RW 613 – La interrogación

Night mode
Pagina Anterior
Pagina Siguiente

“Suspensión sin goce de sueldo y una detención de 15 días si el causa mas daño llevarlo a juicio, claro su majestad”, respondió Hacha de Hierro al instante.

“De acuerdo. Lo memorizas perfectamente. Haz lo que acabas de decir”. Como no existía un tribunal militar en ese momento, Roland tuvo que enjuiciar por sí mismo los casos de falta de conducta del ejercito. En este caso, el comportamiento de Danny no era tan grave como para llevarlo a juicio. “Ante la próxima gran guerra, lo detendremos cinco días y le haremos servir el resto en Ciudad de Nunca Invierno.”

“Sí, Su Majestad.”

“No tienes que preocuparte por las reacciones de otros soldados. Esto da un buen ejemplo y les dice que todo el mundo será castigado si rompe las reglas, independientemente de cuán grande sea su contribución al ejército”. Roland se detuvo un momento y luego continuó:”Por cierto, tampoco olvidaremos lo que ha hecho por el ejército. Si alguien pregunta, dile que yo tengo mi propio arreglo”.

De hecho, Roland sabía que también era en parte responsable de este mal comportamiento. Aunque había creado una unidad de tiro premium de 50 personas, no separó a esos talentosos francotiradores experimentados de los soldados del batallón ordinario de armas. Simplemente instruyó a todos ellos para que sirvieran como flancos y dispararan con rifles giratorios desde una distancia más lejana, con el propósito de detener a los enemigos que intentaban entrar por sorpresa al búnker de ametralladoras desde el área desfavorecida.

Danny, sin embargo, actuó más bien como un francotirador profesional. Eligió su posición y disparó basándose en su propio juicio para eliminar a los enemigos que representaban las grandes amenazas. Roland había pensado en formar específicamente un equipo de francotiradores, sin embargo, tal equipo tenía requisitos más altos para armas, munición y especialmente para sus miembros. Al mismo tiempo, tuvo que vigilar a los francotiradores para asegurarse de que cada uno de ellos fuera pro-activo y productivo.

Tal vez, él haría algunas mejoras en la actual unidad de tiro premium después de que esta guerra terminara.

“Por cierto, Su Majestad, los comandantes de la iglesia capturada han revelado cierta… información en particular.” Hachas de Hierro eligió cuidadosamente sus palabras. “Es sobre el Ejército de Castigo de Dios.”

“¿De que trata?”

“Dijeron que los miembros del Ejército de Castigo de Dios no pueden luchar por sí mismos. Sólo pueden completar la misión más básica si un comandante les ordena que lo hagan”.

Roland se dio la vuelta. “¿De verdad? ¿Alguna otra cosa?” Ashes ya le había hablado de ello, razón por la cual se atrevió a llevar sus ejércitos al norte y provocar a la iglesia. Si los Guerreros del Castigo de Dios pudieran luchar de forma independiente, sólo unos pocos de ellos serían suficientes para causar disturbios en todo el reino y traerle problemas.

“Un comandante puede ser una persona común o una bruja pura, y no puede ser cambiado una vez designado.” Hachas de hierro reclutaba. “Cualquier nuevo miembro del Ejército de Castigo de Dios participará en la ceremonia para prometer lealtad. Un prisionero admitió haber asistido a tal ceremonia una vez”.

Roland ordenó inmediatamente. “Llévame con ellos. También, trae a Agatha.”

Roland conoció a los cuatro prisioneros que estaban confinados por separado en el calabozo.

Ciudad valle profundo era en general agradablemente fresco . pero Su ambiente subterráneo, era sin duda helado y húmedo. Los cuatro tenían los ojos vendados, empapados, con las manos atadas a la espalda. Aunque no se detectaron lesiones visibles, todos estaban temblando. Al parecer, Hachas de acero había aplicado algunas técnicas de interrogación únicas las cuales, como él sugirió, pocas personas podían soportar por un día.

Sin embargo, los creyentes de la iglesia no eran prisioneros comunes. Su ardiente piedad los hacía sumamente fuertes.

“Sólo los dos de la derecha están dispuestos a hablar.” Dijo en voz baja el hombre de la Nación Arena. “Uno de ellos es el principal juez de la iglesia, mientras que el otro es el sacerdote de Ciudad Santa. Los otros dos se niegan a contarnos cualquier cosa. Por supuesto, no saben que sus amigos ya han confesado”.

Sin estar familiarizado con la iglesia, Roland preguntó directamente:”Quien asistió a la ceremonia donde el Ejército de Castigo de Dios promete lealtad? Llévenlo a la sala de interrogatorios”.

El carcelero pronto arrastró al sacerdote a una pequeña cámara de al lado. Hachas de Hierro le echó agua fría en la cabeza para despertarlo. “Farat, tengo algunas preguntas que hacerte.”

Él tembló de miedo y se puso a hablar débilmente,”Te he dicho… todo lo que sé. Por favor, mátame ahora”. La voz del sacerdote era frágil y débil como si estuviera en gran sufrimiento.

“Cuéntame sobre la ceremonia del Ejército Castigo de Dios.”

Farat no contestó, sino que simplemente agitó la cabeza.

“Escucha. Esta es la última parte del interrogatorio”. Hacha de hierro se agachó y le susurró al oído:”Te dejaré ir una vez que hayas contestado todas las preguntas”.

Le llevó bastante tiempo volver a hablar. “La ceremonia… normalmente se celebra en la Torre de Babel, a la que sólo tienen acceso los Guerreros del Castigo de Dios, el Papa y los comandantes. Todo el mundo… debe permanecer completamente en silencio durante el proceso. Hasta el más mínimo sonido arruinará toda la ceremonia”.

“Porque pasa eso?”” Interrogó Roland.

“Porque los nuevos guerreros reconocen a sus comandantes por los sonidos.”

“¿El primer sonido que oyen?”

“Puede ser más de uno”. Farat respiró con dificultad. “Los comandantes seleccionados leerán los himnos juntos. Los Guerreros del Castigo de Dios aceptarán a todos durante ese tiempo”.

“¿Y qué hay de ti? ¿También eres comandante?”

“Soy responsable… de un grupo de diez guerreros de castigo de Dios.”

“” Pero esas diez personas también necesitan seguir las órdenes de su superior, ¿correcto?”

El sacerdote asintió. “Todos los Ejércitos de Castigo de Dios deben obedecer las órdenes del Sumo Pontífice”.

“Así es como funciona”, pensó Roland. Pensaba que habían comandado este ejército de manera telepática o a través de ondas cerebrales, pero en realidad los controlaban a través de sonidos. Para él, parecía ser un método muy inecesariamente complejo y menos eficaz. No sólo disminuyeron fácilmente las ondas sonoras, sino que también hubo una gran posibilidad de que se emitieran órdenes contradictorias. Cualquiera de los problemas causaría confusión al Ejército de Castigo de Dios.

“Dijiste que una vez que un comandante es nombrado, no puede ser cambiado. ¿Y si los guerreros del castigo de Dios pierden a todos sus comandantes?” Agatha se aventuró repentinamente.

Oyendo que era una dama, Farat estaba aturdido.

“¡Contesta!” Hacha de hierro ha traído más agua.

“Yo… no lo sé.”

“Estás mintiendo”. Roland recibió inmediatamente la pista de Nightingale. “Será mejor que no nos engañes si no quieres quedarte aquí medio mes más”.

El sacerdote apretó los dientes y finalmente dijo:”Ellos mismos irán a Tierra Bárbara. Es todo lo que sé.”

¿ “Tierra barbara”? Agatha hizo sonar sorprendida.

“Normalmente, cuando esto sucede, otros guerreros lo detendrán. Pero…” Él dudó un momento. “Se rumorea que algunos guerreros castigadores de Dios, que no fueron manejados apropiadamente, huyeron a tierras bárbaras hace muchos años, y se han quedado allí desde entonces.”

“¿Sabes cómo se ha convertido el Ejército de Castigo de Dios?”

“Bueno… Sólo el Sumo Pontífice puede ser el anfitrión de la ceremonia…”

“Cuando el Papa se retira, ¿cómo asigna su autoridad para controlar el Ejército del Castigo de Dios?”.

“Yo, no sé…” Las gotas de sudor empezaron a aparecer en su frente.

“Hace 400 años, ¿cómo se fundó la iglesia?”

“¿Has oído hablar del nombre’ Alice’? ¿Qué tal la Unión y Taquila?”

El sacerdote simplemente no respondía a las preguntas que Agatha preguntaba.

“Realmente no lo sabe. Vámonos. No hay necesidad de continuar con este interrogatorio”. Después de recibir la confirmación de Nightingale, Roland dijo.

Cuando los tres estaban a punto de salir del calabozo, Hachas de acero se acerco a él y les preguntó:”Majestad, ¿qué hay de estos prisioneros de la iglesia?”.

“Haz lo que prometiste antes”.

Pagina Anterior
Pagina Siguiente