RI 1 – Partiendo de casa

Night mode
Pagina Siguiente

 

Tie Zhu estaba sentado del lado de una pequeña carretera en el pueblo, mirando el deslumbrante cielo azul. Tie Zhu no era su verdadero nombre, pero debido a que tiene un cuerpo débil desde que era pequeño, su padre tenía miedo de que no fuera capaz de mantenerlo con vida y le dio este apodo tradicional.

Su nombre real era Wang Lin. La familia Wang era considerada una familia grande, una familia de carpinteros. Era muy conocida en la zona y poseía un gran número de tiendas que vendían productos de madera.

El padre de Tie Zhu era el segundo hijo de la familia. Él nació de una concubina, por lo tanto, no podía hacerse cargo de la empresa familiar, por lo cual abandonó su hogar después de que se casó y se estableció en este pueblo.

*/ Concubina: Mujer que convive con un hombre sin estar casados entre sí.

Sin embargo, debido a que su padre era un hábil carpintero, la familia de Tie Zhu era adinerada, por lo que no tenían que preocuparse por la comida o la ropa. Ellos eran muy respetados dentro del pueblo.

Tie Zhu siempre había sido muy inteligente desde que era pequeño. Le encantaba leer libros y tenía un montón de ideas. Casi todo el mundo en el pueblo estuvo de acuerdo en que era un prodigio. Cada vez que su padre oía a alguien alabar a Tie Zhu, las arrugas en su cara se desvanecían y revelaba una sonrisa de felicidad.

Su madre siempre se preocupaba mucho por él. Se podría decir que había crecido mediante el amor de sus padres. Él sabía que sus padres tenían altas expectativas. Otros niños de su edad estaban trabajando en los campos, mientras que él estaba sentado en su casa leyendo.

Cuanto más leía, las ideas le venían de forma natural. Anhelaba ver el mundo fuera de su pueblo. Tie Zhu levantó la cabeza, mirando hacia al final del camino, dejó escapar un suspiro, cerró su libro, se levantó y se fue a casa.

Su padre estaba sentado en el patio. Con una pipa, respiró profundamente y dijo: –Tie Zhu, ¿cómo va en sus estudios?–, Mientras Tie Zhu entraba por la puerta.

Tie Zhu murmuró unas palabras al pasar. Su padre sacudió las cenizas de su pipa, se levantó y dijo, –Tie Zhu, hay que estudiar adecuadamente. El año que viene es el examen del distrito. Ya sea que tenga un futuro o no todo va a depender de este examen, no termines como yo, que he pasado toda mi vida en un pueblo.

–Cariño, te quejas todos los días de eso. ¡Si me preguntas, nuestro Tie Zhu definitivamente pasara el examen!– La madre de Tie Zhu estaba llevando un poco más de comida y la puso sobre la mesa. Ella le hizo un gesto a los dos para venir a comer.

Tie Zhu respondió con un sonido, luego se sentó y casualmente se comió unos bocados. Su madre cariñosamente lo miró y le pasó unas pocas piezas de carne.

– ¿Papá, cuando llegará el Cuarto Tío aquí?–, Preguntó Tie Zhu, mientras levantaba la cabeza.

–Calculo que, debe estar aquí dentro de estos próximos días.

Su Cuarto Tío había tenido más éxito que su padre.

–Oye, mamá, ¿tienes todos los platos de montaña preparados para el Cuarto Tío?– En el momento en el que se mencionó el Cuarto Tío al padre de Tie Zhu, había dejado un rastro de tristeza en su rostro.

Su madre asintió y dijo emocionalmente, –Tie Zhu, su Cuarto Tío es una persona muy buena. En estos últimos años, todo era gracias a él que las tallas de madera de tu padre se han mantenido a un buen precio. Si usted es capaz de alcanzar el éxito, no se olvide de pagárselo al Cuarto Tío.

Cuando la madre de Tie Zhu estaba hablando, el sonido de un caballo se escuchó fuera de la puerta. Seguido por este, una carcajada podía ser oída.

– ¡Segundo Hermano, abre la puerta!

Tie Zhu se sorprendió. De inmediato corrió a abrir la puerta principal. Vio a un hombre de mediana edad, fuerte y con ojos brillantes. Llamando al nombre de Tie Zhu, se echó a reír y le frotó la cabeza. Sonriendo, dijo, –Tie Zhu, solo ha pasado un tiempo desde la última vez que te vi y ya has crecido de nuevo.

Los padres de Tie Zhu inmediatamente se pusieron de pie. Su padre, sonriendo, dijo, –Cuarto Hermano, pensé que ya era hora de que llegaras. Date prisa y entra. Tie Zhu, ¿por qué aun no has conseguido una silla para su Cuarto Tío todavía?

Tie Zhu aceptó felizmente. Se apresuró a regresar a la casa, sacó una silla y la colocó al lado de la mesa del comedor. La limpió cuidadosamente con sus mangas mientras miraba al hombre de mediana edad.

El hombre hizo un guiño en su dirección y en broma dijo, – ¿Tie Zhu, desde cuando te has vuelto tan diligente? Recuerdo que la última vez que estuve aquí, tú no eras así.

Su padre echó un vistazo a Tie Zhu y dijo: –Este pequeño bribón solo estaba peguntando cuando seria el momento de tu llegada.

El hombre de mediana edad vio a Tie Zhu sonrojándose y riendo dijo: –Tie Zhu, su Cuarto Tío no se ha olvidado de su promesa con usted–. Cuando terminó de hablar, saco dos libros y los puso sobre la mesa.

Tie Zhu aplaudió con entusiasmo, a continuación, hojeaba los libros. Apenas podía contener su emoción.

La madre de Tie Zhu hecho amablemente un vistazo a su hijo y le dijo al hombre de mediana edad, –Cuarto Hermano, su hermano mayor está siempre pensando en ti. Esta vez, usted debe permanecer aquí por algunos días.

El hombre de mediana edad sacudió la cabeza y dijo: –Segunda hermana en ley, hay muchos asuntos que atender en la familia en estos días. Tengo que ir a casa mañana temprano por la mañana. Después de este tiempo ocupado, voy a volver para verlos–. Dio a su Segundo Hermano una mirada de pesar.

El padre de Tie Zhu suspiró, diciendo: –No hagas caso a mi mujer. Embala adecuadamente las mercancías para mañana. Los asuntos de la familia son más importantes. Podemos hacerle frente la próxima vez.

El hombre de mediana edad veía al padre de Tie Zhu y le preguntó: –Segundo Hermano, Tie Zhu tiene15 años, ¿verdad?

El padre de Tie Zhu asintió y dijo: –Después de este año, este pequeño bribón va a cumplir 16. En un instante, más de 10 años han pasado tan rápidamente–. Dijo mientras miraba a su hijo.

El hombre de mediana edad reflexionó un momento y dijo, en un tono serio, –Segundo Hermano, Segunda Hermana en ley, tengo algo que decirles: La Secta Heng Yue está tomando discípulos. Este año, la familia consiguió tener tres fichas de recomendación y he recibido una de ellas.

El padre de Tie Zhu se sorprendió y dijo, con una cara pálida, – ¿La Secta Heng Yue? Pero la Secta Heng Yue está llena de inmortales.

El hombre de mediana edad sonrió, asintió con la cabeza y dijo: –Segundo Hermano, ¡es que es una secta de inmortales! Nuestra familia sigue siendo una muy destacada en la zona y tiene las calificaciones para recomendar discípulos potenciales. Usted sabe que mi muchacho, en realidad no puede estudiar, pero es bueno con espadas y cuchillos. Dudo que la secta inmortal se llevara a mi hijo. Este lugar es realmente precioso. Tie Zhu ha sido muy inteligente desde que era pequeño y siempre ha querido estudiar. Él podría tener una oportunidad.

La madre de Tie Zhu se sintió encantada y dijo, –Cuarto Hermano esto… esto…

El hombre de mediana edad frotó la cabeza de Tie Zhu y dijo: –Segundo Hermano, Segunda Hermana en ley, desde mi punto de vista, dejen que resuelva esto. Deje que Tie Zhu trate; si realmente es aceptado, sería una fortuna.

Tie Zhu confusamente miró a sus padres y a su Cuarto Tío. Él no era capaz de entender lo que estaba pasando. – ¿Inmortales? ¿Cuáles inmortales?– Tie Zhu preguntó en voz baja y vacilante.

La cara del hombre de mediana edad se puso seria. En cuanto a Tie Zhu, dijo, –Tie Zhu, inmortales son aquellos que pueden volar en el cielo y simplemente no son algo que nosotros los mortales puedan entender.

Tie Zhu sintió curiosidad de los inmortales.

*/Inmortales también pueden ser llamados santos aquellos que han leído algún Capítulo traducido de la novela o manhua saben que ahí se les llama santos pero oficialmente son Inmortales.

El padre de Tie Zhu se levantó del entusiasmo, tiró de la mamá de Tie Zhu y se inclinó ante el hombre de mediana edad. El hombre de mediana edad se paro rápido y sinceramente dijo, –Segundo Hermano, ¿qué haces? Mi madre murió a temprana edad. Si no fuera por la madre del Segundo Hermano que cuidó de mí yo no estaría aquí hoy. Tie Zhu es mi sobrino y esto es lo menos que puedo hacer.

El padre de Tie Zhu empezó a llorar. En gran medida palmeó la espalda del hombre de mediana edad, asintió con la cabeza y con seriedad le dijo a Tie Zhu, – ¡Recuerda, Wang Lin, nunca olvides lo que su Cuarto Tío ha hecho por nosotros o de lo contrario no tendré en cuenta a mi hijo!

El corazón de Tie Zhu tembló. A pesar de que era un ignorante hacia aquellos que eran llamados inmortales, se podría decir de las expresiones de sus padres que vieron este asunto con gran importancia. Se arrodillo frente a su Cuarto Tío un par de veces.

El hombre de mediana edad detuvo a Tie Zhu y lo alabó. –Buen chico. Te preparas y te recogeré al final del mes.

Esa noche, Tie Zhu se fue a la cama temprano. Todavía podía oír los sonidos de su padre y el Cuarto Tío. Su padre estaba muy feliz. A pesar de que rara vez bebía, actualmente estaba tomando unas copas con el Cuarto Tío.

Inmortales, ¿Quiénes eran? El corazón de Tie Zhu estaba muy excitado. Él sabía en su corazón que esta era una oportunidad, ¡una oportunidad de ver el mundo exterior!

En cuanto el Cuarto Tío, se fue temprano a la mañana siguiente. Tie Zhu y sus padres lo vieron bajar en la entrada del pueblo. En el camino de vuelta, se dio cuenta de que su padre parecía mucho más joven. Sus ojos se llenaron de esperanza.

Las expectativas que mostraban sus ojos eran mucho mayores que cuando quería que Tie Zhu pasara el examen del distrito.

No había ningún secreto en el pueblo, aunque fuera el número de crías que un perro dio a luz, todo el mundo escucharía las noticias. Pronto, todos en el pueblo supieron la noticia de la madre de Tie Zhu y todos los vecinos vinieron a visitarlos. Los ojos de todos eran diferentes de antes mientras miraban a Tie Zhu con la envidia y celos.

–La familia Wang dio a luz un buen hijo. Ha sido aceptado como un discípulo de la Secta Heng Yue.

– ¡He visto a este niño, Tie Zhu, a medida que crecía! Era muy inteligente desde que era pequeño. Ahora él es un discípulo de la Secta Heng Yue. Él tiene un futuro muy prometedor.

– ¡Tie Zhu, tiene un gran talento! Cuando tenga éxito en el futuro, no se olvide de volver a visitarnos.

Estas conversaciones llenaron los oídos de Tie Zhu, actuaban como si ya fuera un discípulo de la Secta Heng Yue. Cada vez que sus padres lo escuchaban, no podían dejar de sonreír. Las arrugas en sus rostros habían disminuido considerablemente.

Siempre que Tie Zhu caminaba solo en el pueblo, todos los aldeanos con pasión le preguntaban acerca de esto y aquello. Hubo incluso personas que dijeron a sus hijos que siguieran a Tie Zhu como un ejemplo.

Un mes y medio pasó rápidamente. La noticia de que Tie Zhu se convertiría en discípulo de la Secta Heng Yue se extendió rápidamente. Todos los habitantes del pueblo cercano vinieron a verlos.

Todos los que vinieron tenían presentes. Los padres de Tie Zhu no podían rechazarlos, pero a medida que se fueron, planearon devolverlos. Según el padre de Tie Zhu, –Nuestro hijo va a ser un inmortal en el futuro, por lo que no puede deberse ningún favor. Vamos a preparar los regalos de vuelta para todos los visitantes.

Pronto, la familia Wang supo que el Cuarto Tío dio el lugar de su hijo a Tie Zhu. Uno tras otro, llegaron a felicitarlo.

El padre de Tie Zhu concedió gran importancia a los familiares que los visitaban ya que muchos de ellos lo miraban hacia abajo en el pasado y lo expulsaron de la familia hace todos esos años. Ahora que todos fueron llegando a visitarlo, barrió sus penas.

Él y la madre de Tie Zhu discutieron un poco y decidieron entretener adecuadamente a todos. Pagaron una fortuna para contratar al maestro del pueblo para escribir invitaciones para enviar a sus familiares.

El maestro del pueblo no quería dinero, pero quería que Tie Zhu reconozca que se crió en el estudio bajo su cuidado. Tie Zhu no tenía ninguna objeción ya que era la verdad.

Después de que las invitaciones fueron enviadas a la mayoría de los miembros de la familia Wang, había tanta gente que el padre de Tie Zhu tuvo que mover la ubicación de la fiesta a la plaza del pueblo y establecer un banquete.

Los aldeanos ayudaron a entretener a los invitados. Mientras hablaban entre sí, daban gracias a Tie Zhu.

El padre de Tie Zhu trajo a su esposa e hijo a la entrada del pueblo para saludar personalmente a los invitados e introducir a cada uno en una relación con él.

*/Para que lo conocieran (lo estaba presumiendo)

–Este es su tercer abuelo. Cuando el padre abandonó a la familia, su tercer abuelo secretamente me ayudó a escapar. Tie Zhu, usted tiene que recordar devolver su bondad–, dijo el padre de Tie Zhu, mientras ayudaba a un hombre de pelo blanco.

Tie Zhu aceptó rápidamente. El anciano miró a Tie Zhu y dijo, –Lao’er, el tiempo pasa tan rápido. ¡Su hijo ya es tan grande! Él tiene mejores perspectivas que usted.

La cara del padre de Tie Zhu estaba lleno de luminosidad. Él sonrió y dijo: –Em, Tercer abuelo, Tie Zhu ha sido inteligente desde que era un niño. Él tenía que ser mejor que yo. Tome su tiempo. Esposa, ayuda al Tercer abuelo.

*/–Em– Se refiere a un ‘sí’, esta asintiendo lo que la otra persona estaba diciendo.

La madre de Zhu ayudó rápidamente al Tercer abuelo a caminar hacia la fiesta.

Al ver al viejo alejándose, el padre de Tie Zhu soltó un resoplido y le dijo a su hijo, –Este viejo miró hacia abajo a su padre y me obligó a irme. Ahora que usted tiene un buen futuro, llega a felicitarme. No es más que ese tipo de relación.

Tie Zhu asintió y preguntó: – ¿Cuándo llegará el Cuarto Tío?

El padre de Tie Zhu negó con la cabeza. –Su Cuarto Tío envió una carta. Él no va a ser capaz de volver hasta el final del mes.

En ese momento, otro carro llegó a la entrada del pueblo. Un hombre de 50 años de edad, salió. Miró al padre de Tie Zhu y dijo, – ¡Lao’er, felicitaciones!

La cara del padre de Tie Zhu se volvió pálida y dijo, – ¡Gran Hermano!

Los ojos del hombre viejo barrieron y miraron hacia Tie Zhu. El sonrió y dijo. – ¿Lao’er, por lo que este es su hijo? ¡No está mal! Quizás realmente sea seleccionado.

El padre de Tie Zhu frunció el ceño, se estiró y dijo, –Tie Zhu podría no tener mucho mérito, pero es inteligente y le gusta leer libros. Él está obligado a ser seleccionado.

–Eso no es necesariamente cierto. Cuando las sectas inmortales buscan discípulos, existen unos requisitos muy estrictos. Veo que este chico es muy tonto. Va a ser una pérdida de tiempo–, dijo una voz altiva desde el carro, cuando un niño de 16 o 17 años de edad salió.

El muchacho joven se veía muy bonito. Tenía las cejas como cimitarras, una cara como Guan Yu y los ojos llenos de desdén.

El padre de Tie Zhu lo fulminó con la mirada y Wang Lin le dio una mirada profunda, pero no dijo nada.

La cara del hombre de edad cambió de color y gritó, –Wang Zhuo, ¡¿cómo puedes ser tan grosero?! Este es su segundo tío y su pequeño hermano Wang Lin, ¿por qué no los recibió?– Se volvió hacia el padre de Tie Zhu y dijo, –El habla de mi hijo es feo. Sé que a Lao’er, no le importa, pero…–. Mientras hablaba, de repente se volvió y dijo: –Pero Lao’er, no es un asunto sencillo para estos inmortales aceptar un discípulo, es una cuestión de suerte. Esta vez, es debido a que la Secta Heng Yue estaba muy interesada en mi hijo que a nuestra familia Wang le dieron tres fichas, incluyendo la suya.

El padre de Tie Zhu resopló y dijo: – ¡Si su hijo puede hacerlo, entonces definitivamente seleccionarán a mi hijo!

El joven se rió, sin preocuparse acerca de las palabras del anciano. Con desdén, dijo: –Por lo que, usted es el Segundo tío. Le sugiero que no sea tan optimista. Las formulas de cultivo son muy complejas y sólo uno de cada diez mil personas, incluso puede aprenderlo. ¿Cómo puede competir conmigo, que, sin ser un discípulo oficial, fui seleccionado personalmente por un maestro inmortal?

El rostro del anciano brilló con un color de orgullo, ‘regañó’ al joven y lo llevó hacia la fiesta.

–Tie Zhu, no te preocupes. Incluso si usted no es seleccionado, no importa. Siempre existe el examen de distrito el próximo año–.El padre de Tie Zhu dijo seriamente, después de la supresión de su ira.

Wang Lin con confianza susurró: –Papá, no se preocupe. ¡Sin duda seré seleccionado!

El padre de Tie Zhu palmeó suavemente el hombro de su hijo. Sus ojos se llenaron con rayos de esperanza.

Uno tras otro, saludaron a muchos parientes. El padre de Tie Zhu lo llevó de vuelta a la fiesta. Frente a ellos había una escena animada de personas celebrando.

El padre de Tie Zhu gritó: –Mis queridos parientes, mis paisanos yo, Wang Tianshui, no soy un hombre muy culto y no tengo mucho que decir, pero hoy en día, estoy muy feliz porque mi hijo tiene la oportunidad de convertirse en discípulo de la Secta Heng Yue. Este es el momento más feliz de mi vida. No voy a decir más, pero gracias a todos por venir–. Él levantó su copa y vació el vino.

–Lao’er, su hijo ha sido muy inteligente desde que era pequeño. Definitivamente va a ser seleccionado como el hijo de Wang Zhu y convertirse en un inmortal.

–Em, Segundo Hermano, que tiene un hijo como Tie Zhu, no ha vivido su vida en vano. En el futuro, todo lo que tiene que hacer es esperar para disfrutar de la buena fortuna.

–Tie Zhu, ¡Usted es el orgullo de su padre! Esta vez, no importa qué, usted debe ingresar a la Secta Heng Yue!

Hubo numerosas escenas brillantes en todas partes. Los sonidos de la celebración llegaron desde todos los lados, pero había mucha gente, como el padre de Wang Zhuo, quien en la superficie estaba dando sus felicitaciones, pero en su corazón siempre habían menospreciado a su hermano e hijo. Miró a su hijo y luego a Tie Zhu. Se sentía muy insatisfecho. Las acciones del Cuarto Hermano estaban fuera de sus expectativas, pero los inmortales no eran ciegos, no había forma de que Tie Zhu fuera seleccionado.

La gente pasaba, una por una. El padre de Tie Zhu lo saco alrededor de una mesa a dar un brindis e introducir a varios parientes desconocidos para él.

Hoy en día, el padre de Tie Zhu bebió mucho vino. Él nunca fue tan considerado. La fiesta duró hasta que fue muy tarde y todos empezaron a volver a casa. Antes de salir y aún con una mirada de desprecio, Wang Zhuo, mientras que nadie se dio cuenta, le susurró a Tie Zhu, –Pequeño tonto, no será seleccionado. Usted no tiene la capacidad.

Al escuchar estas palabras el se dirigió a su padre mientras se visualizaba una sonrisa llena de desprecio.

Después de volver a casa, Tie Zhu salto sobre su cama. En secreto, decidió en su corazón que ¡debía ser seleccionado no importa qué!

Un mes y medio pasó rápidamente. En ese día, el Cuarto Tío llegó en un carruaje.

Los padres de Tie Zhu rápidamente le dieron la bienvenida. El hombre de mediana edad se lavó la cara y rápidamente dijo, –Segundo Hermano, segunda Hermana en ley, no puedo estar mucho tiempo en este momento. Estoy tomando a Tie Zhu y saliendo. La Secta Heng Yue llegará a recoger a los potenciales discípulos mañana por la mañana.

El padre de Tie Zhu se sorprendió. Un rastro de tristeza apareció en su rostro y firmemente dijo: –Está bien. Tie Zhu, siga a su Cuarto Tío. Si usted es seleccionado, estudie diligentemente en la Secta Heng Yue. Sin embargo, si usted no es seleccionado, no se preocupe y vuelva a casa.

Tie Zhu, aunque no quería dejar a sus padres, asintió pesadamente. Su madre llevó a cabo un saludo en la habitación y con amor, dijo, –Tie Zhu, escucha a tu Cuarto Tío y no cause ningún problema; el exterior no es lo mismo que en casa. Debe tener paciencia. Madre le ha preparado algo de ropa nueva. También, hay algunas de sus patatas horneadas favoritas. Madre lo va a echar de menos. Si usted no es seleccionado, por favor regresa–. Mientras la madre de Tie Zhu hablaba, las lágrimas comenzaron a aparecer en sus ojos.

Tie Zhu nunca había dejado el pueblo desde que nació. Esta fue su primera vez en salir.

El Cuarto Tío dijo emocionalmente, –Tie Zhu, debe ser seleccionado para hacer que sus padres se sientan orgullosos. Segundo Hermano, segunda Hermana en ley, la familia tendrá una gran celebración en unos pocos días, así que estoy demasiado ocupado hoy. Mañana, van a escoger a los individuos Inmortales. Los tres candidatos deben estar fuera para entonces.

Rápidamente subió a Tie Zhu sobre el carro, sacó el caballo y partió.

Con lágrimas en los ojos, los padres de Tie Zhu miraron el carro, que desapareció rápidamente en la distancia.

–Tie Zhu nunca ha salido de casa antes. ¿Va a ser intimidado?–La mamá de Tie Zhu dijo, mientras se mordía el labio. Sus ojos se llenaron de tristeza.

–Ha crecido y tiene que lidiar con su propia fortuna–. El padre de Tie Zhu recogió su pipa e inhaló profundamente. Más arrugas aparecieron en su rostro.

Pagina Siguiente