Capítulo 291 – TBATE – Contando Cuentos

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Haedrig extendió la mano y cerró los ojos de Riah antes de voltearse hacia el resto de nosotros reunidos alrededor de Ada.

 

Aunque parecía inmovilizada por lo que sea que Regis estuviera haciendo en su cuerpo, sabía que esto no había terminado. Los brillantes ojos purpura estaban fijos en Riah, y una sonrisa temblorosa seguía cruzando sus labios mientras luchaba por el control.

 

‘¡No la podre retener por siempre!’ Regis me lo transmitió.

 

“Tenemos que atarla”, dije, mi voz sonaba cruda y cansada para mis propios oídos.

 

Haedrig ayudó a Kalon y Ezra a ponerse de pie mientras yo sostenía a Ada, por si acaso se escapaba del control de Regis. Kalon la levantó de mis brazos y la colocó suavemente en el banco junto al cuerpo de Riah, luego comenzó a sujetarla usando una cuerda de su anillo dimensional.

 

De repente, su cabeza se lanzó hacia adelante y sus dientes se cerraron de golpe, apenas fallando de la nariz de Kalon.

 

“Ada … lo siento”, susurró Kalon, el dolor notable en su voz.

 

Después de que la inmovilizaron, Regis salió disparado de su espalda y aterrizó en la fuente entre los bancos. El lobo sombra inmediatamente rodó sobre su espalda y comenzó a chapotearse en la fuente, tosiendo de una manera cortante y poco natural que me recordó a un gato tosiendo una bola de pelo.

 

‘¡Eso … fue … asqueroso! Necesito un baño’, me transmitió.

 

‘Gracias, Regis. Fue suficiente para que nosotros pudiéramos sujetarla con seguridad, así que …’

 

Un empujón desde mi izquierda me tomó con la guardia baja, haciendo que me tambaleara hacia atrás, aunque no había suficiente fuerza detrás de él para hacerme perder el equilibrio.

 

“¡Si no hubieras derribado a Kalon, habríamos llegado a Riah a tiempo!” Ezra, con el rostro rojo brillante y los ojos desorbitados, gritó a todo pulmón. “¡Ella está muerta por tu culpa! Debería matarte ahora mismo …”

 

Dejé que se desahogara. Detrás de él, Kalon se había congelado en el acto cuando cubría a Riah con una capa de repuesto. Haedrig se había puesto a un lado para darles algo de espacio a los hermanos. Sin embargo, pude decir por la forma en que su mano se deslizó hacia la empuñadura de su espada que estaba listo para saltar si era necesario.

 

‘¿Cuánto tiempo vas a quedarte aquí sentado y dejar que te grite?’

 

‘Tiene razón en estar molesto, Regis.’

 

‘Quizá, pero eso no te convierte en un idiota.’

 

“…..¡Nunca debí haberte traído con nosotros, bastardo!”

 

‘No, quizás no deberías haberlo hecho’, pensé.

 

Al igual que en la zona de convergencia, parecía que mi presencia dificultaba las cosas a los demás. Por todo lo que había oído, la primera zona debería haber sido bastante fácil para ascenders tan fuertes como Kalon y Haedrig.

 

“¡Hazlo, hermano! ¡Mátalo!” Ada intervino, su voz rezumaba malicia. Una vez que había matado a Riah, cualquier pretensión de que esta criatura de ojos purpuras siguiera siendo Ada se había esfumado, dejando tras de sí una sombra violenta de la inocente excitación de Ada.

 

“¡Cállate!” Ezra rugió, volteándose hacia Ada como si fuera a golpearla. Kalon se puso entre ellos en un instante, sus ojos clavados en los de Ezra. El hermano menor de Granbehl se sometió rápidamente, se alejó de todos nosotros y caminó hacia el espejo roto, mirando hacia la nada.

 

Los ojos brillantes de Ada lo siguieron, sus labios se torcieron en una mueca de decepción. Luego se volteo hacia Kalon y puso una sonrisa inocente. “Oh, hermano mayor, por favor desátame. Estas cuerdas duelen …”

 

Habiendo tenido suficiente, dejé escapar una ola de intención eter lo cual congeló a todos en su lugar, incluida a la falsa Ada. Di un paso hacia ella, mis ojos taladraron agujeros en su cráneo.

 

“¿Qué estás haciendo?” Kalon preguntó con los dientes apretados, mi intención presionando sobre él como un puño gigante.

 

“Necesito respuestas”, dije con total naturalidad. “Así que voy a hacer a esta … cosa … algunas preguntas.” Liberé la presión y me arrodillé frente a Ada. Ella sonrió.

 

“¿Quién eres tú?” Pregunté, queriendo empezar con lo obvio.

 

“Ada de la Casa Granbehl”, dijo con confianza.

 

“¿Dónde está la verdadera Ada?”

 

“Soy la verdadera Ada”, dijo sin dudarlo ni ningún indicio de mentira.

 

“¿Cómo la sacamos del espejo?”

 

“No puedes”, respondió con una mueca de desprecio.

 

Entrecerré mis ojos. ¿Acaso la criatura se había equivocado al admitir que la verdadera Ada estaba atrapada en el espejo? No podía estar seguro de si estaba tratando con un aventurero atrapado o alguna manifestación de las Relictombs, así que no tenía forma de saber cuál era el propósito de este fantasma.

 

“¿Cómo escapamos de esta habitación?”

 

“No puedes”, repitió, la mueca se torció en una sonrisa vengativa.

 

“El djinn no habría diseñado una prueba que no se pudiera completar”, le respondí en un susurro.

 

Tomando un momento, pensé en todo lo que sabía sobre las Relictombs.

 

Algunas zonas que habíamos visitado eran claramente pruebas de nuestra fuerza, lo que requería que lucháramos contra criaturas poderosas para continuar. Otros, como la jungla de los milpiés, probaron el ingenio y la adaptabilidad, requiriendo menos fuerza pura pero más precaución. Luego estaba la zona de la plataforma, que requería una consideración cuidadosa en lugar de una acción directa para completarse.

 

Sin embargo, estas “zonas de éter” parecían menos distintas que las que había visto en mi primer ascenso. El salón de las caras se había presentado como una prueba de nuestra fuerza contra los monstruos serpiente, pero ahora no tenía ninguna duda de que la horda nunca habría sido derrotada. Entonces, ¿cuál era la prueba?

 

Había requerido el uso de una habilidad etér que ya conocía – God Step – para completarla. Más allá de eso, también me obligó a reconocer los límites de mi poder; ningún guerrero podría luchar eternamente contra un ejército interminable de enemigos, por fuerte que fuera. En lugar de luchar para llegar a la victoria, la retirada había sido la única forma de ganar.

 

¿Qué aspecto de mi control sobre el éter estaba destinado a probar la habitación de los espejos? Regis y yo compartimos el control de la runa de destrucción, pero no podía ver cómo la destrucción nos ayudaría a escapar de la zona.

 

Miré a Kalon, que estaba observando de cerca mi conversación con Ada. Hablar claramente sobre mis habilidades frente a los demás revelaría más de lo que pretendía cuando busqué un grupo para mi ascenso preliminar, pero también podría ser la única forma de escapar.

 

“¿Se requiere la habilidad de manipular el éter para escapar de este lugar?”

 

La mirada de Haedrig, que había seguido a Ezra hasta el espejo roto, volvió a mirarme con furiosa intensidad. Dio un paso adelante, con la boca abierta, y yo lo miré a los ojos. Había algo extrañamente familiar en su expresión; me recordó a otra persona, pero no pude ubicarlo en el momento.

 

Me di cuenta de que Ada había hablado, pero estaba tan concentrado en Haedrig que me perdí la respuesta.

 

“¿Qué?”

 

“No.” Aunque Ada dijo la palabra con una confianza mezquina, la escuché como una mentira. No podía creer que esta zona no fuera una prueba de algún aspecto del éter.

 

“¿Tengo que usar la runa de la destrucción para escapar de este lugar?” Kalon me dio una mirada confusa e incrédula. Haedrig pareció sorprendido, pero esta vez hizo un mejor trabajo cubriendo su expresión.

 

Ada sonrió. “Si.”

 

Regis resopló en mi cabeza. ‘Pero eso no tiene sentido. Si la solución requiere que uses la destrucción, entonces requiere que uses éter, ¿verdad? Esta cosa te hace correr en círculos, amigo.’

 

Le devolví la sonrisa a Ada, encontrándome con sus brillantes ojos purpura con complicidad. Pensé que entendía lo que estaba sucediendo, pero necesitaba asegurarme con algunas preguntas puntuales.

 

“¿Quién es ese?” Pregunté, señalando a Ezra.

 

Ada puso los ojos en blanco. “¿Por qué me haces una pregunta tan estúpida?”

 

Señalando de nuevo, le pregunté: “¿Cómo se llama?”

 

Ella me miró. “No lo sé.”

 

Ezra se había apartado del espejo roto para mirar. Parecía a punto de interrumpir, pero le indiqué silencio.

 

“¿Mataste a Riah?”

 

“No.”

 

“¿Sabes quién es Riah?”

 

Miró hambrienta hacia la capa que cubría el cadáver de Riah. “No.”

 

Sacudiendo la cabeza, hice la pregunta más simple que se me ocurrió. “¿Uno más uno es igual a dos?”

 

“¡No!” Ada siseó, su rostro se torció en un horrible ceño.

 

Haedrig fue el primero en darse cuenta. “¡Todo lo que dice la criatura es mentira!”

 

Asentí con la cabeza, sonriendo levemente a Kalon. “¿Viste? Dijo que Ada no podía ser recuperada del espejo, pero todo lo que dice es mentira, incluso si la respuesta es obvia. Trabajando al revés, podemos usar las mentiras para construir una imagen de la verdad.”

 

Lejos de parecer feliz por esta revelación, Kalon me miraba como si yo fuera un ebrio loco contando historias locas en la esquina de la calle.

 

Sin embargo, fue Ezra quien habló primero. “¿Quien diablos eres tú? ¿Qué son todas estas preguntas sobre el éter y la destrucción y esas cosas?”

 

“No eres un ascender de primera de sangre rural, ¿verdad?” Kalon preguntó, su mirada se endureció mientras la sospecha se deslizaba a través de él. “Ezra tenía razón. Tú eres la razón por la que la primera zona fue tan difícil, y tú eres la razón por la que no fuimos a una habitación santuario.”

 

Ya no tenía sentido ocultar mis habilidades, así que cuando la lanza carmesí de Ezra apareció en su mano, brillando siniestramente, Regis salió de mi cuerpo y se abalanzó sobre él, arrastrándolo al suelo.

 

“¡Qué estás haciendo!” La mano de Kalon se disparó hacia mí, pero lo agarré del brazo, manteniéndome firme.

 

Envolviendo mi cuerpo en éter, apreté la muñeca del ascender blindado. Su expresión se contorsionó de dolor mientras trataba de liberarse de mi agarre.

 

“Me siento responsable por lo que le pasó a tu hermana, por eso no he hecho nada mientras tu hermano menor continuaba insultándome y acosándome,” dije con una mirada fría, manteniendo mi agarre firme sobre él. “Pero espero que no confundas mi inacción con miedo.” Después de una pausa, dejé escapar un suspiro, suavizando mi voz, “También tengo una hermana, y sé lo que haría—lo que tengo que hacer—-para mantenerla a salvo.”

 

El profundo gruñido de Regis vibró a través de la habitación como el retumbar bajo de un trueno distante cuando sus sombrías fauces se acercaron a la garganta de Ezra.

 

“Suficiente”, le advertí a mi compañero, quien se retiró a mi forma.

 

Ezra se puso de pie, tratando de poner algo de distancia entre nosotros, y aflojé mi agarre alrededor de la muñeca de su hermano mayor.

 

“Si lo que dijiste antes es cierto, debes saber que soy tu mejor apuesta para salvar a Ada y sacarnos de aquí”, dije, volviéndome hacia Kalon.

 

Kalon hizo una mueca, frotándose la muñeca. “No pretenderé entender lo que está pasando, y no te prometo que no vamos a arreglar las cosas cuando salgamos de las Relictombs, pero no soy estúpido. Solo salva a nuestra hermana y sácanos de aquí, ¿de acuerdo?”

 

“¡Hermano!” Exclamó Ezra.

 

“Ya basta.” La voz de Kalon era cansada, pero autoritaria. Ezra apretó los dientes, pero no dijo más.

 

Sintiendo un momento oportuno, Haedrig tosió y dijo: “¿Quizás ustedes dos podrían ir a buscar las copias de espejo de Grey y de ustedes mismos? Y de Riah, si hay uno.”

 

“¿Y qué se supone que debemos hacer si los encontramos?” Preguntó Ezra, mirando a Haedrig.

 

“Destrúyanlos”, dije. “Al igual que hizo Haedrig. No los toquen con ninguna parte de su cuerpo. Solo armas.”

 

Kalon asintió y se llevó a Ezra a las oscuras profundidades del pasillo, con la mano en el hombro de su hermano menor. Esto no impidió que Ezra se volviera para lanzarme una mirada gélida antes de ocultarse en la penumbra.

 

Haedrig guardó silencio mientras yo me ponía a interrogar a la falsa Ada. Ahora que entendí los parámetros de las respuestas del fantasma, pude enfocar mis preguntas para obtener información sobre la habitación de los espejos y sus reglas.

 

Cualquier ascender que entrara en este lugar encontraría un espejo con su propia imagen, tal como lo habíamos hecho nosotros. Si el ascender toca su propio espejo, se crearía un conducto que atraería la energía vital del ascender hacia el espejo mientras liberaba una entidad del espejo, decidí llamarlos fantasmas, ya que podían vivir dentro del cuerpo del ascender.

 

Fue más difícil descubrir cómo revertir el proceso, pero finalmente hice las preguntas correctas.

 

Como la Sala de los rostros, la habitación de los espejos requería el conocimiento de un edicto específico de éter. Era difícil determinar exactamente qué haría esta habilidad, o de qué rama de éter formaba parte, pero lo que pude discernir fue que me permitiría revertir los efectos del espejo, liberando a Ada y atrapando al fantasma dentro la reliquia.

 

El problema era, por supuesto, que no conocía tal habilidad.

 

‘Tienes que saber algo, aunque’, argumentó Regis. ‘Este lugar no puede habernos traído aquí por error.’

 

‘¿Por qué no?’ Pregunté amargamente. Estaba sentado en el suelo a varios pies de la fuente, habiendo dejado a Haedrig para vigilar a Ada mientras pensaba. ‘Las Relictombs son viejas. Ha estado bajo el ataque constante de Agrona y los Alacryans durante quién sabe cuánto tiempo. Está debilitándose.’

 

‘Supongo que eso explicaría cómo llegaron aquí todos estos otros ascender. Maldición. ¿Qué hacemos entonces?’

 

Los otros ascenders …

 

Tontamente, ni siquiera se me había ocurrido pensar en su presencia. Teóricamente, cada uno de los ascenders atrapados dentro de los espejos que nos rodean debería haber sido un usuario de éter para ser traídos a este lugar.

 

Si no lo fueran, era cierto que podríamos quedar atrapados. Sin embargo, si lo fueran …

 

Pensando en el ascender encarcelado que previamente había intentado que me comunicara con él tocando su espejo, salté y comencé a buscar los reflejos. Había estado cerca de la fuente y lo encontré en unos momentos.

 

Kalon y Ezra habían podido escuchar a Ada al tocar su espejo, y no habían sido heridos. Entonces, ¿no debería poder hacer lo mismo con este ascender aprisionado? Pensé. Con la esperanza de estar en lo cierto, presioné mi mano contra el espejo, viendo como su rostro cansado y arrugado se iluminaba mientras lo hacía.

 

 

“¿Hola?” Yo pregunté. “¿Puedes escucharme?”

 

‘¡Sí, Sí!’

 

Su voz sonó en mi mente, de la misma manera que la de Regis o la de Sylvie antes que él. Su voz era toda arenoso y grava, como si no se hubiera usado en décadas.

 

‘Oh, gracias, gracias. No puedo decirte lo agradable que es hablar con alguien, ¡con cualquiera!’

 

“No lo puedo imaginar”, dije honestamente. La idea de estar atrapado dentro de esta prisión de cristal, viendo ascender tras ascenders pasar sin darte cuenta de que podías verlos, sabiendo que probablemente compartirían tu destino pronto … era demasiado terrible para considerarlo. “Lamento haberte ignorado antes. No sabía qué pasaría si tocaba el espejo. ¿Puedo hacerte algunas preguntas?”

 

‘¡Por supuesto! Mi conocimiento es lo único que me queda. Aunque’ el reflejo arrastro los pies con timidez – ‘Me gustaría pedir algo a cambio.’

 

Yo asentí, mi mano todavía presiona contra la superficie fría del espejo. “Si su solicitud es algo que puedo hacer, lo haré. Sigue.”

 

‘Sólo te pido que, en caso de que encuentres una forma, me liberes de esta prisión.’

 

“Haré lo que pueda. Ahora, cuando estabas … antes de quedar atrapado, ¿sabías algo sobre el éter?”

 

El reflejo suspiró y negó con la cabeza. ‘No, tenía un par de crestas mediocres para hechizos de hielo. Nunca fui un ascender particularmente bueno, si soy sincero. No me extraña que quede atrapado aquí, supongo.’

 

Aunque su respuesta fue descorazonadora, seguí adelante con mis preguntas.

 

“¿Alguna vez pudiste hacer algo que fuera… un poco diferente? ¿Poderes que no se alinearon con tus marcas?”

 

El hombre pareció pensativo por un momento, luego sonrió y sacó una daga delgada de su cinturón.

 

‘Esta es una antigua reliquia familiar. Cuando me lo dieron, parecía más un clavo oxidado que una hoja. Me lo llevé en mi ascenso preliminar, ya sabes, para que tenga buena suerte.’ Lanzó la daga al aire y la atrapó con una agitación. ‘Bueno, estaba hablando con esta chica… una de mis compañeras de equipo, muy bonita, y la saqué para mostrársela y, bueno, una especie de vibración recorrió mi brazo y todo el óxido se desprendió de la hoja, y brillaba y era nuevo como el día en que se forjó.’

 

“¿Cómo?” Pregunté, aunque ya tenía una idea de la respuesta.

 

‘Ni idea. Simplemente pensé que tenía algo que ver con las Relictombs, honestamente. De todos modos, todo salió bien, porque esa chica bonita se casó conmigo y …’ El reflejo se apagó, su mirada viajó desde la daga hasta un anillo grueso en un dedo de su mano izquierda.

 

“Gracias. Eso es útil, honestamente. Encontraré una manera de liberarte, lo prometo.” Mientras me alejaba del espejo, dejando que el espíritu del ascender meditara sobre la vida que había dejado atrás, esperaba que mi promesa hubiera sido verdad.

 

***

 

Repetí este ejercicio con un par de los otros ascenders más cuerdos con resultados similares. Aunque ninguno había sido consciente de poseer habilidades etérs, cada uno tenía historias similares en las que sucedían cosas extrañas e inexplicables a su alrededor, al igual que el primer ascender y su cuchillo/a.

 

Saber que los atrapados aquí habían mostrado al menos un potencial para usar éter me dio esperanza.

 

‘Entonces, ¿qué sabes … que no sabes que sabes?’ Regis preguntó sin una pizca de su habitual charlatanería.

 

‘No lo sé’, pensé, sentándome en el piso duro mientras miraba a los demás.

 

Kalon y Ezra habían regresado, habiendo encontrado y destruido un espejo que contenía cada una de nuestras imágenes. Una parte de mí había esperado que destruir los espejos nos liberaría, pero aún quedaba el espejo de Ada con el que lidiar.

 

Mientras Kalon había ido a sentarse con Ada, vigilándola, Ezra había empezado a escuchar a los ascenders de los espejos. Lo miré durante un rato, preguntándome qué le decían los hombres y mujeres atrapados que nos rodeaban. Ezra evitaba los reflejos más cuerdos, prefiriendo escuchar los más salvajes y perdidos. Nunca les dijo nada, aparentemente contento con compartir su dolor y su ira.

 

“Ezra,” dije, llamando su atención, “no deberías estar escuchándolos. No tienen nada que darte además de la ira y el odio.”

 

Cuando el chico me ignoró, solo negué con la cabeza y me di la vuelta.

 

Haedrig estaba acostado en el banco frente al cuerpo de Riah, su cabello verde recogido sobre su rostro, su pecho subía y bajaba rítmicamente. Su reacción a mi pregunta anterior sobre el éter me estaba molestando, pero había estado demasiado ocupada para pensarlo mucho. Estaba seguro de que si el ascender de pelo verde tuviera algún conocimiento clave que nos ayudaría a escapar, ya lo habría divulgado.

 

Un conocimiento clave …

 

Mi mente tronó al darme cuenta mientras me ponía de pie. “¡La keystone [piedra angular]!”

 

Skydark: Muchas Gracias x el donativo… a su petición el nombre del Autor es “TurtleMe”… tambien lo podeis encontrar su libro en amazon la cual esta a la venta pero esta en ingles… y este es el sitio oficial donde publica su novela https://tapas.io/series/TBATE/info  como tambien puden hacerle donativos en su index personal …. https://tapas.io/turtleme   la cual les donan en icoins .. yo le dare todas las monedas q compre con vuestro donativo cuando termine la novela… sin más nos vemos el Proximo Sabado …. Enjoy!!!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente