Capitulo 292 – TBATE – Piezas Perdidas

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Fue con una punzada de pesar que me senté con el cubo de piedra que había recibido de la proyección djinn durante mi primera aventura en las Relictombs. Después de mis primeros intentos de comprender la reliquia en Maerin, había pasado muy poco tiempo estudiando las formas geométricas que contenía.

Aun así, mi interacción previa con la piedra angular [Keystone] debe haber hecho algo; las Relictombs habían sentido que yo tenía algún conocimiento de este edicto de éter, fuera lo que fuera, y nos llevaron a esta zona para ponerme a prueba. O tal vez sintió el cubo en sí, escondido en mi runa de almacenamiento extradimensional, y eso solo fue suficiente para traernos aquí.

Por ser unas personas pacíficas, los djinn parecían tener una metodología muy oscura en la forma en que entrenaban y protegían sus artes etéricas.

Me senté con las piernas cruzadas en el suelo con el cubo en mi regazo, confiando en Regis y Haedrig para que me cuidaran mientras trabajaba, comencé.

Como antes, imbuí éter en la reliquia, y su éter se extendió hacia mí. Mi visión se desvaneció en una pared de color púrpura, y la atravesé, encontrándome una vez más rodeado por las innumerables formas geométricas flotantes y giratorias.

Usando éter, pude manipular las formas, moverlas y clasificarlas para tratar de dar sentido a su significado. Me sentí como un bebé jugando con bloques de letras. No había rima o razón para las formas geométricas, y aunque podía interactuar con ellas, no tenía ninguna base para comprenderla, ni idea de lo que se suponía que debía hacer.

Aun así, tenía que creer que el djinn no me habría dado esta reliquia si no hubiera forma de resolverlo. Comencé recopilando símbolos de formas similares y agrupándolos en grupos. A continuación, como eran geométricos y no basados ​​en runas, busqué formas en las que encajaban, tratándolo como un rompecabezas abstracto.

Esto parecía fácil al principio, ya que había suficientes formas que siempre pude encontrar una pieza que encajara. Sin embargo, una vez que tuve un par de docenas de piezas unidas, me di cuenta del problema. Ante mí, un fractal multidireccional y en expansión había tomado forma, pero se me habían acabado las piezas que se conectarían a la forma que había creado.

Skydark: Un fractal es un objeto geométrico cuya estructura básica, fragmentada o aparentemente irregular, se repite a diferentes escalas.

Sin otra opción, deshice el rompecabezas y comencé de nuevo.

Mientras tanto, sentí que mi éter era extraído de mí y consumido por el cubo. Su fuerza de succión no era tan mala en las Relictombs como lo había sido cuando la había estudiado en Maerin, lo que me permitía quedarme más tiempo, pero aun así ponía un límite a la cantidad de tiempo que podía pasar trabajando en la reliquia en una sola sentada.

Volví a organizar mis piezas, luego comencé a construir mi rompecabezas por segunda vez, teniendo en cuenta qué piezas había usado durante mi primer intento. Esta vez, sin embargo, me encontré en un callejón sin salida incluso antes, pero estaba demasiado cansado para volver a intentarlo nuevamente.

Mis ojos se abrieron de golpe, y mi mente tardó un momento en darle sentido a la habitación de los espejos con su movimiento constante y su pequeño ejército de figuras reflejadas.

Regis estaba acurrucado frente a mí, con un ojo abierto y siguiendo de cerca a los demás. Ezra y Haedrig parecían estar dormidos, mientras Kalon vigilaba a Ada. Le habían tapado la boca para amortiguar el flujo constante de vitriolo y mentiras.

“¿Cuánto tiempo estuve?” Pregunté, sorprendiendo a Kalon, quien prácticamente se puso de pie de un salto.

Se aclaró la garganta y volvió a sentarse. Varias horas, al menos. ¿Hiciste … lo que sea que estabas tratando de hacer?

“Hice algunos progresos”, respondí elusivamente. Tenía la sensación de que a él no le gustaría escuchar que no tenía ni idea de lo que estaba haciendo.

Desde su banco al otro lado de la fuente, Ezra dijo: “Han pasado horas, y todo lo que puedes decir es que has hecho ‘algún progreso’.”

El joven ascender se puso de pie, me miró con furia y se dio la vuelta, pisando fuerte en la oscuridad.

“Ya había pasado horas estudiando el… dispositivo antes de llegar aquí,” dije, hablando con Kalon. “No sé cuánto tiempo me llevará, pero estoy haciendo lo que puedo.”

Con expresión estoica, Kalon preguntó: “¿Estás seguro de que no hay nada que podamos hacer para ayudar?”

“No dejes que tu hermano me apuñale mientras estoy en ello”, dije, levantando una ceja.

Kalon se río, provocando que Ada, contenida y amordazada, le gruñiera y se retorciera entre sus ataduras como si el sonido le doliera. Kalon la miró con tristeza por un momento antes de voltearse hacia mí. “Haz lo que tengas que hacer, Grey.”

Me sentí como una esponja bien escurrida; casi cada gota de mi éter se había consumido. No necesitaba dormir mucho, pero necesitaba tiempo para reponer mi núcleo de éter.

De pie, realicé una serie de movimientos marciales que Kordri me había enseñado en Epheotus para ayudarme a eliminar la rigidez de mis extremidades. Después de varios minutos de la rutina, me senté de nuevo junto a Regis y comencé el proceso de absorber el éter ambiental.

Sentí a mi compañero moverse cerca antes de escuchar su voz en mi cabeza.

‘¿Qué aspecto tiene ahí dentro?’

‘No estoy seguro de cómo describirlo, honestamente.’ Pensé en las formas dispares, los patrones que había diseñado, las paredes de energía etérica que lo enjaulaban todo … ‘¿Qué se siente cuando entras en mi cuerpo?’

‘Es como nadar.’

Abrí los ojos, rompiendo mi meditación y miré a Regis. El lobo de las sombras se encogió de hombros.

‘Tu preguntaste.’

Cerrando los ojos, me concentré en el éter que me rodeaba, en dibujarlo a través de mis canales de éter y en mi interior. Dentro de esa reliquia hay conocimiento puro. ‘Siento que estoy tratando de entender el contenido de un libro complicado quemándolo y respirando el humo.’

‘¿Tienes idea de cuánto conocimiento necesitas inhalar para sacarnos de aquí?’

‘Más’, pensé. ‘Mucho más.’

El tercer intento de juntar las piezas del rompecabezas no fue exactamente un encanto, pero llegué a un momento inesperado de comprensión. Sin tomar conscientemente la decisión de hacerlo, dejé de intentar usar todas las piezas y en su lugar construí un gran cuadrado.

La forma era relativamente sencilla, encajando de forma natural en mi mente. Una vez que decidí qué construir, casi parecía que las piezas se me presentaban cuando las necesitaba.

Cuando el cuadrado estuvo completo, comenzó a brillar y a brillar como aceite en el agua, luego las líneas de las piezas individuales se desvanecieron, dejando un marco cuadrado flotando sin soporte en el espacio como una ventana a ningún lugar. Las ondas de aceite se asentaron y se quedaron quietas, y dentro del marco pude ver el pasillo de los espejos.

Regis todavía estaba en su lugar a mi lado. Kalon ahora dormía mientras Ezra cuidaba a su hermana. Me sorprendió ver que Haedrig tenía la mano contra uno de los espejos, aparentemente inmerso en una conversación con su habitante. Sin embargo, nada de lo que dijeron fue audible. De hecho, no salió ningún sonido de la ventana.

Estaba perdido. Aunque claramente había logrado algún tipo de avance, no entendía cómo esta ventana al mundo exterior me ayudó, o qué revelaba sobre el edicto del éter que estaba tratando de dominar.

Dejando el cuadrado por el momento, comencé a construir un segundo cuadrado más pequeño con las piezas restantes. Sin embargo, lo que obtuve se parecía más a un trozo de masa enrollada de bordes afilados que a un cuadrado perfecto, ya que carecía de las piezas para hacerlo perfecto.

Se necesitaron tres intentos más, construyendo la forma más pequeña cada vez, para crear un segundo cuadrado perfecto. Esperé, pero no pasó nada: sin luces, sin coalescencia de energía, sin ventana al mundo exterior.

Fue entonces cuando tuve mi segundo momento de comprensión.

¿Y si el cuadrado —o, teóricamente, cualquier forma— representara el conocimiento subconsciente de algún aspecto del edicto del éter que estaba tratando de aprender? Si asumiera que el acto de construir este rompecabezas era metafórico para estudiar el edicto en sí, entonces estudiar el mismo pensamiento —representado por el cuadrado— no me haría avanzar más hacia la comprensión del todo.

Con esto en mente, deconstruí el cuadrado más pequeño, pero para entonces mi núcleo de éter estaba casi vacío.

Cuando abrí los ojos, encontré las cosas tal como las había visto a través de la ventana.

“H-Haedrig,” dije, encontrando mi voz ronca por el mal uso.

La mano del ascender se apartó del espejo con cuyo habitante había estado hablando y rápidamente caminó hacia mí.

Tomé un largo trago de agua de la cantimplora de piel que descansaba a mi lado, goteando un poco por mi barbilla.

“Cuidado con eso”, dijo Haedrig. “Todos podemos lamentar no haber empacado tantos suministros como tú antes de escapar de este lugar.”

“¿Cuánto tiempo?”

“Yo diría que quizás doce … quince horas desde que entraste.” Haedrig me miraba con atención, casi con nerviosismo.

‘En realidad, han pasado trece horas y cuarenta y ocho minutos. No es que esté contando ni nada.’

“Guau. Duraré más tiempo al menos.”

“¡Y nos estamos quedando sin comida!” Interrumpió Ezra, mirándome con incredulidad. “¿Esperas quedarte allí hasta que el resto de nosotros nos muramos de hambre?”

“Deberías estar racionando tus suministros”, espeté, pero antes de que Ezra pudiera responder, saqué mi paquete de comida de la runa de almacenamiento extra dimensional de mi antebrazo y se lo arrojé. “Puedo estar sin comer unos días.” Echando un vistazo a Haedrig, agregué: “Asegúrate de que se divida, y esta vez racionado.”

Ezra arrojó el paquete en el banco junto a él y volvió a sentarse. “Gracias, héroe.”

Tratando de ocultar su sonrisa, Haedrig se sentó a mi lado y bebió de su propia cantimplora. Cuando me quedé en silencio, se volteo hacia mí y arqueó una ceja. “¿y Bien?”

Negué con la cabeza. “Hice algunos progresos, pero aún no he tenido una epifanía.”

Haedrig tomó otro trago, luego se rió de sí mismo y guardó su cantimplora en su anillo dimensional. “Mírame, sin hacer caso de mis propios consejos.” Nos sentamos en silencio por un momento mientras comenzaba a reponer mi éter. “Así que, éter …”

Suspiré. Aunque era reacio a discutirlo, también me sorprendió que uno de ellos hubiera tardado tanto en sacarlo a colación después de que le mencioné el éter a la falsa Ada. Decidí que la mejor forma de mentir era contar la mayor cantidad de verdad posible.

Hablando en voz baja para que Ezra no lo oyera, dije: “Este no es mi primer viaje a las Relictombs, aunque en realidad no podrías llamar a mi visita anterior un ascenso.”

Haedrig no pareció sorprenderse en absoluto por esta revelación, dándome una mirada inexpresiva. “Gracias por decir finalmente lo obvio.”

“Desperté en una habitación del santuario, medio muerto, sin recordar cómo había llegado allí. La primera habitación a la que llegué estaba llena de estas cosas horribles, quimeras zombificadas, y casi me matan, pero mientras luchaba contra ellas me di cuenta de que podía usar un nuevo tipo de magia. Éter.”

Haedrig señaló a Regis. “¿El lobo?”

“Sí, fue la primera manifestación. Luego aprendí ese … truco de teletransportación que usé para sacarnos de la última zona.” Cuando Haedrig se limitó a asentir, me volví para mirarlo a los ojos. “Pareces sorprendentemente relajado con todo esto.”

“Sabía que había algo diferente en ti”, respondió encogiéndose de hombros. “Podía sentirlo. Para ser honesto, es por eso que quería unirme a ustedes en su ascenso. Para ver qué pasaría a tu alrededor.”

Pensé en la descripción de Alaric de las Relictombs y en cómo cambió en función de quién estaba dentro. Algunos ascenders, me había dicho, tomarían cada ascenso con un nuevo grupo, con la esperanza de descubrir nuevos e inexplorados alcances de la creación de los antiguos magos.

“¿Y el djinn?”

“Es lo que los antiguos magos se llamaban a sí mismos,” respondí con sinceridad. Se habían ido, gracias al Clan Indrath. No veía ningún daño en compartir el nombre ahora. “Encontré un … espíritu, o manifestación, o algo … es lo que me dio la reliquia.”

Haedrig negó con la cabeza y me dirigió una mirada de puro asombro. “Has descubierto más sobre las Relictombs en dos ascensos que yo en veinte. Tú, wigeon afortunado.” Sus ojos se posaron en la reliquia de mi regazo. “Aún así, es arriesgado haberme aferrado a eso. Los Vritra – los soberanos te despellejarían vivo si supieran que has descubierto una reliquia y no la entregaste en el momento en que saliste de las Relictombs.”

Skydark: wigeon es un tipo de pato silvestre.. búsquenlo en Google-san..

“Afortunadamente para mí”, dije, pensando en los guardias imbéciles que me recibieron en el portal de salida en Maerin, “Salí en un pequeño pueblo atrasado. Estaban tan sorprendidos de verme allí como de estar allí.”

“Wigeon suertudo”, dijo de nuevo, sacudiendo la cabeza.

“¿Cómo van las cosas aquí?” Pregunté después de una breve pausa. Se sentía bien simplemente … hablar, y me di cuenta de que no quería que nuestra conversación terminara tan pronto.

“Tenso y hosco”, respondió Haedrig con total naturalidad. “El chico está a punto de desbordarse. Se ha comido sus raciones y la mitad de lo que sacamos del anillo dimensional de Riah. Someterse a la ira y el miedo de los reflejos no ayuda, pero no se detuvo ni siquiera cuando su hermano se lo ordenó.”

“Son prácticamente manifestaciones de su propia confusión interna”, dije, pensando en mi vida como Grey después de que el director Wilbeck fuera asesinado. Había avivado las llamas de mi ira de todas las formas posibles. “Supongo que es catártico para él.”

Haedrig se limitó a gruñir y nos quedamos en silencio.

Buscando un tema de conversación, de repente recordé la reacción de Haedrig cuando le pregunté a la falsa Ada sobre el éter antes.

“Volviendo al tema del éter”, comencé, algo inseguro de cómo preguntar lo que quería saber. “Antes, cuando lo mencioné … bueno … parecías sorprendido.”

Haedrig me miró a los ojos y luego miró al suelo, dejando que su cabello verde cayera sobre su rostro. “Eres observador, Grey. Has … has demostrado mucha confianza en mí. Si la persona equivocada se entera de cómo tienes esa reliquia, podrías ser ejecutado.”

No había indicio de amenaza en las palabras de Haedrig. En cambio, sonaba genuinamente agradecido por la confianza que le había mostrado; Solo les había dicho a los demás que era un dispositivo para albergar conocimientos y esperaba que eso fuera suficiente para satisfacer su curiosidad por el momento.

“He estudiado un poco el éter”, continuó, “pero no es algo de lo que pueda hablar a menudo. No es un … tema de conversación educado en la mayoría de los círculos, y mi familia no lo aprueba. De hecho”, agregó con una risa amarga, “mi familia no aprueba nada de lo que hago. Esperan que me siente en casa como un buen pequeño …”

Haedrig se interrumpió y me lanzó una mirada avergonzada. “Lo siento, hablar de mi familia es un tema un poco delicado para mí.”

“Puedo sentir empatía”, dije con una sonrisa triste. “No importa cuánto lo intentemos, no podemos ser hijos perfectos.”

“No, no podemos”, respondió Haedrig, algo amargamente. “Quizás mis padres biológicos hubieran pensado de manera diferente, pero no fui criado por mi propia sangre. La casa que me crió … bueno, no aprecian mis aspiraciones como ascender.”

“Pero los ascenders son tan apreciados en” —Me detuve a mí mismo para no decir “Alacrya”, en lugar de buscar a tientas un momento antes de terminar , “en la mayoría de las familias.”

“Oh, no me malinterpretes; mi sangre adoptiva está muy ansiosa por establecer renombre como soldados en la guerra contra Dicathen y como ascenders, ya sea por sangre o por patrocinio. Pero no estaba destinado a esta vida … al menos, no según ellos.”

Antes de que pudiera decir más, Haedrig se puso de pie y se enderezó la armadura. “Lo siento, Grey, pero creo que me gustaría pasar un rato a solas con mis pensamientos. Te dejo con tu meditación.” Después de un momento de pausa, agregó: “Gracias por escucharme”, luego se alejó.

‘No pensé que fuera posible, pero ese tipo parece tener tantos secretos como tú’, dijo Regis con una risita. El lobo de la sombras estaba acurrucado entre Ezra y yo, con los ojos cerrados, aunque claramente había estado prestando mucha atención.

‘¿Crees que es otro Dicathian varado en Alacrya y que oculta su identidad para evitar ser perseguido por los Vritra?’ Sonreí y empujé el trasero de Regis con mi bota.

‘No, tonto, pero definitivamente no nos lo está contando todo.’

‘Puede que tengas razón. Aún así, no puedo evitar confiar en él.’ No me había dado cuenta hasta ese momento, pero era verdad. A pesar de mí mismo, a pesar de nuestra corta habilidad, confiaba en que Haedrig me cuidaría las espaldas. No podría decir lo mismo de los hermanos Granbehl.

‘Lo que sea. Confía en ti, pero si hace algo extraño, igual le arrancaré el brazo de un mordisco.’

Sonriendo y negando con la cabeza, volví a mi meditación, preparándome para otro intento más en la piedra angular.

Cuando atravesé la pared purpura que rodeaba el campo de formas geométricas, encontré la ventana cuadrada todavía intacta. Dentro de él, vi a Haedrig caminar por el pasillo en sombras, con la vista hacia abajo y la expresión pensativa.

Mi perspectiva cambió, enfocándome en cambio en Ezra mientras se levantaba y caminaba hacia mí. Regis abandonó inmediatamente su pretensión de estar dormido, levantó la cabeza y miró a Ezra. El joven ascender se detuvo, se encontró con los ojos del lobo de las sombras durante varios segundos y luego se volteo para alejarse, aunque no fue tan lejos como para perder de vista a Ada.

Obligué a mi conciencia a alejarse de la ventana, centrándome en cambio en las formas restantes. Ya sabía que crear otro cuadrado no tenía ningún propósito, así que comencé a construir lo primero que se me vino a la mente: un triángulo equilátero.

Fue más difícil que el cuadrado. Las piezas no parecían encajar correctamente. No saltaron sobre mí como lo habían hecho antes, guiándome, por lo que me encontré desmantelando y reconstruyendo la forma una y otra vez. Para cuando mi núcleo de éter estuvo vacío, aún no había construido con éxito un triángulo perfecto.

Aun así, una vez que mi mente estuvo puesta en eso, me sentí obligado a llevarlo a cabo. Sabía instintivamente que tenía que haber una manera de combinar las formas y figuras en la imagen de mi mente, y la próxima vez que ingresé a la piedra angular, lo intenté nuevamente.

Pero no fue hasta mi tercer día (mis viajes a la piedra angular duraban casi dieciséis horas en este punto, con el tiempo restante dedicado a reponer mi éter y dormir un poco) que logré forjar un triángulo equilátero perfecto.

Como antes, las piezas brillaron y formaron una forma sólida, y cuando el resplandor se desvaneció pude ver a través de él la habitación de los espejos, aunque la imagen que me mostró era diferente. La habitación estaba vacía. Entonces aparecí, saliendo de un portal que colgaba en el aire.

Vi como me estremecí, defendiéndome de ataques que nunca llegaron.

Me escuché preguntarme: “¿Quiénes…quiénes son?”

Entonces aparecieron Kalon y Ezra, chocando conmigo. “¿Qué demonios?”

Estaba viendo el pasado, me di cuenta, como si hubiera sido capturado por un artefacto de grabación. La ventana cuadrada me mostró el presente. En el triángulo, podía ver el pasado reproducirse como un video casero.

Mi corazón latía rápidamente mientras consideraba la tercera forma. ¿Fue posible?

Mi atención se centró en la ventana cuadrada. Haedrig se sentó junto a Regis, sus dedos recorriendo la espesa melena del lobo de las sombras. Los ojos de Regis estaban cerrados, su lengua colgando de un lado de su boca, la misma imagen de una mascota satisfecha disfrutando de unas buenas carisias.

‘Traidor’, pensé sonriendo.

Detrás de ellos Kalon estaba sentado con Ada, con la cabeza entre las manos, y Ezra estaba de pie frente a uno de los espejos, con la mano presionada contra él.

Dejé escapar un suspiro. ‘Tonto’. El niño solo se estaba torturando a sí mismo al interactuar con estos espíritus. No tenían nada que compartir más que su locura y odio. Escucharlos solo podía llevarlo a la oscuridad y la desesperación.

Volviendo a las imágenes visibles a través del triángulo, vi como nuestro tiempo en la habitación de los espejos se desarrollaba nuevamente. Me resultó difícil dar la vuelta y observar por segunda vez cómo el fantasma se llevaba a Ada.

La falsa Ada atravesó la habitación sin ser vista, distraída como estábamos todos, y se arrastró encima de Riah. Riah parecía inconsciente, pero aun así se estremeció cuando Ada se inclinó y luego presionó sus labios contra los de Riah.

Riah se convulsionó, una sacudida brusca y antinatural, luego se quedó quieta, pálida como un fantasma.

El fantasma de alguna manera había extraído la fuerza vital directamente de Riah, matándola instantáneamente. Había asumido que era una especie de ser etérico, como la mayoría de los monstruos de las Relictombs, pero no había visto nada tan poderoso o mortal como esto.

Frente a mí, la falsa Ada, ahora contenida, se lanzó hacia adelante, casi mordiendo a Kalon. No, no mordiendo, casi besando a Kalon. No teníamos idea de lo cerca que había estado de la muerte en ese momento.

Me deshice de esos pensamientos que giraban en mi mente. Revivir estos momentos pasados era una trampa, como vivir la vida en un círculo.

Necesitaba comenzar a construir la siguiente forma … y sabía exactamente lo que tenía que ser.

Skydark: Os mando un gran Saludo y agradecimiento a las siguientes personas… “Jhon Cavadia” muchísimas gracias papu x ese Donativo.. como tambien a “Jose Escorcia ponton” sin más nos vemos el Proximo Sabado con el siguiente capítulo.. aun q lo senti corto este.. ajjajaja Enjoy!!!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente