RW 828 – El plan secreto de Nightingale

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

 

Roland estaba demasiado abrumado por la oleada de emociones para desarrollar una respuesta inmediata. Quería reprocharle porque arriesgara su propia vida, pero sus palabras, que estaban a punto de salir, finalmente cedieron a una expresión de resignación, cuando vio la radiante sonrisa de Nightingale.

Al final, él le dio unas palmaditas en la espalda y dijo: “Ten más cuidado la próxima vez”.

Nightingale asintió y luego movio la cabeza, ella le susurró en una voz que nadie más aparte de él podía oír, “a diferencia de Ana, no puedo convertir los dibujos en entidades físicas… Esto es lo único que puedo hacer por Usted”. Luego se detuvo por un momento y continuó, “Pero por favor no se preocupe. Mi principal prioridad es protegerlo… y estar a su lado. No me pondré imprudentemente en una situación peligrosa”.

Nightingale se sonrojó ante su propia franqueza. Aunque su voz se fue apagando en el medio, Rolando todavía escuchaba claramente la palabra “usted”.

El acto probablemente había consumido todo el valor de Nightingale. Con estas palabras, ella se desenganchó y desapareció en la Niebla.

Era difícil imaginar que la chica, que obviamente tenía que reunir todo su coraje para proclamar sus sentimientos, en realidad desafiara a un temible monstruo a un duelo en la ruina, con nada más que una pistola de chispa y algunos explosivos en la mano.

Roland estaba profundamente conmovido.

“Por favor, déjame continuar para protegerte en el futuro”.

Al escuchar la voz tranquilizadora de Nightingale desde atrás, Roland de alguna manera sintió una sensación de seguridad que no había experimentado en mucho tiempo.

Luego como práctica común, dio a todas las otras brujas un abrazo de bienvenida.

Sin embargo, Roland estaba un poco incómodo por el aspecto de los sobrevivientes de Taquila.

A diferencia de los miembros del sindicato que ríen y animan, las brujas de Taquila, siguiendo a sus líderes, aterrizaron de manera ordenada, cada una con una caja negra en el hombro. Cuando pasaron junto a Roland, sin embargo, miraron a Roland, con los ojos clavados en él, llenos de deseos ardientes y una aspiración febril que hizo temblar a Roland incontrolablemente.

Roland sabía muy bien la razón detrás de sus miradas penetrantes. Aparentemente, Pasha y algunas de las otras brujas habían informado a las brujas del castigo de Dios en la montaña de nieve del Mundo de los Sueños. Además de explorar, el propósito de su expedición era transportar el dispositivo del alma a la Gran Montaña de Nieve y transferir sus almas a los gusanos devoradores.

A Roland no le molestaban las miradas de mujeres, pero el problema era que la mayoría de las Brujas de castigo de Dios tenían apariencia masculina. Roland entendió que debido a la limitación en la elección de las conchas, se vieron forzados a elegir hombres guerreros del castigo de Dios. Sin embargo, para Roland, era una sensación muy desconcertante ser observado por una persona del mismo sexo.

A pesar de que sabía que las almas debajo de estas conchas eran femeninas, no pudo evitar sentirse un poco mareado bajo el escrutinio de un grupo de guerreros “masculinos” grandes y fuertes. Fue aún peor cuando las miradas se desbordaron con un entusiasmo único.

Después de los saludos, Roland regresó al castillo y descubrió que Nightingale había reaparecido en su escritorio, sus delgadas piernas colgando en el aire.

“Así que es verdad… ¿esas cascaras pueden entrar en el Mundo de los Sueños?”

Parecía que algunas brujas de la unión también habían aprendido la noticia.

Roland se encogió de hombros. “Al principio también me sorprendió. Ellas se entrometen en el sueño si se desconectan en el área cubierta por los rayos de luz. Esos rayos son más un canal de transporte que una conexión con las deidades”.

Nightingale frunció los labios sin pronunciar una palabra. Sus ojos, sin embargo, se iluminaron mientras escuchaba. Incluso desplazo sus pies hasta las rodillas de Roland. Evidentemente, ella era mucho más audaz cuando estaban solos.

“¡No!” Roland inmediatamente se opuso. “Sé lo que estás pensando. Quieres convertirte en una Bruja de castigo de Dios y entrar en el sueño. No te permitiré hacer eso”.

Roland mucho antes había aprendido que Nightingale, a diferencia de Anna, era más audaz. Así que instantáneamente renunció a su loca idea después de darse cuenta de lo que estaba planeando. Si no lo hiciera, Nightingale probablemente se lanzaría a la acción.

“Pero yo…”

“No hay espacio para la negociación”, Roland la interrumpió con decisión. “Entrar al mundo de los sueños no significa que te hayas fundido con mi mente, ni significa que te volverás inmortal. Es solo un mundo falso y extraño que ha sido creado por algún poder desconocido. Quizás algún día sea solo Desaparecer. Además, incluso si entras en mi sueño a diario, es solo una noche. ¿Qué pasa con todos esos otros momentos? ¿Estás planeando vivir en un caparazón que no se siente para siempre?

Nightingale bajó la cabeza. Después de un largo silencio, ella murmuró: “Siento que es demasiado injusto que ellas puedan ir a lugares que una vez visitaste”.

A Roland le divirtió su tono melancólico. “Es un precio inimaginable que pagaron por esa oportunidad. Una vida de eternidad sin sentido es más terrible que una vida de prisión. El mundo de los sueños es simplemente un pequeño consuelo para ellos. No hay necesidad de envidiarles. Dijiste ‘Mi principal prioridad es protegerte y… estar a tu lado. ¿Estás planeando romper tu promesa? Roland imitó su voz. “No quiero que un barbudo guerrero del castigo de Dios permanezca aquí todo el día”.

Avergonzado, Nightingale agacho la cabeza inmediatamente.“Yo, lo entiendo! Aunque no dije que viviría en un caparazón. Lo hizo sin embargo.”

Roland sonrió. “¿Te gustaría algo de Chaos Drink?”

Ella cambio al instante. “¡Sí!”

“Bueno, ella es muy fácil de complacer”, pensó Roland.

Roland sacó un paquete de deliciosos pescados secos del cajón y lo puso sobre el escritorio, luego descorchó una nueva bebida que venía en una botella azul celeste y llenó el vaso de Nightingale. Roland dijo: “Gracias por tu ayuda. Agatha me dijo que si no hiriera gravemente a ese monstruo, todo el mundo estaría en peligro”.

Nightingale tragó la bebida y exhaló un largo suspiro. Mordisqueó un trozo de pescado seco y se frotó la nariz. “En cualquier momento, aunque estás siendo demasiado cortés”.

Roland negó con la cabeza. “No, no lo estoy. Si todos los miembros del equipo de exploración de la Unión de Brujas hubieran sido asesinados en esta operación, será una pérdida permanente para Neverwinter. Por lo tanto, tu trabajo es tan importante como el de Anna. Solo que se especializan en cosas diferentes. ¿Entiendes?

Al escuchar esto, Nightingale no pudo evitar sonreír. Pronto continuó masticando su pescado seco como para cubrir su alegría y las complejidades de su pequeña mente. “Uhm… cierto, dijiste que el mundo de los sueños había sido creado por un poder desconocido. ¿Qué significa eso? ¿Estarás en peligro?”

A Roland le divirtió la manera rígida en que cambió de tema, pero no lo señaló, sino que simplemente respondió: “Es una larga historia, pero una cosa es segura, que en lo que ese mundo se convierta finalmente, no afecta a mi ser. No aparecerán los rayos de luz si no quiero soñar”.

En cuanto al poder desconocido, García dijo que la Asociación de Marcialistas finalmente lideraría a sus nuevos reclutas para descubrir el misterioso velo del mundo de los sueños. Sin importar a qué se refiriera, Roland solo sabría de qué estaba hablando después de verlo.

Comparado con eso, a Roland le importaba más el libro de texto recientemente modificado de las Olimpiadas Matemáticas.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente