Capítulo 1 – Un Hijo de P**rra (Parte 1)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Cuando era un niño, creía que el mundo entero era de color verde.

La gente era de color verde. Las calles tenían un tono refrescante de color como la hierba. Los animales eran de un verde intenso, los cielos de un verde amarillento; sin importar dónde mirara, encontraría un espectro verde enlucido en todo el mundo.

Uno de los primeros recuerdos que tuvo fue cuando visitó un zoológico local con su madre y hermanos.

En lugar de caminar para mirar los animales, subió a un autobús turístico junto con su madre. El autobús entró en un safari artificial. Bolsas de papel llenas de carne colgaban de los costados del vehículo.

El asiento justo al lado de la ventana estaba ocupado por su hermano mayor; mientras que los muslos de su mamá fueron tomados por su hermana menor, quien solo tenía dos años en ese entonces. Recordó que podría haber estado un poco deprimido ese día, al no poder sentarse junto a ellos, por ser el del medio y todo eso.

Pronto, el autobús se detuvo en un campo.

Los animales, bestias salvajes, dejaron de holgazanear sobre el campo y los a florecimientos rocosos tan pronto vieron el autobús. Lentamente se dirigieron hacia allí.

Los animales de color verde brillante comenzaron a competir por la comida. Verlos saltar de arriba abajo le recordó al niño el juego ‘Golpea al Topo’, lo que provoco que terminara riéndose un poco.

Fue entonces cuando….

Había un animal. Si, solo uno. Estaba sentado solo en la cima de una roca como un orgulloso león, mientras la cegadora y radiante luz del sol rebotaba en su piel.

Sin embargo, la sonrisa del chico se borró en un instante. ¿Por qué?

‘El color….?’

A diferencia de casi todas las otras formas de vida que había visto,  esté no era “verde”.

¿Quizás la bestia sintió la mirada del niño? Los ojos del animal se posaron directamente sobre el niño.

El chico devolvió la mirada por reflejo, antes de que un miedo desconocido se apoderara de él.

Rápidamente aparto su mirada como le indico su instinto. Su respiración se hizo pesada y difícil. Le temblaron las manos, como su cuerpo. Su corazón palpito con frenesí. Sin embargo, a pesar de que el sentimiento de terror se apoderó de él, un terror al que ningún niño de su edad debería haber podido enfrentar, una pregunta floto hasta lo más alto de su mente.

¿Por qué ese animal no es verde?

No, no, no. Debo haber cometido un error.

El niño respiro hondo y levantó la cabeza para mirar de nuevo.

Entonces, sucedió.

La ventana tembló violentamente.

El animal qué debería haber estado tan, tan lejos, ¿cuándo se acercó al autobús? ¿Y por qué ignoró la carne colgada y solo apuntó a una sola ventana?

La bestia enseño sus colmillos e intentó morder repetidamente el marco de la ventana justo al lado del niño.

El niño no podía entender lo que estaba sucediendo allí en ese lugar con un solo parpadeo. No. Pero aun así logró esconderse asustado.

Necesito huir.

¿Por qué el autobús sigue sin moverse?

Estoy asustado. Quiero marcharme de aquí.

¿Mamá? Mamá. ¡Mamá! ¡¡Mamá!!

Justo a punto de estallar en lágrimas, una mano cálida y gentil cubrió sus ojos con cuidado.

“Debes haber estado realmente asustado, ¿cierto?”

Su voz era tan cálida y suave como la brisa de la primavera tardía.

Sus palabras fueron breves, pero el niño se sintió relajado y cómodo al instante. El niño saltó al abrazo de esa mujer sin siquiera mirar hacia arriba para ver quién era.

“Ya está, Tranquilo. Todo va a estar bien. Ya se han ido todos ahora… Ah, el autobús se está moviendo de nuevo.”

Suavemente ella le dio unas palmaditas en la espalda. Sus manos se sentían suaves y etéreas. Incluso la pesada respiración que tenía se hizo más ligera y relajada.

Sólo entonces después de sentirse tranquilo el niño levantó la cabeza para mirarla.

“Uh?”

De repente, sus palmaditas se detuvieron. Acercó la cara a la del niño, y comenzó a estudiarlo con mucha curiosidad, antes de gritar sorprendida.

“Oh, Dios mío …. En serio, ahora….”

Cuando el niño inclinó la cabeza en confusión, la mujer comenzó a reír suavemente.

“Tus ojos. Son muy hermosos.”

¿Mis ojos?

“Sí. Son hermosos. Son los siete tonos del arco iris.”

El niño miro a la chica en confusión, sin embargo, ella simplemente mantuvo su gentil sonrisa. Pronto, dejó escapar un suave y melancólico suspiro.

“Si solo fueras un poco mayor…. No. Tal vez, sería mejor si crecieras sin ser consciente de ello.”

En poco tiempo, el safari llegó a su fin. Los pasajeros comenzaron a desembarcar, uno por uno, sin embargo, el niño no mostró signos de separarse de la mujer. Incluso ella también dudó, como si existiera algo que la retuviera con el niño.

Ella le susurró al oído.

“¿Cómo te llamas?”

“Es, es Seol…”

“Seol, ¿verdad? Es un nombre bonito.”

Pronto se encontró con la mirada del niño que murmullaba con sus mejillas sonrojadas.

“Quiero preguntarte algo…. cuando seas mayor… si de alguna forma nos volvemos a encontrar en el futuro, ¿vendrás conmigo?”

“Contigo, noona?”

“Sí. Definitivamente te ayudaré si tienes problemas en el futuro.”

Aunque no entendió el contexto de su promesa, el niño silenciosamente asintió con la cabeza entre los brazos de la mujer.

Pronto escucho la voz de su mamá y hermano quienes lo buscaban.

“Está bien, lo prometo.”

Una suave sensación tocó su frente antes de que desapareciera.

“Encontrémonos de nuevo, mi pequeño príncipe.”

Cuando el niño bajo del autobús acompañado de su madre, continuó mirando hacia atrás.

La mujer sonreía alegremente y se despedía con un gesto de sus manos, hasta quedar fuera de su vista.

El tiempo avanzó, y el niño se convirtió en un adulto. Creció hasta el punto de que los recuerdos especiales de ese día poco a poco se hicieron débiles e indistintos.

Perdió el miedo a los animales salvajes después de hacerse mayor y quizás también debido a un poco de sabiduría y tonteras en su cabeza. Fue aquí donde comenzó a investigar seriamente su condición especial.

¿Cuál era su extraña condición?

¿Por qué poseía algo que nadie más parecía poseer?

Al final del día, no estaba más cerca de la verdad, pero aun así, enfrentó a esa capacidad de ver el mundo de color verde, que podía activarse y desactivarse a voluntad.

Los vientos de cambio lo arrastraron tan pronto como comenzó a usar ese poder en su vida cotidiana. Sin embargo, cuando esa habilidad desapareció repentinamente, ese fue el día en que su vida cambio por completo.

*********

Seol-ark era un casino situado en la ciudad de Sokcho, en la provincia coreana de Gangwon.

A pesar de ganar o perder, las personas eran como robot´s, presionaban robóticamente el botón de juego, así como las cartas, mientras los silenciosos gritos de alegría y tristeza se mezclaban entre sí.

“…… ..”

Un joven miraba fijamente la mesa de Blackjack con una expresión tensa sobre su rostro. Echó un rápido vistazo a la banca, sin en cambio, solo obtuvo una expresión de póquer.

El joven miró a la mesa con una intensidad acorde a la de un depredador esperando devorar su presa, antes de abrir la boca con gran dificultad.

“Pa…. ¡¡No, espera!! ¡Doble o nada!”

Como si el comerciante encontrara en ese llamado un camino a su salvación de la larga y aburrida espera, colocó su mano impacientemente sobre la cubierta.

La garganta del joven se cerró. El sudor lo empapó desde su mentón hasta la parte baja de su espalda.

Sin embargo, haciendo caso omiso a su ansiedad, la mano del repartidor simplemente volteo la carta.

El resultado fue… el joven poso sus manos alrededor de su cabeza en desesperación.

Una vez más, alegría y tristeza… iban y venían.

**********

 

“Oh hola. Park hyung , ¿tuviste suerte hoy?”

“Ohh, señor Choi. Hola.”

Un hombre con anteojos temblando fuera del casino con un cigarrillo colocado entre los labios, agito la cabeza cuando un hombre corpulento lo saludó.

“¿Suerte? Ya sabes, creo que es mejor seguir de pie. Pero creo que he logrado alcanzar mi punto de equilibrio. ¿Qué hay de usted, señor Choi?

“Sí yo también. Creo que nada más mi punto de equilibrio. Hoy no es mi día, parece.”

“Salí a tomar un breve descanso. Me duele la cabeza y todo, mirar fijamente durante muchas horas la mesa es cansado. Creo que el frío viento de la madrugada me hará bien.”

Cuando el chico con anteojos fingió estar enfermo, el hombre corpulento dejó escapar una pequeña risa.

“Sí, te entiendo. Yo también… ¿Hmm?”

Justo cuando el señor Choi deslizó su mano dentro del bolsillo para buscar sus cigarros, un fuerte grito rompió la relativa calma de la mañana. Cuando los ojos de los dos sorprendidos hombres buscaron la fuente del ruido, finalmente encontraron a un joven no muy lejos de ellos, sosteniendo un smartphone.

El señor Choi frunció el ceño ligeramente, antes de inclinar un poco su cabeza.

“Se ve un poco familiar, ¿no?”

“¿Quien?”

“Ese tipo, con el smartphone. ¿Sabes quién es?”

“Oh, el? Si lo se. Creo que ha estado viniendo aquí desde hace mucho tiempo incluso más que usted, señor Choi. Si recuerdo bien, la primera vez que lo vi fue probablemente hace alrededor de unos tres o cuatro años.”

Choi estaba pensando internamente que, efectivamente, Park hyung había estado en ese lugar por más tiempo. Pronto miró al joven con una expresión algo aturdida.

“¿Tres, cuatro años? ¿A pesar de que es tan joven?”

“Sí…. No estoy seguro de si está a mediados de los años 20 ahora. Ese chico, solía ser realmente famoso por estos lares.”

Una señal de arrepentimiento pudo ser observada en la cara del Sr. Park mientras se relamía los labios. Mientras tanto, Choi simplemente se encogió de hombros.

“¿En serio? Lo vi jugar un par de veces, pero pensé que no era gran cosa.”

“Ahora es así como son las cosas, pero en su primer año, él era el negocio. Demonios, en aquel entonces, algunas personas incluso probaron su suerte en las mesas donde ese tipo ganaba.”

“Eh? Supongo que solía tener alguna habilidad, ¿entonces?”

“No, no, no era como si tuviera habilidades locas o no… tal vez debería haber dicho que sabía exactamente cuándo ir por todo. Era como si supiera exactamente cuándo poner todo sobre la mesa para ganar la mano, ¿entiende lo que digo? También mantuvo una regla estricta que se impuso- no exageraba nunca, siempre traía consigo una pequeña cantidad cada que venía, nunca más que eso… nunca tuve esa sensación de él, esa sensación que tienes cuando miras a un adicto. De todos modos, es un tipo raro.”

“Entonces, ¿cómo puede un tipo así… terminar luciendo como ahora?”

“No lo sé, yo mismo. Oh, cierto. Dijo algo sobre no poder verlo más, de la nada. O, alguna mierda como esa…”

Park chasqueó la lengua y volvió a fumar su cigarrillo. El joven todavía sostenía su smartphone. Se veía tan triste y desesperado, como si estuviera suplicando a su corazón o algo así.

Choi resopló casi burlonamente.

“En cualquier caso, no me gusta lo que veo aquí. Es tan joven, y sin embargo, está aquí jugando, en lugar de ganar dinero a la antigua usanza.”

“Bueno, mientras puedas caminar, puedes entrar aquí, ¿no? Y además, seamos honestos. Sigues siendo un hombre joven, también.”

“Eiii ~ He pasado los cuarenta, hace…hace ya mucho tiempo.”

“¿Realmente importa la edad, de todos modos? Este casino de aquí es solo una sala de juegos humilde con un título elegante, eso es todo. En el momento en que pones un pie adentro, pierdes la poca cordura que te queda. Eso es todo.”

“Oh bien. Eso también es cierto.”

Dos hombres, sintiéndose un poco cansados ​​y enfermos ​​de mirar a ese joven, comenzaron a compartir bromas sin sentido entre ellos.

********

“¡Papá! ¡Por favor! Esta es la última vez, así que por favor, ¡ayúdame solo esta vez!”

– “Voy a colgar. ¡No vuelvas a llamar, estúpido!”

“¡Pero papá!”

La línea se cortó después de eso. Justo al mismo tiempo que salieron las palabras del joven.

“Haah… me estoy volviendo completamente loco.”

Incluso perdió el poco capital inicial que pudo conseguir.

Todo lo que le quedaba en el bolsillo era un puñado de fichas de casino y un par de billetes dentro de su billetera para el taxi. Un pequeño pero tentador pensamiento de “¿Debo ir a probar a las máquinas tragamonedas y recuperar todo lo que pueda?” Entró en su mente. Sin embargo, si perdía eso, entonces tendría que regresar a casa caminando.

Sus ojos escanearon la lista de contactos en la pantalla de su smartphone una vez más. Cuando encontró el nombre ‘Yu Seon-Hwah’, ni siquiera dudó y llamó al número. Desafortunadamente, aún era temprano, aún no había amanecido, así que no importó cuánto esperó, nadie contestó el teléfono.

Luego accedió a la aplicación bancaria para verificar su saldo bancario, sin embargo, eso solo sirvió para confirmar su verdad deprimente. Solo pudo suspirar después de ver el signo menos delante de los números.

“Mierda. ¿Por qué no contestas tu maldito teléfono?”

Se puso furioso durante mucho tiempo, antes de inclinar repentinamente la cabeza hacia arriba para contemplar los cielos. El cielo del amanecer temprano todavía estaba oscuro.

Este joven era Seol.

Seol dejó escapar otro suspiro, luego levantó su mano para pedir un taxi.

“¡Eh, taxi!”

El taxi se detuvo enfrente, y el conductor le preguntó.

“¿A donde?”

“A la estación de Gangnam… no, espere un minuto. ¡Lléveme a la estación de Nonhyeon, en su lugar!”

“Entra.”

Poco después, el taxi que subió a Seol se desplazó en la oscuridad de la mañana.

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente