Capítulo 10 – El gran grupo de seres humanos (2)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

[Un nuevo usuario ha sido registrado.]

¡¡Clang!!

Acompañados por ruidos metálicos opacos, los extremos puntiagudos de las espigas metálicas se separaron del techo casi inmediatamente, y después, se replegaron hacia el piso de abajo con una velocidad aún mayor. Tan pronto como esas puntas de metal desaparecieron, el espacio de enfrente se convirtió en un pasadizo abierto por el que podían entrar.

“Q, ¿qué demonios acaba de pasar? ¿Qué hiciste?” (Hyun Sahng-Min)

Hyun Sahng-Min estaba lleno de preguntas mientras intentaba seguir a Seol y pasar.

¡Slam!

“Huh?!”

Sin embargo, tan pronto como Seol pasó por delante, las espigas volvieron a subir y se lanzaron contra el techo una vez más. Por lo que Hyun Sahng-Min se alejó,y se aferró a la barrera de espigas gritando alarmado.

Seol también cayó en un estado de confusión, sin embargo, vio un botón rojo montado en la pared interior cerca de la barrera. Rápidamente lo apretó, y la barricada metálica crujió ruidosamente antes de volver a replegarse, justo como sospechaba que lo harían.

“Dayum…. Siento como si hubiera perdido diez años de mi vida por un shock mental ahora mismo.” (Hyun Sahng-Min)

Hyun Sahng-Min se apresuró a pasar la barricada y se frotó el pecho para calmar su palpitante corazón.

[El Sr. Hyun Sahng-Min ha llegado a la sala de espera del segundo piso.]

Oyendo eso, Seol se estremeció un poco. Lo tomó desprevenido, se había olvidado de los anuncios automáticos de llegada.

Cuando echó un vistazo a Hyun Sahng-Min, sólo estaba exhalando suspiros de alivio, aparentemente sin darse cuenta del anuncio todavía. Seol pensó que era posible perderse el mensaje debido a los gritos, así como a la apertura y cierre de la barricada metálica.

“¡Oh! Así que finalmente han llegado…. Uh?” (Kahng Seok)

Kahng Seok agitó su mano hacia Seol, sin embargo, cuando vio a Hyun Sahng-Min, su frase se detuvo.

“….Que demonios. ¿Decidieron ayudarse el uno al otro?” (Kahng Seok)

Hyun Sahng-Min levantó la cabeza después de escuchar el tono de voz bastante infeliz de Kahng Seok.

“¿Qué hay de ti, entonces?” (Hyun Sahng-Min)

“Bueno, como puedes ver. Llegamos aquí hace mucho tiempo.” (Kahng Seok)

Kahng Seok guiñó el ojo de forma juguetona.

Seol miró a su alrededor y encontró a Lee Hyung-Sik y Jeong Min-Woo también.

La llamada sala de espera le recordaba a cualquier corredor regular que uno pudiera encontrar en una escuela intermedia o secundaria. Con la excepción de las vigas de acero que bloqueaban las ventanas, todo lo demás parecía igual. Al final del pasillo a la izquierda, había otra puerta, mientras que a la derecha, un muro sólido.

“El lugar es como una prisión…. Ese monstruo no puede entrar aquí, ¿verdad?” (Hyun Sahng-Min)

“No puede. No sé por qué, pero parece que esa cosa no puede pasar la barricada metálica. Sin embargo, no se sabe lo que sucederá si no hay barricadas.” (Kahng Seok)

Kahng Seok contestó con indiferencia. Mientras tanto, Hyun Sahng-Min asintió con la cabeza, antes de preguntar en voz baja.

“En ese entonces…. ¿te las arreglaste para abrir la puerta?” (Hyun Sahng-Min)

“No ‘se abrió’, sino más bien ‘rota’. “Gracias a alguien que tiro piedras y macetas por todas partes.” (Kahng Seok)

“¿Me estás culpando de algo?” (Hyun Sahng-Min)

La voz de Hyun Sahng-Min era helada. Kahng Seok levantó las cejas, antes de sonreír suavemente.

“¡De ninguna manera! Te lo dije antes, ¿no? No me importa lo que hagas, a menos que nos involucre a los tres. Siempre y cuando no nos lo impidas de ninguna manera, está bien.” (Kahng Seok)

“……..”

“Hmm. ¿Quizás soné un poco grosero ahora mismo? Lo siento por eso. Siempre soy así….. Bueno, no hay razón para que nosotros, invitados nos enfrentemos unos con otros, ¿no?” (Kahng Seok)

“….Eso es cierto.” (Hyun Sahng-Min)

“¡Muy bien! Como disculpa, les daré una información interesante.” (Kahng Seok)

Incluso Seol cambió su atención a la dirección de Kahng Seok después de escuchar el término,’info’.

Los labios de Kahng Seok temblaron cuando se dio cuenta de que nada más y nada menos que ese ‘Sello dorado’ le estaba prestando atención. Su postura se volvió de repente un poco más rígida y arrogante que antes.

“Ahora mira con atención. Este es el pasaje por el que pasamos, ¿de acuerdo?” (Kahng Seok)

Kahng Seok señaló a su espalda, y luego apretó un botón en la pared. Las espigas de metal se retrajeron hasta el suelo, antes de volver a levantarse. Hyun Sahng-Min murmuró en voz baja.

“Así que no es por fuera, sino por dentro…” (Hyun Sahng-Min)

“¡Así es! Ahí es donde se pone interesante.” (Kahng Seok)

Kahng Seok aplaudió.

“En pocas palabras, esta entrada se convirtió en mía en cuanto entré por primera vez. Sólo yo puedo abrir o cerrar la barricada.” (Kahng Seok)

“¿Qué?” (Hyun Sahng-Min)

“Sólo lo descubrí después de entrar aquí. Al primero que entre por la barricada se le da el derecho de controlarla. Una persona por cada barricada.” (Kahng Seok)

“¿Cómo puede eso tener sentido?” (Hyun Sahng-Min)

“¿Por qué no intentas presionar el botón para averiguarlo?” (Kahng Seok)

Kahng Seok se hizo a un lado, permitiendo a Hyun Sahng-Min apretar rápidamente el botón de la pared. Pero, no hubo reacción de la barricada. La presionó por segunda vez, luego por tercera vez y muchas más veces después, pero las espigas de metal no se movieron ni un centímetro.

Aún con la mitad de dudas, los ojos de Seol se dirigieron hacia el mapa del teléfono, y tardíamente se dio cuenta de algo. De los seis iconos azules que parpadeaban alrededor de la sala de espera del segundo piso, cuatro se habían vuelto rojos. Sólo uno era rojo cuando estaba en la sala del club.

“¿Era necesario hacer suyas tres entradas?” (Seol)

“¿Oh? ¿Cómo te diste cuenta de eso ya?” (Kahng Seok)

La pregunta de Seol hizo que Kahng Seok se sorprendiera visiblemente.

“¿Cuál es el problema? ¿No crees que se pondrá más interesante más tarde? Oh, cierto. ¿Qué tal si haces tuya la otra?” (Kahng Seok)

Kahng Seok miró fijamente a Hyun Sahng-Min y señaló hacia otra barricada en el lado opuesto.

“Bueno, todos los pasajes de este lado nos pertenecen ahora, así que deberías tomar uno de ese lado de allí. Todo lo que tienes que hacer es agarrar la espiga. Simple, ¿verdad?” (Kahng Seok)

Parecía que Hyun Sahng-Min estaba debatiendo en silencio sobre ello. Miró a hurtadillas a Seol, y luego agitó lentamente la cabeza.

“Yo… voy a pasar. Estoy bien con simplemente estar aquí y todo eso.” (Hyun Sahng-Min)

Él y Seol encontraron un buen lugar para ellos y se establecieron.

“Oh bien. Haz lo que quieras.” (Kahng Seok)

Kahng Seok y sus dos lacayos también se sentaron, pero pronto tuvieron que volver a levantarse. Porque Hyun Sahng-Min sacó un nuevo paquete de cigarrillos. El trío se acercó y rogó por un cigarrillo, así que le dio uno a cada uno mientras decía que esto era por proporcionar la información.

Y entonces, cuando Seol estaba escarbando en sus propios bolsillos para encontrar un cigarrillo también, Hyun Sahng-Min le presentó un paquete entero.

“¿Qué tal si fumas esto?” (Hyun Sahng-Min)

“Uhm….” (Seol)

“Vi antes que se te acabaron, así que hice las valijas en la tienda.” (Hyun Sahng-Min)

Hyun Sahng-Min susurró en voz baja y le dio el visto bueno a Seol.

Muy pronto, el pasillo se llenó con el humo azul que salía de los cinco hombres.

Ahora que la mayor parte de la tensión había desaparecido, la vista de Seol se nubló lentamente y sintió como sus párpados se habían vuelto mucho más pesados que antes. No era como si tuviera que soportar toda la noche, sin embargo, se sentía bastante somnoliento. Esto se debió probablemente a la fatiga acumulada por el uso excesivo de su capacidad.

‘¿Dormir un rato, o no?’ (Seol)

Les quedaban más de tres horas hasta el límite de tiempo.

Parecía que el sueño era el mejor medio para enfriar sus ojos y cerebro sobrecargados de trabajo. Sabía que no era el mejor momento ahora para cerrar los ojos y adentrarse en el país de los sueño, pero….. Había recuperado su poder de alguna manera. Sería una estupidez si lo volviera a perder por exceso de uso.

Seol se confió al abrazo invasor del sueño.

Y por eso no pudo oírlo.

**************

“….no puedo decir si tiene bolas de acero o no le importa el Tutorial.” (Kahng Seok)

Al ver la cabeza de Seol caer cada vez más bajo por el sueño, una irónica sonrisa apareció en la cara de Kahng Seok. Apartó el cigarrillo y gruñó.

“¿Cuándo se supone que esto va a terminar? Sería mucho mejor si terminara pronto.” (Kahng Seok)

“Aún nos quedan más de tres horas…. Al diablo con esto. ¿Por qué estamos esperando cuatro horas en una misión como ésta?” (Lee Hyung-Sik)

Lee Hyung-Sik refunfuñó mientras revisaba los detalles de la misión en su teléfono. Kahng Seok estuvo de acuerdo en silencio con esa opinión, por lo que se dio un masaje en la cabeza con sus manos entrelazadas.

“Estoy tan aburrido. Espero que alguien suba pronto por el sendero de este lado.” (Kahng Seok)

“¿Y si no aparece nadie más?”

“Eii, vamos. Además, el resto de los invitados aún no han llegado.” (Kahng Seok)

“¿Qué, te refieres a ese Yi Surl-Ah? Ya está muerta, ¿no?”

“Ella no…. Qué estúpida y tonta era. Lo que sea. Todos los que se presentan como una especie de héroe siempre son los primeros en morir, ¿no?” (Kahng Seok)

Kahng Seok murmuró oscuramente esas palabras, lo que hizo que Jeong Min-Woo se lamiera los labios con pesar.

“Qué desperdicio, sin embargo.” (Jeong Min-Woo)

“Sí, estoy de acuerdo. Pero, de nuevo, no te preocupes. Todavía nos queda una más.” (Kahng Seok)

“¿Quién?”

“Ya sabes, la otra. ¿Cómo se llamaba? ¿Yun Seo-Rah?” (Kahng Seok)

“Ah, ¿esa chica moderna y chic?” (Lee Hyung-Sik)

Cuando Lee Hyung-Sik intervino, los tres se rieron a la vez. Sus risas sonaban inquietantes y siniestras.

“Lo que sea, chicos. Tal vez yo también debería coger algunas Zs.” (Kahng Seok)

El bostezo de Kahng Seok fue lo suficientemente grande como para casi abrirle la mandíbula. Pero, justo cuando estaba a punto de acostarse, algo pasó.

De repente, desde la distancia se escucharon ruidos que contenían tanto gritos fuertes como pisadas apresuradas. Kahng Seok parpadeó un par de veces, antes de volver a pararse. Excluyendo al Seol dormido, todos los presentes escanearon las barreras.

“¿Cuál? ¿Cuál es?” (Kahng Seok)

Jeong Min-Woo señaló hacia la barrera central del lado opuesto. Como Seol había “tomado” la barrera de la izquierda, esa en particular todavía no tenía dueño. Kahng Seok parecía estar increíblemente decepcionado por este desarrollo mientras miraba a Hyun Sahng-Min.

“Aún no es demasiado tarde.” (Kahng Seok)

“….te lo dije, estoy bien.” (Hyun Sahng-Min)

Kahng Seok escupió y se quedó allí con las manos sobre el pecho. Su actitud era la de un hombre que acababa de encontrar algo interesante sobre lo que especular.

El ruido se acercó muy pronto.

Había tres personas corriendo como si estuvieran siendo perseguidas por algo: un par de hombres y mujeres de mediana edad, y una chica joven. El hombre de mediana edad, vestido con un traje de negocios desgastado y un par de anteojos, dirigía a la mujer que sostenía la mano de la joven. Su corbata bailaba incontrolablemente mientras corría enfurecido. No era otro que el hombre que pidió la ayuda de Kahng Seok antes.

“¡Sólo un poco más lejos! Sólo un poco….. ¡¿Eh?!”

Dobló la esquina a toda prisa, pero tan pronto como vio las espigas de metal en la parte superior de las escaleras, sus pasos se detuvieron bruscamente. No debió haber considerado la posibilidad de que el camino estuviera bloqueado, y por eso la desesperación empezó a teñir su expresión pálida.

Pronto, sin embargo, descubrió a Kahng Seok más allá de la barricada de espigas. Las dos mujeres que seguían corrieron detrás de la espalda del hombre de mediana edad, rebotaron torpemente.

“¡Ayúdenos!”

El hombre de anteojos corrió hasta la barricada sin dudarlo y gritó.

“¡Déjanos entrar!”

[Se ha registrado un nuevo usuario.]

Con un fuerte ruido, la barricada metálica se abrió. La amplia entrada abierta hizo que la expresión de estupor apareciera en la cara del hombre. Cuando se dio la vuelta para mirar detrás de él aún llevaba esa expresión……

“¡Ayúdenos!”

…no pudo evitar acobardarse. Tanto su esposa como su hija ya estaban en las garras del monstruo que los perseguía.

“¡Ayúdenos! ¡¡Ayuda!! ¡¡Cariño!!!”

“¡¡Papá!! ¡Sálvanos! ¡¡Paaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!”

Rogaron, pero los pasos del hombre se detuvieron y retrocedieron. Cuando se encontró con la mirada del monstruo y su gran ojo enrojecido….

“Qe,querida, mi, mi hija…………”

No podía moverse. Estaba completamente congelado.

*SFX pasos mojados y pegajosos*

Paso a paso, los pasos pegajosos se fueron acercando. La expresión del hombre de mediana edad se hundió en una antiestética maraña de lágrimas, mocos e incertidumbre. Inclinó la mirada hacia la dirección de Kahng Seok, pidiendo ayuda de nuevo. Sin embargo, el joven dijo sin rodeos.

“Decídete rápido, ¿quieres?” (Kahng Seok)

“Uh……. Uh……?”

“Digo que te decidas a entrar o no, ahora mismo. ¿Planeas matarnos a todos, también?” (Kahng Seok)

¿Fue por los gritos de Kahng Seok, o por la atmósfera amenazante que emanaba de su espalda? El hombre de mediana edad finalmente tomó su decisión y se movió.

¡Slam!

“P, papá?!”

“¡¡Cariño!! No! ¡No nos dejes!”

El hombre de mediana edad decidió entrar en la sala de espera.

“¡Paaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaapa!”

“No nos abandones!!!! ¡¡Cariño!!!”

Un par de manos de color negro azabache agarraron las piernas de la madre y la hija que gritaban. El hombre cerró los ojos después de ver a su familia levantada en el aire, colgando de cabeza.

¡Rip!

El ruido asqueroso parecido a una sábana de seda que se rasgaba de una sola vez le perforó las orejas. Los aterrorizados y doloridos gritos resonaron con fuerza desde la escalera. El hombre se derrumbó en el suelo y se tapó los oídos a toda prisa. Se sacudió violentamente en el suelo polvoriento y mugroso.

Nunca volvió a levantar la cabeza.

No hasta que todos los gritos finalmente se calmaron.

**********************

Era obvio que Seol se despertaría de su ligero sueño debido a todo el caos que se estaba desarrollando. Cuando recuperó la conciencia por completo, los gritos ya no se escuchaban.

Se levantó apresuradamente y miró más allá de la barrera metálica, sólo para ver los cadáveres de la madre y de la hija partidos ambos por la mitad.

Lo que más impresionó a Seol, sin embargo, fueron sus expresiones. Sus expresiones que no se habían atenuado ni siquiera después de su muerte. Sus expresiones, retorcidas y corrompidas por la combinación de dolor y terror, desesperación y furia. Era evidente su ardiente deseo de vivir, hasta el último suspiro.

“YO, YO, YO, YO…. No sé, no sé….. Yo, yo no hice eso, no soy responsable…”

El hombre de mediana edad permaneció en el suelo, acurrucado y sin moverse, excepto que todo su cuerpo se estremecía y temblaba todo el tiempo.

“No…. no había nada que hacer…. No había…. nada que pudiera hacer…”

Nadie dijo nada, pero continuamente escupía balbuceos incoherentes mientras sollozaba patéticamente en el suelo.

“Kek.” (Kahng Seok)

De repente, una pequeña carcajada se filtró de los labios de alguien. El temblor del hombre de mediana edad se detuvo repentinamente al oír eso. Mientras tanto, Kahng Seok se tapó la boca a toda prisa.

“Kek, keh, ahahahahahahaha!!!!” (Kahng Seok)

A pesar de que parecía estar tratando de retenerlo, al final, bajó la cabeza y sus hombros temblaron con risa desenfrenada. Las manos del hombre de mediana edad se apretaron con fuerza en sus puños, con las uñas clavadas bajo la piel.

El viejo sabio dijo una vez que, aunque no planees darle algo a un mendigo, al menos no deberías patear su tazón con el que mendiga. Recordando ese viejo dicho, Seol frunció el ceño profundamente.

‘!En una situación así, realmente puede reírse!’ (Seol)

Fue entonces cuando todos pudieron oír otro sonido metálico. Yun Seo-Rah entró por la última puerta que quedaba y que no tenía un “dueño” asignado.

Como si ella también hubiera buscado en el local de la escuela, tenía en sus manos un puñado de papeles A4. Al igual que cuando estaba en el salón de reuniones, una vez barrió su mirada alrededor de la sala de espera, encontró un lugar tranquilo para sí misma y se instaló allí, antes de concentrarse en el papel.

Y con esto, el número confirmado de sobrevivientes fue de siete. Ni siquiera era la mitad de los 36 iniciales.

Dentro del tranquilo silencio, el tiempo seguía fluyendo. De vez en cuando, podían escuchar algún tipo de caos desplegándose en el piso de abajo, pero esos murieron eventualmente.

Seol pensó que, por lo menos hasta donde él sabía, no debería haber más sobrevivientes. Sin embargo, se demostró que su pensamiento era erróneo cuando sólo quedaban unos 30 minutos de tiempo.

“Ya casi llegamos. Pronto llegaremos allí, así que suban lo más silenciosamente posible.”

Contrariamente a sus expectativas, más sobrevivientes aparecieron. Y no se trataba de uno o dos, sino de un grupo de cinco, de hecho. Entre ellos, Seol conocía a dos.

Una era Shin Sahng-Ah, la mujer que levantó la voz ante Kahng Seok en el salón de reuniones, y el otro era Yi Sung-Jin, el hermano menor de Yi Surl-Ah. Independientemente de lo que sucedio, allí estaba, llegando con éxito a su destino.

Fue realmente desafortunado entonces, que eligieran utilizar el camino ocupado por Kahng Seok y sus compinches.

“Oh, Dios mío. ¡Mira quién es!” (Kahng Seok)

Kahng Seok parpadeó y exclamó amenazadoramente sorprendido.

“¡Así que te las arreglaste para sobrevivir! ¡Un bebé llorón lo ha hecho!” (Kahng Seok)

“¿Eh? ¿Eh?” (Shin Sahng-Ah)

Shin Sahng-Ah había estado subiendo los escalones con cautela, pero al observar la barricada, cayó en un estado de confusión. Viendo a la gente más allá de las espigas de metal, ella murmuró en voz baja una pregunta.

“¿Qué…. qué está pasando? ¿Por qué está bloqueado el camino?” (Shin Sahng-Ah)

“Oh, ¿eso?” (Kahng Seok)

Kahng Seok sonrió como una serpiente. Era como si el momento que hubiera estado esperando toda su vida finalmente hubiera llegado. Viendo esa sonrisa grasienta, Shin Sahng-Ah no pudo evitar fruncir el ceño.

“¿Y ahora qué?” (Shin Sahng-Ah)

“¿Qué quieres decir con “qué”? Soy el dueño de esta barricada.” (Kahng Seok)

“¿El dueño…. de esta barricada?” (Shin Sahng-Ah)

Kahng Seok estalló en carcajadas y comenzó a explicar las cosas con alegría. Era como si se hubiera transformado en un profesor particular bien pagado – explicó todo uno por uno, poco a poco y con todo lujo de detalles.

Por supuesto, su público no podría concentrarse en ese inútil griterío. Shin Sahng-Ah se puso aún más ansiosa mientras miraba hacia atrás. El tono de su voz también se hizo cada vez más urgente.

“Ahora lo entiendo, así que puedes abrir esta barricada, ¿verdad?” (Shin Sahng-Ah)

“Oho, ¿no eres una chica inteligente, a diferencia de cómo te ves? ¿Fue mi explicación tan buena?” (Kahng Seok)

“¡Lo entiendo, así que ábrela ya!” (Shin Sahng-Ah)

“Hiyaa~ En serio, ¿cómo te las arreglaste para llegar a este lugar? Quiero decir, para ser un contratado, ¿has conseguido evadir al monstruo?” (Kahng Seok)

Kahng Seok no mostró ningún indicio de que hubiera escuchado su súplica y parecía estar disfrutando genuinamente de esta situación.

“Yo, no lo sé. Casi nos descubren, pero este chico usó algo que obtuvo de la caja al azar. Todos escapamos de alguna manera durante la confusión, ¿de acuerdo?” (Shin Sahng-Ah)

Shin Sahng-Ah señaló a Yi Sung-Jin. El cutis del chico aún estaba nebuloso y sin rumbo. Parecía que la muerte de su hermana mayor le había afectado mucho.

“Oh, por supuesto. Sí, por supuesto. Él también es un Invitado, ¿no? Así que, como mínimo, no todo se debió a la suerte, ¿verdad?” (Kahng Seok)

“Vale, ahora. Abre la barricada para que podamos entrar.” (Shin Sahng-Ah)

“Hmm….”

Kahng Seok lentamente abrió la boca.

“Pero, ¿no quiero?” (Kahng Seok)

Una asquerosa sonrisa apareció en su cara.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente