Capítulo 1 – TBATE – Punto de Vista de Ellie (Vol 8)

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Nota del autor: ¡Yo! Si han leído el capítulo 309, solo nos queda un capítulo en el volumen 8 desde el POV [Punto de Vista] de Arthur. SIN EMBARGO … aun hay algunos capítulos que son cruciales para la construcción del final del volumen 8, ¡así que les mostraré estos capítulos desde el punto de vista de Ellie! espero lo disfruten ~

 

Solo para darles a todos un poco más de información. Hay bastantes capítulos de Ellie (alrededor de 10 más o menos) que deben desarrollarse para el Capítulo 310 para que tenga sentido. Pero no, no tendrás que esperar 10 semanas para el capítulo final. Estoy trabajando para publicar varios capítulos de Ellie a la semana para que no tengas que esperar demasiado para el final del Vol 8.

 

–Turtle Me.

————————————————– ——————

 

Ellie

 

El pequeño arroyo en nuestra ciudad subterránea construido por los antiguos magos burbujeaba alegremente. Fue una suerte, pensé. Fue capaz de existir simplemente, corriendo entre las rocas y cantando su pequeña canción burbujeante. Incluso cuando Boo sacó un pez del agua, no es como si el arroyo hubiera experimentado la pérdida del pez. No tenía el corazón para romperlo.

 

Pero yo lo tenía …. y lo hizo. Dondequiera que mirara, me recordaba constantemente el legado de fracaso, pérdida y muerte de mi familia.

 

Me acordé de nuestro fracaso en cada rostro cansado y sin esperanza, y en cada mirada triste y cómplice que recibí de los demás.

 

Incluso si tuvieron sus propias pérdidas, todavía nos trataron a mi madre y a mí como copas….como trofeos de cristal. Era como si fuéramos algo a lo que sonreír, para mantenernos fuera donde todos pudieran ver, pero no pudiéramos interactuar … para tratar como si todavía importáramos, aunque solo éramos una reliquia de tiempos mejores, cuando el gran Arthur Leywin aún protegía a Dicathen.

 

Cuando mi hermano y Sylvie desaparecieron, fue como si el último pedazo de tierra sólida del mundo se hubiera deslizado bajo nuestros pies, y ahora todos nos estábamos hundiendo lentamente en las oscuras aguas de la desesperación.

 

O así es como lo expresó Kathyln, de todos modos.

 

Fue raro. Pensé que la muerte de sus padres habría sido un poco más importante para ella que la desaparición de mi hermano, pero supongo que no debería haberme sorprendido; todos siempre amaron a Arturo la Lanza, Arturo el General, Arturo el Héroe.

 

Pero yo había amado a Arthur el hermano, Arthur el amigo … cuando estaba cerca, de todos modos.

 

Mi madre había pasado a un segundo plano, feliz de sonreír con tristeza y decir “gracias” cada vez que alguien ofrecía sus condolencias. En el mejor de los casos, ofreció un poco de curación ocasional a algún refugiado herido que los soldados arrastraron de regreso al refugio.

 

Creo que ya había estado tan cerca del borde de la desesperación que cuando Arthur no regresó de rescatar a Tessia, perdió la esperanza por todo lo demás. Me dolió admitirlo, pero si no fuera por mí, creo que se habría acurrucado y se habría ido a dormir, y nunca más hubiese vuelto abrir los ojos.

 

Cogí una roca plana y lisa, la arrojé al aire y la volví a coger.

 

¿Cuánto tiempo había pasado desde que Arthur y yo estuvimos aquí en la orilla de este arroyo subterráneo y cuando me había enseñado a tirar piedras sobre el agua? ¿Días? ¿Semanas? Bien podría haber muerto y renacido desde entonces.

 

Dejando escapar una burla, arrojé la piedra violentamente a la superficie del agua donde salpicaba de una manera satisfactoria.

 

Boo, que había tomado su pesca y se alejó pesadamente para encontrar un lugar suave y cubierto de musgo para comer, levantó la cabeza para mirarme seriamente. Las manchas oscuras sobre sus ojos se juntaron, lo que siempre lo hacía parecer malhumorado.

 

“Lo siento Boo. Estoy bien.” Aunque no estaba segura de que me creyera, la bestia de mana con forma de oso gigante resopló y volvió a su comida.

 

“Con un brazo así, ¿has considerado lanzar piedras a nuestros enemigos en lugar de disparar flechas?”

 

Me volteé, sorprendida, pero relajada cuando me di cuenta de que solo era Helen Shard, líder de lo que quedaba de los Cuernos Gemelos. Helen había sido mi mentora en el castillo, enseñándome y ayudándome a mejorar mi habilidad para disparar flechas de mana puro desde mi arco.

 

Había sido un gran alivio cuando llegó al refugio con Durden y Angela Rose, y se apresuró a asumir de nuevo el papel de mi mentora.

 

Ella parecía tener una especie de sentido mágico de cuando yo estaba cayendo en “un estado de mal humor”, como acaba de decir, porque siempre aparecía para apoyarme.

 

Moví mi cabello en la forma de niña que sabía que la molestaba y miré hacia el arroyo. “Estaba tratando de pescar un pez para la cena de mamá.”

 

Por el rabillo del ojo la vi alzar una ceja, sonriendo. “¿Un pez? ¿Con una piedra?”

 

“Disparar a un pez con mi arco sería demasiado fácil”, dije con altivez, levantando ligeramente la nariz y adelantando la barbilla, la imagen misma de una niña demasiada confiada y segura de sí misma. Helen siempre me había presionado para que fuera diferente de los niños nobles del castillo, y la agravaba muchísimo cuando actuaba como ellos.

 

Poniéndose seria, Helen hizo un gesto hacia el agua. “Vamos a verlo entonces.”

 

Devolviéndole la mirada seria, tomé mi arco de donde descansaba contra una roca cercana e inspeccioné el agua clara. Cada treinta segundos más o menos, un pez que brillaba débilmente pasaba nadando lentamente, dirigiéndose río abajo.

 

Mi hermano me había explicado una vez que las cosas que ves en el agua no están exactamente donde parecen estar porque el agua dobla la luz. Con esto en mente, eché hacia atrás la cuerda del arco y conjuré una fina flecha de mana. Luego esperé.

 

Una línea azul temblorosa en el sombrío arroyo me dijo que se acercaba un pez. Esperé hasta que pasó a la parte ancha y poco profunda del arroyo donde estaba parada, luego me preparé para disparar. En el último instante, até la flecha a mí con un hilo de mana puro, luego la dejé volar.

 

El rayo de luz blanca se deslizó en el agua con el más mínimo plop, y el pez se sacudió, provocando un chapoteo. Tiré de la correa, lo que provocó que la flecha saltara del agua y volviera a mi mano, el pez brillante quedo empalado cuidadosamente a través de las branquias.

 

Helen comenzó a aplaudir lentamente, sacudiendo la cabeza y dejando que su boca colgara abierta como si estuviera asombrada. “Increíble, Eleanor, simplemente increíble”. Luego marchó hacia mí, sacó el pez brillante de la flecha, le dio un solo golpe fuerte contra una de las grandes rocas que bordean los bordes del arroyo, me saludó con el pez muerto y se giró para alejarse.

 

“¡Oye eso es mío!”

 

“Considérelo como pago por una lección bien aprendida”, dijo por encima del hombro, sin interrumpir su paso. “Con un talento como el tuyo, ¿seguramente no tendrás problemas para encontrar otro?”

 

Medio irritada, media feliz, me voltee hacia el agua, sintiéndome mejor. Decidí que también podría disparar a algunos peces más y llevarlos a casa para cenar con mamá.

 

Sin embargo, cuando volví a tensar el arco, el movimiento al otro lado del arroyo me llamó la atención e instintivamente apunté en esa dirección.

 

“¡Oh!”

 

Mis ojos tardaron un segundo en enfocarse en la tenue luz, pero cuando lo hicieron, inmediatamente cancelé mi hechizo, y la brillante flecha blanca chisporroteó y se desvaneció.

 

“Lo siento, Tessia.”

 

Después de una pausa incómoda, sus ojos me sondearon como si estuviera tratando de leer mi mente, Tessia continuó su caminata por el borde empinado al otro lado del arroyo. Era un poco más profundo de ese lado, y había un antiguo trozo de tronco petrificado incrustado en el suelo que era un banco perfecto para sentarse y refrescarse los pies en el agua.

 

“Lo siento”, dijo Tessia en voz baja, su mirada se volvió hacia el arroyo. “No me di cuenta de que había alguien aquí cuando decidí venir a darme un chapuzón.”

 

‘Pero llegaste aquí, me viste y decidiste aliviarme de todos modos.’

 

“Está bien”, le dije en el tono de voz que le decía que no estaba nada bien. “Me estaba yendo de todos modos.”

 

Lanzando mi arco sobre mi hombro y gesticulando hacia Boo, me di la vuelta para caminar de regreso por el terraplén, pero mi corazón se aceleraba con cada paso que daba, bombeando ira y resentimiento a través de mí hasta que solo quise detenerme y gritar.

 

Tessia no había salido mucho desde que Arthur desapareció. La había visto un par de veces, pero esta era la primera vez que estaba lo suficientemente cerca para hablar con ella, y de repente me di cuenta de que estaba rebosante de cosas que quería decirle.

 

‘Nada de lo que digas aquí va a cambiar algo, Ellie’, me dije a mí misma con los dientes apretados. ‘Gritar y maldecir a Tessia no va a deshacer …’

 

Giré sobre mis talones y miré a Tessia a los ojos. “Es tu culpa que se haya ido, espero que lo sepas.”

 

Ella se estremeció, pero permaneció en silencio, enfureciéndome aún más.

 

“Es tu culpa y nunca jamás podrás arreglarlo.” Mi voz se hizo más fuerte mientras persistía. “Era nuestra mejor oportunidad de tener una vida fuera de esta cueva de nuevo, pero también él era un gran idiota y gordo que no podía dejarte ir. ¡Deberías haberlo sabido!”

 

Mi voz se contrajo mientras frotaba una lágrima de enojo con el dorso de mi mano. “¿P-por qué no te quedaste aquí? ¿Por qué?”

 

La princesa elfa apretó la mandíbula mientras bajaba la mirada, pero cuando habló, estaba frustrantemente tranquila. “No pude, Ellie. Lo siento. Lo siento mucho. Quizás, si supiera entonces cómo iba a terminar… pero eran mis padres.” Después de un momento de silencio, Tessia me miró, sus ojos turquesa brillando con lágrimas. “Dime, honestamente, ¿qué habrías hecho?”

 

Quería agarrarla por su estúpido y bonito cabello plateado y empujarla de cabeza al agua. Se había escapado del refugio, desafiando tanto la lógica como las súplicas de mi hermano y Virion, y obligó a Arthur a ir tras ella. Debido a su egoísmo, Sylvie y Arthur habían desaparecido.

 

Boo gruñó y se puso de pie, sintiendo mi ira. Su presencia me infundió valor.

 

“¡Hubiera escuchado!” Grité, ni siquiera segura de que fuera cierto.

 

“Entonces, tal vez seas más sabia que yo, Ellie, y por eso te necesito … y tal vez tú también me necesites a mí.” Los ojos brillantes de Tessia se clavaron en los míos, su mirada implorante y esperanzada, pero conflictiva.

 

“No te necesito”, siseé.

 

Un ceño fruncido parpadeó en su rostro. “¿No crees que me doy cuenta de cómo te tratan? ¿Como si fueras un niño, como si no tuvieras nada que agregar? ¿Como si solo tuvieras valor en tu conexión con Arthur? ¿No crees que sé cómo se siente eso?” Tessia se puso de pie, con la mandíbula apretada, su expresión en algún lugar entre el estoicismo y la desesperación. “Escucho lo que los demás susurran sobre mí a mis espaldas, Ellie, y muchos no se molestan en ocultar sus dudas, sino que lo dicen abiertamente para que todos lo escuchen.”

 

“Pero eres diferente … eres mucho más que la hermana de un héroe y quiero demostrárselo a todos. No te estoy pidiendo que me perdones; nunca podría pedirte eso después de lo que hice. Sé que, si no me hubiera escapado, Arthur podría estar aquí con nosotros, pero nada de lo que pueda hacer ahora lo traerá de regreso y …”

 

“No puedes aceptarlo y seguir adelante, princesa. ¡Arthur no debería haberte salvado! ¡Deberías estar muerta y él debería estar aquí conmigo!”

 

Ella me sonrió, triste, hermosa y exasperante. “Yo he pensado lo mismo. Una y otra vez. Si Arthur estuviera aquí, ahora … y yo estuviera muerta …” Tessia hizo una pausa, respiró hondo y forzó la triste sonrisa de regreso a su rostro. “Pero no lo está. No importa cuánto deseara que no lo hubiera hecho, Arthur se sacrificó por mí. Y el precio que pagó por eso es algo que nunca podré pagar.”

 

Prácticamente temblando de ira, lágrimas calientes comenzaron a correr por mis mejillas, abrí la boca para regañarla, para maldecirla, para vaciar mi ira en ella, pero las palabras murieron en mi garganta. Quería odiarla tanto, pero no podía.

 

No podía odiarla, porque Arthur la había amado. La había amado tanto que había cambiado su vida por la de ella. Eso es lo que ella quiso decir. Su vida fue el último acto de heroísmo de mi hermano.

 

‘No es justo’, pensé. ‘¿Por qué lo hiciste, Arthur? ¿Por qué me dejaste por ella, otra vez?’

 

Tessia vadeó con cuidado el arroyo poco profundo y se acercó a mí. Enganchó la cadena que llevaba alrededor de su cuello con el pulgar y sacó un colgante de debajo de su camisa, sosteniéndolo hacia mí.

 

“Arthur me dio esto, Ellie.” Era un pequeño colgante de hoja de plata. “Él me dio esto y una promesa.”

 

Tomada con la guardia baja, mi voz chilló levemente mientras prácticamente susurraba, “¿Qué promesa?”

 

“Una promesa en la que solo uno de nosotros podía cumplir. Así que voy a vivir, Ellie. Voy a vivir por Arthur, ¿entiendes?”

 

Me quedé mirando mientras Tessia acariciaba el colgante como si fuera un recién nacido. La princesa elfa era una poderosa maga en la cúspide de ser un núcleo blanco, una domadora de bestias capaz de nivelar montañas … sin embargo, sus estrechos hombros y sus delgados y pálidos brazos parecían tan delicados.

 

Entonces esos mismos brazos delgados me rodearon, y mi cara se presionó contra su hombro, mis lágrimas empaparon su camisa. Me quebré. Dejé que la tristeza, la ira, el miedo y la soledad salieran de mí, todo mi cuerpo temblaba mientras sollozaba.

 

“Pasaremos por esto”, repitió Tessia en voz baja, su mano acariciando la parte posterior de mi cabeza. “Y tenemos que ser fuertes, porque incluso si esta gente me maldice y te menosprecia, nos necesitan. A nosotras dos.”

 

“Se siente tan inútil ahora, tan desesperanzado”, dije entre dientes, mi llanto casi agotado.

 

Apretándome más fuerte, Tessia dijo: “Así es como me sentí yo también. El abuelo Virion me abrazó y me dejó llorar hasta que me desmayé, luego, cuando me desperté, seguí llorando. Perdí a mis padres, perdí a Arthur y perdí la esperanza. Pero el abuelo Virion no me dejó rendirme y yo tampoco te dejaré a ti.”

 

Me aparté de Tessia y me limpié las lágrimas de la cara con la manga. “¿Qué vamos a hacer?”

 

Tessia miró por encima de mi hombro hacia el centro de la aldea oculta. “Dicathen puede estar perdido, pero no se ha ido. Y si eso significa que tenemos que entrenar o tenemos que luchar, haremos todo lo posible para recuperarlo.” La princesa elfa me miró con el ceño fruncido en determinación. “Ya no más sentarse en el margen.”

 

Skydark: Disculpen la demora pero …e estado algo ocupado [ya que es el cumple de mi sobrino e estado organizando unas cosas] pero aqui lo tienen, como dijo el autor puede hayan más capítulos estas semana… 😀 Enjoy!!!

Pagina Anterior
Pagina Siguiente