Capítulo 264 – Solo Leveling

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

12 años después (3)

Esa noche.

Jinwoo fue a ver a Yoo Jin-Ho al restaurante al que solian ir.

“Hyungnim! Tengo que decirte algo”.

Al escuchar la voz de Yoo Jin-Ho en el teléfono, Jinwoo sintió que Yoo estaba más emocionado que de costumbre.

Luego, cuando Jinwoo entró en el restaurante.

Yoo Jin-Ho, que estaba esperando con una cara nerviosa en la entrada, levantó la mano.

“Hyungnim!”.

Después de graduarse de la universidad, Yoo Jin-Ho, quien estudió administración de empresas al igual que su padre, el presidente Yoo Myung-Han, había estado muy ocupado.

Sin embargo…

El todavía seguía siendo un hermano para Jinwoo.

“Uh”.

Jinwoo, quien se rió y respondió, se sentó frente a Yoo Jin-Ho.

“¿Qué es lo que sucede, por qué no hablas?”.

Sin embargo, la mirada de Jinwoo pasó por la taza de soju y la botella de soju medio vacía en las manos de Yoo Jin-Ho.

‘Así que primero necesitabas beber, ¿eh?’.

Jinwoo, como todo un detective, supuso que lo que sea que Jin-Ho quería decirle, parecía necesitar mucha determinación.

Yoo Jin-ho, quien dudó, luego sacó una pequeña caja de su mano y la abrió frente a Jinwoo.

Dentro había un anillo de fantasía.

“Hyungnim!”

“Que?”

“¡Voy a proponérselo a Jin-Ah esta vez!”.

 

Skydark: Casi cada capítulo parece una historia diferente.. lol

 

‘Ahh’.

De eso se trataba.

Jinwoo, quien había estado pensando que Jin-Ah lo confundiría y se quejaría mucho, se echó a reír.

Yoo Jin-Ho, quien malentendió la sonrisa de Jinwoo y dijo.

“¡Hyungnim! Lo digo en serio. Se le propondré hoy. Pero este anillo, ¿le va a gustar a Jin-Ah?”.

Jinwoo estaba seguro de que su hermana estará feliz después de pensar en cómo su hermana siempre se quejaba dentro de la casa por estar sola.

Luego, Jinwoo respondió vagamente a la confesión de Yoo Jin-Ho.

“Bueno no lo sé”

“Kuhhhh”

Yoo Jin-Ho inclinó la cabeza como si escuchara algo doloroso y luego volvió a levantar la cara.

“Está bien, Hyungnim, tengo muchos regalos que he preparado para ella, porque no sé lo que es bueno para ella”.

‘Entonces, ¿por qué no sacas un sobre de papel grande en vez de darle todo tipo de regalos?’.

Luego, Yoo continuo.

“De hecho, estoy comprando un edificio, y cuando Jin-Ah termine su curso profesional, será un hospital allí y…”.

 

“Espera un minuto”.

Jinwoo cortó las palabras de Yoo Jin-Ho tan pronto como escuchó eso.

“¿Es ese edificio, cuyo precio estimado es de treinta millones (dólares estadounidenses)?”

Yoo Jin-Ho, quien estaba sorprendido, abrió mucho los ojos.

“No, Hyungnim, ¿cómo es que tu…”.

Por supuesto, Jinwoo sabía el precio.

Ese era el edificio que Jin-Ho había comprado antes para formar el Gremio Ah-Jin.

Jinwoo luego trató de contener su risa.

Yoo Jin-Ho, quien tenía una cara roja cuando vio a Jinwoo, se apresuró a poner excusas.

“Hyungnim, todavía estoy aprendiendo de mi padre, así que solo puedo darle esto”.

“No, no es eso… Jin-Ho”.

“Si?”.

Jinwoo dijo seriamente para que Jin-Ho ya no se sintiera mal.

“No tienes que sacrificarte mucho para darle tantas cosas, eres una buena persona, solo necesitas mostrarle quién eres”.

“…”

Jin-Ho, que parecía haber sido golpeado en la cabeza por las palabras de Jinwoo, comenzó a lagrimear.

“Hyungnim…”.

 

Jinwoo se dio cuenta de algo un poco tarde.

Jinwoo, quien recordaba los hábitos de Yoo Jin-Ho, recordó que su hermano siempre se sentía mal por todo cuando bebía.

Y al mismo tiempo…

“¿Puedo abrazarte, hyungnim?”

“No”.

Como era de esperarse.

Yoo Jin-Ho, quien estaba rojo incluso hasta en la punta de su nariz, trató de contener las lágrimas.

“Hyungnim!”

Sin embargo, debido a que Jinwoo era ágil, Yoo Jin-Ho no pudo alcanzar a Jinwoo, a pesar de que apenas calmó sus sentimientos en su lugar.

Luego, Jinwoo se rió de los sollozos de Yoo Jin-Ho.

Era un poco como Jin-Ah, y Jinwoo lo sabía.

Jinwoo recordó los momentos en que la vida de Jin-Ho estaba en juego.

Incluso cuando algunos delincuentes lo amenazaron en la Mazmorra de Rango C, o cuando fue arrestado por un Cazador de Rango-S que fue cegado por la venganza y torturado.

Yoo Jin-Ho siempre eligió la justicia en lugar de su propia conveniencia.

Él es un chico amable

Fue la evaluación de Jinwoo después de estar con Yoo Jin-Ho durante mucho tiempo.

Jinwoo luego vertió su bebida en su vaso vacío.

“¿Quieres brindar por el éxito?”

“¿Qué?”

Cuando Yoo Jin-Ho levantó la vista, Jinwoo sostuvo su vaso.

“Si tu solicitud es exitosa, nos convertiremos en una familia. ¿Qué tal un brindis por eso?”.

“Una verdadera familia…”.

Yoo Jin-Ho, quien tenía la cara roja por un tiempo, levantó su vaso con la mirada fija en la mano izquierda de Jinwoo.

Yoo Jin-Ho ya sabía lo que había en el guante negro que cubría su mano izquierda.

Pero, él no sabía la razón detrás de ello.

“Uh-hyungnim”.

“Hmm?”

“Si no te importa, ¿puedo hacerte una pregunta?”.

“Dime”.

Yoo Jin-Ho, quien miró la mano izquierda de Jinwoo, dijo con gran coraje.

“¿Cómo fue que te hiciste la herida de la mano, fue terrible?”.

Una terrible herida que le recordó un dolor increíble en un instante.

Por lo general, un accidente ordinario no podría causar tales quemaduras.

Entonces, Jin-Ho hizo esa pregunta con dificultad.

“¿Esto?”.

Jinwoo, quien miró fijamente su mano izquierda por un momento, se echó a reír.

“Esta es una herida que tengo, por haber salvado al mundo”.

La mirada de Jinwoo regresó a Yoo Jin-Ho.

Seguramente para decirle que esta herida no era la gran cosa, Yoo se rió ligeramente ante la respuesta de Jin-Woo.

“Hyungnim y sus bromas…”.

Jinwoo no volvió a explicar y solo se rió.

Inmediatamente después de darse cuenta de que la mano de Jinwoo había estado sosteniendo la copa durante algún tiempo, Yoo Jin-Ho levantó su vaso.

“¡Para que mi propuesta de matrimonio tenga éxito!”

Jinwoo levantó su vaso y rezó por la suerte de Jin-Ho.

“Para que tu propuesta de matrimonio tenga éxito”.

Clanging*

Los dos hombres entonces chocaron sus vasos.

A diferencia de Yoo Jin-Ho, quien frunció el ceño ante el sabor amargo del soju, Jinwoo rió amargamente y puso su taza vacía sobre la mesa.

‘Me gustaría emborracharme en un día tan bueno…’.

El poder absoluto no era demasiado agradable para él en este momento.

Entonces…

“Oh si”

Yoo Jin-Ho de repente preguntó por la familia de Jinwoo.

“¿Cómo está tu esposa?”

“Ella, bien como siempre”.

“¿Qué hay de Suho? Tengo que ir a ver a Suho más tarde. ¿Ya puede caminar?”

Jinwoo se rió y sacudió la cabeza.

“No, todavía tiene seis meses y apenas está gateando”.

“Eso es extraño, y pensar que tú y tu esposa ya podían correr tan pronto como nacieron”.

“¿Qué piensas de mí?”

“Hahaha”.

Yoo Jin-Ho  se rió.

Luego, cuando recordó que todos los niños necesitaban a sus padres, Yoo Jin-Ho rápidamente dijo lo que pensaba.

“Entonces tienes que regresar a casa rápido”.

“Esta bien…?”.

Finalmente, Jin-Woo fue a su casa para encontrarse con Cha Hae-in y su hijo, Suho, quienes lo estaban esperando en su casa.

* * *

Una casa en los suburbios.

Cuando llegó a casa, Jinwoo estacionó su auto en el garaje.

Ssh.

Era una casa grande que Jinwoo no podía obtener con el salario de un detective.

Pero no se podía sospechar de Jinwoo porque la persona que vivía en la casa era un ídolo deportista conocido en Corea.

Luego, cuando Jinwoo entró en la casa, pudo ver a dos comandantes nerviosos desde la entrada.

“Bellion” e “Igris” estaban uno frente al otro sin una concesión, sin retroceder.

Pronto Cha Hae-in salió con su hijo, Suho.

“Cariño”.

Jinwoo se rió y levantó suavemente a Suho de Cha Hae-in.

Así que…

“Pam!”

Suho se rió y abrazó a su padre.

Jinwoo, quien sostuvo a Suho, luego asintió a sus comandantes y les preguntó.

“¿Qué sucede?”.

“Bueno…”.

Jinwoo comprendió de inmediato la situación, ante la respuesta silenciosa de Cha Hae-in

Entonces, Bellion dijo, mientras miraba a Igris.

“¿No quiere que enseñe al joven Lord a usar la espada? ¿Sabe lo que está haciendo, Igris?”

Pero el contraataque de Igris contra “Bellion” también fue increíble.

“En este mundo, el conocimiento es más valioso que aprender a usar una espada, Bellion”.”

Por un lado, había un comandante que quería enseñarle a usar la espada y, por otro lado, había otro comandante que tenía un libro para bebes en sus manos.

Jinwoo estaba asombrado por la batalla de los dos comandantes.

Jinwoo, quien observaba a los dos con una cara ridícula, se acercó un paso más.

“Ustedes.”

Cuando los comandantes descubrieron que Jinwoo se les acercaba, se giraron hacia Jinwoo y se arrodillaron.

“Mi Lord”

“Mi Lord”.

“Es bueno que mi hijo pueda ser un buen espadachín o un buen estudiante, pero ¿por qué no preocuparse por eso después de que pueda caminar?”.

Bellion e Igris se miraron el uno al otro por un momento y luego bajaron sus cabezas hacía Jinwoo.

“Sabio como siempre, mi Lord”

“Tiene razón, mi Lord”.

“Bueno”.

Jinwoo, quien sostenía a Suho, se rió, y Suho en los brazos de su padre se echó a reír felizmente.

“Lo siento”.

Jinwoo se disculpó con Cha Hae-in y ella sonrió como siempre lo hacía cuando esto sucedía.

Y así, el día tranquilo de la familia de Jinwoo pasó.

* * *

Cuando Lee Se-Hwan, quien llegó como su junior, comenzó a acostumbrarse a los asuntos criminales.

Jinwoo fue llamado por el jefe del departamento.

Y los otros, cuando vieron a un detective de alto rango ir a la oficina del jefe con una cara seria, pensaron que no sería algo bueno.

Jinwoo, quien ya había entrado y cerrado la puerta principal, se acercó a la mesa donde estaba su jefe.

“¿Me llamo, jefe?”.

El jefe, que miró por la ventana, dijo en voz baja, sin mirar atrás.

“Aun hay más rumores”.

De alguna manera, Jinwoo podía oler las molestas exigencias en sus ojos.

Jinwoo tragó saliva por eso.

Entonces, el jefe se volteo inmediatamente hacia Jinwoo y sonrió.

“Escuché que alguien le ayudó en una misión, Sr. Cazador”

Era Woo Jin-Chul, quien fue la persona más joven en la historia en convertirse en el jefe de los detectives.

Por supuesto.

Hubo varios esfuerzos de Jinwoo que ayudaron a Woo Jin-Chul bajo las “Sombras”.

Jinwoo se rió y corrigió las palabras de Woo Jin-Chul.

“Ya no soy Cazador, jefe”

“Pero aun me siento cómodo llamándote Cazador, Cazador”.

Woo Jin-Chul, que estaba mirando algunos documentos sobre la mesa, dijo entonces:

“¿Sabe del padre, de una mujer que se había suicidado hace unos días, que desapareció repentinamente?”.

“…si”.

“Y por casualidad, justo ese día, todas las cámaras en su casa estaban todas defectuosas”.

“Es solo una coincidencia”.

Y en la calmada oficina, Woo Jin-Chul tiró los documentos que estaba leyendo a la basura.

“Creo en ti, hagas lo que hagas, Sr. Cazador”.

Jinwoo inclinó la cabeza hacia él por un momento en aprecio por la plena confianza de Woo Jin-Chul.

Entonces…

“En realidad no te llamé por eso, Cazador”

Woo Jin-Chul sacó una nota que había colocado en un lado de la mesa.

Allí estaba escrito el nombre de un hospital y el número de una habitación.

“… pensé que querrías saberlo”.

“¿Que es esto?”.

Cuando Jinwoo preguntó, Woo Jin-Chul respondió como si hubiera estado esperándolo.

“El presidente de la Asociación Go Gun-Hee, o el presidente Go Gun-Hee, se encuentra allí, en estado crítico”.

* * *

Esta es la segunda vez que Jinwoo visitaba la habitación de Go Gun-Hee.

La primera vez fue hace unos diez años.

Jinwoo salvó la vida de Go Gun-Hee, quien yacía junto a la cama, con una poción que usó para salvar la vida de su madre.

Y nuevamente, Jinwoo se enfrentó a Go Gun-Hee, quien estaba a punto de enfrentar su muerte nuevamente.

Debido a que esta fue la segunda visita, esta vez, Go Gun-Hee no se sorprendió al ver a Jinwoo.

Jinwoo luego libero el respirador de oxígeno que cubría su boca.

Mientras Jinwoo retiraba con cuidado su aparato de respiración, Go Gun-Hee luchaba por mantener sus palabras con vida, respirando con dificultad.

“Aquí estás, joven, te he estado buscando durante mucho tiempo”.

Jinwoo preguntó entonces, cuando miró tristemente a Go Gun-Hee.

“¿Quieres que trate esta enfermedad …”

Pero antes de que Jinwoo pudiera decir que volvería a tratar la enfermedad, Go Gun-Hee negó con la cabeza.

“He vivido lo suficiente, ya he hecho todo lo que tenía que hacer durante estos diez años, y eso fue más que suficiente”.

Go Gun-Hee, quien había estado organizando su negocio, y eventualmente se convirtió en presidente de la Asociación de Cazadores, estaba trabajando actualmente como un empresario ejemplar liderando un negocio de caridad.

Y ahora no quería que su vida continuara.

Lo que él quería era muy diferente de lo que pensaba la gente.

“En realidad, tengo una petición para ti”.

Jinwoo asintió.

Luego Go Gun-Hee miró a Jinwoo con ojos esperanzados.

“Me dijiste que había un mundo donde pelee a tu lado, ¿verdad?”

Jinwoo asintió de nuevo en silencio.

“¿Me puede mostrar eso? Quiero saber cómo era allí y cómo se veía”.

“Tal vez no quieras verlo”

“Está bien, solo quiero recuperar mi recuerdo.”

Jinwoo, quien confirmó la determinación en el rostro del presidente Go Gun-Hee, tomó su mano.

Y entonces…

El recuerdo perdido volvió a la cabeza de Go Gun-Hee como un tsunami.

“Ahhh”.

Las lágrimas brotaron en los ojos del presidente.

Lentamente, Jinwoo abrió la capucha que llevaba puesta y mostró su rostro a Go Gun-Hee.

El presidente, Go Gun-Hee, que tomó la mano de Jinwoo, derramó más lágrimas cuando vio su rostro.

“Cazador Sung… gracias”.

Jinwoo envolvió suavemente su mano en las manos del presidente, que estaba luchando por respirar.

Lagrimas* Lagrimas

Luego, la cabeza de Go Gun-Hee giró hacia el techo de la habitación.

“Realmente… te puedo volver a ver.”

Era una voz muy orgullosa y satisfecha.

Go Gun-Hee, que sintió una tremenda felicidad que brotó de la parte más profunda de su corazón, comenzó a dejar de respirar en silencio mientras las lágrimas continuaban cayendo de sus ojos.

Jinwoo, quien también tenía lágrimas, cerró los párpados de Go Gun-Hee.

Y entonces, la máquina anunció la muerte de Go Gun-Hee.

Tiiiiiiiiiiiiiiit*

Cuando los médicos sorprendidos llegaron a la habitación, el visitante sospechoso ya había desaparecido.

– – –

Mientras Jinwoo caminaba por las calles, una noticia reciente fue publicada en la pantalla gigante de la calle para anunciar la noticia de la muerte del Presidente Go Gun-Hee.

La luz de luto cruzó los rostros de muchas personas viendo las noticias.

Antes y ahora.

El presidente Go Gun-Hee siempre había sido amado por muchas personas, y su muerte siempre había sido conmemorada por muchas personas.

Jinwoo entonces se despidió del vídeo en el que estaba saliendo la imagen del presidente Go Gun-Hee.

“Adiós … fuiste una gran persona que sacrifico mucho por su gente”.

– – –

A través de las calles llenas de personas, Jinwoo caminaba en una dirección solitaria.

Cada vez que el viento soplaba, las coloridas hojas caían en el otoño.

El invierno se acerca.

‘Y la primavera vendrá de nuevo’.

Jinwoo, quien estaba pensando mientras observaba las hojas dispersas, cogió su teléfono que estaba vibrando.

Era Cha Hae-in.

“¿¡Cariño!?”

Jinwoo escuchó una voz muy urgente de ella.

“¡Oye, nuestro bebé! ¡Nuestro hijo! ¡Suho!”.

‘¿Qué podría pasar en una casa donde dos comandantes estaban vigilando?’

Sin embargo, Jinwoo también respondió apresuradamente.

“¿Qué le pasó a Suho?”.

Entonces…

Cha Hae-in gritó de sorpresa.

“¡El voló!”

“¿Qué?”

“¡Suho está volando alrededor de la casa!”

Entonces…

Hace unos días, las palabras que Jinwoo escuchó de Yoo Jin-Ho pasaron por su cabeza.

[Eso es extraño, pensé que tú y tu esposa ya podían correr tan pronto como nacieron]

Jinwoo, quien recordó esas palabras, perdió sus palabras y se detuvo.

“Q.. qué debemos hacer?”.

Y al escuchar el sonido de su esposa, quien estaba sorprendida, hizo que a Jinwoo le resultara difícil contener la risa.

Jinwoo luego trató de calmar a su esposa.

“Está bien no te preocupes”.

“¿Sí?”.

“Le enseñaré a Suho a volar un poco”.

“Tú… puedes volar?”.

Oh.

‘Todavía no le he dicho?’

Cuando estaba con “Hae-in” en el parque de diversiones, Jinwoo no estaba tan acostumbrado a volar tan bien como ahora, por lo que generalmente montaba en “Kaiser”.

Después, Jinwoo se echó a reír.

Las hojas caídas que fueron sacudidas por el viento una vez más cayeron sobre la superficie del agua.

Cuando llega otoño, llega el invierno y llega otra primavera.

Todo tiene un comienzo y un final, y hay otro comienzo que sigue al final.

Sin embargo…

“Suho, no hagas eso, ¡No!”.

“Jajajja”.

El invierno en la casa de Jinwoo todavía estaba muy lejos.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente