Capítulo 2 – Un Hijo de P*rra (Parte 2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

“Tengo que encontrar algo de capital para poder regresar a ese lugar.” (Seol)

Seol deambuló en frente de la Estación Nonhyeon por un tiempo, tratando de pensar qué hacer a continuación, antes de finalmente hacer su movimiento.

Parecía estar rodeado de enemigos y obstáculos por todos lados, sin embargo, aún había una pequeña colina que podía subir en busca de ayuda.

*******

La alarma sonó. Señaló la hora, las cinco y media de la mañana. Yu Seon-Hwah abrió lentamente los ojos, y como si el descanso de la noche hubiera refrescado su alma, soltó un bostezo grato y extendió por completo sus extremidades.

El sol tempranero de la mañana, logro filtrarse más allá de las cortinas, iluminando brillantemente un pequeño marco de fotos que descansaba sobre el escritorio del dormitorio.

Era una foto antigua con siete personas, incluyendo a Yu Seon-Hwah y su hermana menor. Una delgada sonrisa floreció lentamente en sus labios mientras miraba la foto.

En la foto…. allí estaba Seol ahjussi con una expresión rígida y tensa, el poseía un corazón cariñoso insuperable; su esposa, que siempre trató a Yu Seon-Hwah y a su hermanita pequeña como sus verdaderas hijas, asegurándose de que las hermanas tuvieran todas sus necesidades diarias bien atendidas.

Sin embargo, no solo eran ellas dos. También estaban tres hermanos. Seol estaba allí; el hijo mayor, Seol Woo-Seok, quien se parecía más a su padre con esa expresión rígida y fría, pero quien también poseía un corazón genuinamente cálido; la última niña nacida, Seol Jin-Heui, con su personalidad abierta y extrovertida. Y luego….

Un joven de aspecto amable con una sonrisa suave en medio de los dos. Allí estaba ella, apoyando la cabeza en los hombros de ese joven, con una sonrisa tan radiante.

“…..”

Mientras miraba la foto, una muestra de disgusto se deslizó en su tez. Cuando alzo su teléfono para mirar la hora, la sombra mostrada sobre su expresión se volvió cada vez más fruncida.

***********

“¿Ya te vas? ¿Por qué al menos no tomas una taza de café antes de irte?” (Yu Seon-Hwah)

“Yo también quiero hacer eso, hermana. Pero, realmente tengo que irme ahora. Necesito entregar ese maldito proyecto antes de que acabe el día.”

“Okay, está bien. No has olvidado nada, ¿verdad?” (Yu Seon-Hwah)

“¡Es enserio! Ya no soy una niña pequeña, ¿sabes? ¡Está bien, ya me voy! ¡Adiós!”

La puerta principal se cerró, y las pisadas apresuradas de la hermana pequeña que resonaban en el pasillo se fueron alejando gradualmente.

Quedándose sola, la cara de Yu Seon-Hwah mostró una pequeña sonrisa mientras terminaba su desayuno. Tal vez infectada por la energía de su hermana y su actitud positiva, se sintió más motivada que de costumbre por la mañana. Además…. durante los últimos días, las cosas iban tan bien que a menudo tenía que hacer una pausa para preguntarse si no estaba viviendo en un sueño o algo así.

Pero a pesar de todo, ella estaba definitivamente feliz. Si ella fuera a ignorar una sola cosa, eso sería…

Después de terminar el desayuno, comenzó a empacar su lonche con las sobras.  Sin embargo, pronto escuchó pasos que se acercaban gradualmente en el corredor, no pudo evitar reírse. Hubo un golpeteo apresurado en la puerta principal. Tuvo el presentimiento de que algo así sucedería, así que rápidamente abrió la puerta.

“Te lo dije. ¿No te pregunté si tú…?” (Yu Seon-Hwah)

Yu Seon-Hwah estaba a punto de sermonear a su hermana pequeña, cuando se congelo en el acto.

“Pensaste que era Seung-Hye, ¿verdad?” (Seol)

La persona que estaba frente a Yu Seon-Hah no era su hermana pequeña. El hombre llevaba un conjunto desgastado y en mal estado de ropa, y casi como si no se hubiese bañado en semanas, apestaba como una alcantarilla bloqueada, también. Además, tenía bolsas oscuras bajo sus ojos, como si hubiera soportado otra noche más sin dormir.

“Tú…. ¿Por qué estás aquí? ”(Yu Seon-Hwah)

“Hola. ¿Cómo estás? Ha pasado un tiempo, ¿no? Oh, increíble. No importa cuando aparezca, este lugar siempre se mantiene limpio y ordenado.” (Seol)

Seol se abrió paso hacia adentro del apartamento y miró alrededor, antes de ver los restos del desayuno en la mesa del comedor. Luego, extendió la mano con las manos sucias, se metió un poco la boca y asintió con la cabeza en señal de agradecimiento.

“Sabe realmente bien. De todos modos, me estaba muriendo de hambre, así que esto es perfecto. Oye, dame de desayunar.” (Seol)

“………..”

“Te dije, dame de desayunar.” (Seol)

“¿Quién te dijo que entraras?” (Yu Seon-Hwah)

Los ojos de Seol se abrieron de par en par después de sentir la hostilidad en su voz.

“¿Qué pasa?” (Seol)

“Esta es mi casa, no la tuya. Acabas de entrar por la fuerza en la casa de otra persona, ¿no entiendes eso?” (Yu Seon-Hwah)

“¿De qué estás hablando? Además, ¿desde cuándo este lugar es tuyo? Sé muy bien que mi padre pagó el depósito para este lugar.” (Seol)

“¿Ya le pagué por completo, pero en serio vienes hablar del ‘depósito’? ¿No sabes cuánto tiempo ha pasado desde que me hice cargo de esa deuda? Además, incluso si ese fuera el caso, no tienes derecho a estar aquí.” (Yi Seon-Hwah)

“… Oye, oye. ¿Por qué te comportas así? Especialmente después de lo nuestro y todo eso?” (Seol)

“¿Después de lo nuestro? ¿Es en serio?” (Yu Seon-Hah)

La voz de Yu Seon-Hah se volvió aún más fría.

“Deja de soñar despierto. Ya no tenemos ninguna historia. No tengo ninguna relación contigo. Ninguna en absoluto.” (Yu Seon-Hwah)

Sus palabras finalmente fueron más allá de la frialdad, estaban más dentro de un territorio venenoso.

Sus ojos giraron lentamente dentro de sus cuencas, antes de que suspirara enormemente. Luego, con un ligero Oopsie , se acostó en el suelo de la sala de estar.

“Sólo dame algo de comer, ¿quieres? Me estoy muriendo de hambre aquí. Me costó mucho llegar hasta aquí, ¿sabes?” (Seol)

“¡¡Oye!! No te seguiré la corriente, así que levántate. ¡Levántate y márchate! ¡Antes de que llame a la policía!” (Yu Seon-Hwah)

El joven, Seol, resopló burlonamente. Sin embargo, cuando Yu Seon-Hwah realmente sacó su teléfono para llamar a la policía, se puso de pie rápidamente.

“N… no exageremos las cosas, hablemos. Solo hablemos. Vine aquí porque tengo algo que decirte. Honestamente.” (Seol)

“No tengo nada que decirte. Si realmente quieres hablar conmigo, entonces, ve a ese estúpido casino ahora mismo y pídele a las personas de seguridad de allí, que te prohíban ingresar a ese lugar primero. Solo entonces, pensaré en hablar contigo otra vez.” (Yu Seon-Hwah)

“Oh, vamos ahora…. ¿Por qué son tan serios?” (Seol)

Sentía que su corazón podía explotar por toda la frustración y angustia acumulada. Yu Seon-Hwah cerró los ojos con fuerza. Bajó la cabeza y respiro profundamente.

“… Vete.” (Yu Seon-Hwah)

“Pequeña. ¿De verdad seguirás actuando como…?” (Seol)

Antes de que él llegara al final de su oración, ella gritó lo suficientemente fuerte como para perforarle los tímpanos. Finalmente, ya no pudo contener la rabia reprimida y explotó.

“¿Crees que no sé por qué estás aquí?! Viniste aquí para pedir más dinero, ¿no?!” (Yu Seon-Hwah)

Seol se estremeció cuando ella dio justo en el blanco.

“Hey, hey. ¿Qué estás…“ (Seol)

Tímidamente trató de sonreír y murmurar para salir de esa situación. Desafortunadamente, un evento similar a ese ya había sucedido antes. Y no solo una o dos veces, tampoco.

Solo hacía cuatro meses, cuando él vino a verla. Se puso de rodillas, se frotó las manos desesperadamente durante horas y se disculpó. Ella decidió confiar en él en ese entonces.

Viendo esa fea e incluso hasta cobarde sonrisa en su rostro, los sentimientos de repugnancia que Yu Seon-Hwah previamente no había mostrado brotaron de repente dentro de ella.

“No puedo y no te daré ni un centavo. Ya no  más. ¿Qué me dirás entonces? ‘Vamos a empezar de nuevo, juntos’. ¿En serio? ¿Crees que soy una idiota? ¡¿Qué es lo que pasa, no fue suficiente para ti gastarte la última vez nuestro deposito¡” (Yu Seon-Hwah)

Yu Seon-Hwah le gritó sin cesar, antes de respirar profundamente.  Pronto de su garganta una tos seca salio, junto ronquidos por sus breves estallidos gritos de ira.

Seol se quedó allí, totalmente aturdido. Por fuera, parecía haber olvidado lo que quería decir gracias a su enfadada actitud, pero al mirarla más de cerca, tenía una delgada pero cruel sonrisa en sus labios.

“Sabes, he sido un tipo amable y paciente hasta ahora, ¿pero empiezas a actuar así? Pequeña desagradecida, Perra…” (Seol)

Los pensamientos culpables de Yu Seon-Hwah de ‘¿Me he ido por la borda justo ahora?’ Duró solo un breve segundo después de escuchar eso. Incluso dudó de sus propios oídos por un momento allí.

“Qué.…¿Cómo me llamaste?” (Yu Seon-Hwah)

“Huh.¿Tus oídos tienen cero o algo así? Hey, tú. ¿Crees que soy un tipo fácil deshacer? Maldita sea….” (Seol)

Esta fue la primera vez que lo escuchó maldecir de esa manera. Ese repentino shock mental hizo que su mente se quedara en blanco.

“Sabes, no deberías estar actuando así conmigo. Quiero decir, cuando estabas pasando por tanta mierda y dificultades, te aferraste a mí como una mosca muerta, pero ahora, ¿eres así? No estoy tratando de sonar como un bastardo o algo así, pero ¿Olvidaste que yo cuide de ti durante la secundaria y preparatoria? Hmm ¿Olvidaste aquellos días en los que perdías el tiempo vagando por las calles a altas horas de la noche, llorando con ganas de querer ver a tus padres muertos? Todavía recuerdo aquellos días en que tu hermanita venía a mí, llorando y preguntándome dónde estabas y tenía que salir a buscarte toda la noche.” (Seol)

Un vil y asqueroso sabor obstruyó la garganta de Yu Seon-Hwah. Trató de retenerlo, pero en su lugar, sus ojos se volvieron más húmedos y calientes por esa sensación de traición que la golpeaba en el estómago.

“¿Recuerdas cuando no tenías dinero pero querías ir al extranjero a estudiar? ¿No pospuse mi regreso a la escuela, solo para que pudieras usar mi cuota de admisión como si fuera tuya? Y después de que te fuiste del país, ¿no te seguí enviando más dinero del que ganaba con los trabajos a tiempo parcial que asumí, para que no murieras de hambre allí?” (Seol)

Todo eso ocurrió.

Para perseguir su sueño, quería estudiar en el extranjero, pero la realidad era que estaba atada al dinero y era un sueño imposible.

Ella no podía contarle a nadie sobre sus problemas y seguía sufriendo en agonía todos los días. Pero ese joven delante de ella dio un paso adelante para apoyarla en ese entonces.

Ella estaba tan agradecida por su sacrificio. Y ella también se sintió muy mal por eso, debido a que tuvo que retrasar su regreso a la escuela, para que usara ese dinero para ayudarla.

Él era ese tipo de persona. Era confiable, se preocupaba más por ella y, básicamente, era también su pilar más importante de fuerza. Cuando entraron juntos en la misma universidad, y él se le confeso poco después… se sentía como si estuviera caminando en la nube nueve.

Ella lo amaba tanto. Cuando ellos prometieron pasar el resto de sus vidas juntas, ella pensó que nada podría salir mal para ellos en ese mundo y que su felicidad duraría por siempre.

Pero….

¿Cómo pudo una persona terminar así? ¿Qué fue lo que paso para arruinar a un hombre así hasta tal punto?

Yu Seon-Hwah se quedó allí parada temblando como una hoja solitaria en un árbol. Ella olfateó suavemente, antes de levantar bruscamente la cabeza. Su expresión mostraba que había logrado recuperar algo de calma, pero sus fosas nasales y ojos estaban húmedos e hinchados todavía.

“… Tú, hijo de p*rra.” (Yu Seon-Hwah)

“Q, ¿qué?” (Seol)

Seol dejó de fingir ira y comenzó a tartamudear en su lugar. En lugar de enojarse, se quedó estupefacto. ¿Por qué? Porque, él sabía cuánto odiaba maldecir ella. Ella nunca había pronunciado una sola maldición en toda su vida.

“¿Cuánto fue?” (Yu Seon-Hwah)

Su voz ligeramente llorosa sonaba determinada. Era como si finalmente se hubiera decidido.

“Uh?” (Seol)

“¿Cuánto fue? El dinero que me diste cuando fui al extranjero.” (Yu Seon-Hwah)

“Uhm …. La cuota de admisión fue como de ¿500 mil? ¿Y de los empleos de medio tiempo, probablemente alrededor de 200 mil?” (Seol) (TL: en moneda coreana).

“Le pagaré la cuota de admisión a tu papá. Podría haberte dado el dinero, pero era el dinero de tu padre para empezar. En cuanto a los 200, aquí está.” (Yu Seon-Hwah)

Yu Seon-Hwah habló bruscamente como si estuviera escupiendo llamas con cada palabra e inmediatamente encendió su teléfono.

“Lo envié. Son exactamente 200 mil, así que compruébalo.” (Yu Seon-Hwah)

Seol dejó escapar una tos falsa y cautelosamente saco su teléfono. Después de verificar su saldo bancario, no pudo evitar sonreír de alegría.

“Wow, tienes mucho dinero ahora, ¿no? ¿Cuánto ganas al mes?” (Seol)

“¿Ya terminamos?” (Yu Seon-Hah)

De alguna manera logro decir esas palabras, aún con más sollozos. Escuchando sus palabras tristes, el sentimiento de deleite huyó de la mente de Seol casi de inmediato. Pero, aún así, se encogió de hombros después de dirigir su mirada hacia ella.

“Bien. Nunca te pedí dinero, ¿no? Si otros te escuchan, podrían pensar que estoy tratando de robarte o algo así.” Seol)

“…He terminado de pagar toda la deuda con esto. ¿Cierto? ¿Cada centavo?” (Yu Seon-Hwah)

“Bueno… uh, supongo?” (Seol)

“Si eso es todo, entonces vete. No tenemos nada que nos ate ahora. Ni siquiera una deuda.” (Yu Seon-Hwah)

“¿Vas a empezar de nuevo?” (Seol)

Al final, Yu Seon-Hwah no pudo aguantar más, y cayó de rodillas al suelo. Al verla desesperadamente contener sus lágrimas de nuevo, Seol peino ásperamente su grasiento y despeinado cabello.

“Bien, bien. Me voy.” (Seol)

Seol todavía tenía sus zapatos puestos; salió apresuradamente del apartamento como si fuera un ladrón escapando de la escena del crimen, temiendo que sus malas acciones fueran expuestas. Sin embargo, su sentido de logro después de obtener el dinero solo duró unos pocos segundos.

*Por un lamentable lamento de mujer*

Cuando escuchó el gemido moderado pero desconsolado que venía de detrás de la puerta cerrada, Seol de repente se sintió como una mierda.

Salió corriendo del edificio y miró a los cielos. Como de costumbre, el cielo de la mañana era azul. Era un día tan claro y sin nubes, que logró despertar una profunda sensación de malestar en su corazón.

Entonces, toda la fatiga acumulada que había olvidado lo inundo.

Llenó su estómago vacío con comida comprada en una tienda de conveniencia y regresó a su habitación alquilada. Después de encender la luz, cayó directamente sobre la manta polvorienta y cerró los ojos.

…Una cantidad de tiempo desconocida pasó.

El sol del mediodía finalmente se había movido hacia el oeste, y el brillo ámbar del horizonte estaba a punto de ser tragado por la oscuridad que lo invadía.

Wuoong!

De repente, una vibración borrosa zumbó en el aire, y luego se formaron ondulaciones circulares en ese mismo lugar.

Las ondas se fueron acumulando gradualmente hasta llegar a un único punto, y luego, en un instante, se transformaron en un objeto azul. Y como si se tratara de un amante que se despidiera de su esposo, cayó suavemente sobre la frente de Seol, que dormía.

No tardó mucho, pero el objeto azul se hundió lentamente debajo de su piel como si se estuviera hundiendo bajo la superficie del agua.

Y entonces, sucedió.

Retroceder.

Su cuerpo semi-muerto, que aún dormía, tembló y se estremeció de repente.

“!!”

Seol abrió abruptamente los ojos.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente