero pensó que, a menos que metiera algo dentro de ellas, no podría soportar más.

Entró en una tienda de conveniencia cercana, pero nada particularmente llamó su atención. Bueno, no salió de su habitación para tomar un bocado, sino simplemente porque no podía quedarse quieto, después de todo. Se las arregló para comprar una lata de cerveza en su lugar, y dio un largo paseo sin rumbo.

Su andar sin rumbo lo llevó a un lugar debajo de un puente que cruza el río Tancheon. En el pasado, a menudo iba a ese lugar a lamentar su estupidez y su terrible suerte cada vez que perdía dinero en el casino.

Seol se atraganto con la cerveza por la garganta. Sus entrañas gritaban, pero era mejor que nada.

Mientras se sentaba en la orilla del río en completo silencio, las emociones que había estado tratando de ignorar se precipitaron como un maremoto.

‘¿Desde dónde empezó a irme mal?’

Seol miró sin palabras las oscuras aguas de Tancheon.

Fue en la época de la escuela primaria cuando aceptó el hecho de que era diferente a todos los demás.

Él apodó su habilidad ‘Ojos verdes’ y pensó que era uno de los elegidos. Se animó a pensar que tarde o temprano le ocurriría algo especial y fantástico. Mirando hacia atrás en sus recuerdos, esas eran en realidad historias embarazosas de su infancia.

A medida que fue creciendo, aprendió de la manera más difícil que ser diferente de todos los demás no era algo tan bueno como pensaba, y que necesitaba ocultar la diferencia tanto como fuera posible.

A lo largo de sus 26 años, solo pudo descubrir cuatro verdades sobre su habilidad.

Si centraba su atención en sus ojos, los seres vivos y los objetos brillarían de verde.

Entre esas, habría cosas donde el color verde se disiparía gradualmente incluso si se concentraba.

Si algo estuviera en verde, entonces nada sucedería.

Sin embargo, si uno no brillara en verde, o algo más sucediera con la coloración, entonces nada bueno sucedería más del 50% de las veces.

Seol se centró en el punto de ‘50% ‘. Bueno, cuando se analiza desde una perspectiva diferente, es lo mismo que algo bueno puede suceder con probabilidades de menos del 50%, en su lugar.

Escogió el casino para experimentar con esto.

Inicialmente, pensó en el lugar como nada más que un lugar para sus experimentos. Perdió el 60 u 70% del tiempo, pero solo llevaba consigo cien mil won cada vez. Cuando lo perdía todo, se marchaba sin dudar ni arrepentimientos. A pesar de que no estaba contento, su pérdida no era diferente de perder una mensualidad de un estudiante universitario.

El problema era que en aquellos días cuando ganaba algo.

En algunos momentos, incluso logró ganar hasta 5 millones de Won.

Consiguió comer lo que quería comer, compró esa ropa elegante que solo podía babear en sitios web de compras en línea, e incluso reemplazó su computadora por una último modelo. Y, a él todavía le quedaba mucho más.

Consiguió saborear el maravilloso sabor de gastar dinero libremente.

Y cuando lo probó, su vida comenzó a cambiar.

La cantidad de tiempo que frecuentó el casino aumentó explosivamente. La cantidad que trajo también aumentó muchos pliegues. Había olvidado el propósito de la experimentación y se enfocó únicamente en hacer dinero.

Y a medida que su obsesión por los juegos de azar se descontrolaba, su habilidad simplemente desapareció un día. Así de fácil.

No era como si no hubiera advertencias previas. Cuando el uso de su habilidad aumentaba mucho, a menudo le dolía la cabeza. El número de días que no podía dormir también aumentó, hasta que comenzó a sufrir insomnio. A medida que su condición empeoraba, la habilidad que podía ocupar con un simple pensamiento necesitaba unos minutos solo para que apareciera tan siquiera una pequeña iluminación de verde.

Y, finalmente, después de un tiempo dejo de funcionar. Después de eso, ya no podía “ver” verde, incluso después de concentrarse durante horas y horas.

Perdió su habilidad durante la persecución de su codicia. Sin embargo, no pudo dejar de jugar.

…Después de todo, él ganó dinero a través de él. Por lo tanto, tal vez podría capaz recuperar todo, si pudiera ganar una vez más…

Ignoró y menospreció a todos los que intentaban hacerle entrar en razón. Ya era un adicto al juego en ese entonces. La satisfacción que sentía al ganar era más dulce y más adictiva que cualquier otro placer conocido por los hombres.

A partir de ahí, la vida de Seol tocó fondo.

Y entonces, y entonces…..

Seol apretó los dientes. De repente, su mente vaciló y los pensamientos rebosantes de orgullo sin fundamento y desafío imprudente que gritaban “¡No debería sentirme culpable de esta manera! ‘Inundaron su mente.

Pero, cada vez que eso ocurría, las emociones crudas que sentía durante el sueño se precipitaban y los aplastaban brutalmente a todos.

Pronto recordó el evento donde hizo llorar a Yu Seon-Hwah en la mañana. Y pronto otra poderosa ola de emociones lo ataco, lo suficiente como para marearlo por completo.

…. Un hijo de Puta ….

“No….”

La lata de cerveza se resbaló de su mano y cayo al suelo, derramando el líquido dorado de su interior.

‘¿Por qué hice eso?’

El joven escondió su rostro con vergüenza. Puso fuerza en todos sus dedos para rascarse la cara locamente.

‘¡¿Por qué hice algo así?!’

Él no debería haber hecho eso. No debería haber dicho esas cosas.

“Dios mío…”

Su corazón se sentía como si se estuviera desgarrando en millones de pedazos. En lugar de disiparse de su conciencia, esas emociones que sintió durante el sueño se incrustaron aún más en su mente. Las emociones de arrepentimiento se sintieron más allá de lo amargo mientras le cortaba el corazón sin piedad; sus ojos se calentaron y humedecieron por el dolor.

Ahora entendía la verdad. El él ahora, él después de perder la habilidad de “ver” el verde, era solamente un simple bastardo sin valor, sin cualidades redentoras en lo absoluto.

‘¡¡Si solo nunca hubiera tenido esa habilidad estúpida para empezar!’

En el momento en que reconoció ese hecho…

En ese momento, Seol pudo sentir la persistente escoria de orgullo siendo limpiamente barrida de su sistema.

“Keu… huhhuhuh…”

De repente, una risita escapo de sus labios. Lentamente, se hizo cada vez más y más fuerte, lo suficientemente fuerte como para abrir sus pulmones. Poco a poco, aunque… la risa al final se convirtió en sollozos de dolor.

” Sob… lo siento mucho….”

Sintió remordimientos por todo lo que hizo. Sintió el pecho apretado.

“Lo siento, Seon-Hwah…”

Hoy, este joven adulto lloró como un bebé recién nacido.

‘Es…. es mejor morir que vivir de esta manera.’

Había estado viviendo como una basura. Había afectado gravemente las vidas de todos los que se preocupaban por él. ¿Qué tan decepcionados estaban? ¿Qué tanto los lastimó con sus estúpidas acciones? Al igual que lo que su hermana pequeña le dijo, a la larga hubiera sido mejor quitarse la vida por todos los demás.

Seol se levantó lentamente de su lugar. El agua del río fluctuando lentamente parecía tan atractiva en ese momento.

Caminó hacia él en trance, antes de mirar hacia el río. Sus lágrimas todavía fluctuando cayeron sobre la superficie, creando pequeñas ondulaciones.

Y entonces, sus piernas sutilmente temblorosas entraron en el agua fría, mientras miraba ferozmente al río.

Fue entonces.

“!!!”

De repente, el color del río cambió.

Desde el área donde estaban los pies de Seol, o, más específicamente, desde las ondulaciones creadas por sus piernas, el ‘verde’ impregno lentamente hacia afuera.

Era como si alguien hubiera dejado caer una gota de pintura en el agua clara. Pronto, el color se extendió gradualmente. El color olvidado, la luz perdida durante mucho tiempo, se extendió por todas partes con prisa.

No solo no se detuvo en la orilla del río, sino que se extendió también sobre los pilares de apoyo y, finalmente, hasta el resto del puente. El lugar en el que había estado sentado revolcándose de culpa justo hace unos instantes fue el siguiente, y luego hasta el cielo.

El mundo entero se tiño de verde, igual que cuando era un niño.

Seol solo podía ver ese alboroto de color verde danzante que se desarrollaba en todas partes con un par de ojos llorosos. No podía creer lo que estaba sucediendo en ese lugar de repente.

“Esto, esto es…”

Seol permaneció allí como un hombre golpeado por un trueno durante mucho tiempo, antes de que conscientemente apartara su conciencia. El mundo recuperó sus colores originales de inmediato. Cuando volvió a concentrarse, volvió el color verde.

Su habilidad….

“… ¿regreso?”

Justo como desapareció tan bruscamente hace tantos años.

“¡¿Realmente regresó?!”

Entonces, tan abruptamente como antes, regreso.

“Pero, pero ¿por qué?”

Él intentó arduamente restaurar su habilidad en el pasado. La sensación de pérdida que sintió ese día cuando desapareció no podía ser descrita con meras palabras.

A pesar de todo, ¿qué causó que se activara de nuevo?

Pronto, recordó el misterioso sueño una vez más.

Ahora que pensaba claramente, el hombre en sus sueños también usaba la misma habilidad que él.

Seol trató desesperadamente de recordar el comienzo del sueño ahora.

“………”

Pero pronto, determinó cautelosamente que no podía haber una conexión con ello. No importaba lo duro que reflexionara, todo el asunto no tenía ningún sentido lógico.

Tal vez, su deseo subconsciente de recuperar su habilidad perdida fue el detonante que lo reactivó. Eso era en realidad más realista y más fácil de digerir.

‘Pero… espera.’

Sin embargo, por otro lado, ese sueño era de hecho un sueño extrañamente realista. Incluso el principio fue con el hombre sentado en las orillas del río Tancheon, lamentando sus elecciones de vida mientras bebía cerveza.

Igual que en ese momento.

Entonces.

A medida que Seol caía más profundamente en su recién descubierta confusión, podía escuchar los distintos golpes de tacones altos que golpeaban las piedras que cubrían el suelo.

Escuchando ese extraño andar rítmico, sus nervios se tensaron. Su mirada se desplazó automáticamente hacia el origen del sonido. Y allí, Seol definitivamente podía verlo.

De todas las partes todavía teñidas de verde, la luz brillante se desvanecía gradualmente en un área.

Era en la dirección donde los tacones altos se aproximaban.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente