Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

Capítulo 2 – R:M

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Día 11

Aunque hoy solo conseguimos cazar un tipo de especies, los murciélagos hepticolor, nos hicimos con bastantes de ellos, hasta 30.

Bueno, es que hoy entramos en una de las cuevas que descubrimos durante la explora- ción, ya que nos preguntamos si habría algo dentro. La cueva se abría en una gran sala oscura con cientos de murciélagos agrupados en el techo  y…

Sí… Realmente nos salvaron mis habilidades [Sensor de presencia] y [Mal de ojo], las cuales obtuve por comer víboras  nocturnas.

Si no me hubiera anticipado a los movimientos de los murciélagos hepticolor con mi [Sensor de presencia] ni hubiera limitado su movilidad con [Mal de ojo], no habría te- nido tiempo para dar instrucciones a Gobumi-chan y Gobukichi-kun, y estoy seguro de que habríamos muerto.

La cruda realidad es que a pesar de que fueran más débiles que nosotros, seguro que nos habrían matado puesto que nos superaban por lo menos diez veces en número. Esa batalla hizo que me diera cuenta de que los números son importantes, al fin y al cabo.

Sin embargo, parece que los tres sobrevivimos sin heridas mayores. No perdimos una extremidad ni nada por el estilo.

Pero recibimos innumerables heridas menores. Solo fuimos capaces de sobrevivir gra- cias a la nueva armadura que Gobumi-chan y yo llevábamos, así como por el sólido escudo que usaba Gobukichi-kun.

Aun así creí que era importante que mejorásemos nuestras armas, visto lo   visto.

De todos modos, dejemos a un lado los apuros. Pese a que la mayoría consiguió escapar, logramos matar a 30 murciélagos hepticolor, de los cuales yo me encargué de desmenu- zar para aprovechar sus alas y sus garras. Luego nos comimos la carne   sobrante.

Esa carne parecía deshacerse en mi boca al masticarla. Estaba deliciosa.

Cada goblin recibió diez murciélagos hepticolor, y la cantidad de carne hizo que nos creciera barriga al terminar.

Habilidad [Ecolocalización] aprendida Habilidad [Control sanguíneo] aprendida Habilidad [Vampirofília] aprendida

Como resultado, obtuve tres habilidades. Bueno, supongo que me tocaba obtener algo

por comerlos en tanta cantidad.

Con esto, ya he adquirido todas las habilidades que pueden darme los murciélagos hep- ticolor. Al no poder hacerme más fuerte comiendo más, parece que a partir de ahora solo voy a poder usarlos para saciar mi  hambre.

Pero dado que la proliferación de murciélagos hepticolor es baja por tratarse de una raza débil, supongo que no debería de cazarlos tan a menudo en un futuro. Aun así, voy a comerlos cuando me apetezca; su carne es deliciosa.

En cualquier caso, es bueno que hayamos descubierto su cobijo en el nivel que estamos. Y parece que todas sus habilidades son útiles.

[Ecolocalización] es una habilidad apropiada para entender dónde me hallo más allá de lo que puedo hacerlo con la vista, y así moverme a mi antojo. También parece una buena forma de prevenir ataques  sorpresa.

En la naturaleza, la lucha por la supervivencia es intensa, así que deduzco que será una habilidad muy útil.

Día 12

Como de costumbre, fuimos a cazar a fin de obtener comida.

Hoy cazamos víboras nocturnas y conejos cornudos, y también logramos hacernos con unos cuantos mapaches armados. Después, puesto que el sol ya había empezado a po- nerse, volvimos a la cueva por el mismo camino de siempre.

A diferencia de los humanos, los goblins nacemos con [Visión nocturna], así que la os- curidad en sí no nos resulta una  amenaza.

Por esa razón, creo que estaría bien que pudiéramos continuar cazando por la noche,    ya que podemos ver más o menos bien. Sin embargo, hay muchas especies que son más fuertes y más feroces de noche, así que sería bastante  peligroso.

Bueno, los goblins son básicamente una especie débil. Entre tales especies están:

El “oso rojo” (nombre provisional), que parece un oso marrón pero tiene el pelaje rojo.

El “caballo tricornio” (nombre provisional), que es un monstruo similar a un caballo pero tiene el cuerpo entero cubierto de escamas marrón claro y le salen tres cuernos de la frente.

La “araña demoníaca” (nombre provisional), que es una araña de aproximadamente 60 centímetros y tiene una característica línea amarilla que le cruza el caparazón negro,  que tiene pinta de ser más duro que el  acero.

El “limo verde” (nombre provisional), que es un monstruo de poca monta como un go- blin, pero se ve que posee habilidades de alguna forma capaces de anular ataques físicos.

Etcétera.

Aunque no tengo especial devoción por matarlos, ya que la probabilidad de que ellos me maten a mí es más alta de lo normal. Ahora mismo, probablemente puedan inmovilizar- me en cero coma si logran introducirme un veneno lo suficientemente   potente.

Y bueno, es por eso que volvemos a casa y no salimos fuera por la noche. Dicho esto, volvimos a la cueva, que parece estar localizada en un sitio  seguro.

Después, me atacaron mientras dormía. No obstante, fui capaz de esquivar el ataque en el último momento, aun tumbado en la cama, así que no me lastimé. Fue gracias a mi habilidad [Sensor de presencia], la cual tengo siempre  activa.

Los principales infractores resultaron ser goblins de mi  generación.

Seis de ellos exactamente, y eran un poco inteligentes, ya que copiaron a mi grupo usan- do tres palos a modo de armas.

Hay una esquina donde habitualmente duermo, la que reclamo cada vez que voy a ha- cerlo. La naturaleza no se lo pone fácil a nadie, ni siquiera al ser atacado por su propia familia con ramas de árboles. Se sorprendieron de que su ataque sorpresa no hubiera sido efectivo, y yo, mientras, no me perdí mi oportunidad de lanzarles un contraataque.

El resultado de esto fue que les volví las tornas.

Terminé matando a uno de los goblins por equivocación debido al veneno que segregaba la punta de mi arma a causa de mi habilidad [Envenenar], no fue culpa mía. Y ellos fue- ron quienes causaron el alboroto, así que no fue culpa mía desde el  principio.

Con el resto de mis atacantes, conseguí crear y aplicarles un veneno de relajación mus- cular, el cual simplemente usé para detener sus movimientos. Fue como esa vez con Go- bukichi-kun, lo inmovilicé de la cabeza a los pies con una rama de árbol, pero no llegué a matarlo. Al final, los dejé a todos revoloteando por el suelo.

Ya les preguntaré por los motivos de su ultraje mañana. He usado un veneno suave, así que para entonces deberían estar mejor, y ya me preocuparé de conocer sus motivos después.

Al ser goblins, nuestra capacidad de autocuración es alta puesto que crecemos en la intemperie.

Aunque para uno de ellos ya sea demasiado tarde… Repito, no fue culpa mía.

Sin embargo, a causa de la conmoción, los goblins que antes dormían profundamente ha- bían empezado a despertarse. Naturalmente, la cueva entera empezó a formar   alboroto.

Pensé que iban a decirme algo, pero Gobujii, el líder de los goblins ancianos, consideró que simplemente había ganado el más fuerte, así que no dijo nada en particular. Se limi- taron a girar el cuerpo boca abajo con expresión de  tristeza.

Estuve muy agradecido de que no me culparan por esa muerte, pensaba que iban a cas- tigarme por matar a un miembro de nuestra misma   especie.

A pesar de todo, Gobumi-chan no entendió la situación y se asustó más que nadie.  Logré calmarla sujetándola entre mis brazos, sin pasar por alto la delicadez del   asunto,

teniendo en cuenta las dificultades que tuve al salvar a los otros goblins que me ataca-ron. Tuve que pensar rápidamente en cosas como:

¡No! ¡El esqueleto de un goblin no permite que el brazo se doble de ese modo! ¡Lo rompería!

 

O también:

¡Su cuello no puede girar más! ¡Le arrancaría la cabeza!

 

Ah, por cierto, Gobukichi-kun siguió durmiendo profundamente pese a todo esto. Bue- no, dicen que dormir ayuda a los niños a crecer. En realidad él es más corpulento que la mayoría de los goblins de nuestra generación. Es unos 10 centímetros más alto que  yo.

Por eso le concedo ser nuestra vanguardia. Así que, en esta ocasión, voy a ignorar el hecho de que tuviera el descaro de seguir durmiendo durante la conmoción. Además,   no me habría gustado que el número de goblins conmocionados hubiera aumentado por su despertar.

Da igual, el caso es que calmé a la perturbada  Gobumi-chan.

Creé y repartí un débil veneno somnífero, el cual solté por los dedos de los pies. Y cuan- do la noté inconsciente, la llevé a cuestas de vuelta a su  cama.

Después, saqué el cadáver afuera, ya que era desagradable tener un cuerpo muerto de mi misma especie bañado en su propia sangre al lado de la habitación… puede que también lo hiciera porque había empezado a oler mal.

Gracias a que mi fuerza natural era el doble de lo que debería serlo a mi nivel actual, la cual pude aumentar todavía más con mi habilidad [Control sanguíneo], que obtuve ayer de los murciélagos hepticolor, me fue sorprendentemente fácil mover ese cadáver que debía ser casi del mismo tamaño que yo.

Gobujii me indicó que colocara el cuerpo en un lugar bastante lejano para que los mons- truos pudieran ir a comerlo, y me dijo que saliera corriendo en cuanto lo dejara.

No obstante, cuando estuve lo suficientemente lejos, me escondí a comerlo yo mismo.

Me intrigaba qué sabor  tendría.

¿Conclusión? Bueno… no fue delicioso, pero tampoco tenía mal  sabor.

Era la primera vez que algo no me parecía delicioso. Ladeé la cabeza y me paré a pensar-

  1. Con un brazo ya tenía suficiente, así que con el resto hice lo planeado.

Y bueno, hecho esto, el día de hoy había sido tan agotador que me fui a la cama.

Día 13

Estábamos explorando una montaña situada un poco más adentro del bosque, cuando descubrimos una especie de humano con cara de cerdo caminando por una colina con  un pico en el hombro. El color de su piel era marrón y le sobresalía el estómago, pero tenía un aspecto ligeramente musculoso, como si hubiera entrenado su cuerpo hasta cierto punto. Además, la ropa que llevaba puesta era solo un poco mejor que la de un goblin. Llevaba la misma tela en la parte superior que en la inferior de su  cuerpo.

Me irritó un poco este hecho. La ropa inicial de un goblin es tan solo un taparrabos, después de todo.

La impresionante cosa que colgaba de su cintura era demasiado grande, quería a toda costa hacerme con eso le sobresalía de sus ropas.

Sí, quería cortársela.

Probablemente se trataba de un [Orco], un monstruo cuya fama equivale a la de un goblin.

A diferencia de los goblins, quienes tenemos el físico de un niño de primaria, su altura era de 170 centímetros… o quizás incluso más. Joder, viéndolo desde un cuerpo como el mío actual, ¡el orco era gigante!

Si no me equivoco, habría unos cuarenta o cincuenta centímetros de diferencia en nues- tra altura.

Tras observarlo un rato, vi que ese orco podía ser derrotado con facilidad, incluso ata- cando de frente y en solitario. Sin embargo, el problema eran los  números.

Los orcos parecían ser una especie más fuerte que los goblins, y había una gran dife- rencia en nuestro físico. Ahora mismo, al margen de enfrentarme en un uno contra uno con él, quizás no sería capaz de proteger a Gobukichi-kun y a Gobumi-chan en caso de encontrarnos  con  varios atacantes.

Aun así, cuando lo descubrimos parecía un orco  errante.

Por si acaso, usé [Termografía] para examinar los alrededores. Tuve que tener mucho cuidado al hacerlo puesto que podría quedarme ciego si miro al sol directamente. Es un engorro que sea tan difícil de usar durante el día, por eso también usé [Ecolocalización] para comprobar cada rincón de la  zona.

Como resultado, no encontré a ningún orco más alrededor, así que decidimos atacar violentamente.

Primero, cerramos la distancia con él, ya que permanecía oculto en la selva espesa. Entonces, Gobumi-chan utilizó su tirachinas para disparar una piedra completamente empapada de veneno a los ojos del orco. Su talento había florecido recientemente y la piedra alcanzó su objetivo, el veneno invadió con éxito su cuerpo después de triturarle  el ojo.

Me preocupaba un poco que ella manipulara piedras recubiertas de veneno mortal si- milar al de muerte instantánea. Por una parte, era imposible que la lucha terminase con esto, ya que no soy capaz de afinar el veneno al nivel de un orco, todavía. Sin embargo, puesto que ya sentía dolor agudo, además de haber perdido la vista, no pudo mantener la compostura.

Entonces, Gobukichi-kun coordinó su ataque con el de ella, estrellando su grueso ga- rrote en la parte frontal de la rodilla del orco con toda su fuerza, y causando un sonido sordo al resonar que dejó la rodilla torcida en un ángulo  imposible.

El orco rodó por el suelo gritando. Su cara de cerdo feo se hizo aún más  fea.

Gobukichi-kun había ignorado completamente su astucia y su intelecto desde que em- pezamos a cazar,  ese debió de ser el motivo de que fuera capaz de aplastar el cuerpo   del orco, porque su estructura corporal actual potenciaba sus capacidades ofensivas y defensivas. Este incidente confirmó que también podía romper  huesos.

Gobukichi-kun… Este tipo está resultando ir más allá de mis expectativas. Pero sigue siendo un idiota (es un cumplido).

Dicho esto, aumenté la fuerza de mis piernas con [Control Sanguíneo] y clavé mi pie   en la espalda del orco, que rodaba por el suelo, sujetándolo inmóvil y evitando que se resistiera. Entonces, usé los dos cuernos que tenía para apuñalarlo en un área que pensé que sería cerca de los riñones si se trataba de la espalda de un   humano.

El orco cogió una bocanada de aire preparándose para pedir ayuda. Pero Gobukichi-kun le aplastó la cabeza con su garrote antes de que pudiera gritar. Se oyó sonido desagrada- ble a pesar de no haberle roto el cráneo. Después de eso, su garrote se fue empapando  de la sangre del ogro a medida que le golpeaba.

Al final no fue capaz de gritar.

Personalmente, después de machacar descuidadamente sus órganos internos con mi cuerno a la vez que liberaba un veneno relajante muscular por el extremo puntiagudo con el que lo apuñalaba, desclavé el cuerno y continué apuñándolo hasta que   murió.

De este modo, cazamos con éxito nuestro primer  orco.

Obviamente, después nos lo comimos. Gobumi-chan tomó ambos brazos y la pierna iz- quierda, Gobukichi-kun se quedó todo lo demás por debajo de la espalda, y yo me  comí el resto.

En cuanto al sabor, era como un cerdo al fin y al cabo. Más bien era más como carne  de

cerdo de alta calidad.

Debo reconocerlo, los orcos son deliciosos. ¡El cerdo es delicioso!

Habilidad [Libido] aprendida Habilidad [Lenguaje orco] aprendida Habilidad [Estimación] aprendida

Estas fueron las habilidades que pude obtener de  él.

Qué bien que aprendiera [Lenguaje orco] y [Estimación]. Pero en cuanto a [Libido]… aunque me permitirá hacerlo excepcionalmente si la uso, primero tendría que elegir el tiempo y la persona con quien hacerlo, así que lo dejaré estar por   ahora.

Al parecer voy a ser capaz de hablar con los orcos de ahora en adelante con [Lenguaje orco]. Si este tipo de habilidad existe, sería capaz de lidiar con los humanos si pudiera conseguir una del mismo tipo con el sistema de su  lenguaje.

Y por lo que respecta a [Estimación], parece desvelar las habilidades de cualquier objeto que examine (solo objetos), aunque también depende del nivel de la habilidad. Cuando lo probé con una fruta que había por ahí, me sorprendió que incluso me avisaba de si  era venenosa.

Sí, parece que he obtenido una habilidad muy  útil.

Vaya si he tenido potra al encontrar un orco aquí. Sin embargo, la razón por la que po- seía una habilidad tan conveniente como [Estimación] es un   misterio.

Oh, cierto. No lo mencioné antes, pero también me apropié del pico que el orco tenía. Es probable que lo utilicemos para algo más adelante.

Después de eso, cazamos más víboras nocturnas, mapaches armados y conejos cornudos que de costumbre. Cuando el sol ya había comenzado a ponerse, regresamos a la  cueva.

Nos hemos acostumbrado tanto a depredar que podríamos hacerlo con los ojos cerrados, incluso terminamos los preparativos sin perder mucho tiempo. Los resultados de la caza de hoy no los repartimos solo entre Gobukichi-kun, Gobumi-chan y yo. También dejé que comieran los goblins de la cueva que casi no podían moverse porque habían estado unos días hambrientos.

Era fastidioso, pero la razón del ataque de ayer parecía deberse principalmente a la situación alimentaria de los goblins de mi  generación.

De todos modos, en cuanto a las cabezas del ataque, parece que querían ayudar a los goblins de mi generación que no habían podido comer nada decente durante varios días debido a que carecían de la fuerza o la sabiduría necesarias para encontrar comida, ni siquiera moviéndose por las cercanías en busca de ella. Había más mujeres que hombres entre estos miembros.

Sin embargo, los atacantes apenas eran capaces de obtener suficientes alimentos para  sí mismos, por lo que era impensable que pudieran apoyar a los  demás.

Por tanto, puesto que yo podía disfrutar de las mejores comidas, querían derrotarme       y que me rindiera. Luego, tenían planeado que recolectase alimentos para los demás. Varios de ellos se habían reunido y pensaron que podrían conseguirlo conmigo. Les pareció realmente sencillo.

Me limité a reírme e ignorar tal acto, aunque sería problemático si volviera a pasar en   el futuro. Ya que dependían de nosotros para comer, no estaba de más hacerles el favor por el momento.

Hombre, debo decir que yo no conozco personalmente a los que no pueden obtener ali- mentos por su cuenta, pero por lo que Gobujii me dijo después, parece que hay goblins ineptos como ellos en cada generación. La mayoría de ellos mueren pero, como era de esperar, son demasiado patéticos para ser la misma especie que yo.

Este ha sido el primer y último acto de compasión que voy a  tener.

Después de todo, expresaron su gratitud hacia mí. Me dieron las gracias  llorando.

No necesitaba su agradecimiento, así que les dije que me lo compensaran cazando sus propias presas para comer.

Por ahora, le di a los pringados una charla sobre cómo cazar conejos  cornudos.

Algunos de ellos formaron grupos, y les aconsejé que pusieran todo su peso en un pie y aplastaran su columna vertebral después de bloquear su cuerno deliberadamente esta- bellándolos contra la rama de un árbol. Era muy sencillo, pero sospeché que podría ser demasiado para ellos.

De todos modos, pondré a prueba este método in situ mañana. A cambio, les dije que llevasen la parte de los alimentos que habían comido del botín de hoy a mi casa cuando pudieran.

Esta fue probablemente la primera vez que comían carne desde que  nacieron.

También les enseñé a cazar, aunque solo lo básico.

Si después de esto pagan mi bondad con ingratitud, entonces no voy a dudar en usarlos como peones de sacrificio. Para ser más específicos, pueden servirme de señuelos para atraer algún animal a una trampa si creo que no puedo derrotarlo sin lastimarme. Estaré esperando ese momento, no auguro demasiado de  ellos.

Además, los cinco goblins que atacaron ya se han convertido en mis súbditos. Natural- mente, obedecen por completo mis órdenes, así que les he asignado unas responsabili- dades diarias.

Los bienes que me presentaron para la asignación de hoy fueron cinco conejos cornu- dos, los cuales repartí entre los goblins hambrientos.

Por lo que respecta a la frase “la supervivencia del más fuerte”, es genial cuando eres uno de los más fuertes, vaya.

Me cansé al distribuir la comida, así que me fui a la cama, que había mejorado con alas de murciélagos hepticolor, y cerré los ojos.

La somnolencia se apoderó de mí de inmediato.

Tu nivel excede el valor mínimo requerido.

 

Has desbloqueado las condiciones «hiperactivo» y «comporta- miento único».

Ahora puedes evolucionar a [hobgoblin – Variante].

 

Deseas evolucionar?

 

SÍ / NO

Tenía la sensación de ver esto en mi mente, pero estaba muy cansado para pensarlo, así que escogí «SÍ» y me dormí.

Goburou ha obtenido [Protección Divina del Dios del Origen y el Fin]

 

 

 Día 14

 

Cuando me levanté, mi cuerpo había cambiado tanto que no podía compararse con cómo era antes de irme a dormir. Los cambios de mi cuerpo me chocaron. Le di muchas vueltas a lo que había escuchado ayer antes de irme a la cama.

Por lo que veo, esto es una evolución, ¿eh? Los misterios de este mundo me hacen estremecer.

 

A ver, por experiencia propia puedo entenderlo, sin embargo, las leyes de la naturaleza de este mundo son tan impresionantes que es más que aterrador.

Habiendo matado y comido al orco de ayer, en una noche pasé de tener el cuerpo físico de un niño de 7-9 años, a tener el tamaño de un humano mediano. Mi fuerza física, vista y oído aumentaron de modo abrumador, incluso las habilidades que gané antes de ayer se hicieron más poderosas.

Da miedo. Aunque mi cuerpo había crecido en una medida desmesurada, no sentía para nada ninguna sensación incómoda con mi nueva forma. Tanto cambio me tendría que haber vuelto loco, pero por lo menos no ocurrió  eso.

Del crecimiento, no sentí ningún dolor muscular en absoluto, en cambio, sentía una energía desbordante incomparable con la de antes, como una sensación temporal de omnipotencia. Raro, ¿verdad? Pues es en serio.

Ahora bien, si yo hubiera sido un tipo ordinario probablemente hubiera estado tan feliz que hubiera hecho cosas estúpidas hasta que la sensación pasara, sin embargo, la reali- dad era que ni siquiera estaba cerca de ser tan poderoso como me sentía, y eso es trampa.

Por eso digo que las reglas de este mundo son  aterradoras.

Ahora, aparte de eso, fue interesante ver como Gobukichi, quien también se había hecho más grande, se quedó quieto ahí con expresión  confusa.

Parece que él también había superado el nivel 100 después de la batalla con el orco de ayer, lo que hizo que fuera sometido a una evolución. Sin embargo, a diferencia de la mía, su piel no se volvió negra. De hecho, no pude ver ninguna diferencia en el color de su piel, él seguía siendo del mismo verde gastado.

Bueno, dejemos eso a un lado también. Lo que más me interesó fue su cara. Ya no era el goblin feo que solía ser. Su mirada ingenua tenía cierto atractivo en algunos aspectos. Sus orejas todavía eran puntiagudas, y su nariz era un poco aguileña. No obstante, él parecía mucho más un ser humano. Tener la piel verde no puede ser muy humano, pero su apariencia se asemejaba a la de un uno.

Entonces, ¿qué hay de mí?

 

Preguntándome esto, miré mi reflejo en el cuchillo de  obsidiana.

Y lo que vi fue, con la piel negra, mi rostro de cuando era joven antes de reencarnar.

Sí… Como era de esperar, me impactó completamente hasta que terminé de  digerirlo.

Por el momento, fui a la pared cercana a nuestro lugar de dormir, agarré una especie de oruga misteriosa, y empecé a comérmela por la  cabeza.

Después de calmarme, cogí a Gobukichi-kun y fuimos a buscar al goblin Mayor. Ya que si no hacíamos uso de él en momentos como este, su existencia no tendría ningún sen- tido en absoluto.

Solo por si acaso, ya que parece arriesgado, no mencionaré el dominio de [Origen y Fin] y la [Protección Divina del Gran Dios] que también recibí.

Hablando con Gobujii, lo que aprendí fue:

  1. Al convertirme en un hobgoblin, mi cuerpo y mi apariencia se volvieron más pare- cidas a las de un humano. Desconozco la razón de esto. Es uno de los misterios de este mundo. Al parecer, gracias a la apariencia humana de los hobgoblins, incluso pueden vivir en pueblos humanos. Sin embargo, existe un largo pasado de goblins esclavizados, y la mayoría de los que coexisten con los humanos todavía son escla- vos. Los que están de buen ver se convierten en esclavos sexuales para los humanos pervertidos.
  2. La diferencia entre el color de piel de Gobukichi-kun y el mío se debe a que yo soy una subespecie. Las subespecies son generalmente más fuertes y tienen habilidades especiales, en comparación con los normales. A no ser que cumplas unas condicio- nes especiales, no puedes convertirte en una subespecie, por eso raramente se da el caso. Así que al parecer soy bastante
  3. Además, mi piel es de color negro, que es el color simbólico del Dios más antiguo del mundo, que controla el principio y el fin de no sé qué. De entre las subespecies, la mía es la más absolutamente rara a la par que fuerte, y si me esfuerzo, seré capaz de aprender la magia más fuerte que

Es más, para los creyentes de este Dios, soy algo como un ídolo viviente, un objeto de culto. Si ese no fuera el caso, también hay partes de mi cuerpo que en teoría son materiales que se usan en rituales para comunicarse con ese Dios, así que tengo    que andarme con cuidado cuando se hace tarde en los pueblos y eso. La religión es siniestra estés en el mundo en el que  estés.

  1. ¿Cómo debería decirlo…? Convertirse en un hobgoblin cuando ni siquiera ha pasado un mes se supone que es muy raro, en primer El anciano, que todavía es un goblin, me lo dijo, así que probablemente sea verdad. Por cierto, de los goblins que se fueron a trabajar lejos de casa (al parecer exactamente 40 goblins), solo 3 se  han

convertido en hobgoblins.

  1. Además, yaque Gobukichi-kunyyonoshemosconvertidoenhobgoblinsantesdedejar la cueva, se nos permite usar a las mujeres humanas de la cueva a nuestro Tam- bién hemos recibido el privilegio de coger cosas del establo y usarlas como queramos.

“Oh, ¿en serio?”

Sí… Puesto que él era bastante altivo, ignoré la mayor parte de lo que dijo y solo repetí sus palabras pretendiendo estar escuchando. Particularmente sobre el tercer punto, y la razón de ello es obvia. Como he dicho antes, no importa en qué mundo estés, la religión da miedo. Ahora todavía más, al haber obtenido las características de la [Protección Divina del Gran Dios del Origen y el Fin] con mi evolución. Me hace pensar que proba- blemente me encuentre con más problemas de los que merezco. Creo que esto es algo que debo esconder durante el mayor tiempo  posible.

Como esperaba, ni siquiera pensé en ir a cazar hoy. Practiqué artes marciales con Gobu- kichi-kun para que ambos nos acostumbrásemos a nuestros cuerpos nuevos. Los duelos con él son especialmente intensos. El poder de Gobukichi-kun es demasiado para él y  no sabe cómo utilizarlo, lo que le hace bastante  beligerante.

Pese a que yo, quien tenía interés en muchas formas diferentes de artes marciales, nun- ca perdiera, podía decir que el poder de Gobukichi-kun era como mínimo mucho más fuerte de lo que lo era en su forma anterior. Como esperaba, al parecer sus habilidades están especializadas en estar en la vanguardia. No es muy inteligente ni rápido, pero su poder ofensivo y defensivo han incrementado de modo tremendo, convirtiéndolo en un tanque poderoso y un amparador de daño, un personaje   híbrido.

En cuanto concluimos nuestra práctica de artes marciales, dedicamos la tarde a reem- plazar nuestra  antigua armadura ahora demasiado  pequeña.

Como he crecido, el cuerno y el cuchillo de obsidiana que he usado hasta ahora se han vuelto demasiado pequeños para que los pueda manejar con efectividad. Sin embargo, a día de hoy aún tengo que arreglármelas con ellos, mi veneno por sí mismo es un arma potente, así que puedo superar esa traba por   ahora.

Por eso el plan de hoy era usar los materiales almacenados de los mapaches armados, las víboras nocturnas y varios otros monstruos para crear nuevas    armaduras.

Usamos el caparazón de los mapaches armados y la piel de las víboras nocturnas para crear nuevo equipamiento. Estuve satisfecho con los resultados, la armadura creada era ligera, flexible y bastante robusta.

En pocas palabras, era una armadura a base de piel. No hicimos capas, pero puesto que parecía tela de cuero marrón claro. De manga larga y con pantalones largos, ya   debería de bastar. Colocamos los caparazones de metal en lugares estratégicos, que aumentaron aún más sus capacidades defensivas. Pensamos en nuestra libertad de movimiento al crearla, así que cuando nos la probamos, era mucho mejor de lo esperado. Apenas nos obstruía.

Incluso terminamos elaborando la armadura de Gobumi-chan, que no pudimos comple- tar anteriormente debido a la falta de  materiales.

Dado que está hecha principalmente de murciélagos hepticolor, es bastante llamativa.  En cierto modo da la sensación de ser un traje nacional de alguna   parte.

Por cierto, esta noche preparamos la comida a base de conejos cornudos capturados por los otros goblins. No me llené lo suficiente, pero eso era mejor que nada. Puesto que sabía muy bien, los perdoné.

Día 15

Hoy fue nuestra primera cacería desde nuestra evolución a hobgoblins. Al estar proban- do el poder de nuestros nuevos cuerpos por primera vez, yo me puse un poco   nervioso.

La primera presa que nos encontramos fue un humanoide con la cabeza de un perro y   el cuerpo peludo. No sé de dónde la había sacado pero llevaba una armadura oxidada con una espada larga igual de oxidada. Decidí llamar “kobold” a este monstruo. Por su apariencia, creo que los kobolds son de un rango más alto que los goblins, y aproxima- damente del mismo rango que los orcos.

Si incluimos el equipamiento, en comparación con el orco que comimos, es probable- mente de un rango aún mayor. En fuerza física, el orco sería más potente, pero el kobold sería superior en términos de velocidad y agilidad, que eran las dos características la- tentes en el kobold.

Si hubiéramos sido los anteriores “nosotros”, nos habríamos retirado de inmediato o, más probablemente, habríamos usado mis habilidades para evitar por completo la lucha. Utilizando las precisas piedras cubiertas de veneno de Gobumi-chan como soporte, Go- bukichi-kun y yo nos enfrentamos a los kobolds de  frente.

Excluyéndome a mí mismo, ya que me he convertido en una subespecie, la capacidad de combate de Gobukichi-kun aumentó significativamente gracias a su equipamiento. Su garrote estaba reforzado con conchas hirientes a su alrededor, mientras que su escudo estaba hecho de duro caparazón. El kobold solo tenía su armadura oxidada mientras que Gobukichi-kun tenía varias armaduras de caparazón que le ayudaban. Gobukichi-kun atacó al kobold directamente.

Evolucionar da miedo, ¿eh? Alguien que ayer mismo era débil, se ha convertido en un gran

guerrero en un solo día.

 

Gobukichi-kun recibió algunas heridas menores y Gobumi-chan se las trató usando algunas de nuestras hierbas medicinales. El goblin Mayor nos había enseñado acerca de las hierbas medicinales  anteriormente.

Mientras lo hacían, yo aproveché la oportunidad para sacarle al kobold sus posesiones. En su cintura colgaban tres piedras. Usando mi habilidad de [Estimación], descubrí que eran “piedras espirituales de Fuego”. Al parecer, espíritus de fuego imperceptibles de bajo nivel habitaban dentro de esas piedras. Me las guardé en el bolsillo y después le quité su armadura. Me colgué de la cintura la espada larga ligeramente oxidada junto con dos libros que tenía.

Del cadáver, tomé el cerebro, el corazón y el brazo derecho. Mis compañeros decidieron dividirse el resto de manera  uniforme.

Cabe remarcar su extraña textura. Aunque el sabor era sutil, igualmente estaba delicioso.

Habilidad [Lenguaje kobold] aprendida Habilidad [Predecir] aprendida

Como pensaba, los kobolds eran más fuertes que el goblin promedio. La razón por la que

Gobukichi-kun podía ganar era debido a la gran diferencia en la calidad de la potencia. Por otro lado, yo podría ganar debido a mis numerosas habilidades y mi experiencia de combate.

Además, después de comerme las tres piedras espirituales de Fuego:

Habilidad [Piroquinesis] aprendida

Obtuve la capacidad de producir fuego. En el mundo natural, esta ventaja era difícil de superar.

Con esto por fin puedo hacer yakiniku10

 

Y ese fue el resultado de la batalla.

Después de eso, cazamos algunos conejos cornudos, y luego volvimos a casa.

Hoy, la ofrenda de mis subordinados goblin fueron conejos cornudos mezclados con mapaches armados, lo que me sorprendió.

Estos chicos finalmente están creciendo…

 

Creo que voy a dar escudos de caparazón a los goblins que vayan a buscar mapaches armados en un futuro.

Para la cena, asé la carne que los otros trajeron, y tuvimos una festín de   yakiniku.

NT: 10 Término japonés que alude a los platos de carne a la parrilla. Actualmente suele referirse a un estilo japonés de cocinar carne (normalmente ternera y asadura) y verdura en trozos pequeños a la parrilla o la plancha sobre ascuas de madera carbonizada por destilación seca, o bien en una cocina de gas o  eléctrica.

Día 16

Hoy, los otros goblins de nuestra generación me suplicaron postrados: “Por favor, enséñenos el arte de matar.”

Los goblins de dentro de la cueva se pusieron en fila uno detrás de otro de rodillas.  Fue

una escena bastante surrealista de ver.

A ver, los goblins que me traían comida lograron sobrevivir matando conejos cornudos, como era de esperar. Sin embargo, también tenían como oponentes a las víboras. Y como nosotros fuimos capaces de matarlas, ellos querían que nosotros o, mejor dicho, que yo les enseñase cómo sobrevivir a las víboras  nocturnas.

“¿Qué ganamos con esto?”

Cuando les dijimos eso, dijeron que nos iban a rendir homenaje por  ello.

Bueno, no era una gran pérdida para nosotros, así que antes de que el sol alcanzara su cenit, la mayoría de los goblins sobrevivientes, junto con Gobukchi y Gobumi-chan, tuvieron una sesión de práctica  combinada.

Este es un mundo donde el más fuerte somete al débil, por lo que, desde el principio, iba a meterles a fondo en sus cuerpos que yo era superior a ellos. Sin importar si el alumno era hombre o mujer. Además, dado que tratar con insurrecciones es molesto, iba a hacer que obedecerme fuera un instinto, mediante la repetición infinita si hacía   falta.

Mi objetivo era llevarlos al límite para asegurarme de que no tuviesen ninguna energía de reserva, siempre previniendo que sus cuerpos y mentes colapsasen.

El resultado fue que todos, incluídos Gobumi-chan y Gobukichi-kun, quedaron sin las

fuerzas suficientes para moverse.

Para los goblins que practicaron y trabajaron hasta el punto de no poder más, planeé usar lo del homenaje que ellos habían reunido para hacer algo para ellos.

Estaba motivado a hacer algo, pero probablemente era mejor que no hiciera nada muy llamativo. Estás acabado, una vez muerto.

Gobumi-chan se tumbó agotada y temblando entre las otras hembras, mostrando  su

armadura y el collar con orgullo extremo, pero voy a fingir que no vi  eso.

Por la tarde, fui a cazar en solitario por primera vez desde mi   reencarnación.

No sé cómo era al principio, pero ahora podía moverme por este bosque como si fuera mi tierra natal, y cuando de alguna manera me las arreglé para conseguir suficiente para los que no pueden moverse, concluí la caza diaria.

Esa noche, fui a las partes internas de la cueva, donde las mujeres humanas permane- cían cautivas. Desde que me convertí en un hobgoblin, me he vuelto más parecido en apariencia a un humano, así que pensé que podría tener    una conversación con ellas.

Bueno, el resultado fue que no pude mantener una conversación con ellas. Estaban to- talmente destrozadas. Sus ojos estaban absolutamente muertos, y babeaban sin control. Había un vago olor a cadáver a su alrededor.

Comparado con cómo estaban la última vez, su estado ahora era mil veces peor; además, en este corto periodo de tiempo la chica más joven había quedado embarazada. Aunque fuera inevitable, sentía mucha pena por ella. No puedo evitar pensar que una chica tan bonita como ella podría haberse casado y tenido una familia, pero ella terminó aquí solo para ser constantemente violada.

No quería que continuara así, por eso le  pregunté:

“¿Quieres morir?”

Si hubiera sido el yo de antes, habría acabado juntando las manos con fuerza para ofre- cer una plegaria, pero ahora que he subido de rango a hobgoblin, lo pregunté. De la forma que soy ahora, podría matar o ayudar a esas chicas si me lo pidieran. Pues aunque me descubrieran, mi seguridad estaba  garantizada.

Sin embargo, mi pregunta se quedó sin respuesta. Hubo algún movimiento; sus labios pequeños y débiles se movieron ligeramente, como si acabara de recordar cómo hacerlo, y le cayó una lágrima del ojo. Al entender las intenciones de la mujer, saqué de mi bolsa una botella pequeña llena de líquido que obtuve de la caza de los kobolds. Tras dársela  a ellas, volví al dormitorio de la cueva. No miré atrás.

Día 17

Me desperté temprano y fui al interior de la cueva. Las mujeres capturadas estaban to- das muertas. Todas tumbadas, inmóviles, como si estuvieran dormidas. Aparentemente, las chicas bebieron veneno y murieron en su sueño. De dónde consiguieron ese veneno es, sin embargo, un misterio. De verdad, un misterio.

Después de tomar la pequeña botella vacía que había cerca de ellas y guardármela den- tro de la bolsa que cuelga de mi cintura, como fui yo el que las descubrió, fui a informar al goblin mayor.

El goblin mayor se apresuró en ir a verlas y, frente al débil pseudo-goblin que había salido del vientre de la hermosa chica, lloró amargamente su muerte. Sin embargo, a mí no podía importarme menos su  pena.

Me hice responsable de eliminar los cadáveres de las niñas y, como era una lástima de- jar que los animales salvajes se alimentaran de ellas, decidí quemarlas. A cambio de mi trabajo, tomé un corazón, un estómago, un pecho y un   útero.

Como la habilidad [Piroquinesis] que obtuve el otro día no era suficiente, pensé en lo que se solía hacer en estos casos, así que reuní un puñado de hierba aceitosa para que quemaran bien y usé un manojo de ramas para asegurarme de que había suficiente calor.

Tras usar mi [Piroquinesis] para encender el fuego, recé por la felicidad de las chicas en el otro mundo mientras contemplaba el pilón de llamas   abrasadoras.

“Namu Amida Butsu.”

Entre las chicas, al parecer había algunas que tenían habilidades de aventurera. Unas cuantas de ellas, de hecho. Ese grupo de trabajadoras migrantes, era inesperadamente fuerte. Puede que solo parecieran débiles porque las habían  capturado.

Habilidad [Lenguaje humano] aprendida

 

Habilidad [Decodificador de letras continentales] aprendida Habilidad [Mapeo mental] aprendida

Habilidad [Profesión – Mago] aprendida

 

Habilidad [Profesión – Espadachín de espadas ligeras] aprendida Habilidad [Profesión – Druida] aprendida

Habilidad [Profesión – Artesano] aprendida

Es raro para mí, pero no sentí la menor inclinación a conocer mis nuevas habilidades. Después de la práctica matutina, envié a Gobukichi-kun y a Gobumi-chan de caza ya que yo no estaba de humor. Intenté hacer un escudo de caparazón, armadura y una es- pada a partir de los materiales que tenía acumulados hasta la   fecha.

Últimamente, la artesanía se ha convertido en una de mis  aficiones…

Ah, parece que mi nueva habilidad [Profesión – Artesano] entró en vigor de forma natu- ral. Los productos que hice a mano salieron mucho mejor que antes. La habilidad, como su nombre implica, corrige los errores.

Hablando de eso, el escudo y la armadura fueron un éxito, la espada de caparazón ter- minó en fracaso.

En cuanto a mi almuerzo, Gobukichi-kun y Gobumi-chan compartieron una parte de lo que cazaron, junto con la ofrenda que había aumentado desde   ayer.

Ah, se me había olvidado, Gobumi-chan también se ha convertido en una hobgoblin hoy. Se ha vuelto muy linda, es intimidante. La diferencia con cuando era una goblin es notable.

Puesto que su viejo equipamiento se le ha quedado pequeño, le presté mis   repuestos.

Ella hizo una mueca sutil, feliz a la par que insatisfecha, así que decidí que le haría una nueva equipación más adelante. La verdad es que me hubiera encantado hacérsela hoy, pero simplemente no tenía tiempo  suficiente.

Día 18

Después de terminar la práctica matutina, tropezamos con algunos kobolds durante la caza. Esta vez había tres, dos de los cuales estaban equipados como los anteriores con armaduras y espadas largas, sin embargo, el último llevaba un arco corto y un   carcaj.

¿Será este el segundo día consecutivo que Gobumi-chan demuestre su fuerza?

 

Comprobé los alrededores por si había enemigos adicionales, con el fin de tomar una

decisión. Con todo claro, opté por iniciar el asalto.

El kobold que podía atacar desde lejos con el arco y las flechas era una amenaza más grande comparado con los otros. Un ataque rápido del bastón tirachinas de Gobumi con piedras envenenadas era la acción definitiva.

Mientras las piedras envenenadas golpeaban al kobold justo en los ojos, les robamos la compostura y la visión al kobold arquero.

Sin perder mucho tiempo, Gobukichi-kun y yo fuimos a rematar a los dos kobolds que llevaban espadas largas, al parecer un poco mejores que las que conseguimos  antes.

Mi espada larga puede que esté usada, pero mi cuerpo actual es justo del tamaño per- fecto para llevarla. Ya me he acostumbrado a mi cuerpo, por eso me fue fácil separar la cabeza del kobold de su torso.

Ahora mismo, el cuerno que solía usar es más como un cuchillo, lo que es bastante as- queroso de ver. Gobumi-chan, con el pseudocuchillo que le di antes hecho de obsidiana (o algo parecido), cortó al kobold arquero por la garganta y luego le dio un golpe  final.

Parecía ser que la evolución directa de Gobumi-chan se basaría en la inteligencia y la

velocidad. Al fin y al cabo, se necesita inteligencia para usar las armas de manera astuta.

Después de eso, nos dio trabajo desmontar el cuerpo. Nos quedamos con la armadura, Gobumi-chan tomó el arco y el carcaj, y yo cogí la espada larga que parecía ser mejor que la mía.

Como no había nada en el botín apropiado para Gobukichi, él tendría que esperar a la próxima vez.

Si bien esos kobolds lamentablemente no poseían ninguna piedra espiritual, mi colec- ción de bolsas pequeñas aumentó en tres. Una me la quedé para uso personal, y las otras dos se las di a otros goblins para que guardaran plantas   medicinales.

Ahora, si pasara algo, estoy seguro de que nos serían útiles. Y así, cada goblin tuvo un cuerpo para cenar.

No conseguí habilidades nuevas, y mientras sentía como si con algo más habría obteni- do mejores resultados, la habilidad que ya tenía, [Predecir], se hizo más  fuerte.

[Predecir] me permite ver la trayectoria de los ataques de mis oponentes en unas líneas rojas, por lo que en batalla puede ser increíblemente  útil.

Luego cazamos todo lo que se puso en nuestro camino, y después volvimos a la cueva para dormir.

Día 19

Tras  completar la práctica matutina, no fui a cazar,  sino que fui a ver el almacén en    los adentros de la cueva. Como algunas de las chicas prisioneras tenían habilidades de aventura, se me ocurrió que podría haber objetos relacionados con esas habilidades que se les habrían confiscado.

Solo con ver todas las cosas, ni siquiera un genio como yo podía diferenciar lo que era basura de lo que valía la pena guardar. Sin embargo, gracias a la habilidad que me dio el orco, [Estimación], pude ver algunos detalles de los objetos.

Además, puesto que analizar cosas me servía para mejorar la habilidad, por mucho que no analizase más que porquería no estaría perdiendo el   tiempo.

Con ese humor tan despreocupado, al parecer di con el hallazgo de un tesoro. Y uno bastante  grande, precisamente.

Goburou ha obtenido [Arma – Bastón]: Bastón de Mago Principiante

Goburou ha obtenido [Arma – Bastón]: Bastón de Muérdago Sagrado

Goburou ha obtenido [Arma – Espada]: Estoque11 de Hierro x3

Goburou ha obtenido [Arma – Daga]: Cuchillo Bowie12 x4

Goburou ha obtenido [Arma – Hacha]: Hacha Bélica de Hierro x2

Goburou ha obtenido [Arma – Alcance]: Ballesta x2

Goburou ha obtenido [Arma – Consumible]: Flechas con Punta de Hierro x50

Goburou ha obtenido [Protección – Escudo]: Escudo redondo de Hierro x2

Goburou ha obtenido [Protección – Armadura]: Pechera Dañada

 Goburou ha obtenido [Protección – Manos]: Guantelete de Hierro Forjado

Goburou ha obtenido [Medicina]: Pociones de Vida inútiles x6

Goburou ha obtenido [Medicina]: Pociones de Maná inútiles x8

Goburou ha obtenido [Medicina]: Botellas de Agua Sagrada de San Enrique x3

Goburou ha obtenido [Almacenaje]: Mochila x2

Goburou ha obtenido [Almacenaje]: Mochila de Guerra x3

Goburou ha obtenido [Libro]:

“Diario de un mundo maravilloso: de las capitales imperiales a las regiones inexploradas” vol. 1

Goburou ha obtenido [Libro]: “Introducción a la magia 2: brujería básica”

Goburou ha obtenido [Libro]:

“Naturaleza de las plegarias divinas: situación de recibir”

 

Goburou ha obtenido [Libro]:

“Guía de recomendaciones sobre el continente Erietta”

Al final, encontré un tesoro tras otro. A primera vista, el almacén parecía contener pilas y pilas de basura inservible, pero debajo de la capa superficial se hallaban muchas cosas interesantes.

Sí, parece que ese sitio es verdaderamente un tesoro en bruto.

Si bien no hay mucha diferencia entre los estoques que encontré y la espada larga que llevo actualmente, decidí intercambiarlos de todos modos puesto que estaban en mejor estado.

Comparando con el cuchillo de obsidiana que he estado usando hasta ahora con los bowie, estos eran más largos y afilados. El filo solo corta por un lado, menos en la punta donde corta por los dos, por lo que sospeché que estaban pensados para usarse como cuchillos de caza, así que también los tomé.

Puede que cuatro cuchillos sean demasiados, pero como ya ha empezado la producción de cuchillos de bolsillo, en realidad no hay problema. Tengo muchas ganas de desmontar los cuchillos en algún momento para aprender cómo están   hechos.

Después de eso, a excepción del estoque que cogí y la espada larga que dejé en su lugar, me comí el resto de las espadas.

Habilidad [Corte mejorado] aprendida

Habilidad [Perforación Mejorada] aprendida

Aprendí [Corte mejorado] de la espada larga y [Perforación mejorada] de los   estoques.

Para que los lectores entiendan esto, les contaré más acerca de mi habilidad [Absorción].

Obtengo habilidades comiendo otras cosas aparte de seres vivientes. Sin embargo, con los artículos que superan cierto nivel, el poder de las habilidades aprendidas depende de la cualidad del artículo, y para que me entre en la cabeza tengo que haberlo usado una cierta cantidad de veces. Si no, sería inútil que me lo comiera, y por eso todavía hay ve- ces que dudo de si va a funcionar o no. Tengo que practicar un poco más esa percepción.

Mientras hacía eso yo solo, llegaron Gobukichi-kun y Gobumi-chan. Extrañaban no ha- berme visto, por lo que fueron a buscarme. En realidad, habían llegado en el momento perfecto. Después de reunir pociones y otras cosas que cabían en mi cinturón y en la mochila de guerra, el resto lo embutí como pude en la otra mochila. Pedí a Gobukichi- kun y Gobumi-chan que llevaran por mí lo que no cupo en mis  mochilas.

Gobukichi-kun aprovechó para cambiar su garrote envuelto con conchas por un hacha bélica de apariencia rústica, y su escudo de madera con piezas de caparazón cosidas por un escudo redondo de hierro. Como había un agujero en el centro del escudo, no tuvi- mos otra opción que hacerle un apaño improvisado atándole una pieza de   caparazón.

Luego lo equipé con la pechera en vez de con la armadura de piel reforzada con conchas que le hice hace dos días. Junto con el casco de concha que le hice, la defensa de Gobu- kichi-kun era de lejos la mayor entre nosotros  tres.

Parecía completamente de la infantería  pesada.

Se guardó el garrote que había estado usando hasta hoy con una correa en la espalda,   de repuesto.

A Gobumi-chan le di dos ballestas y 50 flechas. Además, le di el cuchillo de obsidiana que había estado usando yo hasta ahora, así como uno de los cuchillos bowie para que  lo usara por protección. Pero cualquier cosa más que esto sobrepasaba el límite, al ver el peso de todas las cosas que llevaba encima.

Sin embargo, de nosotros tres, quien tenía el mayor poder ofensivo a distancia era ella,  y su destreza con los dos cuchillos hacía que a su potencial ofensivo no se le pudiera restar importancia.

Por la apariencia que tenía, la impresión que daba era o bien la de un cazadora o bien la de un arquera.

Y, por último, yo mismo reemplacé las dos espadas largas por el estoque, así como un pequeño escudo reforzado con conchas similar al que Gobukichi-kun tiene. Este escudo estaba hecho para que encajara en mi brazo derecho de modo que me permitiera mover la muñeca sin problemas.

Para protegerme la mano izquierda, me puse el guantelete de hierro forjado. El guante- lete tenía menos poder defensivo que el escudo redondo, pero tendría que ser suficiente si solo quería desviar ataques con él.

De este modo tenía una defensa razonable, y mi facilidad de movimiento no cambiaba demasiado.

Añadiendo los efectos de la habilidad [Profesión – Espadachín de espadas ligeras], sen- tía como si hubiera llegado a otro nivel de nuevo.

Y también, como hoy los goblins reunieron una cantidad de ofrenda antes inimaginable, se la devolvimos. No podía comérmelo todo, era excesivo.

Día 20

Pasamos la mañana practicando. Comparado con cuando empezamos, las expresiones de los goblins habían cambiado. Sí, puesto que los goblins maduran deprisa, pueden ma- nifestar cambios sorprendentes en poco tiempo si entrenan en serio. Esto debía de ser porque si no se adaptaban rápidamente a su entorno, simplemente morían.

Por la tarde, fuimos de caza. Capturamos a 10 víboras nocturnas, 14 mapaches armados y 5 kobolds. Esto se debe en gran parte a que nuestra equipación era mucho mejor. O quizás podría decir que la combinación letal de los poderosos y precisos disparos de Gobumi-chan con su ballesta, junto con los tiros rápidos del arco corto, era brutal. Pues Gobukichi-kun y yo actuamos solo de escudo para ella, por lo que se me hacía todavía más brutal. Para poner fin a la batalla, Gobukichi-kun usó su alta defensa y su hacha bélica para decapitar a los que  quedaban.

Junto con mi sinfín de habilidades, usaba contínuamente mi patrón de ataque mientras dirigía la batalla. Los oponentes como los kobolds no suponían ni la menor amenaza para nosotros. Igual del modo en que están las cosas ahora mismo, aunque los kobolds fueran el doble que nosotros en número, probablemente no tendríamos   problemas.

Solo que, lo que realmente quiero es comer orcos. A fin de fortalecer la habilidad que

obtuve del orco anteriormente; después de esa vez, ni siquiera habíamos visto otro orco.

Quiero encontrar a más orcos pronto… Pero hoy volví antes de lo previsto a la cueva

para leer libros.

Bueno, tener la habilidad [Profesión – Mago] al fin y al cabo está bien, y que mis poderes mágicos incrementen por mi subespecie también está bien. Pero como no tengo ni la más remota idea de qué es la magia, a día de hoy no puedo usarla. Por eso estoy leyendo “Introducción a la magia 2: brujería básica”. Leo toda la noche hasta que sale el sol cada día. Puede decirse que tengo grandes dificultades para pillar cualquier cosa, por lo que va a ser una prueba  dura.

Más bien, siento como si hubiera un límite en todo lo que puedo entender leyendo libros. Es más, ¡empecé por la segunda parte de tres!

¡Ojalá pudiera ver como alguien usa la magia por una sola vez!

El tiempo, sin escuchar mis lamentaciones, fue pasando  gradualmente.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente