Capítulo 377 – TNE – Epílogo (2), Su historia (Parte 1)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Huu….”

 

Kim Suho se paró frente a la puerta de un templo y respiró hondo. Así de imponente era la escena que se extendía ante él. Un muro circundante impedía la entrada a los forasteros, y los pilares de mármol visibles más allá de la puerta parecían extenderse sin fin.

 

Pero lo que ponía a Kim Suho más nervioso era un templo al final del camino de piedra.

 

Aunque se asemejaba a un templo de la mitología antigua, no le faltaba nada en cuanto a funcionalidad. Esta estructura ovalada, que fue construida con vidrio de hielo y brillando con una espléndida luz azul, fue conocida como el ‘Templo de los Nueve Héroes’.

 

Fue una estructura construida por la Asociación de Héroes para los nueve Héroes – las Nueve Estrellas – que hicieron grandes contribuciones durante el Gran Cambio y la Guerra Demoníaca.

 

Hoy, Kim Suho había sido invitado a este increíble lugar. Como había una regla que decía que ‘sólo los miembros de las Nueve Estrellas y sus sucesores pueden entrar al templo’, estaba claro lo que significaba esta invitación.

 

“¿Cómo se siente ser un sucesor?”

 

En ese momento, la persona que acompañaba a Kim Suho preguntó. Con una expresión un poco nerviosa, Kim Suho se giró hacia un lado. Allí, Yun Seung-Ah sonreía con los brazos cruzados.

 

“Bueno…”

 

Su sonrisa le hizo relajarse. Kim Suho sonrió suavemente y agitó la cabeza.

 

“No estoy seguro. Siento que hay muchas cosas que hacer”.

 

Mirando el Templo de los Nueve Héroes, Kim Suho pensó en Jin Sahyuk, que regresó a Akatrina sin decir una palabra.

 

La nefasta relación que se extendía a su mundo anterior había desaparecido junto con ella.

 

Sin embargo, eso no significaba que Kim Suho pudiera olvidarse de ella y fingir que no la recordaba. Tampoco podía fingir que se había olvidado de Akatrina.

 

Por lo tanto, su tarea aún no había desaparecido.

 

La ruta de la ‘tutela’ trazada por su nombre, ‘Suho’, aún le esperaba.

 

“… Ya veo.”

 

Sin saberlo, Yun Seung-Ah asintió con la cabeza con amargura.

 

Convertirse en miembro de las Nueve Estrellas significaba que ya no podía ser miembro de ningún gremio. Sin embargo, decidió aceptarlo. Parecía que Kim Suho tardaría al menos 10 años en finalizar su ascenso, y también sabía que Kim Suho no era un Héroe que pudiera ser atrapado dentro de un gremio.

 

“¿Mm? Suho, por allí. Hay tres personas más que vienen aquí.”

 

Yun Seung-Ah señaló el camino que acababan de atravesar y sonrió. Kim Suho dio la vuelta y miró hacia el camino.

 

Había tres personas caminando hacia ellos.

 

Una era una maga con una capa grabada con nueve estrellas, la otra era la Presidenta de la Asociación, que iba bien vestida con un traje negro, y la última era Evandel con la varita y el sombrero de mago. En cualquier caso, las tres eran bajitas.

 

“Sí, las veo.”

 

Kim Suho sonrió.

 

Por el momento, sólo Heynckes y Oh Jaejin fueron confirmados como miembros de las Nueve Estrellas. Cuatro miembros, incluido Shin Myungchul, fueron confirmados muertos. Sin embargo, se confirmó que los tres miembros restantes de las Nueve Estrellas estaban vivos, viviendo escondidos después de haber perdido completamente sus poderes. Una vez que el tratamiento de los efectos secundarios de los Dones estuviera completamente desarrollado, serían reintegrados como miembros de las Nueve Estrellas.

 

De este modo, había cuatro puestos vacíos para las Nueve Estrellas. Y las actuales Nueve Estrellas tenían el deber de llenar estos asientos.

 

Como las Nueve Estrellas eran ‘puestos honorarios con autoridad’, desaparecerían como una leyenda cuando los nueve Héroes murieran. Pero como la Asociación de Héroes cambió las Nueve Estrellas para fuera una institución oficial, sus puestos vacíos debían ser ocupados.

 

[Las Nueve Estrellas revisan a la Asociación, la Asociación permanece consciente de las Nueve Estrellas, y el Templo de la Justicia supervisa la Asociación.]

 

El Templo de la Justicia y Aileen habían descentralizado el poder de la Asociación para evitar que la corrupción volviera a ocurrir.

 

“Ya estás aquí.”

 

La maga de nueve estrellas, Ah Hae-In, se acercó a Kim Suho y habló.

 

“Hola. Espero que hayas estado bien.”

 

“Nos enteramos de la noticia. Felicitaciones”.

 

Kim Suho y Yun Seung-Ah saludaron cortésmente a Ah Hae-In.

 

Ah Hae-In ya había sido nominado como miembro de las Nueve Estrellas, no como una simple sucesora. Esto se debió a la recomendación de Oh Jaejin y al hecho de que ella recapturó toda Europa.

 

El anuncio oficial debería hacerse la próxima semana.

 

“Sí. Estoy seguro de que conocen a Aileen. Esta es Evandel”.

 

Ah Hae-In miró a Evandel y la presentó. Kim Suho se puso de rodillas y se puso cara a cara con Evandel, que agarró con fuerza la mano de Ah Hae-In.

 

“Hola, Evandel. Nos hemos visto antes. ¿Te acuerdas de mí?”

 

Kim Suho la saludó primero. Sin embargo, Evandel estaba medio escondida detrás de Ah Hae-In y se mantuvo cautelosa.

 

En realidad, Evandel odiaba un poco a Kim Suho por haber olvidado a Kim Hajin. (Ah Hae-In evitó ser odiada por Evandel fingiendo recordar a Kim Hajin.)

 

Preguntó confundido Kim Suho, “… ¿Evandel?”

 

“¿Quién eres tú?”

 

“Soy yo, Kim Suho.”

 

“… No te recuerdo.”

 

“¿Hm? Nos conocimos antes, ¿recuerdas?”

 

“No lo sé. Hmph.”

 

Evandel resopló y se dio la vuelta, pero Kim Suho también la encontró adorable.

 

Esta vez, Yun Seung-Ah habló.

 

“Jaja. Bienvenida, Evandel”.

 

“… ¿Quién, quién eres?”

 

“… ¿Hm?”

 

Pero Yun Seung-Ah estaba en la misma posición.

 

“Tú, ¿no me conoces? ¿No sigues siendo amiga de Haeyeon? ¿Tampoco recuerdas a Haeyeon?”

 

“Sé de Haeyeon… somos muy cercanos…”

 

Seguir siendo leal a Kim Hajin o pensar en el amor fraternal con Haeyeon. Justo cuando Evandel estaba dudando entre las dos opciones…

 

“Espera, Seung-Ah, ¿por qué estás aquí?”

 

Aileen se acercó a ellos y les preguntó. Miró entre Yun Seung-Ah y Kim Suho, movió las cejas burlonamente.

 

“¿Qué quieres decir con por qué? Estoy aquí para acompañarlo”.

 

“¿Oh~? ¿Sólo eso~? No lo creo~”

 

“Bueno, te equivocas.”

 

Yun Seung-Ah respondió.

 

“… Bueno, ya puedes volver. Sólo los elegidos pueden entrar desde aquí.”

 

Aileen puso su mano en la pared del templo. Entonces ella dijo: “Soy yo, Aileen. Traje a los chicos, así que déjame entrar”.

 

* Beeeep-

 

Un sonido que salía del lugar sonó y la puerta se abrió. Bajo el techo de mármol y los pilares de mármol, apareció un camino azul que conducía al templo.

 

“Ustedes dos pueden seguirme. El resto puede esperar fuera o volver”.

 

Ah Hae-In lideró a los candidatos a las Nueve Estrellas, Kim Suho y Evandel se despidieron de los otros dos.

 

“Volveremos pronto”.

 

“… Volveremos pronto”

 

Yun Seung-Ah y Aileen hicieron un gesto con las manos y los despidieron.

 

“Mn, hasta luego.”

 

“Buena suerte con tu evaluación…”

 

Tap, tap… En menos de un par de pasos, la puerta se cerró. Yun Seung-Ah miró a la puerta cerrada con un poco de pesar, y de repente preguntó Aileen.

 

“Oh, claro, ¿no había otro candidato?”

 

“Sí, pero está en una campaña”.

 

“Ah, claro, Nayun dijo que iba a ir a la campaña de la Torre del Milagro.”

 

“Mhm. Mientras que cierta persona estaba demasiada ocupada persiguiendo a un chico más joven, Nayun se esforzaba mucho. Gracias a eso, lo está haciendo de maravilla”.

 

Como era de esperar, el tercer candidato fue Chae Nayun.

 

Yun Seung-Ah recordó a Chae Nayun que debería estar luchando en la Torre del Milagro, sintió una mezcla de amargura, celos y orgullo. Después de todo, fue la Gracia Sagrada del Creador quien obtuvo inicialmente el derecho de conquistar la Torre del Milagro.

 

“… De todos modos, Unni, me sorprende que sigas trabajando como presidenta. Pensé que lo dejarías después de unos días.”

 

<< Nota: Unni – es utilizada por una mujer para referirse a otra mayor que ella >>

 

Yun Seung-Ah cambió el tema por otro.

 

Aileen frunció el ceño.

 

“¿Qué? Sabía que haría un buen trabajo desde el principio.”

 

“Eii, vamos. Pensé que te quejarías sin parar… Bueno, supongo que es genial que estés haciendo un buen trabajo. Buena suerte en ello…”

 

* Eudeuk- Aileen rechina los dientes.

 

Pero estaba claro que el perdedor sería la primera persona en enojarse.

 

“… Sí, buena suerte para ti también, Seung-Ah, aunque ocuparás el segundo lugar por los próximos 1000 años. Ah, tal vez eso tampoco dure mucho. Escuché que el Gremio de la Corte Real Inglesa está surgiendo.”

 

Aileen se rió.

 

Yun Seung-Ah sonrió por fuera y golpeó el hombro de Aileen.

 

“Ow. ¿Por qué hiciste eso?”

 

“Jajaja, porque es gracioso. Esa fue una buena travesura.”

 

“….”

 

Aileen se quedó en silencio un momento antes de reírse también y empujar fuertemente a Yun Seung-Ah con un Pang.

 

“Hehehehehe.”

 

“Hahahahahaha, hahahahahaha. Qué gracioso.”

 

Yun Seung-Ah no perdió la risa y agarró la cabeza de Aileen. En ese instante, la sonrisa de Aileen desapareció.

 

“Oye, estás yendo demasiado lejos. Yo soy tu Unni…”

 

“Jajaja, ¿qué quieres decir? Es gracioso, ¿no?”

 

Aileen se puso seria y trató de empujar la mano de Yun Seung-Ah, pero Yun Seung-Ah no la dejó.

 

“¡Oye, tú! ¡Suéltame!”

 

“Hahahahahahahaha.”

 

“¡Arggggh! ¡Tú…!”

 

Después de luchar en vano, Aileen finalmente desató su poder mágico, y Yun Seung-Ah combatió a Aileen con un refuerzo de qi.

 

“Unni, ¿por qué de repente estás usando poder mágico?”

 

“¡Tú te lo buscaste!”

 

“¿Qué? ¡Tú eres la primera que me provocó!”

 

Una pelea infantil estalló frente a un templo solemne.

 

**

 

Por otro lado, Yoo Yeonha estaba absorta en la investigación. Por supuesto, estaba relacionada con Kim Hajin. Esta ‘investigación’ se llevó a cabo sólo en su cerebro y fue realmente un sueño.

 

Después de pensar durante mucho tiempo, finalmente abrió los ojos y murmuró en voz baja.

 

“El último recurso de Baal… era la eliminación de la existencia.”

 

Ella había repetido estos pensamientos durante varios meses y llegó a la misma conclusión cada vez.

 

En el momento de la aniquilación, Baal había borrado la existencia de Kim Hajin de este mundo.

 

Desde que Chae Nayun informó que el ataque final de Kim Hajin causó daños irrecuperables a Baal, tenía sentido que Baal pusiera a Kim Hajin como su objetivo.

 

“… Haa.”

 

Yoo Yeonha suspiró.

 

¿Fue porque Kim Hajin estaba cerca de ella? ¿O había otra razón que ella misma no sabía?

 

Por alguna razón, Yoo Yeonha no podía dejar de pensar en Kim Hajin.

 

Un hombre tonto que siempre se sacrificó hasta que finalmente perdió todo. Eso era lo que Kim Hajin representaba ante sus ojos. Viéndole reír incluso después de todo esto, su corazón sufrió.

 

“….”

 

Sintiéndose frustrada, Yoo Yeonha se levantó y salió al balcón. Le gustaba estar allí de pie, ya que mostraba una vista completa de Seúl. Mirando a Seúl desde este lugar, sintió una sensación de admiración y temor.

 

No en el paisaje, sino en sí misma por todos sus logros.

 

Algunas personas decían que la obtención de todo dejaba una sensación de vacío, pero Yoo Yeonha no estaba de acuerdo. De hecho, ella trató esto como un dicho inventado por aquellos que no podían lograr todo lo que querían.

 

Yoo Yeonha había recorrido un camino recto de ambición y había llegado a lo que muchos llamarían ‘la cumbre’. Sin embargo, todavía estaba llena de energía.

 

De hecho, ella esperaba lograr cosas aún mayores en el futuro. Esto se debió a que ella sabía instintivamente que desafíos y pruebas mucho más difíciles la estaban esperando.

 

“… Voy a superarlo todo.”

 

Yoo Yeonha murmuró en voz baja. ¿Pero con quién estaba hablando? ¿Era su padre? ¿Fue Shin Jonghak, a quien le gustó durante mucho tiempo y finalmente se rindió? ¿O se trataba de esa persona..?

 

En ese momento, una voz salió de su muñeca.

 

-Directora, el informe regular está aquí.

 

Jin Sechan se había puesto en contacto con ella con un informe programado. Yoo Yeonha abrió el informe mientras se apoyaba en la barandilla del balcón. El primer asunto estaba relacionado con Shin Jonghak.

 

“Jonghak… todavía está en África.”

 

-Sí, está planeando una misión de reconstrucción con Orden.

 

Orden y Shin Jonghak. Yoo Yeonha no sabía cómo estos dos llegaron a trabajar juntos, pero Orden se fue a África después de formar un pacto con la Asociación, y Shin Jonghak también viajó a África como parte de su trabajo voluntario.

 

“Estoy seguro de que Jonghak estará bien por su cuenta. Tendremos que preguntarle sobre las habilidades de Orden más tarde.”

 

-El siguiente asunto se refiere al comercio con Crevon.

 

“Ah, este es importante.”

 

Yoo Yeonha había negociado con Crevon, utilizando la [Entropía Dimensional] para establecer un puesto comercial que se abriría una vez al mes.

 

Este fue un gran evento que marcó la siguiente era, tanto para la Esencia del Estrecho como para la Tierra.

 

Yoo Yeonha discutió el asunto con Jin Sechan hasta que el paisaje de Seúl se tiñó de noche.

 

“… Discutiremos el resto en la próxima reunión formal.”

 

-Sí, entendido.

 

Aún así, no pudieron llegar a una conclusión. Yoo Yeonha colgó la llamada y se sorprendió al ver que el sol se había puesto completamente.

 

“El tiempo… vuela.”

 

De repente se puso sentimental.

 

Cuanto más tiempo pasara, menos tiempo tendría para pensar en la gente. Por supuesto, todavía había gente de la que nunca se olvidó.

 

“Oh, cierto.”

 

De repente, recordando algo, Yoo Yeonha miró a su reloj inteligente. Luego, recordó el largo mensaje guardado en él.

 

Era el mensaje que le había escrito a Kim Hajin.

 

Fue lo suficientemente impactante como para despertar sus recuerdos en todo momento. Todavía estaba estupefacta de cómo había llegado a escribir semejante mensaje.

 

Yoo Yeonha agitó la cabeza y volvió a mirar el paisaje de Seúl.

 

Después de ver la ciudad y el río Han durante un rato, de repente se dio cuenta de que no había nadie en Seúl que ella quisiera.

 

“Hm… ¿Sechan-ssi?”

 

Yoo Yeonha volvió a encender su reloj inteligente y envió un mensaje a Jin Sechan.

 

“Vacía mi agenda la semana que viene, a la misma hora”.

 

-… Lo tengo. Es para ese lugar, ¿correcto?”

 

“Sí.”

 

Ella no sabía por qué, pero al ver a la gente de ese lugar, su fatiga se desvaneció y recargó su energía. Y no fue solamente él, las otras personas que estaban allí la ayudaron a motivarse para que pasara más tiempo trabajando.

 

En cierto modo, eran como una poción de recuperación de la fatiga.

 

“… Huaa~”

 

Yoo Yeonha dejó escapar un grato aliento y sumergió su cuerpo en una mecedora en el balcón.

 

* Whish-

 

Una refrescante brisa sopló, pasando junto a la sonrisa que apareció en su cara.

 

Dentro de esta fresca brisa nocturna, Yoo Yeonha cayó en un sueño ligero.

 

**

 

El sol de África se elevó hasta el centro del cielo. Frente a los rayos de luz que eran más fuertes que en otros lugares, Shin Jonghak y los demás miembros de la ‘Tripulación Pionera’ se vistieron con artículos impregnados de magia. Fue gracias a estos turbantes y capas climatizadas que pudieron trabajar cómodamente.

 

Pero incluso el mejor equipo tenía límites.

 

El ataque hiper-térmico de un monstruo del desierto hizo que los planes de reconstrucción se detuvieran temporalmente, y los miembros de la Tripulación Pionera habían regresado a su campamento base en el oasis antes de que el sol llegara a la mitad del cielo.

 

“… ¿Estás cansado?”

 

Orden se acercó a Shin Jonghak, el líder de la Tripulación Pionera, que en ese momento estaba sumergiendo su cabeza dentro del oasis. Shin Jonghak levantó un poco la cabeza y contestó.

 

“Hace calor.”

 

“Para los humanos, sí.”

 

Orden había dejado Rusia y encontrado un lugar para sí mismo aquí. Ya había formado un pacto secreto con la Asociación, que mostraba gran interés y cautela hacia Orden.

 

Y Shin Jonghak, como líder de la Tripulación Pionera, fundó una ciudad en África. Después de ahuyentar a todos los monstruos que vivían en este oasis, había recuperado la ‘ciudad monstruosa’ fundada en el pasado. Sin embargo, era difícil llamarla una ‘ciudad’, ya que había sido destruida por monstruos africanos.

 

“Las cosas mejorarán pronto. Una vez que recuperemos la capital, aunque todavía hará calor, esta temperatura absurdo debería desaparecer”.

 

“… ¿Ya crees que esta tierra te pertenece?”

 

Preguntó Shin Jonghak mientras miraba a Orden. Entonces, Orden se encogió de hombros como un verdadero ser humano.

 

“No puedo evitarlo. Hay muchos hombres bestias en este lugar, y sin mí, África será inhabitable para la raza humana”.

 

Hombres bestias.

 

La Asociación había sustituido la palabra “monstruo humanoide” por “hombres bestias”. Curiosamente, los bestias que sobrevivieron fueron aquellas que se fusionaron con animales como gatos, cerdos, perros, vacas y otros.

 

Shin Jonghak hundió su cara en el agua por última vez antes de ponerse erguido.

 

“… ¿Crees que los humanos pueden vivir en África?”

 

“Así es. Planeo crear un país donde los humanos y los hombres bestias puedan vivir en armonía”.

 

“… Ese es un bonito sueño. Lamentablemente, vivimos en un mundo democrático. La monarquía no será aceptada en estos tiempos”.

 

“Recientemente, la gente de Inglaterra ha querido dar la autoridad del Primer Ministro a la Familia Real Inglesa.”

 

Orden tenía un gran interés en las noticias internacionales. Shin Jonghak se rascó la cabeza, sin saber si eso era verdad o no.

 

Orden continuó hablando.

 

“Si hay alguien que es capaz de proteger a sus ciudadanos y hacerlos felices, una monarquía no planteará ningún problema. Y quiero hacer feliz a todo el mundo. No sólo a los hombres bestias. Detendré a cualquier monstruo que intente avanzar hacia Europa Occidental y Oriente Medio cada año. Esto es parte del acuerdo que tenía con la Asociación”.

 

“….”

 

Como Shin Jonghak no tenía ni idea de la actualidad ni de la política, no dijo nada. Orden tampoco dijo nada más.

 

Pero, me preguntó algo sobre lo que había tenido curiosidad.

 

“Tengo una pregunta. ¿Adónde se fue esa mujer?”

 

“¿Mujer…? Ah, ¿te refieres a Jin Sahyuk?”

 

“Sí, ese era su nombre.”

 

La única mujer relacionada con Orden era Jin Sahyuk.

 

Shin Jonghak sonrió con satisfacción.

 

“Kim Suho dijo que regresó a su tierra natal.”

 

“Ya veo.”

 

“¿Por qué lo preguntas? ¿Estás enamorado de ella?”

 

“… Aún no entiendo ese sentimiento.”

 

Orden sonrió débilmente y agitó la cabeza.

 

“Simplemente tengo curiosidad sobre lo que hace alguien que se cree una Reina.”

 

“… Ya veo.”

 

Shin Jonghak también tenía curiosidad. Por lo que le dijo Kim Suho, Jin Sahyuk era sorprendentemente alguien de otro mundo que había reencarnado en la Tierra, y aparentemente había regresado a su mundo natal, aunque nadie sabía si era porque quería ser reina o porque se había cansado de la Tierra.

 

“Estoy seguro de que le va bien siendo reina. Ella es estro…”

 

* Whoosh-

 

Un rayo de luz se elevó en el cielo lejano. Shin Jonghak dirigió su mirada hacia el cielo atlántico. Extraños rayos de luz ondulaban como una aurora.

 

“Parece que tuvieron éxito.”

 

Orden expresó los pensamientos de Shin Jonghak.

 

Shin Jonghak, que estaba aturdido, murmuró una frase.

 

“… La Torre del Milagro.”

 

Quitó el polvo de su capa y se levantó.

 

Preguntó Orden.

 

“¿Adónde vas?”

 

“Las hienas se reunirán en ese lugar pronto.”

 

Una campaña exitosa en la Torre siempre iba seguida de un asalto de Djinns.Eese momento estaba casi garantizado. El mejor escenario para los Djinns era robar la recompensa, pero aunque no pudieran, era una gran oportunidad para asesinar a los exhaustos Héroes.

 

No debería ser diferente esta vez.

 

“Tendré que protegerlos por si acaso.”

 

Shin Jonghak levantó su lanza y se puso de pie. Se instaló un portal de teletransporte en las cercanías. Debería poder llegar en dos horas.

 

“¡Espera! ¡Déjame ir también!”

 

En ese momento, sonó una voz aguda. Shin Jonghak se dio la vuelta sin darse cuenta. La única partidaria de la Tripulación Pionera, Yi Jiyoon, estaba corriendo.

 

“Déjame, déjame ir también… ¡Llévame contigo!”

 

“… ¿Tú?”

 

Los ojos de Shin Jonghak se entrecerraron. Yi Jiyoon sonrió alegremente y asintió con la cabeza.

 

“¡Sí! ¡Una seguidora tiene que seguir a su Jefe! Ha pasado mucho tiempo desde que estuve en Seúl también….. Quiero ir contigo…. Jefe”.

 

La cara de Yi Jiyoon se enrojeció mientras murmuraba la última palabra. Shin Jonghak la miró fijamente.

 

“Si no puedo, está bien también…”

 

Yi Jiyoon no pudo mirarlo a los ojos y bajó la cabeza. Como Shin Jonghak no era un idiota, sabía qué emoción había detrás de las palabras de Yi Jiyoon.

 

Abrió la boca.

 

“… Haz lo que quieras.”

 

“¡¿Ah, en serio?! ¡Gracias!”

 

Shin Jonghak se giró fríamente, y Yi Jiyoon lo persiguió como si fuera la persona más guay del mundo.

 

“… Hm.”

 

Orden miró a Shin Jonghak y Yi Jiyoon con una mirada de interés. Luego, murmuró con una sonrisa de satisfacción.

 

“Qué emoción tan compleja.”

 

Lentamente siguió a Shin Jonghak y Yi Jiyoon. La tripulación pionera tenía algo de tiempo libre, así que ir hasta ese lugar no parecía ser un problema.

 

“Yo también iré”.

 

Una Torre conquistada e interesantes emociones humanas. La curiosidad de Orden había crecido demasiado.

 

“… Haz lo que quieras tú también.”

 

Contestó Shin Jonghak. Escuchando su tono apático, Orden sonrió.

 

-Krrrr.

 

Kurukuru se acercó a Orden mientras caminaba lentamente hacia delante.

 

Como un leal sirviente que estaba dispuesto a seguir cualquier orden, se había presentado una vez que Orden mostró signos de irse.

 

-Krrrr.

 

“Sí, Kurukuru.”

 

Orden, que una vez se llamó a sí mismo el Rey Monstruo, ya se dio cuenta.

 

El ‘origen’ no tenía sentido cuando se trataba de la vida. Así como el viaje es más importante que el destino, la dirección es más importante que el origen.

 

“Sígueme. Vamos a hacer un pequeño viaje”.

 

Por eso, Orden decidió centrarse en la cuestión de ‘qué vida debería llevar’ en lugar de ‘cómo llegó a la vida’.

 

Esto fue un cambio trivial pero enorme en el corazón de Orden.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente