RW 716 – Ver de nuevo a  Annie

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

Después de terminar la propuesta para cazar las bestias demoníacas, las brujas volvieron a sus habitaciones para un breve descanso y esperaron a que comenzara la cena. Antes de que Iffy se alejara, Roland la llevo a un lado para poder hablar con ella a solas.

“Tengo algo que decirte ahora para que no te sorprendas más tarde”. El Habló lo más suavemente posible, “Recuerdo que una vez dijiste que tenías una amiga llamada Annie antes de que te llevaran a la Asociación Bloodfang, ¿verdad?”

“Si su Majestad.” Iffy parpadeó y no estaba segura de por qué de nuevo volvió a preguntarle eso.

“Entre las brujas que llegaron a Graycastle desde el Reino de la Aurora, aparte de la superviviente de Taquila que se disfrazó de doncella, el resto provino del Reino de Wolfheart”.

Los ojos de Iffy se abrieron de par en par. “Su Majestad, acaso quieres decir …”

Roland asintió y dijo: “Una de ellas se llamaba Annie y la Asociacion  Bloodfang también la había rechazado”.

Iffy estaba aturdida y solo logró murmurar después de un largo silencio. “¿Es esto cierto?”

En ese momento, el rostro de Iffy mostraba alegría y, sin embargo, también reflejaba preocupación y culpa. Todavía se culpaba a sí misma por no haber elegido irse con Annie en ese momento.

Esta era la razón por la cual Roland no tenía la intención de llamarlas a las dos al mismo tiempo. No podía estar seguro de cómo se sentía Annie hacia Iffy y si todavía guardaba rencor hacia la amiga que la había abandonado, sería muy incómodo si una feliz reunión prevista se convirtiera en una confrontación.

“3009”, dijo Roland.

“¿Qué?”

“3009. Ese es el número de su habitación”, exhaló y dijo, “al menos por ahora . Ella es como la que describiste y si quieres saber la respuesta, puedes ir por tu cuenta a echar un vistazo”.

Iffy guardó silencio por un momento y luego inclinó la cabeza para darle las gracias. “Entiendo, Su Majestad, ¡gracias!”

“Dejalo. A veces es mejor que  tiempo cure todo”.

“¡Sí!”

Roland tocó su barbilla cuando la observó salir apresuradamente de la sala de estar. “Esto es todo lo que puedo ayudarte”, el  pensó.

***************

“Habitación 3009, habitación 3009 …” Iffy susurraba en silencio el número de habitación

:

mientras corría hacia el edificio de las Brujas. Ni siquiera se molestó en responder las preguntas de Softfeathers y Nightfall que le preguntó donde estaba. Atravesó el patio trasero del castillo cubierto de nieve y los olivares de blanco, subió las escaleras y rápidamente llegó al tercer piso.

Sin embargo, una vez que se acercó a su destino, comenzó a disminuir la velocidad.

Ella comenzó a sentirse más y más incómoda.

En aquel entonces, Annie se hizo cargo de ella durante su viaje a la isla del archiduque. Cuando supo que Annie no podía unirse a la Asociación Bloodfang, no le insistió en quedarse. La culpa siempre la había estado torturando. Esto empeoro aún más después de que ella pensó que Annie había muerto en el Reino de Wolfheart. Estuvo muchas noches sin dormir. Al final, derramó su odio sobre la nobleza y levanto una fachada de poder y valentía un escudo  para encubrir su remordimiento.

Pero ahora, este escudo ya no podría protegerla.

Ella estaba instintivamente temerosa.

Si Annie se negara a perdonarla, ¿qué debería hacer?

Iffy estaba parado en la puerta pero no se atrevió a tocar la puerta.

“Sabía que harías eso”, salió una voz de la nada que la sorprendió. Ella se inclinó solo para descubrir que la pequeña figura de Softfeathers había aparecido a su lado y una Nightfall sin aliento en el pasillo.

Iffy no pudo evitar sentirse conmovida porque la habían alcanzado porque parecían preocupadas por ella.

“Cada vez que encuentras algo que le preocupa a Annie, siempre te comportas como una persona completamente diferente”.

“¿Tu … acaso oíste eso?”

“Por supuesto. Si su Majestad te estaba hablando a solas. ¿Cómo no podemos espiar?” La pequeña niña curvó sus labios, “En el caso de que él quisiera presionarte, podríamos ayudar a hacer guardia en la puerta, ¿verdad?”

“¿Qué tipo de ayuda es esa?” Iffy no sabía si reírse o llorar, y su nerviosismo comenzó a disminuir un poco. “Realmente viniste a verme avergonzada”

“Algo asi.” Softfeathers se encogió de hombros. “¿Estás lista?”

“¿Lista para que?”

¡Toc! ¡Toc! ¡Toc! Antes de que pudiera reaccionar, la niña ya había golpeado la puerta varias veces y se echo acorrer hacia Nightfall. “¡Recuerda decir lo que realmente siente tu corazón!”

“No, espera…”

Sin embargo, era demasiado tarde ya que se escuchaban pasos detrás de la puerta. En un instante, Iffy se sintió tensa por todas partes.

Con un clic, la puerta se abrió, y una bruja alta apareció frente a ella.

Resultó ser Annie quien abrió la puerta.

Ella nunca olvidará ese rostro.

Los ojos de Annie tenían una mirada aguda y sus cejas estaban ligeramente levantadas. Su compasión por sus compañeras estaba oculta bajo su rostro de perseverancia. Iffy había pensado que nunca más volvería a encontrarse con Annie y había temido que pronto olvidara la apariencia de Annie. Cuando volvió a ver a Annie, se dio cuenta de que todo estaba igual que antes y que su recuerdo de la figura de Annie estaba temporalmente cubierto de polvo, ahora era completamente nuevo.

El tiempo pareció detenerse en este momento.

“Annie, estoy cansada …”

“Annie, deberías irte”.

“¿Por qué Annie no puede quedarse?”

“No … quiero estar con Annie …”

Fragmentos de memoria continuaron emergiendo en su mente y su escudo externo se rompio. Parecía haber regresado al pasado y una vez más se convirtió en esa chica desamparada y desconcertada. Quería saludar a Annie, pero de alguna manera no podía hacer ningún sonido. Tan pronto como abrió la boca, sus ojos sintieron una amargura punzante.

Iffy no pudo controlarse ella misma. Abrazó a Annie y luego lloró suavemente antes de estallar en lágrimas.

“Lo siento … wooo wooo … Annie … yo lo siento mucho …”

Las bestias no lloraban.

Y a partir de este momento, ella ya no era una bestia.

***************

Anni se quedó un poco estupefacta.

Cuando abrió la puerta, no recordaba quién era la bruja que estaba afuera, sin embargo, sintió cierta familiaridad. Solo cuando la bruja abrazo a Annie y se disculpaba mientras lloraba, recordó el viaje a la Asociación Bloodfang.

Sería una mentira decir que no había resentimiento en su corazón. Cuando la Asociación Bloodfang trató de venderla a la nobleza, una parte de su enojo por la traición también se transfirió a Iffy.

Sin embargo, al verla llorar tan incontrolablemente, Annie de repente sintió que toda su ira se desvanecía. En aquel entonces, Iffy era tan delgada, como un mono con una cara fangosa y una mirada tímida permanente. Hubiera sido imposible para Iffy resistir las órdenes de la Asociación Bloodfang y mantenerse por encima de todo.

Annie dio un profundo suspiro, extendió sus manos, y suavemente sostuvo a Iffy. “… Ya no te culpo”.

Al escuchar esto, Iffy se estremeció y comenzó a llorar aún más fuerte.

Durante la siguiente media hora, Iffy fue capaz de recuperarse de forma lentamente.

Durante todo este tiempo, Annie aprendió toda la historia de la Asociación Bloodfang. Cuando supo que la condesa Morgan había muerto y que las otras brujas estaban fuera del control en la Asociación Bloodfang, el nudo retorcido en el corazón finalmente se desenredó. Y todo se debió a Roland Wimbledon y su hermana, la princesa Tilly.

Las cosas parecían moverse en la dirección correcta.

Annie tomó una decisión después de mirar a Iffy, que estaba durmiendo en sus brazos después de llorar y observo a Amy, que estaba allí con las otras brujas.

“Firmemos un contrato con Wendy y sirvamos al rey”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente