Capítulo 326 – TBATE – Reacción violenta

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Punto de Vista de Eleanor Leywin.

 

Apreté los dientes, tratando de mantener la concentración a través del dolor punzante que cubría cada centímetro de mi cuerpo, mientras el Comandante Virion daba su discurso a todos los presentes. Mamá había sido bastante terca en sus esfuerzos por mantenerme en casa en la cama, pero no podía faltar a la reunión del consejo. Habían estado esperando a que mejorara para que pudiera contarles lo que sucedió después de que todos los demás se teletransportaran de regreso al santuario desde Elenoir… y por qué Tessia nunca había regresado.

Pero ahora que estaba sentada en la sala de conferencias principal del Ayuntamiento — la misma donde Tessia me había llevado por primera vez a una reunión del consejo — con todas las figuras importantes de Dicathen mirando a través de mí, deseé haber escuchado a mi madre.

De todos modos, ya les había dicho a Virion y Bairon sobre la mayor parte, pero había estado dentro y fuera de la conciencia durante los últimos dos días, así que no creía haber sido de mucha ayuda.

“¿—leanor?”

De repente me di cuenta de cuánto tiempo había estado callada. “Lo siento, ¿qué?”

Virion se aclaró la garganta. Parecía … viejo. Viejo y cansado. “¿Te gustaría contarle al consejo sobre tu misión en Elenoir?”

Me levanté lentamente, lo lamenté rápidamente y luego me dejé caer en mi silla. “Um, bueno, vera, yo … uh …”

Hubo un leve estallido justo detrás de mí y un coro de gritos llenó la sala. Kathyln, que estaba sentada a mi lado, respiró sorprendida. Su hermano había sacado la mitad de su espada antes de darse cuenta de lo que estaba sucediendo.

Lord Bairon crepitaba con una energía atronadora, pero retrocedió cuando me giré y apoyé mi mano sobre la criatura peluda que se había manifestado detrás de mí.

“Boo, te dije que esperaras afuera. No puedes simplemente hacer  poof cada vez que me pongo un poco nerviosa,” lo regañé, pero era poco entusiasta. Su presencia me dio fuerzas.

Skydark: Poof… lo conozco como una onomatopeya.. que alguien que aparece de repente ante ti como un genio mágico.. algo así como en los padrinos mágicos…

Gruñó de una manera que me dijo que no lo lamentaba, luego se acostó frente a la puerta arqueada.

“Lo siento,” murmuré, mirando a Virion. Si el viejo elfo estaba molesto, no lo demostró.

“No te preocupes, Ellie. Continúa, si estás lista.”

Respiré profundo y tembloroso antes de que las palabras comenzaran a salir de mí. Expliqué mi parte en nuestro plan para liberar a los prisioneros elfos del pequeño pueblo de Eidelholm, repasando mi lucha contra el hermano del retenedor. Les conté cómo le di mi medallón a Albold para que los elfos que quedaban pudieran escapar, y cómo Tessia finalmente había matado a Bilal.

La parte más difícil fue describir la llegada de Elijah, pero nadie interrumpió mientras tartamudeaba mi camino a través de ello. Kathyln me miró sorprendida cuando llegué a la parte en la que pretendía ser un estudiante-soldado Alacriano, e incluso Bairon dejó escapar un siseo bajo, lo que pensé que significaba que estaba impresionado.

Finalmente, les conté cómo Tessia había reaparecido al lado de Elijah, y sobre el ataque, y cómo había tratado de salvar a los esclavos elfos … pero …

Eso fue demasiado, y dejé que la historia terminara con la explosión que me apartó de Elenoir, luego me incliné hacia adelante para descansar mi frente en la fría mesa.

Helen Shard rodeó la mesa para poner su mano en mi hombro. “Nadie podría haber hecho más, Eleanor. Lo que lograste … francamente es increíble.”

Kathyln me apretó la mano. La princesa normalmente compuesta tenía lágrimas brillando en las esquinas de sus ojos. Detrás de ella, Curtis estaba abatido y pálido.

“¿Cómo diablos escapaste?” preguntó la vieja soldado, Madam Astera.

Sentándome con la espalda recta, saqué el colgante de fénix wyrm de debajo de mi camisa. Era de un blanco lechoso y estaba completamente agrietado, vacío de maná. “Esto.”

Aun podía recordar claramente cómo me habían mirado los sirvientes elfos cuando intenté, sin éxito, activar el medallón de Tessia y llevarlos a todos conmigo. Sabían que no podía hacerlo. Sabían que iban a morir. Entonces la pared de luz se apoderó de mí y todo se puso rosa.

Durante unos segundos, pude ver cómo el mundo se desgarraba a mi alrededor a través de la capa de energía rosada de la ficha conjurada por el colgante de fénix wyrm. Los Alacrianos, los elfos, los asientos de la tribuna, el pequeño escenario, la mansión … todo se desvaneció en un abrir y cerrar de ojos. Y luego yo también.

Me había despertado gritando, con las piernas colgando en el pequeño arroyo que atravesaba el santuario subterráneo. Boo estaba allí, con humo saliendo de su pelaje chamuscado, de alguna manera vivo. Lo último que escuché fue su profundo rugido llenando la caverna antes de que me desmayara por la reacción violenta.

“¿Sabemos — qué tan grande fue la explosión?” preguntó una voz temblorosa. Era uno de los elfos que habíamos rescatado, el hombre que conocía a Tessia y Kathyln: Feyrith.

Virion y Bairon intercambiaron una mirada oscura. “Tan pronto como Eleanor regresó, el General Bairon voló directamente a los Claros de las Bestia y hacia Elenoir,” dijo Virion, asintiendo con la cabeza hacia el humano Lanza.

“Elenoir ya no existe,” dijo la Lanza con brusquedad.

“¿Qué quieres decir con no ‘existe’? ¡Un país no puede simplemente desaparecer!” Feyrith argumentó.

“Bueno, desapareció.” La Lanza dirigió una mirada aguda al elfo. “No queda nada entre los Claros de las Bestias y la costa norte, excepto un páramo chamuscado y retorcido.”

La respiración de Kathyln se estremeció cuando sus manos cubrieron su boca.

El joven elfo se había puesto pálido como un fantasma, pero parecía congelado, con la boca entreabierta y los nudillos blancos de agarrarse al borde de la mesa. Una mujer elfo, cuyo nombre no recordaba a pesar de que había estado en el santuario desde el principio, comenzó a sollozar.

Detrás de mí, Helen me apretó el hombro de nuevo en un gesto de apoyo.

“Pero los asuras …” comenzó a decir Curtis, su voz baja y llena de energía crepitante.

“Éramos y seguimos siendo sus aliados,” dijo Virion con firmeza. “A pesar de las apariencias, no creemos que la mayor parte de la destrucción haya sido causada por el ataque de los asuras, que solo tenía la intención de destruir a los Alacrianos reunidos en Eidelholm.”

Desde la puerta detrás de mí, una voz suave dijo: “¿Cómo puedes saber eso?”

Pequeñas oleadas de dolor recorrieron todo mi cuerpo mientras me giraba en mi asiento para mirar al hablante. Albold, el guardia elfo, estaba de pie enmarcado en la entrada arqueada al otro lado de la descomunal figura de Boo.

Se mantuvo torpemente, inclinándose hacia su lado derecho. Había resultado gravemente herido durante la pelea contra el retenedor; Me sorprendió un poco verlo ya de servicio.

Albold continuó, sin esperar una respuesta a su pregunta. “Ellie vio al Asura conocido como Aldir iniciar el ataque con sus propios ojos.”

No pude ver el rostro de Virion, pero pude escuchar el bajo gruñido de ira en su voz. “Esta es una reunión del consejo a puerta cerrada, Albold. Regrese a tu puesto. Discutiremos esto más tarde.”

Albold frunció el ceño, pero se volteó y se perdió de vista.

Me agaché para rascar a Boo antes de girar lentamente para mirar a los demás.

No es solo Albold. Los demás tampoco están exactamente encantados con la explicación de Virion. Curtis Glayder estaba frunciendo el ceño profundamente, su mirada fija en la mesa en lugar de Virion. La mujer elfo seguía llorando en silencio.

Feyrith se puso de pie. Le temblaban un poco las piernas y tuvo que apoyarse con una mano en la mesa. “Comandante Virion, si el General Bairon está en lo cierto, entonces nuestra tierra natal … la gran mayoría de los elfos …” Hizo una pausa y respiró hondo. “Alguien tiene que responder por esta atrocidad. Sabemos que los Alacrianos son nuestro enemigo, pero ¿qué prueba tenemos de que los Asuras siguen siendo nuestros aliados?”

La ira que repentinamente se había apoderado de Virion por la intrusión de Albold desapareció con la misma rapidez. Hizo un gesto para que Feyrith se sentara. “Lo han sido desde el principio, Feyrith. No olvides que nos salvaron de la traición del Rey y la Reina Greysunders. Ellos guiaron la guerra en los primeros días, antes de que supiéramos a qué nos enfrentábamos. Intentaron poner fin a la guerra antes de que comenzara.”

“Esa es una forma extraña de decir que nos traicionaron cuando atacaron a los Vritra a espaldas del Consejo, un acto que los obligó a un acuerdo para dejar de ayudarnos por completo y resultó en la caída de Dicathen,” dijo Curtis. Aunque mantuvo la voz tranquila, las mejillas del príncipe se habían enrojecido y miraba fijamente a Virion.

Virion hizo a un lado el argumento de Curtis. “Un acto que, de haber tenido éxito, habría salvado a Dicathen. Los líderes toman decisiones, Curtis, tú lo sabes tan bien como yo, y no todas esas decisiones terminan como esperamos.”

Madame Astera se inclinó hacia adelante, su pierna falsa se extendió de forma antinatural hacia un lado de su silla. “Pero, entonces, ¿cómo lo hicieron los Alacrianos? Si me estás diciendo que nuestro enemigo tiene el poder de acabar con países enteros, ¿por qué no lo han hecho antes? ¿Y qué esperanza tenemos de derrotarlos?”

Virion asintió. “Esa es una pregunta mejor. Para el primero, aún no lo sabemos, pero creo que podemos adivinar la razón por la que no lo hicieron antes. Después de todo, querían apoderarse de Dicathen, no quemarlo hasta los cimientos.”

“Entonces, ¿qué cambió?” ella respondió.

“¿En efecto que fue?” Virion dijo, y no pude evitar notar que ni siquiera había intentado responder la pregunta.

“¡Estamos hablando de la destrucción total de nuestro hogar!” Feyrith gritó, sus ojos grandes y furiosos saltaban de Virion a Madame Astera y viceversa. “¡Nada de lo que estás diciendo tiene sentido! Es como si no te importara …”

El puño de Virion se estrelló contra la mesa, haciendo que todos saltaran. Boo se sentó y miró por encima de mi hombro al Comandante.

“No me hables como si fuera un espectador, muchacho. ¡Yo, también, soy un elfo! ¡Uno que acaba de perder el mismo país en el que creció, por el que peleó dos guerras!”

“¡Escúchense a ustedes mismos!” El rostro de Virion se volvió salvaje y desesperado cuando su fachada tranquila se resquebrajó. “Como si tener a un Asura como enemigo no hubiera sido lo suficientemente malo, ¿quieren ir a la guerra contra todo Epheotus? No, si los Asuras fueran realmente nuestros enemigos, entonces no tenemos ninguna posibilidad de ganar esta guerra.”

El estallido de Virion se encontró con un silencio de asombro. No estaba segura de qué decir, ni siquiera de qué pensar. Parecía más que solo esperaba que los Asuras no hubieran destruido a Elenoir, sino que habían descubierto algún tipo de prueba …

Pero, ¿qué había pasado? Había visto al Asura, elevándose muy por encima del pueblo e irradiando una presión tan fuerte que paralizó a todos, disparando una ráfaga de maná que destrozó a Eidelholm … pero ¿podría realmente haber sido lo suficientemente fuerte como para destruir todo el país?

Negué con la cabeza, aunque nadie me miraba. Estuve allí, y ni siquiera yo sé lo que pasó.

A pesar de sus duras palabras, cuando la mirada de Virion recorrió la habitación, encontrándose con los ojos de todos por turno, su expresión no era dura ni enojada, solo cansada. “Pero tenemos que echar la culpa a quien es debido, no participar en una cacería de brujas contra nuestros aliados. Fueron los Alacrianos los que nos atacaron y nos echaron de nuestro hogar. Fueron los Alacrianos los que asesinaron a nuestros reyes y reinas del Consejo y encadenaron a nuestro pueblo. Fueron los Alacrianos los que robaron nuestra tierra y quemaron nuestro bosque.”

“Los asuras son ahora nuestra única esperanza de recuperar Dicathen. Corrieron un gran riesgo para atacar a los Alacrianos en Elenoir, un acto que habría roto el control de Agrona sobre nuestra tierra natal, pero los Vritra lo sabían. En lugar de permitir que se recuperara Elenoir, los Vritra la destruyeron por completo.”

El resto del Consejo miró con recelo a Virion. La pregunta de Albold y Feyrith todavía estaba grabada en mi cabeza. ¿Pero, como lo sabes?

Como si leyera mis pensamientos, dijo: “La Anciana Rinia vino a mí con una visión.” La voz de Virion era aguda y resuelta, como si esas palabras lo explicaran todo. “Ella me dijo que los Asuras de Epheotus vendrían en nuestra ayuda, pero que el Clan Vritra estaba esperando que su acuerdo se rompiera y que nos devolvería el ataque. Dijo que intentarían hacer que pareciera que los Asuras eran nuestros enemigos, pero no lo son.”

Incluso Bairon pareció sorprendido al escuchar esta noticia. Curtis y Kathyln intercambiaron una mirada, mientras los elfos se apoyaban el uno en el otro para sostenerse.

Madame Astera resopló, su vieja cara se arrugó en una mueca de desprecio. “¿La vieja adivina que dice haber visto venir todo esto y, sin embargo, no hizo nada para evitarlo? Qué conveniente es que siempre haya una visión de la que solo aprendamos después de que sea demasiado tarde para hacer algo.”

Eso no es justo, quería decir. Sin la vidente, Tessia, mi madre y yo habríamos sido capturadas por los Alacrianos hace mucho tiempo. Pero me mordí el labio y me contuve porque Madame Astera no era la única que se sentía así.

Era parte de la razón por la que la anciana Rinia había elegido aislarse tan profundamente en las cavernas. Porque cuando la gente descubrió lo que la anciana Rinia había sabido, y lo que pudo haber hecho, nunca volvieron a mirarla de la misma manera.

Pensé — esperé — que Virion se enfadaría con Madame Astera, pero se limitó a negar con la cabeza y parecía aún más cansado. “No es su culpa, Astera, aunque sé que puede ser difícil confiar en ella. Rinia ha sacrificado mucho para ayudarnos en todo lo que puede, y eso le ha costado terriblemente a ella.”

Me di cuenta con una sacudida de culpa que había olvidado por completo ese aspecto de las habilidades mágicas de la anciana Rinia; ella intercambió su propia fuerza vital para ver nuestros posibles futuros. “¿Se encuentra ella bien?” Pregunté, mi voz sonaba muy pequeña.

Virion sostuvo mi mirada durante varios segundos antes de responder. “Me temo que está cerca del final de su poder.”

Madame Astera parecía como si no le hubiera importado menos la salud de la anciana Rinia, pero tuvo la gracia de no compartir lo que estaba pensando.

Recogí el extremo perdido de mi uña mientras pensaba en cuando había visitado a la anciana Rinia.

Me parecía bastante saludable. No dudé de las palabras de Virion, pero, al mismo tiempo, tuve problemas para imaginarme la salud de la anciana elfo fallando tan rápidamente.

¿Y qué estaba buscando cuando tuvo esta visión? Cuando le pregunté acerca de nuestra misión, me dio una vaga advertencia acerca de que el costo era más de lo que Virion quería pagar. Pensé que había estado hablando de Tessia … pero ¿ya había visto el ataque Asura a Elenoir y, en su lugar, se refería a perder todo el país? Pero si ese era el caso, ¿por qué no me había dicho más en ese momento? ¿Lo vio más tarde?

Odio esta basura de visiones del futuro, pensé miserablemente. Nunca tenía sentido.

Decidí ir a verla de nuevo y volví a centrar mi atención a la reunión, pero la reunión parecía haber terminado. Todos los demás parecían tan sorprendidos por el repentino despido como yo me sentía.

Feyrith ya estaba ayudando a la elfo a salir de la habitación, rodeando nerviosamente a Boo, que ocupaba la mayor parte de la entrada. Virion estaba teniendo una conversación en susurros con Bairon, mientras Curtis y Kathyln esperaban una conversación privada con el Comandante.

Helen me ayudó a ponerme de pie y me guio hacia la puerta.

“Gracias,” dije agradecida.

Caminamos por el pasillo y atravesamos la pesada solapa de cuero que servía de puerta. Albold no estaba en su puesto cuando nos marchamos, pero la otra guardia, Lenna, me asintió con firmeza cuando pasamos.

Los costados de Boo rasparon contra las paredes del pasillo detrás de nosotros, y tuvo que atravesar la puerta. Mi vínculo me dio un gruñido gruñón y gruño cuando finalmente logró salir a los escalones.

“No me mires. Te dije que esperaras afuera,” le dije, esperando a que me alcanzara. Cuando lo hizo, entrelacé mis dedos en su denso pelaje y dejé que me sostuviera mientras caminábamos.

“Sé que no te sientes así, Ellie, pero … lo hiciste bien,” dijo Helen cuando nos recuperamos.

“Sí …” Tienes razón, realmente no me siento así …

“Hay una cosa que realmente no entiendo,” dijo Helen, con su tono de conversación. “¿Cómo escapó Boo? ¿El colgante que Arthur les dio los trajo a ambos de regreso?”

No respondí de inmediato. La verdad era que todo después de que Aldir y Windsom aparecieran en Elenoir fue algo borroso. Boo se había estado escondiendo en el bosque alrededor de Eidelholm, y debería haber sido asesinado, pero… cuando volví al santuario, él estaba justo a mi lado.

“¿O has estado ocultando estas poderosas y misteriosas habilidades a tu maestra?” preguntó, dándome una mirada de sorpresa fingida.

Negué con la cabeza, permitiendo una leve sonrisa. “No creo que fuera el amuleto fénix wyrm, y esto definitivamente no era algo que mantuviera en secreto para todos. Para ser honesta, nunca he descubierto realmente qué tipo de bestia de maná es, así que no estamos seguros de cuáles son sus poderes.”

Gimió detrás de nosotros. “Sí, estamos hablando de ti. Desde que regresamos, cada vez que me … estreso o me asusto un poco, él simplemente hace poofs justo a mi lado. Así que debe ser así como escapó. Sin embargo, extrae mi propio maná y casi me mata por la reacción repentina…”

Los ojos de Helen se agrandaron hasta que sus cejas se levantaron y desaparecieron detrás de la línea de su cabello. “De cualquier manera, creo que te pareces más a ese hermano tuyo de lo que nadie te ha dado crédito.”

Desde Elenoir, había sentido que había una especie de grieta que me atravesaba todo el interior y se hacía un poco más grande con cada cosa agradable que alguien me decía. No me sentía como Arthur. No fui heroico, valiente, talentoso o poderoso … si lo fuera, entonces podría haber hecho algo. Podría haber rescatado a Tessia, o haber salvado a esos elfos o …

¿Arthur podría haber impedido que destruyeran a Elenoir? Me preguntaba.

“Oye, mírame.” Helen tomó mi barbilla firmemente en su mano y tiró de mi cabeza hacia arriba para que nuestras miradas se encontraran. “No te culpes por todo lo que salió mal y no te niegues a aceptar dónde ayudaste a que las cosas salieran bien. Tu misión, tú, Ellie, salvaste a mucha gente.”

“Lo sé,” dije, pero las palabras salieron medio ahogadas cuando mi garganta se apretó y mis ojos comenzaron a desbordar lágrimas. “Yo sólo … yo …”

Las palabras me fallaron. Los brazos de Helen me rodeaban y me dejé hundir en ella. Cada sollozo desgarrador enviaba un rayo de dolor caliente a través de mí. El fuerte calor de Boo presionó contra mi espalda mientras se unía a nuestro abrazo.

“¿Por qué no te llevo a conocer a algunas de esas personas que salvaste?” Helen dijo suavemente. “Para que recuerdes por qué fue todo esto.”


Skydark: Quiero agredecer a Jorge y Pedro .. por el donativo para esta novela para poder seguir con la suscripción en el Patreon del Autor.. Muchas Gracias.. [Por ello también lo publico algo tarde.. estaba algo asi Mamadas lleve sus mamadas!!

jajajajjaja…. Enjoy!!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente