Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 5 – Solo Leveling

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

El grito de Jinwoo llegó a los oídos de todos los Cazadores. “!”

“¡¿Instrumentos?!”

 

La esperanza volvió a sus ojos. A diferencia del momento en el que Jinwoo les pidió hacer una reverencia, esta vez los Cazadores no dudaron en responder. Por supuesto, si Jinwoo estaba equivocado en su suposición, serian masacrados cuando se acercarán a las estatuas. Pero en este momento, no había un solo Cazador que desconfiara de las ordenes de Jinwoo.

 

El Sr. Song fue el primero en llegar a una estatua con instrumento. “…”

Sosteniendo su respiración, el Sr. Song miró lentamente hacia la estatua. Como respondiendo, los dedos de la estatua empezaron a moverse, y comenzó a tocar el arpa en sus manos.

 

Fue un hermoso sonido. “Él estaba en lo correcto!”

“Vayan a las estatuas con instrumentos!”

 

Cada Cazador, con la esperanza renovada, corrió hacia las diversas estatuas que sostenían un instrumento.

 

Trompetas, flautas, liras. Pronto, la armoniosa melodía de diferentes instrumentos llenó todo el templo.

 

El Sr. Kim, que había estado corriendo hasta que se quedó sin aliento, se derrumbó y se arrodilló frente a una estatua que sostenía una mandolina.

 

rasgueo~ rasgueo~

 

Cuando la melodía de la mandolina resonó en el aire, la Estatua de Dios que estaba persiguiendo al Sr. Kim lentamente se detuvo. Incapaz de contener sus emociones, el Sr. Kim estalló en lágrimas cuando se arrodilló.

 

“Uwaaaah- “

 

Y la Estatua de Dios se apartó de él. Escaneando por el resto del templo, encontró un nuevo objetivo.

 

“Mierda!”

 

Cruzando sus miradas, Jinwoo maldijo su suerte. Y comenzó a correr, su corazón latía como si estuviese a punto de explotar. Su campera se encontraba empapada.

 

‘Por qué! ¡¿Por qué no está tocando?!’

 

Jinwoo miro a la estatua que había llegado con resentimiento. Sosteniendo los tambores de su mano, la silenciosa figura no mostraba un solo indicio de que tocaría su instrumento.

 

¡Retumbe!

 

¡Retumbe!

 

¡Retumbe!

 

Con una aterradora velocidad, la Estatua de Dios acorto la distancia entre ellos. Cuando la estatua, que había estado en el extremo opuesto de la sala hacia solo unos segundos, se acercaba a ellos, Jinwoo tragó saliva.

 

‘Es por que Juhee y yo estamos aquí al mismo tiempo?’

 

Esa debía ser la respuesta. Por qué al mirar alrededor, ningún otro cazador tenía problemas con su estatua.

 

‘No tengo tiempo para pensar en esto,’

 

Dejó a Juhee y se preparó para correr a un lugar distinto. “Jinwoo…”

Una aterrada Juhee se aferró a sus mangas. Jinwoo calmamente susurró en sus oídos, “Si me quedo, ambos moriremos.”

 

Cuando vio las lágrimas formándose en las esquinas de sus ojos, Jinwoo supo que no había tiempo para explicarlo. El apartó suavemente sus manos de sus mangas, luego corrió con todas sus fuerzas hacia otra estatua.

 

*Ba-Bum* *Ba-Bum* *Ba-Bum*

 

Escucho el sonido del tambor comenzando detrás de él mientras corría.

 

‘Gracias a Dios.’

 

Solo quedaba una cosa. ¡Llegar con seguridad a la otra estatua!

 

Jinwoo era el único que no había logrado llegar a la protección de las estatuas con instrumentos. En consecuencia, la completa ira de la Estatua de Dios ahora estaba centrada únicamente en él. Jinwoo corría de los pasos de su perseguidor y atravesó la habitación.

 

¡Retumbe!

 

¡Retumbe!

 

Cuando apenas esquivo y se apartó de los pisotones de la Estatua, sus jadeos se hicieron cada vez más irregulares. Aunque era el más débil de los Cazadores de Rango E, como un Cazador de clase luchador, su cuerpo ofrecía la poca ayuda que necesitaba en este momento.

 

‘Solo un poco más!’

 

Al darse cuenta de los pasos de la Estatua de Dios acercándose a él, se enfocó en fortalecer sus piernas. Su velocidad aumentó. Solo faltaba unos pocos pasos más hasta llegar a la estatua.

 

“¡NO, NO ES POR AHÍ!”

 

El Sr. Song le había gritado.

 

Habiéndose enfocado en los movimientos de la Estatua de Dios hasta ahora, Jinwoo dirigió su atención a la estatua a la que había llegado.

 

“Ah!”

 

‘No está sosteniendo un instrumento!’

 

Ahora se dio cuenta de que lo que parecía ser un instrumento en las manos de la estatua era en realidad un escudo. Sin piedad, la estatua alzó y bajó el escudo en sus manos.

 

“Uwah!”

 

Jinwoo se lanzó hacia un lado. “Aaaahh!”

Gritó Juhee.

 

Mientras rodaba por el suelo, miró hacia arriba. La Estatua de Dios estaba casi sobre él. “Voy de mal en peor…”

Su caída había resultado en un corte en la frente. La sangre fluyó hacia sus ojos, oscureciendo su visión. Jinwoo rápidamente miró a su izquierda y derecha.

 

‘Instrumento, instrumento…’

 

Pero ningún instrumento llegaba a su vista. La Estatua de Dios levantó su pie. “Mierda!”

¡Retumbe!

 

Jinwoo apenas evadió el pisotón lanzando su cuerpo hacia un lado. Pero estaba llegando a su límite. Sintiéndose mareado, le resultó difícil mantener el equilibrio por alguna razón.

 

‘Por favor…’

 

Si había un Dios, él quería rezarle. En ese momento, Jinwoo vio una estatua que no estaba sosteniendo ni un arma ni un instrumento.

 

‘Eso es!!’

 

Arrastrándose con los últimos vestigios de su fuerza, poniendo sus esperanzas en esa estatua. Con un giro final de su cuerpo, se lanzó a los pies de la estatua que sostenía unos libros en las manos. Frente a la Estatua de Dios. Como si empeorara por su resistencia persistente, la ira en la cara que despreciaba a Jinwoo, se alegró enormemente.

 

Se detuvo frente a Jinwoo.

 

Frente a un gigante tan alto como un edificio, Jinwoo luchaba por respirar.

 

‘Supongo que soy una rata acorralada…’

 

La Estatua de Dios simplemente siguió mirando fijamente.

 

 

‘Este es el fin…’

 

Seguro de su muerte inminente, Jinwoo vio su muerte en los ojos que lo miraban.

 

En ese momento, escuchó un hermoso y melodioso canto que provenía detrás de él. Con esfuerzo, se volvió y miro a la fuente del canto. La estatua en la que descansaba ahora cantaba con una sagrada voz; Su sonido hace eco en todo el templo. Mirando hacia atrás, Jinwoo vio que el rostro de la Estatua de Dios comenzaba a relajarse. Las huellas de su furia demoniaca desaparecieron cuando el rostro de la Estatua volvió a su rostro original y sin emociones.

 

Cuando terminó la música de las estatuas, la Estatua de Dios giró y volvió a su trono, como si nada hubiese pasado.

 

¡Retumbe!

 

El sonido del gigante al sentarse resonó en todo el templo. “Hah… Hah…  ¿Estamos… a… salvo…?”

Jinwoo sonrió levemente a través de sus pesadas respiraciones. Juhee rápidamente corrió en dirección a él,

“Jinwoo!”

 

Habiendo llegado a él después de correr con todas sus fuerzas, Juhee se derrumbó junto a él llorando.

 

“Oh dios mío… oh dios mío…”

 

Uso todo el maná a su disposición e intentó toda la magia curativa que conocía. Pero no hacia efecto.

 

Uno por uno, los Cazadores se reunieron frente a Jinwoo. Sus expresiones eran de terror. “Oh no… Jinwoo…”

En medio de las miradas y palabras de lastima, Juhee lloró sin cesar,

 

‘Por qué me están mirando así? ‘

 

Jinwoo quería preguntar, pero carecía de energía para hablar. Entonces, intentó reunir fuerzas para levantarse.

 

“…?”

 

Un charco de sangre se había acumulado donde él estaba sentado. Jinwoo finalmente pudo entender la situación en la que se encontraba.

 

“Ah…”

 

Su pierna derecha había desaparecido debajo de su rodilla.

 

Miró a través de la sala hacia la estatua que sostenía un escudo. La base del escudo estaba manchada con sangre.

 

Su pierna perdida estaba bajo ella.

 

Se volvió y vio que la sangre goteaba de la nariz de Juhee. Su cuerpo había llegado a su límite. La curación de un Cazador de Rango B era insuficiente para regenerar una parte del cuerpo. Sin embargo, continuaba, sus esfuerzos eran como recoger agua con una jarra rota. Y a medida que continuaba, tanto su maná como su vitalidad disminuyeron rápidamente.

 

“Juhee, está bien. Puedes detenerte ahora…” “No! ¡Puedo curar esto! ¡Te voy a curar!”

Los Cazadores observaron a la pareja con pena. De los 17 que habían entrado, solo 6 restaron. De los 6 restantes, 2 tienen lesiones graves.

El Sr. Song y su brazo, y ahora Jinwoo y su pierna.

 

Aunque sus vidas fueron salvadas. Nadie pudo poner una sola sonrisa. De repente, un sonido atronador resonó en todo el templo.

En su centro, el suelo con el círculo mágico inscrito comenzó a elevarse, formando una plataforma.

 

Jinwoo se dio cuenta que la prueba final había llegado.

 

‘Prueba tu fe…’

 

Ya había estado contemplando su significado.

El terreno elevado se detuvo a la altura de la cintura. “Un altar…”

Jinwoo se habló a sí mismo.

 

‘Un altar?’

 

‘El acaba de decir altar?’

 

El hombre que había salvado sus vidas no una, sino dos veces; Jinwoo no era un Ser Despertado de alto nivel [0], sino un humilde Cazador de Rango E al cual menospreciaban en el pasado.

 

‘Si no fuese por el Sr. Sung, estaríamos…’

 

Los pensamientos de los Cazadores estaban unidos. Las palabras de Jinwoo hasta ahora eran un salvavidas para ellos. Y ahora este hombre había pronunciado las palabras, “altar”. El ingenioso Sr. Kim fue el primero en hablar,

 

“Creo que lo entiendo.”

 

Desenvainó la espada de su cintura. Normalmente era un arma para ser usada contra bestias mágicas, su propósito esta vez era diferente.

 

“Incluso un idiota como yo puede entender lo que quieres decir con ‘altar’.”

 

Los Cazadores miraron la espada desenvainada del Sr. Kim, brillando con agudeza y tragaron saliva.

 

“Hey, Sr. Kim! ¿Por qué estas sacando eso ahora?” “Hablemos de esto, ¡hablemos!”

El Rango C del Sr. Song era el más alto rango del grupo. Con el fuera del servicio, no había nadie más en el grupo que pudiera igualar al Sr. Kim, cuya habilidad se destaca incluso entre otros Rangos D.

 

El Sr. Kim apunto su espada en dirección al altar.

 

“El ultimo mandamiento era, ‘Prueba tu fe’, y ahora un altar apareció en el medio de la sala.”

 

La mirada del Sr. Kim se dirigió a Jinwoo,

 

“Tenemos que sacrificar a alguien en el altar, ¿no es así Sr. Sung?”

 

Jinwoo asintió. Era esa también su suposición. Uno de los 6 debería convertirse en sacrificio.

 

‘Esa probablemente sea la última regla …’

 

Mientras levantaba la cabeza, vio al Sr. Kim acercarse a él con una mirada extraña en los ojos. Una línea de sudor cayó por un lado de su rostro.

 

“Ahjussi… que es lo que vas a-” “Solo siéntate ahí tranquilamente!”

El Sr. Kim apuntó con su espada al Sr. Song, quien había estado sentado al lado de Jinwoo, revisando sus heridas.

 

“Quien es el que nos arrastró a todos aquí? ¡Fue el mismísimo Sr. Song! ¿Entonces no es él quien debería estar pagando el precio por todo esto?!”

 

“Ahjussi!”

 

Jinwoo gritó e intentó levantarse, pero las manos del Sr. Song lo detuvieron. Jinwoo se volvió y lo miró.

 

“…”

 

El Sr. Song negó con la cabeza sin decir una palabra. Sus ojos le rogaron a Jinwoo que se quedara callado. Jinwoo quería decir algo, pero se tragó sus palabras. El Sr. Song se levantó lentamente.

 

“El Sr. Kim tiene razón. Yo tomaré toda la responsabilidad.” “Entonces estamos de acuerdo, viejo.”

El señor Kim hizo un gesto hacia el altar con su espada.

 

“Si es que lo harás, entonces apurate. 11 personas murieron por tu culpa ”

 

 

Pagina Anterior
Pagina Siguiente