Capítulo 288 – TBATE – Círculo completo

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Ada of Blood Granbehl, Ezra of Blood Granbehl, Riah of Blood Faline, Grey, y” — La mujer uniformada hizo una pausa, mirando de la tarjeta ascendente en su mano a Haedrig y al de su atrás— “y Haedrig of … bueno … sí … sus identidades han sido verificadas”, finalizó, sonriendo ampliamente mientras nos devolvía nuestras tarjetas. “Principal ascender Kalon of Blood Granbehl, el estipendio se transferirá automáticamente a su tarjeta rúnica después de que los candidatos hayan recibido con éxito sus insignias de ascender oficial después del ascenso preliminar.”

 

“Aw, ¿no puedo recibir el estipendio en este momento? No es que vaya a haber un juego sucio; Estoy guiando a mis hermanos”, se quejó Kalon.

 

“No hay excepciones. Por favor, comprenda que estas reglas son para la seguridad y el bienestar de todos los ascenders”, declaró la delgada mujer de cabello negro como si le hubieran hecho esta pregunta innumerables veces.

 

“¿Ha habido situaciones en las que los principales ascenders extorsionaron a los candidatos en el pasado o algo así?” Le susurré a Haedrig mientras los dos esperábamos en la parte de atrás.

 

“Peor. Hay relatos de algunos principals que toman candidatos en sus preliminares después de recolectar los estipendios solo para matar a los candidatos y saquear sus cadáveres, y luego culpan de sus muertes a los Relictombs”, explicó el ascender de cabello verde con una expresión de disgusto.

 

Después de que se registrara nuestro ascenso preliminar, nuestro equipo se dirigió al centro de la terraza, donde un arco [Algo como el arco de un puente] imponente se alzaba sobre nosotros. Runas complejas marcaron cada centímetro del enorme edificio, haciendo que las puertas de teletransportación que había visto hasta ahora parecieran juguetes en comparación.

 

Cuanto más tiempo permanecía en las Relictombs, más me maravillaba de su belleza y complejidad. La Ciudad Flotante de Xyrus era la maravilla de Dicathen, pero incluso palidecía en comparación con este lugar.

 

Es cierto que los Alacryans también fueron bastante impresionantes. Los que habían logrado hacerse con los dos primeros pisos de las Relictombs- crearon una capital para que los ascenders se prepararan mejor para los peligros impredecibles que se avecinaban – era nada menos que extraordinario.

 

La cantidad de recursos y tiempo invertidos para asegurarse de que los ascenders no solo estuvieran bien equipados y fueran recompensados ​​por ascender a las Relictombs, sino que también fueran idolatrados por los ciudadanos de Alacrya, decía mucho de cuánto Agrona necesitaba a los ascenders.

 

Incluso estos ascensos preliminares se habían ideado para brindarles a los candidatos una experiencia más segura dentro de las Relictombs.

 

“Entonces, ¿por qué Haedrig parece estar esperando problemas?” Preguntó Regis, habiendo leído mis pensamientos.

 

Me preguntaba lo mismo. ¿Qué quiso decir cuando esperaba que Kalon fuera ‘lo suficientemente fuerte como para hacernos pasar por este ascenso?’

 

Todo lo que había escuchado hasta entonces había hecho que pareciera que el ascenso preliminar era simplemente sumergir los dedos de los pies en el agua, especialmente para aquellos entrenados en academias.

 

“¿Quizás no es tan duro como pretende ser?”

 

“¿Están todos listos?” Kalon preguntó, sacándome de mi deliberación interna con Regis. Estábamos a pocos pasos del enorme arco que albergaba el portal dorado blanco.

 

“¿No deberíamos hacer una verificación de suministros?” Haedrig respondió con seriedad.

 

“¿Es eso necesario? Las preliminares por lo general no toman más de un día” , respondió Riah con impaciencia, su cuerpo prácticamente gravitaba hacia la puerta zumbante, que miró con los ojos muy abiertos con anticipación.

 

“Deberíamos tratar esto como si fuera cualquier otro ascenso” , insistió Haedrig , ya haciendo un balance de sus propias raciones. “Tengo suficiente agua para mí para una semana y raciones secas para dos días.”

 

“Haedrig tiene un buen punto. Nunca puedes estar demasiado preparado para las Relictombs,”  intervino Kalon , sacando un odre de cuero grande y un paquete de carne seca envuelto en tela de su anillo dimensional. “Tengo suficiente agua para tres días y raciones secas para un día.”

 

El resto del equipo también sacó sus raciones. Sorprendentemente, tuve la mayor cantidad de comida y agua, cortesía de Alaric. El viejo borracho había empacado para dos semanas de agua y raciones selladas de aire para tres días.

 

‘Puede que el hombre sea un viejo borracho gruñón, pero al menos parece que realmente tiene en mente lo que más te conviene’ dijo Regis con una sonrisa.

 

“Muy bien, estamos más llenos que algunos de los ascensos más profundos que he realizado” , dijo Kalon , mirando a Riah con una expresión divertida. “Y Riah parece pensar que se va de picnic, con todos los dulces que ha traído.”

 

Riah se sonrojó y soltó una serie de maldiciones en voz baja. “Lo que sea. Iba a compartirles …”

 

“Claro, claro”, se rió Kalon . “Todos tienen sus simulet/simulador, ¿verdad?”

 

Cada uno de nosotros sacó un amuleto pulido con inscripción de runas del tamaño de mi palma, que uniría a nuestro equipo mientras viajábamos a través de las puertas de teletransportación.

 

Kalon asintió con la cabeza y se volteo hacia el panel brillante de luz blanca dorada que nos llevaría a nuestra primera zona.

 

“La sangre me honra, la luz me guía, Vritra me protege”, recitó Kalon , seguido por sus hermanos y Riah.

 

Haedrig y yo nos miramos sin participar en su ritual. No podía estar seguro, pero casi pensé que vi a Haedrig poner los ojos en blanco. Sin pensar mucho en eso, entramos por la puerta.

 

*****

 

Entramos en completa oscuridad. El aire estaba seco y viciado con una brisa fresca que soplaba debajo de nosotros. Incluso con mi visión aumentada, no podía decir si mis ojos estaban abiertos o cerrados.

 

“Que nadie se mueva”, dijo Kalon , su voz atravesando la oscuridad en un susurro silencioso.

 

Vi el suave resplandor de la runa de alguien iluminarse antes de que una explosión de chispas brillara frente a mí, iluminando el área. Rostros gigantes y nudosos nos miraban desde la oscuridad.

 

Riah, que estaba solo unos pasos por delante de mí, levantó su daga en forma de abanico y saltó hacia atrás, casi tropezando por el borde del estrecho camino elevado en el que estábamos parados. La mano de Haedrig salió disparada y le agarró por el codo, sujetándola firmemente hasta que volvió a tener los pies debajo.

 

Riah se volteo para mirar hacia abajo por el borde, luego el estallido de chispas murió, ocultando los rostros grotescos y sus expresiones angustiadas y retorcidas.

 

“Dame un segundo para modificar mi hechizo”. Kalon habló en voz baja mientras una runa en el área expuesta de su espalda baja brillaba una vez más.

 

Esta vez, una llamarada naranja se manifestó desde el ascender, más brillante y más controlada que las chispas. Bañó el área con una luz cálida, revelando una enorme cámara, o tal vez un pasillo. No pude distinguir el techo, ni nada delante o detrás de nosotros. El estrecho camino donde nos habían depositado tenía unos cuatro pies de ancho y parecía flotar en medio de un mar de oscuridad.

 

En ambas paredes había lo que parecían grabados de rostros, vagamente humanoides, aunque grotescos y deformes. Sin embargo, esto no fue por falta de habilidad aparente; Tan detalladas eran las expresiones que parecía casi como si alguna vez estuvieran vivos y se hubieran petrificado en sus momentos finales de dolor y ira.

 

‘Muy morboso gusto en decoración’ dijo Regis. ‘Mira, puedes distinguir las amígdalas de esa decoración que grita – y puedes ver los dientes de ese uno a través del desgarro en su mejilla.’

 

Puedo verlos, pensé, aunque eran tan horribles que no miré de cerca.

 

“No te quedes demasiado cerca de la orilla” , ordenó Kalon , sin dejar rastro de ocio en su voz. “Mantengan una distancia de un brazo del uno del otro; Ezra, date un poco más de espacio por tu lanza.”

 

Nos esparcimos en línea, caminando lentamente y manteniéndonos en el centro del camino de piedra. Haedrig y yo caminamos en la parte trasera mientras Kalon tomaba la delantera, iluminando el camino con su mano bañada en llamas brillantes.

 

“No puedo decir hasta dónde llega este camino, pero es el único camino que puedo ver”, dijo Kalon.

 

“Puedo conjurar algo de luz también”, dijo Ada, sus ojos moviéndose nerviosamente entre los rostros que nos miraban desde las paredes distantes.

 

“Guarda tu mana por ahora,” respondió Kalon. “Y no estés tan nerviosa, Ada. Vamos a estar bien.”

 

“No olvides que te has preparado para esto durante años”, gruñó Ezra.

 

“Ezra tiene razón”, dijo Riah para consolarla, a pesar de su expresión inquieta. “Esta es solo la primera zona. No se preocupen por las distracciones.”

 

“Simplemente no esperaba que las Relictombs fueran tan aterradoras”, susurró Ada.

 

“¿Estás bien?” Le pregunté a Haedrig, que había estado inspeccionando nuestro entorno en silencio, su postura baja, su sable sostenido firmemente en su mano.

 

“Estoy bien”, murmuró, sin mirarme a los ojos.

 

Los seis caminamos en línea, adentrándonos más en la zona oscura, nuestro paso cuidadoso pero constante. La falta de cambio en nuestro entorno, aparte de la diversa gama de caras espeluznantes, hizo imposible juzgar cuánto habíamos caminado.

 

Además de estar atento y mantener los pies en el camino, también tuve que aclimatarme al alto nivel de eter en esta zona. No me había sentido muy diferente en los dos primeros pisos, pero atravesar el portal había sido como abrir otro ojo, y estaba mirando directamente al sol.

 

Probablemente por eso no los noté antes.

 

‘Arthur,’ advirtió Regis en tono grave.

 

Yo también los siento.

 

Dudé por un momento, preocupado de que pudiera ser sospechoso para mí advertir al resto del grupo si incluso Kalon no había notado nada todavía. Después de todo, se suponía que yo era un don nadie mojado-detrás de las orejas en su primer ascenso.

 

“Creo que algo viene de abajo”, dije finalmente, decidiendo que era mejor advertirles que arriesgarse a que los tomaran desprevenidos.

 

Kalon se detuvo en seco, inclinándose sobre el borde del camino de piedra con su brazo ardiente estirado. Después de un minuto, hizo lo mismo en el otro lado, luego me miró.

 

“¿Estás seguro? No hay nada ahí abajo, y no he sentido ninguna otra firma de mana”, dijo, dándome una mirada escrutadora antes de voltearse hacia Ada. “Envía una bengala orientada hacia abajo de un lado.”

 

Ada separó los brazos y, cuando la runa en su espalda brilló, se manifestó un orbe de fuego del tamaño de su cabeza. Empujó la bola de fuego hacia el abismo mientras el resto de nosotros miramos con cautela hacia abajo.

 

Vimos descender la gran bola de fuego condensado. No cayó como una piedra ni navegó por el aire como una flecha, sino que se movió por el aire casi como si estuviera vivo, girando y girando dondequiera que Ada lo enviara. A su paso, la bola de fuego iluminó la pared lisa del puente en el que estábamos parados, así como las horribles estatuas en la pared del fondo del amplio pasillo.

 

Entonces, tan repentinamente como si se hubiera arrancado una cortina, decenas de rostros humanoides aparecieron muy abajo, sus grandes ojos vidriosos reflejando la luz naranja.

 

Un grito de sorpresa sonó a mi lado y la bola de fuego se dispersó, hundiendo a las criaturas que estaban allí abajo en la oscuridad.

 

“¡Corran!” Kalon rugió, empujando a Ezra y Riah delante de él. Agarró a su hermana con un brazo, levantando la otra mano, todavía resplandeciente de luz, alto en el aire para extender la luz hasta su límite mientras echaba a correr por el sendero justo detrás de ellos.

 

El éter me atravesó las extremidades mientras corría y descubrí que podía seguir el ritmo de los demás con relativa facilidad.

 

Sin embargo, a pesar de nuestro ritmo vertiginoso, no se vislumbraba un final. Peor aún, ahora podíamos distinguir el sonido de nightmare de las criaturas de abajo, una especie de gemido y chirrido que se hacía cada vez más fuerte.

 

“¡Aun no veo un final cerca!” Ezra gritó desde el frente, su profunda voz temblorosa.

 

“¡Maldición! ¿Qué diablos está pasando?”, Maldijo Kalon.

 

Miré por encima del hombro a Haedrig, ocupando estoicamente la retaguardia. Estaba rodeado por un aura blanca tenue y corría con la mano sobre la empuñadura envuelta en cuero de su sable enfundado. Casi me di la vuelta, pero un leve destello me llamó la atención.

 

“¡Agáchense!” Grité mientras giraba sobre mis talones.

 

Haedrig bajó la cabeza sin vacilar, apenas lo suficiente para evitar una mancha negra que pasó volando, justo donde había estado su cabeza.

 

“¿Q-qué fue eso?” Ada chilló. Su hermano mayor todavía la cargaba y había podido verlo con mayor claridad.

 

“¡No pares!” Instó Kalon.

 

Aceleramos nuestro paso, los rostros tallados en la pared ahora no eran más que un borrón. Sin embargo, sabía que era solo cuestión de tiempo antes de que las criaturas eters que acechaban debajo de nosotros nos alcanzaran.

 

El aullido distorsionado de las bestias, junto con sus chillidos, se convirtió en un estruendo ensordecedor antes de que más sombras comenzaran a surgir del mar de oscuridad.

 

Fue bajo el hechizo iluminador de Kalon que finalmente vimos a las criaturas a las que nos enfrentábamos, y eran algo salido directamente de una pesadilla. Tenían cuerpos como serpientes del tamaño y la circunferencia de un hombre, con dos brazos largos que terminaban en garras relucientes. Encima de sus largos cuellos, cada monstruo tenía un rostro humanoide desfigurado, al igual que las estatuas. Estos, sin embargo, estaban llenos de odio y furia.

 

Kalon soltó a Ada y sacó su arma por primera vez. Era una lanza, muy parecida a la de Ezra, excepto con una hoja de tono negro que parecía fundirse con nuestro entorno.

 

Las macabras criaturas inclinaron la cabeza mientras trepaban por el estrecho sendero. Sus mandíbulas huesudas chocaban repetidamente para crear ese chillido inquietante, fusionándose con los gemidos bajos.

 

La lanza de Kalon brilló, decapitando a tres de las serpientes macabras de un solo golpe.

 

“¡Tenemos que seguir moviéndonos!” rugió, cortando a otro hombre-serpiente y haciendo que su cabeza chirriante cayera al abismo.

 

Ezra, tomando la delantera, siguió la orden de su hermano, haciendo girar su lanza para derribar a los necrófagos serpentinos en lugar de intentar matarlos.

 

‘¿Debería salir ahora?’ Preguntó Regis, rebosante de anticipación mientras golpeaba a una bestia con mi puño desnudo, absorbiendo algo de su esencia eter en el proceso.

 

Aún no. Los demás todavía parecen tener el control por ahora.

 

Detrás de mí, Haedrig se movía a través de los ghouls como un bailarín, cayendo uno tras otro con gracia y precisión.

 

Kalon, por otro lado, luchó con la eficiencia mecánica de un granjero que corta trigo en un campo. Su lanza cortaba amplios arcos en el aire, a menudo cortando múltiples serpientes a la vez y arrojando a otras del puente, compensando fácilmente donde sus hermanos se quedaron cortos.

 

Ada, a pesar de colgar sobre el hombro de Kalon como un saco de grano, había convocado una sierra circular de fuego que no solo era capaz de lacerar a sus enemigos, sino que también se hacía más grande con cada enemigo que cortaba.

 

Sin embargo, controlar esto la dejó completamente indefensa, ya que claramente requería toda su concentración para mantener el hechizo. Extendió ambas manos ante ella, haciendo pequeños ajustes con los dedos para controlar los movimientos de la sierra. Sin embargo, con Riah y Kalon a su lado, estaba tan bien defendida como cualquiera de nosotros de los ghouls atacantes.

 

Aún así, más y más monstruos serpiente surgieron de la oscuridad. Habían comenzado a interconectarse entre sí, creando cadenas de cuerpos parecidos a serpientes hacia las profundidades y permitiendo que otros treparan a una velocidad asombrosa.

 

“¡Nos van a agotar si seguimos así!” Riah gritó, rastros de sudor cubriendo sus cejas y mejillas mientras bloqueaba las afiladas y huesudas garras de uno de los ghouls con la parte plana de su ancha espada antes de lanzarla lejos con una ráfaga de viento fuerte.

 

“¡Intentaré ganarnos algo de tiempo!” Kalon gritó. “Ezra, céntrate en proteger a Ada.”

 

Nuestra línea cambió cuando Ezra se movió al lado de Ada, poniendo a Riah al frente mientras Kalon se fue al fondo.

 

Corrimos, los tres estudiantes abriendo el camino. Derribé a un trío de necrófagos, mis puños endurecidos por el éter se estrellaron contra sus rostros deformados, cada contacto me permitió extraer más éter de sus cuerpos mientras se derrumbaban en montones rotos o se salían del camino.

 

“¡Ada, ahora!” Kalon rugió.

 

Otra runa se iluminó en la espalda de Ada, y la sierra giratoria de fuego irregular, que ahora era del tamaño de un carruaje, se desmontó en docenas de finas cuerdas de fuego que se deslizaron en el aire como las serpientes macabras contra las que estábamos luchando.

 

Una chispa de electricidad surgió del epicentro del hechizo de Ada, utilizando los retorcidos cordones de fuego como conductos para los zarcillos de relámpagos. Las cadenas de fuego electrificado se dispersaron, enroscándose alrededor de los ghouls más cercanos a ella, ardiendo a través de ellos como un alambre caliente a través de la cera de una vela y causando que zarcillos de relámpagos saltaran de uno a otro, creando un efecto de cadena de rayos que derribó a docenas de ghouls en instante.

 

Ada se desplomó, su piel espantosa incluso bajo la cálida luz del fuego.

 

“¡Buen trabajo!” Dijo Ezra, respirando con dificultad mientras se defendía de otro par de ghouls con un movimiento de su lanza carmesí.

 

Mis ojos escanearon nuestro entorno mientras mis sentidos etérs despertados captaban a todos los ghouls cercanos.

 

“¡Riah, debajo de ti!” Grité, viendo una garra huesuda a punto de agarrar el tobillo de la atacante de pelo corto.

 

Trató de retroceder fuera de su alcance, pero una explosión ensordecedora sacudió el camino de piedra y Riah se tambaleó hacia adelante, justo en las garras rígidas del ghoul.

 

Con Ezra y Ada en el camino, mi única opción era usar God Step para alcanzarla a tiempo para salvarla.

 

Pero dudé.

 

Dudé ante la idea de exponer mis habilidades eters a estas personas.

 

En ese momento de vacilación, Riah fue arrastrada.

 

A mi pesar, me volví para ver cuál era la causa de la explosión y vi que Kalon había volado en pedazos una gran parte del camino de piedra.

 

Haedrig estaba a solo unos pasos detrás de mí, completamente ocupado en defenderse de las hordas de ghouls, que prácticamente se amontonaban uno encima del otro tratando de alcanzarlo.

 

Temblé al oír el grito de pánico de Riah.

 

“¡Ezra!” gritó desesperada mientras arañaba el borde del camino de piedra, su hoja en forma de abanico giraba hacia el abismo.

 

“¡Riah!” Ezra jadeó, con los ojos muy abiertos, incapaz de pasar a otro par de ghouls que estaban detrás de su hermana.

 

Mi mente dio vueltas en ese instante. Podría eludir a Ezra y Ada usando God Step para llegar a Riah, pero revelar que aquí y ahora sería demasiado arriesgado.

 

En lugar de ello, utilicé mi imperfecta,  versión- éter de Burst Step con el fin de cerrar la corta distancia entre mi persona y donde Erza y Ada luchaban.

 

Ada había recurrido al uso de pequeñas ráfagas de rayos para aturdir temporalmente a los ghouls, aunque no causó ningún daño duradero, mientras que Ezra se concentró en derribarlos de la plataforma.

 

Agarrando la cabeza humanoide desfigurada de un ghoul que intentaba desesperadamente morder a Ada, gire, rompiendo su cuello y haciendo que se hundiera.

 

Otro grito espeluznante atravesó el aire. Riah se aferraba con los dedos ensangrentados mientras más serpientes necrófagas trepaban sobre su pequeño cuerpo.

 

Tiré de Ada detrás de mí y miré a Ezra a los ojos. No perdió el tiempo, apresurándose a salvar a Riah.

 

Con el rastro de ghouls detrás de nosotros incapaces de cruzar la gran brecha en el camino de piedra, Kalon y Haedrig fueron libres de desalojar a los que subían por el costado antes de unirse a nosotros, brindándonos un momento de respiro.

 

Mientras el resto de los ascenders sudaban profusamente por la tensión de la batalla constante, yo había ganado más energía de la que había gastado debido a la cantidad limitada de éter que estaba usando.

 

“¿Qué pasó? ¿Por qué se detuvieron?” Preguntó Kalon, su respiración aún estable a pesar de cuánto tiempo habíamos estado luchando.

 

Antes de que pudiera responder, Ada dejó escapar un grito ahogado y su rostro palideció de horror. “¡Riah!”

 

Los ojos de Kalon se abrieron como platos cuando su hermana se adelantó. Me di la vuelta para ver a Ada sacando a Riah de la cornisa. Ezra acababa de matar al último de los ghouls que casi habían sacado a la chica del camino.

 

Kalon corrió tras ellas mientras Haedrig y yo nos concentramos en matar a cualquiera de los ghouls que lograron alcanzar el camino.

 

Incluso una mirada rápida me mostró que Riah estaba en mal estado. Su pierna derecha había sido mordida en el tobillo y profundas heridas se alineaban en su espalda y piernas. Su rostro estaba retorcido por el dolor, las lágrimas corrían por sus mejillas mientras se aferraba desesperadamente a Ada.

 

“Tenemos que movernos”, dije, sin siquiera mirar mientras redirigía a un ghoul para que golpeara a otro ghoul, enviándolos a ambos hacia abajo y fuera de la vista.

 

“¿Crees que está en condiciones de moverse>!” Ezra respondió.

 

“Grey tiene razón. No podemos quedarnos aquí,” interrumpió Kalon , volviéndose hacia mí. “¿Puedes retener a Riah? Haedrig, Ezra y yo seremos responsables de mantenerlos a ustedes dos y a Ada a salvo.”

 

Asentí, tomando rápidamente a Riah en mis brazos.

 

Todo el cuerpo de Riah se convulsionó cuando dejó escapar un grito de dolor, pero la pequeña ascender logró envolver sus brazos alrededor de mi cuello.

 

“¡Movámonos! Ada, ¡danos un poco de luz!” Kalon dijo ferozmente mientras golpeaba a un ghoul.

 

‘¿Estás seguro de que … bueno, ellos … no necesitan mi ayuda?’ Preguntó Regis, aparentemente aburrido por la situación.

 

Aun no, bromeé, comenzando a correr.

 

Haedrig y Kalon fueron una ráfaga de golpes y cortes mientras se concentraban por completo en protegernos a mí y a Ada, pero con el creciente número de ghouls serpientes, tuve que recurrir a agacharme y pasar a algunos de los que habían logrado trepar por las paredes. y adelante con nosotros.

 

Solo lo hicimos unos minutos más por el sendero antes de que Ezra se detuviera repentinamente.

 

“De ninguna manera”, jadeó. “Eso no es posible.”

 

El resto de nosotros lo alcanzamos, y los orbes ardientes brillaron delante, revelando un gran abismo en el camino, bloqueando nuestro camino.

 

El mismo abismo que había hecho Kalon.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente